Sie sind auf Seite 1von 5

9 signos de un matrimonio saludable y feliz

– Un matrimonio exitoso

Para tener un matrimonio saludable se necesita


trabajarlo y ponerle mucho corazón, pero sí es
realmente posible tener un matrimonio exitoso. Del
mismo modo que una buena nutrición y el ejercicio
regular nos puede ayudar a tener un cuerpo sano, hay
cosas que usted puede hacer para tener un
matrimonio saludable y feliz, lleno de felicidad,
armonía y con mucha paz e su hogar.
Muchas veces, los matrimonios siguen la misma
trayectoria. Al principio, cuando apenas están
comenzado, las parejas se concentran intensamente en
el otro, creando un importante vínculo
para un matrimonio saludable
Pero a medida que la relación sigue adelante, «muchas
cosas» comienza a acumularse y la pareja comienza a
distraerse de los mismos elementos esenciales y
necesarios que una vez tuvieron para tener un
matrimonio exitoso.

9 signos de un matrimonio saludable y


feliz
Aquí te presentamos los 9 signos de un matrimonio
saludable que vale la pena que usted sepa y practique
en su matrimonio cada día de su vida.

1. Compromiso incondicional
En su esencia, el amor es una decisión que se ha
comprometido con la otra persona. Es mucho más que
una emoción fugaz como retratada en la televisión, la
pantalla grande, y las novelas románticas.
Los sentimientos van y vienen, pero una verdadera
decisión de compromiso dura para siempre – y eso es lo
que define el verdadero amor.
El compromiso incondicional es una decisión que
debe mantenerse firme a través de los altibajos de la
vida, de los bueno y lo malo.
Cuando las cosas van bien, el compromiso es fácil. Pero
el verdadero compromiso se demuestra manteniendo
su adhesión incluso a través de las duras pruebas de la
vida

2. Comunicación constante
Las parejas de los matrimonios exitosos y
saludables se comunican tanto como sea posible.
Desde discutir los horarios de los niños,  hacer las listas
de compras y facturas de servicios públicos.
Pero no se detienen allí. También se comunican
esperanzas, sueños, temores y ansiedades. No se
limitan a discutir los cambios que están teniendo lugar
no solo en la vida del niño, sino también hablan sobre
los cambios que están teniendo lugar en sus propios
corazones y almas.

Esta clave esencial no puede ser pasado por alto


porque la comunicación directa se convierte en la base
para tantas otras cosas en esta lista: compromiso,
paciencia y confianza … sólo para nombrar unos pocos.

3. Transparencia, honestidad
La honestidad y la transparencia se convierten en la
base de todo lo sana en un matrimonio, pues estas
dos generan CONFIANZA.
Pero a diferencia de la mayoría de los otros elementos
esenciales, la confianza toma tiempo. Puede llegar a
ser generoso, comprometido, o paciente en un
momento, pero la confianza siempre lleva su tiempo.
La confianza sólo se construye después de semanas,
meses y años de ser quien dice ser y hacer lo que usted
dice que va a hacer, es decir, SER HONESTO.

Se necesita tiempo, así que empieza ahora…


4. Respeto mutuo
Todos tenemos debilidades y las relaciones siempre
revelan estas fallas más rápido que cualquier otra cosa
en la tierra.

Un elemento esencial de un matrimonio saludable es


la capacidad de admitir que usted no es perfecto, que
comete errores, y con esto se ganará el respeto de su
cónyuge
SEA HUMILDE! A nadie le gusta una actitud de
superioridad sobre su pareja, por el contrario, esto
provocará resentimiento y evitará que su relación se
mueva hacia adelante ¡Respete todo de su cónyuge!,
hasta aquellas opiniones que usted cree que no son
acertadas. Respete su punto de vista, su forma de
entregarse y de ser. El respeto debe darse hasta en las
cosas más pequeñas.

5. Intimidad y deseo activos


La fidelidad e intimidad sexual en
el matrimonio incluye algo más que nuestros cuerpos,
debe ir acompañada con el deseo y la pasión hacia su
pareja.
Todo esto incluye entrega íntima con nuestro ojos,
mente, corazón y alma. Cuando ofrecemos momentos
de intimidad emocional al cónyuge, le estamos diciendo
que su cuerpo es valioso y es importante para nosotros.

Proteja su sexualidad diaria y dedíquese por completo a


su cónyuge.

6. Risas frecuentes
Un matrimonio triste es un matrimonio que se va
directo por el caño. Mantengan el buen humor, las risas,
comentarios alegres y llenos de vida.

Se ha comprobado que la risa es un elemento que


inhibe los buenos deseos y da pie a buenos
sentimientos, calma la tensión y desvanece el estrés.
¿Por qué entonces no reir?
7. Compartir el tiempo
Los matrimonios no funcionan sin inversión de
tiempo. Cualquier relación exitosa requiere de tiempo
intencional, de calidad compartida juntos.
Y el tiempo de calidad rara vez ocurre cuando la
cantidad de tiempo está ausente. La relación con su
cónyuge debe ser la relación más íntima y
profunda que tenga.
Por lo tanto, invierta más tiempo en su pareja que
cualquier otro asunto personal. Si es posible, reserve un
tiempo cada día para su cónyuge. Una cita nocturna de
vez en cuando no estaría mal tampoco. Con esto irá por
un camino hacia un matrimonio saludable
8. Amor y perdón sin límites en un
matrimonio saludable
Porque nadie es perfecto, siempre se requerirá el amor
pleno en una relación matrimonial, y este amor va
acompañado de paciencia y perdón.

Las parejas de matrimonio exitosos y


saludables aprenden a amarse sin límites, sin
reservas, a tener paciencia ilimitada y un perdón
siempre bajo la manga.
Ellos humildemente admiten sus propios errores y no
esperan la perfección de su pareja. No traen los errores
del pasado en un esfuerzo por mantener a su pareja
como prisionera de sus malas decisiones pasadas.

Las parejas saludables jamás


buscan vengarse cuando se producen errores, pues
esto es lo contrario a AMAR. Fija tu corazón en el
corazón de tu cónyuge, sean libres amándose sin
reservas y verás tu relación fortalecida
9. Fidelidad y amor a Dios
Un matrimonio saludable ha sabido incluir a Dios en
su relación, ¿Cómo?: Orando el uno por el otro,
encomendando a Dios las metas y proyectos de su
cónyuge, porque también son los suyos.
Al ser testimonios de amor y de perdón ante sus hijos
son también reflejos del amor de Dios en sus vidas.

Los matrimonios saludables han reconocido que se


han visto fortalecido cuando ambos están en la gracia
de Dios, esto es, participando de la Santa Misa junto a
sus hijos y estar al corriente con todos sus
sacramentos. Vivan juntos la fe y el amor y la
esperanza vendrán a vivir con ustedes.
Todo esto, se trata de una simple llamada a valorar
nuestro matrimonio, tratarlos con mucho cuidado, e
invertir en ellos todos los días.

Los signos anteriormente mencionados siempre


requerirán un esfuerzo de ti mismo… pero merece el
esfuerzo. Después de todo, un
matrimonio saludable es mucho más valioso que la
mayoría de las cosas temporales que
perseguimos en nuestra vidas.
Y siempre va a durar más tiempo. Dele esperanzas,
sueños y calidad de vida a su pareja. Y comiencen a
vivir la vida juntos.