Sie sind auf Seite 1von 16

MINISTERIO DE EDUCACIÓN SUPERIOR

UNIVERSIDAD BOLIVARIANA DE VENEZUELA


UNIDAD CURRICULAR: EVALUACIÓN Y EDUCACIÓN AMBIENTAL 2007

Horas semanales: 8 horas (6 H campo y 2 H aula)


Nº de Semanas: 36

Descripción
En esta Unidad Curricular se formularán y ejecutarán proyectos participativos
para el abordaje y evaluación de una situación socioambiental tomando como
base los diagnósticos participativos realizados con las comunidades en
Proyecto I. Partiendo de ésta premisa, se analizarán y se evaluarán los
procesos económicos, tecnologías y productividad enmarcados en el desarrollo
endógeno. Estos proyectos se enmarcarán dentro elaboración y ejecución de
programas de educación ambiental, éticamente fundamentados que favorezcan
el diálogo de saberes y la diversificación de agentes sociales, así como
también, en la planificación de actividades didácticas educativas
(aprovechamiento de los elementos del ambiente como recursos del
aprendizaje, estrategias educativas creativas y empleo de la educación
ambiental en la resolución de problemas), en donde se realice la permanente
divulgación de la información utilizando los medios de comunicación
tradicionales y alternativos.

La unidad curricular Proyecto II enmarcada en la Economía Sustentable y en la


Educación Ambiental, tiene como propósito el diseño, planificación,
implementación y cogestión de proyectos participativos para el abordaje de
situaciones socioambientales diagnosticadas con la participación de las
comunidades, tomando en cuenta todos los procesos que determinan la
dinámica de la vida cotidiana, las potencialidades, amenazas, problemáticas,
necesidades y oportunidades, así como, el reconocimiento a las diferencias y
experiencias particulares y colectivas dentro de un espacio que propicie
articulaciones dialécticas en pro de generar acciones concretas de
transformación social a favor de las mayorías contribuyendo en su desarrollo
endógeno.

Esta propuesta educativa está orientada a una interacción de la Universidad


Bolivariana de Venezuela como figura institucional que interceda en la gestión
de los proyectos comunitarios con los entes gubernamentales y no
gubernamentales que tengan incidencia directa en la gestión para la aplicación
de iniciativas de desarrollo socioambiental del Estado en las comunidades. Se
plantea la integración y ejecución de una serie de aspectos vinculados al
manejo de contenidos pertinentes al fortalecimiento de la transformación social
e involucrando a los grupos sociales en la generación de su propio
conocimiento y en la sistematización de sus experiencias.

Por esto, el egresado como Licenciado en Gestión Ambiental deberá ser un


profesional capacitado para conocer, interpretar, respetar, valorar, proteger,
explicar y abordar con criterios científicos, tecnológicos y éticos las situaciones
generadas en la interrelación ser humano-ambiente, tanto en lo individual como

1
en lo sociocomunitario. En el caso del técnico en Evaluación Ambiental,
promueve la mediación entre las instituciones públicas, privadas y la
comunidad, aplica metodologías y herramientas, se insertan en la solución
colectiva de los problemas, incide en la generación de proyectos comunitarios y
los direccionan con los entes competentes y para ello tiene que realizar el
diseño, seguimiento y monitoreo de la implementación de iniciativas
comunitarias. La conquista de la justicia social se fortalece en lo público,
donde el interés colectivo en su acción político social toma progresivamente,
las decisiones claves para su desarrollo endógeno, se establece una
corresponsabilidad entre el estado y la sociedad en su conjunto como legitimo y
efectivo poder ciudadano de participación y protagonismo. Se enfatiza en esta
corresponsabilidad incorporar nuevos actores destacando la acción comunitaria
para formular, ejecutar y evaluar políticas públicas y rendición de cuentas o
contraloría social.

Es importante resaltar que desde el punto de vista metodológico se asumirá el


enfoque de la Investigación Acción Participativa como diseño de investigación y
praxis del trabajo comunitario, la visión Interdisciplinaria y Transdisciplinaria
para el diálogo de saberes como visión del paradigma emergente; y también,
los fundamentos sistémicos de la Ecología Social para el abordaje de la
realidad socioambiental, el enfoque de Género orientado al trabajo con los
particulares roles que ocupan los individuos dentro de una colectividad, la
Didáctica de la Educación Ambiental basadas en las Teorías del Aprendizaje,
tales como, el Constructivismo y Humanismo evidenciadas a través de
estrategias creativas y cognitivas (Ver anexo 1)

Por medio de las descripciones de la realidad, una comunidad desarrolla sus


propias teorías y soluciones acerca de sí misma lo cual se convierte en un
proceso educativo. Este proceso se inserta dentro de la propuesta de la
Educación Continua, Permanente y Popular, que propone una práctica de
saberes para la planificación de programas educativos ambientales
contextualizados y pertinentes a la visión de proyecto país.

