Sie sind auf Seite 1von 10

NUMERO DE REYNOLDS

El número de Reynolds se puede definir como la relación entre las fuerzas inerciales (o
convectivas, dependiendo del autor) y las fuerzas viscosas presentes en un fluido. Éste
relaciona la densidad, viscosidad, velocidad y dimensión típica de un flujo en una
expresión adimensional, que interviene en numerosos problemas de dinámica de fluidos.
Dicho número o combinación adimensional aparece en muchos casos relacionado con el
hecho de que el flujo pueda considerarse laminar (número de Reynolds pequeño) o
turbulento (número de Reynolds grande).

Para un fluido que circula por el interior de una tubería circular recta, el número de
Reynolds viene dado por:

𝝆𝑽𝒔 𝑫
𝑹𝒆 =
𝝁

O equivalentemente por:

𝑽𝒔 𝑫
𝑹𝒆 =
𝒗

Mientras que para un fluido que circula por el interior de una tubería cuya sección recta no
es circular, el numero de Reynolds viene dado por:

𝝆𝑽𝒔 𝑫𝑯
𝑹𝒆 =
𝝁

O equivalente por:

𝑽𝒔 𝑫𝑯
𝑹𝒆 =
𝒗

Donde:

𝝆: densidad del fluido


𝒗𝒔 : velocidad característica del fluido
𝑫: diámetro de la tubería a través de la cual circula el fluido o longitud característica del
sistema
𝑫𝑯 : diámetro hidráulico de la tubería
𝟒. 𝑨𝒓𝒆𝒂
𝑫𝑯 =
𝑷𝒆𝒓𝒊𝒎𝒆𝒕𝒓𝒐
𝝁: viscosidad dinámica del fluido
𝒗: viscosidad cinemática del fluido (m2/s)
𝝁
𝒗:
𝝆

Además el número de Reynolds permite predecir el carácter turbulento o laminar en ciertos


casos.
En conductos o tuberías (en otros sistemas, varía el Reynolds límite):

Si el número de Reynolds es menor de 2100 el flujo será laminar y si es mayor de 4000 el


flujo será turbulento. El mecanismo y muchas de las razones por las cuales un flujo es
laminar o turbulento es todavía hoy objeto de especulación.

- FLUJO LAMINAR:
Las partículas se desplazan en líneas paralelas
formando así un conjunto de capas o láminas, de allí
su nombre.

- FLUJO TURBULENTO:
Movimiento de fluidos de forma desordenada en el
cual la trayectoria de las partículas se encuentra
creando pequeños remolinos no coordinados.
ECUACION DE BERNOULLI CON PERDIDAS DE CARGA CON
BOMBAS Y TURBINAS

Es muy interesante comprender que influencia tiene la velocidad del fluido en la tubería en
los tres conceptos estudiados hasta el momento. Conocemos la normativa vigente (CTE
DB HS 4. Suministro de agua) y que establece 2 m/s como límite superior de velocidad
para las tuberías metálicas y 3,5 m/s para las plásticas (el límite inferior es 0,5 m/s en
ambos casos), pero ¿Cómo influye en las presiones?

Las dos primeras enumeradas, la presión estática y la altura se han definido con el fluido
en reposo, por lo tanto, que éste se mueva no afecta lo más mínimo. Sin embargo, la
presión dinámica se calcula con una fórmula en la que la velocidad está elevada al
cuadrado.

El aumento de la velocidad de circulación de un fluido en una tubería ocasiona que


aumente mucho más rápidamente la presión dinámica. Y hay que recordar que la
velocidad de un fluido depende del diámetro de la tubería que se use. Para un caudal
determinado, cuanto más pequeño sea el diámetro mayor será la velocidad del fluido.

PERDIDA DE CARGA O DE PRESION.

La presión dinámica, la velocidad, son conceptos que es necesario explicar y comprender


para entender la pérdida de carga.

Cuando está circulando un fluido por una tubería, la superficie interior de la misma “frena”
el fluido. Como un patinador sobre hielo, cuanto más lisa esté la superficie sobre la que se
desliza más lejos llegará tras el impulso.

La fórmula que se usa para calcular la pérdida de presión comparte muchos términos con
la fórmula de la presión dinámica. Podría decirse que numéricamente es una parte de la
presión dinámica (aunque en realidad resta presión estática). Como ésta, la pérdida de
carga aumenta con el cuadrado de la velocidad, así que a medida que aumenta la
velocidad la pérdida de carga se dispara.

