Sie sind auf Seite 1von 7

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

FACULTAD DE ESTUDIOS SUPERIORES IZTACALA


PSICOLOGÍA A DISTANCIA

UNIDAD II. CONCEPTOS DE EVALUACIÓN


PSICOLÓGICA

ACT. 5 ANÁLISIS DE CASOS

ANDREA SOFÍA ONTIVEROS ORNELAS


418094974

METODOLOGÍA I. EVOLUCIÓN HISTÓRICA DE LA EVALUACIÓN PSICOLÓGICA


GRUPO 9514
TUTORA: LIC. VERÓNICA CRISTINA MORALES VÁSQUEZ

05 DE SEPTIEMBRE 2019
ANÁLISIS DE CASOS

Modelo de enfermedad.
En este modelo la conducta puede explicarse en función de variables internas, es decir que
los determinantes de la conducta son de carácter interno, de acuerdo a la base biológica o
a los procesos intrapsíquicos. El supuesto básico es que la conducta anormal se encuentra
asociada a trastornos orgánicos, bajo alteraciones estructurales o funcionales del sistema
nervioso, por lo que su tratamiento debe ser médico.
En este enfoque se distinguen dos indicadores de anomalías orgánicas o funcionales, que
son los signos y síntomas, los signos son indicadores objetivos de procesos orgánicos
alterados, mientras que los síntomas son indicadores subjetivos de dichos procesos, son
percibidos por el propio individuo. El conjunto de ambos forma un cuadro clínico, llamado
síndrome.
También estudia al paciente, intentando su clasificación en función de diversas entidades
nosológicas consideradas como enfermedades mentales, así como la búsqueda de causas
biológicas que respalden la aparición y mantenimiento de la enfermedad.
El diagnóstico del sujeto se da por medio de la descripción de síntomas y la clasificación,
la cual ayudará a conocer el pronóstico del trastorno, lo que facilitará su predicción y
tratamiento.
La metodología utilizada es de carácter correlacional, es decir se establecen correlatos
entre diferentes indicadores que determinen covariación entre ellos, con el objetivo de
configurar síndromes y relaciones entre indicadores y procesos internos. Aplica pruebas
tipificadas, cuyas puntuaciones son comparadas con normas de referencia.

Modelo psicodinámico.
Este modelo considera que los factores intrapsíquicos, es decir, las estructuras internas de
la personalidad, constituyen las causas subyacentes de la conducta manifiesta, teniendo
lugar en la mente bajo la forma de impulsos, deseos, motivos y conflictos.
Estudia la estructura de la personalidad desde una perspectiva molar, así como los
procesos y contenidos inconscientes con el fin de comprender su dinámica, estructura
psíquica del yo y los recursos adaptativos y defensivos a su servicio y la accesibilidad del
sujeto al tratamiento psicoanalítico. Las experiencias infantiles son de gran importancia para
explicar la conducta posterior del individuo. La evaluaciòn y el tratamiento psíquico se
centran en la actividad psíquica que no es directamente observable.
En este modelo, al igual que en el de enfermedad, la conducta es considerada como un
signo, entonces las conductas presentadas necesitan ser interpretadas para obtener un
valor diagnóstico.
Las técnicas de evaluación enfatizan la libertad de respuesta, por lo que son fundamentales
procedimientos no estructurados que inferen datos relativos o conflictos conscientes e
inconscientes. Las técnicas proyectivas son instrumentos adecuados que facilitan la
aparición de respuestas libres. El objetivo básico de este módelo es ayudar al cambio
terapéutico, confundiéndose la evaluación con el propio proceso de psicoanálisis
Los métodos y técnicas básicos para conseguir ese objetivo se basan en observaciones
cualitativas, dentro de un método clínico inductivo. La elaboración de sus técnicas ha
perseguido el logro de procedimientos independientes para verificar las hipótesis
psicodinámicas, siendo las fundamentales las técnicas proyectivas. No interesa la
clasificación nosológica ni la comparación interindividual.

