Sie sind auf Seite 1von 4

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN


MICRO MISIÓN SIMÓN RODRÍGUEZ
SISTEMA NACIONAL DE INVESTIGACIÓN FORMACIÓN DEL MAGISTERIO
VENEZOLANO
PROGRAMA NACIONAL DE FORMACIÓN AVANZADA EN EDUCACIÓN
MAESTRIA EN PEDAGOGÍA CULTURAL E INTERCULTURALIDAD

3. Unidad Curricular: La Interculturalidad como Praxis Pedagógica Cotidiana


en Venezuela: el aporte de los movimientos indígenas, afrodescendientes, el
feminismo, los biculturales-binacionales y las culturas populares de
resistencia.

3.1 . El aporte de los movimientos indígenas venezolanos a la educación


intercultural venezolana.

Realizado por:
Carmen Zulay Celis de Sánchez.
V- 12630958

San Cristóbal, Agosto de 2019


Los cambios políticos, económicos y sociales ocurridos en Venezuela desde la
época de la conquista hasta los tiempos actuales han asignado un período de
destrucción, humillación y marginalidad de las comunidades indígenas, algunos
porque los califican como atrasados, irracionales y salvajes, otros por
considerarlos primitivos e inocentes, incapaces de defenderse. La cultura
occidental ha tratado de protegerlos, unos para incorporarlos y otros para
mantenerlos.
Venezuela en 1999 atravesó por un proceso de redefinición del papel que los
poderes establecidos y la sociedad civil tienen en la toma de decisiones
económicas y políticas. Dentro de esta redefinición se ha dado un aparte a los
derechos de los pueblos indígenas, solicitado por las organizaciones indígenas, en
la Constitución de 1999 de la V República Bolivariana de Venezuela. Estos
derechos esgrimen el respeto a la cultura indígena, su cosmovisión, valores,
espiritualidad, a una educación propia y a un régimen educativo de carácter
intercultural y bilingüe.

Esta concepción difiere de la Educación Intercultural Bilingüe que actualmente


se imparte en el Estado Amazonas de la República Bolivariana de Venezuela, la
cual es un régimen educativo especialmente planificado para las comunidades
indígenas que poseen lengua materna autóctona, donde la educación es impartida
por docentes indígenas y sus lineamientos no dan cabida a personas que no sean
de su misma etnia, limitándose este enriquecimiento mutuo al sólo conocimiento
que puedan poseer estos educadores sobre la cultura occidental.

La Asamblea Nacional (2001) actualmente elabora El anteproyecto sobre la


"Ley de Educación de los Pueblos Indígenas y uso de sus idiomas"; el mismo
plantea que la Educación Intercultural Bilingüe tiene como finalidad la formación
del individuo en los conocimientos filosóficos, cosmológicos, culturales, valores,
idiomas, históricos, tradiciones, científicos y tecnológicos producidos por los
pueblos indígenas, complementada sistemáticamente con la enseñanza del
castellano y por aportes científicos, tecnológicos y humanísticos, procedentes del
acervo cultural de la nación venezolana y de la humanidad.
El sistema educativo venezolano, se enfrenta a nuevas necesidades y retos de
contribución al desarrollo económico y social, ya que para la consolidación de las
nuevas políticas económicas establecidas por las relaciones internacionales para
superar la crisis y reactivar la economía se requiere del fortalecimiento de la
capacidad de innovación científica y tecnológica en todos los sectores, a fin de
aprovechar las ventajas que ofrece la electrónica y la informática. Este cambio se
traduce en la necesidad de articulación entre las políticas educativas y científicas
tecnológicas, La política educativa del país se ha definido a partir de la imagen de
la sociedad que aspira construir; los requerimientos de esta sociedad en el ámbito
de la educación se han formulado con la adecuación a sus necesidades.

El Proyecto Educativo Nacional propone la defensa de la educación como un


derecho humano esencial, siendo obligación del Estado, garantizar su gratuidad
accesible a todos los venezolanos, en una perspectiva intercultural y de
valorización de la diversidad étnica y lingüística. Todo ello en concordancia con la
concepción del Estado docente, pero, mediante el contenido en función del
contexto histórico que le enriquece articulando la democracia, la participación y la
descentralización, esta última concebida como una manera de ampliar la
democracia, acercando el poder a la población, mejorando la eficacia y la
eficiencia en la gestión pública, lo cual se hace concreto en materia educativa en
el contexto especifico de la escuela comunitaria, concebido como un modelo de
gestión autónoma que ha sido denominado gobierno escolar.

En 1982 se inició el programa dispuesto en el Régimen de Educación


Intercultural Bilingüe aprobado en septiembre de 1979 (Decreto 283) que tenía
como objetivo preservar las lenguas de las etnias culturalmente distintas y superar
las dificultades planteadas por un régimen educativo que repetía contenidos y
programas orientados a la población criolla (Mosonyi y Rengifo, 1989), donde se
pretende contribuir a la definición del concepto y la praxis de la educación
indígena, teniendo como un punto de partida su propia e intransferible realidad,
considerando su grado de desarrollo cultural, el uso y el enriquecimiento de su
lengua nativa, pero también su experiencia de educación informal y su nivel
tecnológico, entre otros aspectos.

En diversas oportunidades se hicieron evaluaciones que desnudaron los


problemas en su aplicación debido al número insuficiente de maestros indígenas
sustituidos por docentes criollos generalmente desconocedores de la lengua y la
cultura del grupo, a la escasez de recursos en general y de textos especiales
bilingües y a la carencia de un equipo interdisciplinario especializado para
planificar y dar seguimiento a los planes (Mosonyi, 2004).