Sie sind auf Seite 1von 11

SALMO 1

Un Trabajo Presentado a Dr. Alex Gonzalez Seminario Teológico de Dallas/OL

En cumplimiento parcial De los Requisitos del Curso BE 109/OS

Rut, Salmos, Jonas

Por Marcelo de la Llave 23 de Octubre del 2019

SALMO 1

El Salmo uno, nos introduce a todo el himnario de Israel, enseñándonos qué clase de

persona es el adorador. Todo el salterio nos lleva por diferentes tipos de emociones manifestadas

por los salmistas, desde gratitudes, confesiones, hasta conflictos con el obrar de Dios. Pero el

primer Salmo no es así, no manifiesta nada de eso, por el contrario, muestra el perfil del hombre

o mujer que adora, y que se acerca a Dios, el cual finalmente puede llegar a ser

“bienaventurado”. Los otros Salmos nos dan material para adorar, este nos describe a la persona

que adora. Veamos el camino del Bienaventurado.

Los salmos se han clasificado en una variedad de tipos o géneros, y uno de ellos es el

"salmo de sabiduría", y este el primero, es un Salmo sapiencial. Representa el camino que el

sabio elige. Otros salmos de sabiduría incluyen 10, 12, 15, 19, 32, 34, 37, 49, 50, 52, 53, 73, 78,

82, 91, 92, 94, 111, 112, 119, 127, 128, 133, y 139. 1 Pero el Salmo 1 es más que esto, es el padre

de todos los salmos de sabiduría. San Jerónimo, el traductor de la Vulgata latina, llama al Salmo

1 "el prefacio del Espíritu Santo" al Salterio. 2

El Salmo empieza con la mención de “Bienaventurado”, La primera palabra en el

Sal.1:1, “esher”, celebra una vida que se complace en vivir de acuerdo con la voluntad de Dios,

por lo que es altamente deseable. En contraste con las nociones contemporáneas de felicidad que

tienden a ser egocéntricas, el Salmo 1 introduce un concepto que prevalecerá en el resto de los

Wiersbe, W. W. (2004). Be worshipful (1st ed., p. 12). Colorado Springs, CO: Cook Communications Ministries. 2 Boice, J. M. (2005). Psalms 141: An Expositional Commentary (pp. 1415). Grand Rapids, MI:

Baker Books.

1

1

2

salmos: una comprensión completamente teocéntrica de la felicidad, en la cual la felicidad

genuina emerge de la atención enfocada en Dios y su enseñanza. La verdadera felicidad, de

acuerdo con el Sal.1, viene de elegir el camino de Yahweh. 3 Este Salmo es una joya de la

literatura hebrea, el gran predicador Spurgeon dijo que este Salmo es el texto del cual todo el

Salterio es el sermón. Empieza con bienaventurado, que nos hace pensar en el Sermón del monte,

de Jesús. Esta palabra “bienaventurado” aparece 26 veces en los Salmos. El primer libro del

Salterio empieza con dos (1:1;2:12) y termina con dos (40:4; 41:1). 4

El camino de la felicidad se presenta mediante un contraste entre la persona malvada

y la persona piadosa en 1:12

El camino del Justo 1:1-3

Aquí hay tres cosas que el salmista va a mencionar: Los peligros a evitar, las

prioridades a tener y, la prosperidad a recibir. La característica más llamativa de la poesía

hebrea es lo que se conoce como paralelismo, es decir lo mismo o una variedad de lo mismo, en

dos líneas vinculadas. Eso es lo que tenemos aquí, solo en este verso hay tres líneas unidas y hay

tres términos paralelos en cada línea: conjunto uno:"andar, estar, sentarse"; conjunto

dos:"consejo, camino, silla"; y el tercer conjunto es: "malos, pecadores, escarnecedores". 5

El bienaventurado es…

3 Estes, D. J. (2005). Handbook on the Wisdom Books and Psalms (p. 153). Grand Rapids, MI: Baker

Academic.

Books.

4 Carro, D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O., & Editorial Mundo Hispano (El Paso, : Salmos (1. ed., pp. 6263). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

5 Boice, J. M. (2005). Psalms 141: An Expositional Commentary (p. 15). Grand Rapids, MI: Baker

(1993).

3

Un hombre Separado (v.1)

Curiosamente Dios comienza, por lo que esta persona no hace. A un hombre se lo

conoce por lo que elige, y por lo que rechaza. Las tres partes del verso uno, son una

progresión”. Santiago menciona lo mismo, diciendo que el pecado se gesta, hasta que termina

dando a luz, la muerte (Santiago 1:13-15).

