Sie sind auf Seite 1von 49

GUIA DE METODO DE PROGRAMA

PARA ROVER

Versión preliminar 3.1


Setiembre 1997
Documento de trabajo

Este documento ha sido producido


Como parte de los compromisos asumidos
En el Curso de Inmersión Total realizado en
La ciudad de Lima, en abril y mayo de 1996

Solo constituye un documento de trabajo

Nota:
Todas las citas al inicio de los capítulos
Extraídos de “Roverismo hacia el éxito”, de Badem Powell

Asociación de Scouts del Perú


Lima, Perú
Setiembre de 1997
CAPITULO I

Los jóvenes
Adolescentes Entre los 15 y los 21 años

“Remen su propia canoa, no dependan de los demás para ello.


Están al principio de un viaje de aventuras que empieza en el
arroyo de la niñez, continúa por el rio de la adolescencia y pasa
por el océano de la juventud para llegar al puerto a donde se dirigen”

Has escogido colaborar en la formación de los jóvenes, tarea inapreciable que puede constituir tanto para ti
como para el Movimiento Scout una experiencia enriquecedora. Nuevos retos aparecerán a diario en tu
contacto con los muchachos y muchachas.

La juventud es considerada por muchos como la etapa de los ideales y de la rebeldía. Una personalidad
adulta esta apareciendo y necesita ir perfeccionándose, es pues una fase de consolidación. El reto consiste
en integrar completamente al joven dentro de la comunidad en la cual le ha tocado vivir, compartiendo sus
compromisos y responsabilidades, así como el ejercicio maduro de sus derechos.

Debemos contribuir en la tarea de lograr que cada rever “pueda remar su propia canoa hasta la felicidad”, es
decir a su realización como ser humano y en la construcción de un Proyecto Personal de Vida.

Este no es un proceso fácil. Para poder contribuir eficazmente debemos empezar por conocer cuales son los
cambios que se producen en la juventud. Pero antes de entrar a este punto trataremos algunos temas
previos.
Antes que nada debes reconocer que cada joven constituye un universo único, un recurso imposible de
intercambiarse, por lo tanto los conocimientos generales que se van a exponer te ayudaran a comprender
cada caso concreto, pero se necesitara de un trabajo intenso, muy personalizado, para poder entender la
riqueza de cada historia personal.

En segundo lugar debes aceptar que los jóvenes son fuertemente influenciados por el medio social en el cual
se desenvuelven, lo que se refleja en sus actitudes y en su forma de ver el mundo.

Si tenemos en consideración que nuestra época se caracteriza por el cambio acelerado, debemos concluir
que la realidad juvenil no constituye un tema acabado y requiere que continuamente estemos profundizando
nuestros conocimientos. De igual manera el avance de las ciencias biológicas y la psicología agregan
continuamente nuevos elementos que mejoran las herramientas destinadas a la comprensión del ser
humano.

Un pequeño esbozo del joven, una pequeña mirada a su complejidad;

Empecemos por observar que en esta fase se configura la femineidad en las muchachas y la masculinidad
en los muchachos, esta ultima en una etapa más tardía acompañadas ambas de una armonización de la
expresión y la conducta. Es una etapa en donde los valores adultos son cuestionados, llevando a procesos
de reflexión profunda sobre su valia, terminando en la conformación de una escala y un mundo personal de
valores.

Esto genera una búsqueda constante de autonomía por lo cual las normas “externas” son muchas veces
trasgredidas, creando ellos “sus normas propias”. Esto también se revela por el tipo de decisiones que se
toman. En muchos casos todavía no esta igual de desarrollado el sentido de responsabilidad, es decir la
apreciación madura y reflexiva de las consecuencias de los actos o acciones que deciden emprender.
Las explicaciones de nuestra vida alcanzan mayor profundidad, y se emprenden una búsqueda constante de
respuestas a las preguntas trascendentes: ¿Quién soy, de donde vengo, a donde voy. Lo espiritual juega un
papel muy importante. La juventud es un periodo de confirmación de la fe.

Hombres y mujeres jóvenes empiezan a vivir la alegría del amor y ejercen su sexualidad, fenómenos ambos
que se dan todavía dentro de un marco de inseguridad personal y emocional. Se va consolidando la
identidad del yo.

Las habilidades para el análisis, la síntesis y el pensamiento abstracto alcanzan un alto nivel. Esto les
permite a los jóvenes construir un marco propio de interpretación del mundo que los rodea, de tal manera
que tiene la capacidad de independizar el pensamiento de las creaciones de terceros. Se inicia la etapa mas
rica para la creatividad, nuevas ideas y proyectos emergerán, generando sueños que luego orientaran todo
el resto de sus vidas.

Los jóvenes están en la búsqueda de un lugar en el mundo y empiezan a reclamarlo muchas veces
desafiando el “orden” establecido por los adultos. Eventos importantes contribuyen a que este proceso no
constituya una experiencia necesariamente conflictiva, como por ejemplo la elección de una profesión o el
inicio de la vida laboral.

Asimismo su capacidad de organizarse y para la lucha es mayor al de las etapas anteriores, lo cual lo
ayudara a conquistar decididamente su espacio dentro de la vida de la comunidad, a la cual aportara su
vitalidad y su energía, así como su visión critica, innovadora, creadora y muchas veces transformadora.
CAPITULO II
La vida de grupo en el clan
“El roverismo es una hermandad de servicio al aire libre…”

El Clan constituye una hermandad, un grupo de jóvenes capaz de convertir en realidad sus propios
proyectos, con alegría, en contacto con la naturaleza y con la disposición natural a SERVIR.

Aunque es necesario conocer a cada joven individualmente, es muy importante saber acerca del espacio que
el Movimiento Scout les ha reservado para desarrollarse y crecer.
La vida de grupo es el resultado de todo lo que pasa en el Clan y de las relaciones que se establecen entre
sus miembros.

Cada suceso en el Clan va construyendo una atmosfera especial, que contribuirá a la generación del estilo
de vida propuesto por el Movimiento.
De esta manera se enlazan las actividades que realiza, las normas que regulan la vida en común, el trabajo
en equipos, la vida al aire libre, la alegría del servicio, los mecanismos para tomar decisiones, los símbolos,
las ceremonias, los juegos, los cantos, etc.

De esta vida de grupo la parte visible del movimiento y es a la vez el LUGAR DONDE LAS COSAS
SUCEDEN. Si la vida de grupo es rica, los jóvenes desearan participar en ella. En cambio de no ocurrir esto
terminaremos por lamentarnos por los jóvenes que ya no pertenecen al Movimiento Scout.

El Clan como espacio educativo


Este espacio constituye un mundo, una representación viva y autónoma, que sin dejar de estar conectada
con la realidad, se constituye en un lugar donde el joven se va preparando para la vida adulta. Las
conexiones del espacio educativo con la realidad se producen a cada momento pero cobran una forma
especial cuando se da en base al servicio que los propios jóvenes brindan en su comunidad.

En el Clan el joven interioriza los valores y se da oportunidad a todos para desarrollar sus potencialidades y
descubrir sus limitaciones.

Este un proceso que puede pasar desapercibido para el joven porque va marcando su vida, procediendo el
proceso de consolidación en el de un marco propio de valores, proceso de valores, proceso que se inicio en
la Manada y que continuo en la Tropa.

El aprendizaje es vivencial, no frontal ni vertical, se realiza sin clase, ni charlas, sin memorizaciones ni
calificaciones, sin premios ni castigos. Un ambiente rígido es lo que menos necesita un joven para
explayarse y crear.

En este espacio en donde los elementos o componentes del Método Scout se entrelazan y armonizan, se
unifican, dejando de lado esa imagen segmentada y aislada que pudieran presentar como producto de su
aprendizaje sistemático y analítico.
El todo se descubre como mucho más que la suma de sus partes.

¿Que elementos conforman la vida de grupo?


Todos los elementos del Método Scout, de los cuales seguramente habrás tomado conocimiento de manera
segmentada y teórica en cursos y manuales se unifican en la realidad en el “terreno” o mas propiamente en
la “acción”, mediante la practica constante de la vida de grupo. Esto se representa en el grafico siguiente:
A este grafico en forma de rombo lo denominaremos “diamante” y en el se representan gráficamente tres
grupos de componentes:

1. En el vértice superior del rombo se ubican los jóvenes y en el inferior en una línea en relación con ellos,
los dirigentes adultos o jóvenes adultos.

Esto representa varias ideas:


a. El papel central superior, que juegan los intereses y necesidades educativas de los jóvenes;
b. El aporte que proporcionan los jóvenes ya sea individualmente o a través de los pequeños
equipos que ellos forman. A esto se le conoce como sistema de equipo;
c. La presencia estimulante del adulto, representada por los dirigentes, adultos y jóvenes adultos,
que se ubican en el grafico en la parte inferior, simbolizando su actitud de apoyo;
d. La relación de colaboración existente entre ambas.

2. En los vértices de los costados se ubican las actividades y los objetivos de crecimiento persona de
Los jóvenes, en una línea de relación entre ellos.

Esto a su vez representa


a. Que todo en el Clan se hace a la manera de actividades, deacuerdo al principio de aprendizaje
por la acción.
b. Que los jóvenes se les propone que se fijen objetivos educativos progresivos, los que en esta
edad son propuestos por ellos mismos, en base a los objetivos educativos propuestos por el
movimiento Scout y convenios con la participación de los dirigentes;
c. Que las actividades, ya sean fijas o variables (ya hablaremos de esta clasificación mas adelante)
realizadas dentro del Clan o fuera de el, producen en los jóvenes experiencias personales que
poco a poco, a través de la vida de grupo, conducen al logro de esos objetivos.

3. En el interior del diamante, en una especie de circulo activo en continuo movimiento y relación, se
Ubican los otros elementos del método.

Están representados en ese círculo:


a. La Ley Scout, en la cual se expresa de una manera comprensible para los jóvenes los
Principios que nos guían y la Promesa, compromiso que ellos toman libremente para vivir de
acuerdo con la Ley;
b. El marco simbólico, representado en el Clan por un conjunto de símbolos e historias en donde el
estar en camino, el servicio y el inicio de la vida dentro de la sociedad juegan un papel
fundamental, así como el ceremonial que lo acompaña;
c. La educación a través del juego, elemento del método a través del cual la vida de grupo de los
jóvenes se complementa y enriquece.
d. La vida de servicio, que tiene en esta etapa una importancia fundamental, pues constituye una
oportunidad para desarrollar importantes vínculos de solidaridad y convivencia, vitales para la
vida en comunidad;
e. La vida en naturaleza, elemento fundamental del método que representa el medio privilegiado en
que se realiza gran parte de las actividades del Clan;

De todos los elementos que conforman este diamante hablaremos en las páginas de esta Guía, analizando
en detalle la forma como ellos operan y se entrelazan en la práctica.

La vida de grupo es en resumen:


1. La vida de grupo es el espacio vital y de energía en constante transformación que se ve y se
siente en el Clan.
2. La calidad de la vida de grupo depende de la intensidad con que se aplican en el Clan TODOS
los elementos del Método Scout.
3. La vida de grupo es clave para que nuestro Clan sea atractivo para los jóvenes.
4. La vida de grupo es además el ambiente en que los jovenes maduran, logran sus objetivos
personales y consolidan un estilo personal.
5. Dado que la vida de grupo depende de la interacción de personas y cada una de ellas constituye
una historia única, la vida de grupo de cada Clan también constituirá una realidad especial e
irrepetible y como tal deberá ser entendida por los dirigentes;
6. Para los jóvenes la vida de grupo será acción y energía, tan natural como el aire que se respira,
pero los dirigentes sabemos que hay que cultivarla y cuidarla mediante la interacción armónica
de los elementos del método scout.
7. Ninguna actividad logra objetivos educativos por si sola sino en conjunto con esos elementos y a
través de su integración en la vida de grupo.
8. La calidad y riqueza de la vida de grupo es una de tus responsabilidades fundamentales como
dirigente.
CAPITULO III
Un Marco Simbólico

“Tropezaran en el camino con dificultades y peligros, con bajos y tormentas”

La ante sana hacia las decisiones de la vida adulta y a la integración a la comunidad mediante el servicio
irrigan el marco simbólico de la vida de grupo en el Clan.

Las unidades anteriores al Clan (la Tropa y la Manada) se encuentran llenas de símbolos, y de un marco
simbólico especial, un ambiente que sirve de fondo motivador para la vida de grupo. De esta manera se pone
al alcance de lo s niños y adolescentes una forma de comportamiento y un modelo de sociedad a través de
símbolos e imágenes que para ellos serán mas comprensibles que las ideas y los conceptos.

Esto no significa que se reemplácela realidad por la ficción, nique se quiera menospreciar la capacidad de
los niños para darse cuenta de que cosas son reales y que cosas no lo son. Sin embargo ¿Esto se justifica
con los jóvenes, No es esta la edad en la cual hay que dejar las cosas de niños y los “juegos tontos” y llamar
las cosas por lo que son y construir nuestro Proyecto Personal de Vida.

Es claro que los jóvenes siguen utilizando símbolos, pero su abordaje presenta características diferentes.
Para empezar debemos recordarlos orígenes de la palabra “Símbolo” proviene el griego y significa “fusión
entre los elementos”, es decir una conexión entre un signo (un estimulo perceptible, que se puede ver, oír,
sentir, oler, etc.) y un significado (lo que queremos designar).
En segundo lugar debemos recordar que el hombre es un ser por esencia simbólico.
Utilizamos a diario miles de símbolos para poder pensar, comunicarnos y actuar.

Los símbolos nos sirven para representar la realidad, pero sin que aquellos lleguen a constituirla, y también
nos sirven para reconstruir la realidad, pudiendo incluso posibilitar cambios en nosotros mismos.

Los símbolos sirven para educar, los símbolos expresan de una manera privilegiada contenidos a veces
complejos y diversos, manifiestan nuestro progreso o crecimiento personal, incorporando las vivencias y
experiencias que sirven para ello, y animando a los demás a seguirnos, son recuerdos vivos para los jóvenes
y para el Clan, nos relacionan con un grupo, con una comunidad con ala que se comparte e integra.

Entonces ¿Por qué renunciar a esta riqueza y a no aprovecharla al máximo?, Basta con dar una mirada la
habitación de un joven, a su forma de vestir, de andar, de celebrar, para darnos cuenta de lo importante de
los simbolos para El o Ella. Un símbolo expresa mejor que mil palabras un sentimiento.
Pero es bueno advertir sobre el mal uso de los símbolos, lo cual es muy común entre los jóvenes (e incluso
entre los adultos). El símbolo nunca será la realidad, solo es una representación de ella. Es su significado lo
importante, no ella en si misma. Por lo tanto el símbolo nunca debe ser un fin en si mismo, sino solo un
medio o herramienta para transmitir una idea.
Ahora ¿Cómo se puede expresar la enorme riqueza del roverismo. ¿Cómo compartir el testimonio personal
de quien va en el camino del éxito y la felicidad?
En primer lugar debemos entender que los símbolos recuerdan un estar en camino; o en ruta; hacia un
Proyecto Personal de Vida, que este camino no se hace solo, sino compartiéndolo con los demás miembros
del clan y del Romerismo.

En segundo lugar, los símbolos del Clan nos recuerdan al servicio como forma privilegiada de encontrarnos y
compartir con nuestra comunidad.
Y en tercer lugar, la importancia del paso a la vida adulta, que consiste básicamente en hacernos
responsables de nuestro crecimiento personal, y en tomar decisiones y hacernos responsables de ellas, los
cuales constituyen elementos infaltables.

En resumen, siempre debemos recordar que somos una alegre hermandad de servicio y vida al aire libre,
que rema su propia canoa hacia la felicidad.

Pablo, un hombre en ruta


La historia de Saulo de Tarso, o simplemente Pablo, es muy importante para entender dos de los conceptos
fundamentales del Romerismo: la posibilidad de elegir un estilo de vida y la opción personal por vivir
coherentemente con los valores scouts.

“Iba un camino y ya estaba cerca de Damasco cuando, de repente, a eso del medio día, una gran luz que
venia del cielo me envolvió con su resplandor: Caía al suelo y oí una voz que me decía Saulo, Saulo ¿Por
qué me persigues? (hechos 22:6-8).

