Sie sind auf Seite 1von 6
Petrogénesis PETROGÉNESIS DE LOS BASALTOS TOLEÍTICOS DE LA FORMACIÓN EL CALLAO. CINTURÓN DE ROCAS VERDES

Petrogénesis

PETROGÉNESIS DE LOS BASALTOS TOLEÍTICOS DE LA FORMACIÓN EL CALLAO. CINTURÓN DE ROCAS VERDES DE GUASIPATI-EL CALLAO, CRATÓN DE GUAYANA, VENEZUELA

THOLEITIC BASALT PETROGENESIS OF THE EL CALLAO FORMATION IN THE GUASIPATI-EL CALLAO GREENSTONE BELT, GUAYANA CRATON, VENEZUELA

Germán Velásquez , Tommaso Tosiani , Ramón Sifontes G.

1

2

3

Recibido: 17-6-09; Aprobado: 20-7-09.

RESUMEN La Formación El Callao se encuentra dentro del Cinturón de Rocas Verdes (CRV) de Guasipati-El Callao del Escudo de Guayana, estado Bolívar. Este estudio fue realizado en el área de Guasipati-El Callao, en el estado Bolívar, específicamente en el Bloque B de exploración, perteneciente a la empresa Minera Hecla Venezolana, C. A. Por medio de la caracterización química realizada a la formación, se logró determinar un ambiente de formación correspondiente con una meseta oceánica, donde los basaltos fueron originados a partir de una pluma mantelar. El componente enriquecido en elementos incompatibles dentro de la fuente mantelar provino específicamente de la periferia de la cabeza de la pluma mantelar. Conclusiones evidenciadas principalmente por el comportamiento mostrado por el Nb-Ta, encontrándose un patrón casi plano en un diagrama de variación de elementos trazas, normalizados con el manto primitivo. Palabras clave: Basaltos toleíticos, cinturón de rocas verdes, Formación El Callao, Nb-Ta.

ABSTRACT The El Callao Formation is located within the Guasipati-El Callao Greenstone Belt in the Guayana Craton, Venezuela. This study was conducted in the Guasipati - El Callao area, in Bolívar state, specifically in Block B exploration, which belongs to Hecla Venezolana, C.A. mining company. Through chemical characterization conducted to the formation, the environment was established as an oceanic plateau ware the basalts originated from a mantle plume. The enriched component in incompatible elements in the mantle source came specifically from the peripheral area of the mantle plume head. Conclusions evidenced primarily by the behavior shown by Nb-Ta, with a near flat pattern in trace elements variation diagram, normalized with the primitive mantle.

Key words: El Callao Formation, greenstone belt, Nb-Ta, tholeitic baslt.

INTRODUCCIÓN La Formación El Callao fue nombrada originalmente por Korol (1965), quien designó con este nombre, a flujos de lavas espilíticas con sus almohadillas características. Kalliokoski (1965), mediante la revisión de análisis químicos de las lavas de El Callao, publicados por Duparc (1922, en Kalliokoski, 1965), concluye que dichas lavas son de composición intermedia entre andesítica y basáltica. Menéndez (1968) redefine la unidad como constituida casi en su totalidad de metalavas de composición basáltica, la cual integra con la Formación Cicapra al Grupo Carichapo, en la región de Guasipati. Menéndez (1994) reconoce, en la misma región, la presencia persistente y característica de metabasaltos almohadillados toleítico-magnesianos a normales, con afinidad komatítica en la parte inferior de la Formación El Callao, los cuales son incorporados a una nueva formación que denomina Florinda. De esta manera, se restringe el nombre de Formación El Callao para identificar sólo la parte superior de la Formación El Callao redefinida por Menéndez (1968), constituida por lavas basálticas almohadilladas de una composición correspondiente a toleitas normales a ferruginosas. Las rocas de la Formación El Callao presentan un grado de metamorfismo bajo, correspondiente a la facies de los esquistos verdes, pasando a la facies de la anfibolita a medida que se acercan al contacto con las rocas graníticas del Complejo de Supamo (Menéndez, 1972,1994; Baxter, 1994; Mendoza, 2000).