“Cuando los hombres viven en pecado, van de mal en peor. Al principio, simplemente caminan en el consejo de los descuidados e impíos, que se olvidan de Dios; el mal es más ocasional que habitual, pero después de eso, se habitúan al mal y se interponen en el camino de los pecadores que violan voluntariamente los mandamientos de Dios; y luego, van un paso más allá y se convierten en pestilentes maestros y tentadores de los demás, y terminan sentándose en el asiento de los despreciativos. Se han graduado en el vicio y, como verdaderos doctores de la condenación, están ya instalados". 6

La primera instancia, es que “no anda”, la idea es que no acude, no quiere vivir de

acuerdo con el consejo de los malos. La palabra “consejo”, es más que el concepto de aconsejar,

en hebreo significa consejo y, más ampliamente plan. (1° Rey. 12:8,13; Ex.18:19). Esto se refiere

a los principios que determinan una acción. Esta persona no solo rechaza el consejo, sino

también, la filosofía y principios de este mundo. El no adoptará una visión humana, que es una

fuente de las acciones impías o pecaminosas. El bienaventurado, rechaza una visión mundanal de

la vida. Este consejo, viene de los malos, las cualidades de alguien “malvado” ameritan que se le

llame una persona “impía”, esto está relacionado con la agitación y confusión en la que los

malvados viven. 7 Son “dislocados”, el malo, o impío del Salmo 10, no busca a Dios.

6 Spurgeon, The Treasury of David, 1a: 12.

7 Vine, W. E. (1999). Vine diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo (electronic ed.). Nashville: Editorial Caribe.

4

En segundo lugar, se menciona que no “está”, o sea no se involucra con los

pecadores. La palabra “camino” ocurre frecuentemente en los Salmos y Proverbios. Está

relacionado con los patrones de conducta, es el estilo de vida mundana, que éste creyente se

niega a tomar. Es el rumbo de los “pecadores”, este término, involucra la idea de perder el

blanco, por desviarse de la Palabra de Dios. ¿Cómo seguir a personas que ellos mismos están

perdidos?

En último lugar, este creyente no se “sienta”, o sea que no adopta la vida de los

burladores. No tiene comunión con los que rechazan a Dios, no se amolda a una cultura de vida

mundana. Los “escarnecedores”, “los peores entre todos los impíos; son arrogantes,

pendencieros, siempre listos para hacer alguna maldad, enemigos de la paz y el orden entre los

hombres y en sus comunidades, los que se burlan de la bondad” 8 .

En estas tres frases anteriores se puede notar la “progresión”: Andar, estar y sentarse.

Lo mismo se observa en malos, pecadores y escarnecedores. Y de igual manera: consejo, camino

y silla. Esto indica una progresión que va desde una influencia casual de los malos, hasta llegar a

la participación activa con ellos en su burla contra los justos. Aquel que no se caracteriza por esa

clase de influencias, es “bienaventurado”. 9

El bienaventurado no acepta los principios de este mundo, ni la práctica de ellos, y

así mismo rechaza pertenecer a ese grupo de personas lejos de Dios. También es bueno aquí

8 William R. Taylor, “Psalms 1–71, 93, 9596, 100, 12028, 140–150” (Exegesis), The

I

B

, editado por George A. Buttrick, et al., IV (Nueva York: Abingdon Press, 1955), 20

9 Walvoord, J. F., & Zuck, R. B. (2000). El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo 4: Job-Cantar de los Cantares (p. 111). Puebla, México: Ediciones Las Américas, A.C.

5

recordar que, “la bendición no viene solo de lo que hacemos, sino también de lo que evitamos”.

Aprendamos a vivir no solo por lo que Dios provee, sino también, por lo que él prohíbe.

Un hombre Saturado (v.2)

El verso dos nos introduce a las disciplinas que sostienen la vida del hombre piadoso.

Este hombre se deleita en la Palabra de Dios (la ley de Dios). John R. W. Stott agrega

sabiamente que este deleite "es una indicación del nuevo nacimiento, porque

la mente

pecaminosa es hostil a Dios. No se somete a la ley de Dios, ni puede hacerlo "(Rom.8:7). Sin

embargo, como resultado de la obra interna y regeneradora del Espíritu Santo, los piadosos

encuentran que aman la ley de Dios simplemente porque les transmite la voluntad de su Dios. No

se rebelan contra sus exigentes demandas; todo su ser lo aprueba y lo respalda

Deleitándose en

ello, los piadosos meditarán en él o lo examinarán constantemente, día y noche.” 10 . En realidad

los que nos deleita, es lo que nos dirige. La palabra “deleite”, es usada en el Antiguo Testamento,

para referirse a un hombre deleitándose en su esposa (Gn.34:19; Est.2:14). El término "deleite"

se refiere a un fuerte deseo de tener o hacer algo, por lo que es evidente que el salmista aquí

habla de un compromiso alegre y sincero con la instrucción de Dios para la vida, no solo una

observancia legal obligada 11 .La palabra heb. para “meditar” lit. Significa “susurrar”. Refleja la

manera en que estudiaron los rabinos, repitiendo en un murmullo las palabras que leían. 12

Un hombre Situado (v.3)

10 John R. W. Stott, Favorite Psalms, Selected and Expounded (Chicago: Moody, 1988), 8. 11 Estes, D. J. (2005). Handbook on the Wisdom Books and Psalms (p. 154). Grand Rapids, MI: Baker

Academic.

