Sie sind auf Seite 1von 1

LEE TU BIBLIA DIARIAMENTE

Consideraciones para establecer el hábito de la lectura bíblica en tu vida


“Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para reargüir, para corregir, para instruir en
justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obrar”.
2ª.Timoteo 3:16-17

Objetivo: Motivar y guiar al nuevo convertido a establecer el hábito de la lectura de la Biblia en su vida.
Introducción: Estamos aprendiendo los primeros pasos que debes dar para tener una vida cristiana victoriosa. El tercer paso es: lee
tu Biblia diariamente. La palabra Biblia viene del vocablo griego: Biblos que significa libros. Es una biblioteca compuesta de 66
libros, unos grandes y otros pequeños, pero escrito por separado; y que Dios revelo para nuestra instrucción. La Biblia fue escrita en
un periodo de casi 2,100 años.
1. Conoce a Dios por medio de la Biblia.
• Conócelo a través del Antiguo Testamento. Dios te dejo un medio para que le conozcas y es su Palabra. Éxodo 17:14
“Y Jehová dijo a Moisés: Escribe esto para memoria en un libro”. Debes conocer que el Antiguo Testamento contiene
el trato de Dios con el hombre desde la creación hasta antes del nacimiento de nuestro Señor Jesucristo. Isaías 30:8
“Ve, pues ahora, y escribe esta visión en un tabla delante de ellos y regístrala en un libro, para que quede hasta el día
postrero, eternamente y para siempre”. El Antiguo Testamento fue escrito en Hebreo, y tiene 39 libros que son los
siguientes: Pentateuco: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. Históricos: Josué, Jueces, Rut, I Samuel,
2 Samuel, I Reyes, 2 Reyes, I Crónicas, 2 Crónicas, Esdras, Nehemias y Ester. Poéticos: Job, Salmos, Proverbios,
Eclesiastes y Cantares. Profetas Mayores: Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel y Daniel. Profetas Menores:
Óseas, Joel, Amos, Abdias, Jonas, Miqueas, Nahum, Habacuc, Sofonias, Hageo, Zacarías y Malaquias.
• Conócelo a través del Nuevo Testamento. Apocalipsis 1:11 “que decía: Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el
ultimo. Escribe en un libro lo que ves y envíalo a las siete iglesias que están en Asia: a Efeso, Esmirna, Pergamo,
Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea”. Debes conocer que el Nuevo Testamento fue escrito en idiomas griego y arameo.
Contiene el trato de Dios con el hombre desde el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo hasta el fin de la edad
apostólica. El Nuevo Testamento tiene 27 libros que son los siguientes: Los Evangelios: Mateo, Marcos, Lucas y Juan.
Libro de los Hechos de los Apóstoles. Las Cartas o Epístolas: Romanos, I Corintios, 2 Corintios, Galatas, Efesios,
Filipenses, Colosenses, I Tesalonicenses, 2 Tesalonicenses, 1 Timoteo, 2 Timoteo, Tito, Filemon, Hebreos, Santiago, I
Pedro, 2 Pedro, I Juan, 2 Juan, 3 Juan y Judas. Libro de revelaciones: Apocalipsis.
• Conócelo a través de todas las Escrituras. Pues son inspiradas por Dios. 2 Pedro 1:19-21 “Tenemos también la
palabra profética mas seguras, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro,
hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones: entendiendo primero esto, que ninguna
profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue tarida por voluntada humana, sino que
los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” Nadie debe quitar, ni añadir a la Escritura
de lo contrario acarrea sobre si maldición. A esto se le conoce como “la preservación del texto sagrado”. La Biblia fue
escrita por hombres que fueron inspirados por el Espíritu Santo. Aunque no oculta los errores de siervos y siervas de
Dios, para que a través de sus fracasos y errores, nosotros aprendamos. Contiene 1189 capítulos, divididos en
versículos. En los escritos originales o más antiguos no se encuentra la división de capítulos y versículos, sino que fue
agregada para facilitar la lectura: asimismo, los escritos originales o más antiguos no contienen puntuación.
2. Disfruta las bendiciones de la Lectura Bíblica
• Te ayuda a vencer las tentaciones. Salmo 119:11 “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti”.
Cuando lees la Biblia te estas alimentando espiritualmente, de manera que cuando venga una tentación a tu vida podrás
vencerla ya que el Espíritu Santo te recordara lo que leíste en la palabra de Dios.
• Te fortalece en los momentos de dificultad. Salmo 119:49-50 “Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, en la cual me
has hecho esperar. Ella es mi consuelo en mi aflicción, porqué tu dicho me ha vivificado”. La Biblia contiene las
promesas de Dios para su pueblo, en medio de los problemas que enfrentes siempre te llenara de esperanza y te
fortalecerá en medio de la tribulación. La palabra de Dios puede cambiar tu tristeza en gozo.
• Te orienta para tomar decisiones correctas. Salmo 119:105 “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi
camino”. En la Biblia encuentras el consejo divino para cualquier decisión que tengas que tomar, será luz a tu vida para
tomar las decisiones correctas en todas las áreas de tu vida.
3. Practica las instrucciones bíblicas para una lectura efectiva
• Léela diariamente en un lugar y horario definido. Deuteronomio 17:19 “y lo tendrá consigo, y leerá en el todos los
días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová su Dios, para guardar todas las palabras de esta ley y estos estatutos,
para ponerlos por obra”. Define la hora y el lugar para la lectura de tu Biblia. Te recomendamos no principiar tu lectura
en Génesis, sino con el Evangelio de Juan, luego continua con los otros evangelios, completa todo el Nuevo Testamento,
luego Salmos y Proverbios y entonces Génesis hasta leer todo el Antiguo Testamento.
• Subraya los versículos claves y anota lo que Dios te hablo. Juan 5:39 “Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros
os parece que en ellas tenéis la vida eterna y ellas son las que dan testimonio de mi”. Cada vez que Dios te hable a
través de un versículo subráyalo, también es muy recomendable que tengas un cuaderno de notas a mano para escribir lo
que el Señor ponga en tu corazón.
• Memoriza los versículos claves. Proverbios 7:2-3 “Obedece mis mandamientos y enseñanzas, cuídalos como a las
niñas de tus ojos y vivirás. Átalos a tus dedos, grábatelos en la mente”. Para memorizar puedes seguir los siguientes
pasos: escoge un versículo, di la cita antes y después del versículo, léelo varias veces, escribe el versículo en tarjetitas y
mantenlas contigo, consigue un hermano para repasar los versículos aprendidos.
• Medita en la Biblia y practícala. Josué 1:8 “Nunca se apartara de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de
noche meditaras en el , para que guardes y hagas conforme a todo lo que en el esta escrito; porque entonces harás
prosperar tu camino y todo te saldrá bien”. Meditar es enfocar un pensamiento acerca de un versículo de la Biblia, para
descubrir como puede aplicarse su verdad a tu vida. Lo mas importante de todo es que lo que aprendas lo pongas en
practica en tu vida diaria, en tu familia, en tu trabajo, en tu lugar de estudio, etc.
Conclusión: La Biblia es la Palabra de Dios, recuerda que cuando la abres, Dios abre su boca y habla a tu corazón.
Repasa y Practica lo Aprendido Anota ¿Cuándo?, ¿A que hora? Y ¿En que lugar? Iniciaras tu Lectura Bíblica.