En las instalaciones de suministro de agua no suele ser muy importante la pérdida de


presión en comparación con los otros términos de la ecuación de Bernoulli, pero desde mi
punto de vista es conveniente tenerla siempre en cuenta ya que un solo tramo mal
dimensionado puede ocasionar problemas.
El gráfico de la figura da una idea del significado físico de la pérdida de carga.

Durante el dimensionamiento de una instalación es conveniente que la velocidad del fluido


no se acerque a los límites superiores reglamentarios. De este modo se contendrán las
pérdidas de carga.

No me gustaría rematar este recordatorio sin hablar de las unidades de uso habitual en
presión. El RD 2032/2009 establece como unidad para la presión el Pascal. Esta unidad es
muy pequeña por lo que está siendo cada vez más habitual encontrar en los catálogos el
kPa. Sin embargo, tradicionalmente se han usado el bar, el kg/cm2 y el mca.

La conversión (redondeada) de estas unidades sería:

1 bar = 1 kg/cm2 = 10 mca = 100 kPa.

Aprovecharé las próximas entradas para presentar el artículo que he tenido la oportunidad
de publicar en la revista de foncalor.

Los conceptos más básicos a veces son los más difíciles de comprender correctamente.
En esta ocasión veremos presión, velocidad y su influencia en la pérdida de carga en las
tuberías de una instalación de fontanería.
En todas las instalaciones de suministro de agua se instalan elementos de regulación o
limitación de la presión. En muchas ocasiones su tarado no es el más adecuado. Estos
errores no suelen originar patologías, aunque el funcionamiento no es óptimo.

La presión es un concepto que no parece estar demasiado claro. Así que utilizaré este
artículo para intentar esclarecerlo, aprovecharé la ocasión para apuntar los términos más
influyentes.

Cuando se habla de presiones en el flujo de un fluido es cuando sale el Sr. Bernoulli y


su fórmula de continuidad. Hay que recordar que hasta el padre de Daniel Bernoulli le echó
de casa para intentar atribuirse el mérito de su ecuación. Note el lector, por tanto, la
enorme importancia de este principio. Pero antes, estudiemos algunos conceptos previos.

PRESION.

La fuerza es un concepto que más o menos todos somos capaces de entender y


visualizar. Para levantar un peso de 100 kg hace falta más fuerza que para hacerlo con
uno de 50 kg. Sin embargo, el entendimiento del concepto de presión es de mayor
dificultad. Aprovecharé el ejemplo anterior de los 100 kg para intentar acercarme al meollo.

Imaginemos 100 kg de trigo en grano. Si ponemos todo ese trigo en una caja del tamaño
de una baldosa (lógicamente la altura de la caja será grande) cada centímetro de la
baldosa aguantará más peso que aguantaría el mismo centímetro si esparciéramos eses
100 kg de trigo en un campo de futbol.

Aclarado el concepto de presión, como fuerza por unidad de superficie, es necesario


explicar los tipos de presiones que están presentes en la anteriormente mencionada
ecuación de Bernoulli, también conocida como trinomio de Bernoulli, ya que está formada
por tres conceptos distintos.
PRESION ESTATICA.

Quizá sea la de más fácil comprensión. La presión estática es la fuerza que un fluido en
reposo ejerce sobre las paredes del recipiente que los contiene. Es igual en todas las
direcciones. Un ejemplo claro sería la presión de los neumáticos de los vehículos. Cuando
los hinchamos en la gasolinera toda la superficie interior del neumático queda sometida a
la misma fuerza.

De igual modo sucede en una tubería de una instalación de agua. Cuando se realiza la
prueba de presión obligatoria el fluido está en reposo y la presión que ejerce sobre las
paredes de la tubería sería la que se podría leer en el manómetro de comprobación.

ALTURA.

Es necesario recordar que queremos explicar qué sucede a la presión en una tubería, sea
cual sea su trazado. Si tomamos de nuevo el ejemplo de los 100 kg de trigo introducidos
en una caja, con las dimensiones de una baldosa y la altura necesaria, es bastante fácil
darse cuenta de que los granos que están en la superficie, arriba, no soportan ninguna
carga encima de ellos, sin embargo, los granos de trigo que está situados en la parte más
baja de la caja están soportando todo el peso del trigo situado encima de ellos.

