Sie sind auf Seite 1von 6

ENSAYO ARGUMENTATIVO

“SISTEMAS DE GESTION AMBIENTAL ¿una necesidad o un requerimiento legal?”

Julio Alexander Ceballos Burbano

Alexander Londoño Polo

Olga Lucia Murillas de la Cuesta

María Esthefania Reyes Cubillos

Modulo: Legislación jurídica y normas ambientales.

Docente: Mario Flórez Guzmán

Maestría en Dirección Empresarial

Primer Semestre

Universidad Santiago de Cali

Abril de 2019
SISTEMAS DE GESTION AMBIENTAL ¿una necesidad o un requerimiento legal?

La importancia que tiene el proceso de innovación en los territorios y regiones como eje de desarrollo
socioeconómico desde una visión geográfica, ha marcado una relativa importancia a los actores territoriales y su
respuesta al proceso de globalización, debido a la problemática económica, social, ambiental e institucional, que
se pueda generar en pro de la construcción de dicho desarrollo.

No ajenos a esta realidad, los campos empresariales, legales y técnicos están siendo revolucionados debido a la
implementación de los estándares ISO 14000 - 14001:2004. Estos han cambiado la forma en que los actores,
tanto gobierno como industria, enfocan y tratan asuntos ambientales. Los estándares proveen un lenguaje
común para la gestión ambiental al establecer un marco para la certificación de sistemas de gestión ambiental
por terceros y al ayudar a la industria a satisfacer la demanda de los consumidores y agencias gubernamentales
de una mayor responsabilidad ambiental. ISO 14000 sigue los pasos de la ISO 9000, una serie de estándares
internacionales establecidos en el año 1987, para sistemas de gestión de calidad. Si el éxito y la aceptación que
han tenido los estándares ISO 9000 son algún indicador, en poco tiempo se espera que la adopción de ISO
14001 lleguen a ser una realidad para compañías que están luchando por la expansión de su empresa y su
mantenimiento en la vanguardia del mercado internacional, cada vez más competitiva.

Un sistema de gestión ambiental es la adopción de políticas, procedimientos y recursos para cumplir y mantener
una serie de objetivos ecológicos y gestión ambiental efectiva en una empresa u organización. Estos sistemas
conllevan evaluaciones rutinarias de impactos ambientales, compromiso de cumplir con las leyes y
regulaciones ambientales, aparte de proporcionar oportunidades de continuar mejorando el comportamiento
ambiental. Los sistemas de gestión ambiental de hoy en día, consisten en la adopción voluntaria de planes más
amplios, de plazo más largo y con un enfoque más preventivo, a la vez que se establecen estructuras en la
gestión empresarial para asegurarse del cumplimiento de estos planes.

El presente ensayo plantea como hipótesis: En un contexto como el actual, un sistema de gestión ambiental
ayuda a brindar productos y/o servicios de excelencia que no afecten el medio ambiente, la seguridad y salud
de los trabajadores, con vista a una mayor organización, dirección y control de los entes económicos.

Bajo esa premisa, es claro determinar que la iniciativa de implementar un Sistema de Gestión Ambiental (SGA)
requiere un compromiso claro de la alta dirección de la compañía, la cual debe estar convencida de los
beneficios de la implementación del mismo, con el fin de asegurar la infraestructura y los recursos necesarios
para el éxito de dicha implementación, como:

• Compromiso y responsabilidad, por parte de la alta dirección de la organización.

• Revisión ambiental inicial: Constituye la piedra angular para el desarrollo del sistema de Gestión Ambiental
(SGA), en la cual se da a conocer la posición actual de la compañía respecto al medio ambiente.

• Política medioambiental, la cual debe mencionar los impactos ambientales que produce la empresa; debe
estar a disposición de todas las partes interesadas; comprometer a toda la empresa en un proceso de mejora
continua e indicar la manera como se deben alcanzar los objetivos.