Pablo nació en tarso de Sicilia. No era una mala persona, desde joven sintió la necesidad de dedicarse al
Servicio de Dios, incluso fue a Jerusalén con el fin de estudiar la Ley de su religión con los mejores maestros
de su tiempo.

Fue un joven muy responsable, razón por el cual la comunidad a la cual pertenecía le encargó la difícil tarea
de eliminar a los seguidores de la nueva doctrina religiosa, que ellos veían como una amenaza, el
cristianismo.

Pablo se sentía bueno y daba gracias a Dios por ser responsable, cumplidor y militante. Pero enfrentando a
los valores que supuestamente defendía, Pablo aparece como alguien violento y orgulloso.

Entonces los valores no aparecen como elementos estáticos, sino como cosas vivas, en acción.
El Movimiento scout propone un proyecto de vida que se parece más a un camino que andar, que un status
o una certificación de calidad personal.

Pablo eligió el camino, la ruta, el sendero difícil de vivir de acuerdo a unos valores. La evocación y
conocimiento de la historia de la Conversión de pablo es importante en los Clanes, por tal motivo ha sido
incluido dentro del Plan Mínimo.

La Horqueta
La construcción de un proyecto de Vida no es una tarea fácil, por eso a quien ingresa al Clan no se le puede
exigir desde un primer momento definirlo; sin embargo si se le puede pedir elegir emprender el camino, el
cual lo llevará a construir de a poco su proyecto personal.

El Movimiento Scout es un proyecto de educación y libertad, para la libertad; como tal considera
indispensable la existencia de opciones como presupuesto para el ejercicio del albedrío. La horqueta es un
símbolo de esta posibilidad, la opción de escoger entre dos caminos.

La tarea del Movimiento consiste en lograr que los jóvenes tomen sus decisiones (elegir el camino) en base
a una sólida base de valores, que no son otros que los valores del Movimiento Scout.

De esta manera el Rover se hará responsable de su propio desarrollo y contará con una guía permanente en
su escala de valores y una sólida base en su fé.

“La Unidad Rover es el Clan”. Nuestro Clan, es nuestra Comunidad.


La idea de Clan está relacionada directamente con las antiguas familias ampliadas (así se llamaba a las
tribus familiares en Escocia)

El Clan debe ser para los jóvenes una comunidad, en la cual todos sus integrantes viven juntos una
aventura, compartiendo sus experiencias.
El Clan tiene un nombre, el cual debe expresar para sus integrantes algo familiar, cercano, que pueda
reemplazarse fácilmente por la palabra “hogar”. Los Rovers deben elegir este nombre, siempre orientados
por los dirigentes, cuidando que elección sea consecuente con los valores del Movimiento Scout.

La Cueva Rover
La cueva no es otra cosa que un lugar muy especial para la comunidad, para el Clan, un espacio en el cual
se realizan las celebraciones más importantes y significativas de cada uno de los Rovers. Huellas o símbolos
de la historia del Clan deberían encontrarse aquí. La Cueva es también un lugar de refugio, para la reflexión.

La cueva es cuidada por el Guardián de la Cueva, un Rover que debe recoger las tradiciones del Clan y velar
por que en la Cueva se encuentre expresada esta historia.

El Uniforme
Los Rovers utilizan el mismo uniforme, el cual ha sido diseñado para brindar comodidad en las actividades, y
como símbolo de pertenencia a una gran hermandad en todo el país, sin diferencias, y bajo los mismos
principios.

El uniforme permite a su vez colocar en él diverso símbolos. Este es el caso de la pañoleta, la insignia de la
Flor de Liz Mundial, los numerales del Grupo scout, la insignia de Localidad Scout, la insignia de inscripción
anual de la Asociación, la insignia de la asociación, la insignia de progresión, etc.

La pañoleta, un trozo triangular de tela que utiliza anudado en el cuello y que tiene los colores del Grupo
Scout al cual pertenece el Clan, ha permitido identificar a los miembros del Movimiento Scout en todo el
Mundo, y durante todos los años en que esté ha venido trabajando. Además la pañoleta nos permite realizar
muchas funciones útiles, en las diversas actividades del Clan.

La Flor de Liz, símbolo que proviene de antiguos mapas que la utilizaban en la rosa de los vientos para
indicar el Norte, que representa en las palabras de Badén-Powell”la buena senda que ha de seguir todo
Scout” y que sólo puede ser utilizada por las Asociaciones Nacionales, como la nuestra, miembros de la
Organización Mundial del Movimiento Scout. Asimismo simboliza la adhesión de los Rovers a los valores
Scouts.

Los numérales del grupo Scout, la insignia de localidad y las que identifican a la Asociación de Scouts del
Perú, sirven para demostrar que el Clan es parte de una hermandad mayor, y de una organización mayor.

Las insignias de progresión, son cuatro y se reemplazan unas con otras, indicando la etapa en el cual el
joven se encuentra en la actualidad, en base al cumplimiento de sus objetivos personales.

El saludo
Los Rovers tienden la mano izquierda a todos sus hermanos miembros del Movimiento Scout, como símbolo
de compañerismo en el camino. Esta costumbre de estrechar la mano más cercana al corazón, fue adoptada
por Badén-Powell luego de su encuentro con la tribu africana de los Ashanti, quienes utilizan este saludo
como símbolo de buena voluntad.

El Estandarte de Clan
Los Clanes en Escocia contaban con banderas y escudos que identificaban a su “casa”. De igual manera los
Rovers cuentan con estandartes, los cuales llevan los colores del Clan, elegidos por sus miembros. En el
Estandarte pueden llevarse algunos símbolos de los sucesos más importantes de la historia del Clan.

Los estandartes, y los porta estandartes deben estar hechos de un tamaño y material que permitan su fácil
transporte por cualquier Rover del Clan. Un tamaño de 1,50 aproximadamente podría ser el más indicado.
Capítulo IV

Sistema de Equipos
“La unidad Rover es el Clan…; s dividirá en Equipos conforme convenga”

El Clan
Una sociedad de jóvenes
En el capitulo anterior hemos visto como el clan conforma parte del marco simbólico de la rama, el sentido de
una comunidad en camino o en ruta, es muy importante.

Dentro de este marco, la vida de grupo se desarrolla dentro de una sociedad concreta, formada por los
jóvenes que conforman el Clan. Como toda la sociedad, esta cuenta con una estructura definida, un sistema
de organización y de toma de decisiones, así como con códigos internos de conducta bajo los cuales se rige.

Lo que diferencia de otras sociedades que podamos conocer es el hecho de que la sociedad de jóvenes
funciona en base a un sistema de equipos, en donde sus miembros establecen relaciones profundas y
duraderas con otros miembros de su misma edad, compartiendo sus intereses e inquietudes, persiguiendo
los mismos objetivos, buscando soluciones comunes, intercambiando experiencias, lanzándose juntos a la
conquista de un espacio, en la plenitud de su crecimiento físico, social y espiritual.

Esta sociedad es una escuela de educación activa, que integra a la vida de todos los días la asimilación de
valores, el aprendizaje de la convivencia y la experiencia de hacer bien las cosas en comunidad.

¿Quiénes forman esta sociedad?


El Clan está integrado por un número de 18 Rovers, hombres y mujeres, entre 15 y los 21 años de edad, así
como por 3 dirigentes, los que se reúnen a lo menos una vez a la semana, durante aproximadamente tres
horas. Adicionalmente los jóvenes tienen reuniones de diversas duraciones durante la semana.

Estos números no han sido puestos al azar, por lo cual es necesario detenernos un momento en ellos.

15-21 años,
Adolescencia y juventud.
En el caso de las edades limites, el análisis de las características de los jóvenes permite distinguir en su
crecimiento ciertos ciclos de desarrollo y como ya se dijo en el primer capitulo, los jóvenes entre los 15 y 21
años tienen características comunes que permiten diferenciarlos del periodo anterior y del siguiente (la vida
adulta). Es el ciclo de desarrollo que llamamos Adolescencia, en cuyo interior podemos distinguir dos rangos
de edad diferentes: Adolescencia, de 15 a 17 años; y Juventud, de 17 a 21 años.

En ningún caso se trata de límite estricto, ya que cada joven tiene su propio ritmo de crecimiento según
diversos factores que influyen en él. De ahí que el ingreso o la permanencia de un joven en el Clan
dependerán de su particular ritmo de crecimiento personal, lo que deberá ser observado por los dirigentes a
través del conocimiento cada vez más profundo que progresivamente obtienen de cada uno de ellos.

Sin embargo no todos los Rovers ingresan al clan a los 15 años, la mayoría ingresa un poco después, y en
algunos casos podrían incluso ingresar a edad un tanto menor.

De igual manera los Rovers no egresan del clan el día que cumplen los 21 años, algunos quizás demoren un
poco más, otros quizás un poco menos, pero cada caso dependerá completamente de su propio ritmo de
desarrollo personal.
Esto significa que la permanencia en el clan es totalmente personal, y que no es posible producir egresos
“colectivos” sin correos el riesgo de anticipar o retrasar el momento propicio para la partida de cada joven.

Una forma de compensar los efectos de estos egresos colectivos, consiste en la introducción de cortos
“programas individuales” que se aplican en la Tropa para aquellos jóvenes que debieron haber partido antes
al Clan, o en el mismo Clan para quienes debieron haber llegado después.
Sin embargo hay que tener en cuenta que retrasos o envíos muy notorios y repetitivos pudieran significar un
inadecuado trabajo en la Unidad responsable.

¿Por qué 18 Rovers?


La experiencia ha demostrado que 18 es el número ideal de integrantes de un Clan. Sin embargo, dado que
el Clan también constituye una entidad única, este número es también aproximado, pero a fin de asegurar un
adecuado intercambio de experiencias entre los jóvenes, este número no debería de bajar de 12 Rovers y no
superar los 24 miembros.

Un número inferior a 12 limitaría significativamente las posibilidades de intercambio y de realización de


actividades verdaderamente colectivas. Un número mayor a 24 dificultaría la organización e imposibilitaría la
necesaria atención personal que debe darse a cada joven.

La rama Rover es mixta, lo cual es crucial para la vida en comunidad dentro del Clan y el logro de los
objetivos educativos.

El equipo de dirigentes
El Clan es dirigido por un responsable adulto, a quien se denomina Coordinador o Coordinadora del Clan. Es
aconsejable contar con un responsable adulto por cada 6 Rovers. Es decir para un Clan de 18 miembros se
requiere no menos de tres dirigentes. Uno de ellos será el Coordinador, y dos de ellos los Vice-
Coordinadores.

Sin prejuicio de las diferentes funciones individuales y colectivas que tendrán los dirigentes, cada uno de
ellos deberá asumir la responsabilidad de seguir y evaluar la progresión de seis jóvenes como máximo.
Luego profundizaremos más en este tema.

Si el Clan está formado por jóvenes de ambos sexos, es imprescindible que el equipo de dirigentes sea
mixto; esto permite facilitar enormemente el trabajo con adolescentes y jóvenes de ambos sexos, trabajando
y conviviendo juntos en una comunidad.

Los equipos y la organización administrativa del Clan


El Clan está divido, para su mejor organización, en equipos de 6 Rovers aproximadamente, cada equipo
cuenta con un nombre.

Estos equipos constituyen la base del clan, y son de carácter permanente. Sin embargo a diferencia de las
patrullas de la rama scout, esta no constituye la única ni fundamental forma de agrupación y trabajo en
equipo existente. Los Rovers, de acuerdo a las actividades a realizar, se agrupan en equipos de carácter
temporal, creados para trabajar específicamente ciertos proyectos o tareas.

La Unidad educativa es esencialmente el equipo, pero brindando oportunidad al trabajo individual.

Los Rovers permanecen en sus equipos durante por lo menos un ciclo de programa (4 meses), pudiendo ser
posible su cambio a otro equipo, por ser conveniente para mantener el equilibrio en el grupo o para generar
vínculos entre ciertos jóvenes. Los equipos deben tender a estar integrados por jóvenes de
aproximadamente la misma edad, y fundamentalmente por el mismo grado de desarrollo personal. Es
conveniente crear siempre una estabilidad en el trabajo de los equipos, procurando realizar cambios de
manera limitada.

La dirección de los equipos es rotatoria, pudiendo varias incluso semanalmente, pero se sugiere rotar
mensualmente. El sistema de rotación y la elección del Líder del equipo son hechos por sus miembros
integrantes.

Un órgano de decisión
La Asamblea de Clan
Las decisiones más importantes del clan (elección de sus responsables, elección de actividades,
establecimientos de códigos internos de conducta), son tomadas por la Asamblea de Clan, la cual está
conformada por todos los Rovers del clan, así como por sus dirigentes.

La Asamblea del Clan también da la bienvenida a sus nuevos miembros y despide a quienes egresan de él.
La Asamblea se realiza normalmente una vez al mes, en base a la agenda propuesta por la Junta de Clan.
Dado que en ella se deciden asuntos de verdadera importancia, es necesario que sus acuerdos consten en
documentos que le den cierta formalidad. Esto significa que el sistema de debate o discusión sea
excesivamente formal, ni menos parlamentario. Por el contrario la Asamblea debe preferir métodos que
promuevan la participación de todos sus integrantes, por lo menos de manera indirecta (a través de
representantes).

Una instancia administrativa


La Junta de Clan
Pero no todos los asuntos del clan pasan por la Asamblea, la Junta de Clan es su órgano administrativo y
ejecutivo, conformado por los propios Rovers y elegido por la Asamblea. Está integrada necesariamente por
tres miembros, un Presidente, un Secretario y un Administrador. En lo posible debe estar conformada por
miembros de los diferentes equipos. En caso de un Clan numeroso, es posible agregar algún cargo
adicional, siendo el cargo de Guardián de la Cueva el más recomendable.

La Junta atiende todos los asuntos administrativos cotidianos en el Clan, a la vez que lidera el desarrollo de
sus actividades, proponiéndolas o monitoreando su ejecución.

La Junta de Clan se reúne normalmente una vez a la semana. A dicha reunión pueden acudir los
coordinadores como observadores. Es bueno dedicar un día fijo de la semana para estas reuniones.

El Presidente o la Presidenta de la Junta de Clan representan a este en diversas actividades de jóvenes, y


tienen un trabajo muy estrecho con los dirigentes del clan. Preside las reuniones de Junta y la Asamblea de
Clan.

El Secretario o la Secretaria es responsable de llevar el registro de las decisiones del Clan, así como de los
documentos que llegan al Clan y los que sin emitidos por él.

El Administrador es responsable de los recursos materiales y financieros del Clan, velando por su integridad.
Capítulo V

El Papel de los dirigentes en el Clan


“El líder necesita de la lealtad de sus muchachos, pero también
debe ser leal con ellos;… también debe ser leal, para la causa por la
Que trabaja. He aquí la parte más difícil del deber del líder.”

Como un hermano mayor


El Clan es una comunidad dirigía por sus propios integrantes, los jóvenes. Pero cuenta también con adultos,
quienes colaboran alegremente con ellos, dando testimonio de los valores del Movimiento y ayudando a los
jóvenes a descubrir lo que a ellos solos les permanecería oculto.

El Clan es una sociedad de jóvenes que tiene un fin educativo, por eso su papel es distinto al que
desempeñan los dirigentes en una sociedad cualquiera que los adultos organizan.

Es el Clan una alegre hermandad de servicio y vida al aire libre, en donde los jóvenes participan, a fin de
enfrentar nuevos retos y poder compartir con otros jóvenes esta aventura.

Los jóvenes no ingresan al Clan motivados por los fines educativos, sino por la vida de grupo. Por cierto que
el fin educativo impregna el Clan por todas partes, pero eso lo sabemos los adultos que cooperamos con el
proceso educativo. Por cierto que el fin educativo impregna el Clan por todas partes, pero eso lo sabemos
los adultos que cooperamos con el proceso educativo. Los jóvenes crean, comparten, se divierten, a través
del diseño y desarrollo de actividades, y al mismo tiempo, al principio casi sin darse cuenta, se educan
espontáneamente y asumen valores para su vida.

