Sie sind auf Seite 1von 8

Ensayo

Raymond Alfonso Abarca Alvarado

Universidad Internacional San Isidro Labrador

Notas del Autor

Raymond Alfonso Abarca Alvarado, Facultad de Educación, Uisil

La correspondencia relacionada con esta tarea debe ser dirigida a Lady Yasmin

Brenes Cubillo

Universidad Internacional San Isidro Labrador, costado este de la Escuela Barrio los

Ángeles, 2° entrada Urbanización Llamas del Bosque, Guápiles, Pococí, Limón.

Contacto: raymond.abarca.alvarado@mep.go.cr
Primeramente, es necesario conocer lo que es la Gestión Pública, a lo que Vedel G,

(2001) define como “aquella parte del poder ejecutivo a cuyo cargo está la responsabilidad

de desarrollar la función administrativa. De esta manera, la Gestión Pública puede

entenderse desde dos puntos de vista uno orgánico, que se refiere al órgano o conjunto de

órganos estatales que desarrollan la función administrativa y desde el punto de vista formal

o material según el cual debe entenderse como la actividad que desempeña este órgano o

conjunto de órganos. Con frecuencia, suele identificarse a la función administrativa, como

la actividad de prestación de servicios públicos tendientes a satisfacer las necesidades de la

colectividad”.

La configuración de la gestión pública actual deriva de la globalización, es el

resultado de la estandarización de la administración pública, única de cada país, bajo un

esquema de organización y funcionamiento. Se trata de una guía de implementación, ya que

su objetivo es establecer reglas a la administración pública, para hacerla más eficaz.

Asimismo, es importante hacer énfasis en las transformaciones de la relación entre

el Estado y la sociedad ya que la misma supone de importantes cambios paradigmáticos en

la Administración Pública. Diferentes corrientes interpretan y promueven modelos de

gestión pública que, se supone, adecuan la gestión pública a las nuevas realidades. Por un

lado, las corrientes que se engloban bajo la común denominación de Nueva Gestión Pública

(NGP), proponen una serie de cambios que buscan incorporar a la sociedad al control de la

gestión pública, propuesta que, en general, se comparte como progresiva en la búsqueda de

una mayor corresponsabilidad y transparencia. Pero, además, estas tendencias, sostienen la

necesaria neutralidad de la administración frente a la política. Dicho lineamiento se

considera inviable pues la gestión siempre se encontrará teñida por los matices que le

2
impriman las decisiones políticas, en ese sentido, se considera necesario aclarar, la

importancia del vínculo entre política y Administración pública.

Tradicionalmente la administración ha consistido en la aplicación del análisis a

sistemas de la empresa, por igual al sector privado y al público. Pero, con el tiempo, la

gestión pública se ha ido basando en la aplicación del marketing al sector público, aunque

por principio las lógicas de la administración pública y el marketing sean opuestas: la

administración pública es normativa y porta la idea del bien público, se basa en la ética y

busca la satisfacción del interés común, en tanto que el marketing busca satisfacer el

bienestar individual, es oportunista y se basa en la novedad. La administración pública

representa la situación permanente del Estado y tiene responsabilidades a largo plazo,

mientras que el marketing está atento al mercado en un momento determinado de su

funcionamiento y tiene objetivos a corto plazo. La primera se basa en la lógica política y la

segunda, en la lógica económica. Teniendo conocimiento de estas particularidades, en este

trabajo se acentúa en los elementos de la NGP que se relacionan con las bases

institucionales del Estado, especialmente las referentes a su esencia participativa

establecidas en la constitución de los diversos países del istmo, la globalización está

logrando que los Estados-nación sean cada vez más interdependientes, está fortaleciendo el

mercado de bienes y servicios, de capitales y tecnologías. Todos los días los mercados

inundan nuevos sectores de la economía y obtienen mayor influencia sobre los sectores que

ya constituían su ámbito de acción. Pero ello no implica que el ámbito político pierda poder

o que las decisiones políticas pierdan relevancia, sino, por el contrario, en la medida que

tanto la sociedad como el mercado se hacen cada día más complejos y la sociedad civil

cada vez más exigente y capaz de ejercer un control social efectivo, se incrementa al mismo

