Sie sind auf Seite 1von 2

IPESCO

TRABAJO FINAL DE CULTURA JUVENIL


Y LITERATURA.
FECHA DE ENTRADA Y DEFENSA
ORAL: 25/11/15.
PROFESORA: ESTELA AYUELLES.
ALUMNA: RODRIGUEZ ESTEFANIA.
Desarrollo:

En el nivel secundario como docente priorizaría la literatura.

En mi propuesta si podría proponer los libros como “Absurdha” de Cielo Latini o quizás la obra
llamada “Bajo La Misma Estrella” de Rodrigo Corral.

Trabajando en el nivel secundario hay que buscar todo el tiempo actualizarse en cuanto a la
literatura, también tener en cuenta obras clásicas que los alumnos tienen que leer. Pero no excluiría
libros como estos porque me parecen interesantes en un curso para abrir debates y posibles
reflexiones.

Se sabe que la Literatura juvenil es aquella especialmente dirigida a lectores que atraviesan por la
juventud, si bien no exclusivamente. Este concepto va a menudo unido al de literatura infantil,
enunciándose como literatura infantojuvenil, si bien guardan algunas características diferenciadoras
entre ellos.

Los temas tratados en la literatura juvenil no difieren en mucho de los de la literatura de adultos o
clásicos (amor, tragedia, guerra...) si bien se les da un tratamiento bastante más lineal tanto a estos
como a los personajes, siendo estos últimos de poca variabilidad psicológica. Esta interiorización se
minimiza dando mayor importancia a la acción que a la caracterización psicológica de los
personajes. Asimismo, los personajes suelen ser creados para que el público lector pueda
identificarse con ellos, especialmente los protagonistas. Sin embargo, algunos autores han señalado
lo conveniente de que esta literatura, por su carácter de experiencia y la influencia que tiene en los
lectores, ha de elegir cuidadosamente sus temas. En este sentido, se suele señalar como tema
genérico la búsqueda de identidad del protagonista, a la vez que la identificación del lector con él.

Para esto tendremos en cuenta la obra “Absurda” de Cielo Latini de la cual rescataremos el análisis
narratológico, contextualizando las principales características, haciendo hincapié en el
reconocimiento de dos recursos retóricos. También investigaríamos porque los alumnos se sienten
identificados por la obra.

Quizás identificarse en cuanto al lenguaje que se usa en la novela. Hay que tener en cuenta que el
vocabulario de este tipo de literatura es amplio, y suele huirse de palabras alejadas del uso
cotidiano, así como de recursos literarios difíciles o quizás no. Ese léxico adecuado puede además
incidir en su aspecto más didáctico en la formación del vocabulario del lector. En este sentido, a
menudo encontramos que las editoriales dividen sus colecciones de literatura juvenil por edades,
atendiendo a este factor. El objetivo de la literatura juvenil que es el escapismo, la gratificación
instantánea, la nostalgia y ser algo agradable.

Sé que como docente tengo que trabajar con la “Lectura de los clásicos” (aunque su noción de
clásico sea cuestionable).

En los objetivos de educación principalmente la de literatura. Es que los alumnos tengan un


conocimiento académico –a menudo efímero- de las obras y autores más sobresalientes de la
historia de la literatura nacional y universal, entonces parece coherente enseñar a través de la vida,
de la lectura y del comentario de los clásicos.

Sin embargo, si el acento se pone en la adquisición de hábitos lectores y de actitudes de aprecio


ante la expresión literaria, y si se tiene en cuenta cómo son y de dónde vienen los adolescentes que
acuden a las aulas, quizá haya que utilizar otros criterios de selección de los textos y otras
estrategias de acercamiento al conocimiento y al disfrute de la literatura. Así estos adolescente
gozaran de leer novelas de actualidad

La literatura juvenil y de aventuras de calidad constituye un género enormemente adecuado a la


hora de acercar a los adolescentes a la experiencia literaria. Se trata de textos cuyos personajes,
argumentos y situaciones son cercanos a la vida cotidiana de los alumnos y de las alumnas, y por
tanto la lectura de estos textos adquiere para ellos un sentido que no tiene la lectura de unos textos
clásicos cuyo léxico, estilo, valores y contexto cultural e histórico les son bastante ajenos a lo que
viven día a día.