Sie sind auf Seite 1von 11

RADICACIÓN: ACCIÒN DE TUTELA 2016-0067

ACCIONANTE: EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO


ACCIONADO: ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
DECISIÓN: FALLO

REPUBLICA DE COLOMBIA

Rama Judicial del Poder Público


Distrito Judicial de Tunja
JUZGADO PROMISCUO MUNICIPAL DE TIBANÀ

ACCIÓN DE TUTELA DE EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS


SARMIENTO CONTRA LA ALCALDIA MUNICIPAL DE TIBANA – BOYACÀ
REPRESENTADA POR EL SEÑOR ALCALDE LUIS ALEJANDRO MILLAN
DÌAZ

Rad. 2016– 00067

Tibaná, veintinueve (29) de julio de dos mil dieciséis (2016)

EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS mayores de edad identificados


con las cédulas de ciudadanía Nº 74.364.594 y No. 24.163.713 de Tibaná,
respectivamente, residentes en la vereda del Carmen del municipio de Tibaná,
presentan acción de tutela contra la ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
representada por el señor alcalde, por considerar vulnerados sus DERECHOS
FUNDAMENTALES AL DEBIDO PROCESO Y AL DEBIDO PROCESO
ADMINISTRATIVO.

ANTECEDENTES

A. HECHOS:

Los hechos que sirvieron de base para iniciar la presente acción de tutela, se
transcriben a continuación:

“PRIMERO: El dos (2) de diciembre del año 2014 fue presentada por los
señores ARISTOBULO SARMIENTO CORTES y otros, contra los accionantes,
por perturbación a la posesión del predio denominado “PASIÒN”.

SEGUNDO: El día cuatro (4) de diciembre del año 2014 mediante acto
administrativo de esa fecha, se admite la querella presentada.

TERCERO: El día 8 de enero del año 2015 fueron notificados los suscritos de
la querella anteriormente mencionada.

CUARTO: El día quince (15) de enero del año 2015 se presentó por parte de
los accionantes la contestación a la querella referida. Donde se manifestó
que los querellados aquí accionantes, han ejercido la posesión del bien
desde el momento que lo adquirieron por compraventa para el año 2012,
ejerciendo dicha posesión en la totalidad del predio la pasión, pues para la
fecha de su adquisición existían invasores en ese bien, los cuales fueron
expulsados por los accionantes manifestando con ello su señorío, además de
realizar el pago y desembargo que se tenía sobre dicha propiedad por la
extinta caja social, ratificándose con ello en su posesión.
RADICACIÓN: ACCIÒN DE TUTELA 2016-0067
ACCIONANTE: EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO
ACCIONADO: ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
DECISIÓN: FALLO

QUINTO: El día doce (12) de febrero del año 2015, se realizó audiencia para
dar trámite a la inspección ocular, conciliación, practica de pruebas y fallo.

SEXTO: La inspección de policía teniendo en cuenta el testimonio de


VIRGINIA SARMIENTO DE MANCIPE, EUCLIDES ROMERO, GABINO CORTES
HUERTAS, ELIAS MANCIPE CORTÈS y ANGELA MARÌA GARCÌA, en el
DICTAMEN PERICIAL realizado, determinó la inexistencia de la perturbación
realizada por los suscritos, resolviendo de esta manera.

SÈPTIMO: El día veinticuatro (24) de febrero del año 2015, mediante


resolución Nº 01 de 2015 la inspección de policía, decide resolver la querella
negando las pretensiones de los querellantes.

OCTAVO: Mediante resolución Nº 48 la Alcaldía (sic) Mundial de Tibaná


resolvió la efectiva perturbación del predio en mención por parte de los
accionantes, sin realizar una adecuada valoración probatoria a las pruebas
practicadas en primera instancia, con lo cual no se evidencia motivación
necesaria para resolver de esa manera.

NOVENO: después de ejecutar los correspondientes recursos en la materia


el día dos de junio del presente año el inspector de policía mediante
audiencia concedió a los querellantes la posesión exigida, realizando nueva
delimitación del predio objeto de Litis, junto con la afectación a organismos
vegetales originarios de la región y de gran importancia ambiental.”.

B. PETICIONES:

Los accionantes solicitan que se tutelen sus derechos al DEBIDO PROCESO y al


DEBIDO PROCESO ADMINISTRATIVO, dejando sin efectos la Resolución Nº 48 de
2015 proferida por la Alcaldía Municipal de Tibaná.

