Sie sind auf Seite 1von 2

Ángel Javier #5

Prof. Dante Paz

Biblia (Secundaria3a)

11 de noviembre del 2019

Una síntesis profunda

Lo que estaremos viendo ahora es una profunda analización del libro La Gloria de Cristo capítulo
dos donde podremos comprender que este mundo está lleno de tinieblas donde solo el diablo reina y la
maldad es su esposa. También podremos ver como Cristo nos llama y más adelante su verdadera Gloria
se verá reflejada en nosotros los cristianos y serviremos de ejemplo a los incrédulos de este mundo y sin
más preámbulos comencemos.

Primero nos damos cuenta de que John Owen trata de que nos demo cuenta de que el conocimiento de
Cristo es un gran misterio y de que debemos aprender cosas como los impíos porque tanto afán por
encontrar el placer del mundo así mismo debemos ser nosotros para tratar de reflejar Su Gloria en este
mundo. El diablo está tratando de cegarnos lo más que pueda con los placeres vanos de este mundo y
trata de seducirnos con todo lo mundano a su alcance, siempre ha tratado lo mismo por mucho tiempo y
ha logrado que muchos caigan en sus trampas, pero nosotros debemos permanecer firmes para no caer
como unos corderitos al matadero. Pero una de las cosas más importantes que el autor menciona es que
solo viendo a cristo tendremos una visión clara y distinta en la verdadera Gloria de Dios.

Segundo, cosas que siempre debemos recordar es que a veces la incredulidad ciega los ojos de las
personas y con ellos su entendimiento. Owen nos dice que hay personas que dicen tener conocimiento
de Cristo, pero hay muy pocos que verdaderamente entiendan su Gloria y que son transformados a su
semejanza por culpa de la ceguera espiritual. Muchos tampoco saben que el mejor privilegio de esta
vida es el de ver Su Gloria y Su santidad manifestada en el mismísimo Cristo. Cristo es infinitamente
glorioso y los cielos declaran la misma cosa y sabemos eso por la transferencia de conocimiento que Dios
nos ha dado y por su excelente Gloria vista en la mismísima creación. Necesitamos entender que sin
Cristo no somos nada y que por culpa de las tinieblas estamos muy segados y no podemos ver por
nosotros mismos Su gloria.

En conclusión, debemos meditar en aquella gloria porque sabemos que algún día podemos ver Su Gloria
más plenamente y que debemos desear que Cristo entre en nuestros corazones para que veamos Su
magnífica gloria y su grandioso poder en nuestros corazones. Lector, siempre acuérdate debes creer que
Dios es tu salvador y que algún día tendrás Su gloria en t