Sie sind auf Seite 1von 50
LA CASA DEL DIOS VIVIENTE PARTE II “ FIELES ADMINISTRADORES DE SU CASA ” Ap.
LA CASA DEL DIOS VIVIENTE
PARTE II
“ FIELES ADMINISTRADORES
DE SU CASA ”
Ap. Gustavo Lara
Nivel 2 | Año 1 | Módulo 7

Índice

 

Objetivos y Estructura del módulo

Página i

Sección 1 : La iglesia de Dios, la casa de Dios – Parte I La iglesia de Dios, la casa de Dios Parte I

Página 1

 

Lección 1: El llamamiento y la participación de los santos en la Economía de Dios Lección 2: Para que sepas cómo conducirte en la casa de Dios Lección 3: La iglesia es la casa de Dios

Sección 2 : La iglesia de Dios, la casa de Dios – Parte II La iglesia de Dios, la casa de Dios Parte II

Página 11

Lección 4: La iglesia es Columna y Fundamento de la Verdad Lección 5: La iglesia es Dios manifestado en la carne Lección 6: Considerad al Apóstol y Sumo Sacerdote de la casa de Dios

 

Sección 3 : La cena del Señor en la casa de Dios La cena del Señor en la casa de Dios

Página 21

 
 

Lección 7: La cena del Señor en la casa de Dios Lección 8: Corregir lo deficiente Lección 9: La verdadera cena del Señor

Sección 4 : La cena del Señor y la mayordomía de Su gracia La cena del Señor y la mayordomía de Su gracia

Página 33

 

Lección 10: Bajo Su autoridad somos mayordomos de Su gracia Lección 11: La mayordomía de la Gracia Parte I Lección 12: La mayordomía de la Gracia Parte II

Objetivos y Estructura del módulo

El propósito de este módulo es presentar herramientas, de manera ordenada, para entender juntos asuntos eternos, a fin de edificar más fielmente (exactamente) la casa de Dios, conforme a Su diseño.

A continuación, observemos juntos los pasajes que constituyen la estructura ósea de todo el módulo:

Hebreos 3:1-11 “Por tanto, hermanos santos, participantes (comunión) del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús; el cual es fiel al que le constituyó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios. Porque de tanto mayor gloria que Moisés es estimado digno éste, cuanto tiene mayor honra que la casa el que la hizo. Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios. Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir; pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza. Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años. A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, y no han conocido mis caminos. Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo.”

1 Timoteo 3:14-16 “Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, para que, si tardo, sepas cómo debes conducirte (economía) en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado a los gentiles, creído en el mundo, recibido arriba en gloria.”

i

Sección 1 : La iglesia de Dios, la casa de Dios Parte I

Lección 1: El llamamiento y la participación de los santos en la Economía de Dios
Lección 1: El llamamiento y la participación de los santos en la Economía de Dios

1. LA ECONOMÍA DE DIOS

La palabra “economía” en griego es ‘oikonomia’, que significa principalmente:

Administración de una casa.

Ley o disposición de una casa.

Manejo de una casa.

Arreglo de una casa.

Distribución en la casa.

Dispensación de riquezas, propiedades, asuntos, etc.

Aunque “economía” es un concepto que aparece varias veces en la Biblia, quisiera que nos detengamos en cinco de sus usos en esta lección:

a) En la palabra “comisiónen 1 Corintios 9:17 “Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión (la oikonomia o economía de Dios) me ha sido encomendada.”

La economía de Dios me ha sido encomendada.

b) En la palabra dispensaciónen Efesios 1:10 “(

de reunir todas las cosas en Cristo, en la

dispensación (según la economía de Dios) del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los

cielos, como las que están en la tierra.”

)

c) En la palabra administraciónen Efesios 3:2 “(

si es que habéis oído de la administración

(según la economía de Dios que me fue dada) de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros;”

)

d) En la palabra edificaciónen 1 Timoteo 1:4 (

ni presten atención a fábulas y genealogías

interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo

ahora.

La palabra más exacta en este pasaje, para edificación, en el griego, es economía. Edificamos según Su economía, no según nuestros deseos o imaginación.

)

e) En Colosenses 1:25, administracióncontiene un sentido doble:

Colosenses 1:24 Ahora me gozo en lo que padezco por vosotros, y cumplo en mi carne lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia; de la cual fui hecho ministro, según (1) la administración de Dios que (2) me fue dada para con vosotros, para que anuncie cumplidamente la palabra de Dios.

De acuerdo a este último punto, la economía tiene dos aspectos fundamentales:

1)

En relación a la autoridad, es el que arma el plan.

2)

En relación a la persona bajo autoridad, es la mayordomíao administración.

1

Errando el Blanco:

Leemos en 1 Timoteo 1:3-7 Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios (gr. la economía de Dios) que es por fe (fe es ley de la casa), así te encargo ahora. Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida, de las cuales cosas desviándose (gr. errando el blanco) algunos, se apartaron a vana palabrería, queriendo ser doctores de la ley, sin entender ni lo que hablan ni lo que afirman.

Dios escogió al apóstol Pablo para que tuviera la responsabilidad de la economía de Dios, y Pablo entrenó en esta economía a Timoteo, su hijo espiritual.

Es muy interesante notar que la epístola de Pablo a Timoteo fue escrita en un tiempo en que muchos cristianos se habían desviado de la senda original.

En los días de Pablo y Timoteo varios habían errado el blanco central de la economía de Dios y estaban prestando atención a otras cosas.

Existen varias distracciones para que no edifiquemos según la economía de Dios.

2. SU BUEN PLACER, SU VOLUNTAD Y SU PROPÓSITO

Efesios 1:9-10 ( dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se

había propuesto en sí mismo, de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.

y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos

en Dios, que creó todas las cosas; para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer

por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, conforme al propósito

eterno que hizo en Cristo Jesús nuestro Señor (

Efesios 2:6 (

con Cristo Jesús (

1 Corintios 9:16-17 Pues si anuncio el evangelio, no tengo por qué gloriarme; porque me es impuesta necesidad; y ¡ay de mí si no anunciare el evangelio! Por lo cual, si lo hago de buena voluntad, recompensa tendré; pero si de mala voluntad, la comisión me ha sido encomendada.

1 Timoteo 1:3-4 “Como te rogué que te quedases en Éfeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, ni presten atención a fábulas y genealogías interminables, que acarrean disputas más bien que edificación de Dios que es por fe, así te encargo ahora.”

y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales )

)

)

Efesios 3:9-11 (

)

)

Principalmente, Efesios es un libro que trata del propósito eterno de Dios, el cual es considerar a la iglesia como el Cuerpo de Cristo.

Pablo usa la palabra economíaen relación con otras palabras, tales como lo son: beneplácito, “voluntady “propósito(Efesios 1:9-11).

1) Su buen placer es el deseo de Su corazón.

2) Su voluntad es conforme a Su buen placer, o sea que, la voluntad de Dios procedió de Su deseo.

3) Su propósito procede de la voluntad.

2

En el corazón de Dios había un deseo, y de este deseo, Dios hizo una voluntad, y conforme a Su voluntad, Él creó un propósito.

El propósito eterno de Dios, se trata de reunir todas las cosas en Cristo, y nosotros ser, como iglesia, sus colaboradores. Ahora bien, Él garantizó el cumplimiento de Su propósito por medio su economía, oikonomia.

Recordemos que esta palabra griega se compone de dos vocablos: óikos, que significa casao familiay nómos, que significa ley. Una economía es una ley doméstica, una administración familiar. Esta administración familiar tiene como fin la realización del propósito de Dios, el plan de Dios. La economía de Dios es la administración de Dios, la cual Él planeó para llevar a cabo Su propósito eterno.

La raíz de la palabra economíase refiere al reparto de alimento, a la distribución de alimento en porciones. José es un buen ejemplo de esto. Su trabajo consistía en distribuir toda la provisión de alimento de Faraón a toda la gente hambrienta.

Distribuir es dispensar:

En la economía de Dios, Él se dispensa en Su pueblo, como alimento de vida, como suministro de vida y como el todo para ellos. Dios se dispensa, se da a sí mismo en nosotros, como alimento.

Así como Josué distribuyó la tierra en que fluye leche y miel, Cristo es distribuido como porción. Dios es rico como alimento para nosotros (en términos de riquezas). Dios nos da a comer de Sus riquezas en Cristo. El Señor Jesús declaró que Él era el pan de vida(Juan 6:48), y Pablo dijo que a él se le había encargado que predicara las inescrutables riquezas de Cristo(Efesios 3:8). Cristo es vida, y Sus riquezas son inescrutables.

Cuando Pablo hablaba o escribía, dispensaba las riquezas de la vida de Cristo en los creyentes como un mayordomo o fiel administrador. Pablo debía ser un mayordomo, de la misma manera que José fue un gran mayordomo que distribuía el rico suministro de vida de la casa de Faraón.

En el Antiguo Testamento José dispensaba, distribuía alimento a los hambrientos, y en el Nuevo Testamento el apóstol Pablo dispensaba, distribuía las inescrutables riquezas de Cristoa los creyentes. Economía, u oikonomia, es la administración de la casa de Dios, para dispensar las divinas riquezas del Dios en tres personas como vida y suministro de vida, dentro de Su pueblo escogido y redimido.

La divina economía de Dios, tiene que ver con distribuirse o dispensarse a Sí mismo en el hombre.

2 Corintios 13:14 La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén.

3

3. HERMANOS SANTOS Y PARTICIPANTES DEL LLAMAMIENTO CELESTIAL

Llegamos a Hebreos 3:1. Este capítulo empieza diciendo: Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial.

Hermanos santos:

El vocativo hermanos santosimplica, principalmente, dos cosas: que somos santos y que somos hermanos.

Hebreos 2:8-18 nos presenta la gran obra de Su amor, para que llegáramos a ser Sus hermanos.

Mediante Su muerte y resurrección, Cristo nos hizo Sus hermanos:

En Su muerte, nos hizo libres del pecado y de la muerte: éramos prisioneros y cautivos, ahora somos libres de toda esclavitud.

En Su resurrección fuimos engendrados para ser Sus hermanos.

Participantes del llamamiento celestial:

Ser participantessignifica que tenemos comunión con el Hijo, somos Sus compañeros-socios.

En Hebreos 1:9 vemos la relación que tenemos con el Ungido de Dios, refiriéndose a Cristo, dice:

Te ungió Dios, el Dios Tuyo, con óleo de júbilo más que a Tus compañeros.

La palabra griega que aquí se tradujo compañerosconlleva más el sentido de ser socios.

En la economía de Dios, Él ha designado a Cristo para que lleve a cabo Su plan, y nosotros hemos llegado a ser los socios en los intereses divinos.

Él fue ungido por Dios y nosotros participamos de tal unción para el cumplimiento del propósito de Dios.

Primero es Hijo heredero y luego es Rey Ungido y nosotros, Sus socios compañeros.

Por la obra de Cristo en la cruz, se nos ha provisto todo para que lleguemos a ser hermanos santos y colaboradores suyos, socios en Su propósito eterno.

Se nos tiene que revelar lo que implica ser hermanos de Cristo, el Rey de Reyes y Señor de Señores.

Todo el propósito eterno de Dios descansa en Cristo y en la participación de Sus colaboradores.

Somos hermanos del Hijo primogénito de Dios y compañeros del Ungido de Dios, para el cumplimiento del plan de Dios.

Esto es glorioso: somos Sus socios, en la tarea de llevar a cabo el plan eterno de Dios.

Es por todo esto que Pablo le escribe a Timoteo para que sepas cómo debes conducirtecomo colaborador en Cristo.

