Sie sind auf Seite 1von 10

Ficha Bibliográfica

Título: El almacenamiento geológico de co2, una de las soluciones al efecto invernadero

Se han considerada diversas maneras de reducir las emisiones de CO2 entre ellas el
almacenamiento en capas de carbón se basa en que el carbón contiene metano absorbido, al
inyectar CO2 este sustituye al metano que puede ser extraído y el almacenamiento geológico
en acuíferos.

El CO2 tiene ciertas propiedades que ayudan para su almacenamiento geológico, al ser un fluido
supercrítico tiene la habilidad de actuar como un gas (difundiéndose a través de solidos) y como
un líquido (disolviendo materiales), estas propiedades le han dado mucha utilidad en procesos
industriales. Al disolverse CO2 tiende a formar ácido carbónico (H2CO3) que tiende a liberar
protones (H+) acidificando el agua, esta acidez favorece la disolución de muchos materiales .

En esencia el almacenamiento de CO2 consiste en inyectar CO2 supercrítico en los acuíferos


profundos que contiene agua de gran salinidad. Por lo tanto la opción de partida consiste en
excavar un pozo profundo (superior a los 800m) hasta encontrar una roca almacén en la que se
inyecte directamente el CO2, dado que el CO2 es menos denso que la salmuera tendera a flotar
y subir hasta llegar a una formación de permeabilidad muy baja que actúa como sello, la
salmuera con alta concentración de CO2 es agresiva por lo que tiende a disolver la roca del
acuífero disminuyendo su acidez y a la vez aumentar su porosidad.

Con el tiempo el CO2 se disolverá en el agua de formación almacén (salmuera) precipitara


formando minerales y ocupara el espacio poroso.

Autores: Andrés Pérez-Estaún, Manuel Gómez, Jesús Carrera, 2009, el almacenamiento


geológico de co2, una de las soluciones al efecto invernadero. España. Revista de la
Asociación Española para la Enseñanza de las Ciencias de la Tierra (17.2) pg. 179-183

Disponible en:
http://www.raco.cat/index.php/ect/article/viewFile/199867/267285 (01/04/17)
Ficha Bibliográfica

Título: La captura y almacenamiento de CO2: una solución eficiente para luchar contra
el cambio climático

La Agencia Internacional de la Energía ha venido realizando, en particular desde la cumbre del


G8 de Gleneagles, varios análisis y estudios sobre cómo lograr el objetivo de no superar en 2ºC
la temperatura media respecto a los niveles pre‐industriales (año 1750), lo que resulta ser
equivalente a limitar las emisiones de CO2 a 450 ppm (escenario 450).

Son necesarias reducciones de emisiones provenientes tanto de la eficiencia,


fundamentalmente en los usos finales, como en el desarrollo de las energías renovables, la
nuclear y la captura y almacenamiento.

Las tecnologías de captura y almacenamiento existen y están probadas, es importante resaltar


que sin almacenamiento no hay captura pero que la gran ventaja de la captura y el
almacenamiento es que permite su aplicación no sólo a la generación de energía eléctrica.

Sectores industriales, que son importantes emisores de CO2 –entre otros el cemento, la
siderurgia o el refino– y en los que las emisiones por instalación son significativas, al igual que
ocurre con las de las plantas de carbón

Tecnologías de captura y almacenamiento y Proyectos de Captura y Almacenamiento de


CO2 (CAC)

Las tecnologías de almacenamiento de CO2 existen, están probadas y son viables, lo muestran
por un lado los estudios técnicos y científicos en el informe de expertos del “Special Report:
Carbon Dioxide Capture and Storage (IPPC) sobre captura y almacenamiento de CO2 y los
proyectos de más adelante. Uno de los proyectos más emblemáticos es el de Sleipner en
Noruega, donde se han almacenado más de 11 millones de toneladas desde 1996, siendo
también el de In‐Salah importante en cuanto a volumen almacenado, con más de 3 millones de
toneladas desde el año 2004.

Además, existen otros proyectos/estudios más directamente ligados a la utilización de campos


de gas agotados, como pueden ser los casos de los Países Bajos y del Mar del Norte, donde se
ha estudiado, en el primer caso, la utilización integral de campos de gas, el transporte y la
captura, con una visión de país.

