Sie sind auf Seite 1von 31

Cómo instalar VirtualBox en Windows

Una vez descargado el paquete de instalación, unos 108 MB la versión


disponible en el momento de escribir este tutorial, lo ejecutamos.

Instalador
de VirtualBox
Se abrirá la pantalla inicial donde la única opción es continuar.
Componentes opcionales de la instalación de VirtualBox
El instalador de VirtualBox nos mostrará los componentes que podemos
instalar y la ruta de instalación. Los valores por defecto son perfectos, así
que los dejamos tal cual y continuamos.
Opciones
adicionales de la instalación de VirtualBox
Se muestran algunas opciones más de la instalación. En mi caso desmarco
la creación de algunos accesos directos, porque no me gusta tener
demasiados a la vista. Obviamente la creación de las entradas en el menú
de inicio de Windows y el registro de las extensiones de archivo propias
de VirtualBox son importantes, por eso las dejamos marcadas y
continuamos.
Aviso de
reseteo de la conexión durante la instalación
El programa de instalación nos avisa de que para instalar los módulos de
red necesarios la conexión se reseteará momentáneamente. Esto
producirá una desconexión de la red puntual. A no ser que justo en este
momento tengamos alguna aplicación o servicio vitales conectados a la
red, podemos continuar tranquilamente.
Instalador
de VirtualBox listo para empezar
El instalador nos informa de que ya tiene todos los datos necesarios para
la instalación y va a proceder a la misma, por lo que continuamos. Es en
este momento cuando el Control de cuentas de usuario de Windows nos
solicitará confirmación de que estamos de acuerdo con que se realicen los
cambios en el equipo. Continuamos y veremos avanzar el progreso de la
instalación.
Instalación
de VirtualBox en progreso
En un momento dado se nos preguntará si deseamos instalar el
controlador virtual de bus USB, cosa que debemos aceptar ya que es
necesario para la virtualización de los sistemas.

Instalación del controlador virtual de bus USB


Igualmente ocurrirá con el controlador virtual del adaptador de red, que
también habremos de instalar.
Instalación del adaptador virtual de red
Y también ocurre lo mismo con los servicios virtualizados de red, que
permitirán conectar las máquinas virtuales a la red como si se trataran de
auténticas máquinas físicas.

Instalación de los servicios virtuales de red


Finalmente el instalador concluye su tarea y tenemos la posibilidad de que
inicie directamente VirtualBox tras cerrar el instalador.
Fin de la
instalación de VirtualBox
Cómo crear una máquina virtual en VirtualBox
Bien iniciando automáticamente VirtualBox tras cerrar el instalador o, si
no marcamos esa opción, iniciándolo desde el menú de inicio o alguno de
los accesos directos del escritorio o la barra de inicio rápido, se nos
mostrará la pantalla principal del programa.
Pantalla principal de VirtualBox
Es cierto que la interfaz es un poco «rara», pero no nos dejemos llevar
por sus apariencias, porque este software de virtualización es
extremadamente potente.

Lo que tenemos ante nuestra vista es la barra de herramientas y la lista


de máquinas virtuales disponibles. Esta última está vacía porque no
hemos creado ninguna aún.

Cómo crear una máquina virtual en Windows 7: Virtualizar Windows XP


Para virtualizar Windows XP vamos a crear una máquina virtual nueva,
pincharemos el icono «Nueva» en la barra superior de la ventana, que
abrirá un asistente de creación.
Asistente de creación de máquinas virtuales de VirtualBox
Aunque se inicia con el modo guiado, vamos a cambiar al modo experto.
Creedme, es muy fácil de usar.
Modo experto de creación de máquinas virtuales de VirtualBox
Se nos van a pedir los siguientes datos para la creación de la máquina:

Nombre de la máquina virtual


Es el nombre con el que aparecerá la nueva máquina en la lista de la
pantalla principal. Si vamos a crear varias, deberíamos elegir uno lo
suficientemente distintivo e identificativo para cada una.

Para este ejemplo elegiré «VirtualXP».

Tipo de máquina virtual


Hay que especificar qué tipo de sistema emulará la máquina virtual. Es
importante que coincida con el sistema que realmente instalaremos,
porque automáticamente se realizarán los ajustes necesarios para que el
sistema corra perfectamente.