4

Lección 2: Para que sepas cómo conducirte en la casa de Dios
Lección 2: Para que sepas cómo conducirte en la casa de Dios

¿QUÉ ES LA IGLESIA Y CÓMO CONDUCIRNOS EN ELLA?

Al hablar de la economía de Dios y de la ley de la casa, primero necesitaremos hablar de la casa. La casa de Dios es Su iglesia.

1 Timoteo 3:14-16 “Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, para que, si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.”

La casa de la cual se habla aquí, es la iglesia del Dios viviente, la columna y fundamento de la verdad, y el misterio de la piedad, que es Dios manifestado en la carne.

Luego, el apóstol añade que Dios, quien fue manifestado en la carne, fue justificado en el Espíritu, visto de los ángeles, predicado entre las naciones, creído en el mundo, llevado arriba en gloria. Todos esto se refiere al Señor Jesús mismo.

Efesios 1:19-23 “(

según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.”

)

y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos,

El poder del que se habla aquí tiene dos aspectos:

Este poder resucitó al Señor de los muertos.

El otro aspecto es que le hizo sentar a la diestra de Dios, en los lugares celestiales.

El hecho de trascender sobre toda autoridad, sobre el espacio y el tiempo, es el resultado de Su ascensión.

En el versículo 21 se refiere al hecho de que Cristo está por encima de Satanás y sus ángeles. La frase: “sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero”, se refiere a Su autoridad en relación al poder de las tinieblas. Cristo está por encima de todo ello.

Pero en el versículo 22 Deus sometió todas las cosas bajo (…) (los) pies (de Cristo); la frase todas las cosasse refiere a todas las cosas creadas.

El que Cristo fuese dado por cabeza sobre todas las cosas es el resultado de la trascendencia de Cristo.

El versículo 23 dice: “la cual (la iglesia) es Su Cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo. Aquí dice claramente que la iglesia es el Cuerpo de Cristo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

5

SABER QUÉ ES LA IGLESIA

Para ser fieles administradores de la iglesia, debemos primeramente saber qué es la iglesia. Si una persona va a administrar algo en la iglesia, primero debe conocer cuál es su naturaleza, función y propósito por el cual fue establecida en el universo.

Debemos tener un entendimiento fundamental, porque sólo de esa manera podremos saber lo que significa administrar la iglesia y cómo administrarla. Muchas veces vemos a alguien administrar la iglesia de una manera fiel, sin percibir en tal persona ningún espíritu inapropiado. No obstante, sería lamentable que un administrador realmente no sepa qué es la iglesia, pese a que la administra.

Si queremos saber cómo administrar la iglesia, debemos pasar mucho tiempo en la Palabra del Señor para ver, según la revelación del Señor:

Qué es la iglesia,

Cuál es el propósito de la iglesia y,

Cuál es la función que ella cumple en el universo.

SABER CÓMO CONDUCIRNOS EN LA CASA DE DIOS

Debemos considerar la administración de la iglesia tomando como base las Escrituras.

En 1 Timoteo 3:15 se nos dice: Pero si tardo, escribo para que sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente.

La palabra conducirteaquí alude a la administración.

Cuando Pablo le dijo que debía saber cómo uno debe conducirse en la casa de Dios, estaba hablando respecto de cómo administrar y ocuparse de los asuntos de la iglesia. Pablo dijo esto porque sabía que podría estar ausente por un largo período de tiempo, es decir, que podría tardarse. Pablo quería que Timoteo supiera cómo administrar la iglesia y cómo conducirse en la iglesia.

LA IGLESIA ES UNA CASA, LA CASA DE DIOS

Pablo le escribe a Timoteo con respecto al asunto de administrar la iglesia y cuidar de ella, pero primero le ayuda a ver lo que es la iglesia.

6

Lección 3: La iglesia es la casa de Dios
Lección 3: La iglesia es la casa de Dios

La casa habla de la Familia de Dios, Padre e hijos. De hecho, la expresión “hijo” significa “la casa continúa”. La razón divina de la familia biológica, es ser un símbolo visible de una realidad que debería reflejar a la familia espiritual.

LA CASA DE DIOS ES EL LUGAR DONDE LA VIDA DE DIOS PUEDE TENER CONTINUACIÓN

a) Una familia es un lugar para la multiplicación y continuación de la vida.

En cuanto a la función de una familia, todos los que tienen una familia apropiada, sean hijos o padres, tienen cierto entendimiento.

Una familia apropiada debe, al menos, hacer que una persona experimente reposo tanto interno como externo.

Además, es natural y saludable que toda pareja desee y necesite tener hijos, y cuando lleguen

a una edad determinada querrá tener nietos.

b) Igualmente, Dios se deleita en la continuación de Su vida.

c) La razón por la cual Dios tiene una familia es que Él desea tener hijos.

d) Una familia es llamada familia porque es un lugar donde son producidos los hijos, sin hijos, solamente estaríamos hablando de un matrimonio.

Aunque algunas familias no tienen hijos por dificultades biológicas, pueden considerar el valor precioso de la adopción.

e) Los hijos son la multiplicación y continuación de la vida.

Para Dios, el significado primordial de una familia es que ella permite que Su vida se multiplique

y continúe.

La casa de Dios es un lugar donde la vida puede tener continuación y puede multiplicarse.

Este es el único lugar en el universo donde la vida puede ser multiplicada y tener continuación. Este es el significado primordial de una familia.

f) Dios desea una casa, una familia, para dar continuación a Su vida.

Cuando nos referimos a la casa de Dios, estamos tratando el asunto de la vida de Dios, porque una familia es donde la vida puede continuar.

Esta vida no es una vida escondida, sino una vida que genera.

Antes de casarnos, nuestra vida estaba escondida dentro de nosotros, pero después que nos casamos, empezamos a generar vida.

Un día, Dios podrá gloriarse delante de TODO el universo, diciendo: Antes, Yo era el único que existía, pero ahora he llegado a ser muchos(Hebreos 2:8-18). La casa de Dios es donde Su vida puede tener continuación.

7

g) La casa de Dios, es la iglesia del Dios viviente.

En 1 Timoteo 3:15 se nos dice: La casa de Dios (

Dios es un Dios viviente. La palabra vivientedenota la vida.

¿Hay algún árbol viviente que no dé fruto? ¿Hay algún animal viviente que no produzca crías?

En tanto que algo sea viviente, sea animal o planta, ciertamente producirá crías y dará fruto.

Podemos tener hijos y propagar la vida porque somos vivientes.

Nuestro Dios no es Dios de muertos sino de vivos; por lo tanto, en Su casa Él desea propagar Su vida.

)

es la iglesia del Dios viviente.

Todo lo que tiene vida, es capaz de generar vida.

LA CASA DE DIOS ES EL LUGAR DONDE DIOS PUEDE SER EXPRESADO

a) La función de una casa es expresar y manifestar al dueño de la casa.

b) Ningún otro lugar expresa lo que somos tanto como nuestra casa.

Estando en la casa de una persona podemos darnos cuenta de su verdadera condición. Lo que no somos capaces de decir a los demás y lo que nos daría vergüenza decir delante de otros, lo podemos decir en nuestra casa. Lo que no podemos hacer público en otros lugares podemos hacerlo público en nuestra casa. Nuestra casa es el mejor lugar donde podemos expresar lo que somos. El lugar donde nos sentimos más cómodos y libres es nuestra casa.

c) La iglesia es la casa de Dios, donde la vida de Dios puede ser propagada y donde Dios mismo es expresado.

d) No hay otro lugar semejante a la iglesia, donde Dios puede hablar y darse a conocer.

e) La iglesia es donde Dios puede expresarse libremente.

LA CASA DE DIOS ES EL LUGAR DONDE DIOS PUEDE HALLAR REPOSO

a) Una casa es un lugar de reposo; en un hogar hay afecto y amor.

En el hogar hay cuidado y entendimiento, y las relaciones humanas son placenteras.

Lo que Satanás hace en primer lugar, en virtud de las relaciones humanas, es corromper la familia.

Todo el disfrute y sentido de las relaciones humanas se encuentran en el hogar.

En el hogar uno puede expresar sus emociones y descansar.

Sin la iglesia, Dios no tiene un lugar que responda a Su amor y al deseo de Su corazón.

Esta casa es donde Dios halla reposo.

8

b) La iglesia, como casa de Dios, da lugar para que la vida de Dios continúe.

Si conocemos la iglesia de esta manera, sabremos cómo conducirnos en la iglesia.

La manera en que nos comportamos en la iglesia debe permitirle a Dios propagar Su vida, expresarse a Sí mismo y hallar reposo.

LA CASA ES DE DIOS, POR TANTO, ES EL LUGAR DONDE DIOS HABLA

Como casa de Dios, deberíamos dedicarnos a oír a Dios, entonces, todo lo que hagamos será el fruto de haber oído a Dios en la Persona del Hijo, por el Espíritu a nuestro espíritu.

Si

el Padre de la casa no tiene libertad de decir nada en Su propia casa, eso indica que el hogar no

es de Él o no es el hogar apropiado.

Debemos adherirnos firmemente al principio de que la iglesia es la casa deDios.

Nuestro proceder en y como iglesia debe ser adecuado a la ley de la casa que el Padre estableció;

el Padre dijo: a Él oíd, a Su Hijo: Cristo (Lucas 9:35), porque el Hijo dijo edificaré mi iglesia(Mateo 16:18), en otras palabras, lo que Cristo edifica es la morada del Padre (Juan 14:2-3; Efesios 2:18-22).

y

No debemos hacer nada que impida la propagación de la vida de Dios, y debemos dejar de hacer cosas que impidan que Dios hable y sea expresado; de lo contrario, la naturaleza de la casa de Dios se perderá.

Más aún, debemos permitir que Dios obtenga reposo en la iglesia.

9

APUNTES

Sección 2 : La iglesia de Dios, la casa de Dios Parte II

Lección 4: La iglesia es Columna y Fundamento de la Verdad
Lección 4: La iglesia es Columna y Fundamento de la Verdad

LA IGLESIA ES COLUMNA Y BALUARTE DE LA VERDAD

1 Timoteo 3:15 “(

de la verdad.” La palabra verdaden este pasaje significa realidad.

)

la casa de Dios es la iglesia del Dios viviente, columna (soporte) y baluarte (defensa)

Ya vimos que la iglesia es la casa de Dios, en donde Dios mora y vive, donde Su vida se desarrolla, y que, por esta causa, la iglesia es columna y baluarte de la verdad.

a) La iglesia de Cristo es la columna y el baluarte que expresa a Cristo como la única realidad de todo.

“columna”: instrumento que sirve para soportar la estructura horizontal de un edificio.

“baluarte”: en esencia, bíblicamente, representa un lugar o instrumento de defensa.

b) La iglesia sostiene y defiende la realidad de Dios entre los hombres.

Por lo tanto, la casa de Dios es el lugar donde descansa la realidad de Dios.

La iglesia porta la realidad.

c) Dentro de Su iglesia mora el Dios viviente y Sobre esta iglesia la verdad (la realidad), descansa.

Juan 1:14, 17 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad (su realidad). (…) Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad (su realidad) vinieron por medio de Jesucristo.

La palabra verdadaquí se refiere a la realidad de Dios que entra en el hombre. La verdad es Dios manifestado en el hombre; la unión de Dios con el hombre es la verdad.

¿Qué es la verdad? La verdad es mucho más que una doctrina.

1. Ya vimos que la palabra verdaden este pasaje significa realidad.

2. Nada es real, nada es verdad en todo el universo; porque todo lo que se ve en relación a lo creado, no es más que una sombra.