GEOMINAS, Vol. 37, N° 49, agosto 2009

Esto concuerda con el metamorfismo presentando por las rocas básicas de la parte basal de otros CRV a nivel mundial (Ohta et al., 1996; Béziat et al., 2000; Polat y Kerrich, 2000; Sproule et al., 2002; Hollings y Kerrich, 2004; Manya, 2004; Wang et al., 2004;Abu-Hamatteh, 2005 y otros). Desde los trabajos pioneros en la Formación El Callao (Korol, 1965) se señala un ambiente de arcos de islas volcánicas para explicar los gruesos espesores de lavas a partir de focos de vulcanismo activo, lo cual es evidenciado por la presencia de lavas almohadilladas que indican un vulcanismo submarino (Kalliokoski, 1965; Menéndez, 1972; Mendoza, 2000). Lo que se persigue con el presente trabajo es proponer, sobre la base de consideraciones geoquímicas, un ambiente de formación asociado, para establecer un modelo petrogenético que realmente se aproxime a los procesos que ocurrieron en el interior de la Tierra. De esta manera, se espera sentar bases sólidas a futuras investigaciones que se puedan realizar en la región y contribuir con el desarrollo científico de esta parte tan importante del país.

UBICACIÓN DEL ÁREA DE ESTUDIO. El estudio fue realizado dentro del “Bloque B” de exploración,

1 IngºGeoº, MSc. Instituto de Ciencias de la Tierra. Universidad Central de

Venezuela (CIENS-UCV). e-mail: german.velasquez@ciens.ucv.ve

2 LcdºQuimº, MSc, Dr. CIENS-UCV. e-mail: tosiani@gmail.com

3 Geoº, MSc, Dr. CIENS-UCV. e-mail: ramon.sifontes@ciens.ucv.ve

87

G. Velásquez, T. Tosiani, R. Sifontes

perteneciente a la empresa Minera Hecla Venezolana, C. A. (Figura 1). Se seleccionó esa localidad para el presente estudio por varias razones, entre las cuales se tiene, primero, que el “Bloque B” se encuentra ubicado en la región de El Callao; segundo, que gracias al plan de exploración que lleva la empresa Hecla en el área, se cuenta con núcleos de perforaciones que penetran las lavas de la Formación, los cuales alcanzan más de 400 m de profundidad, contados a partir de la superficie. Esto proporciona una sección de roca no meteorizada, de un gran valor para realizar los análisis químicos y para su posterior interpretación.

los análisis químicos y para su posterior interpretación. Figura 1. Ubicación del “Bloque B” de exploración

Figura 1. Ubicación del “Bloque B” de exploración perteneciente a la empresa Minera Hecla Venezolana, C. A., indicando las coordenadas U.T.M. Fuente: Minera Hecla

Venezolana, C. A.

METODOLOGÍAANALÍTICA

Fueron analizadas un total de veinte

muestras: desde la B8151 hasta la

más las muestras B8170, B8171 y Nivel-6. En esos análisis fueron determinados los

elementos mayoritarios y las tierras raras (REE), procedimiento que se llevó a cabo

comercial en el exterior

(ALS Chemex, Canadá). Los elementos mayoritarios

fueron

determinados en roca total, mediante la técnica de espectrometría de fluorescencia de rayos X (XRF). Dichos elementos son indicados en % en peso del óxido correspondiente, con un límite de detección de 0,01% para los óxidos SiO ,

en un laboratorio

Cr, Ni (0,5 ppm), V, Mn (1 ppm) y otros modernos, donde se generan rocas

elementos como Pb (0,5 ppm), Ba (0,1 volcánicas basálticas y el comportamiento

en los ambientes propuestos para las series de rocas toleíticas en los CRV

mostrados en las tablas I y II. precámbricos a nivel mundial. La caracterización de ambientes tectónicos