Los jóvenes no vienen al Clan para aprender contendidos, ni para que les califiquen su aprendizaje; para eso
esta la escuela. No vienen para recibir amor filial, ni ser acariciados paternalmente; para eso esta el hogar.
No vienen tampoco para cumplir los deberes religiosos de su fe, para eso esta la iglesia. No entran al Clan
para desarrollar destrezas físicas; para eso ingresan a un club deportivo. Tampoco vienen a adquirir
disciplina y aprender a acatar órdenes, para eso está las organizaciones militares.

Un dirigente de Clan, un Coordinador, no es un maestro, ni un padre o madre, ni un sacerdote, ni un


entrenador deportivo, ni mucho menos un instructor militar.

Como los jóvenes vienen a hacer cosas que les gustan - y como consecuencia de ello crecen y maduran
como personas -, sus dirigentes deben tener la doble capacidad de saber trabajar con ellos, a la vez que
contribuir de manera valiosa a su crecimiento.

¿Quién mejor que un hermano mayor puede cumplir esa doble función?
Un mayor comparte con sus hermanos menores sin dejar de tener la edad que tiene, sin infantilismos ni
disfuerzos, con la admirable capacidad de reducir sus propias fuerzas para que el menor desarrolle las
suyas, por lo que además de participar en las actividades de sus hermanos, también orienta, corrige y
protege. Y a un hermano mayor, por el testimonio que entrega, se le admira, se desea vivir aventuras con él,
se le quiere, se respeta su palabra, y se tiene confianza de abrirle el corazón.

Conocer a los jóvenes


Es relativamente fácil ejercer como hermano o hermana mayor en el seno de una familia, donde uno sabe
muy bien cómo son sus hermanos. Pero no es tan fácil cuando hay que hacerlo respecto a los jóvenes que
provienen de ambientes y hogares diferentes.

De ahí que, como lo dijimos al iniciar esta guía, tu primera tarea como dirigente es conocer bien a los
jóvenes con cuales compartes el Clan. Ese conocimiento debe comprender dos aspectos: por una parte, las
características generales de los jóvenes entre 17 y 21 años; y por otra, la particular e irrepetible forma de ser
de cada joven, la que no depende las características propias de la edad, sino que también de innumerables
factores que provienen de su historia personal y del ambiente en que actúa.
Como también lo señalamos anteriormente, para conocer a los jóvenes de manera personal hay que
compartir constantemente con ellos, dentro y fuera del clan, observando el ambiente en que se mueven,
siendo testigos de sus reacciones, escuchando sus frustraciones y esperanzas… como la de un hermano
mayor.

Participar en las actividades


Las cosas más emocionantes en el Clan se desarrollan en las actividades que realiza, juegos, dinámicas,
proyectos del más diversos tipo.
Los jóvenes son los actores y actrices principales de la obra, quiénes la escriben y ejecutan; el Coordinador
se encuentra por lo general por debajo del escenario, ha ayudado a los jóvenes a mejorar sus performances
individuales y a brindar herramientas para el mejor montaje de la obra, pero al final se encuentra entre el
público aplaudiendo el éxito de sus jóvenes.
De igual manera el coordinador no asume actitudes juveniles gratuitas, se mantiene siempre adulto, un
adulto que es capaz de identificarse con ellos y que ayuda a los jóvenes a descubrir lo que a ellos solos les
permanecería oculto. Esto permite maximizar las posibilidades educativas de las actividades.
El adulto motiva, promueve, empuja, alienta, es que sostiene cuando las fuerzas flaquean, que despierta el
deseo de superar desafíos y que motiva cada vez a ir un poco más lejos. Este estilo de dirección permite
establecer relaciones horizontales de cooperación para el aprendizaje, facilita el diálogo y demuestra que el
poder y la autoridad se pueden ejercer al servicio de la libertad de quienes se educa, dirige o gobierna.

Tener una actitud educativa


Un hermano mayor está siempre disponible para escuchar a sus hermanos, orientarlos, corregirlos y
protegerlos. Y lo hace de una manera natural y espontánea, sin haber tenido jamás aprendizaje previo de
ningún tipo.
A los dirigentes scouts también se nos pide eso. Y se nos pide con anterioridad a cualquier calificación que
después podamos adquirir para ejercer mejor nuestra tarea, ya que ningún aprendizaje posterior logrará
sustituir nunca este llamado, esta disponibilidad inicial, este primer impulso de servicio educativo hacia los
jóvenes.
Hay que decir que el hermano mayor tiene en relación con sus hermanos menores una ventaja respecto de
los dirigentes en relación con los jóvenes del Clan: el hermano mayor lleva el impulso en la sangre.
No todas las personas, en cambio, tenemos esta disponibilidad hacia los jóvenes que no son nuestros
hermanos ni tampoco nuestros hijos. De ahí que para ser dirigente de Clan –y en general para ser un buen
dirigente scout que se relaciona directamente con los jóvenes- debemos preguntarnos con honestidad si
tenemos, o somos capaces de obtener esa actitud educativa propia del hermano mayor.
Y la relación del hermano mayor con sus hermanos tiene también otra ventaja respecto del dirigente en
relación con los jóvenes. Los errores o excesos que el hermano mayor pueda cometer producto de la
espontaneidad de su función, siempre serán evaluados por la familia con cierta benevolencia, ya que serán
vistos como una consecuencia de su temperamento, de su exceso de cariño o celo, o del hecho de que
también se encuentra en etapa de crecimiento y formación.
Pero con los dirigentes del Clan no ocurrirá lo mismo. Nuestra actitud educativa no será evaluada por
nuestras intenciones, sino muy concretamente por la forma en que permanentemente nos relacionamos con
los jóvenes, es decir, por nuestros resultados. Y en este terreno hay pocas posibilidades de cometer errores
y absolutamente ninguna de incurrir en excesos.
De ahí que la actitud educativa a que nos referimos supone un entusiasmo constante, una paciencia a toda
prueba, una disposición permanente de escuchar, un trato delicado y respetuoso; una resistencia sin límites
a la frustración, al fracaso, a la agresividad y a la tendencia al autoritarismo, estando dispuestos a
recomenzar y reintentar una y otra vez.
La tarea educativa –incluso para educadores voluntarios de tiempo libre, como son los dirigentes scouts-
requiere esa actitud.

Ser testimonio
Los dirigentes de Clan logran que los jóvenes asimilen valores y actitudes más por su testimonio que por su
palabra, sin desconocer la importancia del discurso en una etapa en donde se desarrolla a plenitud la
capacidad de aquellos para abstraer ideas.
Un joven es capaz de analizar a profundidad las conductas de los adultos, y cuestionarlas cuando no
guardan relación con lo que dicen ser. De la misma manera escogen entre los adultos con conductas
coherentes sus modelos a seguir, imitando en cierta medida su forma de ser comportarse. De igual manera
los jóvenes son capaces de cuestionar las normas dadas, y de reintentarlas. Por tal fin el trabajo del dirigente
consiste en ayudar al joven a descubrir la razón de ser de las mismas y su papel en la vida en su comunidad.
Ser testimonio no es difícil si actuamos honestamente y somos coherentes con las cosas que pensamos y
decimos. Pero puede ser muy complicado lograrlo si solo nos interesa “cuidar” nuestro comportamiento
frente a los jóvenes que nos observan.
Los rovers te admirarán si ven en ti una persona moralmente recta y emocionalmente madura, cuya relación
consigo mismo, con el mundo, con la sociedad y con Dios, son un testimonio del Proyecto educativo del
Movimiento Scout. Probablemente algunos no podrán expresarlo de esta manera, pero intuirán en tus actos
que estos valores viven en ti.

Aprender Siempre.
Cuando nos referimos al propósito del Movimiento, decimos que éste consiste en contribuir al desarrollo
integral y a la educación permanente de los jóvenes. Y si eso vale para los jóvenes, es mucho más válido
para los dirigentes, sobre todo si estamos llamados a ser un testimonio.
Afortunadamente nunca terminamos de aprender y en gran medida sólo depende de nosotros adquirir más
conocimientos e intercambiar nuevas experiencias, siendo cada vez mejores.
Y esto no sólo es válido para nuestra vida sino también para nuestro papel de dirigentes, puesto que los
conocimientos y experiencias que podamos adquirir tendrán una consecuencia directa sobre nuestro trabajo
con los niños.
Hemos dicho antes que es necesario tener una actitud educativa, pero vemos ahora que esto no basta. Es
necesario disponer de una capacidad educativa, que se refleje en cómo somos, en lo que sabemos y en lo
bien que hacemos las cosas.
Esta capacidad se logra por nuestro crecimiento constante en todos los aspectos que forman nuestra vida,
pero para nuestro trabajo en el Clan hay un mínimo necesario de conocimientos y habilidades que nos
proporciona el sistema de formación de nuestra asociación. Es necesario que participen en los Cursos y
módulos que con tu acuerdo se han fijado en tu Plan Personal de Formación y que mantengas un contacto
constante con tu Asesor Personal.

Saber comunicar lo que estamos haciendo.


Para algunas personas el Movimiento Scout es un pasatiempo que entretiene a los niños y jóvenes, evitando
que estén en otra parte haciendo cosas inconvenientes para ellos. Para otras es una manera de ordenarlos,
muy útil para que se ·disciplinen”. Y no faltan quienes lo ven como un juego tolerable, pero un poco ingenuo.
Todas estas imágenes demuestran un desconocimiento del carácter esencialmente educativo que tiene
nuestro Movimiento. La Asociación está siempre atenta a cambiar estas imágenes y ha editado varias
publicaciones dando a conocer lo que somos. Por eso no será suficiente si los dirigentes no sabemos decir y
mostrar el carácter educativo de nuestro trabajo.
Esto es muy importante porque estas imágenes influyen en el ambiente que nos rodea y determinan que tu
trabajo no sea valorado por las autoridades de la comunidad en que el Clan actúa. El director de la escuela o
instituto, los profesores, el párroco, los mismos padres, no dan a veces el apoyo que se necesita por
desconocer toda la profundidad que tiene el Movimiento.
Es necesario saber comunicar en nuestro ambiente lo que estamos haciendo. Un primer paso, insustituible,
es hacerlo bien; pero otro igualmente necesario es que se sepa que lo hacemos bien.

Disponer de tiempo.
Las reuniones del Clan, el desarrollo de las actividades, las reuniones de los órganos de gobierno del Clan,
la formación personal y los encuentros personales con los jóvenes, te exigirán que le dediques tiempo a tus
obligaciones en tu Unidad.
Un tiempo generoso en cantidad y calidad. Si solo la reunión semanal durante entre 2 y 4 horas, deberás
prever a lo menos otro tiempo similar, como promedio semanal, para dedicarlo al Clan. Y a demás un tiempo
tranquilo, sin apuros, para que rindas lo mejor de ti, sin estar pensando en otra cosa ni cumpliendo a medias.
Esto te exigirá que seas ordenado y distribuyas adecuadamente tú tiempo entre tus distintas obligaciones.
No tomes compromisos que no puedas cumplir y llega siempre a la hora convenida.

Comprometerse por un período determinado.


Tu compromiso con el cargo que ocupas en el Clan debe ser por un período previamente establecido,
idealmente por tres años y en lo posible no menos de un año. Así podrás contribuir a la continuidad del
trabajo común, garantizar que se producirán resultados y observar mejor el crecimiento personal de aquellos
jóvenes cuyo desarrollo sigues y evalúas.
Un Clan no logrará estabilidad si el Equipo de Dirigentes no es estable. Y tú tampoco crecerás como persona
y como dirigente si no asumes la tarea por un período que te permita crecer en el cargo y disfrutar
haciéndolo cada vez mejor.

Formar Equipo.
Dirigir un Clan no es una misión de una sola persona, por muy activa y competente que sea. Es tarea para
un equipo bien integrado y que se distribuye equitativamente las responsabilidades.
Si quiere desarrollar seriamente su trabajo, este equipo deberá estar integrado por a lo menos 1 dirigente por
cada seis muchachos o muchachas, todos adultos o jóvenes adultos mayores de 25 años, de uno y otro
sexo.
Excepcionalmente podrá integrarlo uno o dos jóvenes adultos mayores de 23 años, siempre que se trate de
personas que hayan demostrado madurez y que el resto del equipo tenga experiencia. Si el Clan es mixto, la
coordinación también lo será.

Entre los miembros del equipo se distribuyen las distintas funciones generales de administración y
organización. Cualquiera sea la tarea que les corresponda en ese campo, cada uno de ellos asumirá
adicionalmente la responsabilidad de seguir y evaluar el crecimiento de un grupo máximo de 6 jóvenes.

Uno de los dirigentes, hombre o mujer, cumple la función de Responsable del Clan, y se le denomina
Coordinador; y los demás son los Asistentes del Clan y se denominan Vice-coordinadores.

Funciones específica de los miembros del equipo de dirigentes.


No existe en el Clan una distinción tipo “reglamento”, que delimite de manera rígida las funciones del equipo
de dirigentes como un colectivo y las de cada uno de sus miembros según su cargo.

Cada equipo, de acuerdo a su experiencia, a las características de sus integrantes y al estilo de animación
de cada uno de ellos, debe distribuirse las tareas de una manera que les resulte cómoda.

Solo para ayudar a esa distribución, y de acuerdo a lo dicho en este capítulo, todos los miembros del equipo
de dirigentes del Clan, cualquiera sea su cargo, debieran tener las siguientes funciones:

1) Atender a las necesidades individuales de los jóvenes, apoyarlos en el diseño y ejecución de sus
actividades, y motivarlos a que participen en ellas.
2) Contribuir al buen funcionamiento del Clan, y de sus equipos, velar por la integración entre sus
miembros, supervisar la renovación constante de los cargos directivos en los diferentes órganos de
gobierno del Clan y los equipos.
3) Colaborar en la elaboración, planificación, ejecución y evaluación de las actividades que se realicen en
cada ciclo de programa.
4) Colaborar en el seguimiento y evaluación de la progresión personal de los jóvenes y asumir directamente
estos procesos respecto de determinados integrantes del Clan.
5) Mantener una relación fluida con los padres o apoderados de los jóvenes, cuya progresión personal
sigue y evalúa y, según los casos, con los profesores y otros adultos que intervienen en su educación.
6) Participar activa y regularmente en las reuniones del Clan, del Grupo y en otras en que le corresponda.
7) Asumir y desempeñar responsablemente las tareas administrativas y de organización que haya
convenido con el equipo de dirigentes.

El responsable del Clan.


Adicionalmente a las funciones anteriores, el Responsable del Clan, en su calidad de conductor del equipo
de dirigentes, cumple diferentes tareas de coordinación, como las siguientes:
1) Coordinar y asesorar el desarrollo de las reuniones del Clan, sin perjuicio de las funciones que se
entreguen a otros dirigentes;
2) Coordinar el proceso de planificación de las actividades a través del ciclo de programa;
3) Coordinar las tareas que los dirigentes cumplen en el seguimiento de la progresión personal de jóvenes;
4) Coordinar la formación personal de los dirigentes del equipo, directamente o a través de los Asesores
Personales de Formación de cada uno de ellos;
5) Coordinar el trabajo del Clan con las otras Unidades del Grupo Scout.
CAPÍTULO VI
EL PROYECTO EDUCATIVO
“Por Roverismo no entiendo vagabundear, sino tratar de encontrar un camino por veredas agradables siguiendo un propósito definido, y
teniendo idea de las dificultades y peligros con que se va a tropezar”.

El Clan en camino hacia un proyecto.


Ya hemos hablado
De quienes integran un Clan… jóvenes de 15 a 21 años.

También nos hemos referido a


La atmósfera especial que se vive en ella vida de grupo

Conocemos igualmente
Sobre el Marco simbólico del Clan… alegre hermanad de servicio

Hemos comprendido que en su interior


Funciona una sociedad de jóvenes…. Sistema de equipos

Y que esta sociedad es conducida


De la forma amigable
En que lo haría un hermano mayor… papel de los dirigentes.

El Clan es una comunidad en camino, no es estática, y se encuentra en ruta hacia un objetivo, va marchando
hacia un proyecto, el cual se inició en la Manada y prosiguió en la Tropa. Este proyecto no es otro que el
proyecto educativo del Movimiento Scout: una propuesta que orienta nuestra vida y hacia la cual todos los
scouts del mundo caminamos.

