Sie sind auf Seite 1von 8
JESÚS: Aproximaciones bíblicas para una teología del migrante suplemento semanal de la hora, idea original
JESÚS:
Aproximaciones bíblicas para una teología del migrante
suplemento semanal de la hora, idea original de rosauro Carmín Q.
Guatemala, 7 de septiembre de 2018

Página 2 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018

Página 2 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 2 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 2 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 2 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 2 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 2 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018

presentación

a xenofobia es un

fenómeno histórico acuciante para las

sociedades de todos

los tiempos. En una

encuesta reciente entre los católicos italianos, por ejemplo, se afirma que las dos terceras partes de los entrevistados están a favor de las políticas xenofóbicas del ministro del interior Matteo Salvini. Situación que revela sin duda las contradicciones propias de una realidad compleja. Desde la óptica de la doctrina cristiana, sin embargo, las cosas son bastante claras. Lo confirma nuestro colaborador, Doctor en Sagrada Escritura, Carlos Lara. Seguir a Jesús, indica el teólogo, es afirmar la fe en un migrante, un profeta que sufrió la exclusión y que pide también a sus seguidores, el amor a los forasteros. El mismo Papa Francisco ha hecho un llamado al mundo católico a denunciar las injusticias cometidas contra los migrantes en medio del “silencio cómplice” de muchos y ha lamentado el llanto de “miles de muertos” por falta de ayuda en el Mar Mediterráneo y otras latitudes. El Pontífice, atendiendo a la comprensión referida por nuestro biblista dice que “la tragedia humana que representa la migración forzada hoy en día es un fenómeno global. Son hermanos y hermanas que salen expulsados por la pobreza y la violencia, por el narcotráfico y el crimen organizado”. Con la aproximación bíblica, presentamos a usted las colaboraciones de José Manuel Fajardo, Vicente Vásquez, Brenda Carol Morales y Miguel Flores. Fajardo y Flores ofrecen ensayos reflexivos en torno al trabajo de los artistas e intelectuales aludidos, exponiendo el valor de su obra y el impacto dentro del entorno en el que operan. Por su parte, Morales y Vásquez, se aproximan a la realidad desde lo estético, con vistas a desentrañar aspectos relevantes de la experiencia humana. Deseamos a usted un feliz fin de semana y una lectura provechosa de nuestra edición. Hasta la próxima.

humana. Deseamos a usted un feliz fin de semana y una lectura provechosa de nuestra edición.
lectura provechosa de nuestra edición. Hasta la próxima. es una publicación de: Jesús como “Xenos” El

es una publicación de:

nuestra edición. Hasta la próxima. es una publicación de: Jesús como “Xenos” El tema de la
nuestra edición. Hasta la próxima. es una publicación de: Jesús como “Xenos” El tema de la
nuestra edición. Hasta la próxima. es una publicación de: Jesús como “Xenos” El tema de la
nuestra edición. Hasta la próxima. es una publicación de: Jesús como “Xenos” El tema de la
nuestra edición. Hasta la próxima. es una publicación de: Jesús como “Xenos” El tema de la
Jesús como “Xenos”
Jesús
como “Xenos”

El tema de la migración en general ha sido y sigue siendo un tema relevante al punto que se ha transformado en el pan nuestro de cada día, sobre todo, en los medios de comunicación, permitiéndonos una panorámica in real time con el uso de drones o realizando incursiones en vivo del drama de miles de personas en búsqueda de mejores oportunidades de vida, motivada por una infinidad de factores de toda índole aun cuando esto represente casi una misión suicida.

N o pretendo repetir datos

estadísticos, causas o

consecuencias de la

migración, especialmente en el contexto latinoamericano. Para ello, basta acceder a los motores de búsqueda de internet, escribir, por ejemplo: migración en

Carlos r. M. lara, FMM

Doctor en Teología Bíblica Pontificia Universidad Urbaniana

Latinoamérica 2018 y obtendremos una colosal cantidad de información al respecto (por ejemplo, en Google: 15 millones 200 mil resultados). Nuestro análisis pretende proporcionar ciertas luces bíblicas del modo en que el Nuevo Testamento (NT) afronta la temática del “extranjero”, “forastero”, “extraño”, “emigrante”. Este ofrece, desde luego, menos material que el Antiguo Testamento (AT) sobre la relación con los extranjeros. Tal situación es en sí misma comprensible. El AT refleja la condición de un pueblo que tiene relaciones con personas que no son parte de ese pueblo y que define inclusive en términos legales dicho estatus; el NT presupone un contexto en el que convergen una serie de grupos emergentes con una visión religiosa propia, en realidades donde son minoritarios. No olvidemos que la Escritura presenta la realidad migratoria como un elemento común en la historia de la salvación, donde el mismo Pueblo de Dios es mostrado como un pueblo peregrino en constante movimiento. Llama la atención el hecho de que el mismo Jesús se presenta como un xenos,

