Sie sind auf Seite 1von 9

Doi: https://doi.org/10.21501/25007858.

2596
EscobardeBedoya,
Forma E. yartículo
citar este GranadaendeAPA: Espinal, L.
A. (enero-diciembre,
Suárez, 2017).
E., Valencia Ortiz, L. F.La incidencia
y Maya del
Uparela,
peritaje
C. psicológico en 2016).
A. (enero-diciembre, la decisión judicial.
Influencia del
Funlam Journal
desarrollo of Students’
evolutivo Research, (2),
en la construcción de
137-145. del joven universitario. Funlam
identidad
Journal of Students’ Research, (1), x-x.

Recibido: 26 de Noviembre de 2015


Recibido:
Aceptado: 238de
denoviembre de 2016
Abril de 2016
Aprobado: 16 de febrero de 2017
La incidencia del peritaje
Publicado: 13 de diciembre de 2017
psicológico en la decisión
judicial1
The incidence of the
psychological expert’s report in
the judicial decision

Estefanía Escobar Bedoya*


Luz Amparo Granada de Espinal**

1
Este artículo de investigación es resultado del semillero interdisciplinario Derecho privado, el cual es coordinado por la Doctora Luz Amparo Granada de
Espinal; docente investigadora del programa de Derecho de la Universidad Católica Luis Amigó, Medellín, integrante del grupo de investigación Jurisol,
Coordinadora de posgrados, Universidad Católica Luis Amigó.
*
Estudiante de Psicología, octavo semestre, Universidad Católica Luis Amigo, Medellín. Correo electrónico: estefa.8413@gmail.com
**
Docente de la Facultad de Derecho, Universidad Católica Luis Amigó, Programa Derecho. Correo electrónico: luzgranada@gmaill.com

JSR Funlam J. Students’Res. | N°. 2 | pp. 137-145 | enero-diciembre | 2016 | ISSN (En línea): 2500-7858 | Medellín - Colombia
Resumen Abstract
El presente artículo desarrolla fundamentalmente The present article develops fundamentally the
la importancia probatoria del peritaje, específica- convincing importance of the expert's report,
mente, del peritaje psicológico y su posterior inci- specially, the psychological expert's report and its
dencia en la decisión judicial en materia procesal. later incidence in the judicial decision in procedural
Para esto se tratarán los conceptos, sus particu- matter. Concepts will be studied, its peculiarities,
laridades, su repercusión como medio de prueba its aftereffect as evidence in a juridical process,
en un proceso jurídico, puesto que un correcto y since a correct and true psychological report can
verídico dictamen psicológico puede esclarecer clarify the facts. The judge will be able to drop
los hechos. Así el juez podrá proferir una senten- a more impartial judgment, on having considered
cia más justa, al considerar el análisis psicológico the psychological analysis that the scholars in
que le han dado los estudiantes de esta área a this area have given to a topic that is as juridical
un tema que es tanto jurídico como psicológico. as psychological. That is why and for the nature
Por esto y por la naturaleza sobre derecho y socie- of Law and society of the group of investigation
dad del grupo de investigación Jurisol se realizará Jurisol will approach the subject with the students
un acercamiento al tema con los estudiantes de of Laws and Psychologists in formation belonging
Derecho y con los psicólogos en formación per- to the hotbed of private lawof the Catholic
tenecientes al semillero de derecho privado de la University Luis Amigó.
Universidad Católica Luis Amigó.
On having an interdisciplinary character, the
Al tener un carácter interdisciplinario, el producto academic product that we present will have major
académico que presentamos tendrá mayor alcan- scope for the research, thanks to the inputs that
ce para la investigación, gracias a los insumos are contributed by the areas of the Laws and
que puede aportar para las áreas del Derecho y la Psychology, joined and complemented here in a
Psicología que se unen y complementan aquí en specific topic.
un tema específico.
Keywords: Law; Psychology; Expert´s report;
Palabras clave: Derecho; Psicología, peritaje; Judicial; decision; Expert.
Decisión judicial; Perito.
La incidencia del peritaje psicológico en la decisión judicial
The incidence of the psychological expert's report in the judicial decision