3
tiempo el carácter estratégico de las decisiones políticas y la necesidad de que sean tomadas

por funcionarios de gobierno que estén dotados de mayor autonomía.

la participación ciudadana en los procesos de formación de las decisiones públicas

es uno de los medios tradicionales, no siempre asegura estas tres condiciones: democracia,

eficiencia y control, que justifican la reforma política en la Administración Pública. Para

poner la administración pública al servicio de la ciudadanía muchas reformas son

necesarias, una de las cuales es el perfeccionamiento de los sistemas de control, a fin de

evitar la privatización de las decisiones públicas, que es el mayor peligro que acompaña a la

implementación de los enfoques de la NGP. En consecuencia es indudable que es

imprescindible, tanto una reforma política que democratice el sistema político, como una

reforma administrativa que profesionalice y flexibilice la función pública.

Para darle viabilidad a estos cambios, y a la vez para proporcionarle un equilibrio de

poderes cabe adoptar como estrategia la administración de la gestión pública convirtiendo a

la ciudadanía en un sujeto directo de su control.

La democratización de la Administración Pública obliga a dotar mecanismos de

influencia a la ciudadanía. Para esto son necesarias, por lo menos dos cuestiones. Primero,

ampliar la perspectiva que se tiene sobre los posibles medios de control. La participación

ciudadana en los procesos de formación de las decisiones públicas es el medio por

excelencia. Pero también la elección de los servicios puede constituirse en formas de

control ciudadano sobre la administración pública (Cunill, 2004).

Segundo, hay que considerar, que no hay posibilidades de pretender a una

significativa democratización de la Administración Pública, si la ciudadanía no puede

constituirse como actor político que equilibre el poder de la burocracia y la controle

eficientemente, tratando de fortalecer las consideraciones de equidad en sus decisiones.


4
Pero, además, no hay real democratización de la Administración si en el intento

resulta lesionada su capacidad de producir bienes y servicios de calidad para todos.

La existencia de una Administración Pública parcializada por intereses político-

partidarios y personales es lo que, se intentó combatir a través del modelo burocrático. Su

ideal fue un cuerpo de funcionarios altamente profesionalizado que sirve con eficiencia a la

política y que es democráticamente controlado por ella.

Por tanto, la creación, desarrollo y aplicación de una disciplina de la gestión

pública, en vez de atender sólo temas como eficiencia en servicios básicos se debe

preocupar por su responsabilidad, por problemas de legitimidad, crisis institucional,

corrupción, modernización de las dependencias gubernamentales, además de atender a la

interacción con el sector político y buscar el equilibrio entre administración pública y

democracia.

La democratización de la administración, remarcando su carácter público y

aumentando su responsabilización frente a la sociedad, constituye una tarea ineludible para

la transformación estatal en Latinoamérica. En esta línea, los arquetipos de reforma

destinados a “publificar la administración” deberían propender a enfrentar tres ejes: “la

apropiación privada del aparato público, la actuación autoreferenciada y la falta de

responsabilidad pública” (Cunill Grau, 1997: 224). Particularmente, se remarca que la

tendencia a la “actuación autoreferenciada” del aparato del Estado deviene en déficit de

capacidad institucional para desarrollar las actividades reguladoras, prestadoras y

promotoras de servicios públicos, con serios riesgos sobre la efectividad de la actuación

gubernamental. En cuanto a la ausencia de responsabilidad pública, se intenta exponer los

peligros ya mencionados de sustitución de la responsabilidad política por la responsabilidad

mercantil. Otro desplazamiento, denominado como la “solución tecnocrática”, conlleva la