es decir, “extranjero” y “emigrante”. Mateo muestra la infancia de Jesús y

a la Sagrada Familia bajo una primera

y cruenta experiencia de emigración

forzosa (Mt 2,14-15). Lucas narra el nacimiento de Jesús fuera de la ciudad porque no había sitio para ellos en la posada (Lc 2,7). Sin embargo, habitó entre nosotros (Jn 1,11.14) y vivió como itinerante, recorriendo pueblos y aldeas (Lc 13,22; Mt 9,35). Ya resucitado, pero todavía extranjero y desconocido, en el camino de Emaús se apareció a dos de sus discípulos, quienes lo reconocieron solamente al partir el pan (Lc 24,35). Su actividad pública fue un continuo peregrinar alrededor de las ciudades del lago de Galilea y, sobre todo, en torno a Cafarnaún, sin olvidarnos de sus

viajes al norte, en Tiro y Sidón; al sur, hacia Galilea; al este, en la Decápolis,

y, más allá del Jordán, en Perea. Tal

experiencia, permite que Jesús ponga un acento considerable en la acogida y la fraternidad, identificándose con los más pequeños y convirtiendo al migrante en signo de acogida de su reino, al extremo que en la imagen descrita del juicio final

guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 3
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 3
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 3
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 3
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 3
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 3

guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 3

se

enfatice: fui extranjero (xenos) y me

encontrado en nadie una fe tan grande

tiene lugar gracias a la fe y la conversión

se encuentra con un extranjero que le

y

a liberarse de fronteras y divisiones.

25,38.44; xenois, 27,7). Incluso, los

acogiste (Mt 25,35). No es la fe vacía, no son los pensamientos elevados, no son

la queja, el sentimiento, sino lo realmente

(Mt 8, 5-13). Los nuevos y verdaderos hijos de Abraham vendrán de Oriente y

ayuda a encontrarse más a sí misma

atenienses estaban interesados en Pablo porque predicaba dioses “extranje-

las buenas intenciones, o las obras de caridad mediatizadas. No basta la pena,

Occidente. Queda claro que, el acceso al reino

Para Jesús no era necesario atravesar Samaría para regresar a Galilea, pero el Espíritu lo llevó a tomar el camino

ros” (Hch 17,1, xenon daimonion). Los ciudadanos de Atenas y los “extranjeros” residentes en la ciudad no se interesaban

hecho a estos hermanos sumergidos en

y

no por la simple pertenencia étnica

que conduce a Samaría. El Espíritu le

sino en decir y “oír algo nuevo” (Hch

un

estado de vulnerabilidad dramático.

(Mc 1,15), ni por el tipo de visa o

empujo a atravesar la frontera y, en

17,21).

Luego, se produce la pregunta: ¿Cuándo

alimentos a los refugiados, aquí y en el

médica para trabajadores migrantes,

procedencia; b) la mujer cananea, Jesús

tierra extranjera proclama que ni el

Aquellos a quienes fue dirigida la

te vimos extranjero (xenos) y te acogimos?

se

retira hacia la región de Tiro y Sidón

centro espiritual de los samaritanos ni

Epístola a los hebreos no debían dejarse

(Mt 25,38), cuando lo hicisteis con uno de

(Mt 15,21). En aquella región Jesús se

cananea no pretende quitar o usurpar a

el

centro espiritual de los judíos tienen

llevar por doctrinas “extrañas” (Heb

estos (extranjeros), mis hermanos más pequeños a mí me lo hicieron” (Mt 25,40). En el marco de la migración diríamos:

extranjero; agua a los migrantes que cruzan el desierto; una puerta de Iglesia abierta al extraño sin ningún lugar a

encuentra a una mujer cananea cuya hija está endemoniada (Mt 15,28). La mujer grita: ¡Ten piedad de mí, Señor, ¡Hijo de David! La mujer sólo reclama de Jesús las migajas que caen de la mesa de los amos. No quiere quitar el pan de los hijos. La

un significado permanente ante Dios. Ambos lugares son símbolos que no se pueden absolutizar o monopolizar la presencia de Dios (no existe un Dios para los emigrantes y otro para los no emigrantes). En base a estos datos, la misión de