ACTUACIÓN PROCESAL

Por auto del dieciocho (18) de julio del 2016 se admite la Acción de Tutela y
mediante oficio Civil Nº 426 del 19 de julio de 2016, se solicita al señor Alcalde
Municipal de Tibaná Dr. LUIS ALEJANDRO MILLAN DÌAZ, que dentro del término
improrrogable de dos (2) días, contados a partir de la notificación, se pronuncie
sobre los hechos objeto de la acción y remita copia auténtica de todas las
actuaciones realizadas dentro de la querella de Amparo Administrativo por
Perturbación a la Posesión. El mismo término se concedió al Dr. RODRIGO
ALEJANDRO BOHORQUEZ MORENO Inspector de Policía del Municipio de Tibaná.

Asimismo mediante oficios Nº 428, 429, 430, 431, 432 y 433 del 19 de julio de
2016 se comunicó de la existencia de la acción de tutela a los señores VIVIANA
SARMIENTO CORTÈS, CECILIA DE LAS MERCEDES SARMIENTO DE SARMIENTO,
VIRGINIA SARMIENTO DE MANCIPE, ABDÒN SARMIENTO PÈREZ, ARSITÒBULO
SARMIENTO CORTÈS y OLGA SARMIENTO PÈREZ, quienes fueron parte en la
querella administrativa de perturbación a la posesión y podrían verse afectados
con el fallo de la presente tutela.

RESPUESTA DE LA ALCALDIA DE TIBANÀ


RADICACIÓN: ACCIÒN DE TUTELA 2016-0067
ACCIONANTE: EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO
ACCIONADO: ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
DECISIÓN: FALLO

La entidad accionada a través de su representante legal da respuesta dentro


del término señalando lo siguiente:
Al hecho primero, segundo, tercero, quinto sexto y séptimo aduce que son
ciertos; respecto del hecho cuarto dice que es verdad en cuanto se indica que
el 15 de enero de 2015 se contestó la querella, pero frente a las demás
afirmaciones hechas en este hecho no puede afirmar o negar por tratarse de
apreciaciones que en nada le competen a la Alcaldía. Frente al hecho octavo
manifiesta que es cierto respecto de la expedición de la resolución Nº 48 de
2015, pero no lo es en lo referente a que en la resolución no se haya realizado
una adecuada valoración probatoria de las pruebas practicadas dentro del
proceso policivo, e igualmente tampoco es verdad que no se haya hecho la
motivación necesaria, pues solo basta con la lectura de la citada resolución
para darnos cuenta que en efecto hubo un soporte probatorio en la decisión,
como lo son los interrogatorios de parte que incluso se transcribieron entre
comillas algunos aspectos, igual que de los testimonios relevantes para la
decisión tomada. Al noveno hecho expresa que en relación con la diligencia
efectuada por la inspección de policía el dos de junio del presente año puede
decirse que es verdad de acuerdo con los documentos anexos a la tutela, pero
respecto de las demás afirmaciones no puede pronunciarse por no ser
conocedor de las mismas.

Con relación a las peticiones realizadas por los accionantes, dice que se opone
a todas y cada una de éstas ya que con la expedición de la Resolución Nº 48
del 9 de marzo de 2015 no se vulneró el debido proceso y debido proceso
administrativo, puesto que sin lugar a duda ésta se sustentó en la misma
contestación de la querella, que igualmente se tuvo en cuenta el interrogatorio
de parte rendido por el señor Euclides Romero, y la escritura pública Nº 1089
del 15 de noviembre de 2012 de la Notaria Primera de Ramiriquí donde los aquí
accionantes adquirieron unos derechos de gananciales y de posesión; dice que
para modificar parcialmente la decisión de primera instancia proferida por la
Inspección de Policía, también se tuvieron en cuenta los testimonios de los
señores Campo Elías Mancipe, Ángela María García Gabino Cortés y la prueba
pericial rendida en el proceso, lo cual contradice lo dicho por los accionantes.

Asimismo señala que la oposición a la acción de tutela se funda también en


que no se vulneró el debido proceso al resolverse el recurso de apelación, bajo
el entendido que una vez llega el recurso al despacho del Alcalde se procede a
dársele trámite profiriendo la Resolución Nº 48 del 9 de marzo de 2015,
surtiéndose los trámites siguientes como son el de la notificación y devolución
al despacho de origen para surtirse las demás etapas procesales establecidas
en la Ordenanza 049 de 2002.

