Sie sind auf Seite 1von 11

“Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad”

FACULTAD DE MEDICINA HUMANA Y CIENCIAS DE LA


SALUD

ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE


PSICOLOGÍA HUMANA
____________________________________________________________________

PSICOLOGIA Y
ENFERMEDADES
CARDIOVASCULARES
Docente: Ps. Jaime Garay

Curso: Psicología Clínica y de la Salud I

INTEGRANTES:

 Cano Díaz, Stephanie


 Quiroz Gamarra, Claudia

HUACHO – PERÚ
2019
Psicología Clínica y De La Salud I

ÍNDICE

CARATULA……………………………………………………………………. 1
INDICE………………………………………………………………………… 2
INTRODUCCION……………………………………………………………… 3

CAPITULO I
PSICOLOGIA Y ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES
1.1. Enfermedades cardiovasculares……………….……….……… 4
1.2. Tipos de enfermedades cardiovasculares……………….…... 4
1.2.1. Cardiopatía coronaria……………………………………… 4
1.2.2. Cardiopatía reumática……………………………………… 4
1.2.3. Cardiopatías congénitas…………………………………… 4
1.2.4. Enfermedades cerebrovasculares………………………. 4
1.2.5. Arteriopatías periféricas…………………………………… 4
1.2.6. Trombosis venosas profundas y embolias pulmonares. 4
1.3. Factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. 4
1.3.1. Factores comportamentales…………………………….. 4
1.3.2. Factores Emocionales…………………………………….. 5
1.3.3. Factores Psicológicos…………………………………….. 5
1.4. El papel de la Psicología en las enfermedades cardíacas…. 5
1.5. Prevención …………………………………………………………. 8
1.6. Manejo y orientación psicológica en el paciente con
Enfermedad cardiovascular en estado de gravedad………… 8
1.7. Tratamiento de las Enfermedades Cardiovasculares……….. 9

1.8. Tratamientos psicológicos ………………………………………. 9


Conclusiones……………………………………………………………. 10
Referencias bibliográficas…………………………………………….. 11

2
Psicología Clínica y De La Salud I

INTRODUCCION

Desde hace varias décadas importantes estudios internacionales le han conferido un valor
relevante a factores de índole subjetiva en la aparición y/o agravamiento de las
enfermedades cardiovasculares (ECV).

Se remontan a los estudios de los cardiólogos Meyer Friedman y Ray Rosenman en 19591
quienes reconocieron la asociación entre un patrón de conducta manifiesto y datos
biofisiológicos relacionados con problemas cardiovasculares. Finalmente, en 1981, el
National Institute for Heart, Lung and Blood, de los Estados Unidos, reunió un amplio
grupo de especialistas en ciencias biomédicas y conductuales y aceptó el Patrón de
Conducta Tipo A (PCTA) como un factor de riesgo independiente para los trastornos
coronarios, con el mismo orden de magnitud que el riesgo asociado a cualquiera de los
factores tradicionales, tales como: la presión sistólica, el consumo del tabaco o el nivel de
colesterol en suero.

Otras reportes también han confirmado la implicación de las emociones en las ECV, tales
como: la ira- hostilidad, la depresión, el estrés emocional, y la ansiedad. La participación de
la psicología en el vasto campo de la salud ha cobrado especial relevancia a la luz de las
redefiniciones del propio concepto de salud y de los cambios mencionados en el panorama
epidemiológico, en el que se pretenden explicar las interacciones del organismo, el
ambiente y una serie de fenómenos psicológicos, que subrayan la conceptualización de la
salud como algo más que la mera ausencia de enfermedad, implica sentirse bien tanto
consigo mismo, como en las relaciones con el entorno social y ambiental al enfrentar y
resolver los nuevos retos y problemas de la humanidad.

3
Psicología Clínica y De La Salud I

CAPITULO I

1. PSICOLOGIA Y ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES


Las enfermedades del corazón no solo están relacionadas con la actividad física (la
falta de ejercicio), una dieta inadecuada, fumar y beber en exceso. Aunque estos
hábitos aumentan el riesgo de tener presión alta, ataques al corazón, apoplejías y otros
problemas cardiovasculares, sus pensamientos, actitudes, y emociones son igual de
importantes ya que no sólo pueden acelerar el comienzo de la enfermedad del corazón,
sino que también pueden interferir en la adopción de pasos positivos para mejorar su
salud o la de un ser querido.

1.1. Enfermedades cardiovasculares


Las enfermedades cardiovasculares (que incluyen la alta presión sanguínea,
colesterol elevado y enfermedades del corazón) afectan el corazón al estrechar las
arterias y reducir la cantidad de sangre que el corazón recibe, lo que hace que el
corazón trabaje más duro. Las enfermedades cardiovasculares son la causa
principal de mortalidad en todos los grupos étnicos y raciales.

