Sie sind auf Seite 1von 3

MÚSICA

Introducción

Aunque en la Educación Secundaria se opte por un modelo disciplinar


—fragmentando un área que en la Educación Primaria se presenta integrada—, no se
pierde la perspectiva de la función común de las materias artísticas (la educación con y
por medio del arte), papel reforzado en esta etapa de búsqueda y de construcción de la
identidad, ni se interrumpe el proceso de la formación musical porque se concibe esta
etapa como una continuidad del proceso de enseñanza de la Educación Primaria.
Es el momento de rehacer la imagen del cuerpo a través del engarce con los
valores relacionados de afirmación y de identidad expresados por medio de las
conductas desarrolladas en el aula de música, en nuestro caso.
Es pues, esta etapa, un eslabón más en la cadena que engarza toda la trayectoria
biográfica de los alumnos y consecuentemente la significación y la funcionalidad del
proceso educativo con y por medio del arte, se adapta a las necesidades de los mismos,
actuando como factor determinante en su formación integral, mediadora entre sus
aspiraciones y conflictos consigo mismo y con el mundo exterior, facilitadora de
experiencias comunicativas y de desarrollo de aquellas capacidades que, si procede,
pueden ya ser analizadas caminando hacia la adquisición de las destrezas y técnicas
requeridas para una posible elección profesional.
Por otra parte, la sociedad actual soporta nuevos retos en torno a situaciones
complejas dada la incorporación de personas de culturas diferentes. Sus creencias, sus
estilos de vida, sus tradiciones, su historia respectiva en definitiva, debe encaminarse
hacia la dimensión cultural de desarrollo personal y colectivo. Sin olvidar la herencia
del patrimonio cultural aragonés que debemos conservarlo y mejorarlo, tendremos en
cuenta también el patrimonio universal que se asienta allí donde las diferencias se
funden en una sola raíz común a toda la humanidad, diferencias que son riqueza,
siempre que pueda convertirse en nexo de unión.
La educación musical cumple un papel indispensable y adecuado en el proceso
de búsqueda de la propia identidad en armonía y heterogeneidad porque ofrece la
posibilidad de manifestar las ideas, los sentimientos, los afectos, etc., a través de la
expresión y percepción, capacidades inherentes a la condición personal independiente
de cualquier diferencia. El lenguaje musical es un lenguaje universal, que ofrece a todos
por igual, sea cual sea su condición social, étnica, intelectual... una base común de
comprensión y relación. La creatividad, la producción artística, la imaginación,
consustancial al hecho artístico, contribuye a potenciar la capacidad de enfrentarse a los
problemas con un punto de vista activo, innovador, alejado del sometimiento pasivo a
las respuestas inducidas.
Teniendo en cuenta lo anteriormente expuesto, se concreta la Música en la
Educación Secundaria de Aragón en dos ámbitos o campos de acción:
En primer lugar y utilizando los mecanismos y recursos que posee el arte, a
menudo difíciles de encontrar en otros medios, conviene considerar el aspecto físico
para:
• Aceptar, afirmar y adquirir seguridad en las conductas verbales y corporales.
• Incidir en la regulación emocional estética y su desarrollo.
• Trabajar en el grupo las relaciones interpersonales facilitadoras de la
comunicación.
• Favorecer la autoexpresión liberadora que, contemplada a modo de test
proyectivo, posibilita la observación de las propias reacciones y respuestas
ante los estímulos psicosociales condicionadores de la noción de
autoconcepto.
• Canalizar el flujo emocional desordenado inhabilitador de las conductas
naturales y espontáneas así como la adquisición de los conocimientos.
• Desarrollar la percepción y las habilidades y destrezas que le permiten
acceder a un grado más elaborado de capacidad artística.
• Adquirir técnicas interpretativas de expresión y aplicarlas adecuadamente.

En segundo lugar, y a la vez que se contemplan los aspectos anteriores, se


desarrollan y concretan adquisiciones del Lenguaje Musical:
• Conociendo más profundamente las bases o principio que lo integran,
permitiendo su aplicación en la fase interpretativa o en la de oyente-
espectador.
• Evitando, gracias al bagaje cultural adquirido en la formación artística, el
conductismo social y los estereotipos que tanto confunden al público, al arte
y al artista en general, adquiriendo consciencia de las conductas
manipulativas en el ámbito personal, relacional, profesional y social.
• Arbitrando la capacidad analítica y crítica y posibilitando la construcción de
un pensamiento pluralista y divergente desarrollando los niveles
perceptivos, discriminativos y creativos.
• Comprendiendo los mecanismos y el trabajo significativo de la verdadera
obra artística, valorando y respetando la misma aunque no exista
coincidencia en la valoración con los criterios dominantes al uso.
• Disfrutando del hecho artístico y analizando las diferencias cualitativas
entre las propias producciones con un grado mayor de elaboración.

El arte vivo en la Enseñanza Secundaria —es decir, la implicación activa en el


proceso musical, en la comprensión del hecho artístico en toda su dimensión histórica
de construcción técnica y de imaginación creadora— ha de servir de experiencia social
previa, de entrenamiento y ensayo para la vida adulta porque abre una vía facilitadora
del proceso de búsqueda de la identidad.
La autonomía personal está frecuentemente bloqueada por referencias de una
cultura cuyas raíces son absorbidas por los avances tecnológicos de los medios de
comunicación, creando una interdependencia que tiende a anular sus rasgos,
particularidades y diferencias. Encontrar los mecanismos del desbloqueo de las

2
conductas dependientes y automatizadas por medio de la expresión artística musical
más elaborada, aminora el riesgo de tensiones producidas por las excesivas presiones de
una sociedad que no favorece el bienestar del individuo, y colabora en el proceso del
desarrollo del equilibrio armónico de la personalidad en la Educación Secundaria y
durante todo el ciclo de la vida.