13,9). Pedro dice a sus amigos que no se sorprendan de las pruebas que les han sobrevenido, como si fueran cosas “extrañas” (1Pr 4,12). Juan distingue entre “hermanos” y “extranjeros” (3 Jn 1,5, xenous). Pero el pasaje que da al vocablo su tono y significado

donde ir; vestimenta para el migrante

nadie sino aprovechar las sobras. Jesús

Jesús trasciende las fronteras de Israel

característicos se halla en la Carta a los

recién llegado al norte o el refugiado

se

maravilla de su fe: grande es tu fe; que

y

la acción del Espíritu lo empujará

hebreos, donde se dice que los patriarcas

reasentado en su ciudad; atención

inmigrantes, refugiados, solicitantes de

te suceda como deseas. Se deduce que, Jesús ante la cananea descubre que el sufrimiento humano no puede llevarnos

para llevar la Buena Noticia a todos los rincones del mundo. El mismo Pablo, por ejemplo, dirá: Ya no hay judío ni

fueron “extranjeros” y “peregrinos” durante toda su vida (Heb 11,13). Desde esta óptica, se desprende la concepción

asilo; visitas a prisiones a solicitantes

a

establecer una distinción entre judíos

griego, ni hombre ni mujer, ni esclavo ni

de que el cristiano al igual que Jesucristo

de

asilo e inmigrantes detenidos. Todas

y

no judíos. El sufrimiento humano es

libre porque todos sois uno en Cristo (Gal

es también un xenos, es decir, un

estas acciones son formas de practicar la

sufrimiento ya lo padezcan judíos o no

3,28; cf. Erga migrantes caritas Christi,

extranjero y peregrino en este mundo.

hospitalidad inclusiva.

judíos (emigrante o no, quien sale, entra

la Caridad de Cristo hacia los Emigrantes

Dicha noción está profundamente

Otro de los elementos del mensaje

o reside, etc).

15-17.). Desde esta óptica, nuestra

arraigada en la literatura de la iglesia

de

Jesús en relación con el trato de los

El dolor de la mujer cananea es ocasión

redención provendría curiosamente

primitiva. Tertuliano escribió: El

extranjeros es el universalismo, es decir,

para que Jesús atraviese las fronteras de la

de alguien que vivió en carne propia la

cristiano sabe que en la tierra tiene una

un

proyecto de Salvación “sin fronteras”.

fe

y de la verdad ampliando así su visión

experiencia de un refugiado (en Egipto)

peregrinación, pero también sabe que

llegada de un Reino para todos, sin

excluidos, haciendo énfasis inclusive en los paganos y en los extranjeros. Esta

La

de la actividad salvadora de Dios en el mundo; c) la samaritana, tanto Jesús

como ella son extranjeros el uno para el

de un emigrante (en Palestina y fuera de Palestina). Siguiendo con el análisis de Jesús

y

dignidad está en los cielos (Apología,

1). Nada en este mundo es importante para nosotros, excepto partir de él lo

su

característica deviene, por ejemplo, un

otro. Un judío y una samaritana que se

a

la luz del vocablo xenos, es preciso

más rápidamente posible (Apología, 41).

componente esencial en los encuentros con personas catalogadas “outsiders”

encontraran en una situación parecida seguramente se habrían ignorado o quizá

remarcar que, en el griego clásico dicho término comportaba una serie de

El

corruptibles (Carta a Diogneto, 6.18). No

cristiano es un transeúnte entre cosas

o

“aliens”: a) El centurión romano,

se

hubiesen enzarzado en una discusión

matices, y se oponía a: polites (ciudadano

tenemos patria en la tierra (Clemente

reconoce en Jesús una palabra llena de

sobre sus diferencias. Así parece situarse

del país); epichorios (habitante del país),

de Alejandría, Pedagogo 3.8.1). Somos

fuerza que puede quebrantar el poder

inicialmente la samaritana, desde el

y

a endemos, (nativo de un país). En el

peregrinos incapaces de vivir fuera de

de

la enfermedad. Jesús se admira de

recelo ante el extranjero Jesús (Tú,

NT se usa para indicar al “forastero” o

nuestra madre patria. Vamos procurando

la

fe de este no judío: en Israel no he

judío; yo, samaritana). La samaritana

“extranjero” (xenos Mt 25,35.43; xenon

conseguir la forma que nos ayude a

Mt 25,35.43; xenon conseguir la forma que nos ayude a terminar con nuestras tristezas y a