1.2. Tipos de enfermedades cardiovasculares


A Continuación:
1.2.1. Cardiopatía coronaria: Es una enfermedad que afecta a los vasos sanguíneos
que irrigan el músculo cardíaco o miocardio.
1.2.2. Cardiopatía reumática: Son lesiones del miocardio y de las válvulas
cardíacas originadas por la fiebre reumática (enfermedad causada por una
bacteria llamada estreptococo)
1.2.3. Cardiopatías congénitas: Son malformaciones en el corazón presentes desde
el nacimiento.
1.2.4. Enfermedades cerebrovasculares: Enfermedades que afectan a los vasos
sanguíneos que irrigan el cerebro.
1.2.5. Arteriopatías periféricas: Es una enfermedad de los vasos sanguíneos que
irrigan los miembros superiores e inferiores.
1.2.6. Trombosis venosas profundas y embolias pulmonares: Se producen coágulos
de sangre (trombos) en las venas de las piernas, los cuales pueden
desprenderse y tapar los vasos del corazón y pulmones.

1.3. Factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares


1.3.1. Factores comportamentales:
 El consumo de tabaco: Es el factor de riesgo más importante puesto
que la incidencia de las patologías cardiovasculares en fumadores es
tres veces mayor que en el resto de las personas.

4
Psicología Clínica y De La Salud I

 Las dietas malsanas: es un factor de riesgo de enfermedades crónicas


como las cardiovasculares, el cáncer o la diabetes.
Las recomendaciones, tanto poblacionales como individuales, son:
lograr un equilibrio calórico y un peso saludable; aumentar el consumo
de frutas, verduras, legumbres, cereales integrales y frutos secos;
reducir la ingesta de azúcares libres; reducir el consumo de sal.
 La obesidad: Interviene en el desarrollo de muchas patologías. En el
caso de las enfermedades cardiovasculares, si la grasa se acumula en el
abdomen afectará más riesgo cardiovascular.
 Sedentarismo: Los cambios de estilo de vida en las sociedades
occidentales han propiciado que el sedentarismo aumente en la
población general pese a que se ha relacionado el estilo de vida
sedentario con la mortalidad cardiovascular.
 El consumo nocivo de alcohol.

1.3.2. Factores emocionales


 Trastornos emocionales como: la depresión, la ansiedad, el estrés,
parecen encontrarse también asociados a la cardiopatía, relación que
queda justificada por el estrecho vínculo que se establece entre el
sistema nervioso y el sistema cardiovascular. Al mismo tiempo las
emociones se acompañan de respuestas autónomas, endocrinas y
somáticas, que dependen de regiones subcorticales del sistema nervioso
como: la amígdala, el tronco cerebral y el hipotálamo

 La personalidad, en el campo de la salud, también ha sido estudiada


como factor predisponente en la aparición de algunas enfermedades. Se
ha observado que las personas que presentan algún trastorno
cardiovascular tienen en común lo que se ha denominado como: Patrón
de Conducta Tipo A –o sea un tipo de comportamiento, sentimiento y
pensamiento caracterizado por una presión constante-. Es un patrón de
conducta específico en el desarrollo de varias alteraciones
cardiovasculares.

1.3.3. Factores psicológicos ( Los mas frecuentes)


 Hostilidad: Situaciones en las que se está sometido a relaciones
afectivas negativas y/o procesos personales de conflicto no resuelto –
maltrato y maltrato así mismo- aumentan el riesgo de enfermedad
cardiovascular.

5
Psicología Clínica y De La Salud I

 Falta de Apoyo social.: Las personas que se sienten amadas,


apreciadas, reconocidas tienen más probabilidades de adoptar prácticas
que realzan la buena salud, o sea contar con un adecuado y buen estilo
de vida. Lo contrario también es válido.

 Condición socioeconómica: Si las condiciones socioeconómicas no son


las adecuadas se genera angustia o sentimiento de peligro y/o depresión
o sentimiento de pérdida, ambas favorecen la enfermedad
cardiovascular.

 Estrés
Agudo: Se refiere al estrés producido por situaciones transitorias y
específicas que se presentan por periodos de tiempo cortos. Ejemplo.
Asalto, la espera para una intervención quirúrgica.

Crónico: Situaciones en las que la percepción de una amenaza es


constante y permanente. Ejemplo: Relaciones interpersonales
conflictivas (padres, pareja, etc.), conflictos laborales y/o individuos
con una personalidad inadecuada.

