Sie sind auf Seite 1von 37

PRUEBA (DERECHO)

La prueba, en Derecho, es todo motivo o razón aportado al proceso por los medios y
procedimientos aceptados en la ley para llevarle al juez al convencimiento de la certeza sobre los
hechos1 discutidos en un proceso. Ciertos autores le asignan a la prueba el fin de establecer la
verdad de los hechos y no solamente el convencimiento al juez.2

Desde un punto de vista procesal, la prueba se aprecia desde tres aspectos: desde su
manifestación formal (medios de prueba), desde su manifestación sustancial (los hechos que se
prueban) y desde el punto de vista del resultado subjetivo (el convencimiento en la mente del
juzgador).3 En cuanto a la primera manifestación los medios de prueba son los vehículos a través
de los cuales probamos un hecho, objeto o circunstancia y están establecidos en la ley
(testimonios, peritajes, inspecciones, etcétera), mientras que la manifestación sustancial hace
referencia a los hechos que se quieren probar a través de esos medios (existencia de un contrato,
comisión de una infracción, etcétera).

Se pueden probar todos los hechos, a excepción de los hechos negativos sustanciales y de los
hechos que son moral y físicamente imposibles. En un proceso judicial se deben probar los hechos
que son objeto de litigio, teniendo generalmente la carga de la prueba aquél que ha afirmado un
hecho que no ha sido admitido por la contraparte.

DECLARACION DE LAS PARTES

RESUMEN:

Guatemala, al igual que otros países incluye entre medios de prueba en un proceso Civil la
Declaración de Partes o Confesión de Parte. Esta lleva como fin el testimonio de una de las partes
en el proceso, respetando los 30 días de prueba, se interpone durante los 9 días de
emplazamiento, como una prueba anticipada, enviando en el memorial de petición del mismo en
plica cerrada el pliego de posiciones que el absolvente deberá contestar. Según la ley del país se
encuentra regulado este procedimiento en los artículos 128 al 141 del Código Procesal Civil del
Mismo país.

INTRODUCCIÓN

Es el primero de los medios probatorios, por que dentro de este se realiza lo que llamamos
"Confesión", que es el testimonio de una de las partes y que desempeña una función probatoria
dentro del proceso, para la realización de este procedimiento es necesario que concurran los
sujetos de la confesión (partes y juez), los cuales deben tener un objeto determinado, que consiste
en los hechos expuestos en la demanda y su contestación. Es de mucha importancia definir la
naturaleza jurídica de la declaración de las partes la cual se basa en el criterio dominante que se
trata de una prueba legal la cual se produce, mediante una declaración de conocimiento, y no
como expresión de un saber desinteresado.
La confesión en el Sistema Procesal guatemalteco para su desarrollo requiere de ciertos aspectos
prácticos se encuentran regulados en los artículos del 130 al 140 de nuestro Código Procesal Civil y
Mercantil estos aspectos son: que se realice ante Juez competente, que la citación debe hacerse
de manera personal, que las posiciones o preguntas versen sobre hechos personales del
absolvente o sobre el conocimiento de un hecho, que las respuestas deberán contestarse
afirmativa o negativamente, que la declaración se hará bajo juramento en la cual el juez abrirá la
plica y calificará el pliego de posiciones, luego la parte que promovió puede presentar las
preguntas adicionales que el juez también calificará, en caso de que el absolvente no se
presentara a declarar, el juez lo declarará confeso, en caso de enfermedad legalmente
comprobada, el tribunal se trasladará al lugar en que este se encuentre y se realizará allí dicha
diligencia. El proceso puede terminar por confesión si el demandado así lo desea.

Es importante destacar que en la práctica se necesita de un memorial de interposición de la


demanda y el trámite en general, se agrega a este trabajo todo ese memorial, con nombres
ficticios del actor, el demandado, la juez los abogados etc. Solo a manera de ejemplo para ilustrar
mejor el mismo procedimiento.

II

LOS MEDIOS DE PRUEBA EN PARTICULAR

DECLARACION DE LAS PARTES

DEFINICIÓN:

La declaración de las partes es el primero de los medios probatorios contenido en el artículo 128
del Código Procesal Civil y Mercantil estipula que: "Son medios de prueba:

1. Declaración de las partes.

2. Declaración de testigos.

3. Dictamen de expertos.

4. Reconocimiento judicial.

5. Documentos.

6. Medios científicos de prueba.

7. Presunciones"

El testimonio de una de las partes se llama, confesión a diferencia del de los terceros que
constituye la prueba de testigos, la confesión puede ser tanto del actor, cuando reconoce un
hecho afirmado por el demandado, como de éste cuando acepta los alegados por aquel.

La confesión, considerada como prueba, es el testimonio que una de las partes hace contra si
misma, es decir, el reconocimiento que uno de los litigantes hace de la verdad de un hecho
susceptible de producir consecuencias jurídicas a su cargo.

CHIOVENDA define la confesión como "la declaración que hace una parte de la verdad de hechos
afirmados por el adversario y favorable a éste". ALSINA la define como "el testimonio que una de
las partes hace contra si misma, es decir el reconocimiento que uno de los litigantes hace de la
verdad de un hecho susceptible de producir consecuencias jurídicas a su cargo". Pero testimoniar
y declarar son dos nociones distintas. Todo testimonio es una declaración, pero no toda
declaración es un testimonio. Testimoniar es "la declaración de un testigo sobre alguna cosa o
acerca de la existencia o inexistencia de un hecho que haya presenciado u oído", por lo que no
cabe duda que testimonio deriva de testigo y testigo de Testis, cuya palabra designa a la persona
que por haber percibido un hecho que le es ajeno, puede atestiguar acerca de él. Lógicamente, no
puede pues existir un testimonio contra si mismo. Lo que existe y dice de la esencia de la
confesión, es que se trata de una declaración contra si mismo porque lo que en ella se hace es
manifestar un acto de voluntad que nos es propio. Con el testimonio se describe un hecho. CON LA
DECLARACIÓN SE EXPRESA LA VOLUNTAD DE RECONOCERLO COMO VERDADERO CONTRA SI
MISMO, Y NATURALMENTE, A FAVOR DEL ADVERSARIO.

GUASP define la confesión como "cualquier declaración de las partes que desempeñe una función
probatoria dentro del proceso", esto es que tienda a convencer al Juez de la existencia o
inexistencia de un dato procesal determinado. GUASP dice: que recoge como primer elemento de
la confesión las declaraciones prestadas por los litigantes. Se confiesa en el sentido amplio de los
restantes caracteres de esta prueba se anuncia expresamente por los litigantes una cierta actitud
de ellos hacia los datos procesales que constituyen el objeto de la prueba.

DECLARACION DE TESTIGOS

DECLARACIÓN DE TESTIGOS

COMO MEDIO DE PRUEBA EN PARTICULAR

Parte I

Que es el Testigo y podemos decir que es toda persona extraña en el proceso cuya declaración se
utiliza como medio de prueba, por versar sobre hechos en él controvertidos y cuyo conocimiento
ha adquirido fuera del proceso.

Capacidad para ser testigo:

Conforme al artículo 31 del Código de Trabajo, se puede decir que los trabajadores mayores de 14
años tienen esa capacidad.

Clases de testigos:

1)TESTIGO JUDICIAL: es aquel que declara ante órgano jurisdiccional competente; 2) TESTIGO
EMPRESARIAL: es aquella persona física a quien le constan los hechos o circunstancias sobre las
que declara en razón de que labora en el mismo lugar en el que prestan sus servicios las partes del
proceso; 3) TESTIGO EXTRA - EMPRESARIAL: es aquel sujeto que tiene conocimiento de los hechos
sobre los que declara, porque circunstancialmente los presenció, no siendo trabajador de la
empresa en la que laboran las partes del juicio.

Testimonios y sus modalidades:

Testimonio es el acto que consiste en representar un hecho. Se representa, manifestando el


testigo la idea que del hecho tiene. El medio de que se sirve para externar o comunicar esa idea, es
la palabra hablada o escrita.

En el campo procesal laboral tiene mayor relevancia el testimonio oral, en virtud de que en el
proceso laboral predomina el principio de oralidad y sobre todo porque el mismo se desarrolla a
través de audiencias en las que las partes deben comparecer con sus respectivos medios de
prueba. El testimonio escrito, por el contrario es un caso de excepción que generalmente se
presenta en el caso de las personas jurídicas al rendir sus declaraciones por medio de informes, y
que por tal motivo los juzgadores lo toman como parte de la prueba documental.

En nuestro medio se han presentado casos en que se ha pretendido hacer valer declaración de
testigos que constan en actas notariales, pero es los juzgadores han sido del criterio de no darles
ningún valor probatorio a tales declaraciones, por estimar que con dicho procedimiento se niega el
derecho de la contraparte de fiscalizar tal medio de prueba.

Deberes que la ley establece en relación a la prueba de testigos.

El Código de Trabajo en el artículo 348 establece: "todos los habitantes de la república tienen
obligación de concurrir al llamamiento judicial para declarar en juicios de trabajo, salvo que estén
justamente impedidos para hacerlo o que se encuentren comprendidos dentro de las excepciones
establecidas por la ley. La desobediencia será sancionada con una multa de cinco a veinticinco
quetzales, que deberá imponer el juez que conozca del asunto. Con la anticipación debida, las
citaciones de harán por medio de la Policía Nacional."

Como se puede observar la ley tiene establecida la obligación de declarar, deber que se funda en
el carácter o finalidad del testimonio como es la de servir al proceso para los fines de la justicia,
ahora bien, dicho deber se traduce en tres imperativos: deber de comparecer ante el juez; deber
de declarar; y deber de ser veraz. Por ello el art. 350 prescribe que "Los patronos quedan
obligados a permitir que sus trabajadores concurran a prestar los testimonios a que haya lugar,
cuando la citación sea hecha legalmente, sin menoscabo de sus intereses, salario o jornada de
trabajo. La transgresión a lo preceptuado en este artículo será castigada con una multa de
veinticinco a cien quetzales que deberá imponer el Juez que conozca del asunto."
Lea más en: http://trabajadorguatemalteco.blogspot.com/2014/10/declaracion-de-
testigos.html#ixzz5hh9spP00

DECLARACIÓN DE TESTIGOS

COMO MEDIO DE PRUEBA EN PARTICULAR

Parte II

Oportunidad para ofrecer la prueba de declaración testimonial:

En el procedimiento ordinario laboral, únicamente se presentan dos fases procesales en relación


a los medios de prueba y son: su ofrecimiento y el diligenciamiento, en virtud de que no existe
un período de prueba como en el procedimiento ordinario civil.