3. Todo lo que puede ser visto, todo lo que puede ser tocado, todo lo que puede ser poseído y disfrutado no es real, sino en el mejor de los casos, sólo una sombra.

4. Todo lo que se ve en este universo y existe, no es otra cosa que una sombra, una copia, no es lo verdadero.

5. Si lo verdadero es una sustancia, una foto no es verdaderamente la persona.

Una foto es la figura de una persona, no es la persona.

Relacionarnos con una foto es una relación imaginaria.

Una foto no contiene la realidad de la persona.

Todo el universo no es otra cosa que una fotografía.

11

6.

Todos los tipos, figuras y sombras del Antiguo Testamento eran sombras de la realidad que estaba por venir, la cual es Cristo mismo.

7. Cristo es la verdad, Cristo es la realidad de todo el universo, Cristo es la realidad del Antiguo Testamento y también lo es del Nuevo Testamento.

¿Qué es lo verdadero? Lo verdadero es CRISTO como la realidad de todo.

1. Lo que comemos no es el verdadero alimento, sino sólo una sombra, una figura del verdadero alimento.

2. El verdadero alimento es Cristo. Si usted no tiene a Cristo, no tiene la realidad del alimento.

y todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma

1 Corintios 10:3-4 (

)

bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.

1 Juan 5:12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.

3. No es lo mismo tener una enseñanza de Cristo que tener a Cristo, Él es nuestra realidad, Él es la Verdad.

4. El Espíritu de verdad es el que porta Su realidad.

5. La iglesia, donde el Dios viviente vive y se mueve, es la columna y el baluarte sobre los cuales descansa Su realidad.

6. La iglesia es el lugar donde Su realidad es defendida, habita y se sostiene.

7. La iglesia es portadora de la verdad, la realidad de Dios.

8. El testimonio y la realidad descansan sobre la iglesia.

Debemos tener en cuenta estos dos aspectos:

Interiormente, Dios mora en la iglesia;

Exteriormente, la iglesia lleva el testimonio y la realidad.

a) El testimonio de la iglesia no consiste en doctrinas, sino en expresar a Cristo como realidad.

b) Si sólo tenemos la enseñanza acerca de Cristo, no tenemos la realidad de Cristo. Cristo mismo es la verdad, y Su Espíritu es el Espíritu de verdad (Juan 14:17, 15:26, 16:13; 1 Juan 5:7).

c) Él mismo es la realidad y Su Espíritu es el Espíritu de realidad.

d) No estamos en pos de doctrinas, sino en pos de Cristo, la realidad, la verdad.

¿Qué es Cristo en nosotros? Es la realidad de Dios dentro nuestro.

Pensemos por un momento, ¿qué es la paciencia? La paciencia es Cristo. La paciencia es Cristo viviendo dentro de mí y a través de mí. Debemos darnos cuenta de que la paciencia humana, la cual podemos obtener por nosotros mismos, no es la verdadera paciencia. La paciencia humana es solamente una forma y una sombra; la verdadera paciencia es Cristo. La paciencia humana se acaba cuando decae el esfuerzo por sostenerla.

Entonces, todo lo que necesitamos paciencia, humildad, bondad, amor para con otros y hasta amor para con Dios debe ser hallado en Cristo mismo. Incluso los diez mandamientos son solamente una sombra; Cristo es la realidad. Si tenemos a Cristo expresándose por medio de nosotros, tenemos la realidad y el cumplimiento de todos los requisitos de los diez mandamientos.

12

La iglesia debe ser portadora de la verdad, la realidad. La iglesia debe ser la columna y el baluarte de esta realidad universal, la cual es Cristo mismo. Los valores pueden ser aprendidos por educación, pero las virtudes son la esencia de Cristo, eso es la realidad de Dios.

Dios mora en la iglesia porque la iglesia es la casa de Dios. Dios vive y se mueve en la iglesia y Su vida se desarrolla ahí.

El testimonio y la realidad de Dios descansan sobre la iglesia.

Toda la realidad del universo está centrada en estas personas llamadas iglesia.

Cuanto más exclamamos Cristosin tener la realidad interna, más perdemos a Cristo. En tal caso, sólo tenemos a Cristo al gritar, al hablar y al enseñar. No lo tenemos en nuestra vida interior y tampoco lo experimentamos en nuestra vida exterior, nuestro andar diario.

GRANDE ES EL MISTERIO DE LA PIEDAD

En 1 Timoteo 3:16 se dice: grande es el misterio de la piedad.

El misterio de la piedad es el misterio de Dios que entra en el hombre y se une al hombre.

La definición de la palabra traducida piadosoen el léxico bíblico es como Dios, semejante a Dios.

Una persona piadosa es una persona que es como Dios.

El misterio de Dios manifestado en la carne es el misterio de que el hombre sea semejante a Dios. El misterio de la piedad es Dios entrando en el hombre. Decirles a las personas que tenemos a Dios en nosotros, para ellos es una locura, porque este asunto es un misterio demasiado grande.

Cuando Jesús de Nazaret estuvo en la tierra, Él era un misterio entre los hombres. Hoy en día los cristianos también somos un misterio entre los hombres, un misterio incomprensible para ellos. Cuando nos ven practicar la vida de iglesia, ellos no pueden entender lo que estamos haciendo.

Éste es el misterio de Dios manifestado en la carne.

13

Lección 5: La iglesia es Dios manifestado en la carne
Lección 5: La iglesia es Dios manifestado en la carne

Todos sabemos que Cristo es Dios manifestado en carne.

Todos sabemos que la iglesia es Dios manifestado en la carne.

La vida que propagamos nos representa a nosotros mismos. Cuando las personas ven a nuestros hijos, ellas más o menos pueden darse cuenta de quiénes son hijos, porque nuestros hijos en cierto modo se parecen a nosotros. Un hijo es la expresión de aquel que lo ha engendrado. La iglesia es la casa de Dios, el lugar donde Dios está y, como tal, es la manifestación de Dios en la carne.

En esta casa podemos ver a Dios, no un Dios en el aspecto individual, sino al Dios que está en Sus hijos, esto es, en muchos hombres de carne y esto es la iglesia.

Toda persona salva es la manifestación de Dios en la carne.

La iglesia es mucho más que un salón de reuniones; la iglesia es Dios manifestado en la carne, la casa de Dios, el lugar donde la vida de Dios es propagada. Esto es un gran misterio, el misterio de la piedad.

Entendiendo esto, entonces ¿qué es la iglesia?

La iglesia es la continuación y la multiplicación de Dios manifestado en la carne.

Nosotros como su iglesia somos el crecimiento, el agrandamiento, de la manifestación de Dios en la carne.

Dios se manifiesta una vez más en la carne, pero de una manera más amplia.

La iglesia es la manifestación de Dios, no la manifestación de dones o doctrinas.

La iglesia debe manifestar a Dios en Cristo por medio del Espíritu, en vez de demostrar las doctrinas o los dones.

La iglesia es soporte (columna) y defensa (baluarte) de la realidad de Dios (verdad).

EL MISTERIO DE CRISTO

1 Timoteo 3:16 dice: (

naciones, (4) Creído en el mundo, (5) Llevado arriba en gloria.

)

(1) Justificado en el Espíritu, (2) Visto de los ángeles, (3) Predicado entre las

Estos cinco asuntos nos hablan de Cristo y también de la iglesia. Cristo es la manifestación de Dios en la carne en el aspecto individual, y la iglesia es la manifestación corporativa de Dios en la carne. La Cabeza de la manifestación de Dios en la carne es Cristo, y el Cuerpo de esta manifestación es la iglesia; sólo cuando estos dos la Cabeza y el Cuerpo se unen, la manifestación puede ser completa.

14

Este versículo se refiere tanto a Cristo como a la iglesia.

Dios manifestado en la carne significa que Cristo está en esta manifestación. Estos cinco asuntos no se refieren únicamente a Cristo ni únicamente a la iglesia; en vez de ello, hablan al mismo tiempo de Cristo y la iglesia, puesto que los dos no pueden ser separados.

En Hechos, los que predicaban el evangelio, los que predicaban a Cristo, eran Cristo; incluso las iglesias que predicaban a Cristo eran Cristo. Saulo, cuando se encontró con Cristo, escuchó una voz del cielo que le decía: ¿Por qué me persigues?(Hechos 9:4). Cuando Saulo estaba persiguiendo a Esteban y a los otros cristianos, él estaba persiguiendo a una entidad representada por el complemento me; cuando Saulo perseguía la iglesia estaba persiguiendo a este me.

CRISTO Y LA IGLESIA SON UNO

Justificado en el Espíritu(Cristo y la iglesia),

Visto de los ángeles(Cristo y la iglesia),

Predicado a los gentiles” (Cristo y la iglesia),

Creído en el mundo(Cristo y la iglesia),

Recibido (llevado) arriba en gloria(Cristo y la iglesia).

Cuando Cristo era creído en el mundo, ellos eran creídos en el mundo;

Cuando Cristo era predicadoentre las naciones, ellos eran predicados entre las naciones;

Cuando Cristo fue vistopor los ángeles, ellos fueron vistos por los ángeles;

Cuando Cristo fue llevado arriba en gloria, ellos también fueron llevados arriba en gloria.

Cristo estaba unido a ellos y Cristo vivía en ellos; por consiguiente, para ellos, el vivir era Cristo.

Recordemos que la iglesia es la continuación y la multiplicación de Dios manifestado en la carne. Por lo tanto, cuando predicamos a Cristo, predicamos la iglesia, porque la iglesia es Cristo.

Hay quienes dicen que nosotros hemos perdido nuestro vigor para predicar el evangelio, que únicamente nos gusta escuchar mensajes acerca de Cristo y la cruz y sólo queremos recibir revelación.

Esto pone en tela de juicio el poder de nuestra predicación del evangelio. Si el fervor y el entusiasmo de nuestra predicación en el pasado provenían de Cristo, entonces los mensajes que son dados acerca de Cristo y la cruz deben hacernos aún más fervientes para la predicación del evangelio.

Sin embargo, si el poder de nuestra predicación era un reemplazo de Cristo, entonces cuando Cristo se manifieste entre nosotros, el reemplazo se desvanecerá. La predicación apropiada del evangelio consiste en que la iglesia, en calidad de Cristo, predique a Cristo.

15

Cuando les decimos a las personas que crean en Cristo, la iglesia en realidad está también diciéndoles que crean en la iglesia.

El versículo 16 dice: Él fue (

no es predicada entre las naciones, ni es creída en el mundo, sino que más bien Cristo es predicado

predicado entre las naciones, creído en el mundo. La iglesia, sin embargo,

)

entre las naciones y creído en el mundo.

Hay dos maneras de predicar a Cristo:

Una es predicar al Cristo que murió, resucitó y ascendió, y la otra es predicar al Cristo que murió, resucitó, ascendió y ahora vive en nosotros.

Una manera es predicar al Cristo ascendido, y otra es predicar al Cristo que vive en nosotros.

Porque para mí el vivir es Cristo(Filipenses 1:21). Debido a que Cristo vive en nosotros (Gálatas 2:20), nosotros somos Cristo.

Así, cuando predicamos el evangelio, somos Cristo, y todo lo que predicamos es Cristo. Si hacemos esto, nuestra predicación del evangelio tendrá otro sabor, y cuanto más escuchemos mensajes acerca de Cristo y la cruz, más predicaremos el evangelio.

16

Lección 6: Considerad al Apóstol y Sumo Sacerdote de la casa de Dios
Lección 6: Considerad al Apóstol y Sumo Sacerdote de la casa de Dios

Un pequeño repaso

¿Cuál es el propósito eterno de Dios?

