Sie sind auf Seite 1von 8

PRUEBA RECUPERATIVA

DERECHO PROCESAL IV

NOMBRE: YANINA RAIMIL DUMIGUAL


FECHA: 30 DE DICIEMBRE DE 2019
PROFESOR: CHRISTHIAN ALVAREZ BARRIOS
ADMINISTRACION DE LOS BIENES EMBARGADOS

La administración de los bienes embargados la encontramos regulada en:

Código de Procedimiento Civil


Artículo 479.
La administración de los bienes embargados correrá a cargo del depositario.
(El que puede ser provisional o definitivo).
Si son muebles podrá el depositario trasladarlos al lugar que crea más
conveniente, salvo que el ejecutado caucione la conservación de dichos
bienes donde se encuentren.
Lo cual se entiende sin perjuicio de lo dispuesto en el inciso 1° del artículo
450 y 4° del artículo 451.

Resulta muy relevante comprender qué sucede realmente con las cosas
embargadas, el embargo debe cumplir con ciertas formalidades legales para
poder llevarse a cabo, ya que muchas veces, se suele confundir un embargo
de bienes con diferentes momentos del juicio ejecutivo, como es el retiro y
remate de las especies. El embargo de bienes, en estricto rigor, implica
solamente un cambio jurídico, sin que las cosas se vean afectadas
materialmente en las primeras etapas del juicio.
Una vez que se ha decretado el embargo de ciertos bienes del deudor, el
dominio de aquéllos no se ve alterado en su titularidad, es decir, las cosas
embargadas siguen perteneciendo al deudor ejecutado. Sin embargo, estas
cosas salen inmediatamente del tráfico jurídico, por lo que el deudor no
podrá enajenarlas en modo alguno, perdiendo una importante facultad del
derecho de dominio: disponer jurídicamente de las cosas. Sobre el particular,
el artículo 1464 del Código Civil dispone: “Hay un objeto ilícito en la
enajenación de las: cosas embargadas por decreto judicial, a menos que el
juez lo autorice o el acreedor consienta en ello”. Conforme a esta norma,
resulta claro que la única excepción a este efecto connatural al embargo
(sacar las cosas del tráfico jurídico), depende de la autorización del juez o
del consentimiento del acreedor ejecutante.

El depositario es la persona a quien se hace entrega de la cosa embargada


para que se haga cargo de su administración. El artículo 443 Nº3 señala
condiciones generales del depositario, como por ejemplo que si es designado
por el acreedor, queda bajo su responsabilidad; si no lo designa, debe ser una
persona de reconocida honorabilidad y solvencia.
El acreedor puede pedir que se designe al mismo deudor, o pedir que no se
designe depositario.
Existen algunas personas las cuales están excluidas de ser depositarias como
por ej: los empleados o dependientes a cualquier título del tribunal ni en
persona que desempeñe el cargo de depositario en tres o más juicios
seguidos ante el mismo juzgado.
Existen dos clases de depositarios:
Provisional: es el que se designa al comenzar el juicio, debiendo indicarse
en el mandamiento de ejecución y embargo. En principio, es designado por
el acreedor en la demanda ejecutiva, pudiendo incluso designar para este
cargo al mismo deudor o pedir que no se designe depositario. En caso que el
acreedor haga esta designación, deberá también contenerla el respectivo
mandamiento de ejecución .Si el acreedor no indica depositario provisional,
la designación podrá hacerla el tribunal en persona de reconocida
honorabilidad y solvencia, labor que, como se comprende, la cumplirá en el
mandamiento de ejecución mismo. Dura en sus funciones hasta la
designación de depositario definitivo.

Definitivo: es el que deben designar las partes en audiencia verbal, o


designado por el tribunal en desacuerdo de ellas, y a cuya disposición debe
poner las cosas embargadas el depositario provisional. Si los bienes
embargados se encuentran en diversos departamentos o consisten en
especies de distinta naturaleza, podrá nombrarse más de un depositario,
incluso y no podrán reemplazarse por otro a menos que se revoque su
designación.

El depositario además cuenta con derechos y obligaciones sobre los bienes


que están a su cargo. Debiendo administrar la cosa embargada como un buen
padre de familia; pero pierde su derecho a remuneración si se hace
responsable de dolo o culpa grave, depositar en el acto y a la orden del
tribunal los fondos líquidos que se obtengan, también deberá rendir cuenta
de su administración. El tribunal puede exigirla en forma parcial o una vez
terminado su cargo en forma completa. Le queda expresamente prohibido
disponer del bien embargado, salvo el caso del art. 438; Existen algunas
obligaciones generales, las cuales son: aceptar su cargo, firmar la diligencia
en que actúa, etc.;
Tendrá derecho a recibir una remuneración perdiendo el derecho a ella en
los casos señalados en los art 517, su remuneración gozará de la misma
preferencia de las costas.
En algunos casos se podrá encontrar al deudor como depositario lo cual
resulta bastante común que cuando se decreta un embargo de bienes se
designe al mismo deudor como depositario de las cosas embargadas durante
la tramitación del juicio ejecutivo; así, lo señalado acerca de que el embargo
es una situación marcadamente jurídica y no fáctica, se ve reafirmada. En
efecto, la situación material probablemente no cambiará para el deudor
embargado, ya que una vez decretada la medida judicial es muy factible que
él mismo quede como depositario de los bienes, quedando éstos bajo su
cuidado hasta que pague la deuda o se decrete el retiro y remate de las
especies.