El artículo 332 del Código de Trabajo, establece los requisitos que debe contener la demanda y
su correspondiente contestación, indicando en la literal e) "enumeración de los medios de
prueba con que acreditarán los hechos, individualizándolos en forma clara y concreta, según su
naturaleza, expresando los nombres y apellidos de los testigos y su residencia si se supiere..." o
sea que es en la demanda o en su contestación la oportunidad procesal en la cual se debe
ofrecer la prueba, ofrecimiento que debe ser debidamente individualizado, para no dar
oportunidad al juzgador que la rechace. Hay autores y jueces que sostienen que en el
procedimiento laboral no es permitido hacer el ofrecimiento como se hace en el campo procesal
civil, en donde sólo se consigna: "OFREZCO LA DECLARACION DE TESTIGOS", en razón de que el
Código de Trabajo exige que se enumere el medio de prueba, individualizándolo en forma clara
y concreta y especificando en relación a la prueba de testigos, se debe indicar los nombres y
apellidos, de los que se ofrece ( habemos quienes no compartimos ese criterio porque se basa
en una lectura truncada de la norma.).

Numero de testigos que se pueden ofrecer:

El artículo 347 del Código de Trabajo preceptúa: "Las partes pueden ofrecer hasta cuatro
testigos sobre cada uno de los hechos que pretendan establecer...".

Diligenciamiento de la prueba de declaración de testigos:

De acuerdo con la ley, las partes están obligadas a comparecer con sus respectivos medios de
prueba a la primera audiencia. Cuando los testigos no residan en la localidad en donde está
situado el juzgado, la ley prevé (Art.439) que cuando haya que recibirse declaraciones de
testigos fuera del lugar donde tenga asiento el tribunal, el juez después de contestada la
demanda y con la audiencia de la parte contraria, haciéndole saber el día y la hora de la
diligencia podrá comisionar a otro de igual o inferior categoría, aunque no sea de la jurisdicción
privativa de trabajo.

Los tribunales de trabajo, en virtud de que el Código de Trabajo no tiene establecido


procedimiento de recepción de la declaración testimonial, acuden supletoriamente al C.P.C. Y
M. con algunas reservas; por ejemplo, no es necesario acompañar el interrogatorio con la
demanda, tampoco se suspende la diligencias por la incomparecencia de alguno o de todos los
testigos.

Medio de fiscalización de la prueba de testigos:

El medio idóneo que tiene las partes para tratar de corroborar la veracidad o falsedad de lo
declarado por un testigo, son las repreguntas, las cuales deben versar únicamente sobre los
hechos relatados por el testigo y se dirigen inmediatamente que ha finalizado de responder a las
preguntas o interrogatorio presentado por el proponente de tal medio de prueba.

TODO EL TRABAJO ESTA EN LOS FAVORITOS DEL BUSCADOR

La prueba testimonial

a) Definición

Testimonio es la declaración de una persona física, recibida en el curso del proceso penal, acerca
de lo que pudo conocer, por percepción de sus sentidos, sobre los hechos investigados, con el
propósito de contribuir a la reconstrucción conceptual del hecho. Partiendo de esta definición
podemos realizar las siguientes puntualizaciones:

1ª El testigo declarará sobre lo que le consta en relación al imputado, al hecho o a sus


circunstancias. Este conocimiento debe haberlo adquirido a través de sus sentidos (vista, oído,
olfato, gusto o tacto).

2ª El testimonio siempre lo debe prestar una persona individual. Las personas jurídicas no
declaran; en caso necesario lo hacen sus representantes legales.

3ª El testigo narra lo que percibió pero no expresa opiniones ni conclusiones. Las opiniones las da
el perito.
4ª El testimonio debe hacerse oralmente, salvo que algún impedimento físico no se lo permita
(Art. 142 CPP) o tenga un trato preferencial (Art.208 CPP).

Salvo durante el juicio oral, la ley no exige que la declaración testimonial se de en algún lugar en
concreto. Por ello, las declaraciones testimoniales las puede recibir el Ministerio Público en
cualquier lugar (por ejemplo, en la misma escena del crimen), sin que sea necesaria la ratificación
en la sede del Ministerio Público.

b) Capacidad para ser testigo

La ley no exige capacidad en las personas para rendir testimonio. En base al principio de libertad
probatoria, podrán rendir testimonio incluso los menores e incapaces (ver Art.213). Tampoco
existe ningún tipo de tacha en cuanto a la persona. Cualquier amigo, enemigo o pariente del
imputado puede rendir testimonio. Obviamente, será el juez quien, de acuerdo a la sana crítica
razonada valorará la imparcialidad del testigo así como la veracidad y valor probatorio de su
testimonio.

Sin embargo, por su posición en el proceso, no podrán ser testigos:

1º El juez, el fiscal o el secretario del proceso por su condición son incompatibles con la calidad de
testigos. Al respecto, cabe precisar:

I. Si el conocimiento del hecho es anterior a la intervención funcional, deberá excusarse, pues en


cualquier caso podrá ser sustituido como funcionario, más no como testigo.

II. Si el conocimiento del hecho es en virtud de la intervención funcional, no declarará como


testigo en el mismo proceso. Bastará con el acta que haya redactado al realizar la diligencia. Por
ejemplo, no declarará como testigo un fiscal sobre una diligencia de investigación ni un juez de
primera instancia sobre una prueba anticipada que realizó. Asimismo tampoco podría ser llamado
un juez que realizó prueba por exhorto.

2º El defensor. La misma persona no puede actuar como testigo y como defensor del imputado al
mismo tiempo.
3º El imputado no puede ser citado como testigo. Como ya se explicó, la declaración del imputado
no es un medio de prueba, sino un medio de ejercitar la defensa material. Por ello, tampoco podrá
ser citado como testigo un coimputado. El querellante, así como los miembros de la policía, si
podrán prestar declaración como testigos.

c) Alcance del deber de rendir testimonio

Todas las personas (salvo las excepciones legalmente previstas en el art. 212) están obligadas a
rendir testimonio (Art. 207). El deber de rendir testimonio no está subordinado a la calidad de
ciudadano, sino que comprende también al extranjero que se encuentra en Guatemala. Dentro del
deber de rendir testimonio, se distinguen tres obligaciones:

El deber de concurrir a la citación.

El deber de prestar protesta.

El deber de prestar declaración.

A continuación vamos a realizar un análisis más detallado de cada una de estas tres obligaciones,
así como de las excepciones previstas por la ley.

El deber de concurrir

Toda persona que se encuentre en Guatemala está obligada a concurrir a una citación con el fin de
prestar declaración testimonial. Tanto el juez o tribunal como el Ministerio Público están
legitimados para citar a los testigos. La citación ha de realizarse con las formalidades exigidas en el
artículo 173 del Código Procesal y 32 de la Constitución. Sin embargo, no será necesario cumplir
estos requisitos:

1º En casos de urgencia: El artículo 215 faculta en estos supuestos la citación verbal, telefónica o
por otras vías, aunque en la misma se debe aclarar el motivo de la citación.

2º En aquellos supuestos en los que la persona se presente voluntariamente a declarar (Art. 215).

3º Cuando se tema que el testigo se oculte o intente entorpecer por cualquier medio la
averiguación de la verdad, se podrá proceder a su conducción sin citación previa. Sin embargo en
este caso será necesaria la orden judicial. (Art. 175).

Cuando el testigo no reside en el lugar donde se deba prestar declaración o en sus proximidades, y
la declaración personal fuese imprescindible para el debate se le indemnizará, a su pedido, con los
gastos de viáticos. El pago de los viáticos se efectuará según el reglamento que para el fin debe
emitir la Corte Suprema (Art. 216 CPP).

Exceptuando aquellos casos en los que la declaración deba darse para el debate, si no fuese
imprescindible la presentación personal en fiscalía, el testimonio podrá realizarse por exhorto o
despacho a la autoridad de su domicilio. En ese caso, la declaración la tomará algún miembro del
Ministerio Público del domicilio del testigo. Si no hubiese fiscal, podrá realizar la toma de
declaración la policía y en su defecto el juez (Art. 304 CPP).

En aquellos casos en los que el testigo no pueda comparecer por estar físicamente impedido, será
examinado en su domicilio o lugar donde se encuentre. También podrá realizarse de esta manera
cuando el testigo tema por su vida o seguridad personal, en razón de amenazas, intimidaciones o
coacciones de que sean objeto (Art. 210).

Si el testigo reside en el extranjero, se procederá de acuerdo a las normas internacionales para el


auxilio judicial. La citación se puede realizar a través de la Interpol y la declaración ante las
autoridades diplomáticas guatemaltecas del lugar de residencia. Si se le requiere para el debate y
no pudiese acudir, se solventará el problema a través de suplicatorio, carta rogatoria o
requerimiento (Art. 379), o mediante uno de los miembros del tribunal comisionado para el
efecto, o el exhorto a otro juez (Art.365). En este caso las partes podrán acudir, designar un
representante o consignar por escrito las preguntas a formular. El acta que se levantó será leída en
la audiencia salvo que la parte que lo propuso asuma los gastos del viaje y a su costa, haga venir al
testigo (Art. 365).

En el caso de que un testigo residente en el país no concurra a la citación:

1º Se le podrá conducir (Art. 217 del CPP). Tanto el fiscal como el juez pueden solicitar a las fuerzas
de seguridad que conduzcan a una persona para declarar.

2º Se le impondrá una multa de diez a cincuenta quetzales en el caso de que la incomparecencia


fuere injustificada (Art. 174 del CPP).

3º Incurrirá en delito de desobediencia del artículo 414 del Código Penal.

No obstante, de acuerdo a lo dispuesto en los dos últimos párrafos del artículo 217, si la negativa a
comparecer se debe a temores por su seguridad personal o que su vida corre peligro por
coacciones o amenazas, se le podrá tomar declaración en su domicilio, conforme al artículo 210
del CPP. En su caso, se podrá tomar su declaración como prueba anticipada, de acuerdo al artículo
317.

Sin embargo, la ley ha previsto en su artículo 208 una serie de excepciones en cuanto al deber de
comparecer o declarar en forma personal. No obstante, estas personas siguen obligadas a rendir
informe o testimonio escrito bajo protesta de decir la verdad. Cuando la importancia del
testimonio lo justifique, podrán declarar en su despacho o residencia oficial.