• Organización y personal: se debe nombrar un representante de la alta gerencia además de definir las
responsabilidades e identificar las necesidades de formación y adiestramiento del personal.
• Evaluación y registro de efectos medioambientales actuales y futuros, registrando los efectos significativos

• Registro de exigencias legales.

• Objetivos y metas medioambientales: deben ser numéricos o cuantificados, vinculados a un calendario


concreto y a disposición de las partes interesadas.

• Programa de gestión medioambiental: describe los métodos para alcanzar los objetivos

• Manual y documentación de la gestión medioambiental, el cual coteja la política, los objetivos y el programa,
documenta las responsabilidades, describe las interacciones del sistema.

• Control de operaciones identificando las actividades consideradas manteniendo instrucciones de trabajo


documentadas y ejecutando actividades de verificación.

• Registros de gestión medioambiental en el cual se registra el cumplimiento con la norma y el logro de


objetivos y metas.

• Auditoría del sistema de gestión medioambiental.

• Revisiones del sistema de gestión medioambiental, la cual se llevará a cabo en un examen al más alto nivel de
la efectividad del proceso de auditoría

En este orden de ideas, en 2005 M. Jimenez-Sanchez, en el libro Los andaluces y el medio ambiente, afirmaba
que “los problemas ambientales han dejado de ser problemas estrictamente técnicos para convertirse en
problemas sociales que suscitan interés y preocupación entre la ciudadanía”. Señalaba que, tradicionalmente,
los problemas del medio ambiente han sido analizados desde bases de tipo técnico (nivel de contaminación de
las aguas y el aire, nivel de erosión de los suelos, pérdida de biodiversidad,), sin relacionarlos con el modelo de
desarrollo económico, ni poner énfasis en su dimensión social. Es por esto, por lo que los estudios ambientales
han sido, hasta recientemente, campo exclusivo de las ciencias naturales (física, química, biología…) y de la
investigación de base tecnológica, lo que implica un cambio radical a esta postura, ya que la realidad del mundo
a través de la Globalización y la incursión del “capitalismo salvaje” exige ser responsables en la preservación del
medio ambiente y sus recursos.

Pero ¿Por qué implementar un Sistema de Gestión Ambiental (SGA)?

A toda organización la mueven intereses particulares para la implementación de un SGA, pero independiente de
esto, existen beneficios compartidos por todas las organizaciones al implementar dicho sistema. Por
consiguiente, Ávila, N. Z. H. A. (2000) en su libro “Principios básicos para la gestión ambiental” determina que si
una entidad toma la decisión de implementar un SGA “estará capacitada para:

- Proteger el medio ambiente, incluyendo la prevención de la contaminación de desechos.


- Velar por la seguridad y la salud de los puestos de trabajo, asi como de eliminar; o no de ser posible,
minimizar los riesgos laborales
- El cumplimiento de la legislación vigente aplicable y la reglamentaria suscrita por la organización,
debiendo llegar hasta el cumplimiento del requisito especifico que le aplica a la organización.
- Mejora continua que asegure un desempeño eficaz respecto al medio ambiente, la seguridad y salud en
el trabajo
- La integración de dichos compromisos en el sistema general de gestión en una organización”.
Además, la implementación del (SGA), permite que una organización le demuestre a las "partes interesadas"
que cuenta con un sistema apropiado, y que cumple con los requisitos legales ambientales vigentes, lo que
genera un vínculo “positivo” basado en la confianza e impulsado por un “estado libre de culpa”, que habla de un
cumplimiento ético organizacional, que hoy se enmarca en el concepto de “responsabilidad social”, término que
ha sido objeto de marketing empresarial y explotación económica. Para el presente documento, las “partes
interesadas” hace referencia, a los actores que interactúan en este proceso, como: Clientes, Proveedores,
Reguladores gubernamentales, inversionistas, empleados, Comunidad local, grupos ambientales, organizaciones
no gubernamentales. Todos ellos en procura, de velar porque se cumpla la política y los objetivos ambientales
establecidos, la legislación vigente y los acuerdos comerciales que requieren los requisitos del SGA.

