Sie sind auf Seite 1von 2

EL REFLEJO DEL CUERPO

Con cada parte del cuerpo, el hombre se puede expresar sin necesidad de palabras,
ya que este maneja un lenguaje no verbal; con las manos, se puede tocar, amar,
mimar, admirar, halagar, burlar, ordenar, jurar, etc... Con el rostro puede demostrar
terror, asco, admiración, felicidad, tristeza, entre otros. Estas expresiones, actitudes,
comportamientos y aspectos del hombre, son proyectadas hacia afuera de si, son
notorias para los demás, esto puede ser entendido en 3 casos, uno como lo que se
destaca y tiene validez, prestigio y distinción, en el segundo caso es algo examinado
por el público, relevante o destacado y en el tercer caso es la exposición, exhibición
o demostración y no puede ser pasado por alto1.

En la Grecia helénica, el cuerpo de los hombres era algo hermoso y lleno de


significados, que representaba a la sociedad. Los hombres viriles tenían un aspecto
en su cuerpo que representaba seguridad para los demás, esto hacía que se les
diera un prestigio distinto a los demás hombres, incluso en su lecho de muerte, los
esclavos por su parte, son fuertes para el uso necesario que el amo les dé, teniendo
características y diferencias notorias en su cuerpo, además de un comportamiento
distinto al de los hombres y mujeres, que contaba con ciertas reglas específicas que
ya habían sido planteadas por sus amos y otros pensadores desde tiempos
anteriores2

El cuerpo es un instrumento de comunicación para el ser humano, con este el


hombre puede expresar todo sobre él, por medio de movimientos, comportamientos,
expresiones, que son proyectados al exterior y allí tiene la aprobación o sanción
social, estos pueden ser formados o modificados, por medio de manuales de
comportamiento3, muchos de estos dirigidos a los jóvenes y adultos, en los cuales
especifican como se debe comportar en los distintos lugares (la iglesia, la mesa,
reuniones, colegios, etc…). Erasmo en su principio, hace referencia a una
pedagogía de los buenos modales y buen comportamiento, que debe ser inculcado
a los niños (sin distinción alguna), ya que estos no han sido pervertidos por la
sociedad y están dispuestos para cualquier aprendizaje (p.171) y entre más pronto
se aplique mayor será la eficiencia de este, el cual también cuenta con un código
valido para todos. La escolaridad de la civilidad se debe dar en la educación
domestica (padres) y la disciplina (escuela). El aprendizaje del cuerpo está asociado
al ejercicio escolar, lectura, escritura, la oración, el maestro y los alumnos repiten.

1
Véase en El concepto de esfera púbica en “Historia y critica de la opinión pública” de Jürgen Habermas por
Alejandro Lozano.
2
Tratados de educación y fisiognomía que va desde Aristóteles a Cicerón, de Plutarco a Quintiliano.
3
Manuales de comportamiento como De civilitate morum puerilium libellus de Erasmo y Manual de
urbanidad y buenas maneras, conocido popularmente como Manual de Carreño de Manuel Antonio
Carreño.
Muchas de las reglas de civilidad son invisibilizadas por muchos, ya que es algo que
se ha venido inculcando en