Sie sind auf Seite 1von 4

BOSQUE

¿Qué es un bosque?

- Los bosques son el hábitat de una gran proporción de la biodiversidad del mundo.
Desempeñan un papel importante en regular el clima, tanto mundial como
localmente y contienen enormes cantidades de carbono almacenado en la madera
y bajo tierra, carbono que de otra manera podría entrar a la atmósfera en forma de
gas de efecto invernadero. Los bosques estabilizan los suelos y ayudan a evitar la
erosión, y además ejercen una importante influencia sobre el ciclo de agua,
afectando el suministro y el flujo de agua dulce. Proveen una multitud de recursos:
madera, por supuesto, pero también otros productos, incluso alimentos silvestres,
ratán de las palmeras, medicinas, leña y carbón vegetal. Y todo esto sin olvidar
que ofrecen algunos de los paisajes más hermosos e inspiradores sobre la Tierra.
- Según la FAO: Considera como “bosque” cualquier lugar con más de un 10% de
cobertura forestal, pero esto no es mucho. Sobre esta base, existen alrededor de
40 millones de km2 de bosques en el mundo — o sea aproximadamente un 30%
de la superficie de tierra del planeta, y probablemente la mitad de la superficie que
sería área forestal sin el impacto de la población humana. De esta superficie, sólo
14 millones de km2 no son afectados por humanos en su mayor parte. Los
bosques existentes están distribuidos en forma muy desigual. Más de la mitad de
la superficie forestal total se encuentra en apenas cinco países, y más de 60
países poseen menos de una décima parte arbolado del total de su superficie, con
10 de estos países totalmente carentes de bosques.
- Los bosques son los ecosistemas terrestres más extensos, ocupando el 30% de la
superficie emergida del planeta. A esta importancia espacial se añade su enorme
valor en términos de biodiversidad, asociada especialmente a los bosques
tropicales. Los ecosistemas forestales se estima albergan al menos el 75% de las
especies continentales y una parte importante de la biomasa terrestre. Por su
extensión y el carácter maduro o en estadíos sucesionales avanzados de la mayor
parte de los bosques, estos desempeñan funciones ambientales de gran
importancia a distintas escalas, desde la local a la global. Los bosques son
además hábitat y fuente de subsistencia de cientos de millones de personas,
especialmente en los países menos desarrollados
IMPORTANCIA DE LOS BOSQUES EN EL MEDIO AMBIENTE.

Los bosques desempeñan un papel trascendental en el ciclo mundial del carbono. Según
el Cuarto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el
Cambio Climático (IPCC), la deforestación genera aproximadamente el 20% de las
emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), más que el sector del transporte.
Especialmente preocupante resulta la conversión y degradación de los bosques
tropicales, que representa aproximadamente el 90% del total de las emisiones de GEI
procedentes de la deforestación. Según la FAO, las principales amenazas para los
bosques tropicales son el rápido crecimiento de la población y la consiguiente necesidad
de tierra para la agricultura y el pastoreo. Otras razones importantes de la destrucción y
degradación de los bosques tropicales son la minería, la ganadería, la sobreexplotación
maderera, la construcción de carreteras y caminos y la producción de biomasa para
biocombustibles.

Los bosques ayudando a reducir la vulnerabilidad de la degradación de los suelos y


en las partes altas de las montañas.

Debido a las pendientes muy pronunciadas y los suelos finos, los ecosistemas de
montaña son muy vulnerables a la erosión. A menudo, estos suelos están degradados y
normalmente no aportan suficientes nutrientes para el buen crecimiento de las plantas. La
FAO estima que alrededor del 45 por ciento de las zonas de montaña del mundo no son
idóneas, o lo son solo marginalmente, para la agricultura. La degradación de los suelos y
de la cubierta vegetal de las montañas puede ocurrir gradual o rápidamente, pero en
general tarda muchos años en repararse y, a veces, es irreversible.
Los problemas a los que se deben enfrentar los agricultores de las montañas son muchos,
entre ellos períodos breves de vegetación, pendientes pronunciadas, suelos superficiales
y los desprendimientos de tierra. Para sobrevivir, han tenido que desarrollar diversas
formas de evitar o distribuir los riesgos, empleando sistemas agrícolas complejos y
diversificados en tierras de cultivo, pastizales y bosques. Ellos saben que deben
aprovechar diferentes tipos de suelo a diferentes altitudes y en diferentes períodos del
año.
A menudo, en el pasado no se ha tenido en cuenta la importancia de estos efectos, y el
desbroce de la vegetación arbórea ha tenido como resultado la pérdida de millones de
hectáreas de tierra productiva. Además, dado que se siguen talando los bosques,
exponiendo la tierra a la acción de viento, la erosión del suelo por las lluvias y la
degradación de la tierra siguen mermando la base de recursos agrícolas. Para proteger
nuestros suelos debemos proteger nuestros árboles y bosques. Estos dos recursos vitales
cumplen una función fundamental para la seguridad alimentaria y la salud del medio
ambiente.
Los bosques en el Perú.
El Perú es un país de bosques que ocupan el 60% de su territorio nacional. A nivel
mundial, es el noveno con mayor extensión de bosques y el cuarto con mayor superficie
de bosques tropicales. En nuestro país, los bosques son afectados por el cambio de uso
del suelo, lo cual constituye una grave amenaza para su conservación. Hasta el 2000 en
el Perú, el 47% de emisiones de gases de efecto invernadero, cautes del cambio
climático, se debieron a este factor.
Conservar los bosques peruanos es una contribución del país, contundente y eficaz, a los
esfuerzos mundiales de mitigación del cambio climático y nos ayudará a adaptarnos a
este cambio global. Esto es especialmente importante para nosotros, puesto que el Perú
cuenta con siete de los nueve criterios de vulnerabilidad establecidos por la
Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. En ese sentido, el
rol de los bosques tiene gran importancia para la viabilidad económica, ambiental y social
del desarrollo del país.

