Sie sind auf Seite 1von 3

CIRCULACIÓN SANGUÍNEA: CIRCUITOS

Existen dos recorridos que parten del corazón:


La circulación pulmonar es un circuito de corto recorrido que va del corazón a los
pulmones y viceversa.
La circulación sistémica trasporta la sangre desde el corazón al resto del cuerpo y luego la
lleva de vuelta al corazón.

En la circulación pulmonar:
la arteria pulmonar es una gran arteria que sale del corazón. Se ramifica en dos, y lleva la
sangre del corazón a los pulmones. En los pulmones, la sangre recoge oxígeno y elimina
dióxido de carbono. Y la sangre regresa al corazón a través de las venas pulmonares.

En la circulación sistémica:
la sangre que regresa al corazón se ha cargado de oxígeno en los pulmones. Por lo tanto, se
puede distribuir al resto del cuerpo. La aorta es una gran arteria que sale del corazón llena
de sangre rica en oxígeno. Las ramificaciones de la arteria aorta trasportan sangre a los
músculos del mismo corazón, así como a todas las demás partes del cuerpo. Como si de un
árbol se tratara, las ramificaciones se van volviendo más y más pequeñas conforme se van
alejando de la aorta.

En cada parte del cuerpo, una red de diminutos vasos sanguíneos, llamados capilares,
conecta pequeñas ramificaciones arteriales con pequeñas ramificaciones venosas. Los
capilares tienen unas paredes muy finas, lo que permite que los nutrientes y el oxígeno se
distribuyan a las células. Los productos de desecho entran en los capilares.

Luego los capilares desembocan en pequeñas venas. Y las venas pequeñas desembocan en
venas de mayor tamaño a medida que la sangre se va acercado al corazón. Las válvulas de
las venas permiten que la sangre siga fluyendo en la dirección correcta. Las dos grandes
venas que llevan sangre al corazón son la vena cava superior y la vena cava inferior. (Los
términos "superior" e "inferior" no significan que una vena sea mejor que la otra, sino que
están situadas por encima y por debajo del corazón.)

Una vez la sangre regresa al corazón, necesitará volver a entrar en la circulación pulmonar,
donde eliminará el dióxido de carbono y se cargará de oxígeno.
La circulación sanguínea en los humanos es doble, completa y cerrada:

Es doble porque existen dos circuitos, de tal manera que la sangre pasa dos veces por el
corazón en cada vuelta:

-El circuito menor o pulmonar lleva la sangre del corazón, desde el ventrículo derecho y
a través de las arterias pulmonares, a los pulmones, se oxigena, deja el CO2, y vuelve, por
las venas pulmonares a la aurícula izquierda del corazón.

-El circuito mayor o general lleva la sangre desde el ventrículo izquierdo, por la arteria
aorta y llega a las células de todos los órganos, donde desde los capilares, cede el oxígeno
y recoge los desechos. Los capilares se reúnen en vénulas y luego en venas que devuelven
la sangre, por las venas cavas, a la aurícula derecha del corazón.
Es completa porque la sangre rica en O2 nunca se mezcla con la sangre pobre en O2.
Es cerrada, porque la sangre viaja por los vasos sanguíneos sin salir de ellos. Las sustancias
que lleva la sangre llega a los tejidos a través de difusión.
La sangre se carga de nutrientes en el hígado, al que los ha llevado la propia sangre desde
el tubo digestivo, y se carga de oxígeno en los alvéolos pulmonares.

PRESION SANGUINEA
La presión sanguínea es la tensión ejercida por la sangre que circula sobre las paredes de
los vasos sanguíneos, y constituye uno de los principales signos vitales. La presión de la
sangre disminuye a medida que la sangre se mueve a través de arterias, arteriolas, vasos
capilares, y venas; el término presión sanguínea generalmente se refiere a la presión
arterial, es decir, la presión en las arterias más grandes, las arterias que forman los vasos
sanguíneos que toman la sangre desde el corazón. La presión arterial es comúnmente
medida por medio de un esfigmomanómetro, que usa la altura de una columna de
mercurio para reflejar la presión de circulación (ver Medición no invasiva más abajo).
Los valores de la presión sanguínea se expresan en milímetros del mercurio (mmHg), a
pesar de que muchos dispositivos de presión vascular modernos ya no usan mercurio.
La presión arterial varía durante el ciclo cardíaco de forma semejante a una función
sinusoidal lo cual permite distinguir una presión sistólica o de la presión
arterial diastólica. La presión media a través del ciclo cardíaco se indica como presión
sanguínea media; la presión de pulso refleja la diferencia entre las presiones máxima y
mínima medidas.
Los valores típicos para un ser humano adulto, sano, en descanso, son aproximadamente
120 mmHg (16 kPa) para la sístólica y 80 mmHg (11 kPa) para la diastólica (escrito
como 120/80 mmHg, y expresado oralmente como "ciento veinte sobre ochenta"). Estas
medidas tienen grandes variaciones de un individuo a otro. Estas medidas de presión
sanguínea no son estáticas, experimentan variaciones naturales entre un latido del
corazón a otro y a través del día (en un ritmo circadiano); también cambian en respuesta
al estrés, factores alimenticios, medicamentos, o enfermedades. La hipertensión se refiere
a la presión sanguínea que es anormalmente alta, al contrario de la hipotensión, cuando la
presión es anormalmente baja. Junto con la temperatura del cuerpo, la presión sanguínea
es el parámetro fisiológico más comúnmente medido.
Aunque a la presión sanguínea se la confunde con la presión arterial, se puede distinguir
dos tipos de presión sanguínea:
PRESIÓN VENOSA:
La presión venosa es la presión que ejerce la sangre contenida en los vasos venosos. En
general, es más baja que la presión arterial, debido a que, aunque el volumen de sangre
es grande, la distensibilidad de los vasos también es grande, factor que influye
directamente en la presión. Por otro lado, y al contrario de lo que sucede con la presión
arterial, la presión venosa es mayor en la periferia y menor en los grandes vasos, cerca
del corazón
PRESIÓN ARTERIAL:
Tiene dos componentes o medidas de presión arterial que son:
-Presión sistólica: El máximo de la curva de presión en las arterias y que ocurre cerca del
principio del ciclo cardíaco durante la sístole o contracción ventricular.
-Presión diastólica: Es el valor mínimo de la curva de presión (en la fase de diástole o
relajación ventricular del ciclo cardíaco).