El dueño de los bienes embargados tiene diferentes responsabilidades sobre


las cosas embargadas, ya que si las destruye fraudulentamente, incluso
habría responsabilidad penal por este hecho de conformidad al artículo 469
Nº 6 del Código Penal, que dispone “Se impondrá respectivamente el
máximum de las penas señaladas en el artículo 467: [estas son las penas del
delito de estafa] […] 6º. Al dueño de la cosa embargada, o a cualquier otro
que, teniendo noticia del embargo, hubiere destruido fraudulentamente los
objetos en que se ha hecho la traba”. En virtud de lo anterior, el deudor
siempre deberá tener sumo cuidado en la conservación de las cosas
embargadas, especialmente si es él quien obra como depositario de las
mismas.

“si el deudor ofrece una persona solvente que se encargue voluntariamente


del depósito de los bienes embargados, se hará en ella el nombramiento de
depositario, y se le entregarán los bienes para su custodia, en caso contrario,
dice el artículo 785, “el juez hará el nombramiento de un depositario”. A su
turno, el artículo 788 decía que los bienes serán entregados al depositario
“con una copia de la diligencia de embargo en que estén enumerados, la cual
copia se dejará en su poder; y se extenderá una diligencia en que conste la
entrega,…”. Finalmente reseñaba que el depositario no podía servirse de las
cosas entregadas en custodia, ni alquilarlas o prestarlas, bajo pena de perder
sus honorarios y pagar los daños (art. 793) y, si producían algún producto o
renta, debía dar cuenta de ello (art. 794). Tratándose del embargo de frutos
no cosechados, el proyecto de González ordenaba al juez ejecutor nombrar
“un guardia depositario, que tendrá el deber de cuidar que la plantación no
sufra daño ni menoscabo” (art. 833); y para el caso del embargo de rentas
constituidas sobre particulares “el embargo se hará ordenando al que debe la
renta la retención en sus manos” (art. 843). “Revista Chilena de Derecho,
vol. 37 N0 1, pp. 99 - 121 2010
Sentencia 1:
Rol N°: 97.707-2016 - CORTE SUPREMA
Me resulta pertinente ya que si bien no señala expresamente quien será el
depositario de los bienes embargados es importante ya que una de las
materias tratadas es establecer presunción judicial sobre condición posesoria
de terceristas sobre bienes embargados, ya que reúne caracteres de gravedad
y suficientes para formar convencimiento en juzgadores.
Otra de las materias señaladas es el derecho de prenda o garantía general el
cual solo puede ejercerse sobre bienes raíces o muebles del deudor y nunca
sobre bienes que integren patrimonio de otra persona que ni siquiera se ha
obligado conjunta, solidaria o subsidiariamente con deudor principal.

Resuelve:
Por todos los antecedentes presentados es que:
1.-Se acoge la demanda incidental de tercería de posesión deducida a fojas
28 y se dispone el alzamiento del embargo de que da cuenta el acta de fojas
9 del cuaderno de apremio compulsado.
2.- Que no se condena en costas a los demandados por haber litigado con
fundamento plausible.
Redacción a cargo del ministro señor Héctor Carreño S.

Sentencia 2:
Rol N°: 4.166-06 - CORTE SUPREMA
Me parece una sentencia interesante ya que en una de sus materias trata la
omisión por parte del receptor sobre la especificación de los bienes
embargados como por ej: número de fábrica, marca, color y dimensiones
aproximadas.

Resuelve:
Expresa el recurrente que no debió aplicarse por los sentenciadores la norma
del artículo 4º inciso segundo del Código del Trabajo, por no tener relación
con la materia discutida y, además, señala que los sentenciadores no han
apreciado correctamente la prueba rendida, apartándose de los parámetros y
de las exigencias que le impone el sistema de la sana crítica. Agrega, que al
desconocerse la posesión que su parte ha invocado sobre
los bienes embargados, se ha vulnerado el artículo 700 del Código Civil.