El que una organización posea un SGA acorde con la legislación y las políticas ambientales reducirá posibles
problemas y confrontaciones con las "partes interesadas"; problemas que podrían afectar el buen
funcionamiento y nombre de la misma.

Los estándares (ISO 14000:14001) como base para la elaboración e implementacion de un SGA, determinan la
aplicación de buenas prácticas, diseñadas para ayudar a empresas a establecer y evaluar objetivamente sistemas
de gestión ambiental. Los estándares son voluntarios y no tienen obligación legal, pero su aplicabilidad es
menester a la responsabilidad social del ente economico, para con los agentes o partes interesadas en el
proceso. De hecho, el número de certificaciones del año 1999 a 2016, reportados por la encuesta anual The ISO
Survey, revelado en el informe de Alzate, I. & Ramirez. J & Alzate. S (2018). MODELO DE GESTIÓN AMBIENTAL
ISO 14001: EVOLUCIÓN Y APORTE A LA SOSTENIBILIDAD ORGANIZACIONAL, 87-94. Muestran un
incremento notable y significativo de la utilización de dichos estándares para la implementacion de un SGA, lo
anterior en búsqueda de la preservación y conservación del medio ambiente, aparte de cumplir con los
requerimientos de las entidades gubernamentales de cada domicilio.
En el caso de América del Centro y Sur, las organizaciones se enfrentan a un aumento en las exigencias del
marco normativo por las autoridades regulatorias, así como a las crecientes presiones comerciales generadas
principalmente por los países desarrollados. En este sentido, las razones que motivan a las organizaciones a
implementar los sistemas de gestión ambiental bajo los requisitos de la ISO 14001 son múltiples: alcanzar los
rendimientos financieros esperados; satisfacer los requisitos de los clientes, los socios y demás partes
interesadas; dar respuesta a las expectativas comerciales futuras, cumplimiento de la normatividad legal, entre
otros (Gavronski et al., 2008; Hikichi et al., 2017; Ozusaglam et al., 2017)

Con un SGA ISO 14001 mundialmente reconocido, las empresas serán capaces de encontrar y corregir
problemas ambientales de una forma más eficaz ( Puga, J. (2004). Como se ha explicado anteriormente, ISO
14000 requiere el establecimiento de sistemas de gestión diseñados para facilitar la identificación de riesgos
ambientales y el establecimiento de planes y procesos para mitigar esos riesgos. Tomando tales acciones, las
empresas reducen significantemente las posibilidades de tener un accidente costoso, lo que hace que su
responsabilidad se reduzca. Las auditorías ambientales también pueden descubrir prácticas ineficaces y
costosas en áreas tales como la gestión de producción y residuos. La identificación y corrección de estas
prácticas ineficaces pueden resultar en un gran ahorro en los costos de operación de una empresa. Como
ejemplos prácticos, Sánchez, N. (2009). En su libro instrumentos voluntarios de política ambiental para las
organizaciones: ¿cuál implantará tu organización? Visión Gerencial, (1), 157-169. Plantea el caso de una fábrica
de tamaño medio de piezas de precisión para industrias de refrigeración y automovilísticas la cual identificó
ineficiencias en sus procedimientos de recobro de aceite en el curso de la implementación del SGA. Haciendo
frente al problema, la compañía espera ahorrar más de 20,000 dólares al año. Otra fábrica reportó una
reducción del 70% en el costo de la recogida de desechos cuando puso en práctica su SGA ISO 14000. El ahorro
derivado de las mejoras en eficacia operacional ha sido uno de los mayores beneficios para las compañías que
han puesto en práctica ISO 9000, un conjunto de estándares para la gestión de la calidad de productos que
fueron creados en 1987. En 1995, el ahorro medio de costos reportado por las compañías ejecutoras de ISO
9000 fue de 117,000 dólares al año. Aunque los estándares ISO 9000 no tratan de gestión ambiental, los tipos de
sistemas de gestión y sistemas de documentación que estos estándares requieren son similares a aquellos
exigidos por ISO 14000 y se esperan ahorros de costes similares.