El propósito eterno de Dios es reunir todas las cosas en Cristo, esto es, en Su Cuerpo que, a la vez, es la iglesia, que también es Su Casa.

En la Biblia, Dios hacía edificar Su casa para la expresión de Su Gloria.

El propósito eterno de Dios es edificarse a sí mismo una casa que lo exprese corporativa- mente.

La casa de Dios es su expresión corporativa.

¿Qué representa la edificación de la casa de Dios? La expresión corporativa de Dios.

¿Qué tenía Pablo en mente en todas sus cartas?

La edificación de una casa invisible, expresada visiblemente en millares de congregaciones, y millones de santos y sus hogares.

Al hablar de la economía de Dios, y de la ley de la casa, primero necesitaremos hablar de la casa. La casa de Dios es Su iglesia.

CONSIDERAD AL APÓSTOL Y SUMO SACERDOTE DE LA CASA DE DIOS

Hebreos 3:1-7 Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra profesión, Cristo Jesús; el cual es fiel al que le constituyó, como también lo fue Moisés en toda la casa de Dios. Porque de tanto mayor gloria que Moisés es estimado digno éste, cuanto tiene mayor honra que la casa el que la hizo. Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios. Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir; pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza. Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, (…)”

Hageo 1:8 Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová.

Hageo 1:8 NVI Vayan ustedes a los montes; traigan madera y reconstruyan mi casa. Yo veré su reconstrucción con gusto, y manifestaré mi gloria dice el Señor .

Hebreos es un libro que nos llama a cruzar, es un libro de contrastes, comparaciones, no de verdades antagónicas, sino más bien presentadas en forma de graduación. En el Libro de Hebreos se compara a Cristo con las cosas del Antiguo Testamento.

1. Los creyentes hebreos debatían entre estos dos extremos: Cristo y su antiguo legado.

Tanto el uno como el otro provenían de Dios, ahora tenían que escoger, pero se sentían indecisos, no sabían si cruzar o no.

Así que ellos se aferraban a estos dos extremos; con una mano se asían de Cristo y con la otra se aferraban a la religión de sus padres.

La falta de luz produce indefinición, por eso es que el escritor los llama a proseguir, a cruzar el río y pasar al otro lado.

2. En Hebreos se presenta a Jesucristo como superior a todo y a todos.

17

3.

Las comparaciones son con el fin de invitarnos a cruzar de un lado al otro.

4. Presenta las razones del continuo envejecimiento generacional de los israelitas.

5. La gloria del bautismo, que nos hace verdaderos hebreos, porque un hebreo es uno que cruza ríos para entrar en el Nuevo.

6. Para eso apareció Juan el bautista para hacer cruzar lo que se había envejecido.

7. Cruzar el río era sinónimo de lavarse del polvo, de todo el humanismo religioso.

8. El Señor Cristo Jesús es nuestro ejemplo de cruzar, cruzó por un vientre humano, por un cuerpo humano, por un castigo humano, por un sufrimiento más allá de lo humano, por la muerte y la resurrección.

Él es nuestro Apóstol, cruzó primero, fue primero en todo.

No tengo que olvidar por dónde me trajo, pero no puedo quedarme en lo que ya pasé, debo avanzar.

sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros

padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto.”

Deuteronomio 8:2, 7 Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, (…) Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra.”

Deuteronomio 1:6 Jehová nuestro Dios nos habló en Horeb, diciendo: Habéis estado bastante tiempo en este monte.”

Hebreos 6:1 Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección;

Deuteronomio 7:8 “(

)

El escritor de Hebreos se basó en cinco elementos para realizar una comparación.

¿Cuáles eran los principales elementos del judaísmo que los antepasados judíos apreciaban tanto?

1. En el judaísmo, el principal elemento era Dios mismo, el Dios verdadero.

Romanos 2:17 He aquí, tú tienes el sobrenombre de judío, y te apoyas en la ley, y te glorías en Dios (…)”

2. El segundo elemento trascendental en el judaísmo eran los ángeles. Incluso la ley fue ordenada por medio de ángeles.

Hechos 7:53 “(…) vosotros que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis.”

Gálatas 3:19 Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador.”

Así pues, la religión judía se gloriaba en ellos.

3. En tercer lugar, la religión judía se gloriaba en Moisés, por medio de quien la ley de Dios fue dada.

4. El cuarto elemento es el sacerdocio encabezado por Aarón.

5. El quinto y último elemento principal del cual se gloriaba el judaísmo era el antiguo pacto que Dios había hecho con ellos, por medio de sombras, símbolos, tipos y figuras.

18

CRISTO ES SUPERIOR A TODO

¿Puede haber algo superior al Dios verdadero?

Sí, Dios expresado en Su misma Gloria, Su misma imagen y Su misma sustancia, es decir, Dios el Hijo (Hebreos 1:2, 3, 5, 8-12).

Juan 1:18 A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.”

Juan 17:3 Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero (el Dios de Israel), y a Jesucristo, a quien has enviado (Cristo es Dios expresado).”

En Israel Dios estaba escondido, pero en Cristo se manifestó (Colosenses 1:15).

El autor revela que Jesucristo es superior a los ángeles como hijo de hombre y como Hijo de Dios (Hebreos 1:4; 2:18).

El autor revela que Cristo es superior a Moisés (Hebreos 3:1-6).

El autor revela que Cristo es superior a Aarón (Hebreos 4:14; 7:28).

El autor revela que Cristo es superior al antiguo pacto con sus símbolos y elementos (Hebreos 8:1;

10:18).

El nuevo pacto de vida que Él estableció es superior al antiguo pacto de la letra.

En la primera comparación que este libro nos hace, se compara a Dios en Su salvación con el Dios de la religión judía.

La religión judía tiene al Dios verdadero, pero en el judaísmo Él es el Dios escondido, mientras que en Su salvación Él es el Dios expresado.

Hebreos 9:23-24 Fue, pues, necesario que las figuras de las cosas celestiales fuesen purificadas así; pero las cosas celestiales mismas, con mejores sacrificios que éstos. Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse ahora por nosotros ante Dios.”

Aprendemos de Israel en su caminar, que no se mantuvo cruzando y se envejeció. Los hebreos tampoco se mantuvieron cruzando y, por consiguiente, se estaban envejeciendo.

Quien se envejece se queda en el desierto vagando en su corazón e inventando e imaginando cosas de su propio corazón.

¿Cómo hacer para no envejecernos?

No dejar de conocerlo jamás. Mientras seguimos conociendo al Señor nos vamos renovando, cuando lo dejamos de conocer nos envejecemos.

19

CRISTO, COMO APÓSTOL, ES SUPERIOR A MOISÉS y AARÓN (Hebreos 3:1; 8:13)

En Hebreos 3:1 se nos dice que debemos considerar al Apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra confesión, Jesús.

Jesús es nuestro Apóstol y nuestro Sumo Sacerdote. Los judíos se gloriaban en Moisés, su líder más prominente. Sin embargo, Cristo, en calidad de Apóstol, es superior a Moisés y como Sumo Sacerdote es superior a Aarón.

Cristo construye Su casa en nosotros alimentándonos, y desde nosotros haciéndonos piedras vivas. (1 Corintios 3). Él entra a nosotros como comestible y se transforma en el material de construcción de la casa.

Como Apóstol Él fue tipificado por Moisés, y como Sumo Sacerdote fue tipificado por Aarón:

El Apóstol es Aquel que nos fue enviado de Dios y con Dios (Juan 6:46; 8:16, 29).

El Sumo Sacerdote es Aquel que regresó a Dios de entre nosotros y con nosotros (Efesios 2:6).

Cristo, como Apóstol, vino a nosotros con Dios para hacernos participar de Su vida, naturaleza.

Cristo como Sumo Sacerdote fue a Dios con nosotros para presentarnos delante de Él, a fin de cuidarnos como nuestro intercesor y de todos nuestros casos.

Como Apóstol Él es tipificado por Moisés, quien vino de Diospara servir a la casa de Dios (Hebreos 3:2-6).

Como Sumo Sacerdote es tipificado por Aarón, quien fue a Dios, llevando la casa de Israel y sus asuntos (Hebreos 4:14; 7:28).

20

Sección 3 : La cena del Señor en la casa de Dios

Lección 7: La cena del Señor en la casa de Dios
Lección 7: La cena del Señor en la casa de Dios

Cuando hablamos de la edificación de la casa de Dios, uno de los asuntos que es imposible evitar es la cena del Señor.

Importante aclaración: mi intención al abordar esta práctica no es hablar de la forma en que lo hacemos, sino de la esencia en la instrucción. Para interpretar correctamente una verdad tenemos que hacernos las preguntas apropiadas. En este caso, la pregunta correcta no es ¿debemos practicar la cena del Señor?, sino que es ¿cómo debemos llevarla a cabo? Ahora bien, NO tenemos que colocar los ojos tanto en las formas, sino más bien en la esencia. Si las formas no son la expresión de la sustancia, tarde o temprano carecerá de sentido lo que hagamos.

Los invito a leer el siguiente pasaje como si fuera la primera vez que lo hacemos:

1 Corintios 10:14-22 “Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. Como a sensatos os hablo; juzgad vosotros lo que digo. La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan. Mirad a Israel según la carne; los que comen de los sacrificios, ¿no son partícipes del altar? ¿Qué digo, pues? ¿Que el ídolo es algo, o que sea algo lo que se sacrifica a los ídolos? Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios. No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. ¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él?”

PABLO HABLA DE “DOS MESAS”

Para entender 1 Corintios 10 necesitamos comprender lo que representa la mesa del Señor. En esta cita aparece varias veces la idea de comer y beber.

La palabra “comunión”, según el uso que Pablo le da, significa “participación”.

¿Por qué se presenta la idea de comer o no comer? Porque comer equivale a entrar en comunión con lo que comemos, nos hacemos uno con lo que comemos.

Esto corresponde al hecho de que somos lo que comemos; lo que comemos se convierte en nosotros mismos. 17 Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan (comemos de Su cuerpo para llegar a ser Su cuerpo) (…) 20 Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios. 21 No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios.”

Comer del cuerpo del Señor es entrar en comunión con el cuerpo de Cristo, es llegar a ser uno con Él y UNO con la iglesia. Esto no es una mera doctrina ni un simple principio, sino una realidad.

La idolatría incluye disfrutar de algo que no corresponde al propio Señor. La idolatría consiste en disfrutar algo que reemplaza al Señor, pero la mesa del Señor es nuestro verdadero deleite, nuestra fiesta. Comemos un solo pan (un solo cuerpo) para llegar a ser un cuerpo, participamos de UNO para llegar a ser UNO. Somos una casa, Su casaporque participamos de una mesa y de un mismo pan.

21

Ahora bien, en 1 Corintios 10 y 11, Pablo hace una diferencia entre dos cuerpos y dos panes.

1 Corintios 11:23-29 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo, tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí.

Tenemos un gran desafío al leer este pasaje, y es el de discernir dos contextos importantes:

a) El contexto histórico para Pablo: la última cena.

El Apóstol Pablo habla en relación a la noche que fue entregado.

“El Señor Jesús, la noche que fue entregado”, no está hablando de Cristo, sino de Jesús, mi cuerpo que por vosotros.

Este es mi cuerpoque por vosotros’”. Vosotros es el segundo cuerpo.

La cena del Señor es en memoria de miy la muerte del Señor anunciáis.

El pan, la copa, el cuerpo, la sangre, todo habla del cuerpo del Señor y Su muerte.

En 1 Corintios 10 y 12, Pablo presenta la conformación del cuerpo de Cristo por el sacrificio de la cruz, explicado en 1 Corintios 11, que es el cuerpo del Señor.

b) El contexto contemporáneo de Pablo.

