Sie sind auf Seite 1von 3

Cap 4

Baltasar estaba tan furioso que hasta golpeó con la pared y se hizo varios chichones, luego de
tranquilizarse un poco se limpió los ojos y fue a la cocina a decirle a Zoila que no comería porque
haría una huelga de hambre en señal de protesta por el atropellamiento al partido liberal. Empezó
a discutir con su esposa con palabras fuertes a tal manera que dijeron que fue un error haberse
casado.

Baltasar llego a su trabajo en el banco como cajero donde discutió con el Señor Peña jefe de
cuentas corrientes sobre los partidos, una discusión más por eso luego se dirigió a su ventanilla
donde empezó con su trabajo pero mientras lo hacía no dejaba de pensar en la derrota electoral y
también pensaba ahora que me dirá Casiano y se preguntaba cuándo llegaría el pueblo al poder.

Cap 5

En el Capitulo 5 de ”Al Pueblo nunca le toca” se cuenta que la Bogotá de 1.934 se encontraba en
tiempo donde no se conocía las drogas, no habían secuestros y los delitos eran muy pocos en esa
época. La sociedad de la época se dividía en la “high class” o “clase alta” y la plebe compuesta por
personas de clase baja.

Casiano por su profesión de compra y venta de fincas urbanas conoció a Nicanor Saldarriaga quien
era un comerciante con un capital apreciable, siempre obsesionado con la idea de ganar dinero,
desconfiado y tacaño. Nicanor tenía una esposa 35 años menor que él, su nombre era Susana
Monsalve, quien era una mujer esbelta, algo frívola pero muy coqueta. No tenían hijos y las malas
lenguas decían que ya habían visto varias veces a Susana teniendo encuentros con otros hombres.

Casiano fue el intermediario para que Nicanor comprara una gran casa y debido a este hecho se
hicieron amigos. En una de las visitas de Casiano a casa de Nicanor conoció a Susana, quien le
llamo mucho la atención, y por este motivo las visitas a la casa se hicieron más frecuentes.

Durante las visitas había miradas entre Casiano y Susana, lo cual era algo muy excitante para él.
Una noche Casiano estaba en la casa de Nicanor y cuando este se durmió Casiano y Susana
comenzaron a hablar, él le confesó lo mucho que ella le gustaba y ella le aceptó que el también
pero que debía irse, el feliz por la respuesta intento darle un beso pero ella se resistió.

Casiano no estaba enamorado pero se encontraba muy atraído por aquella mujer y la deseaba con
ansiedad, además que la idea de que cuando Nicanor muriera y Susana herede todo le llamaba
mucho la atención.
Luego de algunos meses, un día Casiano leyendo el periódico se encontró con la noticia de que
Nicaro Saldarriaga había fallecido. Casiano poseído por la dicha se levanto de la mesa, compro una
corbata negra y se dirigió a casa del difunto. Cuando se vio con Susana le dio un abrazo, un beso y
le dijo: “aquí estoy, ya nadie podrá separarnos” y ella respondió “nadie”. Casiano luego asumió las
funciones de dueño de la casa, a recibir las coronas, mensajes de pésame, contestar las llamadas
telefónicas, etc.

Luego comenzaron las visitas seguidas a la casa del difunto, donde había besos e intentos de
conquista. Susana le dijo que para ellos tener algo al menos debían esperar a que el Juez dictara la
sucesión.

Un día Casiano se encuentra a Baltasar, a quien le cuenta de su futuro matrimonio con una viuda
millonaria. Baltasar le dice que debería de tener dignidad y orgullo. Terminaron discutiendo por
eso y además por política, ya que Baltasar era del partido conservador.

Al tiempo el matrimonio entre Casiano y Susana se realizo. Ahora paso a ser un hombre
importante y elegante, todo cambio en la vida de Casiano. Un día se volvió a encontrar con
Baltasar, aun mantenían sarcasmo entre la conversación, y como siempre tocaron el tema de
política. Baltasar tenía la idea de que el pueblo llegaría al poder y se mantenia fiel a la Revolución.
Y Casiano siempre firme en la idea de que la Revolución era una farsa.

CAPITULO VIII

El resumen del capítulo VIII de “al pueblo nunca le toca” escrito por Álvaro Salom Becerra es como
sigue: Este último capítulo, comienza con una trama que refleja la gran corruptela de la sociedad
Colombiana, la detención de Baltazar por delitos Graves cometidos en la Ciudad, y que el gerente
del "Banco de la Patria", como persona muy influyente, finalmente resuelve con triquiñuelas y
sobornos.

En medio de estas trivialidades en la vida de Baltazar, se estaba gestando la tragedia mas


aborrecida y escandalosa de la sociedad política colombiana, que marcaría un punto de inflexión,
el asesinato de Jorge Eliecer Gaitán y la frustración de una candidatura presidencial, que según
Baltasar, iban a sacar a Colombia de la miseria, pero que otra vez y lamentablemente, el destino se
encargaría de postergar y entonces nuevamente ganaría el "al pueblo nunca le toca”.

Consecutivamente, en la dramática trama política de Colombia, irrumpe en 1953 "Gustavo Rojas


Pinilla", sería el gobernante dictatorial que actuaría cruelmente contra el pueblo, especialmente
contra los estudiantes. En este sentido, el caso muy sonado de la muerte de 12 estudiantes de la
"Universidad Nacional", quienes fueron baleados por el “Batallón Colombia” bajo las ordenes de
Pinilla, mientras se reprimían las manifestaciones estudiantiles.
Para desdicha del pueblo, en 1958 nace el “Frente Nacional”, alianza entre partidos que solo
buscarían repartirse el pastel, liberales y conservadores abusarían juntos del poder de una manera
cooperativa y sin agresiones mutuas, serían 16 años de pacto y complicidad, nunca pasaba nada
bueno para el pueblo, el colombiano de a pie era cada vez más pobre y desdichado.

El abuso de autoridad y la corrupción galopaban, y Colombia rumbo a una miseria mayor, en esta
oportunidad no tendría chance ni esperanza de cambio, porque los dos partidos otrora
antagónicos, ni ahora ni nunca les les importaría la vida del pueblo.

Finalmente, después de 60 años de peleas, contradicciones, luchas ideológicas, esperas


interminables por la prosperidad, Baltasar y Casiano llegaron a una conclusión: “al pueblo nunca le
toca”.

En el Capítulo VIII de “Al Pueblo nunca le toca” se cuenta como Casiano luego de su experiencia
como cónyuge y millonario regreso a la soltería y a la pobreza.

Vivía precariamente de unas comisiones obtenidas por inversiones que había hecho lo cual le
garantizaba una pequeña renta.

Susana también paso a la quiebra pero descubrió el proxenetismo el cual era un negocio igual de
lucrativo como el de los bancos y fundó un elegante prostíbulo con su amante y jefe de relaciones
públicas del prostíbulo el cual era un conocido político y parlamentario.

Luego de presenciar muchas injusticias y conocer casos de corrupción y sobornos en la elite se


dieron cuenta que el al pueblo, es decir las personas sin recursos no tenían posibilidades de llegar
al poder ya que estaba manejado por las personas con dinero.

Al final de la historia Casiano le acepta a Baltasar que él nunca tuvo la razón y siempre estuvo
equivocado ya que estuvo por 80 años creyendo que la llegada del pueblo al poder llegaría algún
día pero que nunca fue así.