Introducción
Es claro que el juez debe poseer competencias jurídicas fundamentales, pues de no ser así sería incapaz de
ejercer su función y ejercerla en su vida laboral. Sin embargo, el juez no es más que un miembro del mundo
jurídico y es allí donde se desarrolla su actividad intelectual. Por esto es imposible que, además de tener
la responsabilidad de dirimir conflictos entre partes que pueden encontrarse en diversas e inesperadas cir-
cunstancias, el juez deba tener conocimiento acerca de cualquier área y cualquier situación de la sociedad.
Por consiguiente, su conocimiento es limitado cuando los hechos son de naturaleza científica, técnica o
artística y es allí cuando el perito entra como voz de verificación. Así, la necesidad y pertinencia de la inter-
vención de un experto posibilita que el juez pueda proferir la sentencia más verídica posible. Precisamente,
este es el objeto de estudio de esta investigación, entender la incidencia que tiene un dictamen pericial en
la decisión judicial, específicamente, en aquellos casos en los que el perito psicólogo es quien emite un
dictamen para orientar el proceso. Es por esto que se desarrollarán los puntos básicos para que el lector
pueda reconocer la noción e importancia de esta figura, así como los argumentos jurídicos y psicológicos
pertinentes que pueden estar presentes en algunos procesos judiciales.

La pertinencia del peritaje

Como es bien sabido, un proceso judicial comienza con el surgimiento de un conflicto y cuando las partes
acuden a la jurisdicción para que este sea resuelto. El juez tiene entonces la función de escucharlas, analizar
las pruebas y, finalmente, dictar una sentencia; para esto es lógico que el juez posea unas capacidades inte-
lectuales, morales y éticas específicas a fin de realizar su trabajo con eficiencia y, sobretodo, imparcialidad.

En consideración de los atributos intelectuales que detenta la figura del juez, no obstante, no puede igno-
rarse que no es omnisciente, aunque sea experto en las ciencias jurídicas, técnico del Derecho, dotado de
cultura y con bagaje académico; tiene sus límites en la percepción y entendimiento de la naturaleza de los
hechos que llegan ante su despacho o de los objetos de litigio que han de someterse a juicio. Justamente,
es aquí donde la figura del peritaje cobra gran importancia, ya que es un mecanismo y/o herramienta jurí-
dica que sirve de insumo para esclarecer un hecho o circunstancia determinada que presente confusión o
dificultad en un proceso judicial, la cual puede ser articulada al proceso por petición del juez o por las partes
y, en todos los casos, será útil para el juez dilucidar los hechos. Al respecto el Código General del Proceso
reza: “La prueba pericial es procedente para verificar hechos que interesen al proceso y requieran especiales
conocimientos científicos, técnicos o artísticos” (Código general del proceso, 2012, art. 226, p. 71).

Es claro que no cualquier hecho requiere la intervención de un perito; sino en aquellas situaciones espe-
ciales sobre las cuales el juez no tiene conocimiento, pues no está dentro de sus funciones o competencias.
Así, el peritaje aporta una prueba o un hecho cierto para ilustrar a las partes acerca de sus propias circuns-
tancias y, desde luego, a ese tercero imparcial, el juez, quien finalmente tiene la facultad de decidir. Por
esto mismo es de suma importancia que todos los hechos sean claros y precisos en las consideraciones
judiciales, pues a la hora de sentenciar se espera que dicha sentencia sea justa y justificada.

