Sie sind auf Seite 1von 6

https://expedienteoculto.blogspot.

pe/2015/11/la-puquina-el-idioma-secreto-de-
los.html?spref=fb&m=1

EL PUQUINA: EL IDIOMA SECRETO DE LOS INCAS

Por Percy Taira

Para el común de los peruanos los incas hablaban quechua, algunos más informados, dirán
que antes de conocer el quechua, los incas hablaron aymara, sin embargo, muy pocos saben
que es muy probable que el idioma de los primeros incas que llegaron al Cusco no fue
ninguna de estas dos lenguas sino un idioma arcaico, mucho más antiguo, reconocido por
los primeros cronistas del virreinato como un "idioma particular" o "idioma secreto" que
solo ellos entendían. En este post vamos a conocer cuál era este idioma, su origen y los
rastros que podemos encontrar de su existencia.

El "lenguaje divino" de los Incas


El Inca Garcilaso de la Vega dio cuenta de este "lenguaje particular" de los incas.

La primera pista que se tiene sobre este idioma la da el Inca Garcilaso de la Vega en sus
Comentarios reales. En esta obra, el autor nos dice lo siguiente: "los Incas tuvieron otra
lengua particular que hablaban entre ellos, que no la entendían los demás indios ni les era
lícito aprenderla, como lenguaje divino", además agrega que, según información de sus
fuentes, esta lengua se"había perdido totalmente, porque, comopereció la república
particular de los Incas, pereció también el lenguaje dellos".

Pero Garcilaso de la Vega no fue el único. Diego Cantos de Andrade (1586) en su obra
“Relación de la Villa Rica de Oropesa y minas de Guancavelica", dijo lo siguiente:

“...En este reino hay mucha diferencia en los naturales de lenguas; pero en todo él los
caciques y principales de los repartimientos tenían obligación de saber la lengua general
que llaman quíchua, para saber y entender lo que se les mandaba de parte del inga, y para
que, yendo a su corte, la entendiesen sin intérprete; y entre el mismo inga y su linaje y
orejones hablaban otra, y ésta ningún cacique ni demás personas de su reino tenían licencia
para aprendella ni vocablo de ella...”

De igual manera, el sacerdote jesuita Bernabé Cobo (1582-1657) dice lo siguiente:

“...otra distinta, de que usaban solamente entre sí cuando trataban y conversaban con los
de su linaje, la misma que hablaban los indios del valle de Tampu [Tocco]que (...) con la
mudanza que han tenido las cosas este reino con el nuevo mando de los españoles, [dicha
lengua] la han ya olvidado los descendientes de los incas...”

Por otro lado el fraile mercedario Martin de Murua (1525-1618) dijo “que los hijos de los
principales y de los orejones enseñaba al principio la lengua del Ynga, que era la particular
que él hablaba, diferente de la quichua y de la aymara, que son las dos lenguas generales de
este reino...”

Debido a estos registros, para los expertos y especialistas, queda claro que el Inca y el linaje
de éste, no hablaba quechua, idioma considerado hasta la fecha como el idioma oficial del
imperio incaico. Si no, una lengua completamente distinta que era "incomprensible" para la
mayoría del imperio, tanto así, que dejó de practicarse, hasta su extinción.

Para muchos historiadores, este lenguaje sería o bien un quechua muy antiguo o bien un
aymara muy antiguo, sin embargo, el lingüista peruano Rodolfo Cerrón Palomino sostiene
que este idioma sería el conocido como Puquina.

El Puquina: la lengua olvidada

Según Cerrón, existen palabras tomadas por el propio Garcilaso de la Vega como el nombre
de los incas (Capac), palabras como Inti (que no quiere decir sol en puquina sino está
relacionada con Anti, que significa Oriente) o los topónimos (nombres de los lugares) con
que fueron nombrados algunos territorios del Imperio que no coincidirían con el quechua o
el aymara, que harían pensar la existencia de una tercera lengua.

Vale recordar que el Imperio español decretó en 1575 como lenguas oficiales del reino del
Perú, tres lenguas: el quechua, el ayumara y el puquina. Lenguas que debían ser
aprendidas sobre todo por los sacerdotes españoles con fines evangelizadores.