La Comisión Europea y la Plataforma Europea de Cero Emisiones (ZEP) han identificado más
de 40 proyectos, entre los cuales seis cuentan ya con el apoyo del Plan de recuperación europeo.

Autor: Dr. Eloy Álvarez Pelegry, 2010, La captura y almacenamiento de CO2: una solución
eficiente para luchar contra el cambio climático. Madrid, España. Documento de Trabajo del
Real Instituto Elcano pg. 3-11

Disponible en: https://www.files.ethz.ch/isn/119305/WP%2020,%202010_Spanish.pdf (01/04/17)


Ficha Bibliográfica

Título: Captación y almacenamiento de CO2: Una solución al alcance de la mano

La captación y almacenamiento del CO2 fueron logrados por primera vez en 1996 por Statoil
y sus socios en el campo Sneiptel del Mar del Norte. El campo produce gas natural con un
contenido aproximado de 9% de CO2.

Al fin de abordar el tema del CO2 en forma eficaz, Statoil lo capta y lo separa utilizando
solvente MEA y luego lo inyecta en la formación Utsira, utilizando un solo pozo de inyección
de gran desviación. La formación Utsira, un acuífero salino regional situado a una profundidad
que oscila entre 800m y 1000m debajo del nivel del mar, en el campo Slaipner está compuesta
por cuarzo sin cementar y arenisca feldespática con porosidades, contiene capaz delgadas de
lutita que actúan como barreras de permeabilidad.

Los registros de pozos indican que la zona Utsira está bien definida, la roca sello sobre yacente
tiene cientos de metros de espesor, las potenciales barreras estratigráficas y estructurales de
la formación Utsira podrían afectar la migración de CO2, por este motivo resultaba esencial
llevar a cabo una caracterización extensiva del acuífero. Esto llevo a cabo distintos proyectos
en la investigación, monitoreo y simulación de la migración del CO2 en acuíferos de
almacenamiento subterráneo, una parte importante del proyecto es el monitoreo sísmico del
volumen de almacenamiento del CO2 con la técnica de repetición (lapsos de tiempo) mediante
la utilización de levantamientos sísmicos tridimensionales.

Schlumberger ha adquirido 4 levantamientos sísmicos como soporte de este estudio, la


localización y migración del CO2 supercrítico resultan visibles y los geofísicos han
determinado a partir del modelado y de los datos sísmicos con la técnica de repetición, que el
alto contraste de impedancia permite la detección de acumulaciones de CO2 de tan solo 1m de
espesor, la capacidad de observar acumulaciones tan delgadas confiere confianza a los
científicos en cuanto a que la fuga de CO2 se está produciendo más allá de la roca de sello
sobre yacente.

AUTOR: Schlumberger, 2004-2005, Captación y almacenamiento de CO2: Una solución al


alcance de la mano. Oilfield Review invierno de 2004-2005 pg. 52-55

Disponible en:
https://www.slb.com/~/media/Files/resources/oilfield_review/spanish04/win04/05_co2_captu
re_and_storage.pdf (01/04/17)
Ficha Bibliográfica

Título: Captura y almacenamiento de dióxido de carbono

El dióxido de carbono, es un gas de efecto invernadero que se encuentra en la atmósfera. Las


actividades humanas, como la quema de combustibles fósiles y otros procesos, aumentan
significativamente su concentración en la atmósfera contribuyendo al calentamiento global del
planeta, De acuerdo con los estudios realizados por universidades y organizaciones, el
incremento del CO2 atmosférico en los últimos 200 años es significativamente mayor que el
evaluado para toda la vida del hombre sobre la tierra, previo a la industrialización, pasando de
un promedio de 280 ppm a casi 380 ppm en 2005 La captura y almacenamiento de dióxido de
carbono, CCS, podría limitar las emisiones atmosféricas de carbono derivadas de las
actividades humanas.

