Sie sind auf Seite 1von 3

TÍTULO:

Acompañamiento Pedagógico y rendimiento académico de los estudiantes de educación


básica de las instituciones educativas públicas

Planteamiento del problema

El rendimiento académico es el grado de conocimientos que el estudiante puede

demostrar en una experiencia curricular de acuerdo a estándares previstos por un sistema

de evaluación (Jiménez, 2000. Citado por Edel, 2003) y expresa los resultados de los

procesos de educación formal; por lo que un sistema educativo con bajos niveles de

aprendizajes como el nuestro expresa la necesidad conocer sus causas y alternativas de

solución.

El Estado peruano a través del Ministerio de Educación, realiza una evaluación

censal todos los años para identificar el nivel de progreso en lectoescritura y matemática

en estudiantes de segundo grado de educación primaria con la finalidad de monitorear su

avance y tomar medidas para su mejora (Asencios, 2016).

En la prueba ECE 2018, en una muestra de estudiantes de 2° de primaria, arrojó la

caída del 34.1 % al 14.7% en matemáticas en relación a la evaluación ECE 2016 (la última

anterior realizada), es decir hubo una caída de casi 20 puntos porcentuales; en cuanto a

lectura la disminución fue de 8.6 puntos (Leyton, 2019). Lo anterior, nos sugiere un

escaso logro de la calidad educativa de nuestro país al no garantizar aprendizajes

pertinentes y que serán necesarios en grados posteriores.

Muchos factores contribuyen para tener escasos resultados en la calidad de los

aprendizajes de nuestros estudiantes, uno de ellos es el deterioro de la enseñanza que es

a su vez el reflejo de dificultades en los procesos de formación inicial docente, así como

el origen social de los docentes. Así mismo, para superar tales dificultades, el Estado

peruano promueve como política educativa, la formación docente en servicio mediante

procesos de acompañamiento pedagógico, como mostramos a continuación.

La formación docente en nuestro país es diversa, se realiza en facultades de

educación e institutos pedagógicos de tal manera que estos últimos representan el 89% de
los centros de formación magisterial y concentran el 73% de los estudiantes de educación.

Incluso de 1991 a 2001 los institutos pedagógicos privados se incrementaron en cuatro

veces (Alcázar, Balcázar, Puga, Paulini, Sime, & Murrugarra, 2001). Es decir, que la

formación docente se incrementó y muchas veces sin garantizar la calidad educativa del

futuro educador.

La masificación de la formación docente en el Perú ha generado el exceso de

egresados, pero por contradictorio que parezca, en el 2014 más del 19% del magisterio

que trabajaban en la educación básica pública y privada no tenían título pedagógico: en

Inicial el 27.4 %; en Primaria el 22.4 %, y en Secundaria el 12.2 % (Díaz, 2015). Factores

que contribuyen con una baja calidad del aprendizaje y que hace necesario desarrollar

procesos de formación docente en servicio.

En una prueba aplicada en el 2013 por el Ministerio de Educación a los estudiantes

que concluían la carrera docente en institutos pedagógicos y que medía los dominios:

comprensión de textos, alfabetización matemática, desarrollo del estudiante y enfoques

pedagógicos; se encontró que el puntaje promedio nacional se encontraba por debajo del

esperado por el Ministerio (Beltrán, & Seinfeld, 2013). Ello explica la precariedad de la

formación docente en el Perú, toda vez que la mayoría de docentes se forman en institutos

pedagógicos.

En el aspecto sociodemográfico, la mayoría de docentes de Inicial y Primaria son

mujeres, aunque en Secundaria la presencia masculina es ligeramente mayor, lo que nos

indica el proceso de feminización de la docencia y explica de alguna manera que de los

docentes que no ejercen la docencia son mayormente mujeres; así mismo se sabe que

debido a muchos factores, la mayor parte del magisterio actual es joven y provienen de

familias de bajos ingresos económicos (Alcázar et al., 2001).


Debido al evidente deterioro de la calidad docente en el Perú, el Estado peruano

emprendió en el 2008, en el área rural, el Programa de Educación Logros de Aprendizaje

(PELA) cuyo eje fue el acompañamiento pedagógico que consistió en poner docentes

acompañantes para que orienten al docente en servicio en la mejora de su práctica

profesional, con la finalidad de incrementar los aprendizajes de los estudiantes de las

escuelas públicas rurales; sin embargo, el proyecto tuvo un efecto estadísticamente

significativo, pero relativamente moderado (Rodríguez, Leyva, & Hopkins, 2016), lo que

implica que no justificaba la enorme inversión realizada en dicho proyecto y puso en

serias dudas su continuidad y difusión.

El acompañamiento pedagógico se ha generalizado en los últimos años y se ha

aplicado también a las zonas urbanas, aunque con un escueto presupuesto y las

investigaciones que consideran su poco impacto en las zonas rurales; se suman criterios

que dependen de la gestión de turno (Guerrero, 2018), lo que a la larga genera más dudas

sobre su futuro y efectividad como mecanismo para mejorar la formación docente y, en

consecuencia, la calidad de los aprendizajes de los estudiantes.

Por lo anterior, debido a la existencia de procesos de formación docente en servicio

mediante la estrategia de acompañamiento pedagógico y de la aún existente situación de

dificultad por la que atraviesa el rendimiento académico, se hace necesario conocer la

relación que existen entre estas dos variables en la actualidad.