En el desarrollo de los respectivos proyectos en los sistemas ambientales o


comunidades, se debe tomar en cuenta las fases de la sistematización. A
saber: Objetivo y alcance, descripción, ordenamiento y clasificación, análisis
crítico y resultados.
A continuación se describen algunas estrategias metodológicas a utilizar:
√ Organización de las múltiples variables abordadas en el diagnóstico
socioambiental a fin de dimensionarlas en los diferentes contextos y establecer
las relaciones interdisciplinarias y transdisciplinarias de las mismas para la
interpretación de la realidad socioambiental desde el conocimiento complejo,
como una de las finalidades de la sistematización.

√ Procesamiento y sistematización de información. Dependiendo de la


metodología seleccionada, y atendiendo al problema específico abordado se
considerarán las técnicas e instrumentos a utilizar en la investigación; por
ejemplo, entrevistas, testimonios orales, revisión de documentación
fotográfica/cartográfica o audiovisual, censos, mapas sociales y familiares,
técnicas cualitativas y cuantitativas, entre otras.

2
√ Sistematización de experiencias. Permite el registro y ordenamiento de
las experiencias para rescatar elementos importantes que orienten las líneas
de acción a partir del reconocimiento de las fortalezas, debilidades, amenazas
y las oportunidades como referente de análisis para el diseño del proyecto
educativo ambiental de la comunidad.

√ Diálogo y construcción colectiva de saberes. Se generan espacios entre


las redes socio comunitarias, los (as) profesores(as) y los y las estudiantes
para el intercambio de conocimientos, vivencias y experiencias.

√ Análisis de los problemas. En función de las experiencias del diagnóstico


realizado y del contenido trabajado, los y las estudiantes junto con las
comunidades deberán realizar planteamientos de problemas, jerarquización de
los mismos, y establecerán interrelaciones desde las perspectivas de la
complejidad (considerando la multiplicidad de causas y efectos)

√ Conformación de mesas técnicas. De acuerdo con los problemas


planteados en el diagnóstico socio ambiental, se conformaran equipos de
trabajo articulados por la UBV, la comunidad y las instituciones involucradas.

√ Análisis de resultados. A partir de la información obtenida en el


Diagnóstico Integral de Situaciones Ambientales y Procesos Ecológicos, taller
del autodiagnóstico, y en el diagnóstico participativo se realizará una
integración de fuentes con el fin de construir líneas de acción para el proyecto
de Rehabilitación de Ecosistemas y Desarrollo Endógeno.

√ Divulgación y Difusión. Tomar en cuenta que los saberes se adquieren en


diferentes ámbitos y niveles, y específicamente, con varios grupos,
organizaciones e instituciones. Es por ello, que estos hallazgos se deben
compartir y divulgar las fuentes y los contenidos a través de los medios, desde
la perspectiva de Ecología Social, donde es indispensable la participación
profunda de los sujetos sociales en los contextos que le son propios.

Evaluación.
La evaluación en la unidad curricular Proyecto, como un proceso de la
educación permanente consistirá en un procedimiento participativo, reflexivo,
constructivo y continuo donde se tomará en cuenta, la revisión periódica de la
estructura, el funcionamiento, los resultados de un plan y/o programas con el
fin de proporcionar información sobre su contexto, planificación, proceso,
productos e impactos, así como, de las actividades de enseñanza aprendizaje
que deberán nutrirse con el saber de la comunidad.

La evaluación de un plan y/o programas educativos ambientales, se


fundamentaría en la propuesta de Bennet (1993), Álvarez (1998) y Colom y
Sarracarmona (1998), quienes especifican tres tipos de evaluación:

3
La evaluación del proceso de aprendizaje; que mide el rendimiento y la eficacia
de las estrategias didácticas, el ambiente donde se desarrolló la actividad, los
recursos humanos y materiales de la misma. Este tipo de evaluación se aplica
al culminar la actividad educativa ambiental. Pueden contemplar criterios
como: estrategias didácticas empleada, actuación del facilitador, participantes,
recursos, tiempo, condiciones del lugar, entre otros.

