Sie sind auf Seite 1von 6

‘Distillatoria’: ‘Más allá del

jardín’ sigue expandiéndose


Josep Oliver
Follow
Mar 19 · 3 min read
Más allá del jardín era originalmente una serie de
animación de Cartoon Network, un proyecto de Patrick
McHale que tardó casi diez años en madurar desde que fuera
concebido hasta que la cadena de televisión le dio el visto
bueno. Esta miniserie de diez episodios de breve duración
pronto se convirtió en una obra de culto entre los aficionados:
lo tenía todo, personajes carismáticos, profunda ambientación,
canciones geniales… Era natural que pronto su propio autor
quisiera expandir ese universo trasladando su obra al cómic.
Porque, de hecho, este Más allá del jardín que publica
Norma en castellano no es una traslación de la serie de
animación, sino que se trata de aventuras originales e inéditas
que pueden insertarse en la continuidad de la serie, es decir,
que complementan y amplían lo ya conocido por los fans. De
esta serie han aparecido hasta el momento tres volúmenes y
hace poco, antes de que el mundo editorial se detuviera por el
confinamiento, era novedad este nuevo tomo independiente,
llamado Distillatoria.

En Distillatoria nos encontramos con los dos hermanos,


Wirt y Greg, que parecía que por fin habían podido salir de ese
bosque por donde erraban. Pero una vez de nuevo en su
realidad, las cosas no parecen cuadrar: sobre todo el hecho de
que Beatriz sigue siendo un pájaro y pudiendo hablar y que a
Wirt su amor platónico Sara le está correspondiendo… Algo
extraño está sucediendo y sólo una persona se ha dado cuenta
de ello.
Distillatoria

No puedo ser imparcial con Más allá del jardín porque la


serie de animación ya me enamoró con su tono cambiante de
la serie, la delicadeza con la que están tratados los personajes,
el esfuerzo puesto en los números musicales, el límite en el que
transita la serie entre lo onírico y lo pesadillesco… En este salto
al cómic, de manos del su propio autor, que se ocupa de los
guiones, encontramos de nuevo el mismo buen hacer,
especialmente en lo que respecta a crear un ambiente
evocador, que tanto puede ser más ligero y humorístico como
surrealista o pesadillesco.

En Distillatoria, Jim Campbell se ocupa de nuevo del arte ,


con un estilo un poco más naïf que el de la serie, pero que se
ajusta como un guante a los propósitos de la serie, mientras
que el guion de Jonathan Case (El asesino de Green River)
enlaza perfectamente con todo lo ya narrado de las aventuras
de Wirt y Greg. Un nuevo tomo con el que disfrutar de la
fantasía folk de esta serie.