JSR Funlam J. Students’Res. | N°. 2 | enero-diciembre | 2017 139


Estefanía Escobar Bedoya, Luz Amparo Granada de Espinal

En este orden de ideas, se aclara la importancia del peritaje en un proceso judicial bien sea este penal,
civil, familiar o cualquier otra área que así lo requiera. En este sentido, no es para nada extraño que por
ejemplo en un proceso penal se requiera la intervención de un perito psicólogo para realizar un estudio de
la mente de quien se encuentra acusado, para determinar por medio de un dictamen si éste es o no impu-
table, si está en uso de sus facultades mentales plenamente y, en general, si puede ser responsable de
sus hechos o sencillamente es inimputable. Si nos detenemos en esto, se puede ver que esta declaración
cambia por completo un proceso en el que ya no será una pena carcelaria la que se aplique; sino una medida
de seguridad. Igualmente, en los casos de proceso civil, la valoración de un perito respecto de un bien es
fundamental para tasar exactamente la cuantía que se disputa y en procesos de familia puede decidir sobre
el futuro de menores que simplemente no pueden estar bajo la custodia de un individuo, por padecer de
un trastorno mental y otros ejemplos más en los que un perito puede cambiar el rumbo de un proceso. Sin
embargo, lo que siempre estará claro es que es una herramienta útil y confiable que contribuye a una mejor
decisión judicial (Döhring, 2008).

El peritaje psicológico: un medio de prueba

Dentro del campo de la psicología, específicamente en el campo jurídico, es importante referirnos al peritaje
como una herramienta que en diversas ocasiones apoya al juez, en tanto la evaluación clínica se realiza con
el sujeto implicado en un proceso judicial, para tener en cuenta su estado mental, cognición y otras posibles
variables que tengan relación con la imputabilidad y responsabilidad del sujeto con el hecho en cuestión. El
psicólogo que realiza el peritaje debe tener conocimientos acerca de la norma y su principal herramienta es
la objetividad, pues el resultado de su intervención hace parte del conjunto de elementos que el juez tendrá
en cuenta a la hora de tomar una decisión.

El peritaje como medio de prueba ayuda entonces a ilustrar al juez en cuanto a las circunstancias del
evento desde conocimientos específicos de una profesión, al ayudar a establecer causas o efectos del
hecho. En el ámbito específico de la psicología, la actividad que realiza el psicólogo a nivel penal tiene
relación con la evaluación clínica acerca de los posibles trastornos psicopatológicos y capacidades que la
persona en juicio pueda presentar. Lo que facilita establecer la imputabilidad que se le puede aplicar; ade-
más ayuda a determinar la responsabilidad del sujeto en el suceso y permite realizar una evaluación acerca
de los posibles daños que pudo haber sufrido o que pueda tener el implicado en el peritaje según el caso:

Un peritaje psicológico penal es una evaluación psicológica realizada, en un proceso penal, con la finalidad de
establecer la imputabilidad (responsabilidad) de una persona en relación con una o más conductas tipificadas
como delito. Por tanto, al igual que cualquier tipo de evaluación psicológica, deben estar presentes: un evaluador,
una persona evaluada, instrumentos y/o técnicas de evaluación (Sierra, Jiménez, y Buela-Casal, 2006, p. 134)

A partir de lo anterior, es de suma importancia tener presentes los conceptos de imputabilidad y respon-
sabilidad, puesto que determinan el objetivo de la peritación. Con respecto a la implicación de los mismos,
se puede decir que la imputabilidad se considera al poder determinar el estado mental del sujeto a la hora de
los hechos delictivos, indicando las características psicológicas propias del sujeto (estado de conciencia,
actos volitivos, trastornos) y al estado psico-social de su contexto. Por su parte, la responsabilidad depende
del grado de imputabilidad que se haya determinado al sujeto.

