Sie sind auf Seite 1von 2

⎯ MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos y hermanas. Hoy, hace 40 días, hemos celebrado


llenos de gozo, LA FIESTA DEL NACIMIENTO DEL SEÑOR. Dios se encarna en
uno como nosotros. Celebramos por ello la fiesta de LA PRESENTACIÓN DE
JESÚS EN EL TEMPLO. Fue presentado no sólo para cumplir la ley, sino
sobre todo para encontrarse con el pueblo creyente. Allí Simeón y Ana,
impulsados por el Espíritu Santo, reconocieron en aquel niño pequeño al
Salvador, venido de parte de Dios para ser LUZ de todas las naciones. De
la misma manera, nosotros, congregados con alegría en una sola familia
por el Espíritu Santo, vamos a reafirmar así nuestra fe en Jesús, Luz de
nuestras vidas. Que la Eucaristía nos ayude a descubrirle como LUZ y que
seamos luz para los y las demás. Con alegría nosotros comenzamos esta
gran celebración, de pie y cantemos juntos.

⎯ LECTURA DEL LIBRO DEL PROFETA MALAQUÍAS (3, 1-4)


El profeta Malaquías comparte la misma misión y tarea de todos los
profetas: animar la fe y la esperanza del pueblo, ya que el Señor está
cercano y envía a sus mensajeros. Escuchemos esta reflexión.

⎯ SALMO 23 “EL SEÑOR REINA SOBRE TODA LA TIERRA”


El salmo 23, usado para las procesiones del Arca en el templo, sirve como
salmo responsorial como gran introducción al relato evangélico: “Portones,
alzad los dinteles, que se alcen las antiguas compuertas: ¡va a entrar el
Rey de la gloria!”

⎯ LECTURA DE LA CARTA A LOS HEBREOS (2, 14-18)


La palabra de Dios nos constituye en familia de Dios, puesto que Cristo ha
querido compartir nuestra carne y sangre. Escuchemos al Señor que
proclama la misericordia de Dios para el género humano.

⎯ † LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS (2, 22-40)


Según la tradición y Cumpliendo la ley José y María presentan al niño
Jesús en el Templo. Simeón y Ana alaban y bendicen a Dios por que
conocieron al salvador. De pie y cantemos el aleluya para escuchar el
santo Evangelio.
⎯ MONICIÓN PARA LA PRESENTACIÓN DE OFRENDAS
Como María presentó a Jesús al templo, nosotros llevemos las ofrendas de
pan y vino, junto con nuestras ilusiones y esperanzas.

Compartamos el fruto de nuestro trabajo y apoyemos al sostenimiento de


nuestros seminarios. Aportemos con desprendimiento en la colecta.

⎯ MONICIÓN PARA LA COMUNIÓN


Cristo, que hoy es presentado en el templo, en esta Santa Misa se nos
ofrece para ser nuestra luz y alimento que nos da vida eterna.
Acerquémonos a recibirlo.

Y para aquellos hermanos y hermanas que no puedan recibir a nuestro


Señor Jesucristo en el Santísimo Sacramento del Altar, recemos y
meditemos esta oración en el silencio de nuestro corazón:

Creo Señor mío, que estás real y verdaderamente en el Cielo y en el


Santísimo Sacramento del Altar, te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma, pero ya que no puedo hacerlo
ahora sacramentalmente, ven al menos espiritualmente a mi corazón. Y
como si ya te hubiese recibido, te abrazo y me uno todo a Ti. No permitas,
Señor que jamás me separe de ti. Amén.

⎯ MONICIÓN DE DESPEDIDA
Jesús, se nos ha ofrecido como la LUZ para el CAMINO. Los ancianos
Simeón y Ana lo han descubierto y ellos nos están, nuevamente, invitando
a ACOGERLE y poder ser así LUZ para los demás.