terminar con nuestras tristezas y a volver

a nuestro país natal (Agustín, De la

Doctrina Cristiana, 2.4). Ciertamente, aunque los cristianos se reconocen extranjeros, peregrinos, exiliados, esto no significa que se divorcien del vivir ordinario, y se retiren a una vida de alejada y solitaria inutilidad e inactividad. Tertuliano escribe: Nosotros no somos como los indios brahmanes o gimnosofistas, retirados de la vida ordinaria. Vivimos con ustedes, gentiles, comiendo el mismo alimento, usando las mismas vestiduras, teniendo necesidad de las mismas cosas; y no somos infructuosos para los negocios de la república (Apología, 42). Al final, para el cristiano el mundo nunca puede

ser un fin en sí ni una meta; el cristiano es siempre un viandante. Por eso, la sentencia: fui extranjero (xenos) y me acogieron (Mt 25,35) unido a la pregunta: ¿Cuándo te vimos extranjero (xenos) y te acogimos? (Mt 25,38) Cuando

lo hicisteis con uno de esos (extranjeros),

mis hermanos más pequeños a mí me lo hicieron (Mt 25,40), se convierte en uno

de los argumentos más convincentes para considerar la situación compleja en

Pasa a la página 4.

Página 4 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018

Página 4 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 4 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 4 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 4 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 4 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 4 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018

Viene de la página 3.

que viven muchos hermanos en la fe en países tildados de “cristianos”, con líderes políticos profesos cristianos practicantes y, sin embargo, haciendo caso omiso a una de las condiciones para participar del reino prometido por Cristo. Estas palabras, traducidas al ámbito de la migración serían: alimentos a los refugiados, aquí y en el extranjero; agua a los migrantes que cruzan el desierto; una puerta de Iglesia abierta al extraño sin ningún lugar a donde ir; vestimenta para el migrante recién llegado al norte o el refugiado reasentado en su ciudad; atención médica para trabajadores migrantes, inmigrantes, refugiados, solicitantes de asilo; visitas a prisiones a solicitantes de asilo e inmigrantes detenidos. Todas estas acciones son formas de practicar la hospitalidad inclusiva y, sobre todo, hacer vida el mandato de Cristo: fui extranjero (xenos) y me acogieron (Mt 25,35). La condición de Jesús como xenos se agudiza al punto de que su muerte en la Cruz aconteció fuera de la ciudad, fuera de la Ley, fuera de la religión oficial. Con su mismo cuerpo roto en la cruz, taladró y derribó las murallas que mantenían a Israel encerrado en sí mismo, rompió sus muros, haciendo de los dos pueblos una sola cosa, derribando con su cuerpo el muro que los separaba (Ef 2,14). Y ahí en el monte Gólgota será, inclusive un centurión romano quien afirma su fe en Jesús: verdaderamente éste era Hijo de Dios (Mt. 27,54). Que su crucifixión haya sido fuera de las puertas (Heb 13,12) y cercano al basurero de la ciudad, dan muestra que, murió sin ningún tipo de derechos, como un refugiado, migrante, indocumentado, criminal. En los Evangelios hay también elementos donde se rompe la exclusividad y se incluye a quien, en principio, parece que “no pertenece”.

En otras palabras, son perceptibles ciertos símbolos que denotan una de las

novedades del mensaje cristiano: un proyecto de salvación universal. Basta mencionar dos figuras al respecto:

a) el borde del camino y la posada, Jesús se

refiere varias veces a personas samaritanas que sirven de modelos de fe (el leproso agradecido:

Lc 17, 15-16; el buen samaritano: Lc 10, 29- 37). Es curioso y cuestionador que Jesús proponga como modelo de comportamiento con el prójimo a un “extranjero” (vete y haz tú lo mismo). Frente al rodeo de los

religiosos, el samaritano tuvo

compasión y cuidó de él (Lc 10,33-35). Lo propone provocativamente como ejemplo. Lo importante no es la teoría del maestro de la

Ley (¿quién es mi prójimo?) sino la práctica del samaritano (¿quién se hizo prójimo?);

b) los cruces de caminos y el banquete, en Lc

14,15-24 y Mt 22,1-14 se describe la parábola de aquel banquete en el que los invitados iniciales se excusan de las maneras más variadas. El anfitrión manda a sus servidores, entonces, al salir a las calles y plazas e invitar a todo el que encuentren. Incluso más allá, a los caminos y cercados, a los que están más lejos. La participación de todos en el banquete es símbolo de la participación de todos en la salvación de Dios. Conclusiones El Nuevo Testamento se cierra con el Libro del Apocalipsis, escrito por Juan de Patmos, en una situación de exilio. La historia bíblica que comenzó con la migración termina con la migración y el exilio, y continúa cuando el Dios migrante acompaña a todos y cada uno de los migrantes en su peregrinación de esperanza. Y se extiende hasta la nueva Jerusalén, la ciudad de Dios, en movimiento, que viene del cielo a la tierra. La migración es frecuentemente relacionada