Añade que la Alcaldía de Tibaná al expedir la resolución efectuó un análisis de


fondo soportado en la normatividad que regla las acciones civiles de policía.

RESPUESTA DE LA INSPECTORA DE POLICIA

La Inspectora de Policía del Municipio de Tibaná a su respuesta adjunta copia


auténtica de todas las actuaciones que conforman el expediente civil de
policía por Amparo Administrativo por Perturbación a la posesión con
Radicado Nº 150.14.01.01-589, y copia auténtica del expediente policivo por
Contravención Especial con radicado Nº 150.14.04-169; respecto de los
hechos primero al séptimo de la tutela manifiesta que estos son ciertos, y
frente al hecho octavo dice que es cierto, no obstante en lo que respecta a lo
manifestado sobre la valoración probatoria no le costa; asimismo frente al
hecho noveno expresa que es cierto que el día 2 de junio del presente año
RADICACIÓN: ACCIÒN DE TUTELA 2016-0067
ACCIONANTE: EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO
ACCIONADO: ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
DECISIÓN: FALLO

por parte de la Inspección de Policía, se hizo entrega de la franja del predio


“La Pasión” a los señores ARISTÒBULO SARMIENTO y OTRO pero lo demás no
le consta.

Respecto de las pretensiones expresa que no existe ninguna vulneración a


los derechos del debido proceso y debido proceso administrativo como lo
refieren los accionantes, ya que en el proceso policivo tanto en primera
como en segunda instancia se garantizó el debido proceso a las partes, el
derecho de defensa y contradicción, por lo cual no hay lugar a tutelar los
derechos mencionados por los accionantes, lo cual se puede evidenciar en la
copia de los documentos que se aportaron con la respuesta.

Aduce que en el artículo segundo de la Resolución Nº 01 del 24 de febrero de


2015 proferida por ese Despacho, se señaló que la decisión tiene carácter de
medida provisional y se mantendrá mientras el juez no decida otra cosa, tal
como lo dispone el artículo 127 de la C.N.P., por lo cual las partes quedan en
libertad de acudir a la justicia ordinaria, si así lo consideran.

Igualmente hace referencia a jurisprudencia de la Corte Constitucional en la


cual esa Corporación se ha referido a la procedencia de la acción de tutela, y
la subsidiariedad de la misma.

PRUEBAS QUE OBRAN EN EL EXPEDIENTE:

La Inspectora de Policía aporta como prueba copia auténtica de los


documentos que forma parte del expediente de la querella administrativa por
perturbación a la posesión, entre otros, copia auténtica de la Resolución Nº 01
de 2015 emitida por la inspección de policía y copia auténtica de la Resolución
Nº 48 del 9 de marzo de 2015 proferida por el señor Alcalde del municipio de
Tibaná.

PARA RESOLVER SE CONSIDERA:

La tutela es un mecanismo judicial de creación constitucional establecido en


favor de toda persona para la protección de sus derechos constitucionales
fundamentales, cuando han sido amenazados o desconocidos por las
autoridades; excepcionalmente procede en contra de los particulares en los
casos taxativamente enunciados por el legislador. De otra parte la tutela no es
procedente cuando el interesado cuenta con otro mecanismo judicial para la
defensa de sus derechos, a menos que la proponga como mecanismo
transitorio para evitar un perjuicio irremediable. La existencia de dichos medios
será apreciada en concreto, en cuanto a su eficacia, atendiendo las
circunstancias en que se encuentra el solicitante.

Dado el carácter subsidiario y residual de la acción de tutela, el afectado sólo


podrá acudir a este mecanismo en ausencia de otro medio de defensa judicial
para la protección del derecho invocado, ya que debe entenderse que esta
acción constitucional no puede entrar a sustituir los recursos o medios
ordinarios previstos por el legislador para el amparo de un derecho.