1. La evaluación de resultados; la cual contribuye a establecer la adquisición


de los conocimientos, clarificación de los valores, desarrollo de un
razonamiento ético, moral y crítico y la disposición para la acción adquirida
en la actividad educativa ambiental. Muchas veces, es el producto de la
comparación de los rasgos referidos a lo cognoscitivo y actitudinal del
participante previo a la actividad educativa y posterior a la misma.

2. La evaluación de impacto, se refiere a los efectos producidos a partir de


la actividad educativa ambiental en respuesta a la problemática socioambiental
de la comunidad o localidad para la cual fue planteada. Este tipo de evaluación
incluye el seguimiento de los participantes y la problemática ambiental, con el
objeto de cumplir con los fines de la Educación Ambiental. (Ver Anexo 2)

Justificación

4
En esta Unidad curricular Economía Sustentable y Educación Ambiental, se
aplicarán las habilidades y destrezas cognoscitivas, procedimentales y
actitudinales que él o la estudiante ha adquirido en las unidades
curriculares vistas en su primer año de estudio y las que adquirirá en las
unidades curriculares el transcurso del segundo año de estudio. Al
finalizar, el egresado como Técnico Superior Universitario en Evaluación
Ambiental deberá ser un profesional capaz de manejar la teoría básica de
situaciones ambientales a fin de diagnosticar, cuantificar y aplicar las
herramientas prácticas requeridas para: la resolución de problemas
ambientales; conocimientos básicos de protección y conservación de
ecosistemas, diversidad biológica y cultural fundamentadas en el manejo
sustentable de recursos naturales; identificar y evaluar los factores que
intervienen en el proceso de deterioro ambiental, conocer la problemática
ambiental global y su expresión local, así como los procesos,
características e interacciones de los componentes básicos del ambiente
con énfasis en el ámbito nacional, regional y local; tener conocimiento del
marco legal e institucional referido al área ambiental (Constitución
Nacional, Convenios Nacionales e Internacionales, leyes orgánicas,
ordinarias, decretos, normativas y resoluciones) a escala municipal,
regional, nacional e internacional, así evaluación y presentación de
proyectos por medio de la percepción, diagnóstico y definición de
situaciones ambientales (FIDES, cooperativismo); manejar herramientas
básicas (interpretar datos, conocer las tecnologías disponibles y
necesarias para el ensayo) referidas al control de calidad de agua, suelo,
aire; procedimientos e instrumentos de análisis de sistemas ecológicos
con una visión social integradora, multicultural, histórica y política, tipo de
relaciones entre las problemáticas ambientales y los modelos del
desarrollo; proponer posibles soluciones a situaciones socioambientales;
realizar inventarios y evaluaciones de recursos naturales; aplicar las
herramientas básicas de estadística, obtención y organización de datos y
manejo de políticas públicas (a nivel local, regional, nacional), como los
diferentes valores estándares ambientales permitidos; leer e interpretar
mapas temáticos (representación cartográfica, información geográfica y
fotos aéreas entre otros) relacionados con las características del
ambiente; principios y fundamentos de técnicas catastrales para la gestión
socio ambiental y conocimientos sobre educación ambiental, ecología
social, ecología cultural y economía ecológica.

En cuanto al egresado como Licenciado en Gestión Ambiental debe tener


conocimientos sobre: fundamentos sobre los métodos y técnicas para la
evaluación de impacto ambiental, auditoria ambiental y perfil ecológico de
productos. Gestión, vigilancia y control de la contaminación, emisiones,
residuos y desechos. Evaluación ambiental estratégica y específica. Evaluación
de riesgo; principios bioéticos, su importancia biológica y cultural;
fundamentación ética de códigos jurídicos y culturales, así como sistemas de
propiedad intelectual individuales y colectivos, que regulan las relaciones entre
las personas y el ambiente. Importancia de la argumentación dialógica y la
acción socio-moral en la protección y conservación ambiental; principios
básicos de protección y conservación de ecosistemas, diversidad biológica y

5
cultural con miras al manejo sustentable de los recursos naturales; procesos
ecológicos, protección de la biodiversidad y restauración de áreas de
importancia ecológica; evaluación de informes y proyectos socioambientales;
utilización de la informática para el manejo de información estadística,
inventarios y datos ambientales; Manejo el fundamento teórico, generando
reflexiones e interpretación estricta de los datos; diseño, planificación,
desarrollo y ejecución de proyectos, programas de educación socioambiental y
participación comunitaria; modelos de desarrollo sustentable (endógeno) de los
sistemas de producción; generación y transferencia multilateral de tecnologías
ambientalmente seguras; ordenación del territorio y planificación ambiental
atendiendo a las realidades ecológicas, geográficas, socioculturales y
sociopolíticas; fundamentos de evaluación de la calidad ambiental y calidad de
vida y procesos ecológicos, protección de recursos genéticos y restauración de
áreas de importancia ecológica.

