Sie sind auf Seite 1von 7

Textos de Magia Traducidos

Es mi voluntad que este blog sea un medio para compartir traducciones con todos aquellos que
puedan necesitarlas, así como un impulso para que tú, lector, si encuentras alguno de los textos
interesante, adquieras el libro del que se ha traducido, pues así ayudarás al verdadero creador del
mismo, este blog es solo un medio. (Manon)

Página principal ▼

miércoles, 23 de octubre de 2019

Servidores Mágicos 09- El Nombre y la Llamada - Sustento

El Nombre y la Llamada 
Dale a tu servidor un nombre distinto y memorable. No desearás confundir un
servidor con otro en una fecha posterior, así que asegúrate de que el nombre sea
fácil de recordar. 

A algunas personas les gusta dar nombre a los servidores por sus formas,
cualidades o propósitos. Otras personas prefieren usar palabras que no existen
en inglés(1), creadas a partir de letras aleatorias, o aplicando patrones a las
letras. Mientras el nombre te parezca correcto, funcionará, pero debes evitar
usar el nombre de un espíritu que ya sabes que existe. Llamar a tu servidor
Ángel Gabriel o darle el nombre de una persona famosa no es una buena opción,
ya que ello diluye la identidad del servidor. 

Cuando se trata de dar nombre, creo que algo de grandeza ayuda a que el
espíritu se sienta como una entidad real y poderosa. Tu servidor puede tener un
nombre de una sola palabra, o una combinación de palabras. 

Mantén el nombre en secreto a menos que estés creando un servidor de grupo,


lo cual se explica más adelante en el libro. 

Los servidores responden a su nombre cuando son llamados. Di o piensa, el


nombre del servidor tres veces, permítete sentir su presencia, y eso es todo lo
requerido. 

Algunas personas encuentran que quieren usar algún ritual en ese momento.
Además de decir el nombre, hacen un gesto con la mano, miran fijamente el
sigilo del servidor (que se trata en un capítulo posterior) o pronuncian una
palabra de poder. La razón para añadir complejidad a este proceso es que puede
resultarte más fácil percibir a un servidor cuando la llamada transmite una
sensación más ritualista. Algunas personas simplemente encuentran que decir
solo el nombre de un servidor es un método insuficiente, y que si se realiza un
ritual la experiencia es más mágica. 

Podrías, por ejemplo, usar parte de la otra información sensorial para llamar al
servidor. Puedes crear un servidor para que se active cuando imagines el olor de
las rosas, el sonido del viento a través de los árboles y la luz azul que entra por el
sigilo del servidor y entonces, entonar su nombre. 

Cuando creas tu primer servidor, ¿cómo saber qué método preferir?


Lamentablemente, todavía no puedes, así que te recomiendo un enfoque que se
halle entre la simplicidad y la complejidad. 

Para tu primer trabajo, diseña un servidor al que se le llamará pronunciando su


nombre tres veces, y diciendo una palabra de poder secreta (que crearás
específicamente para ese servidor). Así que imaginemos que has creado un
servidor con la forma de un águila gigantesca, llamado Egeliantor, asociado con
el aroma de las rocas húmedas. En lugar de usar todos los detalles de Egeliantor,
le dirás a Egeliantor durante su creación que será convocado cuando digas su
nombre, recuerdes el olor a roca mojada y pronuncies la palabra Munchantar.
Esta "palabra de poder" no es nada especial, sino inventada como algo que activa
a tu servidor. Una vez más, recomiendo usar palabras que te parezcan mágicas,
en lugar de llamar a tu servidor con una palabra mundana. Cualquier cosa que
contribuya a crear una sensación de magia, ayuda al proceso. 

Cuando construyas tu segundo servidor, es posible que desees añadir más


detalles al proceso de llamada para que puedas sentirlo como algo especial,
ritualístico y apartado de la vida cotidiana. O puede que el contacto con el
servidor sea fácil y, por lo tanto, diseñes servidores que acudan solo cuando se
les llame por su nombre. Deberías asegurarte de que el servidor solo acuda
cuando su nombre sea dicho con tu voz y no por la voz de ningún otro más. 