Sin embargo, la jurisprudencia constitucional también ha sostenido que esta


regla tiene dos excepciones que se presentan cuando la acción de tutela es (i)
interpuesta como mecanismo transitorio con el fin de evitar un perjuicio
RADICACIÓN: ACCIÒN DE TUTELA 2016-0067
ACCIONANTE: EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO
ACCIONADO: ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
DECISIÓN: FALLO

irremediable1 o (ii) como mecanismo principal cuando, existiendo otro medio


de defensa judicial, éste no es idóneo ni eficaz para la defensa de derechos
fundamentales conculcados o amenazados 2. Así lo sostuvo en sentencia T-235
de 2010, al indicar:

“Para que la acción de tutela sea procedente como mecanismo principal, el


demandante debe acreditar que, o no tiene a su disposición otros medios de
defensa judicial, o teniéndolos, éstos, no resultan idóneos y eficaces para
lograr la protección de los derechos fundamentales presuntamente
conculcados. A su turno, el ejercicio del amparo constitucional como
mecanismo transitorio de defensa iusfundamental, implica que, aun existiendo
medios de protección judicial idóneos y eficaces, estos, ante la necesidad de
evitar un perjuicio irremediable, pueden ser desplazados por la acción de
tutela3. En este caso, esa comprobación, ha dicho la Corte, da lugar a que la
acción de tutela se conceda en forma transitoria, hasta tanto la jurisdicción
competente resuelve el litigio en forma definitiva.”

En el caso de estudio los accionantes señores EUCLIDES ROMERO y MARTA


ISELA CORTÈS SARMIENTO en procura de la protección inmediata de sus
derechos fundamentales al DEBIDO PROCESO y al DEBIDO PROCESO
ADMINISTRATIVO, solicitan que por vía de tutela se amparen sus derechos y
se deje sin efectos la Resolución Nº 48 del 2015 proferida por la Alcaldía
municipal de Tibaná.

El Despacho a continuación se referirá al derecho fundamental al DEBIDO


PROCESO al que hacen referencia los actores, con el fin de establecer si con la
actuación de la Alcaldía Municipal de Tibaná éste resultó vulnerado.

Con relación al DERECHO AL DEBIDO PROCESO dispone el artículo 29 de la


Constitución Política, que éste comprende:

“una serie de garantías con las cuales se busca sujetar a reglas mínimas
sustantivas y procedimentales, el desarrollo de las actuaciones adelantadas
por las autoridades en el ámbito administrativo o judicial, con el fin de
proteger los derechos e intereses de las personas vinculadas, ya que es claro
que el debido proceso constituye ‘un límite material al posible abuso de las
autoridades estatales (Sentencia T-1095 de 2005)”4.

La Corte Constitucional ha sostenido que el derecho al debido proceso es una


garantía de protección a los derechos de los administrados y el principio rector
de todas las actuaciones judiciales y administrativas, razón por la cual:

“en el momento en que el Estado pretenda comprometer o privar a alguien de


un bien jurídico no puede hacerlo sacrificando o suspendiendo el derecho
fundamental al debido proceso”5.
1
Corte Constitucional, Sentencias T-225 de 1993, T-1670 de 2000, SU-544 de 2001, T-827 y SU-1070 de 2003,
C-1225 y T-698 de 2004, entre muchas otras.
2
Corte Constitucional, Sentencias SU-544 de 2001, T-1268 de 2005, T-989 de 2008 y T-955 de 2010, entre
otras.
3
Sobre la figura del perjuicio irremediable y sus características, la Corte, en sentencia T-786 de 2008
expresó: “Dicho perjuicio se caracteriza, según la jurisprudencia, por lo siguiente: (i) por ser inminente, es
decir, que se trate de una amenaza que está por suceder prontamente; (ii) por ser grave, esto es, que el
daño o menoscabo material o moral en el haber jurídico de la persona sea de gran intensidad; (iii) porque las
medidas que se requieren para conjurar el perjuicio irremediable sean urgentes; y (iv) porque la acción de
tutela sea impostergable a fin de garantizar que sea adecuada para restablecer el orden social justo en toda
su integridad”. Así mismo, sobre las características que debe reunir el perjuicio irremediable, pueden
consultarse las Sentencias T-225 de 1993, SU-544 de 2001, T-1316 de 2001, T-983 de 2001, entre otras.