140 JSR Funlam J. Students’Res. | N°. 2 | enero-diciembre | 2017


La incidencia del peritaje psicológico en la decisión judicial
The incidence of the psychological expert's report in the judicial decision

La evaluación realizada por el psicólogo es algo compleja, debido a que el análisis que realiza de los
hechos y la persona se da de forma retrospectiva, en vista de la probabilidad de que el delito ocurriera
meses atrás. Esto otorga una responsabilidad mayor al psicólogo a la hora de realizar el informe del peritaje.
De este modo, la formación del psicólogo que realice esta evaluación exige una especialización en el campo
jurídico y penal:

En la licenciatura de Psicología se adquieren unos conocimientos básicos en evaluación psicológica, psicopato-


logía y psicología jurídica que le capacitan (al menos con un criterio académico) para este tipo de actividad. No
obstante, dada la importante implicación ética de este ámbito profesional, sería conveniente adquirir algún tipo
de formación complementaria, como por ejemplo, máster, especialidad, diplomatura, etc. relacionado con este
tipo de actuación profesional (Sierra, Jiménez, y Buela-Casal, 2006, p. 133).

Además de la formación académica a la cual el psicólogo debe acudir, el campo del derecho penal tiene
varios retos a nivel teórico, ya que se hace importante que el perito tenga claro el concepto de jurídico de
imputabilidad, responsabilidad y sus derivaciones, así como de las limitaciones de las figuras legales; aun
cuando el perito solo realice una valoración, que no corresponde a la decisión sobre la culpabilidad, respon-
sabilidad e imputabilidad. No obstante, el psicólogo deberá tener una actitud objetiva e imparcial frente al
sujeto en aras de su conocimiento y experiencia clínica, por lo cual se solicita su intervención, igualmente,
debe tener presente las implicaciones legales que este ejercicio conlleva:

El psicólogo forense es, por tanto, el especialista en la realización de valoraciones psico-legales, actividad técni-
ca que consiste en poner en relación aspectos del funcionamiento psicológico con cuestiones jurídicas (Muñoz,
2013, p. 5).

Es necesario especificar igualmente que los conceptos principales a nivel jurídico – legal: la responsa-
bilidad y la imputabilidad no se apartan entre sí; antes bien, están estrechamente relacionados tanto con la
conducta del sujeto como con la posibilidad que tiene el juez para cambiar o apoyar el curso del caso. La
imputabilidad la determina el juez con el conjunto de pruebas, entre ellas el peritaje. Paralelamente, este
concepto central en la realización del peritaje, se refiere a la responsabilidad del evaluado en la situación
específica. Por consiguiente, no se debe perder de vista los conocimientos jurídicos que tiene el profesional
de psicología, el cual debe integrarlos a la hora de evaluar, realizar el informe y declarar, si es del caso.
Pues el nivel de responsabilidad será evaluada técnicamente por el juez con relación al estado mental y
psicopatológico del implicado (Hernández, 2011).

Procedimientos para el peritaje

Para revisar los presupuestos procesales requeridos para realizar un peritaje en un proceso judicial, nos
detenemos y citamos a continuación General del Proceso.

Lo primero que deja en claro la legislación procesal es que no es posible hacer más de un peritaje por
los mismos hechos, es decir, una vez aclaradas las circunstancias respecto de la capacidad mental de
un individuo o del valor de un bien, por ejemplo, sería irrisorio volverlo a solicitar por las mismas razones.
Sin embargo, por regla general y como la mayoría de normas del Derecho tiene una excepción, sólo podrá

JSR Funlam J. Students’Res. | N°. 2 | enero-diciembre | 2017 141


Estefanía Escobar Bedoya, Luz Amparo Granada de Espinal

pedirse un nuevo peritaje cuando haya una objeción de las partes que sea válida, pues el perito puede incu-
rrir en error, solo allí habría esta posibilidad, también será posible cuando el juez sea quien considere que es
necesario continúa el código estableciendo los requisitos:

El perito deberá manifestar bajo juramento que se entiende prestado por la firma del dictamen que su opinión es
independiente y corresponde a su real convicción profesional. El dictamen deberá acompañarse de los documen-
tos que le sirven de fundamento y de aquellos que acrediten la idoneidad y la experiencia del perito.
Todo dictamen debe ser claro, preciso, exhaustivo y detallado; en él se explicarán los exámenes, métodos,
experimentos e investigaciones efectuadas, lo mismo que los fundamentos técnicos, científicos o artísticos de
sus conclusiones (Código general del proceso, 2012, Art. 226, p. 71).