Algunos servidores requieren una instrucción continua, lo que significa que


puedes llamarlos a menudo. Por ejemplo, puedes usar un servidor para sellar
tratos en los negocios, y en lugar de que el servidor endulce cada uno de los
tratos en los que trabajas, puedas recurrir a él cuando realmente requieras
ayuda. Otros servidores están configurados para funcionar y no necesitan ser
llamados de nuevo, disipándose cuando se logra el objetivo deseado. Es posible
que desees dar por finalizada la vida de un servidor antes de lo planeado, o que
vuelva a trabajar en su propósito desde un ángulo diferente. Esta es la razón por
la que la forma de llamarlo es importante, así que asegúrate de definir cómo te
responderá el servidor. Es posible que nunca necesites llamar a un servidor, o
puede que lo hagas todos los días, pero siempre diseña una forma en la que el
servidor se acercará a ti cuando lo llames. 

Sustento 
Ya sea que los servidores sean un brote de tu consciencia, o entidades
completamente separadas, no se puede negar que requieren alimento. Esto se
puede hacer en forma de ofrendas físicas, pero es más efectivo cuando se ofrece
energía mental o emocional. Por encima de todo, los servidores anhelan
atención. Dado que tu atención enfocada los lleva a existencia, requieren esta
atención y consciencia para existir. 

Puedes decidir cómo y cuándo será alimentado tu servidor, pero deberías tener
en cuenta que cuando se le dé más energía, obtendrás mejores resultados. Esto
no significa que tengas que ofrecer energía todos los días, pero una consciencia
continua de tu servidor, junto con el sustento regular, creará una entidad más
poderosa que una a la que rara vez se atiende. 

Una forma de alimentar a tu servidor es dejar que lo haga con la energía de un


resultado exitoso. Cada vez que logre un resultado, tu servidor se verá
fortalecido por el placer que obtienes con el mismo. 

Mi servidor para las ventas de mis novelas se alimentaba, en parte, con la venta
de cada una de ellas. Al permitir que tu servidor participe de la energía del éxito,
lo conectas con la sensación de triunfo y lo alimentas de manera que sea
efectivamente autosuficiente. 

Las fuentes de alimentación autosostenibles, como las basadas en el éxito, solo


funcionan cuando las percibes. Es decir, debes ser testigo del éxito en algún nivel
para que le brinde energía a tu servidor (tuve la suerte de tener acceso a
informes de ventas que se actualizan con frecuencia, lo que significa que estaba
al tanto de las ventas. No siempre es así, por lo que tenlo en cuenta al definir una
fuente de energía.) 

Digamos que configuras un servidor para aumentar las ventas de un producto.


Podrías indicar que el servidor se alimenta de la energía de cada venta del
producto, pero a menos que seas testigo de esas ventas en algún momento, esto
no parece funcionar. Sin embargo, si ves el informe de ventas todos los días,
entonces tu mera percepción de dichas ventas parece alimentarlo. No tienes que
llamar al servidor y ofrendarle las ventas, simplemente tienes que saber que
existen. Los servidores están tan intrínsecamente conectados con tu ser que tus
percepciones los alimentan automáticamente. 

Algunas personas crean servidores autorreplicantes que se alimentan de fuentes


de energía abstractas. Imagina un servidor que se copia a sí mismo cada día y se
alimenta de la energía del sol. Es una gran idea, y pensarías que dentro de un
par de meses tendrías un ejército de trabajadores a tus órdenes, alimentados por
una fuente de energía infinita. En la práctica, los servidores autorreplicantes
nunca son más fuertes que uno solo, y las fuentes de energía abstractas no
tienen un efecto fuerte. Alimenta a un servidor con una respiración de tus
propios pulmones, y será más poderoso que cuando le dices que se alimente del
sol. Esta es la razón por la que alimentar a un servidor con resultados, o alguna
otra cosa que disfrutes y que ocurra con bastante frecuencia, será una buena
manera de potenciarlo. 