El cuerpo de Cristo es edificado en aquellos que disciernen lo que pasó en el cuerpo del Señor:

1 Corintios 10:16-17 “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan”.

En 1 Corintios 10:16 el primer pan es el cuerpo físico del Señor.

En 1 Corintios 10:17, en el segundo pan, se hace referencia al cuerpo de Cristo que es la iglesia.

El cuerpo del Señor fue Su primer cuerpo, este es el cuerpo de un individuo.

El cuerpo de Cristo es, el cuerpo corporativo y multiorgánico, la iglesia.

El cuerpo del Señor habla de Su muerte, el cuerpo de Cristo habla de Su resurrección.

Para ver la conformación del cuerpo de Cristo, místico e invisible, hay que discernir el cuerpo del Señor.

22

A) LA CENA DEL SEÑOR: CRUZANDO DE LA TRADICIÓN A LA MEMORIA

La cena del Señor es mantener la memoria de la causa y los efectos de la muerte y resurrección del Cuerpo del Señor.

Mateo 27:50-54 Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu. Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos. El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron: Verdaderamente éste era Hijo de Dios.

La suma y el orden de los acontecimientos dieron como resultado el cumplimiento del propósito eterno de Dios, que reconozcan verdaderamente que Él es el Hijo de Dios. Aquellos acontecimientos naturales, son manifestaciones visibles de la operación invisible del Espíritu en el interior de los creyentes.

La cena del Señor para la mayoría de los creyentes y los que administran la práctica de la santa cena, es una de las ceremonias más sagradas de la iglesia, pero al no entender su esencia se transforma en una práctica religiosa y sin la expresión de su sustancia. Oramos que, como iglesia, podamos ir más allá de una práctica sagrada, con normas, estatutos y preceptos, y entremos en la verdad escritural por Su Espíritu.

Para comenzar a desarrollar este asunto trascendental necesitamos hacernos algunas preguntas:

a. ¿Deben participar los niños, los inconversos, los que no son miembros, los que no se han bautizado de la “cena del Señor”?

b. ¿Cuál lectura es obligatoria en estas reuniones?

c. ¿Lo hacemos con música o sin música?

d. ¿Jugo o vino?

e. ¿Bajamos las luces para que la gente se concentre?

f. ¿Quién puede administrar la cena? ¿Un ministro “ordenado”? ¿Un líder? ¿Y qué pasa si no han ungido al pastor al “pleno ministerio”?

g. ¿Qué oraciones debemos hacer?

h. ¿Quién se asegura que sólo participen los que califican?

i. ¿Hay una vestimenta particular para esa reunión?

Las tradiciones, la costumbre y el ritual sustituyeron lo más importante que es hacer memoria.

23

Cuántas veces escuchamos de hermanos decir que no participaron de la santa cenaporque no se sentían dignos, pero también cuántos participaron sin decirlo, pero sintiendo la misma culpabilidad.

Hagámonos la siguiente y fundamental pregunta: ¿qué es más importante, la muerte de Cristo en la cruz, o la ceremonia que se celebra? Si afirmamos plenamente que la muerte de Cristo ya nos libró del temor y la condenación, ¿por qué permitimos una ceremonia que recuerda incorrectamente la muerte de Cristo, y nos lleva a una condición de la cual Él ya nos libró?

Miremos la cita escritural sin el paradigma de la tradición, y veamos cuáles fueron las instrucciones que nos fueron dadas.

B) LAS INSTRUCCIONES SOBRE LA CENA DEL SEÑOR

El Apóstol Pablo dio instrucciones precisas a la iglesia en Corinto, que era una iglesia gentil.

La iglesia de Corinto no había heredado la celebración judía de la Pascua.

Lo que los corintios sabían de la cena del Señor se lo había enseñado el apóstol Pablo.

Por dieciocho meses estuvo entre ellos enseñándoles día y noche el Evangelio de Jesucristo.

Recordar el contexto nos va a arrojar luz para entender estas instrucciones (1 Corintios 11:17-34).

1. El fruto de sus reuniones era para lo peor:

Cuando se congregaban lo hacían no para lo mejor, sino para lo peor (1 Corintios 11:17).

Se había desvirtuado la razón de congregarse.

Congregarnos es un misterio que requiere el entendimiento del protocolo:

1 Timoteo 3:14-16 “(…) Para que sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, (…)”

Debemos de congregarnos con el entendimiento correcto, y este modelo lo establecieron los apóstoles en las Escrituras.

2. Reunidos en el UNO:

La razón de la reunión es expresar a UNO en sus muchas formas, la multiforme gracia de Dios en Cristo (1 Corintios 11:18-19).

Lo que la reunión debió mostrar, el Ser UNO, no llegó a ser una realidad entre ellos.

Los corintios expresaban división en lugar del UNO corporativo.

Lo bueno dentro de lo malo, es que, en ambientes de error, el Señor se provee de aprobados (v. 19, Ej.: Lutero y el catolicismo, etc.).

Los aprobados, son aquellos que lo que producen, lo hacen desde el UNO.

3. Aunque comían juntos eso no era la cena del Señor:

¿Cómo sabemos que no era la cena del Señor? Porque Pablo lo dice claramente (1 Corintios 11:20).

Cada uno hacía lo que quería.

a) No esperaban por otros antes de comer la cena.

b) Los que se adelantaban, se comían la mayor cantidad.

c) Se embriagaban, mientras otros se quedaban con hambre.

24

Hemos aprendido en las Escrituras, por iluminación, que cena es comunión. Sin embargo, los creyentes corintios cuando se reunían buscaban suplir su necesidad (pan), y su deseo (vino).

No es comunión, ni mucho menos cena del Señor, cuando cada uno busca suplir propio interés, su propia necesidad o deseo.

Nuestra cena del Señor y comunión en el Evangelio es que crezca el UNO, que es el Cristo corporativo, Su Casa.

4. El grave error de la diferenciación y descalificación social y/o espiritual:

Es verdad que a veces por asignación divina nos debemos dedicar a una determinada parte de la sociedad. Eso no es inmadurez, sino sentido de propósito. Pero la inmadurez de los corintios es que su adelantamiento traía humillación a los que eran pobres (vs. 21, 22). Y esto puede ser llevado a un plano un poco más profundo en el sentido espiritual, acerca de aquellos que van adelante y ridiculizan o avergüenzan a los que vienen atrás.

“Un maestro no es maestro sólo porque sabe más, sino porque aprendió primero, y si aprendió primero, enseñe a los que vienen atrás.” Apóstol José L. Oviedo

Cuando hablo de los que vienen atrás, NO me refiero a los tradicionalistas egocéntricos, y/o religiosos empedernidos, más bien hablo de los que vienen más atrasados en la luz, pero desean crecer con todo su ser. Un maestro del Nuevo Pacto, es un edificador del UNO corporativo; no menosprecia a la iglesia de Dios, ni avergüenza a otros que buscan la verdad, pero todavía no la han visto (v. 22 [b]).

En la iglesia en Corinto estaban los que tenían suficiente, comían de más y bebían hasta embriagarse, y también estaban los que no tenían nada, probablemente viudas y esclavos que se quedaban con hambre. Los pobres debían comer y ser saciados, sin embargo, se quedaban con hambre.

25

Lección 8: Corregir lo deficiente
Lección 8: Corregir lo deficiente

Tito 1:5 “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé (…)”

Entendamos que corregir no es lo mismo que criticar lo deficiente.

Significado de corregir lo deficiente:

Que falta, o está falto de algo.

Que no alcanza su estado.

Que no llega a la medida o estatura.

Que no es completo.

Las siguientes son versiones bíblicas de Tito 1:5 en relación a corregir lo deficiente:

LBLA “Por esta causa te dejé en Creta, para que pusieras en orden lo que queda (…)”

JBS “Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieras lo que falta (…)”

NBD “Te dejé en Creta para que pusieras en orden lo que quedaba por hacer (…)”

NBLH “Por esta causa te dejé en Creta, para que pusieras en orden lo que queda (…)"

NTV “Te dejé en la isla de Creta para que pudieras terminar nuestro trabajo ahí (…)”

NTVI “Te dejé en Creta para que pusieras en orden lo que quedaba por hacer (…)”

BLP “(…) para que terminases de organizar los asuntos pendientes (…)"

RVA 2015 “Por esta causa te dejé en Creta: para que pusieras en orden lo que faltase (…)"

TLA “Te dejé en la isla de Creta para que resolvieras los problemas pendientes (…)”

La idea de corregir lo deficiente es la siguiente:

Corregir a veces tiene que ver con tratar problemas personales o relacionales, pero en otras ocasiones es cuando algo no da a la medida, por lo tanto, no es exacto.

En un edificio a construir, existe un gran peligro en errar a las medidas: una pequeña deficiencia milimétrica en los cimientos o en las columnas es un error que puede producir una catástrofe al derrumbarse el edificio.

La idea escritural de corregir lo deficiente, gira en torno al daño que se produce en la edificación de la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente.

Podemos decir entonces que corregir lo deficiente es:

Poner en orden lo que falta.

Poner en orden lo que quedaba por hacer.

Poner en orden para terminar un trabajo.

Terminar de organizar los asuntos pendientes.

Resolver los problemas pendientes.

La palabra “corregir” viene del latín corrigerey significa “enderezar completamente, situar en buena posición”.

26

NO PODEMOS POSTERGAR LO QUE DEBEMOS CORREGIR

El enemigo de corregir lo deficiente es la procrastinación. La procrastinación, postergación o posposición es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes o agradables. El término se aplica comúnmente al sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente de concluir.

El acto que se pospone puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante, por lo cual se auto justifica posponerlo a un futuro idealizado, en que lo importante es supeditado a lo urgente.

LA CENA DEL SEÑOR TIENE UNA MEDIDA

La amonestación de Pablo ante el desorden en relación con la cena nos muestra lo que la cena del Señor debe ser. La cena del Señor debe ser un tiempo para participar de una comida en la cual no hay divisiones entre ricos y pobres, esclavos o libres, porque se esperaban los unos a los otros.

Palabras como comer, esperar, beber, hambreindican el contexto social de aquella reunión, era una cena completa.

Nadie se embriaga con unos pocos mililitros de vino y mucho menos se satisface el hambre con un pedacito de galleta sin levadura.

Si la intención original hubiera sido una copita de jugoy un pedacito de galleta o pan sin levaduranadie debía irse desilusionado y con hambre, a menos que ellos esperaban comer y satisfacerse.

La palabra griega que Pablo usa es deipnonque significa cenao banquete(Strong's G1173).

Es importante entender que lo que Pablo estaba haciendo no era corrigiendo el contexto (una cena), sino los abusos en el contexto.

UN NUEVO ORDEN

¿Cambió Pablo el contexto para establecer un orden simbólico?

¿Indica el texto que la cena fue reemplazada por símbolos representativos, como un pedacito de pan y jugo?

1 Corintios 11:22 RV1960 “Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabo.”

El contexto social en el cual los abusos estaban sucediendo fue en una cena que ellos tenían juntos.

Si lo que Pablo hizo fue establecer un orden simbólico, hubiera perpetuado el verdadero problema, es decir, removiendo el problema de la vista pública, no hubiera tratado con la raíz que lo causaba.

Los cristianos en Corinto tenían que entender que el propósito de la cena no era sólo para llenar un estómago vacío, sino para demostrar unidad en Cristo.

27

PARA TRATAR CON LOS ABUSOS PABLO LES COMUNICA LO QUE HABÍA RECIBIDO DEL SEÑOR

1 Corintios 11:23-26 RV1960 “Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo, tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.”

a) ¿Qué tipo de cena era?