Esta técnica consiste en capturar el dióxido de carbono producido en las centrales eléctricas o
plantas industriales, y luego almacenarlo por un largo período, ya sea en formaciones
geológicas del subsuelo, en océanos o bajo otras condiciones. La procedencia del CO2 emitido
a la atmósfera es muy diversa, aunque la mayor parte de las emisiones provienen de tres
sectores: generación eléctrica, transporte e industria La combustión de oxígeno-gas está en la
fase de demostración y utiliza oxígeno de un alto grado de pureza. Ello da lugar a altas
concentraciones de CO2 en el flujo de gas y, por tanto, facilita la separación del CO2 Una vez
comprimido el CO2, el transporte se puede realizar de diversas formas El proceso de
almacenamiento geológico de CO2 es quizás el más complejo de los que componen el
confinamiento del dióxido de carbono en formaciones geológicas.

El presente trabajo considera la Captación y Almacenamiento de carbono (CCS) como una de


las opciones de la cartera de medidas de mitigación para la estabilización de las concentraciones
atmosféricas de gases de efecto invernadero La aplicación generalizada de la CCS dependerá
de la madurez tecnológica, los costos, el potencial global, la difusión y la transferencia de la
tecnología a los países en desarrollo y su capacidad para aplicar la tecnología, los aspectos
normativos, las cuestiones ambientales y la percepción pública. Las grandes fuentes puntuales
del dióxido de carbono se concentran en las proximidades de las zonas industriales y urbanas
importantes. Los estudios de escenarios indican que se prevé que el número de grandes fuentes
puntuales aumente en el futuro y que, en lapso de 10 años, dadas las limitaciones técnicas
previstas, entre el 20 y el 40% de las emisiones mundiales de CO2 procedentes de combustibles
fósiles podrían ser técnicamente aptas para la captación

Autor: Aquinaco Bravo, Vicente Javier, 2008, Captura y almacenamiento de dióxido de


carbono, Versión 191008, Academia de Ingeniería, A.C. pg.7 – 20

Disponible en:
http://www.ai.org.mx/ai/archivos/coloquios/6/Captura_y_Alamacenamiento_de_Dioxido_de
_Carbono.pdf (01/04/17)
Ficha Bibliográfica

Título: La captación y el almacenamiento de dióxido de carbono

La CAC tiene la capacidad potencial de reducir los costos generales de la mitigación y


aumentar la flexibilidad para lograr la reducción de las emisiones de gases de efecto
invernadero. La aplicación generalizada de la CAC dependerá de la madurez tecnológica, los
costos, el potencial global, la difusión y la transferencia de la tecnología a los países en
desarrollo y su capacidad para aplicar la tecnología, los aspectos normativos, las cuestiones
ambientales y la percepción pública

La tecnología disponible permite captar entre el 85 y el 95 por ciento del CO2 tratado en una
planta de captación. Una central eléctrica equipada con un sistema de CAC (con acceso a
almacenamiento geológico u oceánico) necesitaría, aproximadamente, entre el 10 y el 40 por
ciento más de energía que una planta con una salida equivalente sin CAC, de la cual la mayor
parte se utiliza para la captación y la compresión.

La captación posterior a la combustión de CO2 en las centrales eléctricas es económicamente


viable en condiciones específicas. Se utiliza para captar CO2 de parte de los gases de
combustión emitidos por diversas centrales eléctricas existentes. La separación de CO2 en la
industria del refinamiento de gas natural, que aplica una tecnología similar, funciona en un
mercado maduro.

El aumento de la producción de hidrógeno o electricidad a partir de combustibles fósiles o


biomasa daría lugar a un mayor número de grandes fuentes de CO2 técnicamente apropiadas
para la captación y el almacenamiento. En este momento, es difícil prever el número, la
ubicación y el tamaño probables de esas fuentes

Autor: Abanades, Juan Carlos et al, 2005, La captación y el almacenamiento de dióxido de


carbono. Montreal, Canadá. Informe del Grupo de trabajo III del IPCC pág. 2-9

Disponible en:

https://www.ipcc.ch/pdf/special-reports/srccs/srccs_spm_ts_sp.pdf (01/04/17)
Ficha Bibliográfica

Título: Captura de CO2: Técnicas Existentes

Reformado con vapor de gas natural o hidrocarburos ligeros: Es la tecnología dominante


actualmente para producir hidrogeno con disponibilidad del gas natural este proceso necesita
de un catalizador de base níquel EL cual a altas temperaturas (800- 900) °C, el calor necesario
se produce por la combustión de una parte del combustible, la corriente de gas reformada se
refrigera en una caldera de calor residual donde se genera el vapor necesario para las
reacciones. Se genera vapor en exceso en relación al necesario para la planta; para aportar el
calor necesario en un intercambiador que constituyese un segundo reactor de reformado
tubular. Así se evita el exceso de producción de vapor, aumenta la producción de H2.