12 Carro, D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O., & Editorial Mundo Hispano (El Paso, b blico mundo hispano: Salmos (1. ed., p. 65). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

(1993). Comentario

6

Aquí hay una descripción práctica de lo que el justo experimentará. La comparación

del ser humano y el árbol frondoso era común en el Antiguo Testamento (véase Sal 92:1215;

Jer 11:19; 17:8; Ez 17:510, 2224; 19:10) también se repite en el Oriente Medio (p.ej., en la

literatura egipcia y en Qumrán). Por lo común de las palmeras en la región, algunos estudiosos

las identifican con el “árbol” del salmo (Sal 92:12). El uso de la palabra hebrea traducida como

“plantado”, puede ser una referencia a que el ser humano es feliz en la medida que se relaciona

íntimamente con Dios, igual a la forma en que el árbol se nutre junto a las fuentes de agua. Y la

alusión a las aguas puede poner de manifiesto no solo los ríos y manantiales naturales sino los

canales de irrigación que eran comunes en Egipto y Mesopotamia. De esa forma ordenada y

efectiva el árbol recibía los nutrientes necesarios, independientemente de los caprichos del

tiempo y sus inclemencias, para mantener sus hojas y brindar buenos frutos en la época precisa 13 .

El árbol nos recuerda su posición, esto era junto al río. También su prominencia

(alto); su productividad (da su fruto); su predicibilidad (a su tiempo). Igualmente, su perpetuidad

(ya que su hoja no cae) y, prosperidad (todo lo que hace prosperará). Esta imagen, nos recuerda

la necesaria dependencia en la Palabra de Dios, y la bendición que fluye de esta (Dt.8:3; Mt 4:4).

La “prosperidad” que aquí menciona, no tiene que ser necesariamente material. El árbol,

prospera como árbol y, el creyente santo, prospera como santo. Este árbol, da su fruto en su

tiempo. Significa que no hemos de forzar el fruto, esto es un resultado natural de estar unido a la

fuente de vida. Jesús dijo: El que permanece en mí y yo en él, éste lleva mucho fruto (Juan 15:5).

Sobre esto uno puede hacer muchos paralelos con la vida del creyente. No podemos esperar todo

13 Pagán, S. (2007). Commentario De Los Salmos (p. 112). Miami, FL: Editorial Patmos.

7

el fruto de un nuevo creyente inmediatamente, llevar fruto implica que se necesita tiempo para

madurar; Dios produce el fruto que corresponde, cuando es el tiempo apropiado. 14

El creyente prospera, por crecer en madurez y por dar fruto. El fruto es a “su

tiempo”, no es algo inmediato, requiere un proceso. Cada uno tiene tiempos diferentes, aunque

algunos no terminan de madurar nunca. El desarrollo del fruto no es algo espectacular, pero, es

continuo y silencioso hasta que aparece el fruto. La prosperidad involucra también, que un árbol

sobreviva a las tormentas y adversidades que enfrente. El secreto está en sus raíces, ellas deben

estar bien afirmadas y profundas. De igual manera debe ser así con nosotros y Dios. Es

interesante, que el agua que toma se convierte en fruto, así es también, con la Palabra de Dios

que bebemos y termina transformándonos. Por lo tanto la palabra se debe manifestar en fruto en

nuestra vida.

El Camino del Impío 1:4-6

En los versículos 34, el salmista usa dos símiles contrastantes para concretar la

antítesis abstracta entre los justos y los malvados, agregando así potencia a la fuerza persuasiva

de su mensaje. 15

La segunda ilustración que usa el salmista es la paja, a la que compara a los

malvados. La imagen aquí es de un lugar de trilla en el momento de la cosecha de granos. Los

lugares de trilla de Palestina están en colinas que atraen las mejores brisas. Les traen el grano, los

14 Carro, D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O., & Editorial Mundo Hispano (El Paso,

(1993).

: Salmos (1. ed., p. 65). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano. 15 Estes, D. J. (2005). Handbook on the Wisdom Books and Psalms (p. 154). Grand Rapids, MI: Baker Academic.

8

animales lo aplastan o los instrumentos de trilla que se colocan sobre él, luego lo lanzan al aire

donde el viento sopla la paja. El grano más pesado cae nuevamente al piso de trilla y se recoge.

La paja o tamo, está dispersa o quemada, y así es como el salmista dice que son los que viven

malvadamente. 16

No así”, significa un absoluto contraste; los malos no son así. La palabra “

í”,

viene de “estar firme”. El autor pudo haber tenido en mente esta connotación de “no ser estable”.