personajes

La migración es frecuentemente relacionada personajes con las fronteras entre Estados naciones, pero desde una

con las fronteras entre Estados naciones, pero desde una perspectiva teológica, también

está ligada con otro tipo de territorio. El dis- cipulado cristiano, en cuanto situado en el contexto de la ciudadanía del reino en este mundo, está irrevocablemente basado en la ciudadanía y en un movimiento que se dirige

a otro reino. El reino que proclamó Jesús es

un reino de verdad y vida, de santidad y gra- cia, de justicia, amor y paz, que conduce a las personas a un terreno concreto de acción social y de una ética diferente 1 . El reino no está basado en un aspecto geográfico o políti- co, sino en una iniciativa divina de apertura del corazón y compromiso relacional. El reino fomenta una visión diferente del mundo, donde muchos de los primeros son los últimos primeros (Mt 19,30; Mc 10,31; Mt 20,16; Lc 13,29-30). Jesús claramente ense- ñó que muchos de los valores y medidas que las personas emplean para medir a otras per- sonas de este mundo serán invertidos en el mundo que viene; muchos de aquellos que son excluidos ahora, tendrán prioridad en el reino. A más de ello, este reino no es un

territorio estático, sino un territorio que llama

a las personas a la movilidad, haciendo de la

Iglesia exiliados en la tierra, extraños en este mundo y transeúntes en tránsito a otro lugar 2 . La fe cristiana y su comprensión de la migración reposa, en última instancia, no sola- mente en las vicisitudes de la política o en los intereses legítimos de las naciones-estados, sino en aquel que emigró del cielo a la tierra, quien, a través de su muerte y resurrección, pasó de la muerte a la vida. Pablo resalta cómo la muerte, al derrumbar la pared de la ene- mistad y la división y vuelve posibles nuevas oportunidades para la reconciliación, al tiempo que revela nuestras conexiones más profundas para ser una familia humana en su sentido más amplio (Ef 2,14). De la misma forma, cuando hay paredes impenetrables que persisten en el corazón humano, el seguimiento de Cristo es una invitación a “emigrar” con Él, del pecado

a la gracia, de la esclavitud a la libertad, de la

injusticia a la justicia, de la muerte a la vida nueva. Limitar la compasión a las fronteras de una nacionalidad, de una familia o incluso de uno mismo, es una migración que nos aleja de la reconciliación y nos direcciona a la desintegración 3 . Para tales personas, una teología de la migración nunca tendrá sentido, pues siempre será una noticia que viene de tierra extranjera. Sin embargo, desde una pers- pectiva cristiana, el verdadero extranjero no es aquel indocumentado políticamente, sino aquellos que se desconectan de tal forma de su prójimo necesitado, que ellos hablan sin ver en los ojos del extranjero un espejo en que se refleja la imagen de Cristo y la imagen de ellos mismos (Mt 25,31-46), que está llamando a vivir la solidaridad humana 4 .

1 Lumen Gentium, no. 36.

2 C. Pohl, “Biblical Issues in Mission and Migration”, Missiology 31 no. 1 (Janeiro 2003): 3-15.

3 William P. FAY, “Catholic Social Teaching and the

Undocumented”, disponible online en http:// www. clinidegaLorg.

4 Para las conclusiones se asumen los puntos presentados en: D.

G. Groody, “El Dios de la frontera: una teología de la migración

y el camino Humano”, RIBLA 63 (2009) 89-90.

guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 5
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 5
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 5
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 5
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 5
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 5

guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 5

Don Getúlio y el imaG inario brasileño
Don
Getúlio
y el
imaG
inario
brasileño

José Manuel FaJardo salinas

Académico e investigador UNAH

E l 24 de agosto de 1954, hace

64 años, dos corazones se

detuvieron en Brasil: uno, el

corazón humano del líder del

llamado “Estado Novo”, y además, el corazón imaginario de una nación que quedó en trance con el desaparecimiento de aquel que

le ayudó a mediados del siglo XX a acuñar su

identidad más profunda. El referente es don Getúlio Vargas, presidente de Brasil desde

1930 hasta el día de su muerte, cuando se

despide en su testamento diciendo, salgo de la vida para entrar en la historia. Amado por muchos, odiado por no pocos, ¿quién es este personaje tan significativo en la historia de una nación, y que aún es recordado con sentimientos que se encuentran en el entresijo del sincero fervor y del contundente rechazo? Su carrera política arrancó siendo diputado estatal a los 27 años (1909), luego, pasando por la diputación federal (1923), Ministerio de Hacienda (1926), gobernación de Río Grande del Sur (1928), alcanzó el poder máximo como Jefe del Gobierno Provisorio (1930 hasta 1934); luego ocupó tres veces más la Presidencia, de