DETERMINACIÓN DEL AMBIENTE DE para rocas volcánicas de CRV

FORMACIÓN ASOCIADO

Desde los trabajos pioneros realizados en

modernos, ha sido ampliamente discutida en la literatura, encontrándose suficientes evidencias que sustentan la similitud entre

los procesos que operan en márgenes

intra-oceánico para las lavas, el cual ha convergentes recientes y los procesos

se ha señalado un ambiente de formación

proterozoicos, por medio de la comparación con ambientes tectónicos

la Formación El Callao hasta los más

recientes (Korol, 1965; Kalliokoski, 1965; Menéndez, 1968, 1972; Mendoza, 2000)

ppm), Sr (0,2 ppm). Todos los elementos, con sus respectivas concentraciones, son

B8167,

s i d o c o r r o b o r a d o m e d i a n t e l a

que operaron en el precámbrico (Polat y

Pearce y Peate (1995) señalaron que los arcos de islas modernos son caracterizados sistemáticamente por presentar un empobrecimiento relativo de

Nb, como es el caso del sistema arco-

caracterización química de la formación, Kerrich, 2000; Manikyamba et al., 2004;

realizada en el presente trabajo. Hollings y Kerrich, 2006).

El ambiente de formación asociado para

las secuencias de rocas volcánicas

toleíticas pertenecientes a los CRV a nivel mundial, ha sido ampliamente debatido en

estudios referentes a la formación de la

los

emisión corteza en el Arqueozoico. Muchos CRV, cuenca del South Sandwich (Leat et al.,

2

Al O , Fe O , CaO, MgO, NaO, K O, MnO y TiO .

fueron

Los elementos de tierras raras

determinados empleando una digestión

casi total con HF, HClO , HNO mediante espectrometría de

atómica acoplada inductivamente a masa

(ICP-MS). Las REE son indicadas en

partes por millón (ppm) y se cuenta

siguientes límites de detección: 0,5

con los

2

2

3

2

3

2

3

y HCl,

4

de un gran número de cratones, se

caracterizan por tener dos

2004). De igual manera, muchas series de

series rocas toleíticas precámbricas de CRV a

nivel mundial, que presentan

ppm características químicas komatíticas a empobrecimiento relativo de Nb, están

asociadas con un ambiente de formación

de arcos de islas (Polat y Kerrich, 2002; Hollings y Kerrich, 2004; Manikyamba et al., 2004). Basaltos de arcos recientes

la ambiente geodinámico inicial distinto en generalmente presentan concentraciones

de Nb<2 ppm, encontrándose valores de Nb<1 ppm para los basaltos de la cuenca Central Lau y en la fosa de las Marianas y

ambas (Abbott, 1996; Polat y Kerrich, valores <2 ppm para basaltos del arco 2000; Wang et al., 2004). Lau-Tonga (Hollings y Kerrich, 2004).

Condie (1997, en Condie, 1999) utilizó la

Para evaluar el ambiente de formación de

los basaltos de la Formación El Callao se concentración de Nb en los basaltos

oceánicos para discriminar entre varios ambientes tectónicos, argumentando que los basaltos de cordillera centro-oceánica (MORB), típicamente presentan

comportamiento

volcánicas,

una basáltica con

para La, Ce y Nd y 0,1 ppm para Pr, Sm, Eu, Gd, Tb, Dy, Ho, Er, Tm, Yb y Lu.

Adicionalmente, se analizaron ocho (8) muestras (B8152, B8155, B8158, B8159,

toleíticas y otra basáltica bimodal, toleítica

a calco-alcalina (Manikyamba et al.,

2004). Se considera que dichas series tengan diferentes orígenes reflejando un

B8160, B8161, B8163 y B8171) para

determinación de elementos trazas,

además de los REE, procedimiento

realizado en un laboratorio comercial en

exterior (Activation Laboratories

Actlabs, Canadá). Los elementos determinados y los límites de detección utilizados son los siguientes: 0,1 ppm para