Oxidación parcial de gas natural e hidrocarburos ligeros: En la reacción de oxidación


parcial, el combustible reacciona con oxígeno puro a alta presión para producir el gas de
síntesis. Es un proceso exotérmico que se da a alta temperatura, entre 1.250 °C y 1.400 °C y
no requiere aporte de calor de ninguna fuente externa.

Reformado auto térmico de gas e hidrocarburos ligeros: Este proceso es una combinación
del reformado y la oxidación parcial. El calor necesario para la reacción de reformado es
aportado por la de oxidación parcial usando oxígeno o aire.

Gasificación de carbón, biomasa, residuos de petróleo y otros residuos: Consiste


básicamente en la oxidación parcial de los combustibles, pudiéndose utilizar también vapor
como agente oxidante en el reactor. Los gasificadores pueden ser de lecho fijo, lecho fluido o
lecho arrastrado y sus características pueden ser diversas

Separación de CO2 - Procesos químicos con absorbentes: Los absorbentes químicos


también se usan para eliminar el CO2 del gas de síntesis a presiones parciales por debajo de
1,5 MPa y son similares a los usados en los métodos de captura en postcombustión. Se elimina
el CO2 del gas de síntesis, tras el proceso shift, por medio de una reacción química que puede
invertirse por reducción de presión y por calentamiento.

Separación de CO2 - Procesos físicos con absorbentes: Los procesos de absorción física son
aplicables principalmente a corrientes con altas presiones totales o altas presiones parciales de
CO2. La regeneración del disolvente se produce por liberación de presión en una o más etapas.
Si se necesita más regeneración se puede purgar el disolvente por calentamiento.

Autor: Ángel Cámara, 2010, Captura y almacenamiento de co2. Madrid, España. Documento
del grupo de trabajo Nº 2 Conama 10 pg. 19-26

Disponible en:

http://uniciencia.ambientalex.info/infoCT/CapalmCO2ch.pdf (01/04/17)
Ficha Bibliográfica

Título: Mecanismos de confinamiento del CO2

Confinamiento estructural o estratigráfico: La disposición de las formaciones harán que la


formación sello actúe como primera barrera de retención del CO2. Las estructuras consideradas
son similares a las trampas consideradas en los yacimientos de petróleo y gas natural, siendo
los anticlinales y fallas selladas las disposiciones más idóneas, mientras que las trampas
estratigráficas se basan en el cambio de posicional de las formaciones. La actuación de este
mecanismo es inmediata, siendo crucial por tanto una exhaustiva y correcta caracterización de
la formación que actuará como sello.

Mecanismo hidrodinámico: Los fluidos retenidos en una formación porosa y permeable,


pueden presentar cierta movilidad estimándose de forma general unas velocidades del orden
de milímetros o centímetros al año. El incremento de presión en la formación consecuencia de
la inyección del CO2 incidirá en la movilidad del fluido. Ahora bien, considerando formaciones
geológicas a una escala regional la velocidad del fluido a lo largo de la formación ofrece por
sí misma un confinamiento seguro, además de favorecer la actuación de otros tipos de trampa,
como la residual o de solubilidad. La movilidad del CO2 disuelto es controlada por la densidad,
viscosidad y difusividad del CO2 en el medio poroso (almacén).

Mecanismo residual: Este mecanismo se basa en la propiedad que presenta un sólido para
retener un fluido, debido a las fuerzas de capilaridad, higroscopia y pelicular. La propiedad de
humectabilidad de los granos que conforman la formación almacén definirá la efectividad y
grado de actuación de esta trampa. Como resultado, una cantidad del fluido inyectado quedará
atrapado alrededor de las partículas sólidas.

Confinamiento por solubilidad: El CO2 es fácilmente disuelto en agua formando un ácido


débil. La capacidad de disolución estará regulada por la presión, temperatura y el contenido
total de sales disueltas.