Los peritos tienen unas obligaciones, una de ellas es cumplir con la peritación en el tiempo necesario y
no incurrir en retrasos; sin embargo, algunas circunstancias por su misma naturaleza son difíciles de verifi-
car y es allí donde se le confiere al perito la facultad de solicitar plazos en aras del correcto cumplimiento de
su labor. Además, no será de su cuenta los gastos obligatorios para dicho cumplimientos, tanto los medios
para la pericia como los gastos de transporte y estadía mientras se realiza, así los costos del peritaje corren
por cuenta de quien la solicitó y en caso que aquella no cumpla con dichas cosas se entenderá que declina
el dictamen:

El juez, de oficio o a petición de parte, podrá disponer lo siguiente:

1. Adoptar las medidas para facilitar la actividad del perito designado por la parte que lo solicite y ordenar a la
otra parte prestar la colaboración para la práctica del dictamen, previniéndola sobre las consecuencias de su
renuencia.
2. Cuando el juez decrete la prueba de oficio o a petición de amparado por pobre, para designar el perito deberá
acudir, preferiblemente, a instituciones especializadas públicas o privadas de reconocida trayectoria e idoneidad
El dictamen debe ser claro, preciso y detallado; en él se explicarán los exámenes, experimentos e investiga-
ciones efectuadas, lo mismo que los fundamentos técnicos, científicos o artísticos de las conclusiones (Código
general del proceso, 2012, Art 229, p. 73).

Por consiguiente, es claro que el dictamen que emita o entregue el perito debe cumplir con unos pará-
metros básicos: además de ser exacto respecto a los resultados, debe dar cuenta de los medios, exámenes
o pruebas que realiza. De igual forma, los resultados deben estar motivados o sustentados en argumentos
de conocimiento en el área específica sobre la que versó la pericia:

Las partes tienen el deber de colaborar con el perito, de facilitarle los datos, las cosas y el acceso a los lugares
necesarios para el desempeño de su cargo; si alguno no lo hiciere se hará constar así en el dictamen y el juez
apreciará tal conducta como indicio en su contra. Si alguna de las partes impide la práctica del dictamen, se
presumirán ciertos los hechos susceptibles de confesión que la otra parte pretenda demostrar con el dictamen
y se le impondrá multa de cinco (5) a diez (10) salarios mínimos mensuales.

Parágrafo. El juez deberá tener en cuenta las razones que las partes aduzcan para justificar su negativa a facilitar
datos, cosas o acceso a los lugares, cuando lo pedido no se relacione con la materia del litigio o cuando la soli-
citud implique vulneración o amenaza de un derecho propio o de un tercero. (Código general del proceso, 2012,
Art 233, p. 73)

142 JSR Funlam J. Students’Res. | N°. 2 | enero-diciembre | 2017


La incidencia del peritaje psicológico en la decisión judicial
The incidence of the psychological expert's report in the judicial decision

Para que el peritaje sea efectivo, cierto y ágil, las partes involucradas deben facilitar los medios de
acceso tanto a los lugares como a la información, es decir, el conocimiento de los datos necesarios de las
circunstancias o la persona sobre las que recaerá la verificación. En caso de que alguna de las partes impida
dicho acceso, se tomará como sospecha en su contra, puesto que entorpecer la investigación puede ser
motivo de desconfianza.

Como los artículos citados anteriormente, hay otros artículos en nuestra legislación que rezan sobre la
prueba pericial con requisitos estrictos en cuanto al proceder; ya que esta puede llegar a ser la prueba reina
de un proceso y cambiar su rumbo, siempre en aras de la verdad y la justicia que se refleja en la sentencia.

En el proceso de peritaje psicológico, el profesional debe tener en cuenta las leyes y consideraciones
descritas en el manual deontológico y ético, los cuales a nivel legal cobijan el ejercicio del psicólogo y le
permiten observar y analizar con más objetividad para el buen desempeño en relación con el peritaje.