Ltd,

Th, Nb, Hf, e Y, y 1 ppm para Zr que son los

metales

donde se pueden incluir plumas provenientes del manto, zonas de

el subducción y posibles combinaciones de

ha hecho uso de consideraciones

de de geoquímicas, tomando como referencia el

elementos

transición Co (0,1 ppm), Cu, Zn (0,2 ppm), químicos en los ambientes tectónicos

esfuerzo (HFSE); los

denominados elementos de alto campo

de

los

88

GEOMINAS, Vol. 37, N° 49, agosto 2009

Petrogénesis de los basaltos toleíticos de la Formación El Callao

Tabla I. Concentraciones determinadas para los elementos mayoritarios (reportados en % en peso del óxido correspondiente) y los elementos de tierras raras (reportados en ppm) en las muestras B8151 hasta B8167 y B8170, B8171 y Nivel-6.

en las muestras B8151 hasta B8167 y B8170, B8171 y Nivel-6. concentraciones bajas de Nb (<3
en las muestras B8151 hasta B8167 y B8170, B8171 y Nivel-6. concentraciones bajas de Nb (<3

concentraciones bajas de Nb (<3 ppm) en comparación con los basaltos de mesetas oceánicas (OPB) (>5 ppm). La relación La/Nb en rocas volcánicas relacionadas con subducción es generalmente >1,5, con un promedio cercano a 3, en contraste con la baja relación La/Nb mostrada por las rocas derivadas a partir de plumas provenientes del manto que presentan valores cercanos a 1.

G. Velásquez, T. Tosiani, R. Sifontes

Tabla II. Concentraciones determinadas para los elementos trazas, indicadas en ppm.

determinadas para los elementos trazas, indicadas en ppm. Condie (1999) propone una relación La/Nb = 1,4

Condie (1999) propone una relación La/Nb = 1,4 para definir el límite entre basaltos

derivados de arcos (>1,4) y los OPB- valores entre 0,9 y 1,2, características aplicable para distinguir a basaltos

presentadas principalmente por los OPB oceánicos relacionados con arcos de los del Fanerozoico. no relacionados, especialmente para

trazas, normalizado con valores del manto Según señalan Tomlinson y Condie basaltos pertenecientes a CRV del primitivo, los basaltos de la Formación El (2001), la más clara distinción entre los Arqueozoico. Callao (Figura 2) presentan un patrón casi basaltos oceánicos relacionados con En la figura 3 se muestra la relación La/Yb plano para la mayoría de los elementos, arcos de los no relacionados con arcos es contra Th/Ta para los basaltos de la con excepción del Zr, lo cual es un empobrecimiento relativo en los Formación El Callao, de donde se observa

característico tanto de los Fanerozoico (Wilson, 1989)

muchas rocas volcánicas de CRV del Según Condie (1994, en Tomlinson y de plumas mantelares en mesetas Arqueozoico, originadas a partir de una Condie, 2001) esta característica puede oceánicas recientes. Una de las muestras pluma proveniente del manto (Tomlinson y ser usada para determinar ambientes presenta valores de la relación Th/Ta Condie, 2001; Best, 2003). Además los tectónicos en basaltos oceánicos de CRV levemente mayor a los basaltos basaltos de la Formación El Callao del Arqueozoico. Además Condie (1994, generados a partir de plumas mantelares

en ambientes recientes, lo cual refleja generalmente los pequeños valores de empobrecimiento relativo mostrado por el Nb en un diagrama de variación de elementos trazas. Un comportamiento similar se observa en los gráficos de la relación La/Yb contra Th/Ta (no mostrados) realizados para las series komatítico-toleíticas de los CRV de la Subprovincia de Abitibi, especialmente los que presentan una afinidad oceánica (Tomlinson y Condie, 2001). De esta manera se puede establecer que los basaltos de la Formación El Callao pueden corresponderse con la asociación máfica pura arqueozoica, propuesta por Condie (2001), siendo el producto de magmatismo generado a partir de una pluma mantelar, formando parte de una

OPB del e l e m e n t o s N b y Ta , m o s t r a d o que la mayoría de las muestras caen en el como de característicamente por los primeros. campo de los basaltos generados a partir

MORB (<1,4). En un diagrama de variación de elementos

presentan valores de Nb>2ppm (entre 3,4 en Condie, 2001) mostró que un gráfico de y 5,4 ppm) y una relación La/Nb<1,4 con la relación La/Yb contra Th/Ta puede ser

La/Nb<1,4 con la relación La/Yb contra Th/Ta puede ser Figura 2. Diagrama de variación de elementos

Figura 2. Diagrama de variación de elementos trazas para los basaltos de la Formación El Callao (B8152, B8155, B8158, B8159 y B8163), normalizado con valores del manto primitivo tomados de Hofmann (1988), mostrando el patrón casi plano desplegado por los basaltos.