4
Corte Constitucional, Sentencia T-928 de 2010
5
Corte Constitucional, Sentencia T-1263 de 2001.
RADICACIÓN: ACCIÒN DE TUTELA 2016-0067
ACCIONANTE: EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO
ACCIONADO: ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
DECISIÓN: FALLO

Ahora, frente al DEBIDO PROCESO ADMINISTRATIVO, la jurisprudencia


constitucional ha precisado que es un derecho que tiene rango fundamental, ya
que a través de él se busca que toda actuación administrativa se someta a las
normas y a la jurisprudencia que regula la aplicación de los principios
constitucionales. Así, en la Sentencia T-1263 de 2001, esa Corporación sostuvo:

“El derecho fundamental al debido proceso se consagra constitucionalmente


como la garantía que tiene toda persona a un proceso justo y adecuado, esto
es, que en el momento en que el Estado pretenda comprometer o privar a
alguien de un bien jurídico no puede hacerlo sacrificando o suspendiendo
derechos fundamentales. El debido proceso constituye una garantía
infranqueable para todo acto en el que se pretenda –legítimamente- imponer
sanciones, cargas o castigos. Constituye un límite al abuso del poder de
sancionar y con mayor razón, se considera un principio rector de la actuación
administrativa del Estado y no sólo una obligación exigida a los juicios
criminales.”

Debe resaltarse que de acuerdo con el artículo 29, el debido proceso se


aplicará no solo a los procedimientos en sentido estricto, sino a toda clase de
actuación administrativa, poniéndose así de presente el amplio carácter de
esta disposición.

De igual manera destaca esta Juez de tutela que el derecho al debido proceso
administrativo es ante todo un derecho subjetivo, por lo que corresponde a la
persona interesada en una decisión administrativa, demandar ante las
autoridades competentes, que la misma sea adoptada conforme a la
constitución y la ley.

En el caso en concreto se está frente al ejercicio de una acción de tutela


destinada a la modificación de actos administrativos. Es importante señalar
que mediante el tramite expedito de la tutela, en principio no es viable intentar
la modificación de actos administrativos, toda vez que se presume que fueron
expedidos bajo el amparo legal, y al gozar de la presunción de legalidad de la
cual están investidos, son de obligatorio cumplimiento hasta tanto sean
suspendidos o anulados por la autoridad judicial competente, previo el trámite
correspondiente que garantice el ejercicio de los derechos de acción y
contradicción.

No obstante, si el acto administrativo constituye una verdadera vía de hecho


porque en desarrollo de los actos previos a su expedición se vulneraron
derechos fundamentales, sería procedente la protección constitucional.

La jurisprudencia ha admitido que la tutela procede, por excepción, contra las


providencias judiciales siempre que ellas constituyan una actuación de facto, la
cual tiene ocurrencia cuando carecen de fundamento objetivo y se sustentan
en el capricho o la arbitrariedad del funcionario, con incidencia en los derechos
fundamentales, y siempre que no exista otro medio al alcance del afectado
para su defensa; eventos en los que la orden judicial que pueda impartirse no
debe tocar con la cuestión litigiosa debatida en el proceso, sino que se
circunscribe al acto con el cual se produce la violación o amenaza. 6

Igualmente ha sostenido la Corte sobre el tema:

“La corte Constitucional ha entendido que la acción de tutela no procede


contra decisiones judiciales, salvo que se trate de una vía de hecho que
afecte derechos constitucionales fundamentales y siempre que se cumplan

6
Sentencias Nos. T-079 y T-173 de 1993. Reiteradas en sentencia C-037 de 1996.
RADICACIÓN: ACCIÒN DE TUTELA 2016-0067
ACCIONANTE: EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO
ACCIONADO: ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
DECISIÓN: FALLO

los restantes requisitos de procedibilidad de la citada acción. En este


sentido, la tutela sólo habrá de proceder contra una vía de hecho judicial si
no existe ningún mecanismo ordinario de defensa o, si éste existe, a
condición de que el amparo constitucional resulta necesario para evitar la
consumación de un perjuicio irremediable de carácter iusfundamental…”

(…) La vía de hecho consiste en una transgresión protuberante y grave de


la normatividad que regía el proceso dentro del cual se profirió la
providencia objeto de acción, a tal punto que, por el desconocimiento
flagrante del debido proceso o de otras garantías constitucionales, hayan
sido vulnerados materialmente - por la providencia misma - los derechos
fundamentales del accionante. (T.458/98)

“La acción de tutela es viable, entonces, para restaurar el imperio del


derecho en el caso concreto, cuando la decisión judicial es en sí misma una
arbitrariedad de tal magnitud que atropella las reglas mínimas establecidas
por el ordenamiento jurídico, en abierto desconocimiento del debido
proceso”.7

Conforme con la jurisprudencia citada, la labor del juez constitucional en lo que


se refiere a la procedencia de la acción de tutela contra decisiones de la
administración, se limita a determinar si las actuaciones que se surtieron
dentro de la querella policiva por perturbación a la posesión y la decisión,
fueron producto de una actitud arbitraria y contraria al ordenamiento jurídico,
con la cual haya afectado derechos constitucionales fundamentales y en
consecuencia debe concederse el amparo tutelar o no se reúnen los requisitos
para ello.