Estamos en la culminación del viaje que contaba Badén-Powell, citado al inicio del Capítulo I, en el momento
en el cual el joven se acerca al perfil del hombre o mujer que egresa del Movimiento Scout. Los jóvenes
están en la capacidad de comprender adecuadamente el contenido de este perfil y es parte de tu tarea el
hacerles entender la profunda relación existente entre este perfil y los valores que promueve el movimiento.

Veamos a continuación este proyecto;

Un proyecto
para nuestra vida de adultos.
Todos los hombres y mujeres que compartimos en el Movimiento Scout, aspiramos a hacer todo lo que
nosotros depende para ser:

Una persona íntegra y libre,


limpia de pensamiento y recta de corazón,
de voluntad fuerte, responsable de sí misma,
que ha optado por un proyecto personal para su vida
y que, fiel a la palaba dada, es lo que dice ser.

Una persona servidora de los demás,


Solidaria con su comunidad,
defensora de los derechos de los otros,
comprometida con la democracia, integrada al desarrollo,
amante de la justicia, promotora de la paz,
que valora el trabajo humano,
que construye su familia en el amor,
que reconoce su dignidad y la del sexo complementario
y que, alegre y afectuosa, comparte con todos.
Una persona creativa.
que se esfuerza por dejar el mundo mejor de cómo lo encontró,
comprometida con la integridad de la naturaleza,
interesada por aprender continuamente,
en búsqueda de pistas aún no exploradas,
que hace bien su trabajo
y que, libre del afán de poseer,
es independiente entre las cosas.

Una persona espiritual.


con un sentido trascendente para su vida,
que camina alegremente al encuentro de Dios,
que vive alegremente su fe y la integra a su conducta
y que, abierta al diálogo y a la comprensión,
respeta las opciones religiosas de los demás.

Este proyecto proclama con cierta elegancia los principios del Movimiento Scout, los que normalmente
ordenamos en 4 grupos de deberes o responsabilidades.
consigo mismo
con los demás,
con el mundo
y con Dios.

Cada uno de los cuatro párrafos del proyecto se refieren sucesivamente a esos cuatro grupos de deberes.
Y esas responsabilidades están expresadas de una manera muy parecida a un poema, queriendo indicar con
ello un ideal, un objetivo a alcanzar, una manera de ser a la cual nos acercamos constantemente.
Es difícil que cada joven y adulto que forma o ha formado parte del Movimiento, encarne en cada momento
de su vida todos y cada uno de los valores expresados en nuestro proyecto. Pero el proyecto nos guía, nos
invita a ser mejores, a ser hombres y mujeres en búsqueda de su plenitud.

¿Cómo asimilan los jóvenes


los valores del proyecto educativo?
El proyecto educativo no se predica, se practica.
El joven reclama coherencia a quienes exigen coherencia. Porque se camina hacia el proyecto, es decir es
movimiento, verbo, acción.
El joven cuestiona los valores, para luego reflexionar profundamente sobre estos valores, y probablemente
los asimilará de forma definitiva; de tal modo que al final de su juventud será plenamente consciente de los
valores y normas por los cuales ha optado para su vida.

La construcción de un proyecto personal de vida basada en los valores Scouts constituye el principal objetivo
a alcanzar con cada joven que pertenece al Movimiento Scout. Esta no es una tarea fácil.
No todos los ambientes de nuestra sociedad están penetrados por los valores del Proyecto Educativo Scout
o se comportan de acuerdo a ellos. Por eso es necesario que todo el ambiente que rodea al joven dentro del
Movimiento este impregnado del Proyecto Educativo, cada actividad, cada símbolo. La reflexión profunda
sobre estos valores debe ser alentada mediante actividades que permitan al joven el encuentro consigo
mismo.

El primer paso será el alentar al joven a aceptar alegremente el camino a emprender, hacia un proyecto
personal de vida, orientado por el Proyecto Educativo que propone el Movimiento Scout.

La vida de grupo.
Esa atmósfera en si viven los valores, en que se toma contacto con ellos, en donde los valores son como el
aire que respiramos, no es otra cosa que la vida de grupo del Clan.
Aunque el joven es capaz de analizar y cuestionar los valores, la práctica de estos y el uso de símbolos para
su comunicación y reafirmación siguen siendo vitales. Todas las actividades del Clan deben orientarse hacia
los valores scouts.
La Vida de Grupo es el principal agente educativo, es la clave del sistema. El Clan se descubre con un
espacio privilegiado para el crecimiento de los jóvenes, propiciando que estos incorporen progresivamente
los valores a su vida diaria, llevando el Proyecto Educativo a su realización en acción.
Para que la vida de grupo cumpla esta función, es imprescindible que en su interior operen todos los
elementos del método scout a que nos hemos referido en el Capítulo II de esta Guía, pero muy
particularmente algunos que están directamente relacionados con los valores del proyecto educativo:
1) El testimonio de los dirigentes
El dirigente que desea orientar el camino de los rovers hacia el Proyecto Educativo debe vivir él mismo el
estilo de vida que propone el Movimiento Scout, debe haber formulado el mismo su Proyecto Personal
de Vida.
Es necesario este esfuerzo de coherencia para poder entender las inquietudes, deseos y temores de los
jóvenes. Si esto no sucede la propuesta aparecerá vacía, inconsistente, falsa y sin sentido.
Además hay que entender la comunidad en que vivimos, su cultura y valores, para poder adaptar la
propuesta educativa a la realidad, y entender a profundidad al joven para poder orientarlo en su esfuerzo
personal.

2) La aplicación del sistema de objetivos.


Los objetivos educativos que se presentan a los jóvenes, son conductas o comportamientos esperados a
su edad, y que, por ser este el final del camino, son también las conductas deseables y observables al
momento del egreso de un joven del Movimiento Scout. A este objetivo también se le denomina terminal.
El alcanzar estas conductas constituye para los jóvenes un reto, y les permitirán ir progresando en su
camino hacia el perfil de egreso previsto.
La solidaridad, por ejemplo, es un valor contenido en el proyecto educativo. De acuerdo a eso, uno de
los objetivos terminales que se propone a los jóvenes que logren al final de su participación en el
Movimiento Scout, es que sirvan activamente en su comunidad local, contribuyendo a crear una
sociedad justa, participativa y fraterna.
Los jóvenes están ya en condiciones de entender y reflexionar sobre conceptos abstractos como
solidaridad, comunidad local o sociedad participativa. Por esta razón se los incluye directamente en la
propuesta al joven, como el objetivo para el rango de edad de 17 a 21 años. Le corresponde al joven,
con la orientación del dirigente escoger las acciones que lo llevarán a interiorizar los valores contenidos
en el objetivo terminal.

Son muchas las acciones que puede emprender el joven dentro del Clan a fin de poner en práctica la
solidaridad, y dependerá del dirigente evaluar, mediante la observación, en que momento se ha logrado
cumplir con el objetivo, es decir, cuando se ha alcanzado la conducta esperada.
Siguiendo con los ejemplos, la responsabilidad de sí mismo, es otro valor contenido en el proyecto
educativo. También existe un objetivo terminal que propone al joven que sea el principal responsable de
su desarrollo y se esfuerce por superarse constantemente.
Son muchísimas las actividades que llevarán al rover a alcanzar esta conducta, por eso se le brinda la
mayor libertad para escoger el rumbo particular a tomar.
Por último hay que tener en cuenta siempre que este proceso no se inicia en el Clan, sino que constituye
un solo camino desde la Manada, en donde se empezó con pequeñas metas, muy definidas, llegando
ahora a metas más ambiciosas y con un amplio margen a la libertad del joven.

3) La realización de actividades que faciliten el logro de los objetivos.


Como ya vimos, los rovers necesitan “hacer cosas” para alcanzar los objetivos, actividades propuestas
por los propios jóvenes y orientables por los dirigentes.
No se trata pues de solamente “hablar” de los objetivos, y de lo importante que son, es necesario
siempre el Clan en movimiento, es decir, contar con una vida de grupo dinámica y atractiva. Siempre los
rovers deben tener la oportunidad de poner en acción los valores.

4) La Vivencia de la Ley y la Promesa.


Y entre aquellos elementos de la vida de grupo que más directamente conducen a los valores del
proyecto educativo, hemos dejado para el final el que es probablemente el más importante: la vivencia
de la Ley y la Promesa.
La Ley Scout expresa –de forma sencilla comprensible- los valores del proyecto educativo.
Y la Promesa de hacer todo cuanto de mi depende, a la cual cada joven se adhiere en algún momento
de su progresión personal, invita a cumplir la Ley Scout.
CAPÍTULO VII
LA LEY Y LA PROMESA
“La investidura… está destinada a demostrar que el Rover toma en serio el Roverismo y que hará cuanto pueda para atender y llevar a
buen término su objeto y su método. Por está razón deberá pensar el asunto con todo cuidado y de antemano”.

La Ley Social
La Ley Social es la Ley Rover, siendo a la vez un símbolo y un proyecto, en el cual se expresan de manera
sencilla y comprensible los valores contenidos en el Proyecto Educativo del Movimiento Scout.
Es un símbolo, porque su sola mención sirve de punto de referencia a los valores del Movimiento y al camino
en que se encuentra todo el Clan.
Pero es básicamente un proyecto, porque expresa de manera simple nuestro proyecto educativo. Aunque no
se encuentra en él todo el proyecto tal como hemos descrito en el Capítulo anterior, si encontramos claros
puntos de enlace. Hay que tomar en cuenta que la Ley Scout se escribió como síntesis de los valores a fin
de hacerlos asequibles para cualquier joven, e incluso para los adultos que se plegaban al movimiento sin
haber sido lobatos, scouts o rovers.

El rover:
1.- cifra su honor en ser digno de confianza.
2.- es leal,
3.- ayuda a los demás sin pensar en recompensa,
4.- es amigo de todos y hermano de cualquier scout, sin distinción alguna,
5.- es cortés,
6.- ve en la naturaleza la obra de dios, y la protege,
7.- es obediente y no hace nada a medias,
8.- sonríe y cuenta en sus dificultades,
9.- es económico, trabajador, y cuidadoso con los bienes ajenos,
10.- es limpio y puro, en pensamiento, palabra y acción.

¿Qué podemos decir de cada uno de estos artículos?


Para comprender el contenido de cada uno de los artículos de la Ley es necesario entender el mundo actual
y los retos que enfrenta, así como los intereses de la juventud.

Ser digno de confianza


La sociedad en que vivimos funciona en la medida que exista confianza entre las personas, las relaciones
sociales más importantes se basan en la confianza mutua.
Los rovers se esfuerzan por que la gente confíe en ellos. Por eso cumplen con lo que prometen y son
consecuentes con lo que dicen.

Ser leal
El rover leal con el grupo humano al cual se pertenece, con los amigos, con la pareja, con la comunidad,
pero siempre de una manera positiva, como celebración, y no como excusa para acciones que vayan en
contra de los principios que profesamos.

Ayudar al prójimo
No hay mejor forma de alcanzar la felicidad que ayudando al prójimo. Con el servicio nos acercamos a los
demás. No se busca descubrir quién es el prójimo, sino que se vive con el deseo de hacer prójimo, con el
deseo de acercarse a los demás.
Ayudar es dar, es involucrarse, es compartir, es crecer en comunidad. El rover construye su felicidad
personal en el marco propuesto por los valores scouts, sirviendo a los otros sin esperar recompensas y
valorándolos por lo que son.

Ser amigo
Para ser prójimo se requiere también valorar a los demás, y que mejor camino que la amistad. El rover busca
lo positivo en los demás respetando al prójimo, aprendiendo a convivir, entendiendo la diversidad existente
en el mundo, las diversas culturas y formas de ver el mundo.
El rover también conoce, acepta y respeta su sexualidad y la del sexo complementario como expresión del
amor.

Ser cortés
El rover expresa esta valoración hacia los demás en la cortesía, y en el trato amable. Practica una conducta
asertiva, sabe expresar libremente sus opiniones, en distintas circunstancias, sin descalificar a los demás, es
naturalmente afectuoso con las personas sin inhibiciones y sin agresividad.

Protege la Naturaleza
En un mundo en el cual se ha impulsado un modelo de desarrollo insostenible, que no respeta la naturaleza
ni la vida, es necesario que el Rover asuma un papel activo en la protección de su ambiente, asegurando un
futuro para quienes todavía no nacen.

Ser obediente
El respeto por las reglas y por la autoridad son conceptos muy difíciles en esta etapa, sin embargo
constituyen un reto fundamental para la futura vida en comunidad del joven. El rover aprende a valorar la
democracia como sistema que genera una autoridad legítima, a la cual hay que respetar, aunque a veces no
se comparan sus ideas. De igual manera acepta las decisiones de sus padres, expresando de manera
respetuosa sus propias opiniones.
Esto permite que el joven también aprenda a ser responsable cuando ejerce la autoridad, evitando los
abusos o el autoritarismo. Entiende el ejercicio de la autoridad como un servicio a la comunidad.

Sonreír ante las dificultades


El rostro de un joven feliz siempre transmite optimismo, energía y ganas de vivir. El rover es capaz de reírse
de sus propias absurdos, todos lo reconocen por su actitud de alergia y optimismo en todos los ambientes en
que participa, su humos no es vulgar ni hostil.

Ser económico y trabajador


En una sociedad que se distingue por el consumismo, ser económico significa descubrir la importancia de la
austeridad. En esta edad el rover debe elegir una vocación y posiblemente se inicie en el mundo laboral. El
respeto por el trabajo digno caracterizan al rover.

Ser limpio y puro


Es optar por valores personales para tu vida, construir un proyecto personal en base a dichos valores, y
actuar consecuentemente con ellos. Cada miembro del movimiento scout es testimonio de los valores en
todos los ámbitos en que actúa.

La Promesa Scout
La promesa es una invitación a cumplir la Ley Scout y a comprometerse ante si mismo, ante los demás y
ante Dios.
Sus palabras y sus conceptos son sencillos y expresan el compromiso del joven con el Movimiento Scout y
los valores que este promueve.

Por mi honor prometo


hacer cuánto de mi depende
para cumplir mis deberes
Para con Dios y mi patria,
ayudar a mi prójimo en toda circunstancia,
y cumplir fielmente la Ley Scout.

La Promesa es un ofrecimiento voluntario y no un juramento. Por la promesa el o la rover toman libremente


un compromiso, no reniegan de nada ni hacen un voto de carácter militar o religioso.
La Promesa no tiene un momento determinado para ser hecha no está vinculada a las etapas de progresión
personal de los niños. Simplemente se hace cuando el o la joven se consideren preparados y pidan hacerla.
No hay que dudar ni discutir el propósito de esa petición, pero debemos asegurarnos que haya sido
productos de una reflexión personal y un conocimiento profundo de sus consecuencias.
Tampoco la Promesa se hace en un momento cualquiera, como si fuera un suceso común y corriente. Hay
que dar a la petición del joven la importancia que se merece, creando un momento y espacio especial,
utilizando un lugar apropiado y tomándose un cierto tiempo para su preparación. El momento de la Promesa
se comunica al Clan y la Junta de Clan se encargará de organizar una pequeña pero significativa y personal
ceremonia. No existen las ceremonias “de grupo” o “masivas”.
Está ceremonia no es aparatosa ni grave. Carece de todo componente que la haga parecer un ritual para
iniciados. Es sencilla y a la vez solemne. Es una verdadera celebración, en que festejamos el hecho de que
el joven está dispuesto a asumir y cumplir un compromiso que él o ella, han elegido libremente.
Luego de realizada la Promesa. El Rover recibe la Flor de Liz Mundial, la cual será colocada en el uniforme
como símbolo del compromiso asumido. La pañoleta es el símbolo del ingreso al Clan y debe entregarse
cuando el rover es aceptado en el Clan. En uno de los capítulos finales se brindan ideas de cómo realizar
esta ceremonia.

El lema
El lema del Rover esta ligado estrechamente a su marco simbólico.

¡SERVIR!

La síntesis del espíritu rover se resume en esta simple palabra. Es un recordatorio permanente del
compromiso asumido, y del estilo de vida elegido para formar parte de la comunidad.
El lema no debe ser utilizado a cada momento, como una simple consigna, debe realizarse en momentos
importantes: una ceremonia, un cierre de reunión, o el cierre de un campamento o actividad importante.
Corear el lema es una renovación de la Promesa y hay que darle el valor que merece.