Deberías tener cuidado al negociar con tu servidor. No digas que lo alimentarás


solo cuando traiga resultados. Esto puede crear una avalancha de resultados de
mala calidad, ya que el servidor crea un cambio en la realidad en un intento de
probar su valía. Es mejor alimentarlo y mandarlo. La intimidación no trae
mejores resultados. Cuando contratas trabajadores, consigues mejores resultados
si están bien pagados y son tratados con respeto. Si solo los alimentas al final del
día, no obtendrás buenos resultados. Usar el éxito como recompensa puede ser
una forma de sustento, pero no debe ser la única energía que reciba tu servidor. 

Los servidores deben recibir más de una fuente de energía. Si has creado un
servidor para proteger tu hogar, ¿con qué frecuencia notarás que tu hogar es
seguro? Podrías notarlo cada vez que regreses a casa, pero puede que no. Como
tal, es sabio darle al servidor una fuente adicional de energía. Esto es
especialmente cierto si está trabajando con tus percepciones, los sentimientos de
los demás o un cambio en tu personalidad. Dichos cambios a menudo son sutiles
e invisibles durante algún tiempo, por lo que el servidor necesitará extraer
energía de algún otro lugar mientras tanto. 

Los servidores no requieren mucha energía. No pienses por un momento que


necesitas conjurar enormes cantidades de poder mágico y canalizarlos hacia el
espíritu creado. A menudo, el mero reconocimiento de la existencia del servidor
es suficiente para proporcionarle una vida continua. De hecho, si no defines la
fuente de energía de un servidor, automáticamente se mantendrá vivo con tu
atención, consciencia y gratitud. Si pierdes el interés en él, es probable que el
servidor se desvanezca de la realidad. 

El enfoque que me gusta adoptar es ofrecer la energía del éxito siempre que sea
posible, pero prestando deliberadamente atención al servidor y dándole energía
de gratitud. Así es como funciona esto. 

Imagina que has creado un servidor para ayudar a atraer dinero de la nada. No
es necesario llamarle para recibir instrucciones de manera regular, pero lo
puedes llamar para demostrarle que sigues siendo consciente de su existencia.
Podrías hacerlo diaria, semanal o mensualmente. Simplemente llama al servidor
y siéntete agradecido de que esté haciendo el trabajo que le has pedido que haga.
Siéntelo incluso sabiendo que aún no se han obtenido resultados. De manera
similar, cuando consigas un resultado, puedes llamarlo y agradecérselo
directamente. Esto no debería ser una acción de gracias en el sentido de
adoración, se lo estás agradeciendo, solo como un jefe se lo agradece a un
trabajador. No le imploras a un servidor, porque hacerlo así te convierte en su
subordinado. En todo momento le hablas con respeto, pero con autoridad.
Podrías ofrecerle palabras de agradecimiento, pero es mejor ofrecer el
sentimiento de gratitud que experimentas cuando piensas en tu resultado. Una
forma de hacerlo es sentir gratitud y decirle al servidor: "Aliméntate de esta
emoción ahora". Vale la pena señalar que puedes sentir gratitud por cualquier
cosa, no solo un resultado, y ofrecérselo al servidor. La energía de esta emoción
es bien recibida. 

Un proceso como este toma tan poco como diez segundos, por lo que se puede
practicar diariamente. La mayoría de los servidores no requieren tanta atención
o consciencia dirigida, y si los reconoces a diario, tu resultado puede ser
sofocado porque está deseando obtener un resultado. La única manera de
determinar cuánta atención requiere un servidor es experimentar. Para tu
primer servidor, declara que se alimentará con tu atención y gratitud y después
llámalo una vez por semana para ofrecerle dicho sustento. Si tu servidor solo
está diseñado para funcionar durante un tiempo muy corto, como algunos días,
es posible que prefieras alimentarlo diariamente, pero de lo contrario, empieza
con una ofrenda semanal. 