Estas especificidades deontológicas del contexto forense giran en torno a tres cuestiones principales (Muñoz
y Echeburúa, en prensa): a) la relación perito/a-peritado. b) la repercusión del informe pericial psicológico. c) el
carácter de documento legal que adquiere el informe psicológico en el contexto forense como medio probatorio
(Gómez- Hermoso, Muñoz, Vázquez-Mezquita, Gómez y Mateos, 2012, p. 39).

En psicología, el peritaje psicológico que corresponde a la evaluación del sujeto, tiene unos parámetros
definidos para que sea clara ante el juez; ya que el psicólogo puede tener algunas dificultades dentro del
proceso ante la evaluación de las pericias; se han establecido algunos elementos a tener presente a la hora
de realización del informe.

Debemos partir de los instrumentos que orientan el proceso de peritación, el principal es la entrevista,
que tiene un formato semiestructurado permitiendo recoger información de manera directa e indirecta,
guiando al psicólogo sobre el contenido en el que debe profundizar, a través de la misma entrevista u otros
instrumentos clínicos que puedan ayudar a contrarrestar hipótesis para formar la opinión del perito sobre el
evaluado respecto del caso.

Para la realización del informe, dentro de cada apartado, hay elementos principales, que enunciamos a
continuación:

- Título que permita conocer el carácter del informe y a su vez diferenciarlo de otro tipo de informes psicológicos
que puedan estar aportados en el procedimiento judicial (i.e., informes clínicos): informe psicológico forense o
informe pericial psicológico.
- Datos identificativos, tanto del perito como de los referentes al procedimiento y al órgano judicial que conoce
del caso.
- Objeto del informe, epígrafe donde constará el motivo de la demanda pericial. El informe deberá responder a
la misma.
- Metodología. Se recogerá la metodología utilizada que puede organizarse de la siguiente forma: a) entrevistas
y observaciones, b) pruebas aplicadas, c) contacto con otros dispositivos/profesionales y d) análisis de la infor-
mación obrante en el expediente judicial.
- Parte descriptiva, en la cual se expondrá de manera organizada la información de interés recabada para contes-
tar al objeto de la pericia. Se propone la siguiente estructuración: a) desarrollo psicobiográfico y situación actual,
b) descripción subjetiva de los hechos denunciados (elaboración cognitiva y vivencia emocional), d) exploración
pericial psicopatológica y e) resultado de las pruebas aplicadas.

JSR Funlam J. Students’Res. | N°. 2 | enero-diciembre | 2017 143


Estefanía Escobar Bedoya, Luz Amparo Granada de Espinal

-Consideraciones forenses. Este apartado recogerá dos actividades técnicas: La integración y análisis de toda
la información recogida en la parte descriptiva y la toma de decisiones. En este apartado deberán discutirse
las inconsistencias encontradas en la integración de los datos si las hubiera. Este epígrafe deben incluirse los
siguientes puntos: hechos denunciados, sobre el estado psicológico de la persona evaluada; sobre el estado
psicológico y su relación con los hechos denunciados y sobre el grado de incapacidad funcional.
-Conclusiones. Se formularán numeradas, de forma comprensible, breve y concisa. Las conclusiones deben de-
rivarse de forma natural de la lectura del informe. No deben incluir datos que antes no hayan sido presentados y
analizados. Se aconseja dirigir nuestras conclusiones a la instancia judicial con el trato pertinente. Se proponen
las siguientes fórmulas: a) “El perito firmante ha redactado el contenido del presente informe con imparcialidad
y con arreglo a su leal saber y entender” y b) “Lo que tengo el honor de informar a Su Señoría”.
-Por último se consignará en el informe el lugar, fecha, firma y aclara firmas. El perito psicólogo deberá firmar
siempre el informe con nombre y apellidos, incluir su número de colegiado e indicar la fecha en la que se ha ela-
borado/emitido, delimitando así la validez temporal y contextual de este. Se recomienda incluir una cláusula (en
forma de nota): El presente informe es el resultado de una evaluación psicológica referida solo a las circunstan-
cias concretas del contexto en que fue solicitado; por tanto, no debe utilizarse en casos ni momentos diferentes
a este. Si se produjese una modificación sustancial en alguna de las circunstancias consideradas procedería una
nueva evaluación (Muñoz, J. 2013, pp. 67-68).