Aquí se presenta el argumento histórico.

Tradicionalmente, decimos que era la cena pascual, sin embargo, una comparación de la narrativa de los evangelios nos indica que la probabilidad era que no era la cena pascual. (Compara el relato histórico de Mateo, Marcos, y Lucas con Juan 13:1, 2, 29; 18:28; 19:14, 31).

Lo importante es saber que era una cena completa, haya sido esta la cena pascual o una cena antes de la cena pascual, no era un bocadillo.

En la corrección que Pablo le hace a los Corintios, Pablo no se concentra en los elementos a la exclusión de la comida.

b) Examinándose a sí mismo.

Los versos nos indican los diferentes grupos sociales que participaban de la cena.

Los pobres estaban a la merced de los ricos y los esclavos de sus amos.

Los ricos comían la cena tal como se comían cualquier otra comida en su rutina semanal, para satisfacer el hambre.

Pero, como una comida, la cena del Señor (así como la cena pascual) tenía el efecto de aliviar el hambre, pero, su propósito principal era reconocer el cuerpo de Cristo.

Rehusar esperar a otros, para comer juntos, absolutamente dividía el cuerpo de Cristo.

Esto es lo que Pablo quería corregir, porque esta era la manera en la cual ellos estaban tomando y comiendo indignamente.

c) ¿Comer indignamente eran los pecados personales pasados o la división en el Cuerpo?

1 Corintios 11:27-32 RV1960 “De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.

El contexto de estos versos no es recordar pecados personales pasados.

Al significado de los textos lo establece el asunto que se está considerando, la desunión.

Para el apóstol Pablo dividir el cuerpo era un asunto serio.

La manera en cómo el Señor trataba con el asunto era por medio de la enfermedad, debilidad y aun muerte, para alinear a Su pueblo a sus intenciones.

28

Lo que el comportamiento de los corintios estaba mostrando era una negación de todo lo que los profetas habían declarado: que de toda nación Dios traería a Su pueblo, sin importar, etnicidad, clase o sexo.

La cena debía ser una buena noticia para el pobre y los oprimidos.

Dios no les toleraría a los cristianos en Corinto que dividieran otra vez lo que Él había unido.

LO QUE SE DEBÍA DE SEGUIR HACIENDO

¿Reemplazó Pablo la cena con una demostración simbólica?

¿Se parece esto a lo que hacemos en nuestras reuniones cristianas?

1 Corintios 11:33-34 Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros. Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere.

Es evidente que Pablo no reemplazó el contexto original de la cena con una demostración simbólica. Eso lo hemos aceptado nosotros por seguir una tradición sin entender las implicaciones.

Cuando se reunían podían comer, pero se requería que se esperaran los unos a los otros. Si el hambre era tan fuerte que los hiciera dividir el cuerpoentonces, debían comer en su casa.

Estas instrucciones sólo tienen sentido en el contexto de una cena, no de un bocadillo. Para Pablo era importante mantener la práctica de la cena completa como una demostración de una hermandad sin clases y unidad interracial, que sólo es posible a través de Cristo Jesús.

La cena, era la cena del Señor, no de los corintios. Pablo nunca la llamó la santa cena.

29

Lección 9: La verdadera cena del Señor
Lección 9: La verdadera cena del Señor

¿Qué demuestra verdaderamente la cena del Señor?

LA CENA DEL SEÑOR ES UNA EXPRESIÓN MARAVILLOSA DE LA REALIDAD DEL EVANGELIO

A pesar de las diferencias raciales, de sexo, sociales y religiosas, la cena nos reúne alrededor de la

mesa para un solo propósito. Como judíos, gentiles, samaritanos, extranjeros, cobradores de impuestos y hombres y mujeres, somos uno e iguales en Cristo.

Los amos les sirven a sus esclavos, los esposos les sirven a sus esposas, los ricos les proveen a los pobres. Este es el milagro y la gloria de la cena del Señor. En ningún otro contexto en la tierra esto sucede. Si alguien mirara por una ventana y nos viera celebrando la verdadera cena del Señor, lo que deberían ver es algo milagroso.

Lo que Pablo quería corregir en estos pasajes de 1 Corintios 11 es la hermandad en el cuerpo.

LA COPA

El

pacto en el cual bendecimos a Dios y nos bendecimos los unos a los otros es el Nuevo Pacto.

Es un pacto con una mejor esperanza y seguridad.

Es un pacto en el cual confiadamente miramos al futuro para Su venida por nosotros.

La cena del Señor es un anuncio y anticipo de la gran fiesta en la cual Jesús estará en la mesa con nosotros.

¿Estaremos celebrando verdaderamente la cena del Señor o estaremos preservando una tradición carente de vida y significado?

Si un inconverso estuviera entre nosotros en uno de nuestros cultos de santa cena, ¿qué impresión tendría? ¿Participarían de un banquete o fiesta?

¿Qué debería ser más sagrado: las personas o el pan y la copa? ¿Cuál es verdaderamente el enfoque:

las personas o los elementos?

El

daño que ha causado la ignorancia y la preservación de tradiciones totalmente desconectadas de

la realidad del Evangelio por no decir paganas , es que congregaciones se dividan, relaciones se

lastimen, líderes y creyentes se ofendan mutuamente y todo esto para defender en muchas ocasiones lo indefendible.

¿Estaremos demostrando al mundo a qué se parece la familia de Dios en la tierra? ¿Ven los inconversos una familia de hermanos? ¿Estaremos demostrando en nuestros pueblos, ciudades y naciones el milagro de la unidad en Cristo? ¿Estaremos modelando a qué se parece una familia unida en amor, o simplemente conduciendo una ceremonia religiosa? ¿Tendrá sentido tener el culto de santa cena, para luego ir al restaurante, mientras comemos al punto de caer inconscientes, hablamos de los hermanos, criticamos al pastor y, con una sutileza perfeccionada y un vocabulario religioso, dividimos lo que la cruz unió?

Es evidente que necesitamos recuperar la esencia de esta celebración que fue establecida y practicada como un principio de unidad, de proclamación y de anticipación.

30

LA ANTICIPACIÓN DE LAS COSAS POR VENIR ERA UN ASPECTO FUNDAMENTAL EN EL PROPÓSITO DE LA CENA

Jesús, en la última cena que tuvo con sus discípulos le dio a la cena un significado futurístico de algo que ellos podían anticipar.

Mateo 26:29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.”

a) La cena del Señor es también un anticipo de comer juntos con Jesús.

Si esto es así, para la iglesia del primer siglo la cena no puede haber sido lo que para la mayoría de nosotros es hoy.

Y no lo fue. Una lectura básica de los primeros sucesos en la vida de la iglesia nos muestra qué hizo la iglesia en respuesta al Evangelio.

Hechos 2:42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.

b) La liberación de la esclavitud del pecado era algo que los cristianos del primer siglo celebraban diariamente, cada vez que se reunían para comer.

Para Lucas esto fue suficientemente notable como para hacer el comentario en el partimiento del pan.

La celebración era en las casas.

El partimiento del panes un término común que se aplica igualmente a la cena del Señor, como a comer juntos diariamente. Lucas también lo usó en Hechos 20:7.

LA VERDADERA CENA DEL SEÑOR ES KOINONÍA

¿Estaban celebrando la cena del Señor o sólo comiendo juntos? Ambos.

La palabra ‘koinonia’ hoy se usa con mucha frecuencia.

a) Koinonia no es que estamos juntos en un mismo lugar, sino que hay una participación plena en la vida de cada uno.

La evidencia de que había ‘koinonia’ eran las acciones que los caracterizaban.

Por cuanto eran hermanos y hermanas en Cristo, comían juntos en las casas de cada uno.

Entre ellos se compartían las cosas necesarias al punto que no había entre ellos ningún necesitado(Hechos 4:34).

Su comer honraba al Señor, de cierto era la Cena del Señor. No había necesidad que un sacerdote o un apóstol estuviera presente.

b) Si comer juntos fortalecía la unidad, excluir a alguien de la mesa significaba disciplina.

En el caso del problema de pecado que se presentó en la iglesia en Corinto, las instrucciones de Pablo con relación al individuo que persistía en pecar, fue que lo excluyeran de la mesa.

1 Corintios 5:11 Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis.

31

c)

Judas nos habla de las celebraciones ágapesy como aquellos que hicieron una burla de Jesús, por sus actitudes y comportamientos son una mancha en la celebración ágape.

Considera el tono de Judas al referirse de esos falsos maestros que se unieron a la cena.

Judas 1:11-12 ¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré. Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados;

La celebración ágapeera una proclamación al mundo de nuestra unión en Cristo, un vínculo que podía ser arruinado por aquellos que no reconocieran u honraran a Cristo.

LA CENA DEL SEÑOR EN LA ACTUALIDAD

Los cambios que ha sufrido la práctica de la cena del Señor a través del tiempo, nos han traído hasta donde estamos hoy. La cantidad de opiniones, argumentos, misticismo, y hasta supersticiones han deteriorado esta celebración al punto de hacerla totalmente un rito carente de vida y significado.

No importa cómo se modifique, o qué cambios cosméticos se hagan -uvas a los niños para que participen, una vez al mes en vez de una vez al año-, deberíamos de examinar si todos los requisitos y normas que se han establecido en relación con la cena del Señor son un ataque contra el Evangelio.

¿Habremos reinstituido lo que la cruz quitó y estaremos negando a la iglesia la hermandad que fue creada?

La mayoría de nuestros temores y tensiones por los cuales se han establecido tantas normas y regulaciones para la santa cenase disolverían si practicáramos la simpleza de una cena en la cual la conversación, el amor y la demostración de a qué se parece la familia de Dios en la tierra fuera nuestra práctica.

Ese tiempo de cena sería una fiesta ágapeen la cual el amor incondicional gobierne todas las cosas.

¿Se parece eso a lo que hacemos hoy? No podemos olvidar que la reunión de la iglesia durante los primeros tres siglos eran reuniones de comida en casas de familias. Juntos se sentaban en la mesa para hablar, se miraban y se servían.

Para la mayoría de nosotros hoy, esta clase de reunión no parece lo suficientemente espiritual. Por alguna razón no creemos que algo así es sagrado. Para la mayoría, lo sagrado está relacionado a edificios, altares y utensilios, no a las personas que los usan. Por eso quizás podemos estar bien melancólicos durante la celebración del rito dentro del edificio, pero cuando salimos hacemos pedazos al hermano que no nos cae bien.

RECUPERANDO LA GLORIA DE LA CENA DEL SEÑOR

¿Acaso no son los hermanos con quien compartimos la comida el verdadero templo de Dios?

Cuando las cosas tienen más valor que la gente hemos perdido la esencia de lo que es ser la iglesia del Señor en la tierra. Cómo celebremos la cena del Señor será diferente de congregación en congregación. Aun los aspectos culturales, gubernamentales, socio-políticos tienen peso a la hora de considerar cómo lo podemos hacer.

32

Sección 4 : La cena del Señor y la mayordomía de Su gracia

Lección 10: Bajo Su autoridad somos mayordomos de Su gracia
Lección 10: Bajo Su autoridad somos mayordomos de Su gracia

¿Por qué algo que nos fue dado para fortalecer, hacer saludables y activar a los santos produjo todo lo contrario? Porque no se llevaba a cabo conforme al diseño.

1 Corintios 11:2-3 “Os alabo, hermanos, porque en todo os acordáis de mí, y retenéis las instrucciones

tal como os las entregué. Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la

cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.”