De igual modo, si pensamos en la instalación de una tubería de 100 m totalmente vertical


completamente llena de fluido, las moléculas de la parte inferior están soportando todo el
peso del fluido situado encima. La presión a la que estarían sometidas esas moléculas
sería 100 mca (metros de columna de agua).

PRESION DINAMICA.

Esta es seguramente la de más difícil comprensión y visualización. El tercer término de la


ecuación de Bernoulli corresponde con la presión dinámica, la fuerza que ejerce un fluido
sobre las paredes que lo contienen debido a la energía que tiene por estar en movimiento.

Los días de mal tiempo es habitual ver a la gente luchando con el paraguas contra el
viento. La fuerza que habría que hacer con el paraguas situado en contra del viento para
sostenerlo sería la presión dinámica del aire. El señor Daniel Bernoulli, en su principio,
establece que la suma de estos tres conceptos tiene que ser siempre igual en todos los
puntos. Si tomamos la tubería vertical de 100 m, la presión estática, la dinámica y la altura
sumadas en el punto más bajo de la tubería tienen que ser iguales a la suma en el punto
más alto de la tubería.
PERDIDA DE CARGA POR FRICCION

Es la perdida de es la pérdida de presión que se produce en un fluido debido a la fricción de


las partículas del fluido entre sí y contra las paredes de la tubería que las conduce. Las
perdidas pueden ser continuas si son conductos regulares, accidentales o localizadas
debido a un cambio de dirección o un estrechamiento, la presencia de una válvula, etc.

El flujo de un líquido en una tubería viene acompañado de una pérdida de energía, que suele
expresarse en términos de energía por unidad de peso de fluido circulante (dimensiones de
longitud), denominada habitualmente pérdida de carga. En el caso de tuberías horizontales,
la pérdida de carga se manifiesta como una disminución de presión en el sentido del flujo.
La pérdida de carga está relacionada con otras variables fluidodinámicas según sea el tipo
de flujo, laminar o turbulento. Además de las pérdidas de carga lineales (a lo largo de los
conductos), también se producen pérdidas de carga singulares en puntos concretos como
codos, ramificaciones, válvulas, etc. Además de las pérdidas de carga continuas o por
rozamiento, vimos que en las conducciones se produce otro tipo de pérdidas debido a
fenómenos de turbulencia que se originan al paso de líquidos por puntos singulares de las
tuberías, como cambios de dirección, codos, juntas, derivaciones, etc.

- PERDIDA DE CARGA EN CONDUCTO RECTILINIO

Las pérdidas de carga en un conductor rectilíneo o pérdidas primarias son pérdidas de


carga debidas a la fricción del fluido contra sí mismo y contra las paredes de la tubería
rectilínea.

Si el flujo es uniforme, es decir que la sección es constante, y por lo tanto la velocidad


también es constante, el principio de Bernoulli, entre dos puntos puede escribirse de la
siguiente forma:

𝑷𝟏 𝒗𝟐𝟏 𝑷𝟐 𝒗𝟐𝟐
𝒚𝟏 + + = 𝒚𝟐 + + + ∑𝝀
𝝆𝒈 𝟐𝒈 𝝆𝒈 𝟐𝒈
Donde:

𝒈: gravedad
𝒚𝒊 : altura
𝒊: 1 0 2
𝑷: presión
𝝆: densidad
𝒗: viscosidad del fluido
∑ 𝝀 = pérdida de carga
ECUACION DE DARCY

Es una ecuación que relaciona la perdida de carga hidráulica debido a la fricción a lo largo
de una tubería dada con la velocidad media del flujo del fluido. Permite el cálculo de
la pérdida de carga debida a la fricción dentro de una tubería llena.

Es una ecuación teórica utilizada para el cálculo de Pérdidas por Fricción en sistemas
operando a Presión. Aun cuando es una ecuación completamente desarrollada en
fundamentos de la física clásica, haciéndola aplicable para prácticamente cualquier tipo de
fluido y en diversas aplicaciones, su uso no se ha extendido (al menos en la parte práctica)
debido a lo complejo que es el cálculo del Factor de Fricción (la expresión de este factor es
una ecuación implícita), siendo necesario generalmente la realización de iteraciones o el uso
de métodos numéricos para lograr la resolución.

