Sie sind auf Seite 1von 6

Introducción a la Homilética MI112

Pérez, Joanna

Resumen de la Declaración de Chicago sobre la Inerrancia de la Biblia

El término inerrancia significa sin error. Dios es perfecto, santo, verdadero e infalible así que no

puede cometer errores. En la teología Cristiana, la inerrancia de la Biblia es una doctrina que

consiste en la falta de error o de fallas en las Sagradas Escrituras, que son inspiradas por Dios

mismo, por lo tanto siempre dicen la verdad, y no se equivocan.

PREFACIO

La Declaración comienza declarando las motivaciones que tienen los teólogos que se reunieron

para decirse a realizar esta declaración. Comienzan profesando su total sujeción a las Escrituras y

que alejarse de las mismas es una deslealtad al Maestro. Declaran la inerrancia de la Biblia y

advierten sobre los efectos de negarla.

Explican la estructura de la Declaración: “una declaración resumida, artículos de afirmación y

denegación, y una exposición adjunta.”1 Reconocen las limitaciones de preparar un documento

como ese en un lapso de tres días y no pretenden que el documento sea de importancia, pero si

están agradecidos por el efecto que la oración y el estudio conjunto de la Palabra ha causado en

ellos al profundizar sus convicciones y oran porque esa Declaración pueda glorificar a Dios

renovando la fe, vida y misión de Su Iglesia.

No buscan contender con quienes no creen en la inerrancia de las Escrituras, proponen con amor y

gracia un diálogo. Saben que ellos con su comportamiento han negado lo que dicen creer y a la vez

reconocen que muchos de los que niegan la inerrancia no muestran consecuencias por esta

negación en sus vidas.

1
Introducción a la Homilética MI112
Pérez, Joanna

Terminan el prefacio animando una respuesta sobre algunas de las afirmaciones que ellos hacen a

la luz de la mismas Escrituras, pues ellos se sujetan a las mismas, y agradecen la ayuda que puedan

recibir para fortalecer su testimonio.

LA DECLARACION

1. Dios es verdad, solo habla verdad y fue quien inspiró la Escritura con el propósito de

revelarse a la humanidad caída por medio de Jesucristo, quien es el testimonio de Dios

mismo.

2. La Escritura es la Palabra de Dios, escrita por hombres dirigidos y guiados por el Espíritu,

es infalible.

3. El Espíritu Santo, es el Autor de la Escritura, da testimonio de ella y nos da entendimiento

para comprenderla.

4. la Escritura no tiene error o falta en todo lo que enseña por ser dada totalmente por Dios,

en los actos de la creación, los eventos de la historia y en sus orígenes literarios,

incluyendo el testimonio de la gracia salvadora.

5. La autoridad de la Escritura se afecta si esta inerrancia divina total es limitada o ignorada

de alguna forma, y estas faltas y omisiones traen pérdidas importantes para las personas y

para la Iglesia.

LOS ARTÍCULOS DE AFIRMACIÓN Y NEGACIÓN

La Declaración afirma que la Escritura es la Palabra de Dios, plena de autoridad, norma suprema

bajo la cual está subordinada la autoridad de la Iglesia, es toda la revelación dada por Dios,

mediante la humanidad que Dios creó y el lenguaje es el medio de su revelación. Que esta

2
Introducción a la Homilética MI112
Pérez, Joanna
revelación se da de forma progresiva, dentro de las Escrituras y que todas sus partes y las palabras

originales de ella fueron inspiradas por Dios, por su Espíritu Santo a través de escritores humanos,

aunque la forma de inspiración es un misterio. Esta inspiración hace que sea confiable y verdadera

en todos los asuntos, en cuanto al texto autográfico encontrado en los manuscritos disponibles, y

las copias disponibles son la Palabra de Dios en la medida que son fieles a los originales.

La Escritura completa está libre de todo error, falsedad, fraude o engaño. No puede engañarnos,

es verdadera y confiable en todo lo que dice porque es otorgada por inspiración divina. Afirman

que la inerrancia es un término teológico que es conveniente usar para referirse a la veracidad de

toda la Escritura, la cual tiene unidad y consistencia. Esta inerrancia de la Escritura es parte

integral de la doctrina de la Iglesia a lo largo de toda su historia y se basa en la inspiración de la

Biblia, pues el mismo Espíritu de Dios da testimonio de la veracidad de la Palabra, ella así lo afirma.

El texto de la Escritura debe interpretarse por medio de exégesis histórico-gramática y la Escritura

confirma la Escritura. Una confesión de la autoridad completa y absoluta de la Escritura, así como

de su infalibilidad e inerrancia es fundamental para una fe sólida, que debe dirigir a ser

conformados a la imagen de Cristo.