En ese caso, las partes no podrán interrogar directamente sino que deberán hacerlo a través del
juez (Art. 209). No están obligados a concurrir personalmente:
1º Los presidentes y vicepresidente de los Organismos del Estado, los ministros de Estado o
quienes tengan categoría de tales, los diputados titulares, los magistrados de la Corte Suprema de
Justicia, de la Corte de Constitucionalidad y del Tribunal Supremo Electoral y los funcionarios
judiciales de superior categoría a la del juez respectivo.

2º Los representantes diplomáticos acreditados en el país, salvo que deseen hacerlo. La solicitud
deberá hacerse a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, por medio de la Presidencia del
Organismo Judicial. En caso de negativa, no podrá exigírseles que presten declaración.

Esta excepción se funda en la investidura pública del sujeto, en razón de su cargo y no por su
persona. En cualquier caso, las personas citadas podrán renunciar a este tratamiento especial.

El deber de prestar protesta

La protesta solemne o juramento es un deber de carácter formal, obligatorio para todos los
testigos. El artículo 219 establece la fórmula de la protesta. La protesta está directamente
vinculada al delito de falso testimonio. Por ello no deben ser protestados los menores de edad,
por ser inimputables. Asimismo tampoco serán protestados los que aparezcan como sospechosos
o participes del delito. En estos casos, el testigo deberá ser simplemente amonestado (Art. 222).

Durante el procedimiento preparatorio el Ministerio Público no podrá requerir protesta solemne a


un testigo. Tampoco podrá el juez, cuando realiza diligencias urgentes conforme al artículo 304 o
318. Se exceptúan los casos de prueba anticipada (Art. 224). El fundamento de esta prohibición es
preservar la declaración oral para el debate y evitar que se introduzcan declaraciones escritas en
casos en los que no son necesarias.

En el caso de que una persona se negare a prestar protesta deberá explicar sus motivos. Si no se
encontrase amparado en alguna de las excepciones del artículo 222 del CPP y persistiere en su
actitud se le iniciará la persecución penal correspondiente.
Derecho Penal. El careo
El careo

CAREO:

El careo es otro medio probatorio que el Código Procesal Penal regula en el Art.
250.

Llamado, por algunos tratadistas como una confrontación, consiste en la presencia


y exposición oral de personas que ya lo han hecho en el trámite procesal, con el fin
de esclarecer judicialmente lo que se ha derivado dudoso o contradictorio
decidiéndolo el juez para que se realice entre testigos o entre estos y el imputado,
con la facultad de que el careo pueda asistir el defensor previa protesta, que no
corre para el imputado, se leerá, en voz alta las declaraciones que considera han
provocado la contradicción o lo opuesto entre si, de modo que se confirme lo dicho
anteriormente, se refute o se consiga acuerdo.

La diligencia ha de perpetuarse en acta, con los detalles precisos que habrán de


servir a la investigación.

La justificación del careo reviste suma importancia, puesto que la aclaración es


ingrediente de eficacia en la averiguación y en la decisión judicial. Sin embargo,
estimamos que el acto debiera ser presenciado por profesional de la conducta
humana, de modo que haya un análisis del comportamiento asumido por los
sujetos en los careos.

El examen inmediato de psicólogo o, de ser necesario, por psiquiatra, puede


orientar al juzgador sobre el proceder de quienes protagonizan la confrontación,
calificando actitudes falsas o veraces, en abono a la opinión final del juez y su
respectiva valoración en esta clase de probanza.

En materia de investigación criminal y por orden del juez u otra autoridad


competente, la confrontación de los testigos o acusados que se contradicen en sus
declaraciones, para averiguar mejor la verdad oyéndolos en sus debates,
discusiones, reproches y acusaciones.

Concepto

El careo es la confrontación inmediata entre personas que han prestado declaraciones


contradictorias sobre un hecho relevante en el proceso. El careo sirve para disipar, aclarar o, en su
caso, hacer patente contradicciones entre lo manifestado por los distintos testigos e imputados.
De hecho, el careo es una forma especial de ampliación de testimonio, por lo que la normativa de
este medio de prueba regirá complementando lo dispuesto sobre el careo.

El careo puede realizarse entre testigos, entre imputados o entre testigos e imputados. Podrán
participar dos o más personas. Sin embargo es requisito que todos los participantes hayan
declarado previamente en el proceso (ante el juez o ante el Ministerio Público). Obviamente, para
que se ordene el careo, debe haber desacuerdo entre las declaraciones vertidas y que ese
desacuerdo sea de suficiente relevancia. Para la práctica del careo se observarán en lo posible las
reglas del testimonio y la declaración del imputado.

b) Procedimiento

En el caso de que el careo se realice entre dos testigos durante el procedimiento preparatorio, sin
carácter de prueba anticipada, esta diligencia se realizará ante el fiscal. De la misma se levantará
acta en la que se dejará constancia de las ratificaciones, reconvenciones y otras circunstancias que
pudieran tener utilidad para la investigación (Art. 253). Sin embargo, esta acta no podrá
introducirse por lectura al debate y tendrá el mismo valor que una declaración testimonial vertida
durante el procedimiento preparatorio.

Cuando el careo se realice durante el procedimiento preparatorio entre un imputado y un testigo


o entre coimputados, la diligencia se deberá realizar ante el juez contralor y en presencia de
abogado defensor. El acta del careo tendrá el mismo valor que el acta que recoge la declaración
del imputado.

Cuando el careo se realice con carácter de prueba anticipada, esta deberá efectuarse ante el juez y
con presencia de las partes, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 317 CPP. El acta podrá
incorporarse al debate para su lectura.

Finalmente, el careo podrá producirse en el debate a pedido de las partes o surgir como nueva
prueba (Art. 381) tras aparecer contradicciones en las declaraciones de los imputados y las
testimoniales.

c) Desarrollo

Los participantes al careo prestarán protesta antes de iniciarse el acto, a excepción del o de los
imputados (Art. 251). No obstante, aplicando supletoriamente la normativa del testimonio, la
protesta no se realizará si el careo se efectúa durante el procedimiento preparatorio (Art. 224),
salvo que sea anticipo de prueba.

Quien dirija la diligencia (el juez o el fiscal) ordenará la lectura de las partes conducentes de las
declaraciones vertidas por los que van a ser careados que se consideren contradictorias.
Posteriormente, los participes en el careo serán advertidos de las contradicciones, con la finalidad
de que se reconvengan o se pongan de acuerdo, o en su caso para comprobar que las diferencias
se mantienen.

CONCEPTO DE PERITO:
Es la persona versada en una ciencia arte u oficio, cuyos servicios son utilizados por el juez para
que lo ilustre en el esclarecimiento de un hecho que requiere de conocimientos especiales
científicos o técnicos.

CONCEPTO DE PERITAJE:

Es el examen y estudio que realiza el perito sobre el problema encomendado para luego entregar
su informe o dictamen pericial con sujeción a lo dispuesto por la ley.

LA PRUEBA PERICIAL
Es la que surge del dictamen de los peritos, que son personas llamadas a informar ante el juez o
tribunal, por razón de sus conocimientos especiales y siempre que sea necesario tal dictamen
científico, técnico o práctico sobre hechos litigiosos.

ASPECTOS MÁS SALTANTES DE ESTA PRUEBA, SON:

1.- La Procedencia.-

Procede cuando para conocer o apreciar algún hecho de influencia en el pleito, sean necesarios o
convenientes conocimientos científicos, artísticos o prácticos.

2.- La Proposición.-

La parte a quien interesa este medio de pruebas propondrá con claridad y precisión el objeto
sobre el cual deba recaer el reconocimiento pericial, y si ha de ser realizado por uno o tres de los
peritos. El Juez ya que se trata de asesorarle, resuelve sobre la necesidad, o no, de esta prueba.

3.- El Nombramiento.-

Los peritos tienen que ser nombrados por el Juez o Tribunal, con conocimiento de las partes, a fin
de que puedan ser recusados o tachados por causas anteriores o posteriores al nombramiento.

Son causas de tacha a los peritos el parentesco próximo, haber informado anteriormente en
contra del recusante el vínculo profesional o de intereses con la otra parte, el interés en el juicio,
la enemistad o la amistad manifiesta.
4.- El Diligenciamiento.-

Las partes y sus defensores pueden concurrir al acto de reconocimiento pericial y dirigir a los
peritos las observaciones que estimen oportunas. Deben los peritos, cuando sean tres, practicar
conjuntamente la diligencia y luego conferenciar a solas entre sí. Concretan su dictamen según la
importancia del caso, en forma de declaración; y en el segundo, por informe, que necesita
ratificación jurada ante el Juez. El informe verbal es más frecuente y quedará constancia del
mismo en el acta.

5.- El Dictamen Pericial.-

Los peritos realizarán el estudio acucioso, riguroso del problema encomendado para producir una
explicación consistente. Esa actividad cognoscitiva será condensada en un documento que refleje
las secuencias fundamentales del estudio efectuado, los métodos y medios importantes
empleados, una exposición razonada y coherente, las conclusiones, fecha y firma.

A ese documento se le conoce generalmente con el nombre de Dictamen Pericial o Informe


Pericial.

Si los peritos no concuerdan deberá nombrarse un tercero para dirimir la discordia, quién puede
disentir de sus colegas.

Todo dictamen pericial debe contener:

a) la descripción de la persona, objeto o cosa materia de examen o estudio, así como, el estado y
forma en que se encontraba.

b) La relación detallada de todas las operaciones practicadas el la pericia y su resultado.

c) Los medios científicos o técnicos de que se han valido para emitir su dictamen.

d) Las conclusiones a las que llegan los peritos.

6.- La Ampliación del Dictamen.-

No es usual que se repita el examen o estudio de lo ya peritado, sin embargo se puede pedir que
los Colegios Profesiones, academias, institutos o centros oficiales se pronuncien al respecto e
informen por escrito para agregarse al expediente y después oportunamente sea valorado.

7.- La Apreciación y Valoración.-

La prueba pericial tiene que ser apreciado y valorado con un criterio de conciencia, según las
reglas de la sana crítica. Los Jueces y tribunales no están obligados a sujetarse al dictamen de los
peritos. Es por esto que se dice "El juez es perito de peritos"

LOS PERITOS EN EL PROCESO PENAL

Los peritos son terceras personas, competentes en una ciencia, arte, industria o cualquier forma
de la actividad humana, que dictaminan al juez respecto de alguno de los hechos que se investigan
en la causa y se relacionan con su actividad.
El juez verá la coordinación lógica y científica; la suficiencia de sus motivos y sus razones, y de ahí
la importancia de la motivación de la misma, pues si falta, podrá rechazarse la pericia u ordenarse
su aclaración.

