Sie sind auf Seite 1von 2

Nombre y código: DANIELA ESTEFANÍA

NOY ARIAS 20161160058 ¿QUÉ ES POESÍA?

En la sesión anterior nos acercamos al “Arte ¿Qué es poesía? –dices mientras clavas
Poética”, creación en la que la poesía se centra en mi pupila tu pupila azul.
en sí misma para explicarse y exponerse, para ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
cuestionarse y responderse; para mostrarse Poesía... eres tú.
desde su inherente ambigüedad que invita
Rubén Darío, Nicaragua (1836-1870)
siempre a la reflexión y a la expresión…
Estos versos relatan el origen y el fin
Leyendo los “Arte Poética” de Sara Ibáñez, de la poesía. El origen que es el mundo
Vicente Huidobro, Jorge Luis Borges y Manuel tangible, el mundo real que es bello a
Bandeira tuvimos acceso a cuatro distintas los ojos del poeta, y el retrato de esa
perspectivas de la poesía que se belleza, de ese mundo encerrado en
complementan hoy con las tres siguientes: unas pupilas, que finalmente vuelve a
Rubén Darío, Alejandra Pizarnik y Nicanor su punto de origen: el poeta leyendo
Parra. poesía a su objeto poético. Ese es el
poema.
1) Lea los tres poemas incluidos en esta
página y comente ¿Cómo se asume la
poesía en cada uno de ellos? Use el
espacio disponible debajo de cada texto.
2) Al reverso de la página cree su propio
“Arte Poética”.

Elabore en su cuaderno las versiones iniciales


de sus respuestas y del poema a crear, antes
de escribir aquí los textos definitivos.

LINTERNA SORDA LA MONTAÑA RUSA


 
Los ausentes soplan y la noche es densa. La Durante medio siglo la poesía fue
noche el paraíso del tonto solemne.
tiene el color de los párpados del muerto. Hasta que vine yo
Toda la noche hago la noche. Toda la noche y me instalé con mi montañ a rusa.
escribo. Suban, si les parece.
Palabra por palabra yo escribo la noche. Claro que yo no respondo si bajan
echando sangre por boca y narices.
Alejandra Pizarnik, Argentina (1936-
1972) Nicanor Parra, Chile (1914-2018)

El poeta es creador, crea la noche La poesía es un sinfín de curvas y


porque la noche lo cobija para su fin movimientos sorpresivos, suben y
artístico. El conticinio es cómplice, en bajan, se alarga y se acorta el verso y
la soledad de la escritura del proceso se entromete en la emocionalidad de
tan íntimo y secreto que es tratar de quien se anima a montar.
escribir al mundo.
Conticinio

Como el disparo que aturde a las aves danzantes


me despierta en la noche el rumor,
el hedor de los versos ya muertos en mi carne
que buscan reencarnar.

Despierto,
despierta el soñador al verse soñado en el sueño ajeno,
abro mis ojos también ajenos a la imagen ciega,
sobre mi mano cae el agua memoriare
agua sin filtro ni cascada, agua libre,
libre

escribo
describo
te escribo

Mi carne revierte el paso del tiempo,


mi carne es papel de sangre,
mi carne y tu carne son el verso,
la tempestad, la tormenta

Mi carne y tu carne son la prueba de la existencia humana


retratada en esta epístola grave que
escribo
describo
te escribo

El agua fluye,
tu carne fluye en mi carne espesa,
tu palabra en mi lengua, en mis ríos,
mi voz en tus conchas de mar,
yo en ti y tú en mí
y nosotros en verso

Despierto,
despierta la noche al recordar al amanecer,
abro mis ojos que recordaron también cada pincelada de tu carne,

mi mano se ha derretido,
mi carne se ha derretido en la tuya y solo queda esto,
amor,
un par de palabras,
por si mañana no despierto,
pero despierta en silencio el recuerdo
de nosotros retratados en un verso.