En este ejemplo elegiré Windows.

Versión del sistema operativo de la máquina virtual


En esta lista se encuentran disponibles todas las versiones del sistema
operativo que vamos a instalar, seleccionando, cuando esté disponible, la
versión de 32 ó 64 bits, según nos interese.

En este ejemplo será Windows XP 32 bits.

Tamaño de memoria RAM de la máquina virtual


Es importante elegir bien la cantidad de memoria RAM que queramos que
tenga la máquina virtual. Obviamente cuanta más memoria le asignemos,
más recursos destinará la máquina anfitrión, por lo que deberemos
balancear cuántos recursos necesita realmente la máquina virtual,
cuántas máquinas virtuales tendríamos funcionando a la vez, si queremos
crear varias y hacerlas correr simultáneamente, y cuántos recursos
necesitaremos para manejar también la máquina anfitrión.

Para este ejemplo reservaré 1024 MB (ó 1 GB) de RAM, que para un


Windows XP 32 bits es suficiente memoria para que vaya muy suelto y
pueda cargar aplicaciones normales.

Disco duro de la máquina virtual


Los discos duros de las máquinas virtuales se generan a partir del disco
duro de la máquina anfitriona, reservando espacio en forma de ficheros.
Un disco duro virtual equivaldrá a un fichero en el disco duro físico de la
máquina anfitriona. A la hora de definir el disco duro para la máquina
virtual se nos presentan tres opciones:

 No agregar un disco virtual: No hay ningún problema. Podríamos


tener una máquina virtual sin disco duro y ejecutar sistemas «live»
desde la unidad óptica virtual, por ejemplo.
 Crear un disco duro virtual ahora: Lo más habitual, crear una
máquina completa con su disco duro virtual nuevo.
 Usar un archivo de disco duro virtual existente: Los discos
duros virtuales son como los físicos, intercambiables. Se pueden
crear tantos como se deseen para una misma máquina, usar los de
otra, crear una máquina virtual con la copia de un disco duro virtual
que tengamos de otra máquina virtual, etc.
En este ejemplo, crearé un disco nuevo. Por lo que estamos listos para
pinchar en «Crear».
Asistente de creación de discos duros virtuales de VirtualBox
Se abrirá el asistente de creación de discos, que es muy fácil de usar. Le
facilitaremos los siguientes datos.

Nombre del disco virtual

Como dije antes, los discos se guardan en forma de ficheros (de gran
tamaño). El nombre que se les facilita es para identificarlos, por si se
tienen varios, de distintas o de la misma máquina virtual. Cada máquina
creará una carpeta en nuestro directorio personal donde se guardarán
estos archivos de disco.

En el ejemplo dejaré el nombre por defecto, que coincide con el nombre


de la nueva máquina virtual.

Tamaño de archivo del disco virtual

Ya vimos que los discos virtuales se guardan en forma de archivos en la


máquina anfitrión, así que tendremos que especificar qué tamaño máximo
le daremos al disco y, por tanto, a su correspondiente archivo. Ese tamaño
dependerá de lo que vayas a hacer con tu nueva máquina virtual y del
disco duro libre de la máquina anfitriona.
Para el Windows XP de este ejemplo voy a elegir 8 GB.

Tipo de archivo de disco duro

Hay varios estándares de discos duros virtuales. Elegir uno u otro


dependerá si tenemos pensado usar más adelante el nuevo disco duro
virtual con otro software de virtualización. VDI es el formato nativo de
VirtualBox.

Como yo sólo uso VirtualBox, me va bien VDI.

Almacenamiento en unidad de disco duro física

Esta opción es interesante y dependerá un poco de lo que vayamos a


hacer con la máquina virtual. Optaremos por:

 Reservado dinámicamente: En este caso, VirtualBox reserva un


tamaño de archivo menor que el seleccionado, y lo irá ampliando
conforme la máquina virtual vaya consumiendo y necesitando más
disco. Para la máquina virtual el tamaño del disco será siempre el
mismo (el que configuramos a la hora de crearlo), pero en realidad
en la máquina anfitriona será variable. Es interesante si no se van
a ejecutar tareas intensivas de disco en la máquina virtual, porque
el sistema se ralentizaría al agrandar en tiempo real el archivo de
disco.
 Tamaño fijo: Con esta opción se asigna el tamaño completo para
el fichero de disco desde el principio. Interesante para sistemas en
los que necesitemos rendimiento de disco. Como opción tenemos la
posibilidad de trocear el archivo de disco duro virtual en ficheros de
2 GB.
Para el ejemplo me sirve perfectamente la opción de reserva dinámica de
disco. Podemos pinchar en «Crear» y regresaremos a la pantalla principal
de VirtualBox.
Máquina virtual recién creada
Cómo configurar una máquina virtual en VirtualBox
Aunque hemos configurado el hardware principal de la máquina virtual,
nos quedan unas pinceladas importantes sobre la configuración del resto
del hardware de la máquina, que vamos a ver rápidamente.

Para ello, teniendo seleccionada la máquina que vamos a configurar en la


lista principal, pinchamos el botón «Configuración» de la barra de
herramientas.
Configuración general de la máquina virtual en VirtualBox
Veremos una nueva pantalla con una lista de categorías en el panel
izquierdo y la configuración de la categoría seleccionada en el resto de la
pantalla.

Es importante señalar que además de en el momento de la creación de la


máquina virtual, podemos acceder a la configuración en cualquier
momento para cambiar cualquier ajuste de nuestra máquina que creamos
necesario. Cosas como variar la cantidad de RAM, tamaño o número de
discos, etc.

Configuración general
Por defecto se abre la categoría General, en la que veremos un grupo de
pestañas donde la más importante ya está configurada:

 Básico: El tipo de máquina que configuramos durante el asistente


de creación.
 Avanzado: Nos posibilita especificar una carpeta de destino de
pantallazos, compartir el portapapeles entre las máquinas virtual y
anfitriona y arrastrar y soltar archivos. Estas dos últimas opciones
son muy interesantes.
 Descripción: Espacio donde anotar manualmente cualquier cosa
relevante sobre la máquina virtual. Podemos anotar qué hemos
instalado, que archivos contiene, para qué se está usando, etc.
 Cifrado de disco: Posibilita el cifrado del disco virtual. No es
necesario, dependerá de la vulnerabilidad de los datos contenidos y
de lo que se quiera proteger.
Configuración del sistema
Pasamos a continuación a la categoría Sistema, también con varias
pestañas.

Panel de configuración del sistema


Placa base

 Memoria base: Donde aparecerá la cantidad de memoria RAM de


la máquina virtual que, si no se ha modificado con posterioridad,
corresponde a la especificada durante la creación de la máquina.
Pero, como vemos, podremos modificar en cualquier momento.
 Orden de arranque: En esta lista aparecerán los dispositivos
desde los que puede arrancar la máquina, y el orden de preferencia.
Las casillas de verificación permiten arrancar o no desde ese
dispositivo y las flechas moverán hacia arriba o abajo el dispositivo.
La máquina intentará arrancar con el primer dispositivo activado de
la lista, para ir pasando a los siguientes si no lo consigue.
 Chipset: Chipsets disponibles para la placa base virtual. Si un
sistema nos da problemas con uno, podemos elegir otro.
 Dispositivo apuntador: Se refiere al tipo de periférico virtual de
entrada tipo ratón. El que viene por defecto funciona
perfectamente.
 Características extendidas: Por defecto vienen desactivadas y
salvo casos excepcionales no es necesario activar ninguna.
Procesador

Permite elegir el número de procesadores del sistema y la prioridad de


ejecución máxima. Los valores por defecto funcionan muy bien.

Aceleración

En principio no es necesario modificar los valores por defecto.

Pasamos a la siguiente categoría.

Configuración de pantalla
Configuración de pantalla de la máquina virtual
Pantalla

En esta solapa especificamos la cantidad de memoria de vídeo que tendrá


la máquina virtual. Va a depender de la resolución a la que ejecutemos el
sistema operativo virtualizado. Un servidor Linux en modo consola apenas
necesita memoria de vídeo. Windows XP necesitará más o menos,
dependiendo de si lo ejecutamos a 800×600, 1024×768, etc. a 32 bits de
color. En el ejemplo elegiré 32 MB.

También podemos elegir el número de monitores que, usualmente será


uno.