Aunque parezca formalmente perfecta y bien motivada, el juez, por no estar convencido, podrá
refutarla, pero no significa que puede imponer su arbitrariedad o su capricho, no podrá rechazarla
simplemente.

Tendrá que argumentar a su vez tener en cuenta el resto de la prueba obtenida, expondrá las
razones por las cuales no concuerda con la pericia y la corrección o incorrección de sus
argumentos serán a su vez valorados, como los de pericia, por el superior jurisdiccional.

LOS PERITOS Y LOS TESTIGOS

El testigo se caracteriza por un concepto de generalidad; el perito por el de especialidad. Helié


decía que es delito quien crea los testigos, mientras que los peritos, por el contrario, son elegidos
por el juez. En lo que se refiere al testigo, éste es un medio de prueba y un tercero, o sea, no es un
sujeto de la relación procesal, pero a diferencia del perito, no se le puede reemplazar por otro, ya
que los hechos determinan según quién los presencie o escuche, qué persona puede declarar.

Además, mientras que el perito declare sobre la base de sus conocimientos, o sea, dictamina, el
testigo lo hace sobre sus percepciones, y el primero toma conocimiento del asunto por encargo
del juez.

OBJETO DE LA PRUEBA PERICIAL

El objeto de la pericia es el estudio, examen y aplicación de un hecho, de un objeto, de un


comportamiento, de una circunstancia o de un fenómeno. Es objeto de la prueba pericial
establecer la causa de los hechos y los efectos del mismo, la forma y circunstancia como se
cometió el hecho delictuoso.

GARANTÍAS DE LA PRUEBA PERICIAL

Son los siguientes:

1.- Número.- La ley ordena que se nombren dos peritos, a fin de que sean dos pareceres y puedan
aportar mayores conocimientos en el examen a practicar.

2.- Competencia.- La Ley pide que se nombren profesionales y especialistas; sólo si no lo hubiere,
el Juez designará a persona a personas de reconocida "honorabilidad y competencia en la
materia".

3.- La Imparcialidad.- Se asegura mediante el juramento prestado en el momento de entregar la


pericia.

4.- Garantías de la Instrucción.- Como en toda diligencia judicial, la designación de peritos debe ser
comunicada a quienes intervienen en el proceso.

5.- Nombramiento.- Como norma general, el nombramiento de peritos corresponde al juez de la


causa y lo hará mediante auto.
CLASES DE EXAMENES PERICIALES

1.- Balística Forense.- sus objetivos son:

* Practicar exámenes de las armas de fuego que le sean remitidas o recogidas en la escena del
delito, para determinar sus características, su estado de conservación y funcionamiento, y si han
sido o no disparadas recientemente.

* Realizar las inspecciones Técnico Balísticas en el lugar de los hechos.

* Realizar la prueba de la parafina, para determinar o detectar restos de pólvora, en sospechosos,


víctima y vestimentas de los mismos.

* Practicar estudios comparativos de proyectiles y casquillos, para identificar las armas de fuego.

* Realizar exámenes de las heridas en las víctimas por armas de fuego, para determinar orificios de
entrada y salida.

* Realizar exámenes de marcas de fábrica, numeraciones otros grabados que existen en las armas
de fuego.

* Realizar exámenes de sustancias explosivas, sujetas a investigación.

* Efectuar la recolección de toda clase de muestra de armas de fuego, cartuchos, proyectiles,


casquillos y artefactos explosivos.

2.- Biología Forense.- tienen los siguientes objetivos:

* Practicar exámenes ectoscópicos en personas cadáveres, para determinar características y


posibles causas de las lesiones que presentan.

* Practicar exámenes clínicas forenses en personas embriagadas, drogadas.

* Practicar la re-estructuración de las pupilas dérmicas del cadáver no identificado.

* Practicar análisis de manchas de sangre y semen, para determinar su naturaleza, características.

3.- Pericias Contables.- Aquí se trata de la actividad que necesariamente tiene que desempeñar un
contador Público, para formular balances, cuentas, planillas, etc.

4.- Dactiloscópicas.- Tienen los siguientes objetivos:

* Identificar dactiloscópicamente a las personas que incurren en delitos, a los que solicitan
certificados en antecedentes policiales.

5.- Físico química.- tienen los siguientes objetivos:

* Realizar estudios de fracturas y naturaleza de vidrios y cristales.

* Realizar exámenes de marcas, números de serie y otras señales, en objetos y materiales


sometidos a peritaje.

* Realizar estudios microscópicos, mediante las diferentes técnicas.


* Practicar exámenes de cortes y roturas en vestimentas y otros materiales, etc., etc.

6.- Fotografía Forense.- sus objetivos son:

* Fotografiar a las personas naturales con fines de identificación, así como a los indicios y
evidencia que sirvan en el descubrimiento de los hechos delictuosos.

* Procesar las tomas fotográficas con fines de identificación.

* Fotografiar la reconstrucción del hecho, en la escena del delito. Etc etc.

7.- La Odontología Forense.- sus objetivos son:

* Identificar a las personas, mediante examen buco palatino, y del macizo cráneo facial.

* Confeccionar los odontogramas a todas aquellas personas que por razón de viaje, trabajo, uso de
armas de fuego y residencia de extranjeros en el país deban figurar en el archivo de
odontogramas.

* Confeccionar los odontogramas a los cadáveres sujetos a investigación policial. etc.

8.- Pericias Toxicológicas.- Toda muerte sospechosa de criminalidad exige autopsia.

A veces junto al cadáver junto al cadáver se encuentra un frasco con sustancias sospechosas. El
frasco debe ser remitido al laboratorio, pues puede contener veneno y ser ésta la causa de la
muerte.

9.- Psiquiátricas.- La pericia psiquiátrica reviste suma importancia. Los peritos deben opinar acerca
del estado mental del procesado y de su antigüedad, establecer si los trastornos, taras o anomalías
han suprimido o solamente disminuido la conciencia del acto y por consiguiente su
responsabilidad. Apreciando el mérito de esta opinión técnica, al juzgador corresponde resolver si
es o no imputable. Si el Juez tuviere duda sobre el estado mental, es necesario el examen
psiquiátrico; si no hubiere tal examen, la sentencia es nula.

PARTES DEL DICTAMEN PERICIAL

Este documento comprende tres partes:

a.- Descripción de la persona o cosa, objeto del examen, indicando su estado en el momento de
realizar el examen.

b.- Relación de las operaciones practicadas, indicando el método científico empleando así como
los resultados.

c.- Conclusión a que han llegado en vista del examen pericial y como resultado de haber aplicado
los principios científicos indicados.

Emitido el dictamen, los peritos se presentarán al juzgado para entregarlo personalmente y ante el
juez realizar la última etapa de la pericia; la diligencia de entrega y ratificación.

LA DILIGENCIA DE ENTREGA Y RATIFICACIÓN PERICIAL


El Juzgado señalara día y hora para la entrega y ratificación del dictamen pericial es diligencia
importante, puesto que no puede expedirse sentencia sin que esté ratificado el dictamen
presentado por los peritos del juzgado.

La notificación permitirá al inculpado y a la parte civil asistir acompañados del perito designado
por ellos y llevar preparado el interrogatorio para las preguntas y aclaraciones que absuelvan los
peritos. El examen que practique el juez es obligatorio y personal.

La segunda parte consiste en las preguntas y aclaraciones que se soliciten a los peritos, que
deberán absolver obligatoriamente.

La tercera parte es el debate contradictorio Art. 167 del C.P.P.

EL PERITO DE PARTE

El procesado y la parte civil tienen derecho a designar a un técnico para que, participe en el
proceso, asesorándolo en las diligencias que sea necesario, ejemplo: Inspección ocular, y entrega y
ratificación del peritaje. Lo ayudará a formular las preguntas que convengan a la defensa. Art. 165
C.P.P.

LA PRUEBA PERICIAL EN EL NUEVO

CÓDIGO PROCESAL PENAL

Del Art. 215 al 229 legisla el Nuevo Código Procesal penal respecto a la prueba pericial.

LA PRUEBA DOCUMENTAL
En Derecho, la prueba documental es uno de los medios disponibles para demostrar la veracidad
de un hecho alegado. Esto por cuanto la información que consta en documentos o escritos puede
ser valorada por un juez como muestra veraz de la autenticidad de un hecho.

La prueba documental se divide en dos tipos:

Los documentos públicos son el medio más idóneo para demostrar un hecho. Estos se dividen en
dos tipos:

Los documentos públicos: Son documentos emitidos por funcionarios de las agencias públicas
(órganos del Estado). Por ejemplo, certificaciones del registro de la propiedad, o documentos
emitidos por las oficinas judiciales. Los documentos públicos gozan de fe, es decir, se cree que son
ciertos, y para que pierdan validez, debe demostrarse la falsedad de su información.

Los instrumentos públicos: son las escrituras emitidas por notarios.

Tanto los documentos como los instrumentos públicos hacen plena prueba de los hechos.

Los documentos privados son todos aquellos escritos en que se incluyan, sin intervención
de un notario, declaraciones capaces de producir efectos jurídicos. Mientras no se compruebe
la autenticidad de las firmas del documento, no valen como prueba judicial. Una vez
comprobadas las firmas, tienen tanta validez como un documento público.

En caso que alguno de los firmantes declare que no es la firma suya la que aparece en el
documento, éste puede ser dotado de validez ya sea por testigos que verifiquen la
autenticidad de la firma, o por la examinación del documento por parte de expertos en
grafoscopía que certifiquen la autenticidad.

