Sie sind auf Seite 1von 3

UNIVERSIDAD VERACRUZANA

CAMPUS COATZACOALCOS

Facultad de ingeniería

Trabajo: Ensayo sobre aplicación de indicadores de


rentabilidad

E.E. Tópico de Evaluación de Proyectos


Docente: Ing. Leonardo Martínez López

Integrantes:
Cruz Gallegos Jennifer
Munguía Aguilar Leidy Laura
Ortiz Martinez Caroline Sabrina
En México, para solicitar recursos federales para Programas y Proyectos de
Inversión (PPI) por parte de las Dependencias y Entidades de la Administración
Pública Federal (DEAPF), es necesario presentar ante la Unidad de Inversiones
de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (UISHCP), un documento de
evaluación socioeconómica que cumpla con los “Lineamientos para la elaboración
y presentación de los análisis costo y beneficio de los programas y proyectos de
inversión”.
Con el objetivo de contribuir a mejorar el uso de los recursos utilizados para que
se lleven a cabo dichos programas capacitando en preparación y evaluación
socioeconómica de proyectos, en todos los niveles de gobierno, se creó el Centro
de Estudios para la Preparación y Evaluación Socioeconómica de Proyectos
(CEPEP). Para facilitar el proceso de evaluación económica el CEPEP se ha
dedicado a la tarea de difundir técnicas para preparar, elaborar, ejecutar, evaluar
yd dar seguimiento a los proyectos que se desea llevar a cabo. Es importante
señalar que aunque ofrece metodologías para realizar estos procesos, también se
debe tomar en cuenta la Guía General para la Presentación de Estudios de
Evaluación Socioeconómica de Programas y Proyectos de Inversión.

Cuando se desarrollan proyectos sociales y/o privados, siempre se tiene la


incógnita, ¿Cuál será el beneficio que ofrece a la población?, y la solución que se
plantea es limitada al número de personas que se cubre, mostrando resultados
como la población obtiene estos beneficios descritos de una manera cualitativa,
hablan de mejora en el bienestar, pero no es claro cuáles son los criterios para
poder evaluar y tampoco cuál es la mejor alternativa a desarrollar. Pero, aun así,
queda la pregunta al aire, ¿el beneficio real se puede cuantificar? la respuesta es
sí, existen varias metodologías para evaluar socioeconómicamente todo tipo de
proyecto de inversión pública y/o privada.

Dependiendo de la naturaleza del proyecto planteado, ya sea público o privado se


aplicarán las evaluaciones correspondientes para determinar los beneficios y
costos a tomar en cuenta para el cálculo de su rentabilidad, ya que para cada caso
será diferente.
Algunos de los indicadores de rentabilidad son el Valor Presente Neto (VPN), la
Tasa Interna de Retorno (TIR), la Tasa de Rentabilidad Inmediata (TRI), el Costo
Anual Equivalente (CAE), Periodo de Recuperación (PR) y Relación Beneficio-
Costo (B/C), este último aunque no es un indicador requerido en la normativa
vigente, puede ayudar a determinar la rentabilidad de un proyecto.

Los indicadores de rentabilidad para una evaluación de un proyecto privado, que


es nuestro caso, consideramos que hay que hacer un análisis costo-beneficio del
proyecto a evaluar, el cual consiste en comparar los costos de inversión con los
costos de inversión y operación con los beneficios que puede generar, con el
objetivo de llegar a la conclusión si es viable o no la realización del mismo. Para
poder llegar a comparar los costos con los beneficios, es necesario identificarlos,
medirlos y valorarlos.

La identificación de costos y beneficios, consiste en determinar, en forma


cualitativa, las consecuencias positivas y negativas a la población a la cual está
dirigida (en este caso los estudiantes de ITESCO y al público en general), algunos
de los impactos que consideramos positivos son: ahorro de transporte y tiempo
para los locatarios y estudiantes de alrededores, del lado de los costos: equipo
especializado y calidad de los materiales.
La medición de costos y beneficios, consiste en la cuantificación en unidades
físicas, en nuestro caso del centro de copiado e impresión: cuantos equipos de
copiado o cuantas impresoras se tendrán, cuantos paquetes de cada material se
tendrá que comprar.
La valor costos y beneficios, consiste en algo que comúnmente se puede
identificar, pero difícilmente puede ser medido, por ejemplo: Se puede estimar la
cantidad de alumnos que serán beneficiados con el proyecto porque tendrán un
lugar cerca donde sacar sus copias o imprimir sus tareas a mayor alcance.
Otro indicador que pensamos aplicable a nuestro proyecto es el valor presente
neto, como ya se ha mencionado antes, lo consideramos como evaluación privada
que, de acuerdo a la información proporcionada tomaremos en cuenta la tasa de
mercado que es el costo porcentual promedio que tiene la captación de recursos
durante un año, más los puntos porcentuales que representan los costos de
operación. Además se considera la Tasa interna de Retorno que va de la mano
con el Valor Presente, evalúa cuanto nos va rendir nuestro proyecto, es decir, que
es la tasa que iguala la suma de los flujos descontados a la inversión inicial. Está
definida como la tasa de interés que reduce a cero el valor presente, el valor futuro
o el valor anual equivalente de una serie de ingresos y egresos, que es el caso de
nuestro proyecto.
También es importante determinar el Periodo de Recuperación el cual permite
identificar el momento en el que estaremos en condiciones de recuperar la
inversión que se realice al inicio del proyecto, esperando que esta sea en un corto
plazo, para ello se debe tomar en cuenta los flujos inmediatos y presentes del
proyecto.
Se puede concluir que realizar estos análisis son de suma importancia a tomar en
cuenta en la preparación de cualquier proyecto para evitar vanas inversiones.