Confinamiento mineral: El CO2 disuelto en agua, puede propiciar reacciones químicas con
la formación almacén, como por ejemplo los minerales ricos en calcio, magnesio y hierro,
donde se forman carbonatos sólidos. Este tipo mecanismo es el más estable y permanente,
aunque la cinética de las reacciones químicas que forman el precipitado son muy lentas.

Autor: Ángel Cámara, 2010, Captura y almacenamiento de co2. Madrid, España. Documento
del grupo de trabajo Nº 2 Conama 10 pg. 60-65

Disponible en:

http://uniciencia.ambientalex.info/infoCT/CapalmCO2ch.pdf (01/04/17)
Ficha Bibliográfica

Título: La contribucion de la captura y almacenamiento de CO2 (CAC) en la mitigacion del


cambio climatico

Contenido: El dioxido de carbono ( en adelante, CO2) es un GEI que se encuentra presente en


forma natural en la atmosfera pero que ha sufrido un importante incremento debido al
desarrollo de actividades humanas. Durante el siglo XXI, el consumo de combustibles fosiles
seguira aumentado debido a que el petroleo, el gas y el carbon continuaran siendo fuentes
basicas de energia en muchos paises, lo que podria provocar el incremento de la temperatura
mundial de 1.4 a 6.4° C.

Ante ese escenario, se preciso continuar con la implementacion de poilitcas energeticas que
fomenten el uso de energias renovables, la eficiencia energetica y la descarbonizacion del
sector de la energia, tanto en paises desarrollados, como en paises en desarrollo, a fin de
terminar con la dependencia mundial de los combustibles fosiles.

La captura y almacenamiento de CO2 en formaciones geologicas(CAC) como actividades


de proyectos del MDL

Frente a un escenario en el que se prevé que el consumo de petroleo, carbon y gas, principales
fuentes de energía, se incremente en los próximos 30 años a un 60% debido al constante
desarrollo economico y social; durante los ultimos años, los Estados han prestado especial
atención a las medidas que permitan continuar el uso de combustibles fósiles y a la vez logren
importantes reducciones de emisiones de CO2.

Asi, la captura de CO2 en grandes fuentes puntuales como centrales electricas o procesos
industriales, su comprension, transporte e inyeccion en acuiferos profundos, yacimientos de
carbón, petroleo o gas en forma de almacenamiento a largo plazo es una de las mayores
opciones tecnológicas a la demanda de energía los proximos años, pues permitiria el uso de
combustibles fósiles con bajas emisiones de CO2.

Autor: Paola Milenka Villavicencio Calzadilla, 2012, La captura y almacenamiento geológico


de CO2. Buenos Aires, Argentina. Revista de Derecho Ambiental de la Universidad de Palermo
pág. 33-78

Disponible en: http://www.palermo.edu/derecho/revistaderechoambiental/pdfs/REV1-2012-


Derecho_Ambiental_02.pdf (01/04/17)
Ficha Bibliográfica

Título: Captación de co2 mediante ciclos de carbonatación/calcinación

La captación de CO2 mediante ciclos de carbonatación/calcinación es una tecnología en


desarrollo que tiene un gran potencial de ser aplicada en la industria en los próximos años dada
la grave preocupación mundial por el cambio climático.

La captación y el almacenamiento de dióxido de carbono (CO2) (CAC) constituyen un proceso


consistente en la separación del CO2 emitido por la industria y fuentes relacionadas con la
energía, su transporte a un lugar de almacenamiento y su aislamiento de la atmósfera a largo
plazo. (Metz, B., Davidson, O., Coninck, H., Loos, M., & Meyer, M. 2005)

Destacamos las tecnologías de carbonatación-calcinación que se basan en la reacción reversible


y a alta temperatura entre el CO2 y el CaO. El hecho de que estos procesos tengan lugar a alta
temperatura permite la integración con un ciclo de vapor produciendo potencia adicional, y
reduciendo por tanto la penalización energética de la etapa de captura de CO2.