Prueba documental y demanda[editar]


Siguiendo el principio de lealtad procesal por el cual se debe evitar sorpresas procesales a las
partes como la ignorancia de la existencia de algún documento fundamental para defenderse,
es obligatorio para las partes acompañar la prueba documental al presentar la demanda
judicial, la contestación y la reconvención. Deben acompañar la totalidad de la documental y
ofrecer las restantes pruebas por aplicación del principio procesal de economía procesal y la
directiva de concentración en un sólo acto. Si la prueba documental no estuviera en poder de
las partes, quien la ofrezca debe especificar su contenido, lugar, archivo, oficina pública y
persona en cuyo poder se encuentre. En lo que se refiere al contenido, es necesario que el
sujeto transcriba el documento o presente copias que posibiliten a la otra parte expedirse
sobre el tema. Para simplificar la obtención de estos documentos, la ley argentina permite que
quien presenta oportunamente la prueba pueda, sin autorización judicial previa, requerir a
entidades privadas directamente el envío de la documentación o copia auténtica remitida a la
secretaría del juzgado. Después de interpuesta la demanda, el actor ya no podrá presentar
documentos, excepto los que sean de fecha posterior, o los de fecha anterior mientras afirme
bajo juramento que no ha tenido conocimiento de ellos. De esto se dará traslado a la otra
parte para que se oponga y produzca prueba en contrario. Los documentos mencionados
puede interponerse durante el período de prueba y hasta la citación para sentencia.

Prueba documental informática[editar]


En la informática forense (como disciplina particular de la criminalística) surgen nuevos
soportes (magnéticos, ópticos, etc) en los cuales se almacena la información, por lo que para
poder trabajar con esta nuevo género de prueba se debe tratar de la misma forma que una
prueba documental clásica, simplemente que se deben tomar los recaudos propios de un
medio informático: realizar el correspondiente digesto matemático que asegure su integridad y
procurar generar una cadena de custodia.1

EL INFORME
El concepto de informe, como derivado del verbo informar, consiste en
un texto o una declaración que describe las cualidades de un hecho y de
los eventos que lo rodean. El informe, por lo tanto, es el resultado o la
consecuencia de la acción de informar (difundir, anoticiar).

Por lo general, la finalidad del informe es, obviamente, informar. De todas


formas, estos escritos pueden incluir consejos u otros elementos que apunten
a la persuasión.
Los informes, por otra parte, pueden ser públicos o privados según el
objetivo de divulgación. En cuanto a los formatos de los informes, pueden
ser simples o complejos de acuerdo a su estructura y a sus contenidos.
En materia de previsión y futura realización proyectos se establece que es
fundamental lo que se da en llamar el informe final de investigación. Este,
como su propio nombre indica, recoge todo lo que ha sido el proceso de
investigación desarrollado así como los resultados que se han obtenido
dentro del mismo.

Por ello, es fundamental que dicho documento cuente con una estructura y
una organización claramente delimitada y estipulada pues de aquel
dependerá que el proyecto sea comprensible, se considere oportuno, se vea la
necesidad que existe de él y finalmente se dé luz verde a su puesta en
marcha.

Tal circunstancia establece, por tanto, que todo informe final de


investigación debe contar de manera irremediable con un conjunto de
apartados donde se encuentren la correspondiente portada, el índice, la
introducción, el resumen, el cuerpo del trabajo, las conclusiones alcanzadas,
las recomendaciones estipuladas, los anexos con documentación adicional
pero muy importante y, por supuesto, la bibliografía.
PRUEBA MATERIAL

6. PRUEBA MATERIAL
6.1. Concepto
Es un medio probatorio, al igual que la prueba testifical y la prueba pericial.
La prueba material la constituyen los documentos y objetos que se presentan
ante el Juzgador en la Audiencia del Juicio Oral. Ej.: el arma homicida, los
paquetes de droga incautados.
6.2. Cómo introducir la prueba material a la Audiencia de Juzgamiento
Para que estos medios probatorios puedan ser ingresados en la Audiencia de
Juicio Oral se requiere su acreditación, para ello se necesita:
a) Elegir un testigo idóneo para que reconozca el objeto. Puede que más de
un testigo acredite el objeto.
b) Exhibir el objeto al testigo.
c) Solicitar al testigo el reconocimiento de dicho objeto.
d) Pedir al testigo razones de su reconocimiento. Luego de realizar estas
diligencias, puedo utilizar el objeto para los fines que el litigante estime
convenientes.

En principio, se debe diferenciar, por un lado, la prueba material, y por otro lado, la prueba
documental.

La primera recae en todo tipo de objeto relacionado con los hechos materia de delito (Ej. : el arma
homicida), el cual debe ser exhibido y examinado por las partes. La segunda, recae en escritos,
grabaciones, audiovisuales, computacionales y similares, en los que consta información relevante
acerca del caso, los cuales, deben ser leídos o reproducidos por cualquier medio idóneo para su
percepción en el juicio, con indicación de su origen.

En ese sentido, en lo referente a la prueba material, los instrumentos o efectos del delito, y los
objetos o vestigios incautados o recogidos, que obren o hayan sido incorporados con anterioridad
al juicio, siempre que sea materialmente posible, serán exhibidos en el debate y podrán ser
examinados por las partes.

La prueba material podrá ser presentada a los acusados, testigos y peritos durante sus
declaraciones, a fin de que la reconozcan o informen sobre ella
Al respecto, se sugieren la observancia de los siguientes pasos:

(a) Elegir un testigo o perito idóneo para reconocer el objeto; pudiendo ser el propio acusado. Al
decir idóneo, se refiere a que pueda reconocer el objeto y dar razones que hagan verosímil dicho
reconocimiento. Ejemplo: el policía investigador que recogió el arma en el sitio del suceso.

(b) Exhibir el objeto al testigo, perito o acusado, preguntándole si lo reconoce. Para ello, se
requiere de un sistema de marcación de objetos, para lo cual se puede recurrir a la numeración de
los medios de prueba admitidos a proceso señalada en el auto de apertura a juicio oral; por
ejemplo, Le voy a mostrar lo que ha sido previamente marcado como el objeto número 01 de la
parte que represento (Ministerio Público o defensa). ¿Lo reconoce? Si el sistema de marcación de
objetos evitará que se formulen preguntas sugestivas que sean materia de objeción de

la contraparte; ejemplo: Examinador: ¿Reconoce este cuchillo encontrado en la escena del


crimen? Contraparte: Objeción, pregunta sugestiva, del testigo debe salir la información del lugar y
uso del objeto que se le muestra.

(c) Pedir al testigo, perito o acusado, razones de su reconocimiento

INSPECCION Y REGISTRO:
Inspección: es el examen o reconocimiento que hace el juez por sí mismo, o por peritos, del lugar
donde se produjo un hecho, o de la cosa litigiosa o controvertida para enterarse de su estado y
juzgar así con mas acierto; y Registro: es la investigación que se hace en un sitio para dar con una
persona o cosa.

Artículo 187. Inspección y registro. Cuando fuere necesario inspeccionar lugares, cosas o personas,
porque existen motivos suficientes para sospechar que se encontrarán vestigios el delito, o se
presuma que en determinado lugar se oculta el imputado o alguna persona evadida, se procederá
a su registro, con autorización judicial.

Mediante la inspección se comprobará el estado de las personas, lugares y cosas, los rastros y
otros efectos materiales que hubiere de utilidad para la averiguación del hecho o la
individualización de los partícipes en él. So levantará acta que describirá detalladamente lo
acontecido y, cuando fuera posible, se recogerán o conservarán los elementos probatorios útiles.
Sí el hecho no dejó huellas, no produjo efectos maternales, desaparecieron o fueron alterados, se
describirá el estado actual, procurando consignar al anterior, el modo, tiempo y causa de su
desaparición y alteración, y los medios de prueba de los cuales se obtuvo ese conocimiento;
análogamente se procederá cuando la persona buscada no se halle en el jugar. Se pedirá en el
momento de la diligencia al propietario o a quien habite el lugar donde se efectúa, presenciar la
inspección o, cuando estuviere ausente. a su encargado y, a falta de este, a cualquier persona
mayor de edad, prefiriendo a familiares del primero.

El acta será firmada por todos los concurrentes; si alguien no lo hiciere, se expondrá la razón.
EL ALLANAMIENTO

En el lenguaje jurídico “allanar” tiene dos acepciones, una de asentimiento, conformidad, estar de
acuerdo y la que conocemos en materia penal como “Registrar un domicilio con mandato judicial.
Entrar en casa ajena contra la voluntad del dueño. Permitir la entrada de la fuerza pública en un
recinto cerrado”. (Diccionario de la Lengua Española. Real Academia Española, Vigésima segunda
edición).

En el derecho procesal la palabra allanamiento designa la actitud autocompositiva propia de la


parte demandada, consistente en aceptar o en someterse a la pretensión de la parte actora, de la
parte atacante. Cuando el demandado se allana o se somete a la pretensión de la otra parte, no
opone ninguna resistencia frente a aquella, por lo que no llega a manifestarse realmente un litigio.
Por esta razón, cuando el demandado se allana en el proceso, se suprimen las etapas de pruebas y
de alegatos; y aunque el juzgador cita para sentencia y pronuncia una resolución a la que
denomina formalmente sentencia, esta no tiene realmente tal carácter, pues no es una decisión
sobre un litigio, que no llegó siquiera a manifestarse, sino que es simplemente una resolución que
aprueba el allanamiento del demandado.

Reconocimiento Judicial

Se denomina reconocimiento o examen judicial a la percepción sensorial


directa efectuada por el juez o tribunal sobre cosas, lugares o personas, con el
objeto de verificar sus cualidades, condiciones o características.  Algunos
códigos provinciales denominan a este medio probatorio “inspección ocular” o
“inspección judicial”.
            El Art. 479 del CPN autoriza al juez o tribunal a ordenar, de oficio o a
pedido de parte, el reconocimiento judicial de lugares o cosas.

Elreconocimiento
El reconocimiento es un acto mediante el cual se comprueba en el proceso la identidad de
una persona o una cosa. El Código Procesal Penal exige una serie de formalidades para
que el reconocimiento tenga valor como prueba.
a) El reconocimiento de personas

Es una diligencia a través de la cual se busca determinar si el testigo puede identificar al


imputado como la persona que es citada en su declaración previa. En el proceso penal es
fundamental que se establezca de manera indubitable la identidad de las personas. Lo
importante no es solo conocer de forma precisa el nombre y otros datos identificativos de
la persona, sino que esta quede perfectamente individualizada y no exista posibilidad de
confusión con otras personas. La diligencia de reconocimiento puede servir para reforzar
y concretar el valor probatorio de un testimonio.

El reconocimiento es en sí un acto irreproducible. Si un testigo reconoció en una primera


diligencia a una persona, es muy probable que la siga reconociendo en las sucesivas
diligencias que se realicen; y si la primera diligencia estuvo viciada, será indiferente que
las siguientes se realicen correctamente. Por ello, si el reconocimiento se realiza durante
el procedimiento preparatorio (o el intermedio), deberá  realizarse con las formalidades de
la prueba anticipada (Art. 248 CPP).