5
posibilidad de diluir el carácter público de los servicios y bienes implicados, tras el

debilitamiento de su conexión con la ciudadanía misma (Cunill Grau, 1997: 289). Tales

emprendimientos no resultan sencillos, en tanto muchas de estas reformas dependen de la

creación de nuevas instituciones, de cambios constitucionales o de modificaciones

profundas en el sistema administrativo, incidiendo sobre un conjunto de intereses de

diversos grupos con larga trayectoria en el sector público. Además, la reestructuración del

Estado en América Latina no puede soslayar las cuestiones relativas al desarrollo

económico y a la desigualdad social, cuya falta de resolución contribuye a deslegitimar

socialmente -de manera vertiginosa- los diferentes proyectos de transformación impulsados

durante las últimas décadas (CLAD, 1999). Por lo tanto, la articulación de coaliciones

democráticas comprometidas con la superación de los problemas socio-económicos más

graves de la región se convierte en el soporte sustantivo de los nuevos patrones

institucionales que, más allá de “reformar” o “reinventar”, consoliden un Estado

“utilizable” para la sociedad (Suleiman, 2000).

Para América central era necesario una reforma al modelo de administración del

estado, ya que las demandas y ofertas sociales, políticas y económicas, requerían un avance

para así llevar adelante los modelos de administración y gestión pública, base fundamental

para cada estado, ya que la administración eficiente de un estado conlleva al avance y

progreso de una sociedad tanto económica mente como sus sociedades. La política y las

gestiones públicas son base elemental para avanzar en todas las estructuras que componen

al estado.

En este siglo XXI donde todo va evolucionando velozmente se es necesario un

nuevo modelo o tipo de gestión pública, las economías y las culturas van variando de
6
acuerdo al crecimiento de la humanidad por ello se hace la necesidad de tomar nuevas

estructuras para aplicarlas a los modelos de estado y así conseguir avance, eficiencia y

lograr un excelente desempeño en las actividades administrativas de cada país.

Estos modelos también han tenido algunos inconvenientes ya que las economías

de cada país son distintas, de ahí es donde cada estado va buscando su forma estructural de

estado con respecto a la gestión pública, con el fin de buscar el beneficio de los ciudadanos,

brindando servicios de salud y el manejo de toda esa estructura tan amplia y así

sucesivamente con las demás estructuras del estado. Las competencias económicas entre los

países también generan que hallan estas nuevas gestiones, ya que se otorgan necesarias a

los requerimientos de cada sociedad.

Este modelo gerencial que es competitivo a las necesidades del nuevo siglo, el

talento humano que es el recurso primario para que estos modelos se estandaricen y puedan

ejecutarse satisfactoriamente, logrando así el avance que es lo que todo país busca en sus

sociedades a través de la ciencia, política, educación y salud. Es mi muy importante para

nosotros como futuros Administradores Públicos tener el conocimiento es toda esta

estructura que compone la nueva gestión pública y obtener conocimiento para su debida

aplicación, cuando hay eficacia en los procesos administrativos se puede lograr los niveles

de desempeño que tanto buscan estas reformas a la administración de la gestión pública.

Las políticas de cada país son también parte fundamental para estos progresos

administrativos.

7
Referencias Bibliográficas

http://www.revistas.una.ac.cr/index.php/economia/article/view/1577/1496

https://www.cepal.org/es/publicaciones/3956-panorama-la-gestion-publica-america-

latina-la-hora-la-igualdad

http://www.funcionpublica.gov.co/eva/red/publicaciones/una-vision-conceptual-del-

enfoque-de-la-nueva-gerencia-publica

http://esapvirtual.esap.edu.co/ojs/index.php/admindesarro/article/view/67

https://www2.politicas.unam.mx/cae/?page_id=218

http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1657-

70272007000200004

http://derecho.isipedia.com/optativas/gestion-publica/01-concepto-y-evolucion-de-

la-gestion-publica-la-nueva-gestion-publica