1934 a 1937, en un Gobierno Constitucional,

de 1937 a 1945 en el citado “Estado Novo”,

y por último, luego de un período como

senador, de 1951 a 1954, como Presidente electo. ¿Con qué apelativo es posible caracterizar lo que desarrolló este carismático líder brasileño durante un cuarto de siglo en los manejos del poder político de su país? Quizá lo más adecuado sería calificarlo

de “polémico”, aludiendo a la raíz griega polemikós (la forma femenina de polemik, “arte de la guerra”), ya que el juicio histórico encontrará en sus ejecutorias una serie de contradicciones y paradojas que provocarán incesantes debates. ¿De qué se trata? De que para algunos el siglo XX comenzó en Brasil hasta la llegada de Getúlio al poder, es decir, fue el padre de su modernización; para otros, fue un dictador, represor, creador de las leyes de excepción que posteriormente justificarían las atrocidades y escarnios de la dictadura militar que inició a finales de los años 60. Quizá un modo apropiado de manejar su figura es categorizarlo como lo hace la historiadora Diana Uribe, “un modernizador a la latinoamericana”, o sea, como un caudillo, que usando las estrategias del populismo supo ganarse a la clase obrera y trabajadora para su causa. Medidas como el voto para la mujer,

la sindicalización obligatoria, la jornada de

ocho horas, la nacionalización del petróleo, la creación de los Ministerios de Salud, Educación, Trabajo, Industria y Comercio, etc. le granjearon la simpatía popular y

significaron un antes y un después para Brasil, ya que previo a sus medidas, se podría afirmar que no había existido una política social estatal para el país, acostumbrado a períodos de bonanzas, que viniendo desde la Época Colonial -producción aurífera

y de diamantes, de caucho, de azúcar, de

café, etc.- habían hecho de Brasil el “mayor productor do mundo” en varios momentos, pero siempre a costa de una masa esclava o proletaria sujeta a los dictados del amo o el patrón de turno. Ahora bien, estas medidas

favorables para la clase trabajadora no fueron simpáticas para los señores de la burguesía brasileña, que vieron mermadas sus ventajas

y privilegios heredados. Por otra parte, y apuntando a su otro

extremo, Getúlio Vargas fue el que modificó

o anuló la Constitución a su conveniencia,

extendió sus mandatos, castigó con dureza los reclamos sociales que no eran de su iniciativa (caso de la épica Columna Prestes, movimiento político militar que recorrió el Brasil denunciando la injusticia social imperante), censuró medios de comunicación, clausuró partidos políticos, etc. Ahora bien, y recordando el título de este artículo, ¿qué hace presente a don Getúlio para la posteridad? Algo particular, que siendo parte de su política populista, puede analizarse por separado y anotarse como su gran aporte a lo que hoy se entiende como la identidad brasileña. A través del

aparato oficial, este caudillo latinoamericano incidió fuertemente en la conciencia nacional al desarrollar el sentido de valía del brasileño. Mediante su política de apoyo

a los intelectuales, escritores, académicos,

impulsó la atención a lo que era el proceso de constitución identitaria del Brasil; organizó

y propulsó las escuelas de samba, que han

llegado a ser hoy marca inconfundible del país, y junto a ello, dio impulso al deporte

que les ha merecido cinco copas mundiales,

y además instaló dos elementos simbólicos

de inigualable valor patriótico, la bandera y

el himno nacional.

De acuerdo al antropólogo francés Gilbert Durand en su obra Las estructuras antropológicas del imaginario, la identidad

ancestral se forja en el ser humano mediante lo que él denomina “el trayecto antropológico”, es decir, mediante ese recorrido en el cual nuestra región instintiva más elemental se confronta con las condiciones del medio donde ha tocado vivir, y en un doble juego de adaptación, va creando símbolos que se repiten en las culturas variando de nombre, pero significando lo mismo: formas arquetípicas que ayudan a dar un sentido de identidad y valía para mejor sobrevivir la temporalidad humana. Esto son los imaginarios, creaciones humanas que se conforman en el camino de constitución de la especie, y que nos acompañan desde

el alba de los tiempos. Ahora bien, cuando

desde este invento de la modernidad, llamado el Estado-nación, estos imaginarios

son identificados, profundizados, alentados

y concretizados en símbolos compartidos,

ocurre algo sumamente especial: se crea una cohesión social que traspasa las barreras de lo económico, lo político, lo étnico, y aparece una mancomunidad de sentires que laten al mismo ritmo, en el orgullo del compartimiento solidario. Ese fue el legado máximo de don Getúlio, haber sabido presentir que Brasil necesitaba hacer consistente su propia identidad y darle todos los medios oficiales para consolidar y aprovechar las riquezas ya presentes en su imaginario, destacando la razón de su ser especial en el conjunto de la humanidad. Es por este motivo que aún hoy se le recuerda, y más allá de los límites de su ejercicio en el poder, se le debe considerar por este detalle:

haber recordado al pueblo brasileño su inigualable e inalienable valía cultural.