Normalmente el reconocimiento se hará sobre el imputado, aunque si fuese necesario se


podrá  realizar sobre otra persona (Art. 247 CPP).

b) Procedimiento para el reconocimiento de personas

Al reconocimiento de personas es imprescindible que concurra el juez, el fiscal, el testigo,


el defensor del imputado, la persona a ser identificada y las personas que se van a
colocar junto a ésta.

Antes de iniciar la diligencia el testigo tendrá que describir a la persona que va a ser
objeto del reconocimiento. Posteriormente indicará si después del hecho volvió a verlo y
bajo que circunstancias (Art. 246, inc.1). Hay que tener en cuenta que una diligencia de
reconocimiento puede viciarse muy fácilmente. Por ello el fiscal tendrá que ser muy
cuidadoso en no realizar diligencias de reconocimiento irregulares.

Posteriormente se pondrá a la vista del testigo a la persona a reconocer, junto a personas


de similares características. Si bien la ley no exige un número determinado, es
conveniente que al menos haya tres personas acompañando. Serán puestas en fila y
desde un lugar oculto el testigo observará la fila y se le preguntará si entre las presentes
se encuentra la persona que citó en su declaración. En caso afirmativo, se le invitará para
que la ubique clara y precisamente (Art. 246, inc.3, CPP).

En la medida de lo posible se procurará que el imputado tenga un aspecto semejante al


que supuestamente tenía en el momento de los hechos. Si bien rigen en el
reconocimiento las normas sobre testimonio y declaración del imputado, el sindicado no
podrá oponerse a la realización de la diligencia por cuanto ello no supone una vulneración
del principio de no declarar contra uno mismo.
Si fueren varios los testigos que van a reconocer, cada uno de ellos deberá intervenir por
separado, cuidando que no se comuniquen entre sí. Si fueren varias las personas a
reconocer, podrán integrarse en una sola fila, junto a otras. Finalizada la diligencia se
levantará acta de la misma. El fiscal ha de ser muy cuidadoso en controlar que el acta del
juez no contenga vicios formales, se identifiquen a los participantes y se deje bien claro
que la diligencia se realizó respetando todas las exigencias de la ley.

Si la persona que va a someterse a la diligencia de reconocimiento no pudiere ser


presentada, por causa justificada, a criterio del tribunal podrá procederse análogamente
con fotografías u otras formas de registro (grabación en vídeo, por ejemplo).

c) El reconocimiento de documentos y cosas


Los documentos, cosas y otros elementos de convicción incorporados al procedimiento
podrán ser exhibidos al imputado, testigo y peritos, invitándoles a reconocerlos y a
informar sobre ellos lo que fuere pertinente (Art. 244). Sin embargo, si el tribunal estimase
que para la averiguación de la verdad fuere conveniente, podrá realizarse la diligencia
aplicando análogamente el procedimiento del reconocimiento de personas. Por ejemplo,
se podrán poner a la vista del testigo tres objetos semejantes al objeto a reconocer (Art.
249).

Cuando los documentos o cosas deban, según la ley, quedar secretos se seguirá lo
dispuesto en el artículo 249 del CPP.

Inspección y registro

a) Concepto y objetivo
La inspección es un medio probatorio mediante el cual, el funcionario que la practica (juez
o fiscal), percibe directamente con sus sentidos materialidades que pueden ser útiles por
sí mismas para la averiguación de los hechos objeto del proceso. Si bien no se realiza
una definición expresa, el Código Procesal Penal usa el término registro para la
inspección que se realiza en un lugar cerrado en el que se requiere autorización judicial.

Salvo supuestos de prueba anticipada, la inspección la puede realizar por sí mismo el


fiscal., pudiéndose introducir el acta como prueba para su lectura en el debate.

De acuerdo al artículo 187, mediante la inspección se comprobará el estado de las


personas, lugares y cosas, los rastros y otros efectos materiales que hubiere de utilidad
para la averiguación del hecho o la individualización de los partícipes en él. Los rastros
son las modificaciones en el mundo exterior que se han producido a consecuencia del
delito y que su análisis ayudará a descubrir al autor o el modo de comisión (por ejemplo
una cerradura rota o unos hematomas). Los efectos materiales son las evidencias que
posteriormente pueden convertirse en objeto de prueba (una pistola, unas llaves, etc...).

La redacción del artículo 187 parece indicar que para cualquier inspección o registro es
necesaria la orden judicial. Sin embargo un análisis global del articulado desmiente esta
posición. Si siempre fuese necesaria la orden judicial, no tendría sentido que el Código
Procesal regulase en forma tan detallada cuando es necesaria la orden judicial para
practicar el registro de viviendas. Por ello, la referencia a la orden judicial del artículo 187
hay que relacionarla con los artículos 190 y 193 del Código Procesal Penal.

A continuación vamos a detallar las particularidades de


cada caso

Registro de viviendas o casas de negocio. El


allanamiento
El artículo 23 de la Constitución prohíbe el ingreso en vivienda ajena sin permiso del que
la habita, salvo por orden escrita y fundamentada del juez competente. El Código
Procesal recoge y amplía este precepto al regular la orden de allanamiento.

La orden de allanamiento es la autorización que da el juez para ingresar y registrar


dependencia cerrada de  morada, casa de negocio o en recinto habitado o algunos
lugares públicos señalados por la ley, por existir motivos suficientes que hagan sospechar
que en el lugar se encontrarán vestigios del delito, el imputado o algún evadido. El
allanamiento no es un medio de prueba, sino que es una medida limitativa de derechos
constitucionales que se ordena para facilitar la práctica de algún medio de prueba.

El artículo 23 de la Constitución y la regulación en la ley procesal protegen el derecho a la


intimidad y no el derecho a la propiedad. Por ello, será necesaria orden de allanamiento
aunque el habitante sea arrendatario o mero poseedor sin título.

La ley procesal amplía el alcance del artículo 23 de la Constitución, al no autorizar la


entrada y registro a dependencias cerradas de morada, casa de negocio o recinto
habitado sin orden de allanamiento, aunque medie la aceptación de su habitante. Ello no
supone la inconstitucionalidad del Código Procesal, por cuanto la normativa constitucional
en lo referente a protección de Derechos Humanos es un mínimo a cumplir.

La Constitución autoriza que otras leyes amplíen o incluso creen nuevos derechos
(artículo 44 de la Constitución). En este caso no se está contradiciendo la norma, sino
ampliando la garantía. El motivo de esta ampliación obedece a la facilidad con que en la
práctica se vulneraría esta garantía. En muchos casos, el habitante cuya dependencia va
a ser allanada ignora el derecho que le asiste a oponerse o incluso, aún conociéndolo, se
puede sentir coaccionado por la presencia de las autoridades civiles y policiales. Todo
ello, además de suponer una vulneración a derechos fundamentales de las personas
generaría numerosas discusiones sobre si el consentimiento existió, fue libre y por lo tanto
sobre la validez de la prueba.

Sin embargo, existen algunos supuestos fijados en el artículo 190 en los que no será
necesaria la orden de allanamiento:

1º En casos de estragos, cuando se encuentre amenazada la vida o la integridad física


de los que habiten en el lugar. Por ejemplo incendio, terremoto, etc...

2º Cuando se denuncien que personas extrañas se han introducido en un lugar y


existan indicios manifiestos de que se va a cometer un delito.

3º Cuando se persigue a una persona sospechosa de participar en un hecho


delictivo grave, para  lograr su aprehensión.

4º Cuando las voces que provienen de un lugar cerrado anuncien que se está
cometiendo un delito, o desde él se pida socorro.
En estos casos, los motivos del allanamiento han de venir bien detallados en el acta. El
fiscal, a la hora de valorarla como prueba, deberá ser muy cuidadoso en que no se realice
una interpretación extensiva de estos supuestos

