Sie sind auf Seite 1von 54

M. Löwy, E. Renault y G.

Duménil Leer a Marx,


Bs. As. Amorrortu, 2015, trad. de Irene Agoff
Tercera parte. Economía
Gérard Duménil

¡. .

¿Fue Marx un «crítico de la economía política» o un


economista? El contenido que él mismo dio al concepto de
«crítica» es poco explícito. Cuando publicó el volumen 1 de
El capital, en 1867, la obra llevaba por subtítulo «Crítica
de la economía política», que Marx hacía extensivo tanto a
la crítica de los sistemas teóricos económicos contemporá­
neos como a la df la producción capitalista. El epíteto «po­
lítica» indica la referencia a la «sociedad civil» que, según
se estilaba en su época, Se contraponía a la economía «do­
méstica».
Los teóricos que reivindican el pensamiento de Marx
no vacilan en asignar a la expresión «crítica de la econo­
mía política» un mensaje político preciso. Ambos térmi­
nos, «crítica» y «política», se refuerzan en la estigmatiza�
ción del economicismo, lectura de estructuras y dinámicas
sociales que las priva de sus aspectos específicamente po­
líticos y revolucionarios. El economicismo concibe a la
economía como una mecánica, con prescindencia de las
relaciones sociales, las instituciones, las jerarquías y do­
minaciones de clase o imperialistas. Hoy en día, la expre­
sión «Economía política» se utiliza para designar una dis­
ciplina impugni,dora del orden y de las teorías estableci­
das, por oposición a la «ciencia» -supuestamente neu�
tral- de la que presume la teoría económica dominante.

1
Marx es claramente un economista crítico de la socie­
dad y de las teorías dominantes, y su economía es, sin la
menor duda, política. Nada de esto le impide obrar como
un constructor y hacer ostensible una pretensión cientí­
fica dirigida a refutar la economía llamada por él «vul­
gar». Elabora así un sistema de conceptos y leyes, y em­
prende, a menudo en forma sumamente técnica, el análi­
sis de mecanismos como la competencia o la crisis. Sólo
falta el modelo.

212 213