𝑳 𝑽𝟐
𝒉𝒇 = 𝒇 . .
𝑫 𝟐𝒈

Donde:

𝒉𝒇 : perdida de carga
𝒇: factor de fricción
𝑳: longitud de la tubería
𝑫: diámetro de la tubería
𝑽: velocidad media del fluido
𝒈: gravedad

Ecuaciones empíricas, principalmente la ecuación de Hazen-Williams, son ecuaciones que,


en la mayoría de los casos, eran significativamente más fáciles de calcular. No obstante,
desde la llegada de las calculadoras la facilidad de cálculo no es mayor problema, por lo que
la ecuación de Darcy-Weisbach es la preferida.

Con esta ecuación se pueden calcular las pérdidas de cabeza para cualquier fluido
newtoniano, siempre y cuando se utilicen las viscosidades y densidades apropiadas. Esto
constituye, la principal ventaja de esta fórmula, ya que las otras fórmulas estudiadas son
empíricas y sólo pueden aplicarse bajo condiciones muy específicas.
ECUACION DE HAZEN Y HAZEN WILLIANS Y PERDIDAS DE
CARGAS LOCALES
También denominada ecuación de Hazen-Williams, se utiliza particularmente para
determinar la velocidad del agua en tuberías circulares llenas, o conductos cerrados es
decir, que trabajan a presión.

𝑫𝒊 𝟎.𝟔𝟑
𝐕 = (𝟎, 𝟖𝟒𝟗𝟒) 𝐱 (𝐂) 𝐱 ( ) 𝒙 𝑺𝟎.𝟓𝟒
𝟒

En función del diámetro:

𝐐 = 𝟎. 𝟐𝟕𝟖𝟓 𝐱 𝐂 𝐱 (𝑫𝒊 )𝟎.𝟔𝟑 𝒙 𝑺𝟎.𝟓𝟒

Que es aproximadamente igual a:

𝐐 = 𝟎. 𝟐𝟕𝟖𝟓 𝐱 𝐂 𝐱 (𝐃)𝟎.𝟔𝟑 𝒙 𝑺𝟎.𝟓𝟒

Di
𝑹𝒉 : Radio hidráulico = Área de flujo/Perímetro húmedo =
4

𝐕: velocidad media del agua en el tubo en [m3/s]


𝐐: Caudal (m3/s)
𝐂: Coeficiente que depende de la rugosidad del tubo
𝐃𝒊 : diámetro interior en [m]
𝐒: Pendiente – Perdida de carga por unidad de longitud del conducto] [m/m]

Por ejemplo, tenemos:

 90 para tubos de acero soldado.


 100 para tubos de hierro fundido.
 128 para tubos de fibrocemento.
 150 para tubos de polietileno de alta densidad.

Esta ecuación se limita por usarse solamente para agua como fluido de estudio, mientras
que encuentra ventaja por solo asociar su coeficiente a la rugosidad relativa de la tubería
que lo conduce, o lo que es lo mismo al material de la misma y el tiempo que este lleva de
uso.

Es una ecuación teórica utilizada para el cálculo de Pérdidas por Fricción en sistemas
operando a Presión. Aun cuando es una ecuación completamente desarrollada en
fundamentos de la física clásica, haciéndola aplicable para prácticamente cualquier tipo de
fluido y en diversas aplicaciones, su uso no se ha extendido (al menos en la parte práctica)
debido a lo complejo que es el cálculo del Factor de Fricción (la expresión de este factor es
una ecuación implícita), siendo necesario generalmente la realización de iteraciones o el uso
de métodos numéricos para lograr la resolución.

Es una ecuación ampliamente usada en hidráulica. Permite el cálculo de la pérdida de carga


debida a la fricción dentro una tubería. La ecuación fue inicialmente una variante de la
ecuación de Prony, desarrollada por el francés Henry Darcy.

Dado su carácter empírico, hay que decir que la Ecuación de Hazen-Williams tiene sus
limitaciones, resultantes por supuesto, de los ensayos y pruebas realizados por sus
creadores allá por los años 1.930. Entre otras destacan:

 Sólo puede ser utilizada para el cálculo de las Pérdidas por Fricción en sistemas que
conducen agua a temperaturas “normales” (entre 18°C y 30°C, por ejemplo) y bajo
condiciones de flujo turbulento (El caso típico en las aplicaciones para sistemas de
Abastecimiento de Agua).

 No es aplicable para Tuberías extremadamente rugosas, es decir, no debería


utilizarse para coeficientes de fricción muy bajos (menos a 60).

 No debería utilizarse para diámetros inferiores a los 50 mm (2”), aun cuando su uso
es aceptado para el diseño de Instalaciones Sanitarias en edificaciones, donde
predominan diámetros inferiores a dicho valor.