Sie sind auf Seite 1von 4

Tema: Tarea 8 Los activos y el riesgo en las pequeñas empresas

Clase: Pequeñas Empresas y desarrollo de Franquicias

Catedrático: Graciela Margarita Figueroa Ayala

Realizado Por: Víctor Alejandro Cruz Sierra.

Número de Cuenta: 30921073

TEGUCIGALPA, M.D.C. 02 DE SEPTIEMBRE 2019 HONDURAS, C.A.


Introducción

El alumno deberá exponer sobre los riesgos actuales que enfrentan las pequeñas y medianas
empresas, comparándolos con los riesgos que tenían hace más de 20 años. Deberá
desarrollar en su exposición cómo estos cambios han alterado la forma de administrar los
activos de las pequeñas y medianas empresas.
Los Activos y el Riesgo en las Pequeñas y Medianas
Empresas

El mayor riesgo que las pequeñas y medianas empresas, ya sea las de tipo familiar o
propiamente dichas, han tenido, desde hace más de dos décadas, es la gestión adecuada de
sus activos, de tal forma que puedan evitar toda administración empírica del negocio
emprendido. Esto es porque las Pymes, en un principio, sólo se enfocaban en lo que a
comercializar sus productos/servicios de forma informal se refiere, es decir, a sobrevivir,
sin preocuparse por integrar un modelo de negocio con estrategias sustentables.

La carencia de llevar una contabilidad profesional, les ha obstaculizado tener disponible un


reporte confiable sobre el estado de sus cuentas de activo, pasivo y capital contable. Era
muy difícil que las Pymes pudieran asesorarse correctamente sobre cómo sobrellevar su
negocio o hacer uso de técnicas administrativas que sólo eran enseñadas en el aula de clase,
ya que los libros conceptuales no eran muy conocidos, el uso de Internet era limitado y los
profesionales eran bastante costosos de contratar.

Hasta hace recientemente podemos observar que autoridades encargadas de velar por el
bienestar del país, han apoyado en capacitar a los emprendedores sobre la forma de manejar
debidamente un negocio, además de entidades bancarias que han procurado disminuir parte
de sus riesgos de inversión y financiación.

Un riesgo antiguo que las Pymes han venido acarreando es cuanto a aspectos legales, ya
que las restricciones, obligaciones y modalidades para operar, siempre han estado
presentes, muchas veces impidiendo que se desenvuelvan propiciamente.

Los riesgos actuales se traducen en lo referente a la tecnología avanzada que se ha


incorporado a nuestras formas de vida, haciendo variar notablemente las tendencias de
compra, el monopolio de empresas grandes, la innovación en los productos/servicios y las
condiciones laborales. Si bien existen riesgos generales que cada Pyme enfrenta de acuerdo
a su tipo de actividad, la mayoría no contrata ningún tipo de póliza para asegurar su
patrimonio empresarial, de acuerdo con estudios realizados por la industria aseguradora.
Los riesgos que toda pequeña y mediana empresa ha tenido en cuanto a las características
de su entorno inmediato, a lo largo de 20 años, son: por eventos naturales como: sismos o
inundaciones, incendios, robos y daños a terceros por su operación, además de las
imprevistas enfermedades o accidentes de sus dueños y empleados.

La falta de prevención es una de las primordiales causas de quiebra de las Pymes, ya que al
enfrentar riesgos eventuales relativos a su entorno inmediato, no cuentan con el capital
necesario para poder revertir los daños y recuperar parte de sus activos.
Los daños más comunes por eventualidades repercuten en sus oficinas e instalaciones,
donde se pueden ver afectados, además de los activos dentro de éstas, los trabajadores y
clientes. Otros riesgos que mayormente se desprotegen son los financieros, por pérdidas de
ingresos o activos y de responsabilidad civil, donde los daños a terceros pueden costar
sumas grandes, lo que se traducen en el detenimiento del negocio. De todas las actividades
de negocio, las que mayor sufren estos riesgos son las de la industria de la transformación,
por explosión de maquinaria; la restaurantera y la manufacturera. En cambio, las que menor
riesgo tienen son las del ámbito administrativo.
Una forma de administrar correctamente los activos empresariales, en función con los
riesgos más frecuentes, es contar con una póliza de seguros que los respalde, para
garantizar la continuidad del negocio y la recuperación significativa en caso de
experimentar una contingencia.

Conclusiones

El mayor riesgo que las pequeñas y medianas empresas, ya sea las de tipo familiar o
propiamente dichas, han tenido, desde hace más de dos décadas, es la gestión
adecuada de sus activos, de tal forma que puedan evitar toda administración
empírica del negocio emprendido.

Hasta hace recientemente podemos observar que autoridades encargadas de velar


por el bienestar del país, han apoyado en capacitar a los emprendedores sobre la
forma de manejar debidamente un negocio, además de entidades bancarias que han
procurado disminuir parte de sus riesgos de inversión y financiación.

Un riesgo antiguo que las Pymes han venido acarreando es cuanto a aspectos
legales, ya que las restricciones, obligaciones y modalidades para operar, siempre
han estado presentes, muchas veces impidiendo que se desenvuelvan propiciamente.

Las empresas que mayor sufren riesgos financieros y de responsabilidad civil son
las de la industria de la transformación, por explosión de maquinaria; la
restaurantera y la manufacturera, en cambio, las que menor riesgo tienen son las del
ámbito administrativo.

Una forma de administrar correctamente los activos empresariales, en función con


los riesgos más frecuentes, es contar con una póliza de seguros que los respalde,
para garantizar la continuidad del negocio y la recuperación significativa en caso de
experimentar una contingencia.

Bibliografía