Sie sind auf Seite 1von 6

Biografía de

Don Diego de Almagro “El Viejo”


1.1. INFANCIA Y JUVENTUD:

Nació en 1479 en la Villa de Almagro, España, y


murió ajusticiado en El Cuzco, Perú, en 1538.
Fue hijo de Elvira Gutiérrez y de Juan
Montenegro, quienes no llegaron a casarse.
Como su padre no cumplió con la promesa de
matrimonio hecha a Elvira, ella decidió esconder
a su hijo y enviarlo al cuidado de Sancha López
del Peral. A los cinco años de edad, Diego fue acogido por su padre, pero este
murió al poco tiempo, quedando al cuidado de su tío materno, Hernán Gutiérrez,
debido a los malos tratos que recibió huyó a la edad de 15 años rumbo a la
Ciudad Real en busca de su madre, pero allí también fue rechazado. Viajó
entonces a Toledo donde fue criado por el licenciado Luis de Polanco, uno de
los cuatro alcaldes de los Reyes Católicos.

Su triste y solitaria niñez, y una juventud incierta, no le permitieron estudiar; no


sabía leer ni escribir, lo que no oscurece las virtudes que le reconocen los
cronistas: honrado, franco, generoso y de gran ánimo. Según Cieza de León,
Diego de Almagro "era de pequeño cuerpo, de feo rostro e de mucho ánimo, gran
trabajador, liberal, aunque con jactancia, de gran presunción, sacudía con la
lengua algunas veces sin refrenarse. Era avisado y sobre todo muy temeroso del
rey".

En 1514 embarcó en la flota de Pedro Arias Dávila rumbo a América. Participó


en las campañas del Darién y Tierra Firme en Panamá, donde conoció a
Francisco Pizarro.
1.2. EMPRESA DE LEVANTE

Para la conquista de los territorios del sur, se fundó la Compañía de


Levante, cuyos socios eran Diego de Almagro, Francisco Pizarro, y el
clérigo español Hernando de Luque. Fue conocida también como el Pacto
de Panamá, porque fue allí donde se suscribió. El pacto se firmó el 10
de marzo de 1526. Entre los acuerdos firmados por los tres socios estaba
el compromiso de dividir en tres partes iguales lo hallado en la
expedición. El pacto fue formalizado en una misa, en la que los tres
hombres comulgaron con una misma hostia partida en tres partes.

1.3. CONQUISTA DE PERÚ


1.3.1. Primera Expedición.
En ese primer viaje, Diego de Almagro perdió un ojo, al enfrentarse con los indios
estuvo a punto de ser capturado a no ser por un negro que lo salvó.
Por orden de Pizarro retornó a Panamá para reclutar hombres y traer
abastecimientos. Se entrevistó con el gobernador quien, descontento con el
fracaso, creyó oportuno adjuntarle a Pizarro un capitán. Fue la oportunidad que
Almagro esperaba para ascender y solicitó el cargo para él. Cuando meses más
tarde Pizarro le reprochó su actitud, alegó que lo había hecho para evitar el
ingreso de un advenedizo a la empresa conquistadora.
1.3.2. Segundo Expedicion.
El piloto Bartolomé Ruiz cruzó la línea del Ecuador y encontró una balsa
de indígenas del Tahuantinsuyo. Al llegar a la isla del Gallo, Pizarro se
quedó con solo 13 hombres. Al recibir refuerzos, avanzó al sur y exploró
la costa norte del Imperio de los Incas. Llegó hasta el río Santa y luego
regresó a Panamá.

La Capitulación de Toledo.
En 1529, Pizarro viajó a España y logró firmar la Capitulación de Toledo
el 26 de junio de 1529. Esta era un instrumento mediante el cual la Corona
autorizaba la Conquista del Perú y se fijaban las recompensas que cada
uno de los socios recibiría. Pizarro logró para sí una mayor cantidad de
premios y títulos. A pesar de ello, Almagro obtuvo de todos modos una
importante fortuna, y por sus servicios el Rey se le concedió en noviembre
de 1532 el tratamiento de don y se le asignó un escudo de armas.

1.4. CONQUISTA DEL PERÚ


Con 153 hombres el 12 de abril de 1533 entraba en Cajamarca. Con dolor vio el
reparto de los tesoros que ofreció juntar el prisionero Atahualpa, pues no
alcanzaba para él y sus hombres.
En el año 1534 Almagro obtuvo la gobernación de Nueva Toledo, al sur de Perú,
que comprendía las tierras ubicadas desde El Cuzco hasta Taltal. En 6 meses
Almagro alistó su expedición, con su fortuna propia equipó a los soldados sin
recursos, compró armas, pólvora y otros aparejos necesarios para la empresa
que según cálculos debió costar un millón y medio de pesos castellanos. La
expedición estaba integrada por alrededor de 500 españoles, 100 esclavos
negros y 10.000 indígenas. Partió hacia Chile el 3 de julio de 1535 dejando
pendiente en Perú la disputa con Pizarro por la gobernación de la ciudad del
Cuzco, que ambos creían le pertenecía.

1.5. EN CHILE
El viaje fue duro y extenuante, pasaba por el Altiplano boliviano, bordeando el
río Titicaca hasta llegar a Paria, Tupiza y desde ahí seguir a Chicoana, para
luego cruzar la Cordillera de los Andes, esta última fue la etapa más difícil, la
expedición se encontró a casi 4.000 metros de altitud, el frío, el hambre y el
cansancio trajeron como consecuencia la muerte de muchos, que no estaban
acostumbrados a climas tan rigurosos. Ante tal situación Almagro decidió que un
reducido grupo se adelantara y buscara ayuda entre los indígenas, este grupo
logró llegar al Valle de Copiapó y allí recibió la ansiada ayuda, desde ese
momento Almagro tomó posesión de Chile a nombre de Carlos V.

De la misma forma envió a Juan de Saavedra a inspeccionar las costas y este


logró llegar hasta la zona de Alimapu, que posteriormente fue nombrada
Valparaíso, que quiere decir Valle del Paraíso.

1.6. EL FIN DE LA EXPEDICIÓN

En la expedición el conquistador no encontró riqueza alguna, sólo comunidades


indígenas, pero aun así sintió el deseo de quedarse y fundar una ciudad, pero
sus compañeros de empresa borraron esas ideas de su cabeza instándolo a
volver a Perú. Arribaron al Cuzco en 1537, encontrando la ciudad sitiada por los
indígenas al mando del Inca Manco II, nativo amigo de Almagro. La rebelión
estaba dada por insidias sembradas por el gobernador Hernando Pizarro lo que
trajo consigo que la ciudad fuera atacada. Almagro puso fin al cerco apresando
a los hermanos Hernando y Gonzalo Pizarro.

Tras ocupar el Cuzco, Almagro derrotó a los soldados de Francisco Pizarro en la


Batalla de Abancay el 12 de julio de 1537. Posteriores negociaciones entre
Francisco Pizarro y Diego de Almagro concluyeron con la entrega del Cuzco a
Almagro, a cambio de la libertad de Hernando Pizarro, sin embargo, Francisco
no cumplió el acuerdo atacando las fuerzas almagristas, para ese entonces el
conquistador se encontraba ya enfermo.

1.7. MUERTE
Fue tomado prisionero en el campo de las Salinas cerca del Cuzco, Perú, el 6 de
abril de 1538 y condenado al garrote, su cadáver fue trasladado a la plaza pública
donde se le decapitó, el 8 de julio de 1538.