Sie sind auf Seite 1von 2

2.1.

Capacidad:

2.1.1. Definición:

La palabra capacidad en el ámbito legal como la aptitud de una persona física y moral
para ser titular de derechos y obligaciones, ejercitarlos y comparecer en un Tribunal para
ejercerlos por propio derecho. (Estrada, 2015)

- “Aptitud legal para ser sujeto de derechos y obligaciones.” (RAE, 2019)

La capacidad jurídica es la aptitud para ser titular de relaciones jurídicas, de derechos y


deberes. Y se predica de toda persona. Podemos señalar que la capacidad jurídica es igual
para todos los sujetos. No puede ser objeto de limitación, ni de 2 graduación y tampoco
de negociación, no es válido un contrato, o un acto donde una persona renuncia a su
capacidad. (Conesa, 2015)

La capacidad jurídica habla de la aptitud jurídica, de la aptitud legal, de la aptitud para el


derecho. Cuando uno tiene capacidad jurídica es apto jurídicamente para algo. La
pregunta inmediata que se deriva de ello es entonces ¿aptitud para qué? La primera
respuesta podría derivar de la distinción que se hace entre la aptitud de tener derechos y
la aptitud de ejercerlos; es decir, la distinción entre la titularidad del derecho y el ejercicio
del mismo. (Bariffi, 2014)

2.1.2. Capacidad de Goce:

La capacidad de goce llamada también jurídico o de derecho es la aptitud o la idoneidad


que tiene el sujeto para ser titular de derechos y deberes. En otros términos, la capacidad
jurídica se da si el sujeto es apto para ser titular de relaciones jurídicas, ya como sujeto
activo (titular de derecho) ya como sujeto pasivo (titular de deberes). La capacidad de
goce se adquiere plenamente con el nacimiento, en ese sentido el concebido tiene
capacidad de goce, pero supeditada a que para atribuirle derechos patrimoniales es
necesario que nazca vivo (Art. 1 del CC). Las limitaciones de la capacidad jurídica las ha
previsto expresamente la ley. Ejemplo: en los casos contemplados en los artículos 1366,
515, 538 del CC y el 7 de la Constitución. (Garcia, 2011)

2..1.3. Capacidad de Ejercicio:

. La capacidad de ejercicio es la aptitud o la idoneidad que tiene el sujeto para ejercer


personalmente sus derechos y asumir sus deberes. La capacidad de ejercicio supone
necesariamente la capacidad de goce; no se puede ejercer un derecho que no se tiene. En
cambio, la capacidad de goce puede existir sin la capacidad de ejercicio. Un sujeto titular
de derecho puede ser capaz o incapaz de ejercerlos. Toda persona por el hecho de serlo,
tiene capacidad jurídica, sea un niño de corta edad o un demente, sea una persona física
o jurídica; pero no toda persona que tenga capacidad jurídica tiene capacidad de ejercicio;
no toda persona que tiene el goce de sus derechos civiles como sucede con un niño o con
un loco tiene la capacidad de ejercicio de estos. Por ejemplo, un demente titular de un
patrimonio carece de capacidad para venderlo, hipotecarlo, arrendarlo. etc. (Garcia, 2011)

2.1.4. ¿Quiénes no pueden ejercer esas capacidades?

Tanto la incapacidad absoluta (artículo 43º) como la incapacidad relativa (artículo 44º)
son restricciones del legislador a la capacidad de ejercicio de las personas. Fácilmente
puede entenderse que son excepcionales, no puede entenderse que las situaciones
expuestas por ambos artículos son amplias como los derechos contenidos en el artículo
2º de la Constitución. (Luna, 2008)

Se dice que son absolutamente incapaces:

- Los menores de dieciséis años, salvo para aquellos casos determinados por la ley.
- Los que por cualquier causa se encuentren privados de discernimiento
- Los sordomudos, los ciegosordos y los ciegomudos que no pueden expresar su
voluntad de manera indubitable.

El criterio detrás de la denominada incapacidad absoluta es la imposibilidad de expresar


indubitablemente la voluntad. El derecho no puede penetrar en la psiquis de las personas,
por lo que debe constreñirse a indagar sobre lo que exteriorizan las personas.
Se dice que son relativamente incapaces: (Luna, 2008)
- Los mayores de dieciséis y menores de dieciocho años
- Los retardados mentales
- Los que adolecen de deterioro mental que les impide expresar su libre voluntad
- Los pródigos (aquellos que no pueden contener su compulsión a gastar)
- Los que incurren en mala gestión (ejemplo: declarados insolventes o en quiebra)
- Los ebrios habituales
- Los toxicómanos (ejemplo: drogadictos)
- Los que sufren pena que lleva anexa la interdicción civil (ejemplo: los presos)