Sie sind auf Seite 1von 3

DISTANCIÓMETROS

Figura 59. Distanciómetro Wild Dl-3000


Fuente: Universidad Politécnica de Madrid tomado de internet (dic 2001):
http//nivel.euitto.upm.es/E/Escuela/Patrimonio/Instrum

Un adelanto importante para la Topografía, ha sido el utilizar instrumentos electrónicos para la


medición de distancias. Estos dispositivos determinan la distancia mediante la medición indirecta
del tiempo que le toma a la energía electromagnética de velocidad conocida, viajar de un extremo a
otro de la línea y regresar. Este esquema de medición consiste en determinar cuántos ciclos de
energía electromagnética son necesarios para recorrer el doble de la distancia a medir. La
frecuencia (tiempo necesario por ciclo) es controlada por el instrumento, y de ésta forma el tiempo
total de recorrido es conocido. Multiplicando el tiempo total por la velocidad y dividiendo el resultado
por dos, se obtiene la distancia requerida.

El primer instrumento de este tipo fue presentado por el físico sueco Erik Bergstrand en 1948.
Llamado geodímetro (del inglés geodimeter, acrónimo de geodetic distance meter) fue el resultado
de ciertos intentos para mejorar los métodos de medición de la velocidad de la luz. El instrumento
transmitía radiación visible y era capaz de medir en la noche con toda exactitud distancias hasta
de 40 Km. (Wolf, Brinker, 2000, p. 99)

Inmediatamente se reconoció el valor potencial de éstos primeros modelos de "distanciómetros"


electrónicos en el campo de la Topografía. Sin embargo, los primeros instrumentos eran costosos
y nada fáciles de transportar para los trabajos de campo. Además, los procedimientos de medición
eran tardados y las operaciones matemáticas para determinar las distancias a partir de los valores
observados resultaban difíciles y laboriosas. La investigación y el mejoramiento continuados han
eliminado todas éstas deficiencias.
Figura 60. Haz de luz viajando al prisma triple y de retorno al instrumento

Básicamente la luz que es producida por un diodo en el interior del instrumento es dividida en dos
por un divisor (chopper-splitter), creando un haz de luz exterior para medición y otro haz interior
para referencia. El haz exterior es dirigido cuidadosamente hacia el retrorreflector (prisma), el cual
se ha centrado sobre un punto en el otro extremo de la línea que se desea medir. La alineación
final se logra con los tornillos de movimiento lento para cambiar ligeramente la dirección del
instrumento y maximizar la intensidad de la señal devuelta.

Figura 61. Retrorreflector triple (prisma triple)

Una vez el haz exterior ingresa al instrumento, se filtra el haz interior bajando su intensidad a un
nivel igual al de la señal exterior que retorna, lo cual permite hacer una medición más exacta.

Antes de la aparición de los distanciómetros, las medidas precisas de distancias se hacía con
cinta. aunque relativamente simple, dicho procedimiento es una de las tareas más difíciles y
molestas de la Topografía. Los distanciómetros han hecho posible medir distancias exactas,
rápida y fácilmente. Si es posible dirigir una línea de visual, pueden medirse distancias largas o
cortas sobre grandes masas de agua, sobre carreteras transitadas o sobre terrenos inaccesibles
para medición con cinta.
En los distanciómetros modernos, los valores de las distancias aparecen automáticamente en
forma digital, en pies o metros, y muchos tienen microcomputadoras integradas que calculan los
componentes horizontales y verticales de distancias inclinadas. Programas dentro de los
instrumentos proporcionan automáticamente los ángulos verticales necesarios para llevar a cabo
esos cálculos.