Para el logro de las metas en la formación del Gestor Ambiental, así como las
del Técnico Superior en Evaluación Ambiental, se necesita su vinculación con
los planes y estrategias nacionales, y por ende, con el desarrollo endógeno de
las comunidades, así como también, hacer valer el derecho de estas a tener
una Educación Ambiental está enmarcada en la Constitución Bolivariana de
Venezuela en su artículo 107 que señala su obligatoriedad, permitiendo
contener una información relevante sobre los fundamentos filosóficos y
conceptuales por medio de los cuales se sustenta, en este sentido, se plantean
los aspectos generales teórico-metodológicos de la propuesta y las
necesidades reales de las comunidades involucradas. Para ello, la unidad
curricular permitirá la integración de contenidos teórico-metodológicos de la
Evaluación Ambiental con la educación, partiendo de una ética ambiental como
fundamento epistemológico y axiológico, para a la toma de conciencia de la
realidad global, del tipo de relaciones entre sí y con la naturaleza, con los
problemas derivados de dichas relaciones y sus causas profundas. Ella
desarrolla mediante una práctica real que vincula a los y las estudiantes con la
comunidad, valores y actitudes que promuevan un comportamiento dirigido
hacia la transformación superadora de esa realidad, tanto en sus aspectos
naturales como sociales, fortaleciendo la transformación social e involucrando
a los grupos sociales en la generación de su propio conocimiento y en la
sistematización de sus experiencias. Desde este punto de vista, la Educación
Ambiental debería concebirse como un instrumento para el cambio que facilite
la conciencia crítica sobre las relaciones históricamente determinadas entre la
sociedad y la naturaleza, y por lo tanto debe incentivar la responsabilidad
político-práctica a nivel individual y colectivo e ir logrando asimilar los
conceptos e interiorizar las actitudes mediante las cuales adquieren las
capacidades y comportamientos que le permitan comprender y evaluar las
relaciones de interdependencia establecidas entre una sociedad, con sus
modos de producción, su ideología y estructura de poder dominante, a su
medio biofísico, así como para actuar en consecuencia con el análisis
efectuado. La Educación Ambiental como proceso de formación permanente se
circunscribe dentro de esta perspectiva, y para ello, desde el punto de vista
pedagógico, la modalidad de proyecto constituye uno de los espacios de
aprendizaje, diálogo de saberes y praxis individual y colectiva para la
sistematización de los problemas socioambientales y búsqueda de alternativas,

6
toma de decisiones para el abordaje de los mismos en un determinado
contexto.

La praxis de la Educación Ambiental debe contener una información relevante


sobre los fundamentos filosóficos y conceptuales por medio de los cuales se
sustenta, en este sentido, se plantean los aspectos generales teórico-
metodológicos de la propuesta y las necesidades reales de las comunidades
involucradas. Para ello, la unidad curricular permitirá la integración de
contenidos teórico-metodológicos de la Educación Ambiental partiendo de una
ética ambiental como fundamento epistemológico y axiológico, pasando por la
pedagogía ambiental como ciencia educativa y canalizando a la educación
ambiental como la acción de la práctica educativa, para la configuración de
valores y el desarrollo de actitudes y aptitudes para transformar la realidad en
la que está inmersa el individuo.

La Educación ambiental como acción educativa permanente incide en la


comunidad educativa y tiende a la toma de conciencia de la realidad global, del
tipo de relaciones entre sí y con la naturaleza, con los problemas derivados de
dichas relaciones y sus causas profundas. Ella desarrolla mediante una
práctica real que vincula a los y las estudiantes con la comunidad, valores y
actitudes que promuevan un comportamiento dirigido hacia la transformación
superadora de esa realidad, tanto en sus aspectos naturales como sociales.

Desde este punto de vista, la Educación Ambiental debería concebirse como


un instrumento para el cambio que facilite la conciencia crítica sobre las
relaciones históricamente determinadas entre la sociedad y la naturaleza, y por
lo tanto debe incentivar la responsabilidad político-práctica a nivel individual y
colectivo.

De esta forma se generará un proceso en el cual el individuo y el colectivo


podrán ir logrando asimilar los conceptos e interiorizar las actitudes mediante
las cuales adquieren las capacidades y comportamientos que le permitan
comprender y evaluar las relaciones de interdependencia establecidas entre
una sociedad, con sus modos de producción, su ideología y estructura de
poder dominante, a su medio biofísico, así como para actuar en consecuencia
con el análisis efectuado.