 Depresión: La mitad de las personas con cardiopatía pasan por un


episodio importante de depresión. Las personas con depresión tienen el
doble de riesgo de desarrollar una enfermedad cardiaca

1.4. El papel de la Psicología en las enfermedades cardíacas


Las Enfermedades Cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte
en todo el mundo. Así lo afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS), que
estima que cada año mueren más personas por ECV que por cualquier otra causa.

Según señala la APA (Asociación Americana de Psicología), si bien estos


hábitos poco saludables elevan el riesgo de presión arterial alta, de aparición de
ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y/u otros problemas
cardiovasculares, no podemos minimizar el papel que juegan los pensamientos,
actitudes y emociones en las Enfermedades del corazón.

También recoge datos relativos al papel que juega la depresión en el


incremento del riesgo de enfermedades del corazón, indicando que las personas con
diagnóstico de depresión clínica tienen más del doble de probabilidades de
desarrollar una enfermedad coronaria o de sufrir un ataque cardíaco. Pero, también
se da la otra cara de la moneda:

6
Psicología Clínica y De La Salud I

 La depresión puede sobrevenir tras sufrir un accidente cardíaco y


complicar gravemente la recuperación posterior a un infarto (de
acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Mental], hasta un 65% de
los pacientes coronarios con historial de ataques cardíacos
experimentan diversas formas de depresión).

Si bien la enfermedad cardíaca es una condición grave que requiere vigilancia


constante, la Asociación enumera una serie de acciones que pueden llevarse a cabo
con el fin de reducir el riesgo de problemas cardiovasculares y vivir una vida plena
y activa, y que recogemos a continuación:

 Hable con su médico: En lo relativo al tratamiento no hay dos personas


iguales, por tanto es necesario hablar con el médico de cara a establecer
las estrategias de intervención y/o reducción de riesgos.

 Si es posible, evite tratar de solucionar todos los problemas al mismo


tiempo: en lugar de ello, sería conveniente centrarse en cambiar un
hábito cada vez (por ejemplo, el estilo de vida sedentario o los hábitos
alimenticios), estableciendo un objetivo inicial razonable y trabajando
para alcanzarlo.

 No ignore los síntomas de la depresión: Los sentimientos de tristeza o


vacío, la disminución acusada del interés o placer en todas o casi todas
las actividades, la fatiga o pérdida de energía, así como los trastornos
alimenticios y del sueño, son sólo algunas de las muchas señales de
advertencia de la depresión. Si persisten durante más de dos semanas,
coméntelo con su cardiólogo. Podría ser beneficioso para usted iniciar
un tratamiento con un psicólogo, coordinado con su médico.

 Identifique las fuentes de estrés en su vida y busque la manera de


reducirlas y hacerles frente: Como ya comentábamos en párrafos
anteriores, el estrés es un importante factor de riesgo para desarrollar
una enfermedad cardíaca. A este respecto, los psicólogos son
profesionales capacitados, que pueden enseñarle a controlar el estrés,
ayudándole a prevenir las enfermedades cardíacas, y a facilitar la
recuperación tras un ataque al corazón.

 Busque el apoyo de amigos, familiares y compañeros de trabajo: Hable


con ellos acerca de su problema, cómo se siente y qué pueden hacer
para ayudarle. El apoyo social es un factor crítico que juega un

7
Psicología Clínica y De La Salud I

importante papel a la hora de superar los sentimientos de depresión y el


aislamiento durante la fase de convalecencia de un infarto.

Si se siente abrumado ante el reto de manejar las conductas asociadas con las
enfermedades cardíacas, consulte a un psicólogo cualificado: Un profesional de la
Psicología puede enseñarle a desarrollar estrategias personales para establecer y
alcanzar metas razonables orientadas a la mejora de la salud, utilizando estos
logros como base para alcanzar otros objetivos más ambiciosos. Un psicólogo
también puede ayudarle, informándole sobre la depresión y las implicaciones de
este diagnóstico, y trabajando con su médico para diseñar un programa de
tratamiento adecuado.

1.5. Prevención:
Un estilo de vida saludable puede ayudarle a reducir el riesgo de padecer
una enfermedad del corazón o manejar una condición diagnosticada aún si usted
está en un mayor riesgo debido a factores que no controlamos como la edad,
género, o historial familiar. Pero hacer cambios en su vida diaria no siempre es
fácil. Usted puede experimentar una pérdida de control sobre sí mismo al tener que
dejar de consumir sus alimentos favoritos, hacer espacio para ejercicios dentro de
una agitada agenda, o tomar un medicamento regularmente.