Petrogénesis de los basaltos toleíticos de la Formación El Callao

de los basaltos toleíticos de la Formación El Callao Figura 3. Relación La/Yb contra Th/Ta para

Figura 3. Relación La/Yb contra Th/Ta para los basaltos de la Formación El Callao. (OPB) Basaltos de meseta oceánica, (OIB) Basaltos de islas oceánicas, (N-MORB) Basaltos normales de cordillera centro oceánicas, (SZB) Basaltos de zona de subducción, (AUC) Composición promedio de la corteza superior en el Arqueozoico. Campos tomados de Tomlinson y Condie (2001).

el Arqueozoico. Campos tomados de Tomlinson y Condie (2001). meseta oceánica. CARACTERÍSTICAS DE LA FUENTE Dada

meseta oceánica.

CARACTERÍSTICAS DE LA FUENTE

Dada la concentración de Nb>2 ppm y la relación La/Nb<1,4 (característicos de los OPB) presentados por los basaltos estudiados se puede establecer que la fuente, a partir de la cual se originaron los basaltos de la Formación El Callao, debió corresponder a una pluma mantelar, similar a lo señalado por Ewart et al. (1998, en Hollings y Kerrich, 2004), quienes indican que el enriquecimiento de la fuente mantelar al norte del arco de Tonga y en la cuenca de Lau, es debido a un componente OPB, proveniente de la pluma mantelar de Samoa, en

el sistema arco-cuenca detrás de arco de Tonga-Kermadec-Lau.

Para confirmar si existe realmente la presencia de una pluma mantelar dentro de la fuente a partir de la cual se originaron los basaltos de la Formación El Callao, se puede aplicar la metodología propuesta por Condie (2005), quien trabajando con relaciones entre elementos de alto campo de esfuerzo (HFSE), ha usado los gráficos Nb/Th contra Zr/Nb y Zr/Y contra Nb/Y, para definir el ambiente tectónico y distinguir fuentes mantelares influidas por plumas de las no influidas.

En la figura 4 se muestran las relaciones de Nb/Th contra Zr/Nb y en la figura 5 Zr/Y contra Nb/Y, para los basaltos de la Formación El Callao. La relación Nb/Th contra Zr/Nb (Figura 4) es utilizada para discriminar el ambiente tectónico, de donde se observa que las muestras estudiadas caen en una zona de mezcla, entre basaltos de arcos y OPB, mostrando una mayor afinidad con los OPB. Por otra parte, la relación Zr/Y contra Nb/Y es utilizada para discriminar entre fuentes con presencia de plumas mantelares y fuentes sin la presencia de plumas, en donde las muestras que se encuentran por encima de la línea ? Nb se corresponden con una fuente asociada a plumas y las que caen por debajo de la línea no se encuentran asociadas a plumas mantelares (Condie, 2005). De la figura 5 se puede observar como las muestras estudiadas caen dentro del área asignada a muestras con una fuente influida por una pluma mantelar, corroborando los resultados obtenidos anteriormente. De acuerdo con lo señalado por Condie (2005), las características presentadas por las muestras estudiadas se corresponden con basaltos toleíticos originados a partir de una pluma mantelar, pero específicamente de la cabeza de la pluma mantelar. Estando en acuerdo con las conclusiones dadas por Sproule et al. (2002), quienes señalan que dependiendo de la estructura termal de la pluma, pueden ser derivados magmas parentales con diferentes concentraciones de magnesio, a partir de distintas partes de la pluma. Donde las komatitas ricas en magnesio (32-36%) pueden ser derivadas

a partir de la raíz de la pluma o de la parte más interna de la cabeza de la

pluma, komatitas bajas en magnesio (18-26%) pueden ser derivadas de la parte central de la cabeza de la pluma, basaltos komatíticos con un contenido de magnesio entre 12 y 18% pueden ser derivados de las partes intermedias de la cabeza de la pluma y los muy abundantes basaltos toleíticos con una concentración de magnesio entre 6 y 12%, los cuales dominan los CRV del Precámbrico, pueden haber sido derivados de las partes más periféricas de la cabeza de la pluma, siendo éste el caso de los basaltos de la Formación El Callao.