Modelo conductual.
Las tres variables objeto de estudio del modelo conductual son la conducta, el ambiente y
el organismo.El interés ha estado en la conducta y la forma de operativizarla. La conducta
no está determinada por las variables cognitivas, sino que es la propia conducta la que
produce los procesos cognitivos. El ambiente constituye una variable importante,
combinándose un ambiente histórico con el actual, el énfasis en la determinación ambiental
de la conducta no excluye variables biológicas o personales.
El principio básico en psicopatología es que la conducta trastornada consiste en una serie
de hábitos desadaptativos condicionados a ciartos estímulos, el tratamiento adecuado
consistirá en la aplicación de los principios del aprendizaje para extinguir dichos hábitos.
Por lo que entonces la evaluación se basa en los principios teóricos de la psicología del
aprendizaje. La evaluación se realiza a lo largo de todo el procesos de intervención, la cual
facilita una descripción precisa y objetiva de la conducta.
Teniendo en cuenta que la evaluación conductual nace del amparo de la modificación de
conducta, su objetivo fundamental es el cambio.
La metodología básica es de carácter experimental, con énfasis en diseños N=1. Se centra
en comparaciones intraindividuales frente a las comparaciones interindividuales propias del
enfoque nomotético.
Se han generado múltiples instrumentos que junto con la observación sistemática, aparece
la autoobservación, los autoinformes y la entrevista.
El ámbito, anteriormente limitado a la psicología clínica, se ha extendido al área educativa,
del trabajo y de las organizaciones.

ANÁLISIS DE CASO CLÍNICO


Caso clínico 1.

Referencia al especialista:

PE es una mujer de 27 años de edad. Es propietaria de un centro deportivo e instructora de


gimnasia aeróbica.
Hace seis meses, acudió voluntariamente a tratamiento ambulatorio debido a problemas de
alimentación y pérdida de peso manifestados en los últimos 12 meses.

Síntomas que presenta:

Hace seis meses, en el momento de la evaluación inicial, PE pesaba 43 kg (95 libras), su


estatura era de 1,60m (5 pies, 3 pulgadas) y tenía un índice de masa corporal (IMC) de 16,7
kg/m2. El examen médico descartó la presencia de cualquier causa médica que pudiera
explicar su pérdida de peso. Había alcanzado su peso actual a lo largo de los últimos 12
meses, reduciendo progresivamente su ingesta y comiendo exclusivamente frutas,
verduras y leche, y haciendo ejercicio físico entre 3 y 4 horas diarias al finalizar su jornada
laboral. Se pesaba varias veces al día, especialmente antes y después de cada sesión de
entrenamiento físico. Se le interrumpió la menstruación 6 meses después de que empezó
a restringir su consumo de alimentos. En el momento de la evaluación inicial, PE manifestó
estar obsesionada con su peso y figura y tener intenso temor a engordar.
Negó sentirse demasiado flaca, y expresó descontento con las partes de su cuerpo que
consideraba abultadas. Al momento de la consulta, PE no tenía ninguna actividad social
fuera del gimnasio.
En la evaluación actual, después de 6 meses de tratamiento, PE come una mayor cantidad
y variedad de alimentos y ha alcanzado un IMC de 19,5 kg/ m2. Su menstruación se ha
restablecido. Come diariamente, de forma regular y a menudo con su familia. Ha dejado de
hacer ejercicio físico exagerado, y mantiene una ingesta de calorías suficiente como para
desarrollar la ocupación activa que normalmente tiene. Manifiesta estar poco preocupada
por su peso o figura, aunque perduran algunas evaluaciones negativas sobre su cuerpo.
Información adicional:
PE vive con su hermano de 38 años de edad y sus padres ancianos. No ha tenido una
relación sentimental desde hace varios años. En la evaluación efectuada al darle el alta, las
pruebas rutinarias de laboratorio indicaron que tenía un buen estado de salud.

