Sie sind auf Seite 1von 1

Nuestras bendiciones y su amor

Al que pastoreó a su pueblo por el desierto, porque para siempre es su misericordia (v. 16). |
Lectura: Salmo 136:1-3, 10-26

En 2015, una mujer dejó en un centro de reciclaje la computadora de su esposo fallecido, y que
había sido fabricada en 1976. Pero más importante que cuándo la fabricaron fue quién la había
hecho. Era una de las 200 computadoras hechas a mano por el fundador de Apple, Steve Jobs,
¡y su valor estimado era 250.000 dólares! A veces, conocer el verdadero valor de algo significa
saber quien lo hizo.

Saber que es Dios quien nos hizo demuestra cuánto valemos para Él (Génesis 1:27). El Salmo
136 enumera momentos clave de su pueblo Israel: cómo fueron liberados de la esclavitud en
Egipto (vv. 11.12), viajaron por el desierto (v. 16) y recibieron un nuevo hogar en Canaán (vv.
21-22). Pero cada vez que se menciona un evento de su historia, va acompañado de esta frase
repetida: «porque para siempre es su misericordia». Esto les recordaba que aquellas
experiencias no eran eventos al azar, sino que habían sido orquestados por Dios y reflejaban
su amor eterno por aquellos que Él había hecho.

Muy a menudo, dejo que pasen momentos que muestran a Dios obrando con bondad, sin
reconocer que toda buena dádiva viene de mi Padre celestial (Santiago 1:17), quien me hizo y
me ama. Que tú y yo aprendamos a relacionar toda bendición de nuestras vidas con la
misericordia eterna de Dios.

¿Cómo podemos recordar mejor a la Fuente de toda bendición en la vida? ¿Qué te impide
hacerlo?

Señor, que reconozca que toda bendición viene de ti.

-Peter Chin