Los accionantes consideran que con la expedición de las Resolución Nº 48 del 9


de marzo de 2015, la Alcaldía de Tibaná al realizar una nueva delimitación del
predio objeto de Litis, vulneró sus derechos constitucionales al DEBIDO
PROCESO y al DEBIDO PROCESO ADMINISTRATIVO.

Manifiestan que “En este aspecto evidenciamos como la resolución anexada a la


presente acción, en la práctica probatoria de la sustracción lógica de éstos, no se logra
demostrar la existencia de perturbación alguna, pues la posesión del fragmento de
tierra objeto de (sic) lites en mención, es dada por los testigos a los accionantes, al
mismo tiempo que se establece que los querellantes solo van cuando hay paso por un
término no mayor de una semana, a lo cual los suscritos como lo evidencia la
resolución presentada protestan y no permiten dichas acciones recalcando su
posesión, a lo cual la inspección solo podía concluir en la inexistencia de la
perturbación alegada.”.

Igualmente de su extenso escrito en el que transcriben apartes


jurisprudenciales se extrae que fundamentan la vulneración a sus derechos
fundamentales por parte de la Alcaldía de Tibaná en que en la citada resolución
no fueron tenidos en cuenta criterios probatorios “…que nisiquiera de la
resolución (sic) muestran un verdadero análisis probatorio, dejando sin motivación su
decisión, dado que en solo dos párrafos refiere (sic) al existencia de la posesión de los
querellantes basados en escrituras de falsa tradición, concurriendo inequívocamente
en una indebida motivación.”.

Por lo anterior solicitan que se deje sin efectos la Resolución Nº 48 de 2015


proferida por la Alcaldía municipal de Tibaná, ya que consideran que con ésta
se les vulneraron sus derechos al DEBIDO PROCESO y al DEBIDO PROCESO
ADMINISTRATIVO.

7
SU-087/99
RADICACIÓN: ACCIÒN DE TUTELA 2016-0067
ACCIONANTE: EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO
ACCIONADO: ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
DECISIÓN: FALLO

Revisados los documentos allegados tenemos que:

1.- El 2 de diciembre del año 2014 los señores VIVIANA SARMIENTO


CORTÈS, CECILIA DE LAS MERCEDES SARMIENTO DE SARMIENTO,
VIRGINIA SARMIENTO DE MANCIPE, ABDÒN SARMIENTO PÈREZ,
ARISTÒBULO SARMIENTO CORTÈS y OLGA SARMIENTO PÈREZ,
presentan ante la Inspección de Policía de Tibaná querella de policía
por Perturbación a la Posesión, contra los señores EUCLIDES ROMERO y
MARTA ISELA CORTÈS. (Folio 174 a 178)

2.- El Inspector de Policía el 4 de diciembre de 2014 avoca


conocimiento y admite la querella, por reunir los requisitos
establecidos en el Reglamento de Convivencia Ciudadana para el
Departamento de Boyacá. (Folio 180).

3.- El auto anterior fue notificado a las partes mediante anotación


hecha en el estado Nº 85, fijado el 5 de diciembre de 2014. (Folio 180
vuelto).

4.- Los querellados y aquí accionantes señores EUCLIDES ROMERO y


MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO, fueron notificados personalmente el
día 8 de enero de 2015 haciéndoseles entrega de la querella
presentada (folio 181), y estando dentro del término la contestan y
proponen las excepciones de mérito de LEGITIMACIÒN EN LA CAUSA Y
TEMERIDAD Y MALA FE. (Folio 181)

5.- El 20 de enero de 2015 los querellantes dan respuesta a las


excepciones propuestas por los querellados (folios 192 a 194)

6.- Mediante auto del dos (2) de febrero de dos mil quince (2015), la
Inspectora de Policía del municipio de Tibaná dispuso de conformidad
con lo dispuesto en el artículo 131 del Decreto 1355/70, en
concordancia con lo dispuesto en el artículo 258 de la Ordenanza 049
de 2002, citar a audiencia de conciliación en la cual decretó las
pruebas solicitadas por las partes como son la inspección ocular al
predio con acompañamiento de un perito, y recepcionar los
testimonios de los señores JOSÈ SENON SARMIENTO, GABINO CORTÈS,
ALFONSO SARMIENTO SARMIENTO, MARÌA ANGELA GARCÌA y CAMPO
ELIAS MANCIPE. (Folio 196)