La Educación permanente a diferencia de la educación tradicional surge como


una propuesta que debe dar respuesta a las exigencias que las nuevas
condiciones sociales demandan. Se trata de una nueva concepción de conjunto
para alcanzar objetivos en virtud de necesidades sociales, de allí su carácter de
educación permanente y continua desde una perspectiva dialéctica, mientras
que la educación tradicional se centra en el logro de objetivos educacionales
programados (Castrejon y Gutiérrez, 1974)

A pesar de que la formación continua es inherente al ser humano debido a que


su proceso de aprendizaje es constante, sin cuenta con una estructura de
apoyo que trascienda el azar u oriente sus experiencias cotidianas, puesto que
no se ha superado la idea de la educación como un proceso formal y

7
escolarizado, esta visión constituye uno de los obstáculos de la educación
permanente.

La idea de trabajar con el enfoque de la educación permanente se justifica por


el hecho de que la mayor parte del saber que se adquiere no es producto de la
enseñanza, sino de la participación ciudadana dentro de un contexto
significativo. Esto quiere decir que el aprendizaje del ser humano se da
mediante la interacción y la comunicación, y la escuela no es la única fuente en
el sentido tradicional de enseñanza (Castrejon y Gutiérrez, 1974)

La Educación Ambiental como proceso de formación permanente se


circunscribe dentro de esta perspectiva, y para ello, desde el punto de vista
pedagógico, la modalidad de proyecto constituye uno de los espacios de
aprendizaje, diálogo de saberes y praxis individual y colectiva para la
sistematización de los problemas socioambientales y búsqueda de alternativas,
toma de decisiones para el abordaje de los mismos en un determinado
contexto.

Por último, es de hacer notar la importancia de la Formación (componente ético


-político) de las competencias del Educador Ambiental como mediador entre
las OG y las ONG´s, más que aplicar metodologías y técnicas, debe insertarse
en la solución colectiva de los problemas, incidir en la generación de proyectos
comunitarios y direccionarlos con los entes competentes, para ello tiene que
realizar diseño, seguimiento y monitoreo de la implementación de iniciativas
comunitarias. La conquista de la justicia social se fortalece en lo público,
donde el interés colectivo en su acción político social toma progresivamente,
las decisiones claves para su desarrollo, se establece una corresponsabilidad
entre el estado y la sociedad en su conjunto como legitimo y efectivo poder
ciudadano de participación y protagonismo. Se enfatiza en esta
corresponsabilidad incorporar nuevos actores destacando la acción comunitaria
para formular, ejecutar y evaluar políticas públicas y rendición de cuentas.

En estos términos, según Lanz (2001), debe ponerse en práctica la sinergia


entre la investigación acción, la etnografía, el aprendizaje significativo por
descubrimiento y una nueva racionalidad comunicativa que propicien desde la
participación el fortalecimiento del proceso educativo y democratización en las
relaciones de las organizaciones comunitarias.

Como estrategia integral que se desarrollo bajo un proceso dinámico que


adopta una forma de espiral que se inicia con un diagnóstico participativo,
elaboración de un plan de acción, ejecución y reacción, evaluación-
sistematización, reflexiones y construcción de un nuevo plan.
Para darle concreción a esta estrategia integral propuesta por Lanz (2001), se
sugieren las siguientes pautas:

1.- En el diagnóstico participativo deben contemplarse la interacción UBV-


comunidad para ubicar el saber previo: representaciones, significaciones,
producciones de sentido, y repertorio cognitivo del grupo interactuante.

8
Para ello, debe emplearse técnicas e instrumentos de recolección de datos e
información, que propicien la participación y el diálogo de saberes, así como, la
implicación y el compromiso de los grupos participantes; Este proceso debe ir
acompañado de un grupo de estrategias lúdicas y cognitivas, tales como:
cuentos, juegos, trabajos cooperativos, sociodramas, conversaciones, ensayos,
reseña crítica, entre otros.

Este conjunto de elementos constituye los insumos necesarios para llevar a


cabo los registros etnográficos que vienen a ser la base del diseño operacional
de la investigación acción, la cual como propuesta metodológica, parte de la
observación participante, las entrevistas, la elaboración de cuestionarios, entre
otros, para llevar a cabo un proceso de triangulación de los resultados de las
acciones antes mencionadas que servirán como referentes para la elaboración
del plan de acción.