Que en la sentencia impugnada se establecieron como hechos, en lo


pertinente:
las especies embargadas se encontraban en el domicilio de la demandada
principal, al momento de practicarse el embargo de autos.

b) especies del mismo tipo ha tenido en su poder la demandada, ya que son


fundamentales para su trabajo.

c) ha existido una relación entre la tercerista y la demandada principal.

Sobre la base de los hechos reseñados precedentemente y examinando la


totalidad de los antecedentes agregados al proceso conforme a las reglas de
la sana crítica, los sentenciadores estimaron que han existido
modificaciones relativas al empleador, que vinculan a la empresa tercerista
con éste último, de manera que en lo que tiene que ver con la posesión de
los bienes embargados corresponde aplicar el mandato del artículo 4º inciso
segundo del Código del Trabajo y concluyen que la tercerista no ha logrado
acreditar la posesión exclusiva de los bienes embargados.

Sentencia 3
Rol: 129-2000 - CORTE SUPREMA
Me parece pertinente ya que si bien no señalan el nombre ni los derechos y
obligaciones del depositario, una de las materias de la sentencia trata de la
tercería de posesión en juicio ejecutivo rechazada, porque la ejecutada oculto
bienes que representa y no acredito en su debida oportunidad ser poseedora
de bienes embargados.

Resuelve:
Que, sobre la base de los hechos descritos en el motivo anterior, los jueces
del fondo decidieron rechazar la tercería deducida por la parte recurrente,
respecto de doña Silvia Celedón Millar, por haber ocultado bienes de la
ejecutada que representa y en cuanto a la señora Isabel Celedón Millar, por
no haber acreditado ser poseedora de los bienes embargados.
Que, en cuanto al recurso de casación en estudio, este se desarrolla
contrariando los hechos asentados por los jueces del fondo al afirmar que la
tercerista señora Silvia Celedón Millar no ocultó los bienes de la ejecutada y
que doña Isabel Celedón Millar es poseedora de los bienes embargados, sin
alegar de manera adecuada infracción a las leyes reguladoras de la prueba
aplicables al caso. Este planteamiento, desconoce que los hechos de la causa
son sólo aquellos establecidos en la sentencia y que éstos pueden ser
modificados únicamente si el recurrente denuncia y se constata infracción de
las normas reguladoras de la prueba, lo que no ha ocurrido en la especie. En
efecto, la invocación de los artículos 700 y 1698 del Código Civil; y 341 del
Código de Procedimiento Civil normas de carácter probatorio, resulta
insuficiente al efecto, toda vez que, si bien la primera de las normas
señaladas establece una presunción, ella no dice relación directa con la
posesión de los bienes embargados. Por otro lado, la segunda disposición
denunciada se limita a enumerar los diversos medios de convicción y la
tercera a establecer la carga de la prueba.

Para el análisis correspondiente a la primera parte del trabajo me base en


primer lugar en el Art N° 479 del Código de procedimiento Civil, me
pareció pertinente y de mayor relevancia ya que en él se señala
expresamente que la administración de los bienes correrá a cargo del
Depositario. Además debemos señalar que a falta de este designado por el
Juez, hará las veces de tal el propio deudor, hasta que se designe un
depositario distinto de él.

En segundo lugar, analice el Art N° 450 del Código de procedimiento civil


donde se señala la forma expresa en que debe ser realizado el embargo, con
la entrega real o simbólica al depositario de los bienes embargados, el acta
de embargo debe ser suscrita por el Ministro de fe que práctica la diligencia
y por el depositario, además del deudor y acreedor que concurran al acto y
deseen firmar.
En tercer lugar analice el Art N° 451 del Código de procedimiento Civil ya
que en él se señala que los bienes embargados en primera instancia se ponen
a disposición del depositario provisional, el cual más tarde los podrá a
disposición del depositario definitivo que deberá ser nombrado por las partes
en una audiencia verbal o en caso de desacuerdo será nombrado por el
Tribunal, me parece un Art. de gran relevancia ya que se hace la distinción si
los bienes embargados se encuentran en territorios jurisdiccionales distintos
o de distinta naturaleza, puede nombrarse más de un depositario, así también
se señala que cualquiera de las partes que mencione y pueda probar que el
depositario no tiene responsabilidad suficiente para el cuidado de las cosas
como un buen padre de familia, será oída.

En cuarto y último lugar busque información en “Revista Chilena de


Derecho, vol. 37 N0 1, pp. 99 - 121 [2010]” la cual me parece interesante ya
que existe una gran variedad de contenidos, donde es fácil encontrar materia,
con términos no tan complejos y de fácil comprensión para nosotros los
estudiantes.
Toda la información recaba para la elaboración de este trabajo ha sido de
gran relevancia ya que he podido estudiar con mayor detalle la
administración de los bienes embargados, la responsabilidad y diligencia con
la que debe actuar el depositario y la distinción que se hace entre bienes
muebles e inmuebles, etc.