Evaluación conductual:

En este módelo nos debemos centrar en los signos y síntomas que


afecten directamente a la salud física y tengan base orgánica, la
conducta en función del organismo. La descripción de dichos
síntomas y la clasificación facilitarán tratamiento y pronóstico.
Modelo
En este caso nos debe llamar la atención principalmente la pérdida
psiquiátrico de peso y la disminución de apetito, los cuales han tenido
repercusiones directas en su salud, como el retiro anormal de la
menstruación y cierto grado de desnutrición. Acompañados de
conductas obsesivas en su alimentación y ejercicio, así como
impulsos constantes de pesarse.
Dentro de las técnicas que pueden ser utilizadas para su evaluación,
se encuentran la observación, entrevistas estructuradas (con
relación de la clasificación de DSM), cuestionarios, escalas, se
pueden utilizar pruebas psicométricas y técnicas proyectivas.
Este modelo considera a las estructuras internas de la personalidad
cmo las que constituyen las causas de la conducta, expresados
como impulsos, deseos, motivos y/o conflictos. Se considera al
comportamiento observable como un signo de los procesos
inconscientes que lo determinan.
En este caso, podemos inferir que la paciente tiene una gran
motivación y deseo de ser delgada, por lo que sus impulsos son
manifestados en la cantidad excesiva de ejercicio que realiza, así
como en limitar sus alimentos y en la obsesión de pesarse
Modelo constantemente. De igual manera llama la atención que aún viva con
psicodinámico sus padres y hermano, así como el hecho que no ha tenido una
relación sentimental en mucho tiempo, probablemente muestre una
gran dependecia familiar iniciada desde la niñez.
Para la evaluación se pueden utilizar métodos intensivos,
ideográficos (bioagráficos, recuerdos tempranos, sueños), entrevista
clínica semiestructurada, así como técnicas proyectivas,
estructurales o dinámicas.

En dicho modelo nos fijamos en las variables de la conducta, el


ambiente y el organismo, cetrándose en la conducta y su
modificación. La conducta trastornada consiste en hábitos
desadaptativos condicionados a estímulos, por lo que el tratamiento
utilizando principios del aprendizaje, eliminará dichos hábitos.
En el mencionado caso clínico, podemos notar con cierta seguridad
que los hábitos negativos son el no comer adecuadamente al
restringirse ella misma muchos alimentos, el ejercitarse de manera
Modelo exhaustiva, el pesarse obsesivamente, así como el rechazo por su
conductual peso y figura. También debemos destacar que ella es instructora de
gimnasia, por lo que entonces sabemos que su ambiente influye
negativamente en sus conductas. Así como el hecho de estarse
pesando de manera impulsiva propicia el estímulo de por su peso,
no comer y ejercitarse más.
Entre las técnicas más utilizadas se encuentran cuestionarios e
inventarios, la observación sistemática, la autoobservación,
mediciones análogas, los autoinformes y la entrevista.
Principales diferencias y semejanzas en la evaluación de los modelos.

Entre las semejanzas más obvias se encuentran entre el modelo médico-


psiquiátrico y el modelo psicodinámico, es donde los dos consideran a la conducta como
un signo, comparten bases médicas similares, ambos utilizan lenguaje médico, así como
criterios diagnósticos diferenciales mediante pruebas proyectivas.

Sin embargo, el modelo psicodinámico rechaza los diagnósticos nosológicos de


orígen médico, considerándolos incluso un obstáculo para el psicoanálisis. Por otra parte
dicho modelo considera la conducta en función del organismo pero con un constructo
intrapsíquico, mientras que el modelo médico-psiquiátrico lo hace con bases biológicas,
por lo que entonces éste le atribuye causalidad orgánica a la conducta, sin considerar
alguna otra variable conductual, ambiental o cognitiva, variables que si considera el modelo
conductual que incluso no excluye a las biológicas.