2. Plan de Acción se formula a partir del diagnóstico Integral socioambiental de


la comunidad bajo la premisa de “aprender investigando, conocer
transformando…”, esto sugiere reconocer la problemática propia de la vida
misma, es decir, vinculada a la cotidianidad y al contexto etnográfico. Así
como también, la promoción de actividades que sirvan para analizar
críticamente dicha problemática, como los testimonios, formulación de
preguntas, contraste de experiencias, visitas y trabajos de campos, entre
otras; tomando en consideración barreras comunicativas, dificultades de
aprendizaje, motivaciones, expectativas, percepciones, vivencias con
relación a las situaciones en estudio.
3.
4. La elaboración del plan de acción incorporando las finalidades, objetivos,
metas y tareas especificando el flujograma y el cronograma de actividades.
5. Con relación a la ejecución y reacción del plan de acción, puede
interpretarse que a través de la acción se intenta la solución de la
problemática planteada en el diagnóstico integral socioambiental, sin
embargo, cualquier iniciativa de cambio tendrá resistencia que el colectivo
debe superar, y debe suscribirse la idea de “si queremos conocer la realidad
debemos intentar cambiarla” (Lanz, 2001)

6. Sistematización. Es una herramienta para el autoconocimiento de las


comunidades y los grupos interactuantes. Por otra parte, Gudynas y Evia
(1993), expresan que la sistematización permite varios elementos
importantes, como son: a) realizar el análisis y la evaluación crítica de cada
uno de los pasos que se desarrollo en el proceso de investigación acción; b)
la transmisión de las experiencias a otros grupos, constituyendo así un
aporte fundamental para las tareas de divulgación; c)revisión constante del
proceso; d) promover la investigación y reflexión interna de lo desarrollado
en el plan de acción, mejorando la vinculación entre la práctica y teoría; e)
enfoca la dimensión humana del agente externo.

La sistematización se refiere a una serie de actividades con el objeto de


ordenar, clasificar, analizar e interpretar organizadamente los contenidos y
resultados de la praxis, con el fin de realizar una re-lectura del desarrollo de la

9
praxis para comprender las actividades realizadas y mejorarlas en el futuro. En
resumen, un análisis conceptual, que tiene como propósito la integración de las
variables ecológicas y sociológicas de un sistema ambiental o comunidad.

Los proyectos permiten la integración de contenidos teóricos y prácticos, la


investigación formativa y formas concretas de interacción social. Por ello, dan
expresión al enfoque integral e integrador de saberes y de las prácticas
formativas, asumidos por la UBV, constituyendo a la vez una estrategia para la
participación y construcción tanto de los estudiantes como de los profesores
(as) en los proyectos y líneas de investigación a ser desarrollados por el
programa de formación.

La Unidad Curricular Proyecto II: Educación y Evaluación Ambiental, se inicia a


partir de los resultados de los diagnósticos integrales de situaciones
socioambientales llevados a cabo en las comunidades en la Unidad Curricular
Proyecto I, esto significa que partirá del análisis situacional y conocimiento del
entorno para apoyar a las organizaciones de base desde el punto de vista
educativo ambiental a gestionar las soluciones y las transformaciones que
demanda la comunidad para su desarrollo local tomando en consideración el
análisis y la evaluación de sus procesos integrales de vida, donde convergen la
heterogeneidad de saberes que brindan una plataforma para dinamizar
aspectos sociales, culturales, políticos, mágico religiosos, ideológicos,
económicos, tecnológicos, ambientales, entre otros, dentro de un contexto
histórico particular y donde se reconoce que cada uno de los pobladores de
una comunidad pueden ser sujetos o actores sociales del cambio en una
perspectiva pluricultural y autogestionaria.
Con el desarrollo de la Unidad Curricular Educación y Evaluación Ambiental,
los y las estudiantes podrán adquirir los conocimientos necesarios para lograr
competencias básicas para el ejercicio profesional, así como actitudes y
valores asociados al ejercicio ciudadano. Igualmente, los y las profesores (as)
fortalecerán sus capacidades docentes, sus aptitudes y actitudes, valores y
compromisos hacia un trabajo orientado al apoyo y acompañamiento de las
comunidades locales donde se desenvuelva su trabajo participativo y
comunitario.
Esta formación socioambiental, contribuirá a desarrollar el ejercicio de la
democracia participativa y protagónica concretando en la práctica en mandato
constitucional a través de la Educación y el trabajo como ejes fundamentales
para elevar la calidad de vida de los ciudadanos (a) de los sectores excluidos.
Una de las líneas estratégicas de la Nación para superar la exclusión, la
inequidad social es promover el desarrollo endógeno, y en este sentido, la
formación socio ambiental tiene la tarea de promover y desarrollar proyectos
orientados bajo estos preceptos.