Los Principios scouts y la Ley y la Promesa


En el cuadro siguiente se muestra cómo los diferentes artículos de la Ley y las partes de la Promesa,
guardan relación con los principios scouts contenidos en el proyecto educativo, de acuerdo a las cuatro
categorías en que habitualmente se agrupan.

Principios Scouts Ley y Promesa


Deberes para consigo mismo Ser digno de confianza
Ser leal
Ser limpio y puro
Sonreír y cantar en las dificultades
Ser obediente
Deberes para con los demás Ser amigo de todos
Ayudar a mi prójimo
Ser cortés
Cuidadoso de los bienes ajenos
Deberes para con el mundo Proteger la naturaleza
Deberes para con Dios Cumplir mis deberes con Dios
CAPÍTULO VIII
LAS ÁREAS DE CRECIMIENTO
“La meta… es formar buenos ciudadanos entre los jóvenes, desarrollándose el carácter;… ayudándoles a desarrollarse física, mental y
espiritualmente”.

Una forma de entender al hombre


El Proyecto Educativo del Movimiento Scout responde al propósito de contribuir a la educación integral de los
jóvenes, es decir, a la difícil tarea de colaborar en el desarrollo equilibrado de las diversas dimensiones de la
personalidad de los jóvenes, suscitando, formando y dando oportunidades de pleno despliegue a la variedad
de expresiones de las personas.
Para lograr este propósito se han establecido áreas de crecimiento que consideran esa pluralidad y las
ordenan en base a la estructura de la personalidad.
Lógicamente, existen muchas teorías e interpretaciones en relación al cómo ordenar esta estructura. Sin
embargo, el Movimiento opta por una distinción que proviene fundamentalmente de su experiencia y que
conjuga en seis áreas de crecimiento tanto los conceptos generales aceptados sobre la naturaleza humana
como los énfasis propios del proyecto educativo. Adicionalmente dichas áreas guardan una estructura lógica
y coherente. Estas áreas son las siguientes:
• Corporalidad
• Creatividad
• Carácter
• Afectividad
• Sociabilidad
• Espiritualidad

Las áreas de crecimiento conforman una armonía integradora que comprende el desarrollo del cuerpo, la
estimulación de la creatividad, la formación del carácter, la orientación de los afectos, el sentido de los otros
y el encuentro con Dios.

La salud, la realización personal, la identidad, la madurez, la integración social y la propia felicidad dependen
de un desarrollo armónico de estos aspectos.
En base a esta estructura será posible abordar de mejor manera la tarea de contribuir a la formación integral
de los jóvenes.

Sin embargo debemos advertir que esta “división” solo se da con fines metodológicos y pedagógicos. Es
imposible concebir cada una de las áreas de crecimiento por si sola, por el contrario, existen profundas
relaciones entre ellas.

La persona es una sola, esa es la realidad, las áreas no son sino ayuda para entender y atender a la
persona. Nadie desarrolla en un momento su sociabilidad, para luego atender su afectividad, y pasar
finalmente a la creatividad. Va a ser muy frecuente la tentación a caer en este error, por lo cual hay que estar
muy alertas.

Una presentación
Los jóvenes están en capacidad de analizar conceptos abstractos, por tal fin las áreas de desarrollo pueden
ser presentadas directamente, sin dejar por eso de utilizar palabras adecuadas y sencillas y haciendo
hincapié en la integralidad de la persona.
Las áreas también son presentadas en las Cartillas, tal como se expone más adelante.

Corporalidad
En el amplio abanico del desarrollo de la personalidad, lo que primero se evidencia es la singular y
misteriosa relación de una persona con su cuerpo.

Alma y cuerpo realizan su unidad a cada instante en el movimiento de la vida, en una interdependencia difícil
de medir, pero real.
Es así como el desarrollo integral de un joven no solo depende de factores inmateriales, como los
espirituales, los psicológicos o lo culturales. También está sujeto a factores físicos, los que interactúan en la
determinación de las características de la personalidad.
Por otra parte, el cuerpo, objetivado y conocido cada día más por la ciencia, no sólo crece y funciona en
razón de una serie de cambios y procesos sujetos a leyes propias, sino que es posible obtener a su respeto
un punto de plenitud, al cual los jóvenes pueden acercarse, por su propia intervención cada día un poco más.

Entendemos entonces por desarrollo corporal el ejercicio de esa cuota de responsabilidad personal en el
crecimiento y funcionamiento del propio cuerpo.
Para los rovers a quienes ese misterio de la integración de la materia y del espíritu nos maravilla como signo
de la trascendencia humana, la responsabilidad por nuestro cuerpo es también una consecuencia vital de
reconocerlo como obra de Dios, puesta para su alabanza y testimonio.

Creatividad
Otros aspectos relevante en el desarrollo de la personalidad es el que dice en relación con los procesos del
conocimiento y del desarrollo intelectual.
Descubrir la información, almacenarla, hacer inferencias y sacar conclusiones, valorar la calidad de las ideas
y soluciones, discernir entre ellas, son tareas propias de la inteligencia, que van desde los simples
esquemas infantiles hasta las conceptos más elaborados que son capaces de producir los jóvenes y los
adultos.

El Movimiento Scout valora en este campo la adquisición y el ejercicio de la capacidad de pensar y de


innovar.
La posesión de un abundante depósito de conocimientos debe distinguirse de la libertad para usar ese
conocimiento. Al joven dotado de una variada gama de imágenes y conceptos acostumbramos considerarlo
inteligente, pero al que utiliza ese cúmulo de manera original y relevante, aportando soluciones o productos
nuevos, lo llamamos creativo.
La creatividad es un concepto que ha recibido mucha atención e innumerables definiciones en la época
contemporánea; y no está referida sólo a la creación artística, ni tampoco es considerada como un don
especial recibido en el paquete hereditario.
La creatividad es una aptitud que existe en la persona y que es preciso hacer brotar. Para que surja, se
necesita además educar una actitud creativa, caracterizada por una apertura de la persona a la plenitud de
sus experiencias, sensible a lo que acontece en su entorno, a los demás seres humanos y, sobre todo,
sensible a lo que se descubre dentro de sí mismo.
La insatisfacción de las necesidades prioritarias, como las fisiológicas, la seguridad, el amor, la estima, la
falta de conocimientos suficientes, el apego a reglas antiguas, el miedo al error y al fracaso, la incapacidad
para la aventura, el ambiente severo, el conformismo con el entorno, la censura sistemática construyen
serios obstáculos al desarrollo de la creatividad.
Por eso el Movimiento Scout introduce en su programa actividades destinadas a propiciar experiencias
estimulantes, novedosas y provocativas, que motivan a los jóvenes por lo poco frecuente, por lo nuevo, por
lo que todavía no se repite.
Un joven o una joven que egresa del Movimiento Scout ha vivido en una atmósfera facilitante de la
cordialidad, seguridad y libertad, en el ambiente del Clan, en la vida de grupo, donde ha sido invitado a
lanzar lejos la mirada, con los pies firmes sobre la tierra, y contando con el apoyo del dirigente que orienta y
refuerza lo alcanzado.
Carácter.
Entendemos el carácter como una disposición permanente de la voluntad del hombre para organizar sus
fuerzas e impulsos de acuerdo con una escala de valores, confiriéndole a su comportamiento cierto perfil
personal, un estilo de vida, una forma de vivir y de existir.
Concebido de esta manera, el carácter se contrapone con el mundo de los instintos, de las apetencias y de
los rasgos que dependen especialmente de la constitución física y que están relacionados con ella, la cual
sostiene el carácter pero no define las elecciones ni los valores.
En este aspecto del desarrollo de la personalidad es fundamental la orientación de la vida en base a
objetivos, su ordenación de acuerdo a valores libremente aceptados y la educación de la voluntad para que
la persona se mantenga adherida a esos valores. De esa manera se da sentido a la vida y coherencia a la
conducta. Tal certidumbre y consistencia ética permiten al hombre maduro obtener la consecución de los
fines que considera justos.
Para contribuir a la formación del carácter el método scout realiza diversos aportes. Uno de ellos es la
permanente invitación a la vida de reflexión y a la interacción con otras personas, procurando que el joven
adquiera un buen conocimiento de sí mismo.
Correlativamente, las personas que tienen un buen conocimiento de sí mismas poseen un elevado sentido
del humor, probablemente debido a su capacidad de autoanálisis. Quien tiene un sentido proporcionado de
sus cualidades y valores es capaz de percibir sus incongruencias y absurdos. El humor a que nos referimos
carece de hostilidad, es intrínseco a la situación no añadido a ella, es espontáneo, considera
respetuosamente a los demás y es ajeno a la comicidad. Un humor similar a la alegría contenida en la Ley
Scout, que invita a la persona a superar dificultades y a expresar de un modo constante su gusto por la vida.
Un carácter alegre es una marca que identifica, distingue y atrae voluntades.
Los valores que formarán el carácter dependerán mucho de la cultura y del medio particular en que la
persona se despliega. Para un rover esa proposición cultural está contenida en la Ley Scout.

Afectividad.
Al igual que las dimensiones biológicas, cognoscitiva y moral, las experiencias afectivas forman parte de la
vida y contribuyen a definir la personalidad.
Las emociones, sentimientos, pasiones y motivaciones le confieren a toda actividad humana un particular
resonancia, que aún cuando sólo la podemos definir de un modo vago, es de tal importancia subjetiva que
deja una huella decisiva en la historia interna de las personas.
Las experiencias afectivas se generan en los estímulos concretos de la vida práctica, en los sucesos de la
vida diaria, y se vivencian interiormente, provocan reacciones corporales, se manifiestan en la conducta y se
expresan en las ideas, juicios y pensamientos, influyendo finalmente en la definición de la personalidad.
Todo proceso de aprendizaje debe procurar que la vida afectiva se integre adecuadamente al
comportamiento, favoreciendo el desarrollo.
El proceso de formación scout pretende al logro y mantenimiento de un estado de libertad emocional, en que
la persona expresa sus emociones sin inhibición, con naturalidad, sin temor a mostrarse como es ni
necesidad de aparentar más. Pero al mismo tiempo enseña a expresar los sentimientos positivos o negativos
de una manera adecuada a las circunstancias, sin agresividad. Este comportamiento asertivo reduce el nivel
de ansiedad, permite comprometerse sin temor, enseña a negarse a peticiones no razonables sin sentir
culpabilidad y defiende los propios derechos sin violar los ajenos.
A los jóvenes egresados del Movimiento se les pide además que se equilibrio y su madurez emocional se
expresen en una actitud de identificación, simpatía, comprensión y afecto hacia las demás personas.
Esta actitud supone un profundo conocimiento de sí mismo que ya vimos con ocasión del desarrollo del
carácter y una aceptación del sentimiento del amor como entrega y ofrenda valiosa que se hace
voluntariamente a otro, en que el bien de la otra persona es idéntico al propio.
A partir de esa misma afirmación se construye por otra parte el conocimiento, aceptación y respeto de la
propia sexualidad y de la del sexo complementario y la valoración de la familia como una comunidad que
vive el amor.

Sociabilidad.
La finalidad de todo proceso educativo es la libertad, y toda autoridad se justifica en la medida que existe
para la libertad de quienes educa, dirige o gobierna.
Si la persona humana es un ser racional capaz de conocer la verdad y si su voluntad debe elegir los valores
en base a los cuales ordena su vida, la libertad es el medio insustituible dentro del cual deberá ejercer esas
facultades.
De ahí que el sistema scout no sólo propende a la libertad como objetivo, sino que también la practica
progresivamente como método conducente a la libertad plena, tanto individual como social. Es una escuela
para la libertad y en libertad.
Pero Baden Powell definió el Movimiento Scout como una escuela de civismo y democracia, destacando que
el hombre encuentra más plenamente su vocación humana en la medida en que se comunica y dialoga con
los demás hombres.
La libertad humana es para realizarse en el encuentro con los otros, para asumir una actitud responsable
ante el hecho social, ante la comunidad. Es así como la libertad se convierte en respuesta, en compromiso
con la comunidad, en auxilio al que sufre, en socorro al ambiente depredado, en encuentro y diálogo entre
las culturas, en solidaridad.
No es otra la idea de Baden-Powell cuando propuso a los rovers que hicieran de su vida un servicio
permanente. Todo el método scout es un gran sistema para escuchar a los otros, a todos los otros, sin
distinciones de ninguna especie; y es un llamado para ir en ayuda de quienes lo necesitan, especialmente de
los más débiles.
Un joven formado en el Movimiento sólo se realizará plenamente si desarrolla la dimensión social de su
personalidad.
De ahí que el Movimiento ponga un marcado énfasis en el aprendizaje de la solidaridad, privilegiando todas
las oportunidades de servir.

Espiritualidad.
Desde que toma conciencia de sí mismo al ser humano busca respuesta sobre el origen, naturaleza y
destino de su vida: ¿De dónde vengo? ¿Qué es el hombre? ¿A dónde voy?
Una cultura o una época se preguntan en forma diferente que otras, el hombre que trata de vivir ajustado a
su conciencia se interroga de otro modo de quien no oye su voz; la mujer que sufre dolo pregunta de otra
manera que la mujer sana; el creyente plantea la cuestión distinto que el incrédulo; el estudiante que el
obrero; pero siempre se trata del mismo enigma que pide solución.
La pregunta no se acalla con la madurez ni decae en la vejez, pero embarga con vehemencia entre los 12 y
los 21 años, cuando el joven le parece cómo si por primera vez se viera a sí mismo y al mundo, que aparece
maravilloso y terrible a la vez.
Así como no podemos separar a la persona en componentes emocionales, mentales, físicos o sociales,
tampoco podemos arrancar de la vida humana su vocación hacia lo trascendente, la admiración ante el
misterio, la búsqueda de Dios.
Lo espiritual comprende la relación del hombre y del mundo con Dios y la manera en que Dios se hace
presente en la existencia cotidiana, por lo cual el desarrollo espiritual es una tarea que consiste en establecer
vínculos personales, íntimos y recíprocos con Dios, asumiendo el anuncio e integrándolo a la vida,
cambiando el corazón y la conducta. Por eso la aventura scout la fe se integra de un modo natural. Está en
todo lo que los jóvenes proponen y realizan, y no sólo en los momentos de recogimientos y celebración.
Y este llamando de consecuencia e integración no termina ahí. El Movimiento le pide a cada joven que se
haga cargo una y otra vez de lo que su fe responde a las interrogantes de la existencia.
Le pide que pase de una fe recibida, infantil, a una fe personal y asumida, adulta. Que salte de la religión
cultural, casi social, dominical, a la fe de las obras, fe viva, fe de todos los días. Que desarrolle su
sensibilidad religiosa, descubriendo a Dios en los otros, en los que sufren, en las cosas creadas, en el
hombre, en la historia. Que se integre responsablemente al proyecto de su propia comunidad creyente. Que
no se encierre en la defensa de su fe (como Pablo), y se abra a la tolerancia, el interés, la comprensión y el
diálogo interconfesional. Que con alegría sepa dar razón y testimonio de la propia Iglesia. Que traspase la fe
como dependencia tranquilizante para llegar a una fe de transformante autonomía.
El dirigente, presente y participante en este proceso, con su palabra y su entusiastamente testimonio, revele,
refuerza y apoya la búsqueda y el descubrimiento de estas opciones.