1 Corintios 11:23 “Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado (…)”

1 Corintios 11:34 “Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere.”

En el capítulo 10 de 1 Corintios, Pablo habla de la cena del Señor. Entre el asunto de la mesa que trata en 1 Corintios 10, a la cena que trata en 1 Corintios 11:23, introduce lo referente a estar bajo autoridad (1 Corintios 11:1-16). En los diez primeros capítulos de esta epístola, Pablo afronta los problemas que tienen que ver con la vida cristiana; él no aborda el tema de la administración de Dios. Pero en el capítulo 11, empieza a hablar de materias relativas a dicha administración.

En la administración divina, la autoridad de Dios ocupa la principal prioridad. Siempre que se honre la autoridad de Dios, todo lo referente a Su administración será apropiado. Pero cuando no se tenga en cuenta Su autoridad, todo resultará incorrecto. A esto se debe que Pablo introdujera el asunto de la autoridad establecida en el universo antes de tratar el tema de la cena del Señor (Efesios 3:1-12).

LA MAYORDOMÍA DE LA GRACIA DE DIOS

Pablo dice en Efesios 3:2 Si es que habéis oído de la administración o mayordomía de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros.

En los tiempos de Pablo, los padres de las familias ricas contrataban mayordomos, y su responsabilidad consistía en distribuir los alimentos y otros suministros a los miembros de la familia.

Nuestro Padre, es el Padre de Gracia que nos alimenta por medio de sus mayordomos con gracia y verdad. (Génesis 40:1-8 [hasta el vs. 23], estos servían al faraón y a su casa).

El pan y el vino son las expresiones de Su gracia, recordemos la cena del Señor, estos eran mayordomos de Su casa y de Su gracia.

Nuestro Padre tiene una gran familia, una familia divina, y Él posee cuantiosas riquezas, Él es rico, y necesita muchos mayordomos que alimenten a Sus hijos.

La mayordomía de la gracia, consiste en distribuir Su vida como un alimento espiritual, e impartir la gracia de Dios que nos fue dada.

33

EL MAYORDOMO ES UN PRISIONERO

Efesios 3:1 Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús por vosotros los gentiles;

Para llevar a cabo la mayordomía, se requieren mayordomos.

Pablo era un mayordomo que impartía las riquezas de Dios a los hijos de Dios.

Pablo era “prisionero de Cristo Jesús: preso por Cristo o preso de Cristo.

Preso de Cristo no es otra cosa que vivir sumergido en Su voluntad.

Como prisionero recibió las revelaciones de Dios.

Como apóstol anduvo en ellas y presentó a las iglesias esas revelaciones.

¿Qué significa que Cristo es nuestra prisión? No quiero ni puedo nada fuera de Él.

En Efesios 4:1, se refiere a sí mismo como prisionero en el Señor, lo cual significa que Cristo era su prisión.

La prisión y la revelación:

Efesios y Apocalipsis contienen la revelación más elevada en toda la Biblia.

Las revelaciones les fueron dadas a hombres que estaban encarcelados: José, Daniel, Juan el Bautista, Pablo y Juan.

Esto indica que, si queremos ver algo muy celestial y divino, debemos ser prisioneros en el Señor.

Cuanta más libertad tengamos, más ciegos estaremos.

Pero si Cristo es nuestra prisión, nuestros ojos serán abiertos y veremos la visión celestial, recibiremos la revelación más elevada.

Pablo recibió esta visión a favor de los santos:

Efesios 3:1-2 Por esta causa yo Pablo, prisionero de Cristo Jesús por vosotros los gentiles; si es que habéis oído de la administración de la gracia de Dios que me fue dada para con vosotros;

Que se revele a Cristo no es sólo por el beneficio de nosotros mismos, sino también por el de la iglesia.

Es difícil recibir la revelación contenida en esta epístola, si no estamos dispuestos a vivir presos en Cristo.

Tenemos que elegir entre tener la libertad de hacer lo que pensamos o alcanzar, por estar presos en Cristo, la visión celestial.

Sólo cuando estamos presos en Cristo somos capaces de recibir la revelación celestial.

34

Las verdades que Pablo comunica en Efesios o Juan en Apocalipsis son expresiones celestiales.

Mencionamos algunas citas entre muchas otras: Efesios 1:3, 4; 1:20; 2:6; 3:10; 3:16; 3:19; 4:23; Apocalipsis 4 y 5 (la adoración celestial).

No son el fruto de imaginaciones humanas, sino de revelaciones divinas. Estas palabras las expresó alguien que vio la realidad celestial, por estar preso en Cristo. Si estamos dispuestos a permanecer en Él como nuestra prisión, la visión volverá a nosotros y nuestra vista será restaurada para ver nuestra realidad en Cristo.

En Efesios 3 vemos que el apóstol Pablo tenía una visión muy elevada.

Fue en este capítulo donde usó la frase: las inescrutables riquezas de Cristo(Efesios 3:8).

Inescrutable: algo o alguien que no se puede averiguar, o lograr conocer, o comprender en los sentidos cognitivos, por su profundidad, complejidad, inmensidad o misterio.

Lo que vio Pablo trasciende nuestro entendimiento humano, ni siquiera él mismo encontró las palabras adecuadas para expresarlo.

Al final, simplemente habló de la anchura, la longitud, la profundidad y la altura (v. 18).

Estas dimensiones, que son las dimensiones de Cristo, son en realidad las dimensiones del universo.

35

Lección 11: La mayordomía de la Gracia – Parte I
Lección 11: La mayordomía de la Gracia – Parte I

A) La mayordomía de la Gracia consiste en impartir las riquezas de Cristo.

Según el capítulo 3, la Gracia es las riquezas de Cristo.

El ministerio de Pablo tenía como fin impartir las riquezas de Cristo como gracia a los creyentes.

No es lo mismo distribuir alimentos que dar información sobre cómo cocinar. El apóstol Pablo impartía las riquezas de Cristo a los santos.

La Biblia no nos fue dada como receta de cocina, sino para que Cristo sea nuestro alimento.

B) El privilegio de todos los santos presos en el Señor.

Todos los santos presos pueden impartir a Cristo en los demás.

El apóstol Pablo no era el único que poseía una mayordomía. En Efesios 3:8 él se refiere a sí mismo como menos que el más pequeño de todos los santos.

Esto indica que Pablo era aún menos que nosotros. Todos podemos hacerlo.

ADMINISTRADORES DE LA GRACIA

A) Si nuestra mayordomía es la mayordomía de la gracia, debemos ver qué es la gracia.

Juan 1:17 dice que la gracia (…) (vino) por medio de Jesucristo.

Durante la época del Antiguo Testamento, estaba presente la ley, mas no la gracia. La gracia no vino sino hasta que vino Cristo.

Muchos creen que la gracia se refiere principalmente a las bendiciones materiales, pero la Biblia enseña que la gracia no vino sino hasta después de que Cristo viniera.

Así que, la gracia es nada menos que el propio Dios que se da a nosotros en Cristo por el Espíritu y a quien disfrutamos.

La gracia es todo lo que Dios es, envasado en un vaso de carne.

B) Antes de la venida de Cristo, Dios no se podía dar a nadie, ni nadie podía recibirlo ni disfrutarlo a Él.

Pero en Cristo y por medio de Él, recibimos a Dios, y Dios llega a ser nuestro deleite.

Al disfrutar de Dios dentro nuestro podemos impartirlo como gracia en los demás.

Hechos 3:6 Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy;

Ser mayordomo es dispensar o distribuir la gracia de Dios, Cristo.

36

EL MINISTERIO DE UN MINISTRO

Efesios 3:7 “(…) del cual yo fui hecho ministro por el don de la gracia de Dios que me ha sido dado según la operación de su poder.

A) En Efesios 3:7 Pablo declara que él fue hecho ministro.

En el Nuevo Testamento existe un solo ministerio, las cinco gracias y todo el cuerpo de Cristo, el cual es la mayordomía que imparte a Dios en las personas.

La palabra ministroequivale a la palabra mayordomo, porque un mayordomo es uno que sirve a los demás supliéndoles las necesidades de la vida.

No sólo los pastores o líderes que ministran la Palabra de Dios son ministros, sino que cada santo, cada miembro de la iglesia, tiene parte en el ministerio.

1 Pedro 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

B) Todos, en Cristo, somos ministros del evangelio.

Es un engaño pensar que sólo algunos de los creyentes son ministros de Dios (doctrina de engaño ver Apocalipsis 2, los nicolaítas, el clero y laicos).

Un ministro es simplemente uno que sirve. Un ministro del evangelio le sirve el evangelio a la gente.

Somos ministros de Dios cuando ministramos algo de Cristo a otros.

Todos los santos deben tener la confianza de declarar que son ministros.

Pablo animó a Timoteo a que cumpla este ministerio (2 Timoteo 4:5).

No nos fueron dados 5 ministerios, sino un solo ministerio, el cual imparte las riquezas de Cristo en los demás (Efesios 4:12).

Las cinco gracias ministeriales sólo son expresiones del mismo Señor, expresando la multiforme gracia. Recordemos 1 Pedro 4:10.

C) Conforme al don de la gracia de Dios.

Por medio de la vida que opera en nosotros, obtenemos la capacidad, la cual es el don.

En Efesios 3:7 Pablo expresa que él es un ministro por el don de la gracia de Dios que le fue dado.

Todos los santos tienen este don, esta habilidad.

Como miembros de Cristo, todos tenemos la vida de Dios, la cual opera en nosotros y produce cierta habilidad.

Esta habilidad es el don que nos constituye ministros que imparten a Cristo en los demás.

37

D)

Predicar el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo.

Nuestro ministerio consiste en predicar el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo.

Esto es mucho más que presentar doctrinas o enseñar la Palabra.

Nuestro evangelio es una persona, que incluye todas Sus riquezas.

Proclamar este evangelio es ministrar las inescrutables riquezas de Cristoa otros.

E) La iglesia crece cuando multiplicamos la vida de Cristo, impartiéndola en otros.

Este ministerio de impartir a Cristo es producir la iglesia.

El ministerio del apóstol Pablo, un mayordomo de Dios, consistía en edificar la iglesia al impartir en los creyentes las inescrutables riquezas de Cristocomo gracia.

El objetivo del ministerio de Pablo no era simplemente salvar pecadores, sino producir la iglesia, para que se cumpliera el propósito eterno de Dios.

Esta era la meta de la mayordomía de la gracia que había recibido (1 Corintios 3:6).

El crecimiento que Dios da, es cuando Dios se da a sí mismo, en Su Hijo, por el Espíritu. No es el crecimiento de cosas, sino de Él mismo en nosotros.

La iglesia crece, según cómo crece la vida de Cristo en un creyente y la iglesia crece cuando esta vida es impartida a otros.

F) Por revelación del misterio en el espíritu. (Efesios 3:3)

Recibimos nuestro ministerio al recibir la revelación del misterio en el espíritu.

Ver que El misterio de Dios es Cristo, y El misterio de Cristo es la iglesia, es porque tenemos la revelación del misterio en nuestro espíritu (Colosenses 2:1).

Esto nos capacita para ministrar a Cristo en otros.

Esto se experimenta únicamente en nuestro espíritu regenerado, en el cual mora el Espíritu de Dios.

EL SER FORTALECIDOS

En el versículo 16 de Efesios 3 tenemos el tema de la oración de Pablo:

Para que os dé, conforme a las riquezas de Su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por Su Espíritu.”

En contraste con la oración del capítulo 1, por la cual pide revelación, ésta es una oración por la experiencia.

La necesidad en el capítulo 1 es que veamos lo relacionado con el Cuerpo de Cristo, que veamos cómo el Cuerpo llega a existir y cómo está constituido. Sin embargo, no es suficiente ver la revelación; también necesitamos experimentar lo que vemos.