7.- El día 24 de febrero del años dos mil quince (2015) la Inspección de
Policía del Municipio de Tibaná, profirió la Resolución Nº 01 de 2015
mediante la cual decidió de fondo la querella resolviendo que no se
demostró que los querellados EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA
CORTÈS, hayan perturbado la posesión del inmueble denominado “LA
PASIÒN”. (Folios 208 a 222)

8.- Contra la anterior decisión el apoderado de los querellantes


interpuso recurso de apelación, el cual fue resuelto mediante
Resolución Nº 48 del 9 de marzo de dos mil dieciséis decidiendo lo
siguiente: “Artículo Primero: Modificar el artículo primero de la Resolución Nº
01 de febrero de 2015 y como consecuencia declarar que los señores Euclides
(sic) Moreno y Marta Gisela Cortés, han perturbado la posesión que ejercen
los señores Cecilia de las Mercedes Sarmiento, Virginia Sarmiento, Abdón
Sarmiento, Aristóbulo Sarmiento y Olga Sarmiento sobre una franja de terreno
en el predio “la pasión” ubicado en la vereda el Carmen del municipio de
Tibaná.”. (Folio 223)
RADICACIÓN: ACCIÒN DE TUTELA 2016-0067
ACCIONANTE: EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO
ACCIONADO: ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
DECISIÓN: FALLO

9.- La Resolución Nº 48 del 9 de marzo de 2015 fue notificada por


estado Nº 001 del 11 de marzo de 2015 (Folio 230).

De acuerdo con los documentos que obran en el expediente, encuentra esta


Juez de tutela que no existe prueba o indicio de actos discriminatorios que
conduzcan a afirmar que la accionada ALCALDIA MUNICPAL DE TIBANÀ le haya
desconocido a los demandantes en tutela sus derechos al DEBIDO PROCESO y
al DEBIDO PROCESO ADMINISTRATIVO, porque para que este derecho se vea
menoscabado se exige la presencia de una actuación de la administración
completamente arbitraria e irregular que desborde todos los límites de la
legalidad y obedezca a la mera voluntad o capricho del funcionario. Igualmente
se exige que se hayan agotado todos los recursos que el ordenamiento
procesal haya previsto para cada caso, como instrumentos de defensa para la
protección de los derechos.

Es preciso reiterar, que la acción de tutela es una acción excepcional en la


medida en que no constituye regla general protectora de los derechos
fundamentales ciudadanos, y está sujeta a precisas reglas de interpretación
restrictiva que la tornan en un mecanismo de excepción.

Una de la principal restricción de origen constitucional a la procedencia de la


acción de tutela la podemos identificar en el caso en estudio, ya que los
accionantes buscan que a través de la acción de tutela se decrete la nulidad
del acto administrativo, Resolución Nº 48 del 9 de marzo de 2015, emitida por
la Alcaldía de Tibaná, pero se reitera, no es ésta la acción procedente para
controvertirlos cuando existen otros medios de defensa judicial, toda vez que si
los actos que se consideran violatorios de derechos fundamentales, pueden
ser, como en este caso acontece, objeto de acciones de competencia de la
justicia ordinaria o de la jurisdicción contencioso administrativa.

Frente a la competencia para anular o revocar los actos o decisiones de la


administración a través de la acción de tutela, la Corte Constitucional se ha
referido en reiterada jurisprudencia, entre otras en la Sentencia T-400 de 1993
en la cual se pronunció así:

“La tutela es una orden judicial para que alguien actúe o se abstenga de
hacerlo, con el fin específico de amparar un derecho fundamental
sometido a violación o amenaza. Existe gran diferencia entre la decisión
propia de la tutela y las que corresponden a la administración respecto de
sus propios actos y a la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo en lo
que concierne a los actos de la administración. Para anular o revocar un
determinado acto es indispensable la competencia. Ninguna norma
constitucional ni legal confiere al juez de tutela competencia para anular
los actos administrativos; por el contrario, tal atribución ha sido
expresamente señalada en cabeza de la Jurisdicción Contencioso
Administrativa.