A continuación se presentan unos esquemas para visualizar lo anteriormente


expuesto:

10
11
INTERACCIÓN
SOCIAL

12
OBJETIVO GENERAL DE LA UNIDAD CURRICULAR PROYECTO II:
ECONOMÍA SUSTENTABLE Y EDUCACIÓN AMBIENTAL.
Promover proyectos participativos de Educación Ambiental para el abordaje y
la evaluación de situaciones socioambientales en las comunidades

TEMARIO

TEMA I: Herramientas metodológicas para el desarrollo de proyectos de acción


comunitaria.
Objetivos específicos:
1.1.- Analizar los resultados del diagnóstico socioambiental con el objeto de
jerarquizar los problemas conjuntamente con la comunidad

Contenidos:
.- Técnicas de participación comunitaria para la Educación Ambiental desde la
perspectiva de la Ecología Social.
.- Diagnóstico Socioambiental
.- Investigación Acción participativa

TEMA II: Introducción a la Educación Ambiental


Objetivos Específicos
2.1.- Analizar las metas, los principios y los objetivos de la Educación
Ambiental en el marco del paradigma ecológico
2.2.- Valorar los aportes de la Educación Ambiental a través de su historia en
los ámbitos local, regional y mundial.
2.3.- Analizar las competencias del Educador y Evaluador ambiental en el
marco de las líneas estratégicas del país.

Contenido:
.- Concepción del ambiente. Relación ser humano-naturaleza-sociedad
.- Metas, principios y objetivos de la Educación Ambiental
.- Historia de la Educación Ambiental
.- Competencias del Educador y Evaluador Ambiental

TEMA III: Marco Legal en el diseño de proyectos en Educación Ambiental


Objetivos Específicos:
3.1.- Examinar el marco legal sobre la cuál se diseñará el proyecto en
Educación Ambiental.
Contenidos:
.- Leyes que rigen la elaboración de proyectos socioambientales

TEMA IV: Teorías y Enfoques del Desarrollo


Objetivos Específicos:
4.1.- Analizar los modelos, paradigmas y enfoques que sustentan a los
proyectos en Educación Ambiental
Contenidos:

13
.- Los Modelos de desarrollo: el neoliberal, el sustentable y el endógeno.
.- Los paradigmas emergentes: el positivista y el ecológico
.- El enfoque de género
.- La democracia participativa y protagónica.

TEMA V: Proyectos en Educación Ambiental


Objetivos Específicos:
5.1.- Diseñar el proyecto educativo ambiental en función de los problemas
seleccionados participativamente con las comunidades a través de las áreas de
acción
5.2.- Validar el proyecto educativo ambiental en los diferentes ámbitos de
acción (comunidad, UBV, actores socioambientales)
5.3.- Aplicar el proyecto educativo ambiental en las respectivas comunidades
5.4.- Sistematizar la experiencia en las respectivas comunidades
5.5.- Diseñar una estrategia comunicacional para la promoción, divulgación e
información de la experiencia a nivel de los medios alternativos a nivel local,
regional y nacional
Contenidos:
.- Pasos a seguir para el diseño de proyectos educativos ambientales
.- Sistematización de procesos, resultados e impacto
.- Promoción y divulgación de los proyectos educativos ambientales

TEMA VI: Evaluación de los Sistemas Socioambientales


Objetivos Específicos:
6.1.- Caracterizar los factores biofísicos para la evaluación de los sistemas
socioambientales
Contenidos:
.- Factores biofísicos que permiten la evaluación socioambiental

Audiencia: Las y los estudiantes (as) de los Programas de Formación: en


gestión Ambiental, Profesores (as), miembros de la Comunidades.

Requisitos:
Se inicia a partir de los resultados de los diagnósticos integrales de situaciones
socioambientales llevados a cabo en las comunidades en la Unidad Curricular
Proyecto I.

Referencias Bibliografías

Álvarez, A. (1998). Evaluación de Programas de Educación Ambiental en


Parques Nacionales, Monumentos Naturales y Parques de Recreación.
Caracas.
Bennet, D. (1993). Evaluación de un Programa de Educación Ambiental.
Bedoy, V. (2000) Educación Ambiental. Revista de Educar. 13. Bilbao, España.
Los Libros de la Catarata.
Bifani, P. (1997). Medio Ambiente y Desarrollo. México: Universidad de
Guadalajara.