CAPÍTULO IX
LOS OBJETIVOS. EDUCATIVOS

“Denme a la persona que mira hacia adelante y activamente rema su propia canoa; ella está modelando su vida"

Guiando el camino hacia el Proyecto Educativo


Como ya vimos, el Proyecto Educativo presenta el conjunto de valores que deben conformar el estilo de vida
del joven que egresa del Movimiento Scout, hemos visto como dichos valores se resumen en los textos de la
Ley y Promesa Scout.
Además hemos descubierto como el Movimiento en su esfuerzo por cumplir con su propósito de cubrir todas
las dimensiones de la personalidad de los jóvenes, propone una estructura de la personalidad basada en
seis áreas.
El siguiente paso es explicitar por cada área de crecimiento el conjunto de valores que propugna el Proyecto
Educativo. Explicitar es expresar mediante conductas deseables y observables los valores del Movimiento
Scout.
De otro lado, la progresividad de la propuesta educativa nos llevará a definir conductas o comportamientos
esperados para cada rango de edad.
El alcanzar estas conductas constituye para los jóvenes un reto, y les permitirán ir progresando en su camino
hacia el Proyecto Educativo

Objetivos Terminales:
Una aproximación a lo posible
Los objetivos terminales se expresan en conductas deseables: y observables al momento del egreso del un
joven del Movimiento, esto es, alrededor de los 21 años.
Ellos concretan, para cada área de crecimiento y en términos educativos concretos, el perfil de egreso
enunciado en el Proyecto Educativo.
A diferencia de como se presenta el Proyecto Educativo, que establece ideales expresados casi
poéticamente, el objetivo terminal se ha determinado en base a la experiencia acumulada sobre lo que es
posible esperar de una persona al término de la progresión scout. Por dicha razón se dice que establece una
mediación educativa, es decir, establece un acercamiento entre la realidad y la utopía. Es pues una
aproximación a lo posible.
Lo anterior no quiere decir que no se pueda descubrir inmediatamente su contenido fuertemente valórico, por
el contrario dicho componente es fácilmente reconocible, ya que han sido fijados en base a un deber ser, el
cual está conformado por la jerarquía de valores y conceptos fundamentales del Movimiento Scout, tal como
se expresan en el Proyecto Educativo.
Y no podría ser de otra forma. El Movimiento Scout está comprometido con determinado estilo de vida, cuya
significación e importancia queda evidenciada. El objetivo terminal, puesto al final del proceso de formación
scout, es la oportunidad apropiada para enunciarlas.
Cómo es natural, este acercamiento ha implicado un estudio concienzudo de la realidad del joven, de
nuestro joven, tal como se ha presentado en el Capítulo 1 de esta guía. Asimismo, como ya vimos en el
capitulo dedicado a la Vida de Grupo, este estudio también ha permitido establecer el Ciclo de Desarrollo, el
cual a su vez esta dividido en dos rangos de edad: de 15 a 17 años y de 17 a los 21 años. Es esta
conclusión la que ha llevado a dar origen a la Rama Rover.

Veamos un ejemplo:
Arca CARACTER
"Es el principal responsable de su desarrollo y se esfuerza por superarse constantemente”

Los Objetivos intermedios: lo posible a cada edad


Como es necesario ir acercando poco a Poco al joven al Proyecto Educativo, ha sido necesario establecer
acercamientos a lo posible por cada rango de edad, siempre mirando hacia el objetivo terminal.
En otras palabras un Objetivo Intermedio o simplemente Objetivo Educativo de la Rama es el producto del
"cruce" entre un objetivo terminal (lo que debe ser) y las posibilidades de acercarse a ellos que existen en
cada rango de edad (lo que puede ser).
Dado que la Rama Rover contiene el último rango de edad (juventud), el objetivo educativo de la rama
coincide en este caso con el objetivo terminal.
Los objetivos educativos de la Rama Rover proponen actitudes o acciones.
Como los objetivos de la Rama Rover se derivan del objetivo terminal, o en el caso del rango “juventud” se
identifican con él, también se encuentran ordenados por las áreas de crecimiento: corporalidad, creatividad,
carácter, afectividad, sociabilidad, y espiritualidad.

Veamos el caso del Objetivo Terminal que ya citamos


AREA: CARÁCTER
RAMA ROVER

Adolescencia
Adolescencia Juventud
15-17 17-21
• Formula metas para su crecimiento personal.

Es el principal responsable de su
• Realiza acciones y participa en proyectos
destinados a cumplir sus metas. desarrollo y se esfuerza por superarse
constantemente
• Evalúa sus resultados

Como puedes observar, del Objetivo terminal (rango juventud, de 17 a 21 años), se desprenden tres
objetivos de la rama para el rango 15-17, estoy guardan relación directa con el Objetivo Terminal, y a la vez
conforman todos el conjunto de Objetivos del Área de Crecimiento CARÁCTER.
En un primer momento todos estos conceptos te pueden parecer difíciles de entender, pero con paciencia
iras descubriendo lo sencillo y lógico que resulta el manejo de los Objetivos Educativos de la Rama Rover.
En total se han establecido 35 Objetivos Terminales: 6 el, Corporalidad, 6 en Creatividad, 6 en Carácter, 5 en
Afectividad, 7 en Sociabilidad, y 5 en Espiritualidad.
Adicionalmente en el rango 15-17 contamos con 97 Objetivos Intermedios, 15 en, Corporalidad, 15 en
Creatividad, 18 en Carácter, 18 en Afectividad, 25 en Sociabilidad y 16 en Espiritualidad.
Ambos constituyen los 132 Objetivos Educativos de la Rama Rover.

¿Cómo evaluar si el joven ha alcanzado los objetivos educativos propuestos?


Los objetivos educativos de la Rama Rover se evalúan por observación. El dirigente debe manejar los
objetivos de su rama, y estar al tanto del tipo de conductas que contienen.
Para esto hay que recordar que un objetivo educativo puede contener tres tipos de conducta:
• El aprendizaje de un contenido (saber).
Por ejemplo:

AREA CORPORALIDAD. (15-17 años)


"Comprende las diferencias físicas y psicológicas en del desarrollo del hombre y de la mujer."

• El logro de una actitud (saber ser)


Por ejemplo:
AREA CORPORALIDAD. (15-17 años)
"Acepta su imagen corporal"

• La motivación, de una acción (saber hacer)


AREA CORPORALIDAD. (15-17 años)
"Asume tareas permanentes en la mantención del orden limpieza de su hogar"
Estos objetivos son presentados en la Cartilla de los jóvenes, para cada una de las etapas del Plan de
Adelanto. Entonces el dirigente debe comparar la conducta actual de los jóvenes, con la conducta indicada
en los objetivos educativos. Esto sólo se puede lograr si el adulto se encuentra en sintonía con los jóvenes,
cerca a ellos. Esta proximidad solo es posible con una dedicación muy personalizada. Por tal razón se
sugiere que cada dirigente de Clan tenga a su cargo la evaluación de no más de seis rovers.
Sin embargo es necesario que el equipo de dirigentes se reúna en algún momento para compartir sus
apreciaciones sobre el desarrollo de los muchachos, así como para evaluar el logro de los objetivos,
decidiendo el momento en el cual se ha culminado con una etapa del Plan de Adelanto.
Estas reuniones deben realizarse al culminar un Ciclo de Programa (4 meses o un poco más), período en el
cual se realizan las Actividades Educativas destinadas a generar en los jóvenes las experiencias que los
lleven a lograr los objetivos. Se debe entender que las modificaciones de las conductas no son instantáneas,
sino que requieren de todo un proceso que se da en períodos largos de tiempo. Analizaremos estos
elementos coro mayor detalle más adelante.

CAPÍTULO X
LAS ACTIVIDADES EDUCATIVAS
“Es bueno en, todo tiempo que se reúnan los Rovers para desarrollar actividades;…”

El conjunto de actividades que los jóvenes desarrollan contribuyen a alcanzar los objetivos educativos.
Para que todos los objetivos antes descritos sean alcanzados por los jóvenes, es necesario que ellos
desarrollen actividades. De esta forma, cada uno de ellos tendrá la posibilidad de tener las experiencias
personales que progresivamente, paso a paso, los irán llevando a lograr las conductas expresadas en estos
objetivos.
Muchas de estas actividades se llevarán a cabo dentro de la vida de grupo en el Clan. Las actividades en el
Movimiento Scout constituyen un medio; una herramienta destinada a facilitar un proceso de crecimiento y
formación, un proceso educativo.
Es bueno aclarar algo. Cuando proponemos hacer actividades para cumplir objetivos no queremos decir que
a cada objetivo corresponda una actividad o viceversa. Las actividades permiten el cumplimiento de esos
objetivos de una, manera indirecta y progresiva.
Es indirecta por las actividades que realizamos con el Clan están diseñadas para que los jóvenes que,
participan en ellas tengan experiencias personales que les permitan acercarse a cumplir los objetivos
propuestos. Son esas experiencias, que son propias de cada ser humano y que no son manipulables por
ningún agente externo, las que producen el cambio o refuerzo educativo que buscamos. Así entonces, lo que
educa es la experiencia. Por lo tanto las actividades promueven estas experiencias, y educan a través de
ellas, del como las personas las viven, y no por que ellas hayan sido bien planificadas y organizadas con
toda precisión.
En consecuencia una actividad bien planificada y ejecutada correctamente tendrá más posibilidades de
generar las experiencias que buscamos, pero nunca aseguraran por si solas este hecho.
Del mismo modo podemos decir que las actividades actúan de manera progresiva, porque no existe una
relación directa entre una actividad y un objetivo, ya que la actividad lo único que hace es entregar a las
personas una oportunidad de acercarse a la meta propuesta. La vivencia sucesiva de las experiencias
permitirá el logro del objetivo deseado.
De lo anterior es posible desprender dos consecuencias. La primera de ellas es que pese a que cada
actividad del Clan es desarrollada por todos sus integrantes, no todos ellos se acercarán de la misma
manera y con la misma velocidad al cumplimiento de los objetivos propuestos en la actividad realizada. Esto
implica, como lo dijimos cuando mencionamos el papel del Dirigente de Clan, que los dirigentes deben
preocuparse por la progresión de cada uno de ellos en forma personal e individual.
La segunda consecuencia es que no sólo las actividades que el joven desarrolla con el Clan contribuyen al
crecimiento personal, que los objetivos educativos proponen, sino también las actividades que ellos
desarrollan "fuera" del Movimiento. Como decíamos anteriormente, esta situación se produce porque los
Objetivos Educativos abarcan el desarrollo total de un joven, y por lo tanto, consideran para su logro la
totalidad de su vida.
Tener esto último en cuenta es importante para el momento en que debamos referirnos a la evaluación de
objetivos y actividades.
Hecha estas aclaraciones, podemos entrar al detalle de las características y tipos de actividades que se
desarrollan en un Clan. En adelante nos referiremos al aprender haciendo; a lo desafiante, útil,
recompensarte y atractivas que deben ser las actividades; y a la naturaleza como ambiente privilegiado para
su desarrollo, como las características principales. Mas tarde, abordaremos la diferencia entre actividades
fijas y variables, y entre actividades internas y externas para el Clan.
El camino más seguro (y atractivo); aprender haciendo....
La primera característica de las actividades en el Movimiento Scout es que son eminentemente prácticas. A
esto se refieren quienes te han dicho que aprender haciendo es parte importante del método que utilízanos
para educar en el Movimiento.
No existe mejor forma de aprender a cocinar que preparando una comida, o de construir una balsa que
armándola, o de entender el valor de la reflexión personal que estando solo en medio del largo camino de
una caminata. En el Movimiento Scout todos aprendernos haciendo cosas.
En el Clan, aprender haciendo implica varias cosas, pero vamos a incidir en dos. Al igual que en el resto de
las unidades del Movimiento implica que los jóvenes son los protagonistas de todas las actividades, por lo
tanto son los protagonistas de su crecimiento personal, y se hacen responsables de su educación,
contribuyendo activamente con ella, determinando los contenidos de la actividad, y ejecutando sus propias
ideas, con el asesoramiento de los Dirigentes. Cuando describamos el Ciclo de Programa podrás darte
cuenta de esto.
No obstante lo anterior, se requiere que para ti esté absolutamente claro que tu papel como dirigente no es el
de un "instructor" de jóvenes, ni mucho menos de un "insertador" de conocimientos en sus mentes, sino el de
un, FACILITADOR y compañero de su aprendizaje, es decir un hermano mayor.
Aprendizaje a través del servicio...
En esta edad los jóvenes requieren experimentar con mayor intensidad la importancia de la solidaridad y su
papel dentro de la comunidad a la que pronto se integrarán como adultos. En la vida en el Clan, al igual que
el resto de unidades, se propicia que los jóvenes asuman una actitud solidaria, realicen aficiones concretas
de servicio y se integren progresivamente en el desarrollo de sus comunidades.
Junto con resolver un problema o aliviar un dolor, el servicio es una forma de explorar la realidad, más
compleja que el juego pero no ajena a él, pues tiende a encerrar una fuerza renovadora y re-creativa muy
grande. El servicio también permite conocerse a sí mismo, descubrir otras dimensiones culturales, aprender
a respetar a los otros, experimentar la aceptación y el reconocimiento del medio social, de construir la auto
imagen y de estimular la iniciativa por cambiar y mejorar la vida en común. Esto no implica que el joven deje
de utilizar el juego como espacio para experimentar, aventurar, imaginar, soñar, proyectar, construir, crear y
recrear la realidad; pero ahora descubrirá como las habilidades aprendidas se convierten en herramientas
para transformar el mundo.

Requisitos de las actividades educativas: DURAS


Las actividades en el Clan deben ser Desafiantes, útiles, Recompensante y Atractivas:

Que sean desafiantes significa que deben estimular a los jóvenes a superarse, al mismo tiempo que deben
estar alcance de sus posibilidades y nivel de madurez.
Que sean útiles significa que deben lograr aprendizajes efectivos, por medio de experiencias que los
favorezcan. No basta con que las actividades del Clan tengan mucha acción o sean muy entretenidas, sino
que también deben apuntar al perfeccionamiento de los jóvenes.
Que sean recompensante significa que deben producir en los rovers la percepción de haber logrado algo al
realizarla, desde el haber vivido simplemente un momento agradables hasta la satisfacción de un anhelo.
Y finalmente, que sean actividades atractivas significa que cada actividad debe despertar en los jóvenes su
interés y deseo por realizarla.
Conocer estas cuatro propiedades, que pueden resumirse en la sigla DURA, te ayudará a colaborar con tus
rovers en la creación de un programa para el Clan con el cual colaboras, mediante la pregunta: ¿Son
DURAS las actividades que hacernos con el Clan?
El roverismo es una alegre hermandad de vicia al aire libre
La vida al aire libre nos entrega un conjunto de experiencias imposibles de sustituir, en las que cada rover se
enfrenta a desafíos que se deben superar y ante los que debe poner en juego todas sus capacidades tanto
físicas como intelectuales. Además, existe algo especial en la vida en naturaleza que es difícil de explicar
verbalmente, pero cuyos resultados son fácilmente observables en los vínculos de amistad y compañerismo
que se crean entre los integrantes de los Clanes.
Quizá esto pasa por la experiencia de descubrir un mundo nuevo en conjunto, de aprender cada vez nuevas
cosas que están muy lejos del alcance de quienes viven en las grandes ciudades; o por la experiencias de
pasar una silenciosa noche bajo las estrellas, escuchar el discurrir de las aguas de un río, o el viento contra
los árboles de un bosque. Nadie es capaz de describir la experiencia o los sentimientos de un andinista
cuando alcanza la cumbre, o de un navegante cuando desciende de un río, pero esa mezcla de adrenalina,
de satisfacción por las cosas bien hechas y de encuentro con uno mismo es probablemente la que produce
ese momento de paz y silencio anterior que invita a la reflexión y al crecimiento personal. Es el
redescubrimiento de los ritmos naturales.
Te aseguramos que no pasará mucho tiempo antes que descubras por ti mismo el impacto que la naturaleza
tiene en los jóvenes de tu Clan.
Las tres características anteriores: el aprender haciendo, la vida en naturaleza y la "dureza" de las
actividades, son criterios generales para tener siempre presentes en las actividades del Clan. Mientras más
reales sean en el día a día del Trabajo de la Unidad, de mayor calidad será el programa que tú y la
coordinación con que trabajas desarrollan.
Teniendo lo anterior presente, veamos ahora qué es lo que concretamente hace un Clan de Rovers.

Las actividades fijas:


En primer lugar, un Clan hace aquellas actividades que se repiten periódicamente durante todo Ciclo de
Programa y que son necesarias para crear el ambiente previsto por el método scout y para facilitar la
generación natural de la vida de grupo.

La reunión semanal
Aunque la reunión semanal sigue siendo parte importante de las actividades del Clan, tiene un papel mucho
más complementario y de apoyo.
Una vez por semana el Clan se reúne por espacio de dos a cuatro horas. Normalmente esta reunión
empieza con un "saludo" entre los miembros del Clan (izar bandera, hacer una oración o invocación). En
ocasiones este momento se comparte con las otras unidades del Grupo. Además de esto, se realizan las
actividades previstas en la planificación de la unidad, se atienden los asuntos administrativos, se dedican
algunos minutos a evaluar y analizar el avance de los jóvenes en el logro los objetivos educativos, mediante
las cartillas, se evalúan las actividades realizadas, y se producen las reuniones formales de los órganos de
gobierno del Clan.