Página 6 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018

Página 6 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 6 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 6 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 6 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 6 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 6 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018

los aDultos también Gatean

ViCente antonio Vásquez Bonilla

Escritor

-C ariño, pasa buena noche -dijo Osberto dirigiéndose a su cónyuge.

-Mejor la pases tú -fue la respuesta de Andrea, y apagó la luz. Ambos duermen en camas separadas. Osberto piensa en el trayecto que en breve recorrerá, desde su alcoba hasta el cuarto de servicio. Le hace recordar su adolescencia en la casa de sus padres. Por las noches solía abandonar el lecho, recorrer a gatas la habitación, salir y luego dirigirse al dormitorio de servicio, en donde criadas complacientes lo iniciaron en el arte del amor. Espera un tiempo prudencial. Cuando lo considera oportuno, aparta la colcha que lo cubre. Se levanta sin

hacer el menor ruido y con pasos sigilosos se encamina a la puerta. La

mira la silueta de su marido que toma un camino en apariencia diferente al

amor. La mujer también lo disfrutó,

a juzgar por la entrega apasionada y

abre. Un leve rechinar de bisagras

de

su destino y que ella bien conoce.

por los quejidos entrecortados, por

anuncia su salida.

Apresura el paso tomando la ruta

las suplicas reiteradas de más

más

“Tengo que aceitarlas –piensa-,

directa, con la intención de llegar

 

Cuando ambos se sienten

mañana mismo lo haré”.

antes que su esposo.

exhaustos, Osberto da por terminada

Andrea no dormía. Percibió el

Osberto cruza el jardín, pasa

la

sesión. Retorna haciendo el mismo

desplazamiento de su marido y escuchó el sonido delator de las bisagras. Se levanta con el mismo sigilo y sale en pos de él.

frente al búcaro que hace gárgaras con el agua que brota durante las veinticuatro horas del día. Sus hormonas ya trabajan estimuladas

recorrido, siempre con la intención de evitar encuentros no deseados. Abre la puerta de su alcoba, entra con el mismo cuidado con que salió

Osberto camina por el corredor,

por el anticipo del placer. Llega a la

Se

oye correr el cerrojo y el rumor de

y

en silencio se acuesta. Al poco

despacio, en silencio, como midiendo cada metro de su trayecto. No va

puerta del cuarto. Toca suavemente.

tiempo escucha los ronquidos de su esposa que duerme plácidamente.

directo al dormitorio destinado para la servidumbre. Da un rodeo para

pasos que se alejan rumbo a la cama, ubicación conocida por él. Entra.

Osberto sonríe. El encuentro ha sido bello, pero, como humano, no está

no pasar frente a las habitaciones

A

oscuras se dirige al lecho, tantea

conforme con lo que tiene y desearía

de sus hijos, evitando así cualquier

el

terreno, encontrando el cuerpo

algo más: tener sirvienta y vivir una

encuentro fortuito que lo obligaría a dar explicaciones embarazosas. Andrea, en la penumbra de la noche,

femenino vibrando de pasión. Pasó una hora de deliciosa intimidad, bebiendo de la fuente del

aventura real. En pro de la satisfacción conyugal, accede a ser actor en las fantasías eróticas de su esposa.

guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 7
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 7
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 7
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 7
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 7
guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 7

guatemala, 7 de sePtiembre de 2018 / Página 7

poesÍa brendacarol Morales Luché Luché… Más que a mis fuerzas invoqué a la tenacidad, a
poesÍa
brendacarol Morales
Luché
Luché…
Más que a mis fuerzas invoqué a la tenacidad,
a la esperanza, ese gusano traidor que se enrosca
en
nuestro corazón hasta hacerse mariposa
de
sueños coloridos e ilusiones ingenuas.
Caí…
Siete veces siete, toda la eternidad en una
y la maldita tenacidad acudió a la cita
levantándome del fango, implorando a mi orgullo,
confabulándose con la mariposa-gusano
para darle vida a mis huesos roídos.
Me levanté…
¡ah! Cuántas veces dispuesta a creer
que sería la última caída,
escuchando las farsas de la poesía barata
y la literatura del optimista.
Creí…
Y en ese empeño concentré mi tiempo
para dejar de ser la que el destino señalaba
mil cruces y una vela roja
cual dientes de muerte claquearon, rieron
alumbraron con sombras de sangre
mi triste ruego.
Nada…
Cómplices de mi macabro designio,
huyan de aquí, déjenme sola
con este desvanecimiento y el temblor del alma
para este cuerpo sin fuerzas, un cajón de muerto
¡es todo lo que pido!