14
Bravo, E. de N., (2000). Algunas Consideraciones sobre Transversalidad
Curricular. III Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental.
MARN/MRE/MECD/PNUMA/MD. Caracas
Caride, J. y Mosquera, Ma. (1988) Educación Ambiental. Revista de
Orientación Pedagógica. 1, 40.
Castrejon, J. y Gutiérrez, O. (1974). Fondo Cultura Económica. México: Autor
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999). Gaceta Oficial
de la República de Venezuela, 36860. Diciembre 30, 1999.
Sarracarmona, J., Vázquez, G, y A. Colom. (1998), Educación No Formal
Barcelona: Editorial Ariel, S.A.
Díaz, F. Y Hernández, G. (1998). Estrategias docentes para un aprendizaje
significativo: Una interpretación constructivista. Mc Graw Hill, México.
Emmelin, L. (1.994). Educación Ambiental en el Ámbito de la Universidad.
Educación Ambiental. 1, 50-54.
Febres-Cordero, Mª. (1999). Pedagogía Ambiental. Caracas: UPEL-IPC.
Febres-Cordero, Mª. (1.995). La Gestión Ambiental: Bases Conceptuales de la
Educación par un Desarrollo Sostenible. Ponencia presentada en la
Reunión sobre Gestión de Programas de Educación y Comunicación
Ambiental para el Ambiente y el Desarrollo en América Latina, Quito.
Gudynas, E. y Evia, G. (1993). Ecología Social. Manual de metodologías para
Educadores Populares. Editorial Popular Quinto Centenario. España: Autor.
Gudynas, E. (2000). Desarrollo Sostenible. III Congreso Iberoamericano de
Educación Ambiental. MARN/MRE/MECD/PNUMA/MD. Caracas
Gutiérrez, J. (1995). La Educación Ambiental. Fundamentos teóricos.
Propuestas de Transversalidad y Orientaciones Extracurriculares. Madrid:
La Muralla.
Instituto Nacional de Parques (1998). Programa de Educación Ambiental y
Participación Ciudadana. Caracas.
Lanz, C., (2001). INVEDECOR y el Aprendizaje Significativo por
descubrimiento. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Caracas.
Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables, Universidad
Pedagógica Experimental Libertador, Instituto Pedagógico de Caracas y
Ministerio de Educación, (1997). Programa del II Encuentro de Educación
Superior y Ambiente. Caracas.
Ministerio de Educación, (1999). Aportes para el debate sobre la Constituyente
Educativa. Caracas.
Novo, Mª. (1995). La Educación Ambiental. Bases Éticas, Conceptuales y
Metodológicas. Madrid: Universitas.
Pardo, A. (1.995a). La Educación Ambiental una Respuesta a la Crisis. Madrid,
Barcelona: Ed. Horsori.
Pardo, A. (1.995b). La Educación Ambiental como Proyecto. Madrid,
Barcelona: Ed. Horsori.
Pesci. R. (2000). Del Titanic al Velero: El aprendizaje de la Complejidad
Ambiental. III Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental.
MARN/MRE/MECD/PNUMA/MD. Caracas
Sureda, J. y Colón, A. (1.989). Pedagogía Ambiental. Barcelona, España: De
CEAC.
Torres, E. y Váldes, O. (1996) Cómo Lograr la Educación Ambiental De Tus
Alumnos. Editorial Pueblo y Educación. Cuba, La Habana.
UNESCO / PNUMA (1.976). Carta de Belgrado. Contacto I. (1).

15
UNESCO / PNUMA (1.978). Declaración de Tbilisis. Contacto III. (1).
UNESCO / PNUMA (1.986). Micro ambientes para la Educación Ambiental.
Contacto III. (1).
UNESCO / PNUMA (1.987). Congreso Internacional sobre La Educación y
Formación Relativas al Medio Ambiente. Contacto XII. (3).
UNESCO / PNUMA (1.992). Cumbre de la Tierra. Contacto XVII. (2).
Universidad Nacional Abierta (UNA). (1.993). Educación Ambiental. Caracas.
Universidad Nacional Abierta / Organización de Estados Americanos /
Universidad Central de Venezuela (UNA/OEA/UCV), (1.995, julio.
Declaración de Caracas. Documento final de la I Conferencia Mundial de
Educación Ambiental, Caracas.
Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales / Ministerio de Relaciones
Exteriores/ Ministerio de Defensa (2000, octubre). Declaración de
Educación Ambiental Caracas. Documento final del III Congreso
Iberoamericano de Educación Ambiental, Caracas.
Universidad Bolivariana de Venezuela (2003). Documento Rector. Caracas:
Autor.
Velasco, F. (2003) Articulación Cultura-Ambiente: claves para una visión
alternativa de desarrollo. Cuadernos del CENDES. 20, 52.

16