Los campamentos y las caminatas


Junto con las reuniones semanales, el Clan realiza periódicamente campamentos y caminatas o raids, así
como paseos o salidas al aire libre.
Los campamentos del Clan constituyen una actividad frecuente. Un Clan suele acampar al menos cuatro
veces al año, durante un total de veinte a veinticinco días. La duración de cada campamento o caminata
varía mucho, pero por lo menos una vez durante el año se debe organizar una salida de seis o siete días a lo
menos.
Una actividad que realizan también en las otras unidades, pero que adquiere un significado especial en esta
unidad, lo constituye la Caminata o Raid. Durante varios días los rovers recorren decenas de kilómetros, a
través del campo, atravesando playas junto al mar, ríos, sembríos, bosques, desiertos, buscando la ansiada
meta. En ninguna actividad como esta se pone más a prueba la capacidad de los jóvenes, incentivándolos
ha hacerse responsables de si mismos, a compartir con su grupo el cansancio, y la alegría de la meta
alcanzada.
Junto con las reuniones semanales, el Clan realiza periódicamente campamentos y caminatas o raids, así
como paseos o salidas al aire libre.
Los campamentos del Clan constituyen una actividad frecuente. Un Clan suele acampar al menos cuatro
veces al año, durante un total de veinte a veinticinco días. La duración de cada campamento o caminata
varía mucho, pero por lo menos una vez durante el año se debe organizar una salida de seis o siete días, a
lo menos.
Una actividad que realizan también en las otras unidades, pero que adquiere un significado especial en esta
unidad, lo constituye la Caminata o Raid. Durante varios días los rovers recorren decenas de kilómetros, a
través del atravesando playas junto al mar, ríos, sembríos, bosques, desiertos, buscando la ansiada meta.
En ninguna actividad como esta se pone más a prueba la capacidad de los jóvenes, incentivándolos ha
hacerse responsables de si mismos, a compartir con su grupo el cansancio, y la alegría tic la meta
alcanzada.
Los rovers de caminata cargan todo su equipo, llevan también en ocasiones su propio alimento. Las carpas
pequeñas y bipersonales son las más utilizados y son de fácil transporte. De igual manera las actividades
tienden a ser más exigentes y retan constantemente la capacidad física de los jóvenes, sin por esto ir contra
las normas de seguridad que garanticen la integridad y salud de los rovers.
Los paseos también son imperantes, pero constituyen más actividades recreativas o de "exploración", en
donde se inicia la vida al aire libre de la mayoría de rovers. Su duración y frecuencia dependen de interés del
Clan.
Los juegos y las técnicas de animación grupal
Contra lo que comúnmente se piensa el juego continúa siendo una actividad atractiva para los jóvenes, pero
debe significarles retos cada vez más desafiantes. Existe una amplia bibliografía en relación con los juegos,
pero las fuentes más importantes lo constituyen tanto nuestra propia inventiva, como principalmente la
creatividad de los jóvenes del Clan que diriges. Ellos siempre te propondrán hacer algo para "divertirse", es
importante encaminar esta energía hacia la creatividad.
Ten siempre a la mano un cuaderno o libro donde puedas ir escribiendo y describiendo los juegos que
haces, de manera de tener siempre una fuente desde donde crear nuevas cosas, e incluso repetir aquellos
que hayan sido muy buenos.
De otra parte las técnicas de animación no constituyen una categoría “no-juego”, sino una categoría más
amplia, en donde se aprovecha la propia dinámica y fuerza del grupo juvenil para impulsar el recorrido de los
rovers hacia sus nietas.

El canto y la danza
Los jóvenes cantan y bailan mucho, los rovers también lo hacen adaptando y creando nuevas expresiones
de estas actividades. Debemos velar porque el contenido de las canciones y danzas colaboren con el marco
simbólico de la unidad, guardando coherencia con los valores que se promueven.

La Asamblea de Clan
Aunque la Asamblea constituye un órgano de gobierno del Clan, dada que se llevan a cabo periódicamente y
por lo general toman buena parte del tiempo de una reunión del Clan, podemos considerarlas una actividad
fija. Las reuniones de la Asamblea que deciden el futuro del Clan deben realizarse por lo menos una vez al
mes. Sobre su conformación ya hemos hablado en un capítulo anterior.

La Buena Acción
El rover también realiza esta significativa actividad que identifica a los Scouts de todo el mundo. Es en
esencia el compromiso personal para realizar cada día un pequeño servicio en su comunidad más cercana,
su escuela o centro de estudios, su trabajo, su familia, o su propio círculo de amigos.

Las Actividades Variables


Junto a las actividades habituales y frecuentes, las que hemos llamado actividades fijas, a las cuales nos
hemos referido líneas arriba, existe otro conjunto de actividades cuya frecuencia es igualmente alta, pero
cuyos contenidos varían tanto como lo hace el mundo moderno, identificado con el cambio; modificando los
intereses y necesidades de los jóvenes. Por contraposición a Ias anteriores hemos llamado a estas
actividades variables, y serán el eje del Ciclo de Programa que analizaremos más adelante.
El conocimiento y protección del ambiente y la naturaleza, el desarrollo y el servicio a la comunidad, la
reflexión, las técnicas y habilidades manuales, la expresión artística en todas sus formas, la educación del
hombre y la mujer para su vida en conjunto, el amor y la vida familiar, la comprensión intercultural, la
participación democrática y los derechos humanos, entre muchas ollas, son parte de esos “contenidos” que
el Movimiento Scout desarrolla en sus actividades variables con mayor frecuencia y prioridad, lo que no
descarta de ninguna manera cualquier otro interés o campo de acción que un Rover del Clan que diriges te
proponga abarcar.
Una de las diferencias principales de las actividades fijas y las variables está en su relación con los objetivos
educativos que antes mencionamos.
Las primeras contribuyen a su logro de una manera general e inespecífica. Una ceremonia, por ejemplo, dice
en relación con muchos aspectos o áreas de la personalidad de un o una joven, y su realización no está
dirigida específicamente a la consecución de un objetivo o grupo de objetivos. Sin embargo, contribuye al
logro de los objetivos educativos, ya que este tipo de actividades ponen en juego muchos elementos del
Método Scout en conjunto y refuerza la creación del ambiente propio del Clan.
Por su parte, las actividades variables contribuyen al logro de objetivos de una manera singular y especifica.
En este caso, la actividad está dirigida al cumplimiento de un objetivo o de un grupo de ellos, tal como se
puede apreciar en las Fichas de Actividades que -como sugerencia y ejemplo- tu Asociación te ofrece.

Las actividades internas y externas


Antes de finalizar, nos gustaría mencionar una última distinción que se puede hacer en el mundo de las
actividades.
Los rovers realizan una gran cantidad de actividades tanto dentro del “mundo scout" como fuera de él. Las
primeras -que podríamos llamar internas- tienen una importancia evidente en el Clan y el juega el papel
protagónico a la hora de hablar de la evaluación. Mal que mal, de eso hemos estado hablando hasta el
momento….
Sin embargo, también existen aquellas actividades que el joven desarrolla fuera del Movimiento -que
podríamos llamar externas- las cuales tienen importancia para ti como dirigente Scout a la hora de conocer a
los jóvenes que participan en el Clan, y de evaluar el logro de sus objetivos educativos.
Todo joven es, además de Rover, un deportista, un músico, uno de los miembros de algún club, parle del
grupo de amigos, alumno de la escuela, universidad o instituto, miembro de un grupo religioso, empleado de
una empresa o centro de trabajo, integrante de una familia y muchas cosas más. Todos estos papeles que
desarrolla durante su vida no pueden estar fuera del campo de atención del dirigente.
Por el contrario, ya que la evaluación del logro de objetivos educativos consiste en evaluar el crecimiento
total de un joven, y ya que en ese crecimiento influyen tanto las actividades internas como externas, estas
últimas deben ser consideradas, ya que entregan información relevante a la hora de evaluar.
Pero atención: No se trata de que debas evaluar cada una de las actividades que el joven desarrolla fuera
del Movimiento, ni mucho menos diseñar y llevar a cabo actividades "externas" o -salvo casos muy
excepcionales- preocuparse porque desarrolla "muy pocas" o “muchas”, de estas, y asignarle tareas o
misiones especiales que las incluyan o excluyan. Las actividades que el joven desarrolla “fuera”, son parte
de su proceso de crecimiento y deben ser consideradas como se trata a otros agentes educativos a la hora
de evaluar, es decir, por los efectos que ellas producen en el joven y que podrás evaluar fácilmente en la
vida diaria del Clan.
CAPÍTULO XI
EL PLAN DE ADELANTO

"Les señalaré, pues, los diferentes pasos que el Rover tiene que dar para capacitarse a través del método organizado del Movimiento

Scout"
Un amplio abanico de opciones para llegar a la meta
Los jóvenes necesitan orientarse en el camino hacia los objetivos educativos, ir descubriendo como el
conjunto de actividades que realizan van calando en ellos produciendo cambios, al inicio imperceptibles, y
luego evidentes, que los acercarán día a día al estilo de vida contenido en el Proyecto Educativo del
Movimiento.
El Plan de Adelanto constituye el conjunto de herramientas destinadas a guiar y facilitar a los jóvenes el
camino hacia el Proyecto Educativo, incluyendo el apoyo a quienes a su vez colaborarán más cercanamente
con este proceso, los dirigentes de Clan.

Del blanco y negro al arco iris


El Plan de Adelanto no presenta un conjunto de actividades a realizar, que tuvieron el nombre de sino
objetivos, a lograr. Esto plantea una serie de ventajas.

En primer lugar, se enriquece la variedad de actividades que realizan los jóvenes, pues no existen
actividades “obligatorias” incorporando una cantidad ilimitada de opciones de actividades que pudieran
servirnos para acercarnos a los objetivos.

Esto permite que el Programa de Actividades pueda adaptarse fácilmente a cada situación particular, a cada
Clan en particular, a cada joven en particular, que como vimos, constituyen ambos realidades únicas.

Este acercamiento a las necesidades personales de cada joven posibilita un mejor cumplimiento del
propósito del Movimiento Scout, interesado en brindar una propuesta de formación integral y personalizada.
En segundo lugar, la tarea que debes cumplir como dirigente de Clan se define con mucha claridad, los
objetivos se convierten en faros que orientan tu acción y la de los jóvenes.

Pero también añade exigencia, pues requiere de ti una mayor dedicación a la tarea que has escogido, de lo
contrario te será imposible acercarte a los muchachos y evaluar su crecimiento personal.
En tercer lugar, el Plan de Adelanto no presenta contenidos, ya que estos han pasado a las actividades
educativas.

¿Qué herramientas conforman el Plan de Adelanto?


El Plan de Adelanto lo conforman varias herramientas, pero fundamentalmente los instrumentos para el
dirigente, que esta Guía de Método y Programa y las Cartillas e insignias de adelanto para los jóvenes. En
estos documentos se presenta el método de la rama, el sistema progresivo de objetivos y actividades, y el
Plan Mínimo. Adicionalmente se presentan las especialidades y los criterios para la puesta al día de los
jóvenes que ingresan en diferentes momentos de su ciclo de desarrollo (Etapa Alfa).
A fin de orientarte, liemos elaborado el siguiente cuadro en donde se ubican cada uno de estos elementos.

PLAN DE ADELANTO ROVER


Guía de Método y Programa para los Diriges les
Nombre de la
Proyecto
Etapa y de la Tiempo Insignia Ceremonias Plan Mínimo Vocación
Especial
Cartilla.
Bienvenida
Información
Acogida 1 año Manos al Persona 1 (aficionado)
genérica
Adolescencia Clan
15-17.ños Información 1 (aprendiz)
Entrega de
Integración 1 año Espiral Familia genérica 1 (aficionado)
insignia

18 Investidura Comunidad Información 1 (experto)


Compromiso Candelabro
Juventud meses Rover País genérica 1 (aprendiz)
17-21 años 18 Despedida Latinoamérica Información
Proyecto Colibrí El Mundo genérica 2 (experto)
meses del Clan

El Desarrollo de cada uno de los instrumentos para los jóvenes se desarrollan a continuación.

CAPÍTULO XII
UN PLAN MÍNIMO

“... Pero el campo de trabajo es vasto,' y la capacitación para él envuelve diferentes clases de estudios y actividades, que no solamente
son interesantes, sino también útiles para el hombre que las toma”
En los capítulos iníciales nos hemos referido al ambiente al cual invitamos a participar a los jóvenes que
llegan al Clan, esto es, al atractivo; y a la calidad de nuestra vida de grupo. Y también hacíamos referencia al
marco simbólico que rodea al Clan y que nos invita a seguir el camino hacia el proyecto personal de vida.
Querernos ahora ocuparnos de la forma en que se hace llegar a los jóvenes la información que les ayudará a
comprender el marco simbólico deja Vida en el Clan, y a disfrutar gradualmente de la vida de grupo a la cual
se los invita a sumarse.
Es indudable que esa información está llena de detalles; grandes y pequeñas que vamos aprendiendo y
guardando en nuestra memoria, no solo mientras permanezcamos en el movimiento, sino inclusive cuando
ya no estemos en él. Este marco simbólico, como ya vimos, tiene su importancia en la construcción del
sentido de pertenencia que experimentamos respecto de la Unidad, el Grupo, la Asociación y el Movimiento
en general. El conocimiento de esa información es uno de los elementos que facilitan la de los jóvenes al
Clan.

Por esa razón es conveniente organizar todo ese conjunto de detalles y plantearlos como pequeños retos o
aventuras de investigación a los rovers, desde el mismo momento en que ingresan a la unidad.
Sin embargo estas informaciones funcionan al margen y por una línea paralela a la de los objetivos
educativos previstos para estas edades. Estos dicen en relación con el crecimiento de los jóvenes en todas
las áreas de desarrollo, mientras que el plan mínimo es simplemente una herramienta que favorece la
incorporación de los rovers a la vida de grupo del Clan.

De ahí que no corresponde, ni sirve a propósito alguno, evaluar la adquisición de conocimientos sobre estas
informaciones. La idea es que ofrezcamos a los jóvenes oportunidades y motivación para que ellos se vayan
enterando de la riqueza en tradición y símbolos del Roverismo y del Movimiento Scout en general. Cualquier
intención "enciclopédica" (como incentivar la memorización de fechas, lugares o hechos históricos) no tienen
cabida a la hora de entregar o solicitar datos.

Como fruto de su investigación y búsqueda, basada en la información inicial que le entreguemos contarán
con lo que necesitan conocer sobre el Movimiento Scout, su fundador, su historia, sus símbolos, su
estructura, su uniforme, sus tradiciones y ceremonias, etc., en conformidad con el rango de edad en el que
se encuentren.
Como se puede ver, son aspectos que contribuyen a formar la identidad particular del Movimiento y por ello
no podemos dejar estas informaciones dispersas en las inmensa diversidad de actividades variables que se
proponen a los niños ni forzar su inclusión en los objetivos educativos distribuidos en las áreas que se
establecen en base a la estructura de la personalidad, tal como vimos en el Capítulo VII

Los temas del plan mínimo han sido pensados para facilitar la integración y el sentido de pertenencia
de los jóvenes respecto al Clan y al Movimiento Scout
El Plan Mínimo consta de ocho temas cuyo contenido se distribuye gradualmente en las cartitas que
corresponden a las cuatro etapas del Plan de Progresión, de acuerdo al esquema que se presenta a
continuación:

Tema Acogida Integración Compromiso Proyecto


Información
Elemental. Lectura de sus obras Sucesos especiales Análisis de los ideales del
Badén-Powell
Hechos de su importantes en su vida fundador
vida
Sucesos recientes e
Historia del Historia del Historia del
Información importantes de la Historia
Movimiento Movimiento Scout Movimiento Scout en
Genérica del Movimiento Scout
Scout Peruano el Mundo
Mundial.
historia del Sucesos recientes e
historia del Información Historia del Roverismo
Roverismo en el importantes de la Historia
Roverismo Genérica en el Mundo
Perú del Roverismo.
Estructura y
Organización El Clan en el Grupo El Clan en nuestra El Clan y las
Organización
Interna Scout Asociación Organizaciones juveniles.
del Clan
Toda la
Uniforme ----- ---- ----
información
Organización La organización
La Organización
del de la Asociación La organización
Mundial del ----
Movimiento de Scouts del Interamericana
Movimiento Scout.
Scout Perú
Saludo, señas, El libro de platino del
Tradiciones y Ceremonia de Ceremonia de Despedida
estandarte, Clan. Vida de Pablo
Ceremonias Investidura del Clan.
cueva rover. de Tarso.
El Adulto en el
Papel y funciones del Adulto
Movimiento ---- ---- ----
en el Movimiento Scout
Scout

Naturalmente, estos temas aparecen distribuidos en cada una de las cartillas como cosas interesantes para
investigar, conocer o recordar. No están presentados ni agrupados en un capitulo especial bajo un titulo que
los reúna.