Ahora bien ¿si el puquina fue una lengua tan importante, tanto para ser considerada como
un idioma oficial del antiguo reino del Perú, por qué desapareció? Cerrón sostiene que esto
se explicaría por dos razones. La primera es que en el momento que España declaró como
oficial esta lengua, los hablantes de puquina ya estaban quechuarizados o aymarizados; y
la segunda razón fue por motivos prácticos, pues los evangelizadores, al ver que los idiomas
quechua y aymara eran los más populares y que la minoría hablante de puquina, también
entendía estos dos idiomas, prefirieron solo evangelizar, aprender y registrar, el quechua y
el aymara.

¿Dónde se originó?

Extensión del puquina


Según documentos del siglo XVI y XVII, el puquina habría sido originario y masivo en el
sur del país, ocupando regiones nacionales por el norte hasta Arequipa y por el oriente
con Puno y parte de Bolivia (incluido el lago Titicaca) y por el sur, hasta Iquique, Chile.

Cerrón señala que si se toma como base la leyenda de que Manco Cápac y su linaje son
originarios del lago Titicaca, estos habrían hablado puquina (no aymara como se cree), y
luego, cuando se trasladaron al Cusco, aprendieron a hablar aymara (no quechua) lengua
traída por el Imperio Wari desde Ayacucho.

"Cuando los primeros incas, los ancestros de los incas se trasladan del Titicaca hacia el
Cusco, llegan a una región en la que se hablaba aymara, son una minoría, tienen que
aprender la lengua de la zona. Estos primeros incas se aymarizan a la tercera gneración,
no pueden imponer su puquina porque son minoría, establecen alianzas matrimoniales, las
mujeres hablan aymara y los hijos hablarían también este idioma", sostiene el lingüista
Rodolfo Cerrón Palomino. De esta manera, asegura, el aymara se volvería el lengua oficial
de los incas hasta el año 1540 aproximadamente.

Ya en tiempos de Pachacútec hacia adelante, los incas adoptarían el quechua, luego de


conquistar a los chancas, hablantes de esta lengua.

La clave toponímica

Esta hipótesis puede confirmarse gracias a la toponimia. De esta manera palabras


puquinas como titi, que significa Sol; baya -paya - waya, que significan Llanura o
pampa; laque - raque, que significa barranco; mora, que significa Centro; cachi, que
significa cerco (en quechua significa sal), son la base de distintos lugares o centros
religiosos desde el incanato hasta nuestros días. Localidades como Hachacachi, por
ejemplo, significaría Gran cerco y no Gran sal como sería en quechua. De la misma manera
Titicachi, significaría Cerco del sol.

"La onomástica es la fuente que nos permite verificar que en esos territorios descritos en los
documentos históricos se habla una tercera lengua que hacía uso de estos elementos que no
eran quechua ni aymara y que por lo tanto podría ser asignada a esta tercera lengua, la
lengua puqina", dice Cerrón.

El lingüista sostiene que la existencia del puquina como primer lenguaje de los incas, nos
hace repensar nuestra historia pues siempre se ha pensado que la historia de los incas está
escrita en quechua, o en el mejor de los casos, aymara, sin embargo, hay que reconocerle al
puquina, este "idioma secreto" y hoy olvidado, el lugar histórico y la importancia
lingüística que merece.

Para los interesados comparto con ustedes una clase del profesor de la Pontificia
Universidad Católica del Perú, el lingüista peruano Rodolfo Cerrón Palomino, citado en este
post y en el que se explican cada uno de los puntos expuestos.

http://www.luzarcoiris.com/profecia-de-los-qeros-incas/
PROFECIA DE LOS QÉROS INCAS 18 AUG , 2015