Figura 4. Diagrama de Nb/Th contra Zr/Nb mostrando los componentes del manto y los campos para varios ambientes tectónicos correspondientes a basaltos toleíticos. Se reconocen cuatro extremos para la fuente mantelar oceánica: (DEP) componente de pluma profunda empobrecida, (EN) componente enriquecido, (REC) un componente reciclado y (DM) un componente del manto superior empobrecido similar a la fuente de los N-MORB. Campos tomados de Condie (2005).

CONCLUSIONES Desde los trabajos pioneros realizados sobre la Formación El Callao ha sido asociado un ambiente de formación intra-oceánico para los basaltos. A partir de las observaciones geológicas, dicho ambiente ha sido corroborado por medio de la caracterización química realizada en este trabajo. Los basaltos de la Formación El Callao pudieron haber sido originados en un ambiente relacionado con una meseta oceánica, generados a partir de una pluma mantelar, específicamente de la periferia de la cabeza de la pluma.

AGRADECIMIENTOS A la empresa minera Hecla Venezolana, C. A. y a la empresa CVG-MINERVEN por proporcionar las muestras de rocas para la realización del estudio. Al Dr. Alfredo Menéndez por la lectura de este manuscrito. Al Consejo de Desarrollo Científico y Humanístico de la Universidad Central de Venezuela (CDCH-UCV), PI 03-00-6639-2007.

G. Velásquez, T. Tosiani, R. Sifontes

REFERENCIAS CITADAS Abbott, D.H. (1996). Plumes and hotspots as sources of greenstone belt. Lithos, 37, 113 127. Abu-Hamatteh, Z.S.H. (2005). Geochemistry and petrogenesis of mafic magmatic rocks of the Jharol Belt, India: geodynamic implication. Journal of Asian Earth Sciences, 25, 557 581. Baxter, P. (1994). Geology and gold mineralization of the El Callao District, Bolivar State, Venezuela. Memorias del III Simposio Internacional del Oro en Venezuela, 123 139. Best, M.C. (2003). Igneous and Metamorphic Petrology. Blackwell Pub. Brighan Young University. Oxford, 729 p. Béziat, D., Bourges, F., Debat, P., Lompo, M., Martin, F., Tollon, F. (2000). A Paleoproterozoic ultramafic-mafic

assemblage and associated volcanic rocks of the Boromo greenstone belt: fractionates originating from island-arc volcanic activity in the WestAfrican craton. Precambrian Research, 101, 25 47. Condie, K.C. (2001). Mantle Plumes and their record in the Earth History. Cambridge University Press, 303 p. Condie, K.C. (2005). High field strength element ratios in Archean basalts: a window to evolving sources of mantle plumes? Lithos, 79, 491 504.

Figura 5. Diagrama de Zr/Y contra Nb/Y para los basaltos de la Formación El Callao. Campos tomados de Condie (2005).

de la Formación El Callao. Campos tomados de Condie (2005). Hofmann, A. (1988). Chemical differentiation of

Hofmann, A. (1988). Chemical differentiation of the Earth: the relationship between mantle, continental crust, and oceanic crust. Earth and Planetary Science Letters, 90, 297 314. Hollings, P. y Kerrich, R. (2004). Geochemical systematics of tholeiites from 2.86 Ga Pickle Crow Assemblage, northwestern Ontario:

arc basalts with positive and negative Nb-Hf anomalies. Precambrian Research, 134, 1

20.