Para refrendar lo anterior Alzate-Ibáñez, A. M., 2017. Revista venezolana de gerencia, Vol. 22 (Nº 80), pp. 576-
592, determina que el “modelo de gestión Ambiental, ha sido adoptado por las organizaciones a nivel mundial
motivados por las fuertes presiones de las partes interesadas, principalmente por la reglamentación
gubernamental en relación con el medioambiente y la necesidad de enfrentar los desafíos propios de los
procesos de globalización económica”.

Con lo anteriormente expuesto podemos concluir, que un sistema de Gestión ambiental debe contribuir a la
solucion de problemas ambientales, brindando productos, servicios de excelencia, teniendo en cuenta su factor
humano, a través de la consecución de un ambiente organizacional “sano “, que permita seguridad y salud a los
trabajadores, a través de cumplimiento de buenas prácticas que propendan al beneficio del medio ambiente que
lo rodea. Es por esto que, en la actualidad, las organizaciones se encuentran “forzadas” a trascender y asumir la
gestión ambiental como parte de su modelo de negocio más por necesidad que que por cumplimiento legal,
-aunque en la actualidad se le da más relevancia a lo legal- de manera de alcanzar el éxito y considerar la
implementación del sistema de gestión ambiental como parte integral de una estrategia de negocio en la
búsqueda de la generación de valor para las partes interesadas. En este sentido, el compromiso de la
organización con las partes interesadas resulta ser un aspecto fundamental para afrontar los cambios del
entorno y conducir a la sostenibilidad de la organización.
BIBLIOGRAFIA

Ávila, N. Z. H. A. (2000). Principios básicos para la gestión ambiental. Escuela de Administración de Negocios.


Pgnas 211-213.

Puga, J. (2004). Desarrollo e implantación de un sistema de gestión ambiental en un centro de estudios


superiores de carácter experimental. Granada, España.

Sánchez, N. (2009). Instrumentos voluntarios de política ambiental para las organizaciones: ¿cuál implantará tu
organización?. Visión Gerencial, (1), 157-169.

Sánchez, M. (2010). Definición y medición de la conciencia ambiental, págs. 731-755

Alzate-Ibáñez, A. M., 2017. ISO 9001:2015 base para la sostenibilidad de las organizaciones en países
emergentes. Revista venezolana de gerencia, Vol. 22 (Nº 80), pp. 576-592.

Alzate-Ibáñez, A., Ramírez Ríos, J., & Alzate-Ibáñez, S. (2018). MODELO DE GESTIÓN AMBIENTAL ISO 14001:
EVOLUCIÓN Y APORTE A LA SOSTENIBILIDAD ORGANIZACIONAL. Revista Chilena de Economía y Sociedad, 12(1).

Gavronski, I., Ferrer, G., & Paiva, E. L. (2008). ISO 14001 certification in Brazil: motivations and benefits. Journal
of Cleaner Production, 16(1), 87-94.

GRAY, Rob y BEBBINTON, Jan. Contabilidad y Auditoria Ambiental. Bogota: Eco-Ediciones,1999

HUNT, David y JONSON, Caherine. Sistemas de Gestion Medioambiental. Madrid: McgGraw-Hill,1998

PALOM RICO, Oriol. Manual de Trabajo y diagnostico ISO 14000. Carisma Ltda.

SEOANEZ, Mariano. Auditorias Medioambientales y Gestion Medioambiental de la empresa. Madrid. Ediciones


Mundi-Prensa