Sie sind auf Seite 1von 3

Doble instancia

Artículo 20. Doble instancia. Las sentencias y los autos que se refieran a la libertad del
imputado o acusado, que afecten la práctica de las pruebas o que tengan efectos
patrimoniales, salvo las excepciones previstas en este código, serán susceptibles del
recurso de apelación.

El superior no podrá agravar la situación del apelante único.


Este principio en una consecuencia lógica del derecho de impugnación, por medio del cual
cualquier sujeto procesal tiene derecho a impugnar o recurrir una providencia que le
resulta desfavorable.
Se encuentra regulado en el Artículo 29 y 31 de nuestra Constitución Política,
disposiciones que estipulan que el sindicado tiene derecho a impugnar la sentencia
condenatoria y que toda sentencia judicial podrá ser apelada o consultada.
El principio de la doble instancia busca garantizar una recta aplicación de justicia, en
cuanto posibilita que la misma cuestión de fondo que ha sido materia de discusión, o
decisión en un proceso pueda ser revisada en su legalidad por otro funcionario que posea
conocimientos superiores y un grado de experiencia mucho mayor que el funcionario de
primera instancia.

Cosa juzgada
Artículo 21. Cosa juzgada. La persona cuya situación jurídica haya sido definida por
sentencia ejecutoriada o providencia que tenga la misma fuerza vinculante, no será
sometida a nueva investigación o juzgamiento por los mismos hechos, salvo que la
decisión haya sido obtenida mediante fraude o violencia, como también las absoluciones
que se refieran a graves violaciones de derechos humanos o al Derecho Internacional
Humanitario, cuando se debieron a la falta de un interés serio del Estado al ejercer la
acción penal, según lo hubieren establecido los organismos con jurisdicción internacional
cuya competencia haya sido reconocida por Colombia o lo determinen pronunciamientos
de la Procuraduría General de la Nación, de la Sala Jurisdiccional Disciplinaria del Consejo
Superior de la Judicatura o de la jurisdicción contencioso administrativa.
Estipulado en el Artículo 29, Inciso 4 de nuestra Constitución Política, se le denomina NON
BIS IN ÍDEM, por lo que el sindicado o procesado no puede ser juzgado dos veces por el
mismo hecho. La expresión hecho, debe entenderse como conducta humana finalmente
dirigida, mientras que la identidad alude a la persona, al objeto y a la causa de
persecución, de lo contrario no se podría hablar de la identidad de hecho.
Consiste la COSA JUZGADA en la imposibilidad que tiene el Estado para cuestionar los
asuntos que ya han sido objeto de decisión a través de un proceso previo, mediante
sentencia que se encuentre en firme.

Restablecimiento del derecho


Artículo 22. Restablecimiento del Derecho. Cuando sea procedente, la Fiscalía General de
la Nación y los jueces deberán adoptar las medidas necesarias para que hacer cesar los
efectos producidos por el delito y las cosas vuelvan al estado anterior, si ello fuere posible,
de modo que se restablezcan los derechos quebrantados, independientemente de la
responsabilidad penal.
Son los mecanismos que puede adoptar el Fiscal y los Jueces cuando el caso lo permite,
para hacer menos gravosa la situación del ofendido o implicado, tomando las medidas
necesarias para restablecer el derecho conculcado o para asegurar la indemnización de
perjuicios.

Cláusula de exclusión
Artículo 23. Cláusula de exclusión. Toda prueba obtenida con violación de las garantías
fundamentales será nula de pleno derecho, por lo que deberá excluirse de la actuación
procesal.

Igual tratamiento recibirán las pruebas que sean consecuencia directa de las pruebas
excluidas, o las que sólo puedan explicarse en razón de su existencia, salvo las excepciones
previstas en este código.

El investigador debe adelantar los procesos de consecución, recolección y aseguramiento


de los elementos materiales probatorios de acuerdo a lo estipulado en los principios
rectores y garantías fundamentales, el desconocimiento generara la nulidad de la misma y
de las que se desprendan de ella.

Ámbito de la jurisdicción penal


Artículo 24. Ámbito de la jurisdicción penal. Las indagaciones, investigaciones,
imputaciones, acusaciones y juzgamientos por las conductas previstas en la ley penal
como delito, serán adelantadas por los órganos y mediante los procedimientos
establecidos en este código y demás disposiciones complementarias.
Integración
Artículo 25. Integración. En materias que no estén expresamente reguladas en este código
o demás disposiciones complementarias, son aplicables las del Código de Procedimiento
Civil y las de otros ordenamientos procesales cuando no se opongan a la naturaleza del
procedimiento penal.

«En aquellas materias que no se hallen expresamente reguladas en el C.P.P., son


aplicables las disposiciones del código de procedimiento civil y de otros ordenamientos
procesales, siempre que no se opongan a la naturaleza del procedimiento penal».

El proceso penal no se puede sustraer a todas las reglamentaciones que existen en otros
procesos, especialmente el de la ciencia del proceso civil que esta más desarrollada que la
ciencia del derecho procesal penal.

Cuando quiera que se encuentren vacíos porque procesalmente no se ha dispuesto por


parte de la ley la forma como deben llenarse esos vacíos, se puede recurrir a normas
similares para que se puedan aplicar y así se pueda resolver los vacíos que presente el
proceso penal.

Prevalencia
Artículo 26. Prevalencia. Las normas rectoras son obligatorias y prevalecen sobre cualquier
otra disposición de este código. Serán utilizadas como fundamento de interpretación.

Moduladores de la actividad procesal


Artículo 27. Moduladores de la actividad procesal. En el desarrollo de la investigación y en
el proceso penal los servidores públicos se ceñirán a criterios de necesidad, ponderación,
legalidad y corrección en el comportamiento, para evitar excesos contrarios a la función
pública, especialmente a la justicia.