Niega que la autoridad de la Iglesia, tradiciones o afirmaciones humanas, declaraciones, credos, o

consejos de la Iglesia estén por encima de la Escritura, o sean igual o mayores que la Biblia, la cual

no es simplemente un testigo de la revelación, o que solo se convierta en revelación por la

respuesta del ser humano a ella. Las limitaciones del lenguaje no son impedimento para la

revelación y los efectos de la caída del ser humano en el lenguaje o cultura, no afectan la obra de

3
Introducción a la Homilética MI112
Pérez, Joanna
inspiración de Dios. Niegan que la revelación posterior corrija o contradiga la revelación anterior, y

tampoco hay revelación luego de la terminación de los escritos del Nuevo Testamento.

Niegan que se pueda afirmar la inspiración de partes de la Escritura y negar la inspiración del todo

o que se pueda afirmar la inspiración del todo y negar la de alguna parte; esta inspiración no

proviene de estados de conciencia alterados ni tiene que ver con la visión humana, aunque Dios

no anuló las personalidades de los humanos que sirvieron para escribir las palabras que Él eligió.

La humanidad caída y las fallas de estos escritores no afectaron la veracidad de la Palabra.

El que no haya documentos autógrafos no afecta la inerrancia de la Escritura la cual es válida y

relevante. Es imposible que la Escritura sea infalible y errónea a la vez, y esto no se limita a temas

espirituales, se refiere a toda la Escritura incluyendo los campos de la historia y la ciencia. Las

teorías e hipótesis sobre la historia de la tierra no afectan la veracidad de la Escritura, ni su

inerrancia.

La inerrancia no se anula por imprecisiones o errores gramaticales, descripciones de fenómenos

naturales, redondeo, o uso de figuras literarias. Tampoco es anulada por supuestos errores o

inconsistencias que no se han solucionado todavía. Las limitaciones o impedimentos de Jesús

relativas a su humanidad tampoco afectan la inerrancia de la Escritura.

Niegan que la inerrancia sea una doctrina que inventara el protestantismo, tampoco es una

reacción a la crítica de la Escritura. El Espíritu Santo no niega o contradice la Escritura. Niegan la

legitimidad de cualquier fuente fuera de la Escritura que relativice, deshisteriorice o descuente sus

4
Introducción a la Homilética MI112
Pérez, Joanna
enseñanzas o a su autor. Aunque niegan que sea una creencia fundamental para la salvación, su

rechazo puede tener consecuencias importantes para la persona y para la Iglesia.

EXPOSICIÓN

Pretende explicar el proceso doctrinal de la cual se desprende la doctrina de la inerrancia, la cual

surge de la Escritura como contexto.

Dios hizo a la humanidad a su imagen para tener una vida de comunión con Él, con el modelo de la

comunión eterna y amorosa dentro de la Deidad. El hombre como portador de esa imagen debía

escuchar la Palabra de Dios y obedecerla con gozo. Cuando Adám pecó, Dios presentó un plan de

redención para la humanidad, en una secuencia de eventos y a través de profetas enviaría su

mensaje de redención por medio de un Redentor. En la ley y las normas de vida mediante el pacto,

la forma de alabanza y adoración, todas las revelaciones proféticas y mensajes, fueron inspirados

por Dios y quedaron plasmados en documentos, que fueron expresados por autores humanos

divinamente inspirados, palabras divinamente entregadas. La Escritura es la Palabra de Dios pues

su origen es divino.

Cristo es el Verbo de Dios que se hizo Carne, Profeta, Rey y Sacerdote, el único intermediario entre

Dios y los hombres, por la gracia de Dios. Él es el tema central de la Escritura, pues es el Mesías

profetizado en la Escritura. Cristo es la Palabra de Dios viva, la Escritura es la Palabra de Dios

escrita, con una sola autoridad.

La Palabra testifica de Jesucristo con autoridad y es infalible e inerrante. Cada parte de la Escritura

debe interpretarse según el tipo de escrito que es, pues de lo contrario hará ver que Dios no

5
Introducción a la Homilética MI112
Pérez, Joanna
controla Su providencia, la Escritura es producto de una sola mente divina. Las traducciones no

son perfectas, pero hay excelentes traducciones que no tiene que hacer dudar a los lectores que

están frente a la Palabra verdadera de Dios. Es importante la inerrancia de toda la Escritura para

que esta no pierda su autoridad, con el efecto fatal que esto puede tener. Lo que dice la Escritura

es lo que dice Dios.

Cita:

1
Declaración de Chicago sobre la Inerrancia Bíblica con Exposición, pag. 1