La Definición de la Diligencia de Reconstrucción de los


Hechos
La reconstrucción de los hechos es la reanudación imitativa, descriptiva, testimonial y
perceptiva de las conductas presumiblemente delictuosas perpetradas en determinables
circunstancias.
Otros autores la describen de la siguiente manera: Manuel Catacora Gonzales "Es la diligencia
en la cual se procura reproducir un hecho teniendo en cuenta la declaración de los
protagonistas. Esto generalmente se produce cuando un sujeto inculpado reconoce haber
efectuado un hecho y es necesario esclarecer algunas circunstancias" Rodolfo Kádagand
Lovatón " La reconstrucción judicial, llamada también reconstrucción del hecho, consiste
sustancialmente en la reproducción artificial del hecho delictivo, o de circunstancias y
episodios de éste, o también de circunstancias y episodios atinentes a ciertos medios de prueba
para verificar su exactitud, posibilidad o verosimilitud." Victor Cubas Villanueva " Es decir
repite el evento y para realizarlo requiere que previamente se haya recibido la instructiva, la
preventiva y las declaraciones testimoniales. En esta diligencia el Juez puede apreciar por sí
mismo como se ejecutó el delito y la participación de sus actores, es una diligencia dinámica
que se lleva a cabo en el lugar donde ocurrió el evento delictivo procurando que existan las
mismas condiciones, de tal manera que se pueda apreciar la ubicación, la iluminación,
visibilidad, las caracteristicas de la zona, etc." Cafferata Nores "un acto procesal que consiste en
la reproducción artificial e imitativa de un hecho, en las condiciones en que se afirma o se
presume ocurrido, con el fin de comprobar si se lo efectuó o pudo efectuar de un modo
determinado", Domingo Garcia Rada "Esta diligencia persigue repetir el delito" Eugenio
Florian "Consiste sustancialmente en la reproducción artificial del hecho delictivo, o de
circunstancias o episodios de éste, o también de circunstancias y episodios atinentes a ciertos
medios de prueba para verificar su exactitud, posibilidad o verosimilitud" Carlos Creus "Es la
"teatralización" de las secuencias del hecho investigado, según las distintas versiones de sus
protagonistas (incluidos imputados, víctimas, testigos) proporcionan, con el objeto de
determinar la posibilidad (física) que se hubiese desarrollado del modo relatado" Arsenio Oré
Guardia " Es el acto procesal que consiste en la reproducción artificial e imitativa del hecho
materia del proceso en condiciones que se afirma o se presume que ha ocurrido, con el fin de
comprobar si se efectuó o pudo efectuarse de acuerdo con las declaraciones y demás pruebas
actuadas." Mixan Mass "un método de comprobación artificial que permite cerciorarse si es
razonable admitir que el hecho imputado o un determinado comportamiento haya tenido lugar
en las condiciones y en la forma aseverada en el proceso o inferidas del contenido de él" Lanzilli
"aquellos actos en los cuales poniéndose en acción causas idénticas o semejantes, se indagan
los efectos que de ellos pueden resultar"
La Reconstrucción de los Hechos en el Código de Procedimientos Penales
y el Código Procesal Penal
La reconstrucción se encuentra regulada en el Libro Segundo de la Instrucción, en el Título V
DE LOS TESTIGOS en su articulo 146 (Modificado por el Articulo Único de la Ley Nro. 27055/
Pub. 24-01-99) del Código de Procedimientos Penales de 1940 .
En el Código Procesal Penal de 1991 se encuentra en el Libro Segundo de la Investigación en el
Título V de la Prueba, en el Capítulo VI DE LA INSPECCIÓN, REVISIÓN Y
RECONSTRUCCIÓN en sus artículos 235, 236, 236 y 238.
Con anterioridad, era el juez el gran observador de la reanudación del drama humano a la cual
era citado el representante del Ministerio Público. Hoy, en la práctica procesal, además de ser
mencionado en el Código Procesal Penal y en el Proyecto de Código Procesal (articulo 260) , el
fiscal asume un rol investigativo de la circunstancia delictual.
Concordancias :
Código Procesal Penal : Art. 69 , Art. 80 , Art. 91, 92 , 93, 95, 97,98, 99 106, 107, 110, 111,
112, 119124, 125, 126, 127, 128.
Código de Procedimientos Penales. Art. 72 (Modificado por el art. 1 de la Ley Nro. 24388
de 5-12-85), Art. 73 , Art.91(Modificado por el art.107 del D.L. Nro.52 de 16-3-81), Art.92,
Art.128,Art.130, Art.136 (Modificado por el art. 1 de la Ley Nro. 24388 de 5-12-85) Art. 170,
Art. 171.
Ley Orgánica del Ministerio Público. Art. 9, Art.94,
Ley Orgánica del Poder Judicial. Art.264, 266
Código de Justicia Militar. Art. 505
.
Indicios y Presunciones
Artículo 116. Los indicios y presunciones son auxilios probatorios
establecidos por la ley o asumidos por el Juez para lograr la finalidad de
los medios probatorios, corroborando o complementando el valor o
alcance de estos.
Artículo 117. El indicio es todo hecho, circunstancia o signo
suficientemente
acreditado a través de los medios probatorios, que adquiere
significación en su conjunto, cuando conduce al Juez a la certeza en
torno a un hecho desconocido, relacionado con la controversia.

Artículo 118. La presunción es el razonamiento lógico que, a partir de


uno o más hechos probados lleva, al Juez, a la certeza del hecho
investigado. La presunción es legal o judicial.

LOS INDICIOS

Actos, circunstancias o signos suficientemente acreditados a través de


los medios probatorios, adquieren significación en su conjunto cuando
conducen al Juez a la certeza o convicción en torno a un hecho
relacionado con la controversia.

Pueden ser las circunstancias en que sucedieron los hechos materia de


la controversia y los antecedentes de la conducta de ambas partes.

El indicio puede probarse por cualquier medio de prueba y entre aquel y


el hecho presumido ha de existir un enlace preciso y directo según las
reglas del criterio humano.

La presunción no puede ser actividad procesal establecida por la ley


para incorporar las fuentes de prueba al proceso.

Montero Aroca: Las presunciones no se proponen ni se actúan como los


medios de prueba, sino que se prueba el indicio en la fase probatoria y,
después, en las conclusiones, se pondrá de manifiesto que entre el
indicio y el hecho presumido existe el enlace lógico requerido por la Ley
para dar por probado este segundo hecho.

Actos, circunstancias o signos suficientemente acreditados a través de


los medios probatorios, adquieren significación en su conjunto cuando
conducen al Juez a la certeza o convicción en torno a un hecho
relacionado con la controversia.

Pueden ser las circunstancias en que sucedieron los hechos materia de


la controversia y los antecedentes de la conducta de ambas partes.

El indicio puede probarse por cualquier medio de prueba y entre aquel y


el hecho presumido ha de existir un enlace preciso y directo según las
reglas del criterio humano.

La presunción no puede ser actividad procesal establecida por la ley


para incorporar las fuentes de prueba al proceso.

Montero Aroca: Las presunciones no se proponen ni se actúan como los


medios de prueba, sino que se prueba el indicio en la fase probatoria y,
después, en las conclusiones, se pondrá de manifiesto que entre el
indicio y el hecho presumido existe el enlace lógico requerido por la Ley
para dar por probado este segundo hecho.

Artículo 118. La presunción es el razonamiento lógico que, a partir de


uno o más hechos probados lleva, al Juez, a la certeza del hecho
investigado. La presunción es legal o judicial.

Para CARRIÓN LUGO, el indicio es todo rastro, vestigio, huella,


circunstancia y en general todo hecho conocido que mediante la vía de
la inferencia nos lleva al conocimiento de otro hecho desconocido.
CABANELLAS que define esta prueba como "la resultante de
indicios, conjeturas, señales o presunciones más o menos vehementes y
decisivas, aceptadas por el juez como conclusión de orden lógico y por
derivación o concatenación de los hechos”. Esta prueba se denomina
también, dice, según este autor, "de indicios, conjetural, circunstancial e
indirecta...".
Derecho anglosajón con el nombre de circumstantial evidence, es
decir, evidencia (en el sentido de prueba) circunstancial. No es fácil
definirla por lo que es, lo que lleva muchas veces a ser definida por lo
que no es: la doctrina norteamericana señala que no es una prueba
directa proporcionada por un documento o incluso por un testigo que vio
u oyó algo. En la prueba circunstancial o indiciaria se trata de un hecho
que puede ser utilizado para inferir otro hecho. En la prueba indirecta, se
prueba un hecho pero que no es el que se quiere probar en última
instancia sino que se trata de acreditar la existencia del hecho "final"
con la prueba de un hecho intermedio. De alguna manera, se trata de
probar una cadena de hechos y circunstancias que se proyectan más
allá de los límites de lo estrictamente probado, sostiene.
LA PRESUNCIÓN
Es el razonamiento que sobre la base de un hecho conocido se
conoce otro desconocido (presumido). Así, sus elementos son: 1) Hecho
investigado (desconocido); 2) Hecho indicador (conocido); 3)
Razonamiento lógico crítico (juicio o inferencia); y, 4) Certeza del hecho
investigado (conclusión).

En la siguiente norma: “La declaración de rebeldía causa presunción


legal relativa sobre la verdad de los hechos expuestos en la demanda”,
si en el proceso judicial se da la rebeldía del demandado (hecho
conocido indicador), debemos inferir (razonamiento lógico), que lo
alegado por el demandante, por ejemplo, el no pago de los beneficios
sociales por parte del empleador demandado (hecho desconocido), es
verdad relativamente (conclusión).

Las presunciones previstas en nuestra normatividad procesal son a


su vez de dos clases: Presunciones legales y presunciones judiciales (o
presunciones simples, hominis).

Las presunciones legales


Son las presunciones establecidas por la ley. Ésta, ordena tener por
cierto un hecho determinado siempre y cuando otro hecho indicador del
primero haya sido suficientemente acreditado en el proceso. El
beneficiario de la presunción sólo ha de acreditar la realidad del hecho
que a ella le sirve de base o presupuesto.

Las presunciones legales son de dos clases: Absolutas y relativas.

Absolutas: No admiten prueba en contrario (iuris et de iure), el


juzgador tiene la obligación de aceptar por cierto el hecho presumido en
cuanto se haya acreditado el hecho que le sirve de antecedente.
Relativas: Admiten prueba en contrario (iuris tantum); esto es, por
mandato de la ley se presume o se tiene por cierto un determinado
hecho una vez que se haya acreditado el antecedente o elemento
indicador, sin embargo, la ley admite prueba en contrario:
Las presunciones judiciales
Presunciones hominis. Son las presunciones establecidas por el
juzgador mediante el examen de los indicios o rasgos sintomáticos
recurriendo a las reglas de la lógica y/o de la experiencia. Igual que en el
caso anterior, también se necesita de un presupuesto debidamente
acreditado a partir del cual, mediante la inferencia, se arribará a una
conclusión o convicción sobre el hecho investigado no conocido. A
diferencia de la anterior presunción, donde la ley establece la
presunción, aquí, ésta es elaborada por el juzgador.

Para la formulación de esta clase de presunciones, resultan


indispensables los indicios, es decir, la conjugación con la otra clase de
sucedáneos. Los indicios dan lugar a la formación de una presunción por
parte del juzgador. Son presunciones que admiten prueba en contrario.

La conducta de las partes en el proceso es un hecho indicador que


sirve perfectamente para que el juzgador arribe a ciertas conclusiones
sobre hechos investigados respecto de los cuales no hay suficientes
medios probatorios plenos o directos. Por ejemplo, la conducta de
aquella parte respecto del cual se ha ordenado que rinda declaración de
parte en el acto de audiencia, de manera personalísima y no lo hace.

El agente encubierto - Operaciones encubiertas (artículo 21 al 34, LCDO)

Las operaciones encubiertas son aquellas realizadas por agentes encubiertos que tienen como fin
la obtención de información o evidencias que permitan procesar a las personas que forman parte
de grupos delictivos organizados y su desarticulación, mediante el diseño de estrategias eficaces
bajo el control del MP. Para llevar a cabo una operación encubierta se debe contar con la
autorización y supervisión del MP, y estará bajo su responsabilidad. La autorización corresponde al
Fiscal General de la República y Jefe del MP, las cuales tendrán como tiempo máximo seis meses,
pudiendo renovarlo de ser necesario sin que el plazo total de la operación exceda de un año.