Página 8 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018

Página 8 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 8 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 8 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 8 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 8 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018
Página 8 / guatemala, 7 de sePtiembre de 2018

san salvaDor se re(v)bela

Miguel Flores Castellanos

Doctor en Artes y Letras

Daniel Hernández-Salazar inaugura hoy viernes 7 de septiembre en el Museo de Antropología de El Salvador su muestra San Salvador se re(v)bela, que se integra a pasadas exposiciones como Guatemala se re(v)bela, Quetzaltenango se re(v)bela.

D esde el título y su juego lexicográfico, revelarse y rebelarse, Hernández-Salazar

remarca el significado político del cuerpo, vestido y desnudo. El trabajo de Hernández-Salazar ha sufrido el ostracismo de la mayoría de las

instituciones culturales locales, salvo de entidades como la Alianza Francesa, o la Galería Sol del Río, difusora profesional del lenguaje fotográfico. Las causas: su enfoque temático, ya sea el desnudo

o la memoria sobre la guerra sucia en Guatemala. Esto es lógico, el mundo

del arte local es tan conservador como

la manifestación pro vida del domingo

último (parece mentira, pero muchas caras conocidas del mundo del arte se vieron por ahí). Las piezas que conforman esta nueva serie pueden ser consideradas como una

ofrenda que el sujeto hace frente a la lente y luego al observador. Una ofrenda que no todos entienden y que también pocos reciben con beneplácito. El autor, fuera de las ideas genéticas de las series, son un ejemplo de metalenguaje de una manifestación simbólica (estar vestido

o sin ropa) a la imagen, a la impresión fotográfica.

El género, expresa Teresa De Lauretis:

“no es una propiedad de los cuerpos

o algo originalmente existente en los

seres humanos, sino el conjunto de efectos producidos en los cuerpos, los

comportamientos y las relaciones sociales,

en

palabras de Foucault, por el despliegue

de

una tecnología política compleja”.

En los varones el temor al desnudo masculino obedece a la construcción de su masculinidad, basada en cuatro pilares que Fernando Barragán enumera:

a) Oposición a la feminidad; b) Ocultación y dificultades para expresar sentimientos; c) La relación de violencia como sinónimo de masculinidad; d) Homofobia. Quienes traten asuntos sobre violencia contra la mujer, podrán visualizar claramente estos pilares… cuando uno de ellos se desintegra, la plataforma de masculinidad que sostiene cae en pedazos. El varón

es reacio a ver figuras masculinas desnudas, especialmente en público. El mayor temor es que una de estas

imágenes le cause placer, es cuando cae

el pilar de la homofobia, porque en ese

preciso momento experimentó algo que

la sociedad le ha prohibido. Es por eso

algo que la sociedad le ha prohibido. Es por eso Asuical Fernández (2018), díptico, de la

Asuical Fernández (2018), díptico, de la serie San Salvador se re(v)bela. Daniel Hernández Salazar.

serie San Salvador se re(v)bela. Daniel Hernández Salazar. Jeniffer Torres (2018), díptico, de la serie San

Jeniffer Torres (2018), díptico, de la serie San Salvador se re(v)bela. Daniel Hernández-Salazar.

que es mejor no verlo y prohibírselo a los otros y crear el mito que solo el cuerpo femenino es bello. El mundo de hoy, gracias a la teoría de género (que muchos critican), ha permitido avances de todo tipo. Como indica Luis Rojas Marcos: “La conquista social más notable del siglo XX fue el descubrimiento que el hombre no es la única medida de todo lo humano, sino que hay dos medidas: el hombre y la mujer”.

En la serie San Salvador se re(v)bela, como las demás en esta línea, su autor aborda el cuerpo no como un objeto sinónimo de belleza y placer, sino como el escenario de luchas políticas como se puede ver hoy en Guatemala, por esto y factores estéticos la obra de Hernández- Salazar hace visible que el cuerpo vestido o desnudo es una construcción que cada uno ha hecho de ese receptáculo del espíritu.