Sie sind auf Seite 1von 2

NUEVA ILUSTRACIÓN RADICAL: RE- de lo que parece.

A la demostración de esta
PENSANDO EL ARTE DE LOS LÍMITES dificultad se destina la primera parte del li-
bro, donde se realiza un diagnóstico de las
Nueva Ilustración Radical: Rethinking humanidades (y en un plano más general,
the art of boundaries los sistemas de creencia y pensamiento) en
la actualidad, enzarzadas en lo que Garcés
Teresa Gras Guisado entiende como un callejón sin salida: el de-
New York University bate dualista entre el apocalipsis catastrofis-
USA ta o la salvación utópica. Garcés registra la
tgrasg@gmail.com causa de este dualismo en la pérdida de sen-
tido de las ideas posmodernas, cuyo “eterno
presente” no es ya creíble en una sociedad
Nueva Ilustración Radical preocupada por la degradación imparable
Marina Garcés de los parámetros de una vida vivible (desde
Editorial Anagrama el medio ambiente hasta las condiciones la-
Barcelona, 2017 borales). El mundo contemporáneo padece
75 pp. de “condición póstuma”, entendida como la
concepción del futuro en términos de con-
dena. Para Garcés, la pregunta que guía a
las sociedades actuales es “¿hasta cuándo?”.
¿Hasta cuándo podremos mantener las con-
diciones de una vida digna? La preocupa-
ción por el futuro en términos de catástrofe
implica para Garcés la completa depoten-
“[…] crítica es autonomía del pensamiento pero no ciación del ser humano, que no se ve ya ca-
autosuficiencia de la razón. [….] La crítica es un arte paz de intervenir en su vida y ha renunciado
de los límites que nos devuelve la autonomía y la sobe- a toda posibilidad de progreso. La posesión
ranía” (Nueva Ilustración Radical, Ed. Anagrama, de conocimiento y la capacidad para apli-
pág. 38) carlo se encuentran radicalmente disocia-
das en la época contemporánea. El proyecto
ilustrado ha encontrado su reverso.
Esta cita podría resumir en una frase la Es esta constatación de una “anti-ilustra-
propuesta teórico-activista de Marina Gar- ción” contemporánea la que introduce la se-
cés en Nueva Ilustración Radical (Anagrama, gunda parte del libro, donde Garcés investiga
2017), comprimido –aunque no denso– en- el verdadero sentido del proyecto ilustrado y
sayo de apenas setenta páginas que se des- su posterior desarrollo en una sociedad capi-
pliega en varios niveles: parte crítica cultural, talista. El corazón de la ilustración se encuen-
parte diagnóstico de las humanidades, parte tra para Garcés en la crítica como ejercicio de
manifiesto activista y llamada a la acción. Es (auto)análisis y (auto)examen, los cuales son
quizás en esta conjunción donde radica el continuos y aspiran a una mejora de las con-
valor de la propuesta: Garcés aspira a pensar diciones de vida, aunque no necesariamente
más allá de los esquemas contemporáneos, en el sentido de prosperidad económica. Se
tanto en la forma como en el contenido, para encuentra aquí la clave para Garcés: el pro-
responder una pregunta aparentemente sen- yecto ilustrado es la voluntad de cuestionar
cilla: ¿y ahora qué? los límites de lo conocido, no de imponer
Responder a esta pregunta sin caer en tó- nuevos límites a aquellos que no tienen acce-
picos y lugares comunes es más complicado so al conocimiento. En este sentido, defiende

