Sie sind auf Seite 1von 2

VICERRECTORADO ACADÉMICO

[Fecha]
CENTRO DE INVESTIGACIÓN, INNOVACIÓN Y DESARROLLO ACADÉMICO (CIIDEA)
DIÁLOGO ENTRE PARES

Francisco: Hace días leí el artículo de CIIDEA (2018) “El primer día del curso”, y me
quedó grabada la frase: Usted tiene el reto de permanecer en el pensamiento de sus
estudiantes hasta la siguiente sesión. A partir de ese momento me estoy preguntando
qué hago para permanecer en el pensamiento de mis estudiantes.

Verónica: No parece fácil responder a esa interrogante.

José: ¡Y mucho menos permanecer hasta la siguiente sesión!

Después de un silencio breve, José continúa diciendo: Bueno, una estrategia que
pudieras utilizar es mandarles trabajos para la casa cada vez que terminas la clase o
indicarle que harás exámenes cortos en cada jornada. Seguro los estudiantes siempre
van a pensar en ti.

Risas por parte de todos.

Verónica: Francisco, yo no sé si me quedo en el pensamiento de mis estudiantes, pero


para cada jornada siempre busco distintas estrategias (entendiendo por esta los
procedimientos que el agente de enseñanza utiliza en forma reflexiva y flexible para
promover el logro de aprendizajes significativos en los alumnos 1) para el desarrollo del
proceso de aprendizaje, y hago el esfuerzo de captar su atención, bien sea con
ejemplos o algún chiste o con actividades personales y grupales, entre otras. Hay una
regla llamada 90/20/8

Francisco: ¿En qué consiste esa regla?

Verónica: Muy fácil. Se refiere a la distribución del tiempo en la clase: Los 90 minutos
representan el tiempo máximo de la jornada antes de un receso, ya que la capacidad
de escucha con comprensión gira en torno a 90 minutos, después de ese tiempo
cuesta que el estudiante atienda y entienda; los 20 minutos hacen alusión a la
capacidad de retención por parte del estudiante, lo que implica cambiar el ritmo de la
actividad; y los 8 minutos para involucrar a las personas, usar estrategias donde las
personas participen (ellos recordarán más si se utilizan estrategias de interacción), esto
es, cada 8 minutos usamos una estrategia de aprendizaje diferente, una técnica o
medio diferente2. Esto lo tomé de Robert “Bob” Pike3.

1
Esta definición se encuentra en Díaz-Barriga y Hernández (2005), p. 141, quienes hacen una síntesis
sobre el tema tomando como referencia a Mayer, 1984; Shuell, 1988; West, Farmer y Wolff, 1991.
2
www.facebook.com/FacilitadoresAprendizajeAcelerado/posts/el-uso-de-la-regla-90-20-8-ha-sido-una-
aprendizajeque-obtuve-del-excelente-facil/445598925510232/
3
Véase www.bobpikegroup.com

Benedicto J. Cadenas Q. (Septiembre de 2018). Diálogo entre pares. UCAB, Caracas.


VICERRECTORADO ACADÉMICO
[Fecha]
CENTRO DE INVESTIGACIÓN, INNOVACIÓN Y DESARROLLO ACADÉMICO (CIIDEA)
Francisco: Veamos, tú lo que quieres decir es que organice los 90 minutos de la clase,
donde cada 20 minutos, máximo, aborde parte de la temática y que involucre a las
personas cada 8 minutos en ese fragmento de tiempo. ¿Es eso?

Verónica: Sí. Incluso, dada tu creatividad como profesor, cada 20 minutos puedes
realizar una activación cerebro – corporal, o realizar un cambio de lugar, o de tema,
por ejemplo. Y cada 8 minutos, hacer preguntas, leer notas, ir al rincón de preguntas,
colocar ejemplos, redactar, subrayar algún elemento importante del tema, entre otras.

Francisco: Si es así, me queda la duda acerca del desarrollo de la competencia, pues la


centralidad la estoy enmarcando en la temática y no en la competencia o las
competencias a desarrollar en el estudiante.

Verónica: Tú no desarrollas ninguna competencia en el estudiante, es el estudiante


quien la desarrolla. Tú lo que haces es propiciar o generar espacios para el aprendizaje,
para que él desarrolle las competencias planteadas en su carrera. En ese sentido, tú
facilitas, orienta o guías el proceso de aprendizaje a través del proceso de enseñanza.
Entonces, la regla 90/20/8 no es otra cosa que una herramienta a ser utilizada para
organizar una jornada de aprendizaje, donde se mantiene activo el proceso de
aprendizaje del estudiante. En otras palabras, esta herramienta forma parte de la
didáctica.

También esa regla me hace acordar otras experiencias de algunos profesores que
organizan sus clases en dos grandes bloques de 45 minutos: 20 para la presentación de
la primera parte de la temática; 10 minutos para una actividad personal o grupal por
parte del estudiante; y 15 para las socialización de lo que se hizo de manera individual
o grupal. Lo que quiere decir que esto se repite y así se abordan los 90 minutos. Los
últimos minutos se utilizan para el cierre de la jornada.

Francisco: Las experiencias que ha planteado me parecen interesantes, en cuanto


mantienen la atención del estudiante, la dinámica de la clase, las habilidades y
destrezas se pueden impulsar, al igual que las competencias y sus criterios de
desempeño.

José: También tenemos que preguntarnos: ¿Esas estrategias realmente mantienen


activo a los estudiantes? ¿Será efectiva la utilización de esa regla 90/20/8 con la
realidad estudiantil que tenemos, donde los estudiantes no se preocupan por aprender
y lo que hacen es utilizar el celular y hablar durante la clase? Aparte de esas estrategias
que dice Verónica ¿qué otras estrategias y técnicas se pueden utilizar durante el
semestre?

Verónica: Bueno, habrá que seguir pensando y creando prácticas educativas que
permitan el desarrollo de las competencias. Además, aquí sólo abordamos la didáctica;
tendremos que reunirnos nuevamente para construir la articulación de la didáctica con
el proceso de evaluación.

Benedicto J. Cadenas Q. (Septiembre de 2018). Diálogo entre pares. UCAB, Caracas.