Sie sind auf Seite 1von 3

Universidad Santiago de Cali

Sistemas Biomédicos
Carlos Mario Navarrete
Tarea de investigación
Vaporizadores Con Cortocircuito variable (“bypass”): Estos dos circuitos vuelven a
juntarse en su trayecto final con una mezcla de flujo cargado de anestésico y otro flujo sin
contacto con el anestésico. A este grupo pertenecen la mayoría de vaporizadores actuales
como son los vaporizadores Tec 4, 5, 7, los Aladin, los Vapor 19, Vapor 2000 y los Vapor
3000, entre otros.

Estos dos circuitos presentes en el interior del vaporizador tienen su función. Por un lado
el primer circuito de vaporización contiene el gas vector, cuya función es recoger el
anestésico volátil. Es conveniente obligar a dicho flujo de aire vector a pasar lo más cerca
posible de la superficie líquida del anestésico, pues de esta forma, se consigue un eficaz
arrastre de vapor anestésico. De este modo se consigue alcanzar un flujo de aire cargado
de anestésico a niveles que casi llegan a su presión de vapor.

Vaporizadores con flujo cuantificado: Su diseño de base es más sencillo. De hecho, los
vaporizadores antiguos solo necesitaban de un elemento más o menos pensante que se
encargaba de controlar los dos flujos. Me refiero al propio anestesista con los viejos
vaporizadores Copper Kettle o Vernitrol que regulaba los dos flujos con un rotámetro.  

Imagen 1. Vaporizador con flujo

Los vaporizadores con sistema de vaporización por arrastre o sobreflujo (Flow-over): Los
vaporizadores en uso tienen la tecnología de sobreflujo en su diseño frente a la de
burbujeo. Los de sobreflujo se basan en el paso (controlado o no) de un flujo de aire a
través de una cámara de vaporización. Una cámara donde se encuentra el anestésico
presente en  fase líquida y una fase gaseosa evaporada que posibilita un arrastre de sus
moléculas. Los vaporizadores de sobreflujo deben tener unas características físicas
estables de temperatura y presión para que dicho espacio esté saturado de vapor
anestésico en su interior y genere así una presión de vapor estable.

Vaporizadores con sistema de vaporización por burbujeo: El uso de esta técnica para
producir vapor de gas desde un líquido se puede ver en los “humidificadores” de oxígeno
que están presentes en el ambiente hospitalario (pues usan el mismo principio). El paso
de una mezcla de aire u oxígeno a través del líquido anestésico origina un burbujeo y una
saturación de halogenado a su paso. Este tipo de vaporización, es menos eficiente y más
inexacto que en la vaporización por arrastre o sobreflujo.

Vaporizadores de Inyección o con mezcla controlada del gas vapor: Dentro de los
vaporizadores de circuitos cuantificados, ya sea en circuitos dobles o independientes, la
regulación puede realizarse antes de entrar en la cámara de vaporización o bien buscar su
control con el aire ya cargado de anestésico. Este último tipo de tecnología tiene
similitudes con los actuales motores diesel. Es un diseño más actual, más fino…Y más caro,
pues precisa de un sistema que busca el control en la mezcla final (gas vector y gas sin
anestésico) La forma de hacerlo es inyectando un flujo de gas saturado de anestésico en el
flujo de gas fresco que se dirige hacia el paciente (obviamente de ahí su nombre

Vaporizadores que compensan la temperatura: Los modernos vaporizadores son


termocompensados. Porque la temperatura del anestésico debe ser constante, la
vaporización de una sustancia implica siempre una pérdida de la fase líquida para
transformarse en fase gaseosa (se agota el líquido anestésico). La pérdida de líquido se
origina a una velocidad que depende mucho de la temperatura. La pérdida de
temperatura de un líquido evaporándose se origina porque la energía necesaria para
romper las fuerzas intermoleculares y la tensión superficial de las moléculas del líquido (y
así lograr que sus moléculas libres pasen a una fase gaseosa) es recogida de la propia
energía cinética contenida en el líquido, es decir que la evaporación origina un
enfriamiento del líquido.

Vaporizadores que ajustan la presión interna del vaporizador: El manejo de las


presiones durante el ciclo respiratorio también ha inspirado a los ingenieros con la
resolución de un problema que se da, sobre todo, en los vaporizadores de mayor uso
actual; los de cortocircuito variable. En una anestesia general, la inspiración respiratoria se
genera mediante una presión positiva en el respirador hacia el paciente. Esta presión
puede ser transmitida de forma retrógrada hasta la salida del vaporizador. Como
resultado de esa presión aparece una resistencia a la salida del vaporizador. La
consecuencia es un estado puntual de ausencia de flujo en el interior del mismo
vaporizador. Al no existir un recambio de aire en la cámara de vaporización se produce un
aumento sustancial en la concentración de anestésico.

Mapleson A: El sistema consiste en un bolsa de depósito cerca de la salida de gas limpio


con la válvula APL colocada en el extremo del paciente (Magill A, o Lack espiratorio de
ramas paralelas).
Mapleson D: puede describirse como una pieza en «t» con una rama espiratoria, en la
que la entrada de gas fresco está cerca del paciente y la válvula espiratoria cerca de la
bolsa reservorio (es más útil que los sistemas C y D en ventilación controlada).

Mapleson E: Consiste en una entrada de gas fresco y un tubo rugoso largo, con un
mínimo espacio muerto, sin válvulas y una resistencia mínima (se usa habitualmente para
administrar oxígeno a pacientes que respiran espontáneamente).

Mapleson F: El sistema de piezas en T más utilizado es la modificación de Jackson-Rees de


la pieza en T de Ayre (a veces conocido como el sistema Mapleson F). Este sistema
conecta una bolsa de dos extremos a la extremidad espiratoria del circuito; el gas se
escapa por la "cola" de la bolsa.

Circuito Bain: La entrada de gases frescos se sitúa lejos de la boca del paciente y llega a
éste por un tubo que circula por dentro del tubo corrugado. Los gases exhalados circulan
por el tubo corrugado, produciéndose un intercambio de temperatura entre ambos, que
calienta los gases frescos que ingresan. Esto es beneficioso ya que no hipotermiza tanto al
paciente. La eliminación del CO2 se efectúa por una válvula de exhalación ubicada al final
del tubo corrugado.

Sistemas Mapleson B & C: Los sistemas Mapleson B & C son similares, diferenciándose
en que el sistema B tiene una tubería entre la bolsa de reservorio y el flujo de gas fresco,
que además actúa como un reservorio. Como la válvula APL está entre el flujo de gas
fresco y el paciente, sale gas fresco que no ha estado involucrado en el intercambio de
gases durante la espiración junto con los gases espirados en la ventilación espontánea. Un
proceso similar sucede cuando el paciente está siendo ventilado: el gas fresco fluye a
través de la válvula APL antes de que pueda ser entregado al paciente. Ninguno de los dos
sistemas es eficiente para respiración espontánea y para evitar la re inhalación es
necesario ventilarlos entre 1.5 a 2 veces el volumen minuto.

Drenaje Jackson Pratt: El drenaje de Jackson-Pratt (JP) se usa para remover los líquidos
que se acumulan en un área de su cuerpo después de haber tenido cirugía. El drenaje JP
es un dispositivo con forma de bombilla que se conecta a un tubo. Un extremo de la sonda
se coloca dentro de usted durante la cirugía. El otro extremo sale a través de una pequeña
incisión en la piel. La bombilla se conecta a este extremo. Es probable que necesite una
puntada para mantener la bombilla en su lugar.