85

Teresa Gras. Nueva Ilustración Radical: Repensando el arte de los límites. 86-87.
Forma. Revista d’estudis comparatius. Vol 17 Spring 2018. ISSN 2013-7761.
Garcés la posibilidad de una ilustración no cés explicaba que su interés por el cuerpo
imperialista, y apuesta por la recuperación como epistemología surgió tras dos even-
de la crítica ilustrada como herramienta pa- tos: por un lado, su propia experiencia con la
ra pensar(nos) en el mundo actual más allá maternidad al dar a luz a su hijo; por otro, el
del catastrofismo o el idealismo. Ahora bien, atentado del 11 de septiembre de 2001. Lo
¿qué forma adquiere esta crítica? interesante de esta conjunción no es tanto
La clave se encuentra para Garcés en la el (obvio) contraste vida-muerte, sino la na-
cuestión del “nosotros”, que viene a continuar turaleza visceralmente material de estas dos
el hilo abierto en su anterior libro, Un Mun- experiencias: el 11-S corporalizó la idea de
do Común (Bellaterra, 2013). La cuestión del muerte, permitiendo entender el cuerpo en
“nosotros” es relevante porque implica un un sentido colectivo, continuo, casi al mismo
cambio de foco, desde el sujeto individual, nivel de la continuidad entre una madre y un
presumiblemente blanco, masculino y euro- recién nacido. Parece que es en esta dimen-
peo, hacia el sujeto colectivo, plural y abierto. sión continua del cuerpo donde Garcés de-
A propósito no habla de comunidad, pues no tecta el poder de subversión con respecto a
se trata de un colectivo cerrado y constituido un sistema que compartimenta no solo cuer-
en función de unas características comunes; pos, sino mente y cuerpo, naturaleza y cultu-
al contrario, Garcés se interesa por las ten- ra, conocimiento e ignorancia. Entendiendo
siones y los antagonismos, las diferencias que el cuerpo como materia continua podemos
sin embargo crean continuidades. Garcés es- pensar los límites, y recuperar así la autono-
tá pensando en un colectivo que se relaciona mía sobre nuestra propia realidad.
en lo corporal, fundamentado en una proxi- Cabe destacar, por último, el tono del li-
midad física, tangible, material. Un colectivo, bro, que es también en sí mismo una explora-
en términos de Merleau-Ponty, oblicuo, esto ción de los límites de lo académico. Resulta
es: horizontal. complicado definir el lenguaje empleado: no
Con este giro último Garcés convierte la es enteramente manifiesto, ensayo ni artícu-
cuestión del “nosotros” (y con ello, la cues- lo, pero es todo eso a la vez. Garcés encuentra
tión de la crítica, de las humanidades y de la el balance perfecto entre el rigor y la inteli-
política) en la cuestión de la vida, no enten- gibilidad, apelando directamente al lector en
dida ya en términos de bios y zoe, como tam- un lenguaje comprensible que no por ello ca-
poco en oposición a la muerte, sino la vida rece de matices y profundidad. No sorprende
como dimensión corporal, irremisiblemente la participación de la autora en espacios de
material, al mismo tiempo histórica y futu- crítica y publicación alternativos como Espai
ra. Por medio del cuerpo combate Garcés en Blanc, como tampoco su periférica reso-
el impasse de la pregunta póstuma: ¿hasta nancia contemporánea.
cuándo se mantendrán las condiciones de Nueva Ilustración Radical es un libro de
una vida vivible? Para la autora, no es un pro- obligada lectura, uno de los escasos textos
blema ya (o no solo) de tiempo, sino de mo- contemporáneos que trascienden sus pági-
do. Lo importante, desde una perspectiva nas y llaman a la acción más allá de la utopía.
material-corporal, no es de cuánto tiempo Centrado, con los pies en la tierra, y radical-
disponemos antes de transgredir los límites mente crítico.
de lo vivible, sino el poder que emerge de su
cuestionamiento y de nuestra posición den-
tro de ellos. Para Garcés, la única forma no
imperialista de pensar los límites es desde el
cuerpo entendido como continuidad.
En un Un Mundo Común, Marina Gar-

86

Teresa Gras. Nueva Ilustración Radical: Repensando el arte de los límites. 86-87.
Forma. Revista d’estudis comparatius. Vol 17 Spring 2018. ISSN 2013-7761.