La solicitud de la operación encubierta deberá hacerse por escrito y deberá contener: a)


Descripción del hecho que se investiga indicando el o los posibles delitos en que incurre. b)
Antecedentes que permitan presumir que la operación encubierta facilitará la consecución de los
objetivos que se persiguen; la justificación del uso de esta medida fundamentando su necesidad
por la probabilidad que el sistema ordinario de investigación no logrará la obtención de la
información necesaria. c) En términos generales, las actividades que el agente encubierto
desarrollará para la obtención de la información y los métodos que se utilizarán para documentar
la información recabada. d) La identidad ficticia que asumirán y las funciones de los agentes
encubiertos que intervendrán en la operación; la identidad real será únicamente del conocimiento
del fiscal encargado del caso. e) En plica cerrada la identidad real del agente encubierto, la que
quedará al resguardo del Fiscal General de la República y Jefe del MP sin que este

65

pueda conocer el contenido, salvo caso necesario al darse por terminada la operación. f) Cuando
se conozca, el nombre, sobrenombre o cualquier otra circunstancia que permita identificar a las
personas o integrantes presuntamente vinculadas a la organización criminal o las operaciones
ilícitas de las mismas.
El Fiscal General de la República y Jefe del MP deberá conocer y resolver en forma inmediata la
solicitud planteada por el fiscal. La resolución deberá ser fundada y en caso de autorizarse deberá
contener: a) La determinación de los agentes encubiertos que participarán en la operación. b)
Indicación de las actividades generales que se autoriza realizar durante la operación encubierta y
los métodos que se utilizarán para documentar la información que proporcionen los agentes
encubiertos. c) El objeto y plazo por el cual se autoriza la operación encubierta. d) La obligación
del fiscal de informar verbalmente cada 30 días al Fiscal General de la República y Jefe del MP
sobre el desarrollo de las actividades realizadas por los agentes encubiertos, para verificar si la
medida está cumpliendo con la finalidad perseguida y con las reglas establecidas en la ley para la
utilización de la medida. e) La prohibición expresa de que los agentes encubiertos provoquen la
comisión de delitos para lograr una eventual detención o procesamiento de cualquier persona.

De las operaciones encubiertas quedan prohibidas y excluidas de las siguientes actividades: 1. La


provocación de delitos. 2. Las operaciones que se hagan fuera de las acciones y planificaciones en
la fase de investigación.

Se debe entender por agentes encubiertos a los funcionarios policiales especiales que
voluntariamente, a solicitud del MP, se les designe una función con la

66

finalidad de obtener evidencias o información que permitan descubrir y procesar a los miembros
de grupos delictivos organizados. Podrán asumir transitoriamente identidades y roles ficticios;
actuar de modo secreto y omitir la realización de los procedimientos normales de su cargo ante la
comisión de delitos57, en los casos asignados a ellos, con el fin de optimizar las investigaciones y el
procesamiento de integrantes de dichas organizaciones.

Están facultados para intervenir en el tráfico comercial, asumir obligaciones, ingresar y participar
en reuniones en el lugar de trabajo o domicilio del imputado o los lugares donde el grupo delictivo
organizado lleve a cabo sus operaciones o transacciones. Igualmente, si encuentra en los lugares
donde se lleve a cabo la operación, información útil para los fines de la operación, lo hará saber al
fiscal encargado de la investigación para que este disponga el desarrollo de una operación
especial, para la recopilación de la información y los elementos materiales o evidencia física
encontrados.

Durante la operación encubierta los fiscales deberán documentar la información que reciban de
forma verbal por los agentes encubiertos. Esta podrá obtenerse mediante seguimientos,
vigilancias, grabaciones de voces de las personas investigadas, la utilización de micrófonos u otros
mecanismos que permitan tal finalidad, fotografías, grabaciones de imágenes u otros métodos
técnico científicos que permitan verificar la información proporcionada por los agentes
encubiertos. Un tema importante en este tipo de investigación es la exención de la
responsabilidad del agente encubierto, estará exento de responsabilidad penal, civil y
administrativa cuando incurra en actividades ilícitas necesarias para el cumplimiento de su
cometido, siempre que reúnan las siguientes condiciones:

57 Esto tiene como excepción cuando los agentes encubiertos tuvieren conocimiento de la futura
comisión de delitos contra la vida, plagio o secuestro, tortura, lesiones específicas, graves o
gravísimas, delitos de violación y abusos deshonestos; en este caso deberán ponerlo en
conocimiento inmediato de las autoridades respectivas a efecto de evitar la comisión de los
mismos (artículo 25).

67

a. Que su actuación cuente con la autorización previa del Fiscal General de la República y Jefe del
MP. b. Que su actividad esté dentro de los lineamientos determinados por el Ministerio Público
en el ejercicio de la dirección de la investigación. c. Que el agente encubierto informe
periódicamente al fiscal encargado del caso y a sus superiores, sobre los actos y diligencias que
realice y el resultado de los mismos. d. Que sus actividades no estén orientadas a ocultar, destruir
o alterar evidencias de la actividad de la organización criminal, o a encubrir fallas en el operativo o
en la actuación de sus superiores u otros agentes. e. Que el agente encubierto no motive, induzca
o provoque la comisión delictiva de algún miembro de la organización criminal o de otras
personas. f. Que las actividades no estén orientadas al lucro o beneficio personal del agente
encubierto o de sus parientes dentro de los grados de ley. g. Que las actividades no consistan en
los siguientes hechos punibles: Delitos contra la vida, plagio o secuestro, tortura, lesiones
específicas, graves o gravísimas, delitos de violación y abusos deshonestos.

El agente encubierto que cometa delito por extralimitarse en las actividades generales a que está
autorizado, será sancionado con la pena señalada para el delito cometido aumentada en una
cuarta parte.

Los agentes fiscales serán los responsables de la dirección, desarrollo y documentación de la


operación encubierta. Si detectaren desviaciones o abusos en el desarrollo de la operación por
parte de los agentes encubiertos, deberán suspender inmediatamente la operación e informar al
Fiscal General de la República y Jefe del MP los motivos de la misma y, si fuere procedente, deberá
formular la acusación respectiva para el procesamiento del agente encubierto.

Con relación al control administrativo, es el Ministro de Gobernación el superior jerárquico


responsable de ejercer dicho control sobre el personal que
68

desempeña funciones de agente encubierto, quedando el control de la información e investigación


con exclusividad al Fiscal General de la República y Jefe del MP y al agente fiscal respectivo.

Al momento de que la información otorgada por el agente encubierta sea utilizada para la
acusación de una persona, a partir de la primera declaración, el imputado o su defensor podrá
revisar el expediente que deberá contener la documentación de la información recabada durante
la operación encubierta, con el objeto de constatar si en el procedimiento y en los actos realizados
no se vulneraron los derechos y garantías del imputado y si se respetó el contenido de la LCDO.

IMPUTADO COLABORADOR

Por su falta de concreción, la figura del imputado es una de las que plantea
más problemas en el ámbito del proceso penal.
El imputado es aquel que, por las pruebas obtenidas en el curso de la
investigación criminal, es considerado como posible culpable de un delito.
Constituye un paso intermedio entre el mero investigado y el acusado.
Los procesos penales en los que se ventilan delitos de cierta importancia se
dividen en dos fases, la instrucción, donde se investiga el delito y se buscan o
descartan sospechosos, y el juicio oral, en el que se decide acerca de la
culpabilidad de los acusados. Cada fase la asume un juez diferente, para evitar
que el que ha instruido tenga una idea preconcebida acerca del acusado.
En la fase de instrucción (investigación), cuando el juez ha recabado pruebas
suficientes acerca de un determinado sospechoso, puede considerarle como
imputado si realmente cree que pudo cometer el delito. Siempre deberá existir
un principio de prueba acerca de su intervención en el hecho criminal.
Cuando termina la instrucción, el juez que la ha llevado a cabo debe dictar un auto
de procesamiento, que supondrá el inicio del juicio verbal, donde
verdaderamente se condenará o absolverá a los presuntos delincuentes.
Se dice que la situación del imputado es, en cierto modo dudosa, pues la Ley
de Enjuiciamiento Criminal deja totalmente en manos del juez instructor su
determinación. Además, puede conllevar determinadas medidas:
 Prisión provisional: supone la privación de libertad de quien, sin haber
sido condenado, presenta en su contra indicios suficientes de criminalidad que
hacer presuponer la posibilidad de su huida o la destrucción de pruebas
importantes para el esclarecimiento del delito. Es una medida de carácter
extraordinario, por lo que sólo se deberá recurrir a ella en casos excepcionales.
 Libertad bajo fianza: se suele imponer una fianza alta, proporcional al
delito que se le imputa.
 Privación del pasaporte: para evitar que salga de España.
 Obligación de presentarse en el Juzgado, con la periodicidad que señale
el Juez, para controlar sus movimientos.
Una persona imputada no siempre será juzgada. El descubrimiento de nuevas
pruebas o la detención de otros sospechosos pueden cambiar la opinión del Juez
sobre la participación del imputado en el delito, librándole de su condición.
Pongamos un ejemplo. Imagine que uno de los directivos de un banco o alguien
que maneje los caudales de una gran organización es acusado de estafa,
apropiación indebida, cohecho impropio, etc… Como se trata de personas de gran
influencia y que, presuntamente, se han apoderado de mucho dinero, es fácil que
el Juez adopte estas dos decisiones:
 Prisión provisional: durará varios meses, pudiendo alargarse por más de
un año. Así no podrá destruir pruebas ni realizar transacciones financieras que
eliminen el rastro de sus operaciones. En algunos casos, si no se presume
riesgo de fuga, se sustituirá por la libertad bajo fianza.
 Fianza civil: a diferencia de la fianza penal, sirve para asegurar las
posibles responsabilidades civiles (indemnizaciones a los perjudicados) para el
caso de que la persona sea condenada. No podrá volver a disponer de ese
dinero salvo que se levante la imputación o se declare su absolución.
El Juez podrá modificar estas medidas si varía alguna de las circunstancias. Sin
embargo, hay que recalcar que el imputado no es un acusado. El procedimiento
todavía no se dirige contra él. Sólo es alguien contra el que existen varias, muchas
o algunas pruebas de su posible participación en un delito. Por eso todo el
mundo debería abstenerse de tratarle como a un auténtico condenado;
incluso como a un acusado, pues todavía no lo está. A muchos se les acaba
levantando la imputación y ni siquiera son juzgados.
En algunos casos, cuando se trata de delitos de menor entidad, también la
Policía, en el seno de su investigación, podrá tratar como imputado a quien sea
objeto de sus pesquisas.
Por todo lo anterior, y debido a los perfiles algo dudosos de la figura del imputado,
el legislador español se está planteando la posibilidad de cambiar esta
denominación, y regular con mayor profundidad la situación del que está siendo
investigado por las fuerzas de seguridad y los tribunales.