Desde el siglo XIX han sido muchos los autores que han propuesto el uso de CaO como
sorbente de CO2. Los primeros trabajos entre los años 1868-1880 proponían el uso de sorbentes
basados en CaO para mejorar la producción de H2 en procesos de gasificación de carbón con
vapor. Un siglo más tarde, este concepto se aplicó al proceso conocido como “CO2 acceptor
gasification process” que proponía llevar a cabo la gasificación de un carbón con vapor a
presión en presencia de caliza o dolomita. (Martínez Berges, I. 2014)

Las algas, como cualquier otra especie vegetal, toman el CO2 de la atmosfera para realizar el
proceso de fotosíntesis para su crecimiento. Esta propiedad de las algas puede utilizarse para
capturar el CO2 presente en los gases procedentes de la combustión en una planta de generación
eléctrica o una planta industrial. (Muñoz, C. B., Peris, P. M., & Rodríguez, J. D. R. 2011)

Una vez purificado, el CO2 se comprime a una presión superior a 80 bar para ser transportado
hasta el lugar donde se va a almacenar de forma permanente (IPCC, 2005). Para transportar el
dióxido de carbono es necesario que se encuentre en el denominado estado supercrítico
(densidad de 760 kg/m3 a 21,1 °C). (Martínez Berges, I. 2014)

Autor: Antolín Calvo, C, 2016, Captación de co2 mediante ciclos de


carbonatación/calcinación. Valladolid, España. Escuela de Ingenierías Industriales,
Universidad de Valladolid, pág. 1-29

Disponible en: https://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/18731/1/TFG-I-513.pdf (01/04/17)


Ficha Bibliográfica

Título: Captación de co2 mediante ciclos de carbonatación/calcinación

La última de las etapas del proceso de CAC consiste en el almacenamiento permanente de CO2
en depósitos geológicos. Esta última etapa resulta de vital importancia en el proceso completo
de CAC, ya que constituye un requisito indispensable sin el cual la penalización energética y
los altos costes derivados de la etapa de captura o separación de CO2 no estarían justificados.

La primera de las opciones de almacenamiento planteadas en yacimientos agotados de petróleo


o gas natural cuenta con un potencial importante para convertirse en almacén de CO2, ya que
durante miles de años ambos han almacenado gas y petróleo de forma segura y permitirían
reducir significativamente los altos costes de la CAC. Este beneficio es mayor para el
almacenamiento de CO2 en los yacimientos de petróleo para EOR, ya que la inyección de CO2
permitiría aumentar la explotación de este hidrocarburo en torno a 15-25% respecto de la
situación sin almacenamiento de CO2, repercutiendo así en un beneficio económico
importante.

El almacenamiento de CO2 en yacimientos de carbón difíciles de explotar se encuentra en la


actualidad en una fase de estudio, y consiste en inyectar CO2 en este tipo de yacimientos con
el objetivo de recuperar el CH4 (80-99% de pureza) que ha quedado adsorbido en la matriz del
carbón durante la formación de éste (IPCC, 2005).

Aparte del ya mencionado sistema de EOR, el CO2 también puede ser empleado de forma
directa en otra serie de sistemas industriales como es el caso de los procesos y productos
alimentarios, tratamiento de aguas y finalmente mediante el empleo de CO2 en estado
supercrítico como alternativa a los disolventes orgánicos nocivos, los cuales son perjudiciales
para la salud humana y además afectan a la capa de ozono (Martínez Berges, I. 2014).

Las reducciones de costos de las tecnologías deben ser calculadas como la suma de las
reducciones en todos los procesos por el nivel de capacidad instalado en captura, transporte y
almacenamiento. De acuerdo a la IEA (International Energy Agency) se espera que a futuro
(cercano al año 2030) estos costos disminuyan un 50%, con lo que reflejaría un precio de $25-
50 por tonelada de CO2, mientras la IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change) en la
actualidad estima una reducción de costes del orden de 20-30% en la siguiente década.
(Morales, H., Torres, C., & Muñoz, C. M. 2008)

Autor: Antolín Calvo, C, 2016, Captación de co2 mediante ciclos de


carbonatación/calcinación. Valladolid, España. Escuela de Ingenierías Industriales,
Universidad de Valladolid, pág. 30-38

Disponible en: https://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/18731/1/TFG-I-513.pdf (01/04/17)