Los servidores no requieren mucho de ti, pero si sientes que un servidor no está
funcionando tan bien como lo deseas, es posible que quieras aumentar la
frecuencia de estas ofrendas. No asumas, sin embargo, que una alimentación
más frecuente siempre conducirá a una mayor potencia. Nacido de tu voluntad,
un servidor se comunica contigo a través de la intuición, y casi con certeza
sabrás con qué frecuencia necesita este tipo de nutrición. En la medida en que
trabajes desde la confianza, en lugar de temiendo respecto a cuándo aparecerán
los resultados, podrás confiar en tu intuición cuando se trate de las necesidades
energéticas del servidor. 

Si la gratitud no te atrae, puedes ofrecer otras emociones. A algunas personas les


gusta alimentar a los servidores con ira y odio, pero esto puede ser un enfoque
contraproducente. Cuando se resuelve tu problema, tu ira se disipa y no tienes
nada con lo que alimentar al servidor. Si te complace que desaparezca una vez
que se resuelva tu problema, este enfoque puede ser bueno y puede que tengas
la sensación de que es mejor alimentarlo con ira que con gratitud, si estás
creando un servidor para causar algún tipo de destrucción. 

Cualquier emoción fuerte funcionará, pero la gratitud es probablemente la


emoción que más posibilidades tenga de proporcionar energía a tu servidor. Si
tu instinto sugiere otra emoción, asegúrate de que eres capaz de generarla a
voluntad. Si no puedes invocar una emoción, ya sea gratitud u otra cosa, puedes
optar por alimentar al servidor cuando, y solo cuando, surja la emoción elegida.
He usado un servidor que se alimentaba con la energía de todas las emociones.
Cada vez que sentía intensamente, ya fuera alegría o rabia, llamaba rápidamente
al servidor y lo dejaba hirviendo en los jugos de mi emoción. 

Si creas un servidor que a menudo está en hibernación y que rara vez está en
funcionamiento, no requerirá casi esfuerzo mantenerlo vivo. Recordarlo cada
cierto tiempo será suficiente, pero para estar seguro, puedes llamarlo una vez al
mes y reconocer su existencia. 

Puedes alimentar a los servidores con fluidos corporales, energía sexual e


incluso tu propia sangre, pero tales enfoques son arriesgados. La magia recibe
una sacudida extrema de poder cuando se enciende con las energías del sexo o a
través de los fluidos que se toman de tu cuerpo. Aunque pincharte el dedo todos
los días pueda parecer una ofrenda menor, pronto se convertirá en una carga.
Cuando pierdas la voluntad de alimentar a tu servidor, se desvanecerá hasta
morir. 

Un servidor que prospere con la energía sexual morirá si ya no hay suficiente


energía sexual que ofrecer. Si el operador tiene un período de enfermedad, una
pérdida continua de interés en el sexo o alguna forma de disfunción sexual, el
servidor morirá. Por supuesto, no todos los servidores necesitan alimentarse
diariamente, y puedes crear uno que funcione bien alimentándose solo una vez
al mes. Sin embargo, hay algo en la energía sexual y los fluidos corporales que
parece crear un mayor hambre en el servidor. Aunque la energía arde
brillantemente y le da un gran poder a la magia, se quema rápidamente. Es
posible que dichos servidores necesiten ser alimentados más a menudo de lo que
estás dispuesto a hacer. Mientras que la mayoría de los servidores prosperarán
con la atención y la consciencia dirigida, los servidores que se alimentan del
cuerpo o del sexo no se saciarán por medios ordinarios. Si sigues este camino,
procede con precaución.

Notas: 

(1) En inglés en concreto porque es el idioma original del texto, no obstante el autor se
refiere al idioma materno del practicante (Nota del Traductor). 

------------------------------------------

Este texto ha sido extraído de un libro muy interesante que te recomiendo que
compres para tu biblioteca personal en el siguiente enlace:

Magickal Servitors
Manon en 18:05

Compartir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

‹ Página principal ›
Ver versión web

Datos personales
Manon
Ver todo mi perfil

Con la tecnología de Blogger.