Sie sind auf Seite 1von 3

Martes, 17 de Agosto de 2010 04:48

Por qué no es religiosa la


naturaleza del conflicto en el Medio
Oriente
• Imprimir
• E-mail
• Sea el primero en comentar!

El conflicto en el Medio Oriente no es religioso ni milenario. No hay nada


intrínsecamente incompatible en la naturaleza del Judaísmo, en el Cristianismo
y en el Islam para que no puedan entenderse, es más son expresiones de una
base y tronco Abrahámico común y mensajes de un mismo Dios.

Si Moisés, Jesús y Muhammad (La bendición y la Paz sea con todos ellos) se
reuniesen hoy en nuestro mundo, los tres coincidirían y trabajarían
mancomunadamente por guiar a los hombres a sus más sublimes objetivos de
Paz, Prosperidad y Justicia.

Esto es absolutamente lo contrario a lo que gusta promover Huntington y su


guerra de civilizaciones. Huntington no se hace la incómoda pregunta si es que
acaso Bush representa a Occidente y sus valores o más bien, encarna los anti
valores occidentales por lo que es la contradicción de sublimes valores como el
de derechos humanos, libertad, democracia o respeto por las diferencias
plurales. No es contra estos valores que se levantan resistencias en los
pueblos del mundo, sean musulmanes, cristianos o socialistas, sino contra la
hipocresía y las acciones violatorias de estos valores.

Tampoco existe algo intrínseco en la raza árabe y los judíos que haga que
estos no puedan convivir. Como una suerte de fatalismo que arrastra a éstos a
una constante pelea.

Tampoco es milenario el conflicto, puesto que árabes y judíos convivían en paz


antes de la oleada inmigratoria de los sionistas en alianza con el imperio inglés
en el siglo pasado.

Por lo tanto, no son las categorías religiosas o étnicas las que pueden arrojar
luz para entender la naturaleza del conflicto del Medio Oriente, sino las
categorías mucho más claras y precisas de imperialismo versus
autodeterminación de los pueblos. Por supuesto un imperialismo tan cínico
como jamás se había visto puesto que gusta de ponerse todos los mantos y
ropajes más vistosos para engañar a los pueblos. Los imperios antiguos no se
llamaban a sí mismos "democracias", defensores de "derechos humanos" y
amantes del pluralismo.
Pero la religión del imperio, nunca fue religión, sino más bien, pseudo religión,
por eso Abraham en la Biblia y en el Corán enfrenta al tirano Nimrod de
Babilonia, Moisés al tirano Faraón de Egipto, Jesús al tirano César de Roma y
Muhammad al tirano Abu Sufian de Arabia. La verdadera religión siempre le
encarnaron los profetas de Dios y la pseudo religión, los tiranos que se les
opusieron. La verdadera religión es en defensa de la libertad de los pueblos y
actúa contra la pseudo religión que oprime a los pueblos para robarle sus
legítimos recursos brindados por la generosidad de Dios. Dios de todos, no de
las elites arrogantes de ayer y de hoy.

Hay que dejarlo bien claro, el Islam es el último mensaje del Altísimo a la
humanidad. Muhammad (La bendición y la paz de Dios sean con él y con su
Familia Purificada, es conocido en Occidente como Mahoma que es una
deformación española del árabe Muhammad), el Mensajero de Dios a quien le
fuera revelado el Sagrado Corán es un descendiente de Ismael, el primogénito
de Abraham (La paz sea con ellos). La Biblia en el Génesis menciona la
bendición divina a Ismael y su descendencia prometiéndole Dios a Abraham
una descendencia por línea de Ismael bendita y que será tan numerosa como
las estrellas o los guijarros del desierto. Pues bien, esa promesa se cumplió
con el advenimiento del Islam y los musulmanes que hoy habitan en todo el
Medio Oriente y en el resto del mundo llegando su número a 1500 millones de
almas, lo que represente casi un 20% de la población mundial.

Queda por aclarar en este breve espacio de este hermoso periódico por lo
original e importante de su difusión, que no se dejen confundir los lectores con
lo que los grandes medios imperialistas gustan de presentar como terrorismo
islámico de nombre Al Qaeda y su mega terrorismo en los lugares públicos de
Madrid, Londres, Nueva York, Bombay y vaya a saber dónde más. Bin Laden
no representa al Islam y los talibanes y Al Qaeda no tiene ningún respaldo en
los principales centros teológicos y países del mundo islámico. Son más bien
un fenómeno que nace y se desarrolla por acción del imperialismo. Es la CIA y
los petrodólares de las monarquías aliadas de Estados Unidos los que dan vida
a estas deformaciones grotescas del Islam para distorsionar al Islam y justificar
la explotación e invasión de los países y recursos del mundo islámico y frenar
el verdadero proceso revolucionario que se está gestando en el mundo
Islámico. Expresiones más genuinas de ese proceso revolucionario se dan en
Irán, en Irak y en el Líbano, verdaderos focos de resistencia contra el imperio.

Las acciones de mega terrorismo reales, o ficticias como esta última de


Londres, ya que sean preconducidas por los servicios de inteligencia de las
potencias anglo sionistas directamente o indirectamente, son condenadas por
el Islam que no acepta la matanza indiscriminada de civiles y gente totalmente
inocente.

Si quieren luchar contra el terrorismo gasten el 10% de la inversión militar


imperial que usan contra los pueblos en construir infraestructura para el
desarrollo de los pueblos (a modo de devolución de tantos recursos que le
fueron usurpados al tercer mundo) y será el fin del terrorismo.

El Islam es el antídoto para el terrorismo porque prohíbe la agresión y llama a


defenderse pero sin ensañarse en la venganza y perdonar mucho. Pues el
musulmán espera de Dios su recompensa y es misericordioso como es el
Señor.

Fuente: http://www.organizacionislam.org.ar

Compartir red social


Más en esta categoría: « Influencia de la publicación de documentos secretos


sobre la guerra en Afganistán POR QUE LOS MUSULMANES NO COMEN
CARNE DE CERDO »

http://spanish.irib.ir/analisis/articulos/item/107420-por-qu%C3%A9-no-es-religiosa-la-
naturaleza-del-conflicto-en-el-medio-oriente