También con lleva disciplina personal incluir estos nuevos hábitos dentro
de su estilo de vida. Desviarnos de la dieta prescrita o fumarnos un cigarrillo a
escondidas puede satisfacer una necesidad inmediata pero no logramos el objetivo
a largo plazo de mejorar la salud.

1.6. Manejo y orientación psicológica en el paciente con enfermedad cardiovascular en


estado de gravedad
El paciente debe ser tratado con dignidad y respeto, muchas veces tiene
temor a que no se le diga la verdad, de ser un anónimo, con pérdida de su
identidad, temor al sufrimiento, siente ansiedad acerca de su futuro después del alta
y puede tener un sentimiento de vulnerabilidad y necesidad de confiar.
 Inicialmente debe realizarse el diagnóstico psicológico en la atención al
paciente coronario grave: Precisar qué enfermedad es la causante de que el
paciente esté hospitalizado y Reconocer qué información tiene paciente de
su estado y de su enfermedad

 Principales alteraciones emocionales: ansiedad, estrés, depresión, etc.).

8
Psicología Clínica y De La Salud I

 Respondiendo a las reacciones del paciente: La forma más eficaz de


contrarrestar las reacciones de los pacientes es ofreciendo apoyo y
solidaridad mediante una respuesta empática.

 Estrategias no farmacológicas o terapias complementarias: Los masajes


pueden ser usados como una alternativa o adyuvante de la terapia
farmacológica (Richards, 1998). También se recomienda la musicoterapia
en los pacientes admitidos en la UCI, en especial en los que reciben VM
(Jaber, et.al, 2007, Lee, Chung , Chan, Chan, 2005).

 Intervención psicológica con el paciente (individualizadas): Técnicas de


relajación a través de equipos de grabación, Musicoterapia; debe
seleccionarse la modalidad que se ajuste al cuadro clínico del paciente.

 Necesidades de la familia: Recibir información clara, realista y respetuosa,


estar seguro de que se hizo todo lo posible, Contar con apoyo y
comprensión, Intimidad y privacidad para el contacto y compañía y apoyo
emocional por parte del equipo médico y de otros familiares y amigos.

1.7. Tratamiento de las Enfermedades Cardiovasculares


Tiene que ser un tratamiento integral multidisciplinario en el que intervenga
tanto equipo médico como equipo psicológico que en conjunto contribuya al
cambio de estilo de vida y adaptación a la enfermedad (siempre y cuando se cuente
con estos, de lo contrario el médico general deberá explicarle la necesidad de
modificar su personalidad o en su caso el mismo paciente deberá buscar ayuda
psicológica).

1.8. Tratamientos psicológicos:


 Técnicas de Relajación: modalidad respiratoria, modalidad muscular,
modalidad mental que incluye técnicas orientales como el yoga, la
meditación trascendental y el zen- budismo.
 Reestructuración cognitiva
 Entrenamiento en habilidades de comunicación
 Role-playing y/o ensayo de roles
 Terapia racional emotiva
 Habilidades y destrezas de negociación
 Resolución de problemas.

9
Psicología Clínica y De La Salud I

CONCLUSION

Las terapias psicológicas preventivas en pacientes coronarios deben plantearse como


objetivo, fomentar en los pacientes cardiópatas recursos psicológicos que mejoren las
estrategias de afrontamiento al estrés y otras emociones negativas, en aras de preservar la
salud. La comunidad médica no debe desestimar el papel de las emociones y la
personalidad en la aparición y/o empeoramiento de las enfermedades cardiovasculares

La atención psicológica ha de considerarse imprescindible en la evaluación y tratamiento de


los pacientes con ECV, y se debe iniciar desde el debut del padecimiento.

10
Psicología Clínica y De La Salud I

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 Consejería general de psicología en españa (2016). Recuperado de


http://www.infocop.es/view_article.asp?id=6264
 La enfermedad cardiovascular y salud mental .Fernandez,A. Recuperado de:
http://www.saptel.org.mx/biblioteca/articulos/LaEnfermedadCardioVascularylaSalu
dMental.pdf
 García, J., Salvanes, R. y Alamo, C. Actualización en trastornos somatomorfos. Ed.
Médica Panamericana. España 2002
 Guadalajara, J.F. Cardiologia. Ed. Mendez Cervantes México 1991
 Latorre, J.M., Beneit, P.J. Psicologia de la salud: Aportaciones para los
profesionales de la salud. Ed. Lumen Argentina 1994.
 Rodriguez, T. manejo y orientación psicológica en el paciente con enfermedad
cardiovascular en estado de gravedad (2011). Recuperado de:
http://www.psicologiacientifica.com/enfermedad-cardiovascular-orientacion-
psicologica/

11