¿Cómo utilizamos las informaciones del Plan Mínimo en la vida de los Rovers?
Como dirigentes debemos estar preparados para responder a las preguntas de los rovers cuando ellos
necesiten información sobre alguno particular de estos temas o cuando quieran clasificar la información,
ordenar o sistematizar una investigación.
Lo anterior no significa que el dirigente debe "conocer" toda la información, pero debe poder guiar al rover en
su búsqueda.
Otra posibilidad es la evocación de estas informaciones, personas, historias, símbolos, etc. en ocasión de
actividades fijas o variables que se relacionen de alguna manera con los temas indicados. Para ello es
posible utilizar diversos medios: representaciones hechas por los propios rovers, técnicas de animación
grupal, juegos, canciones, etc.; de tal manera que los roves puedan tomar parte activa y no se vean
reducidos a simples espectadores. En ocasiones estas informaciones servirán para confeccionar simples
juegos de preguntas o respuestas, o una jornada de cacería de información, los que pueda ayudar a pasar
un rato agradable o complementar alguna actividad en la cual corresponda incluir tal tipo de juego.

Finalmente las ceremonias nos dan la oportunidad para hacer presentes muchas de las informaciones que
los jóvenes encuentran en sus cartillas.
Una propuesta de enunciado de tenias en cada cartilla.

Tema Acogida Integración Compromiso Proyecto


Recordando a un Un mensaje a los
viejo amigo. jóvenes: B-P y los inicios del En busca de
Baden-Powell
El joven Bailen- Roverismo hacia el Movimiento Scout. Bailen-Powell.
Powell. éxito.
Historia del El Perú recibe al
Aquel primer Los primeros Los grandes
Movimiento Movimiento
campamento. grandes encuentros. eventos mundiales.
Scout Scout.
Los jóvenes en el
Historia del Aparecen los Un largo camino Rovers en todo el
Movimiento Scout
Roverismo trotamundos. hasta hoy. mundo
actual.
Estructura y Una Manada,
Nuestra pequeña Muchos amigos en Las organizaciones
Organización Una Tropa y un
sociedad muchos lugares Juveniles.
del Clan Clan.
Uniforme Ropa para caminar. ---- ---- ----
Organización del
La Asociación de La organización
Movimiento La OHMS. ----
Scouts del Perú Interamericana
Scout
Saludo, señas, El libro de platino Ceremonia de
Tradiciones y Ceremonia de
estandarte, cueva del Clan. Vida de Despedida del
Ceremonias Investidura
rover. Pablo de Tarso. Clan.
El Adulto en el Papel y funciones
Movimiento ---- ---- ---- del Adulto en el
Scout Movimiento Scout

CAPÍTULO XIII
LAS ESPECIALIDADES

“Un individuo con aficiones es muy probable que jamás tenga el tiempo desocupado o que sienta que la vida no tiene algo que poder

gozar"
En la búsqueda y consolidación de la vocación
Las especialidades tienen un carácter complementario a los objetivos educativos que el joven poco a poco
irá alcanzando durante su proceso de formación. Son por lo tanto retos paralelos y voluntarios, que tienen
como propósito estimular el desarrollo de aptitudes innatas, mejorar la autoestima, y fundamentalmente a
esta edad, afirmar una vocación profesional.
Estos fines, en su conjunto, tienen una importancia singular en la Rama Rover, pues el adolescente o joven
se encuentra en una etapa crucial de afirmación de su vocación profesional o laboral. Por lo tanto se debe ir
más del desarrollo de una simple afición para pasar al inicio del desarrollo de una verdadera disciplina. Por
eso en la Rama Rover las toman el nombre de "Vocaciones".
Las vocaciones buscan motivar a los jóvenes a iniciar un proceso de constante aprendizaje de una disciplina
entendiéndose como cuerpo teórico y práctico, que se debe estudiar (es decir tienen fundamentos que deben
ser aprendidos), y dominar en la práctica, es decir, hacer cosas. Por lo tanto una "Vocación" es una senda de
desarrollo para adquirir ciertas aptitudes y competencias.

Aficionado, Aprendiz, Experto


Sin embargo, a pesar de que para dominar una especialidad o vocación, se necesita estudio, constancia y
esfuerzo personal, siempre se comienza de manera sencilla, estimulando una aptitud innata.
A fin de no renunciar a la posibilidad de permitir la experimentación de varias posibilidades, lo que permitirá
explorar posibles aficiones y alentar el talento innato, el sistema de especialidades en los rovers ha previsto
tres niveles de avance.
En primer lugar tenemos el nivel de aficionado, en el cual el rover muestra un interés en un área de las
ciencias, la técnica, el arte, los deportes, el servicio o la vida en naturaleza; interés que se expresa en
habilidades y conocimientos generales, pero que tienden hacia una mayor profundización o desarrollo.
El segundo nivel se denomina aprendiz, aquí se observa una evolución en el desarrollo de la especialidad,
ocurriendo una transformación del interés en aprendizaje riguroso de una disciplina.
Por último tenemos el nivel denominado experto, en donde el rover ya ha asumido un compromiso constante
con el aprendizaje sistemático de una disciplina, lo cual se expresa fundamentalmente mediante actividades
prácticas, tales como la investigación, los estudios superiores, la difusión de sus propias obras, la
competencia deportiva estable y organizada, el desarrollo de proyectos, etc.
Esta escala permite ir promoviendo el desarrollo progresivo de una habilidad o especialidad, de tal manera
que el rover pueda ir orientando su propia vocación profesional o laboral.

Muchas aficionados, pocos expertos.


Se ha diseñado el sistema de especialidades de tal manera que se puedan desarrollar varias aficiones.
Como dirigente debes orientar al rover a fin de que escoja realizar un limitado número de aficiones, de tal
manera que pueda dedicarse a ellas el tiempo suficiente. Recuerda que se debe promover la profundización
posterior de las habilidades adquiridas.
El rover elige libremente que especialidad va a empezar a desarrollar. La evaluación de los avances en la
especialidad no deben ser realizados exclusivamente por el dirigente de Clan, este debe asesorarse por
alguna persona que sea experta en la materia elegida por el rover a fin de poder realizar una evaluación
objetiva.
Durante la primera etapa (acogida), los rovers podrán obtener solo una insignia de especialidad del nivel
aficionado. Esto no quiere decir que no intente varias posibles alternativas, sino que solo debe permitirse
llevar las insignias por una de ellas, en la cual el rover ha encontrado una ruta que desea seguir.
En la segunda etapa el rover puede continuar con la afición escogida en la etapa anterior, o empezar si
decidió no emprender nada en la primera etapa. También puede cambiar de especialidad, si así lo considera.
La evaluación del cambio debe realizarse con la asesoría cercana del dirigente de Clan. También solo se le
permite usar una insignia de especialidad, sea esta de Misionado o de aprendiz.
Por eso hemos dicho con anterioridad que para la selección de las actividades (y adelantemos que para su
organización, ejecución y evaluación), es necesario motivar el involucramiento entusiasta de los jóvenes en
todo el proceso del desarrollo de las actividades. Esto nos asegurará que nuestras actividades sintonicen
con los gustos e intereses de los Rovers de nuestro Clan.
Para poder facilitar este proceso, es posible utilizar una serie de: juegos o técnicas grupales, las cuales
permitan recoger el conjunto de ideas de todos los miembros del Clan, así como asegurar la posterior
sistematización de la información obtenida. En esta tarea juega un papel muy importante la junta de Clan,
como mecanismo canalizados de las opiniones de los Rovers durante la selección de las actividades.
Los rovers, especialmente los que se encuentran en el último rango de edad, tienen ya la posibilidad de
enlazar las actividades con los objetivos educativos. Es por esto que los Dirigentes del Clan tendrán un
papel de facilitador del proceso, velando porque las actividades escogidas sean las más convenientes, tanto
para el Clan en su conjunto, como para cada Rover en particular.
Lo anterior no significa que los dirigentes pierdan toda iniciativa. La coordinación podrá proponer nuevas
actividades, las cuales también ingresarán a la evaluación del Clan para su aprobación. Las fichas de
actividades, que contienen ejemplos de actividades educativas, son excelentes herramientas que pueden;
servir para apoyar esta labor de selección, facilitando la tarea.
Además, debemos tener siempre en cuenta que las actividades por si no aseguran el cumplimiento de los
objetivos, por lo que debemos siempre alerta para observar a los rovers y su avance.
Una vez culminado el proceso de selección, liderado por los rovers y guiado por los dirigentes, se pasa a otra
fase, la organización de las actividades.

Las actividades educativas no la organizan los adultos para los rovers; las organizan los rovers, con
el apoyo de los adultos.
Una vez escogidas las actividades a realizaren el Ciclo de Programa, de acuerdo con los criterios ya
señalados es necesario elaborar un Plan de Acción para los dirigentes y los rovers. Este plan es una
herramienta práctica, una especie de mapa para recorrer el camino desde la situación actual a la situación
deseada. Es la definición correcta (por escrito) de los se quiere hacer (objetivos y metas) y de la manera de
hacerlo (estrategia).
Un plan de acción ayudará entre otras cosas a obtener el máximo de resultados con un mínimo de esfuerzo
y a desarrollar acciones coherentes, orientadas hacia la dirección escogida.
Incluso ese mismo Plan de Acción se convertirá más tarde en una importantísima herramienta de evaluación
que podrá ayudara a mejorar los métodos utilizados.
Como en toda planificación, hay que conocer bien a las personas con las que se trabajará, sus cualidades y
limitaciones; tomar el tiempo necesario, a la vez que considerar las opiniones de todos los involucrados y
formar equipo con ellos.
Cada actividad debe estar pensada, planificada y programada en función del grupo específico de los jóvenes
que forman la Unidad, tomando en cuenta el nivel de progresión individual y comunitaria que vive en cada
minuto del Clan.
Para darle a la actividad un carácter educativo, es necesario organizarla pensando siempre en los objetivos
definidos y sabiendo de qué manera esa organización ayudará a lograrlos. Si la organización da como
resultado la "burocratización" del proceso, tendrás serios problemas y te alejarás de los objetivos. El
equilibrio evitará que la organización "devore" a la actividad, es decir, que te pases casi todo el tiempo
"organizando" y muy poco tiempo en la acción.
Dentro de la organización es necesario definir muy bien la duración de las actividades, la forma más
adecuada de motivar a los jóvenes para que participen en ella, el material necesario y las tareas previas y
posteriores que los jóvenes pueden asumir en su desarrollo.
Cada joven debe desempeñar un papel en la organización, pero siempre en función de sus capacidades.
Para esto los rovers, se dividen el trabajo, pudiendo de ser el caso, formar equipos para tareas específicas.
Como dirigente puedes orientar la elección, pero sobre todo ayudarás a que cada uno cumpla con la
responsabilidad que asumió.
Al ser responsable de una tarea precisa, el joven aprende también a responsabilizarse poco a poco de sí
mismo. Los diferentes papeles que pueden desempeñar los ayudarán a explorar sus posibilidades.
Al mismo tiempo, es necesario motivar al joven, demostrar al muchacho que tiene miedo al fracaso y a la
crítica que es capaz de lograr lo que se propone.
Y hay que estar muy atento al que no se atreve a pedir ayuda. Estas mismas consideraciones serán validas
para el desarrollo de la actividad.
Ya en la tercera etapa el rover debe estar en capacidad de alcanzar el grado de experto en una especialidad,
y poder empezar el camino con otra, en la cual puede llegar al nivel de aficionado. Por lo tanto, si así lo
desea, puede upar dos insignias, siendo una ellas necesariamente de aprendiz o aficionado.
En la cuarta y última etapa, el rover puede lucir hasta dos insignias de nivel experto. Este sistema evita que
los rovers luzcan infinidad de insignias, perdiendo estas su importancia simbólica, y a la vez motivar por la
elección de una o dos disciplinas que se van a desarrollara profundidad.
La asociación pone al alcance de los dirigentes un listado enunciativo de especialidades rover, es decir, no
una lista cerrada, por lo tanto el rover tiene también la posibilidad de elegir su camino, escogiendo temas
nuevos, como es natural en una época como la actual, de constantes cambios, especialmente en la ciencia y
tecnología.

El sistema de especialidades se organiza por áreas de conocimiento o de tipos de actividad


Las especialidades se agrupan en conjuntos cada uno de los cuales se refiere a un campo del conocimiento
o de la actividad humana. Estos son:
• Ciencia y Tecnología
• Arle, Expresión y Cultura
• Deportes
• Servicio a los demás
• Vida en Naturaleza

CAPÍTULO XIV
LAS CARTILLAS E INSIGNIAS

(Capítulo cuyo desarrollo está pendiente en tanto se defina el contenido de las Cartillas para Rovers)
CAPÍTULO XV
CICLO DE PROGRAMA

La planificación de las actividades: una clave para el éxito del programa


En los capítulos precedentes hemos presentado y analizado cada uno de los elementos que contribuyen a
desarrollar el programa de la Rama Rover: la vida de grupo, el marco simbólico, las actividades y los
objetivos educativos, el programa de especialidades, y mucho más.
Pero no basta sólo con conocer estos elementos; también es necesario ponerlos en práctica como un todo
integrado y de manera organizada. Esta lógica de planificación, sumada al hecho de que la relación entre
objetivos y actividades es progresiva y que sólo después de un tiempo podemos determinar si las actividades
realizadas han contribuido al logro de los objetivos, hace que sea necesario definir periodos bien delimitados
dentro de los cuales diseñar, organizar, ejecutar y evaluar tanto las actividades como el crecimiento personal
de los jóvenes a través de su participación en ellas. Este período es lo que llamamos ciclo de programa.
En la edad de los rovers es posible iniciar un proceso de planificación de largo plazo, encaminado a la
construcción de un Proyecto Personal de Vida. Por tal motivo los objetivos educativos contienen conductas
que no pueden lograrse en plazos cortos y requieren por parle de los dirigentes una atenta observación para
poder evaluar su logro. Por tal fin el ciclo de programa no debería ser menor a los cuatro meses.
El equipo de dirigentes del Clan será quien adaptará este período a la propia identidad del Clan. Los adultos
son quienes mejor conocen a los rovers, por lo tanto contarán con la información fundamental para tomar
una buena decisión.

CAPÍTULO XVI
SELECCIÓN Y ORGANIZACIÓN DE ACTIVIDADES

"La autoeducación es necesaria"

En la selección y organización
de las actividades los rovers
son los actores centrales
En el Clan el papel central de los jóvenes alcanza su punto más alto, el adulto toma un lugar cada vez más
de apoyo, de presencia estimulante. Por tal fin los rovers tienen mayor responsabilidad en su propio
desarrollo, y mayor responsabilidad en la guía de la vida del Clan.

Baden-Powell resumió este deseo en la frase "remar su propia canoa", de igual manera los rovers deben
remar su propio Clan, y esto empieza en la selección y organización de las actividades.

Si bien no tenemos la posibilidad de manipular ni de intervenir las experiencias personales que los jóvenes
viven con las actividades, podemos asegurarnos de que las actividades sean desafiantes, útiles,
recompensantes y atractivas, para que produzcan las experiencias distintas y profundas.

La selección de las actividades


Las actividades escogidas para cada Ciclo de Programa deben responder a las necesidades del Clan, tanto
del grupo como un todo, como de cada joven en particular.