El tamo es el epítome, el mejor ejemplo de algo inestable. Así el salmista dice que los malos no

tienen sustancia, son inestables, no duran 17 El árbol tiene vida, el tamo no; este tamo no tiene

valor. Por último el destino del tamo es diferente.

La frase “Jehová conoce el camino” contiene un mundo de significados. “Conocer”

en heb. es mucho más que un saber. Según pasajes como Oseas 13:5; Amós 3:2 y Éxodo 1:8,

indican una relación especial, un cuidado sobre la persona. Entonces Dios cuida y guía el camino

del justo. Esta es una verdad que se nota a menudo en los salmos.

Otra vez habla del “camino”. La vida del que sigue a Dios es un camino, significa un

estilo de vida, es un andar con Dios. Aquí se usa la misma palabra para el “camino” de los

impíos. La vida de los malos también es una manera de vivir, e implica un estilo de vida. Pero

este camino está destinado a la destrucción.

El verso seis, nos explica porque los destinos son diferentes. Dios conoce el camino

de los justos, y también la senda de los malos. Dios no está viendo a la persona, sino, la decisión

16 Boice, J. M. (2005). Psalms 141: An Expositional Commentary (p. 18). Grand Rapids, MI: Baker Books.

(1993).

17 Carro, D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O., & Editorial Mundo Hispano (El Paso,

: Salmos (1. ed., pp. 6667). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

9

(el camino) que decide tomar. El Salmo 1 presenta dos caminos, dos estilos de vida, con dos

destinos. Nos enseña por medio del contraste, pero, este contraste llama a una decisión definida.

Cada ser humano tiene que decidir cuál de estos caminos sigue. Si escoge el del bienaventurado,

entonces los demás salmos le ayudarán a seguirlo y desarrollar este estilo de vida en comunión

con Dios.

Posiblemente el poema se escribió no tanto para la adoración pública y el culto de los

fieles en el Templo, sino para ser utilizado en los contextos pedagógicos de la comunidad y

contribuir a los procesos formativos del pueblo. 18

Para concluir, el Salmo 1 nos revela las características del adorador y, nos pone en la

obligación de que, antes de comenzar con nuestra adoración evaluemos y asumamos el carácter

que debe tener alguien que ha depositado su fe en Dios y que vive en armonía con sus leyes.

Porque, el justo en su senda se caracteriza por estar separado para Dios, saturado por su Palabra

y situado correctamente en la vida. No así los malos, quienes contrastan con el justo, y, sus

caminos se caracterizan por ser inestables, sin sustancia e inclinados a la destrucción.

18 Pagán, S. (2007). Commentario De Los Salmos (p. 110). Miami, FL: Editorial Patmos.

BIBLIOGRAFIA

Boice, J. M. (2005). Psalms 141: An Expositional Commentary (p. 18). Grand Rapids, MI:

Baker Books.

Carro, D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O., & Editorial Mundo Hispano (El Paso,

(1993).

: Salmos (1. ed., pp. 6667). El Paso, TX: Editorial

Mundo Hispano

Chapman, Milo L., W. T. Purkiser, Earl C. Wolf, y A. F. Harper. Comentario Bíblico Beacon:

Literatura Poética y Sapiencial (Tomo 3). Editado por Sergio Franco. Lenexa, KS: Casa Nazarena de Publicaciones, 2010.

Estes, D. J. (2005). Handbook on the Wisdom Books and Psalms (p. 154). Grand Rapids, MI:

Baker Academic.

John R. W. Stott, Favorite Psalms, Selected and Expounded (Chicago: Moody, 1988), 8.

Lange, John Peter, Philip Schaff, Carl Bernhard Moll, Charles A. Briggs, John Forsyth, James B. Hammond, J. Frederick McCurdy, y Thomas J. Conant. A commentary on the Holy Scriptures: Psalms. Bellingham, WA: Logos Bible Software, 2008.

Pagán, S. (2007). Commentario De Los Salmos (p. 110). Miami, FL: Editorial Patmos

Spurgeon, The Treasury of David, 1a: 12.

Vine, W.E. Vine diccionario expositivo de palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento exhaustivo. Nashville: Editorial Caribe, 1999.

Walvoord, John F., y Roy B. Zuck. El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo 4: Job-Cantar de los Cantares. Puebla, México: Ediciones Las Américas, A.C., 2000.

Williams, Gary.

B

: Alabanza y clamor a Dios (Salmos). Puebla, Pue.,

México: Ediciones Las Américas, A. C., 1995.

Hayford, Jack W. Un estudio de Salmos: Cuando se canta de corazon. Electronic ed. Serie Vide en Plenitud Guias para explorar la Biblia. Nashville: Editorial Caribe, 1996.

10