El factor de escalado permitirá hacer mayor o menor la ventana que


simulará la pantalla de la máquina virtual.

Las opciones de aceleración 2D y 3D obviamente son interesantes, por lo


que habitualmente las marco.

Pantalla remota
Permite servir la pantalla de la máquina virtual a clientes, pero no está
disponible para todos los sistemas y configuraciones. Viene deshabilitada
por defecto.

Captura de vídeo

Es una opción interesante para capturar vídeo de la pantalla de la máquina


virtual, pero nunca lo he usado, por lo que lo suelo dejar deshabilitado
por defecto.

Configuración de almacenamiento
En esta categoría podremos añadir y eliminar unidades virtuales tanto de
disco duro como ópticas. Pero no sólo unidades de disco, sino
controladores de disco a los que conectar dichas unidades. Y en el caso
de las unidades ópticas virtuales, seleccionándolas podemos cargar
imágenes ISO de discos CD o DVD como si de discos ópticos se tratara.
Esto es importantísimo para realizar las instalaciones de los sistemas
operativos.

Configuración de almacenamiento de la máquina virtual


Para este ejemplo vamos a seleccionar la unidad óptica virtual y en el
panel derecho pincharemos en el icono de disco óptico, que nos permitirá
abrir un diálogo donde buscar y especificar una imagen ISO de disco
óptico, en este caso, de un CD-ROM de instalación de Windows XP 32 bits.

Configuración de la unidad óptica virtual para cargar imágenes de disco


ISO
Configuración de audio
En esta categoría podemos dotar de hardware de audio a la máquina
virtual, lo que puede ser más o menos interesante. En un servidor Linux
directamente lo deshabilitamos para ahorrar recursos. En sistemas con
interfaz gráfica, dependerá de lo que queramos hacer.
Configuración del audio de la máquina virtual
Para el ejemplo, lo voy a dejar activado.

Configuración de red
Esta categoría es fundamental. Aquí vamos a definir la conectividad a red
de nuestra máquina virtual. Tenemos 4 pestañas para cuatro adaptadores
virtuales de red, de los que sólo el primero viene activado, aunque
podemos activar y configurar más si necesitamos más adaptadores
virtuales de red en nuestro sistema virtual.

Como hay varias posibilidades te explico cuál es la configuración que


necesitamos para el caso más habitual: una máquina virtual que se
comporta como una máquina física más de nuestra red local, con
conectividad por red tanto con el resto de máquinas y dispositivos físicos
de la red como con Internet a través del router.
Configuración del adaptador de red de la máquina virtual
Los valores son los siguientes:

 Conectado a: Elegimos Adaptador puente, que es el adaptador que


posibilita que la máquina virtual se comunique directamente con el
resto de la red.
 Nombre: En esta lista aparecerán los adaptadores físicos de la
máquina anfitriona, y debemos seleccionar aquel con el que nos
conectemos a la red. Si la máquina anfitriona tiene adaptadores
ethernet y WiFi, elegiremos uno u otro según si nos conectamos por
cable o de forma wireless.
Dentro de avanzadas:
 Tipo de adaptador: El adaptador virtual que tendrá la máquina.
Por defecto suele elegirse uno para el que el sistema configurado
tiene controladores y puede manejar.
 Modo promiscuo: Hay que seleccionar «Permitir todo»
 Dirección MAC: Es la MAC que tendrá el adaptador de red virtual
de la máquina. Esta MAC la veremos, por ejemplo, en la página de
administración del router, como un dispositivo más entre el resto
de dispositivos reales. Se puede cambiar por una personalizada o
por una aleatoria.
 Cable conectado: Obviamente hay que dejarlo activado si
queremos que la máquina virtual esté conectada a red.
Configuración de puertos serie

Configuración de los puertos serie de la máquina virtual


Viene desactivado por defecto, porque realmente la mayoría de usuarios
ni siquiera los usamos en las máquinas físicas.

Configuración de USB
Configuración USB de la máquina virtual
Por defecto viene seleccionada la configuración óptima para el tipo de
máquina virtual, así que no hay que hacer modificaciones.

Carpetas compartidas
Configuración de las carpetas compartidas de la máquina virtual
En esta sección se puede configurar el acceso a carpetas compartidas. Es
innecesario hacerlo, pudiendo usar la funcionalidad de arrastrar y soltar
que vimos anteriormente o, en su defecto, configurando la máquina
virtual compartiendo archivos en red.