Por consiguiente, no se puede perder de vista la responsabilidad del psicólogo en el proceso de peri-
tación, ya que esta es un medio de prueba que puede implicar a un sujeto dentro de un caso positiva o
negativamente, según lo determine el juez. Igualmente, el ejercicio profesional y ético que se debe realizar
concierne al ejercicio de formación y aplicación de la psicología en diversos campos. En este caso, la res-
ponsabilidad aumenta y se hace más evidente, puesto que el informe entregado pasa a ser un documento
legal en relación a un caso específico y debe cumplir con todas las garantías del proceso para ser efectivo
(Gómez- Hermoso, Muñoz, Vázquez-Mezquita, Gómez y Mateos, 2012).

Conclusiones
La herramienta del peritaje psicológico, e incluso del peritaje en cualquier área, es sumamente útil en aque-
llos procesos judiciales en los que hay confusión o es absolutamente necesaria la prueba para poder hacer
alguna afirmación. El peritaje es entonces un medio que puede usar un abogado a petición de su cliente o
según su criterio, también el juez puede hacer uso de sus utilidades para ilustrarse y cumplir con su labor
para emitir una buena sentencia. Sin duda es un estupendo mecanismo que trae la legislación procesal
para tener mayor veracidad en la etapa fundamental de las pruebas, imprescindibles en el ejercicio de la
disciplina del Derecho.

La validez a nivel jurídico de un peritaje se da en relación a la práctica, es decir, la importancia de esta


como medio de prueba, teniendo en cuenta que el resultado de un dictamen pericial puede influir significati-
vamente en las consideraciones que hace el juez para el fallo. Desde el derecho, el interés por lo probatorio,
lo procesal y las herramientas disponibles en la legislación que se puedan traer a un proceso, facilitan la
profundización en el tema con respecto a la decisión que toma el juez.

144 JSR Funlam J. Students’Res. | N°. 2 | enero-diciembre | 2017


La incidencia del peritaje psicológico en la decisión judicial
The incidence of the psychological expert's report in the judicial decision

Conflicto de interés:
Las autoras declaran la inexistencia de un conflicto de interés con institución o asociación comercial de
cualquier índole.

Referencias

Código general del proceso. (2012), Bogotá, Colombia


Döhring, E. (2008) La prueba: práctica y apreciación: La investigación del estado de los hechos en el
proceso. Bogotá,Colombia : Leyer.
Gómez Hermoso, M., Muñoz Vicente,J., Vázquez Mezquita, B., Gómez Martín, R., y Mateos de la Calle, N.
(2012). Guía de buenas prácticas para la evaluación psicológica forense del riesgo de violencia contra
la mujer en las relaciones de pareja (VCMP). Madrid, España: Colegio oficial de psicólogos de Madrid.
Hernández, G. (2010). Los derechos humanos, una responsabilidad de la psicología jurídica. Revista Diver-
sitas. Perspectivas en psicología, 6(2), pp. 415-428
Hernández, G. (2011) Psicología Jurídica Iberoamericana. Bogotá, Colombia: El manual Moderno S.A.
Muñoz, J. (2013). La evaluación psicológica forense del daño psíquico: propuesta de un protocolo de actua-
ción pericial. Anuario de psicología jurídica, (23), pp. 61-69.
Sierra, J. y Jiménez, E. (coord..) (2006), Psicología Forense. Manual de Técnicas y aplicaciones. España:
Biblioteca Nueva.

JSR Funlam J. Students’Res. | N°. 2 | enero-diciembre | 2017 145