Pero, además, para anular o revocar un determinado acto es indispensable


la competencia.

Tampoco existe disposición que permita al juez de tutela ordenar a la


administración que revoque un acto suyo. Lo que le está permitido, según
la Constitución y el Decreto 2591 de 1991, es dar a la administración
determinada orden destinada, dentro de la órbita de sus competencias, a
preservar el derecho fundamental, si ha establecido que la acción u
omisión de la autoridad pública lo vulnera o amenaza. Pero esa orden no
puede ser la de revocar sus actos por cuanto ésta, como se ha expuesto,
es una competencia privativa de la administración.”.
RADICACIÓN: ACCIÒN DE TUTELA 2016-0067
ACCIONANTE: EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO
ACCIONADO: ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
DECISIÓN: FALLO

Ahora, si el fin que persigue es que se les reconozca su derecho real sobre el
inmueble objeto de controversia, tampoco es la tutela el instrumento adecuado
para buscar el amparo de sus derechos presuntamente quebrantados, pues los
accionantes deben acudir a otros instrumentos judiciales de carácter ordinario
que se consideren eficaces y oportunos para lograr su protección.

Deben tener presente los accionantes que en el proceso policivo por


perturbación a la posesión que se adelanta ante las autoridades
administrativas, lo que se discute no es el dominio o la propiedad que se tenga
sobre un bien; por medio de ésta se busca es la protección a la posesión,
obsérvese que ese fue el fundamento principal de la Resolución Nº 48 de 2015
emitida por la Alcaldía municipal de Tibaná para:

“Artículo Primero: Modificar el artículo primero de la Resolución Nº 01 de


febrero de 2015 y como consecuencia declarar que los señores Euclides
(sic) Moreno y Marta Gisela Cortés, han perturbado la posesión que
ejercen los señores Cecilia de las Mercedes Sarmiento, Virginia Sarmiento,
Abdón Sarmiento, Aristóbulo Sarmiento y Olga Sarmiento sobre una franja
de terreno en el predio “la pasión” ubicado en la vereda el Carmen del
municipio de Tibaná.

Artículo Segundo. Como consecuencia de lo anterior, amparar la posesión


que tiene los señores Cecilia de las Mercedes Sarmiento, Virginia
Sarmiento, Abdón Sarmiento, Aristóbulo Sarmiento y Olga Sarmiento sobre
una franja de terreno en el predio “la pasión” ubicado en la vereda el
Carmen del municipio de Tibaná, (…) para lo cual los señores Euclides (sic)
Moreno y Marta Gisela Cortés, deben abstenerse de incursionar o realizar
actos que impidan el libre goce de la posesión.”.

Así las cosas, encuentra el Despacho que el proceso policivo adelantado por la
Inspección de Policía del municipio de Tibaná y el adelantado por la Alcaldía del
Municipio de Tibaná en segunda instancia, se surtieron conforme a derecho,
con el agotamiento de las etapas y con el cumplimiento de las normas
aplicables al proceso policivo de perturbación a la posesión y sin vulneración
de los derechos fundamentales, y siendo que la tutela es un mecanismo
subsidiario, no se le considera idónea para el presente caso, para dejar sin
efectos o anular los actos administrativos; en consecuencia, habrá de negarse
y declararse improcedente.

En mérito de lo expuesto, EL JUZGADO PROMISCUO MUNICIPAL DE


TIBANÀ ADMINISTRANDO JUSTICIA EN NOMBRE DE LA REPÙBLICA Y
POR AUTORIDAD DE LA LEY,

R E S U E L V E:

PRIMERO: NEGAR EL AMPARO SOLICITADO POR EUCLIDES ROMERO Y


MARTA ISELA CORTÈS, por lo anotado en la motivación de este fallo.

SEGUNDO: NOTIFÍQUESE a las partes y a los interesados, en la forma


prevista en el artículo 30 del Decreto 2591 de 1991.

TERCERO: De no ser impugnada, envíese a la Corte Constitucional para su


eventual revisión.
RADICACIÓN: ACCIÒN DE TUTELA 2016-0067
ACCIONANTE: EUCLIDES ROMERO y MARTA ISELA CORTÈS SARMIENTO
ACCIONADO: ALCALDÌA MUNICIPAL DE TIBANÀ
DECISIÓN: FALLO

CÓPIESE NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE

DIANA PATRICIA ROJAS RODRIGUEZ


JUEZ