Sie sind auf Seite 1von 2

LA EVALUACIÓN DE APRENDIZAJE DE HECHOS Y CONCEPTOS

Es necesario evaluar los hechos y los conceptos por separado. La evaluación debe proporcionar
información significativa y cualitativa de las dificultades de aprendizaje que se están produciendo.

La evaluación de aprendizaje de hechos

En ellos las respuestas solo son correctas o incorrectas. Pero si es incorrecta no quiere decir siempre que
no se sepa, en algunas ocasiones es que en ese momento no se recuerda. Es recomendable que el contexto
de la evaluación se parezca lo más posible al contexto de aprendizaje. Existen dos formas de evaluar los
hechos, por evocación y por reconocimiento. Esta formas se debe usar dependiendo de cuánto y para qué
queremos que los alumnos memorices esta información.

Los hechos se olvidarán con mayor facilidad si dejamos parar mucho tiempo entre la práctica y la
evaluación. Los hechos y los datos deberían ser memorizados solo en caso de que sea necesario
recuperarlos frecuentemente en el contexto de actividades cotidianas o de aprendizaje.

La evaluación de aprendizaje de conceptos

Evaluar la comprensión es más difícil. Muchas veces se tiene claro el concepto pero no se puede definir
con palabras. Es más fácil identificar que definir. La aplicación del concepto a la realización de
actividades o a la solución de problemas es otra forma de evaluar el grado de adquisición de un concepto.
Las técnicas de evaluación conceptual son:

a) La definición del significado, es muy fácil idear preguntas de este tipo de evaluación. Pero no siempre
proporciona una buena medida de información. Es importante valorar el uso que el alumno hace de sus
propias palabras que la mera reproducción literal.
b) El reconocimiento de la definición, tiene la ventaja de la facilidad de corrección. La dificultad es que
es complicado elaborar cuestionarios con opciones de respuesta significativa
c) Exposición temática, induce en el alumno un aprendizaje que requiere relacionar entre si conceptos de
modo significativo, fomenta el uso efectivo de procedimientos de expresión oral y escrita. Se cae en un
error si en la exposición del alumno se valora el parecido con una respuesta “correcta” antes aprendida y
cuando existe una fuerte carga procedimental.
d) La identificación y categorización de ejemplos. Pueden ser de tipo abierto o cerrado. Este método
evalúa el aprendizaje mediante la activación de conocimientos, sin embargo hay que evitar que el alumno
repita ejemplos presentados con antelación
e) Aplicación a la solución de problemas. Integra tanto la comprensión como la memorización, ayuda a
consolidar procedimientos con la inferencia y solución de problemas. Pero se debe buscar el diseño y la
selección de situaciones conceptualmente ricas y adecuadas al nivel de conocimientos de los alumnos.
Las respuestas de los alumnos ante estas tareas no son fáciles de evaluar.

La evaluación debe de estar firmemente conectada a las actividades de aprendizaje. La evaluación más
completa sería aquella que recurriera a diversos criterios o métodos complementarios. Hay que tener
cuidado que tratándose de conceptos no se memoricen sino se comprendan.

Evitando la confusión entre hechos y conceptos en la evaluación

Hay que tener cuidado que los alumnos no nos hagan creer que comprenden lo que apenas tienen
memorizado. Algunas precauciones que deben mantenerse durante la evaluación son:

a) Evitar preguntas y tareas que permitan una repuestas reproductivas


b) Planear en la evaluación situaciones y tareas nuevas.
c) Evaluar al comienzo de las sesiones los conocimientos previos
d) Valorar las ideas personales de los alumnos.
e) Valorar las interpretaciones y conceptualizaciones de los alumnos que se alejan o desvían de la idea
científica aceptada
f) Utilizar técnicas “indirectas” que hagan inútil la repetición literal

La mejor herramienta que ayuda a los alumnos a aprender es comprender las dificultades que tienen para
hacerlo significativamente