Interfaz de usuario
Configuración de la interfaz de usuario de la máquina virtual
Aquí podemos activar y desactivar la interfaz gráfica que VirtualBox
añadirá a la ventana que muestra la pantalla de la máquina virtual. Esta
interfaz está compuesta de un menú de herramientas y una barra de
iconos a modo de testigos de actividad y estado. Es muy interesante dejar
este apartado activado.

Finalmente podemos pinchar en el botón «Aceptar» de esta ventana de


configuración y tendremos nuestra nueva máquina virtual completamente
configurada y lista para arrancar.

Cómo arrancar una máquina virtual en VirtualBox


Una vez creada y completamente configurada nuestra máquina virtual y
ya en la pantalla principal de VirtualBox, estamos listos para iniciarla por
primera vez.

Para ello, teniendo la máquina seleccionada en la lista de máquinas


disponibles, pincharemos en el botón «Iniciar» de la barra de
herramientas.
Primer inicio de la máquina virtual
Veremos que se abre una ventana correspondiente a la pantalla de la
máquina virtual. Esta primera pantalla simula una pantalla de POST de
una computadora física. Inluso aparecerá el mensaje «Press F12 to select
boot device» como en las computadoras reales, que permite elegir el
dispositivo desde el que arrancar.
Veremos unos mensajes sobreimpresionados en la pantalla que nos
informan de que la autocaptura de teclado está activada, veremos un
poco más adelante de qué va esto. Igualmente se nos informa de que el
sistema invitado (el virtual) no soporta la integración del ratón (porque
está funcionando en modo texto).

Ambos mensajes se pueden cerrar o no mostrar de nuevo, según el icono


que pinchemos a la derecha de cada mensaje.
Si recuerdas, anteriormente dejamos cargada una imagen de instalación
de Windows XP en la unidad óptica virtual, que además teníamos marcada
como de arranque.

Por lo tanto…

Instalación de Windows XP desde la unidad óptica virtual


Arranca la instalación de Windows como si de una máquina real se tratara.

Cómo funciona la captura de teclado y ratón en VirtualBox


Imagina que tienes tu máquina física Windows corriendo a su vez otra
máquina Windows virtual. Si quieres conmutar tarea con la combinación
de teclas alt + tab, ¿en qué máquina lo estás haciendo?

Cuando actúas con el ratón o el teclado dentro de la ventana de la


máquina virtual se nos avisa de que pueden quedar capturados, es decir,
no tienen efecto fuera de esta ventana. Por lo tanto, alt + tab, por
continuar con el ejemplo, sólo actuará en la máquina virtual.
Pero, ¿cómo liberamos el teclado y/o ratón para poder trabajar con el
sistema anfitrión? Para ello existe una tecla caliente que es el control
derecho, que conmutará el estado de captura de teclado y ratón.

Si te fijas en la esquina inferior derecha de la ventana de la máquina


virtual verás los indicadores de la interfaz de usuario de VirtualBox
(aquellos que te dije que era importante dejar activados). Aquí vemos un
rótulo que nos informa de cuál es la tecla «caliente» configurada (la tecla
derecha de control por defecto).

Junto a este rótulo hay un icono con una flecha apuntando hacia abajo.
Cuando la flecha es de color verde significa que el teclado y/o ratón están
capturados. Cuando es de color negro, no lo están. Teniendo activa la
ventana de la máquina virtual podremos conmutar entre estados con la
tecla caliente (si la ventana de la máquina virtual no tiene el foco, la tecla
caliente no hace nada).

Conclusión
Ahora que ya sabes cómo crear una máquina virtual en Windows 7,
puedes virtualizar cualquier sistema que sepas instalar en una máquina
física. Y los que no hayas probado nunca o no sepas, no habrá mayor
problema, ya que los destrozos… ¡serán virtuales!

Si te ha resultado interesante el tutorial, déjame un comentario para


seguir haciendo más tutoriales de este tipo. Igualmente, si has visto
cualquier error o tienes alguna duda, pregunta o sugerencia, házmela
saber.
Windows XP virtualizado sobre Windows 7 y funcionando en red local