Hollings, P. y Kerrich, R. (2006). Light rare earth element depleted to enriched basaltic flows from 2.8 to 2.7 Ga greenstone belts of the Uchi Subprovince, Ontario, Canada. Chemical Geology, 227, 133 153. Kalliokoski, J. (1965). Geología de la parte norte-central del Escudo de Guayana, Venezuela. Boletín de Geología, Volumen VII, Número 13, 29 104. Korol, B. (1965). Estratigrafía de la Serie Pastora en la región Guasipati-El Dorado. Boletín de Geología, Volumen VII, Número 13, 3

18.

Leat, P.T., Pearce, J.A., Barker, P.F., Millar, I.L., Barry, T.L., Larter, R.D. (2004). Magma genesis and mantle flow at a subducting slab

edge: the South Sandwich arc-basin system. Earth and Planetary Science Letters, 227, 17 35. Manikyamba, C., Kerrich, R., Naqvi, S.M., Ram Mohan, M. (2004). Geochemical systematics of tholeiitic basalt from the 2.7 Ga Ramagiri-Hungund composite greenstone belt, Dharwar craton. Precambrian Research, 134, 21 39. Manya, S. (2004). Geochemistry and petrogenesis of volcanic rocks of the Neoarchaean Sukumaland Greenstone Belt, northwestern Tanzania. Journal ofAfrican Earth Sciences, 40, 269 279. Mendoza, V. (2000). Evolución Geotectónica y Recursos Minerales del Escudo de Guayana en Venezuela (y su Relación con el Escudo Sudamericano). Caracas. Minera Hecla Venezolana, C.A. Menéndez, A. (1968). Revisión de la estratigrafía de la Provincia de Pastora según el estudio de la región de Guasipati, Guayana Venezolana. , Boletín de Geología, Publicación Nº 19, 309 338. Menéndez, A. (1972). Geología de la región de Guasipati, Guayana Venezolana. Memorias del IV Congreso Geológico Venezolano, Boletín de Geología, Publicación Especial Nº 5, 2001 2046. Menéndez, A. (1994). Cinturones de Rocas Verdes del Escudo de Guayana en Venezuela, Revisión Estratigráfica. Memorias del III Simposio Internacional del Oro en Venezuela, 123 139. Ohta, H., Maruyama, S., Takahashi, E., Watanabe, Y., Kato, Y. (1996). Field occurrence, geochemistry and petrogenesis of the Archean Mid-Oceanic Ridge Basalts (AMORBs) of the Cleaverville area, Pilbara Craton; WesternAustralia. Lithos, 37, 199 221. Polat, A. y Kerrich, R. (2000). Archean greenstone belt magmatism and the continental growth-mantle evolution connection:

constraints from Th-U-Nb-LREE systematics of the 2.7 Ga Wawa subprovince, Canada. Earth and Planetary Science Letters, 175, 41 54. Polat, A. y Kerrich, R. (2002). Nd-isotope systematics of ~2.7 Ga adakites, magnesian andesites, and arc basalts, Superior Province:

evidence for shallow crustal recycling atArchean subduction zones. Earth and Planetary Science Letters, 202, 345 360. Pearce, J.A. y Peate, D.W. (1995). Tectonic implications of the composition of volcanic arc magmas. Earth and Planetary Science Letters, 23, 251 285.

Sproule, R.A., Lesher, C.M., Ayer, J.A., Thurston, P.C., Herzberg, C.T. (2002). Spatial and temporal variations in the geochemistry of komatiites and komatiitic basalts in theAbitibi greenstone belt. Precambrian Research, 115, 153 -186. Tomlinson, K.Y. y Condie, K.C. (2001). Archean mantle plumes: Evidence from greenstone belt geochemistry. Geological Society of

America, Special Paper, 352, 341

355.

Wang, Z., Wilde, S.A., Wang, K., Yu, L. (2004). A MORB-arc basalt-adakite association in the 2.5 Ga Wutai greenstone belt: late Archean magmatism and crustal growth in the North China Craton. Precambrian Research, 131, 323 343. Wilson, M. (1989). Igneous Petrogenesis. Harper CollinsAcademic. London, UK, 459 p.