Debido a que necesitamos experimentar a Cristo de una manera subjetiva, Pablo oró que fuéramos fortalecidos con poder en el hombre interior.

38

A) Por el Padre, conforme a las riquezas de Su gloria.

En el versículo 16, la palabra fortalecidoses modificada por cuatro frases: conforme a las riquezas de Su gloria, con poder, en el hombre interiory por Su Espíritu.

Primero, somos fortalecidos conforme a las riquezas de la gloria del Padre. La gloria es la expresión de Dios.

Juan 1:18 declara: A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, Él le ha dado a conocer.

Cuando Dios nos es dado a conocer, cuando nos es declarado, vemos la gloria, porque esta declaración de Dios es la manifestación de Dios, la cual es la gloria. Cuando el Señor Jesús expresó a Dios en la tierra, la gloria de Dios fue manifestada. Todas las familias de los cielos y de la tierra expresan a Dios en cierta medida. En lo que expresan de Dios, se ven las riquezas de la gloria de Dios.

El apóstol oró para que los creyentes gentiles experimentaran a Dios en plenitud conforme a las riquezas de la gloria de Dios, a fin de que expresaran a Dios al experimentarlo de manera cabal.

Entonces, ¿qué son las riquezas de la gloria de Dios?

Las riquezas de la gloria del versículo 16 están relacionadas con la frase toda familiamencionada en el versículo 15. Toda familia expresa a Dios en cierta medida. Ya que el Padre es el origen o fuente de toda familia en los cielos y en la tierra, cada familia es Su expresión.

La familia que más expresa al Padre es la familia de los creyentes. Por ello, Pablo oró al Padre pidiendo que fuésemos fortalecidos con el propósito de que expresemos al Padre al máximo grado.

B) Con poder:

También somos fortalecidos con poder.

Este poder es el poder de resurrección mencionado en Efesios 1:19-20; es el poder que opera en nosotros (Efesios 3:20). Este poder levantó a Cristo de entre los muertos, lo elevó a los cielos y puso todas las cosas bajo Sus pies. Con tal poder, Dios nos fortalece.

C) Por Su Espíritu:

Es mediante el Espíritu que el Padre nos fortalece.

Él nos fortalece con el Espíritu, el cual mora en nosotros.

Esto no significa que el Espíritu no esté con nosotros o que el Espíritu tenga que descender desde los cielos para fortalecernos.

El Espíritu que nos fortalece ha estado con nosotros y en nosotros desde el momento en que nos regeneró, y sigue con nosotros ahora mismo.

Por medio del Espíritu que mora en nosotros, el Padre nos fortalece por dentro.

39

D) En el hombre interior:

El versículo 16 también dice que somos fortalecidos en el hombre interior.

El hombre interior es nuestro espíritu regenerado, cuya vida es la vida de Dios, es decir, es nuestro espíritu,

El cual fue regenerado por el Espíritu de Dios (Juan 3:6).

Está habitado por el Espíritu de Dios (Romanos 8:11, 16).

Y mezclado con el Espíritu de Dios (1 Corintios 6:17).

Para experimentar a Cristo hasta la medida de toda la plenitud de Dios, necesitamos ser fortalecidos en el hombre interior.

Esto implica que tenemos que entrar en nuestro espíritu, donde podemos ser fortalecidos por el Espíritu Santo.

Puesto que los seres humanos somos almas, y no espíritus, nuestra personalidad o nuestra persona está en nuestra alma.

Por esta razón, la Biblia se refiere a los hombres como almas (Éxodo 1:5; Hechos 2:41).

Tanto el cuerpo como el espíritu son vasos usados por el alma.

Por tanto, como almas, tenemos un vaso exterior, el cuerpo, y un vaso interior, el espíritu.

Cuando nos arrepentimos y creímos en el Señor Jesús, Él entró en nosotros y nos regeneró consigo mismo como nuestra vida.

Antes de ser regenerados, no teníamos vida en nuestro espíritu; simplemente teníamos la vida humana en nuestra alma. Pero mediante la regeneración, ahora tenemos la vida divina en nuestro espíritu.

Así que, nuestro espíritu ya no es simplemente un vaso, sino que ha llegado a ser nuestra persona, quien posee la vida de Dios. Pero, ¿qué pasa con nuestra vida humana y con nuestra vieja persona que están en nuestra alma?

La vieja persona, es decir, el alma que posee la vida humana, fue crucificada, y ahora nuestra nueva persona es el espíritu, el cual contiene la vida divina.

Nuestro espíritu, que fue regenerado con la vida divina, es ahora nuestro hombre interior.

a) Es muy difícil permanecer en el espíritu.

Todos nosotros estamos acostumbrados a salirnos del espíritu, en lugar de entrar en él y quedarnos ahí.

Por experiencia puedo testificar que no es mi tendencia permanecer en el espíritu.

Puesto que es tan fácil salirse del espíritu, sigo aprendiendo a permanecer en Él.

Cuando permanecemos en el espíritu, somos fortalecidos; pero cuando nos salimos de él, nos debilitamos.

¿Han observado cuán fácil es vagar en la mente cuando oramos? Cuando no estamos orando, no pensamos en ciertas cosas, pero una vez que comenzamos a orar, es posible que nuestros pensamientos se fijen en una cosa y luego en otra. Incluso, es posible viajar rápidamente a otra parte del mundo.

Por esta razón necesitamos ser fortalecidos en nuestro hombre interior.

Cuanto más experimentamos este fortalecimiento, más las partes de nuestro ser interior se vuelven al espíritu, a nuestro hombre interior.

40

b) La necesidad de ser fortalecidos en el espíritu.

Necesitamos ser fortalecidos con el fin de permanecer en nuestro espíritu y no ser distraídos por pensamientos acerca de tantas otras cosas.

Ser fortalecidos en el espíritu para permanecer en el espíritu.

Muchos pensamientos vienen a nuestra mente para sacarnos del espíritu, es allí donde el estar fortalecidos en el espíritu nos permite experimentar las victorias.

c) Orando sin distracciones.

Si queremos orar sin ser distraídos, debemos ser fortalecidos en nuestro hombre interior.

¡Cuánto necesitamos ser fortalecidos para que todo nuestro ser regrese al hombre interior y permanezca ahí!

La revelación del capítulo 3 de Efesios se puede ver únicamente cuando estamos en el espíritu. Como dice el versículo 5, el misterio es dado a conocer a los apóstoles y profetas en el espíritu.

Ser fortalecido en el hombre interior es la clave para ver la revelación del misterio.

Necesitamos este fortalecimiento a fin de que todo nuestro ser sea traído de regreso a nuestro espíritu.

d) Somos fortalecidos en el espíritu cuando somos llenos de las riquezas inescrutables de Cristo.

Ejercitamos nuestra memoria espiritual, nos nutrimos con las riquezas inescrutables de Cristo.

En nuestro espíritu también somos llenos de las riquezas de Cristo hasta la medida de toda la plenitud de Dios (v. 19).

La palabra griega traducida hastaen el versículo 19 significa dando por resultado.

El ser llenos de todas las riquezas de Cristo da por resultado la plena expresión de Dios.

Llenarnos de las riquezas inescrutables de Cristoda por resultado que expresemos plenamente a Dios. Esta es la plenitud de Dios.

41

Lección 12: La mayordomía de la Gracia – Parte II
Lección 12: La mayordomía de la Gracia – Parte II

E) Cristo hace su hogar en nuestros corazones. (Efesios 3:17)

a) ¿Qué es y dónde está nuestro corazón?

Nuestro corazón está compuesto de todas las partes de nuestra alma la mente, la parte emotiva y la voluntad más nuestra conciencia, la parte principal de nuestro espíritu.

Estas son las partes internas de nuestro ser.

Por medio de la regeneración, Cristo entró en nuestro espíritu (2 Timoteo 4:22).

Subsecuentemente, debemos permitir que Él se extienda a cada parte de nuestro corazón.

Nuestro corazón es la totalidad de todas nuestras partes internas y el centro de nuestro ser; por tanto, cuando Cristo hace Su hogar en nuestro corazón, Él controla todo nuestro ser interior y suple y fortalece cada parte consigo mismo.

b) Cristo nos habita por fe.

En el versículo 17 Pablo dice que es por medio de la fe que Cristo hace Su hogar en nuestros corazones.

La fe es lo que da sustantividad a lo que no se ve (Hebreos 11:1).

El hecho de que Cristo mora en nosotros es misterioso y abstracto. Lo comprendemos no por nuestros sentidos físicos, sino por el sentido de la fe.

F) Los dos temas centrales de Efesios.

a) Los tres primeros capítulos de Efesios tratan de la iglesia, y los últimos tres, del andar digno del llamamiento de Dios por causa de la iglesia.

Sin embargo, de hecho, sólo los primeros dos capítulos hablan de la iglesia, ya que el capítulo 3, marca el principio de la exhortación que Pablo da en cuanto a andar de una manera digna del llamamiento de Dios.

En Efesios 3 Pablo se presenta a sí mismo como modelo de uno que lleva a cabo el propósito eterno de Dios con respecto a la iglesia.

Si tuviéramos solamente los capítulos uno y dos sin el capítulo 3, tendríamos la enseñanza e incluso la visión en cuanto a la iglesia, mas no la manera de cumplir la visión.

b) En el capítulo 3 vemos cómo está constituida la iglesia y cómo se experimenta de manera práctica.

Este capítulo no presenta la revelación de la iglesia ni simplemente el andar digno del llamamiento de Dios por causa de la iglesia; más bien, habla de cómo la iglesia se constituye prácticamente en la experiencia.

Todos debemos seguir a Pablo en cuanto a recibir la revelación en nuestro espíritu y a ser fortalecidos en nuestro hombre interior.

Cuando Pablo dobló sus rodillas ante el Padre, él estaba tan fortalecido en su ser interior que nada podía conmoverlo ni perturbarlo.

42

c)

Debido a que todo su ser se hallaba en su espíritu, nada externo podía distraerlo.

Nosotros también necesitamos ser fortalecidos al grado de que nada nos pueda apartar de nuestro ser interior.

Además, necesitamos que Cristo haga Su hogar en nuestros corazones a fin de que Él nos ocupe y posea por completo.

Cuando somos fortalecidos en nuestro hombre interior, y Cristo hace Su hogar en nuestros corazones, podemos ver la revelación.

Es menester que recibamos la misma revelación que les fue dada a los primeros apóstoles y profetas.

Pablo no puede recibir esta revelación en nuestro lugar; tenemos que recibirla por nosotros mismos personal y subjetivamente, al ser fortalecidos en nuestro hombre interior.

Esta revelación acerca de Cristo y la iglesia constituye la economía de Dios, el misterio escondido.

Si somos o no los apóstoles y profetas de hoy, depende de si tenemos o no la revelación.

Si no tenemos esta revelación, no podemos ser apóstoles ni profetas.

d) Cuando fuimos salvos, Cristo entró en nuestro espíritu.

Ahora debemos brindarle la oportunidad de extenderse a todas las partes de nuestro ser.

A medida que somos fortalecidos en nuestro hombre interior, la puerta se abre para que Cristo se extienda en nosotros, para que se extienda desde nuestro espíritu hasta nuestra mente, parte emotiva y voluntad.

Cuanto más se extiende Cristo en nosotros, más se establece en nosotros y hace Su hogar en nosotros. Esto significa que Él ocupa cada parte de nuestro ser interior, que Él posee todas estas partes y las satura consigo mismo.

Como resultado de esto, no sólo recibimos la revelación de Cristo, sino que también somos llenos de Él.

43

APUNTES