PROFECIA DE LOS QÉROS INCAS


“Cuando suficientes Semillas estén despiertas, liberadas del miedo y de otros aspectos
negativos del tercero y cuarto nivel de conciencia, las semillas del quinto nivel podrán brotar
dentro de la humanidad y formar un Todo”.
Los Queros son los descendientes directos de los Incas. Buscaron refugio en las montañas a
más de 4.200 metros de altitud, escapando de los conquistadores.
Ahí estuvieron durante 500 años y han custodiado el conocimiento original y la sagrada
profecía sobre un gran cambio (Pachacuti), esperando el momento en que este mundo, daría
un giro, retornando la armonía y poniendo fin a la epoca de caos y desorden. Los Queros han
vivido en sus aldeas en lo alto de los Andes, prácticamente aislados del mundo.
Durante la celebración de la fiesta anual del “Regreso de las Pléyades”, las personas ahí
reunidas, se quedaron asombradas al ver aparecer a los Queros, vestidos con el emblema inca
del Sol, anunciando que el tiempo de las profecías había llegado.
“Os hemos estado esperando durante 500 años
“.
La antigua profecía menciona que, este es el momento del gran encuentro, llamado Mastay y
es tiempo de la integración de los pueblos de los cuatro puntos cardinales. Son ellos quienes
ahora, están ofreciendo sus enseñanzas a Occidente, como preparación para el día en que el
Águila del Norte y el Cóndor del Sur, vuelen juntos otra vez. Ellos también nos dicen que, el
Amor y la Compasión, serán las fuerzas que guien la unión de los pueblos.
“Los nuevos Guardianes de la Tierra, vendrán de occidente y, aquellos que han causado un
mayor impacto en la Madre Tierra, ahora tienen la responsabilidad de rehacer la relación con
Ella, después de rehacerse a sí mismos”.
La profecía sostiene que Norteamérica proporcionará la fortaleza física, Europa aportará el
aspecto mental y el corazón, será dado por Sudamérica. Con esto, las profecías son
alentadoras, se refieren al final de un tiempo tal como lo hemos conocido hasta ahora, es el fin
de un modo de pensar, un modo de ser, una forma de relacionarse con la naturaleza y entre
los seres. Los incas esperan el emerger de una nueva era dorada, aunque también mencionan
cambios tumultuosos en la Tierra y en la psique de las personas para redefinir las relaciones y
la espiritualidad.
El Gran Cambio ya ha empezado y trae la promesa de un nuevo ser humano. El caos y la
confusión durará 4 años. Los chamanes Queros, hablan de un “desgarro” en el tejido del
tiempo.
Dicen que, debemos morir ante los viejos modelos de espiritualidad para abrirnos a la auto
-renovación, convirtiéndonos en comadronas de una nueva forma de pensar y
actuar. Necesitamos re-aprender a honrar y respetar a la Madre Tierra, al Padre Sol, a las
Hermanas Estrellas, descubrir y respetar a todo y todos y así, poder hacer un salto cuántico
hacia aquello en lo que nos estamos convirtiendo, todos juntos.
Los Queros dicen que las puertas entre los mundos se están abriendo otra vez, se forman
agujeros en el tiempo que podemos atravesar para explorar nuestras capacidades y recobrar
nuestra naturaleza luminosa. Sus profecías dicen que estamos terminando el tiempo de la
transición y comenzará a manifestarse el quinto nivel de conciencia a finales del 2.012, poco
después, aparecerá el sexto nivel de conciencia y, la época dorada de la humanidad,
comenzará.
La época dorada anunciará los principios del séptimo Sol, ese será el tiempo de los “niños de la
Luz” que estarán completamente despiertos. La profecía anuncia que, cuando se alcance el
quinto nivel de conciencia, ésto se hará de forma colectiva y simultánea.
“Cuando suficientes Semillas estén despiertas, liberadas del miedo y de otros aspectos
negativos del tercero y cuarto nivel de conciencia, las semillas del quinto nivel podrán brotar
dentro de la humanidad y formar un Todo”.
“Sigue tus propias huellas. Aprende de los ríos, los árboles, las rocas. Honra a tus hermanos,
honra a la Madre Tierra, honra al Gran Espíritu. Hónrate a ti mismo y a toda la Creación.
Mira con los ojos de tu Alma y comprométete con lo esencial”.