La conducta en el modelo psicodinámico no es directamente observable, como


por ejemplo sí lo es en el modelo conductual. Otra diferencia con el modelo conductual
es que en el psicodinámico la explicación de la conducta se basa en los contenidos y la
dinámica de la vida mental, mientras que el modelo conductual, se desentiende de la
mente, enfocándose exclusivamente en el comportamiento, fijando sus objetivos en la
descripción, predicción y control de la conducta.

En el modelo psicodinámico los instrumentos carecen de fiabilidad, y debido a sus


ambigüedades, así como a la falta de contraste en sus constuctos y sus imprecisiones
conceptuales, hacen imposible que sea considerado como conocimiento científico, la
situación de falta de fiabilidad sucede también en el modelo psiquiátrico en sus
clasificaciones diagnósticas, lo cual no sucede con el modelo conductual.

Conclusiones.

Todos los modelos dentro del área de evaluación, tienen que llevarla a cabo
mediante sus bases teóricas y con los instrumentos más adecuados según las mismas,
basandose siempre en la conducta presentada, ya sea de etiología biológica, inconsciente
o influenciada por el ambiente. Y por su puesto saber que mediante una evaluación
realizada adecuadamente se llega al diagnóstico correcto y se puede ofrecer así el mejor
tratamiento posible, que a fin de cuentas es el objetivo final de cualquier proceso de
evaluación, para que el individuo deje de experimentar la adversidad que lo aqueja.
REFERENCIAS.

1. Buela, G. y Sierra, J. (1997). Modelos de evaluación psicológica. En: G. Buela y J.


Sierra (dirs). Manual de evaluación psicológica. Recuperado de
https://enlinea.iztacala.unam.mx/2020-1/mod/folder/view.php?id=32705

2. Roa, A. (1995). Bases teóricas y conceptuales de la evaluación en psicología clínica.


En A. Roa (dir). Evaluación en psicología clínica y de la salud. Recuperado de
https://enlinea.iztacala.unam.mx/2020-1/mod/folder/view.php?id=32705

3. Jarne, A. y Talarn, A. (2015). Enfoques y modelos en psicopatología. En: Gutiérrez,


J y Ferrer M (edts), Manual de psicopatología clínica. Recuperado de
https://books.google.com.mx/books?id=hgmIDwAAQBAJ&pg=PT35&lpg=PT35&dq
=2.+Enfoques+y+modelos+en+psicopatolog%C3%ADa+JOS%C3%89+GUTI%C3
%89RREZ+MALDONADO+MARTA+FERRER+GARC%C3%8DA&source=bl&ots=
Nyf3xqSeKk&sig=ACfU3U07__k8cy9oIAeDDRD7hpQ_v1Ckbw&hl=es-
419&sa=X&ved=2ahUKEwjMrsGR1sDkAhUEDq0KHY-
eBagQ6AEwBnoECAkQAQ#v=onepage&q=2.%20Enfoques%20y%20modelos%2
0en%20psicopatolog%C3%ADa%20JOS%C3%89%20GUTI%C3%89RREZ%20M
ALDONADO%20MARTA%20FERRER%20GARC%C3%8DA&f=false

4. Molla, W., Ormeño, G., Romero, A., y Vidal, M. (2015). Modelo médico – psiquiátrico
(Monografía para presentar a la asignatura Evaluación y Diagnóstico). Universidad
Nacional Federido Villarreal. Recuperado de
https://es.slideshare.net/giovannaormenodiaz/modelo-medico-psiquiatrico

5. Bueno, M. (2010). Diagnóstico y Evaluación Psicológica en Psicoanálisis y Terapia


Psicoanalítica. Psicopatología Clínica, Legal y Forense, vol 10, pp. 165-197.
Recuperado de https://masterforense.com/pdf/2010/2010art9.pdf

6. Vargas, J., y Ibáñez, E. J. (1998) La evaluación conductual. Revista electrónica de


Psicología Iztacala, 1(2). Recuperado de
https://www.iztacala.unam.mx/carreras/psicologia/psiclin/numerodos/laevaluacionc
onductual.html