Programas para los bosques.

 El Programa Nacional de Conservación de Bosques del Ministerio del Ambiente


(MINAM) surgió como una propuesta del gobierno peruano presentada en la 14ta.
Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre
Cambio Climático (COP14) en Poznan, Polonia, con el objetivo de reducir la
deforestación como una importante contribución del país a la mitigación del
cambio climático global.
 Tiene como objetivo asegurar la conservación de nuestros bosques Su mandato
inicial se enfocó en la conservación de 54 millones de hectáreas de bosques, pero
tanto su enfoque de trabajo como su ámbito se está ampliando.
 El Programa Bosques debe asegurar para el 2021 que las emisiones netas de los
Gases de Efecto Invernadero (GEI), procedentes de la deforestación de bosques,
sean decrecientes y tendientes a cero.
 El Programa Bosques reconoce el término “conservar” en su sentido más amplio:
como la gestión adecuada de los bosques que permita aprovechar de manera
sostenida sus bienes y servicios. Ello incorpora tanto el mantenimiento, la
protección, así como la restauración y el aprovechamiento sostenible.
 Los beneficiarios directos de las actividades del Programa Bosques comprenden a
las comunidades nativas y campesinas, pobladores rurales que viven en y
alrededor de los bosques tropicales amazónicos y secos del país, así como los
titulares de derechos forestales en general.
 Pero no olvidemos que en la medida que contemos con bosques debidamente
conservados y aprovechados sosteniblemente, los beneficiarios reales seremos
todos los peruanos.
La deforestación y degradación de los bosques en el Perú.

 Para lograr la conservación, el Programa Bosque tiene como finalidad contribuir a


detener y revertir el proceso de deforestación y degradación de los bosques en el
Perú, lo que a su vez permitirá reducir la emisión de gases de efecto invernaderos
(GEI) provocada por la tala y quema de bosques.
 La deforestación y degradación son las principales amenazas que afrontan
nuestros bosques.
 El promedio anual de la deforestación en los bosques húmedos amazónico del
país, desde el 2001 al 2014, es de 118,077hectáreas, lo que equivale a la mitad
del espacio que ocupa la provincia de Lima.
 Solo en el 2014, la deforestación alcanzó 177,571 hectáreas de bosques, con
tendencia a seguir creciendo.
 El mayor nivel de deforestación durante el período 2001 – 2014 se produjo en
aquellos bosques que no corresponden a ninguna categoría forestal ni cuentan
con derechos asignados. En total se perdieron en estas áreas 749,013 hectáreas
de bosques, lo que representa el 45.3% del total de deforestación en dicho periodo.
 Más del 80% de la deforestación ha tenido lugar sobre tierras de capacidad de uso
mayor forestal o incluso de protección, en las cuales la probabilidad de que las
actividades agropecuarias sean sostenibles es muy baja: la productividad baja
conforme el suelo se empobrece y se erosiona, lo cual resulta más oneroso que lo
que produce y por tanto se abandona.
 De no actuar de manera conjunta se proyecta que la deforestación seguirá
incrementándose en los próximos años. Se estima que en el año 2030 la
deforestación puede superar las 350 mil hectáreas por año.
 Además de generar una mayor emisión de gases de efecto invernadero, la
deforestación nos priva de todos los bienes y servicios que nos brindan los
bosques (no importa si vivimos solo en la ciudad) e impacta directamente en las
poblaciones que dependen directamente de ellos, como las poblaciones
amazónicas.