Sie sind auf Seite 1von 1

“La gente olvida que incluso los doctores Se trata de un logro moral por parte del hay más

hay más charla sobre el amor y el


tienen escrúpulos morales, y que ciertas doctor, que no debe dejarse repeler por la sufrimiento.
confesiones de los pacientes resultan muy enfermedad y la corrupción. Al echar nuestra rabia sobre el hermano
duras de aceptar, incluso para un doctor, No podemos cambiar nada a menos que que hay en nuestro interior nos
pero el paciente no se siente aceptado antes lo aceptemos. condenamos a nosotros mismos. Le
hasta que se acepta lo peor que hay en él. La condena no libera, sino que oprime. Y escondemos del mundo, negamos haber
Nadie puede arreglar esto con palabras; entonces me convierto en el opresor de la encontrado nunca a ese último entre los
sólo llega a través de la reflexión, y a través persona que condeno, y no en su amigo y últimos en nosotros mismos, y si no
de la propia actitud del doctor hacia sí compañero de sufrimientos. hubiera sido Dios quien nos hubiera dado
mismo y hacia su lado oscuro. Si el doctor No es que quiera decir que si queremos esta forma despreciable, le negaríamos mil
quiere guiar a otro, o incluso acompañarle ayudar a mejorar nunca debemos juzgar, veces antes de que cantare un solo gallo”
un paso en el camino, deberá sentir con la pero si un doctor desea ayudar a un ser
psique del paciente. Nunca lo sentirá si lo humano, debe ser capaz de aceptarlo tal CARL GUSTAV JUNG
juzga. No importa si pone los juicios en como es, y sólo podrá hacerlo cuando y
palabras o se los guarda para sí mismo. haya visto y aceptado lo que es él mismo. (Conferencia brindada en Suiza ante un grupo de Clérigos)
Tomar la posición opuesta, y estar de Tal vez suene simple, pero las cosas
acuerdo con la persona sin pensárselo, simples siempre son las más difíciles: en la
tampoco sirve, ya que lo aparta tanto como vida de hoy día, ser simple o sencillo
la condena. El sentido viene únicamente requiere la mayor de las artes, y la
de la objetividad desprovista de prejuicios. aceptación de uno mismo es la esencia del
Dicho así parece un precepto científico y problema moral y la ácida prueba de la
podría confundirse con una actitud de la propia perspectiva de la vida.
mente abstracta y puramente intelectual, Alimentar al mendigo, perdonar un
pero lo que quiero decir es bastante insulto, amar a mi enemigo en nombre de
diferente. Se trata de una cualidad Cristo, son, sin duda, grandes virtudes. Lo
humana, una especie de profundo respeto que hago por el último de mis hermanos,
por los hechos, por la persona que sufre a lo hago por Cristo. Pero lo que deberé
causa de ellos y por el enigma de dicha descubrir es que el último de entre ellos, el
vida. La persona auténticamente religiosa más pobre de todos los mendigos, el más
tiene esa actitud. impúdico de todos los ofensores, sí, el
Sabe que Dios hace que ocurran toda clase enemigo, están en mí, y que yo mismo
de cosas inconcebibles, que busca entrar tengo necesidad del abrazo de mi propia
en el corazón de los hombres de las formas especie, que yo mismo soy el enemigo que
más curiosas y, por lo tanto, que sienta en debe ser amado.
todas partes la invisible presencia de la ¿Y entonces? Entonces, como regla, toda la
Divina Voluntad. Eso es lo que quiero decir verdad del cristianismo se invierte. Ya no
con “objetividad desprovista de prejuicios”.