Sie sind auf Seite 1von 10

ALBERTO ESPINAL RODRÍGUEZ

HISTORIA DEL MUEBLE. 4º DE ESCENOGRAFÍA.


2009
De Stjil
De stjil, en holandés “el estilo”, se puede considerar el primer movimiento
funcionalista del siglo XX y por lo tanto, el grupo fundador de uno de los estilos
más importantes del siglo y que luego desarrollarían le Corbusier por un lado y
la bauhaus por el otro. En concreto, el primer mueblista funcionalista, el creador
de dicho estilo en el mobiliario fue Gerrit Thomas Rietveld, que creó los
primeros muebles en torno a 1918. Los muebles de “de stijl” se basan en
cuadros como los de Piet Mondrian, realizados mediante formas geométricas
abstractas y son de una gran severidad y sencillez de líneas.

El nombre “de stjil” surgió de la revista fundada por el grupo artístico y


dedicada a las artes plásticas, en torno a dicha revista se reuniría un grupo de
artistas con inquietudes que a posteriori se descubriría que iría a constituir un
foro de debate que definiría muchas de las bases de lo que fue el arte del siglo
XX. Estos artistas no pretendían crear un arte figurativo o anecdótico, sino más
bien un arte que quería ser comprensible a través de él mismo, es un arte
eminentemente racionalista y primer arte vanguardista de carácter
funcionalista.

A de stjil pertenecieron los pintores Piet Mondrian, Bart Anthony y Friedrich


Vondemberge-Gildewart, el pintor y arquitecto Theo Van Doesburg, fundador
junto con Modrian de la revista “de stjil”; el mueblista y arquitecto Gerrit
Rietveld, los arquitectos y diseñadores Jacobus Johannes Pieter Oud, Robert
van´t Hoff, Jan Wils y Friedrich Kiesler, el pintor y diseñador Vilmos Huszár y la
decoradora de interiores Truus Schröder-Schräder.

Obras de Piet Mondrian

De stjil busca la técnica, la higiene, la economía y la construcción lógica,


elemental y pura tanto en sus construcciones arquitectónicas como en la
creación de muebles. Así dijo Van Doesburg:

“Basta de imitar estilos viejos; basta de tipos clásicos que sólo sirven para
calcar y copiar indefinidamente los edificios”.
De stjil es la renovación neoplasticista, se buscaba la sustitución de lo
individual por lo universal, abogando de este modo por un progreso radical en
las artes. Era un arte que era comprensible a partir de sí mismo, no por lo que
representaba. Buscaba un mundo ideal en el que el arte debía ser un
catalizador para llegar a una armonía ideal, de ahí que maneje todas las ramas
del arte y el diseño.

Las principales ideas estéticas de “de stjil” estaban contenidas en el tratado de


Mondrian “nuevo modo de concebir la forma en la pintura” publicado en el
primer número de la revista, en éste tratado define al nuevo arte no como un
nuevo estilo, sino como la forma de expresión adecuada al mundo ideal. Como
expresaba lo ideal, este arte debía ser abstracto y expresar formas puras. El
equilibrio era fundamental, también las dicotomías entre espacio y tiempo o
reposo y movimiento.

De stjil

Pero el arte de “de stjil” por innovador no perdía las influencias implícitas en
todas las obras de arte, para ellos fue fundamental el funcionalismo de Frank
Lloyd Wright.

Pero para los miembros de “de stjil” materiales como el ladrillo, la paja, la
madera y otros productos naturales no debían usarse, frente a ello debían
usarse materiales artificiales y prefabricados.
En el manifiesto publicado en el segundo punto referente sobre todo a la
arquitectura se pueden adivinar los rasgos que caracterizarán también al
mobiliario, dado que existía una gran unidad entre la multiplicidad de disciplinas
que manejaba “de stjil”

La arquitectura debe ser considerada como una unidad plástica


constituida por todas las artes, por la industria y la técnica que den
origen a la aparición de un nuevo equilibrio.
Las leyes del espacio y sus variaciones infinitas pueden conjugarse en
una unidad equilibrada.
Las leyes del color en el espacio y en el tiempo producen una unidad
nueva.
Las relaciones entre el espacio y el tiempo a través del color producen
una nueva dimensión.
Las interrelaciones entre la dimensión, proporción, espacio, tiempo y
materiales deben ser válidas para formar una unidad.
Eliminando los elementos de limitación se eliminan los caracteres
opuestos entre el interior y el exterior.
Se le da al color en la arquitectura el lugar que le corresponde
legítimamente, la pintura separada de la construcción arquitectónica no
tiene razón de existir.
La edad de la construcción está en su final.

Pero realmente el mobiliario de “de stjil” cobra su verdadera importancia con la


entrada en el grupo de Gerrit Thomas Rietveld, lo que provoca junto con la
separación de algunos de los miembros del grupo lo que se dio en llamar la
segunda etapa de “de stjil”.

La primera gran aportación de Rietveld y la que marcará dicho cambio será la


creación de la silla roja y azul, primera representación puramente neoplasticista
en tres dimensiones.

En ésta segunda etapa se descarta el uso de la columna, de la simetría y de la


repetición de elementos, eliminando así toda referencia clásica. Se fue hacia
una tendencia más neoplástica, con el uso de formas rectangulares y
paralelepípedos.

Así se llega al segundo manifiesto creado por Theo Van Doesburg por una
arquitectura plástica y anticúbica:

Forma; se eliminan las formas preconcebidas, es decir, no se tomarán


modelos tipos, de estilos anteriores.
La arquitectura se desarrolla partiendo de los elementos de la
construcción, en su sentido más amplio (función, masa, plano, tiempo,
espacio, luz, etc.), ya que son al mismo tiempo elementos del
plasticismo.
La nueva arquitectura es económica, sin derroches de medios o de
materiales.
La nueva arquitectura es funcional, es decir, se proyecta en un plano
claro de fondo.
La nueva arquitectura no reconoce ningún tipo de autocontenido,
ninguna forma básica; es decir, los espacios funcionales están
determinados por planos rectangulares, que no poseen formas
individuales en sí mismos.
La arquitectura se libera del concepto de monumentalidad de las
nociones de grande y pequeño.
La nueva arquitectura no reconoce ninguna parte pasiva. Ha
conquistado la abertura (la ventana posee un significado activo como
abertura en oposición al carácter cerrado del plano del muro).
La Planta. La nueva arquitectura ha horadado el muro y de este modo
ha destruido la división entre el interior y el exterior; se une una nueva
planta abierta, totalmente distinta a la planta clásica.
La nueva arquitectura es abierta. El conjunto consiste en un solo
espacio, subdividido según exigencias funcionales (los planos de
separación pueden ser remplazados por pantallas móviles o planchas).
Espacio y tiempo. La unidad del espacio y del tiempo confiere un
aspecto nuevo y completamente plástico.
La nueva arquitectura es anticúbica; no aspira a contener las diferentes
células del espacio funcional dentro de un cubo cerrado, sino que traza
el espacio funcional de modo excéntrico desde el centro del cubo.
Simetría y repetición. La nueva arquitectura no conoce la repetición en el
tiempo; la simetría propone la relación equilibrada de partes desiguales,
es decir, de partes que difieren en posición, proporción y ubicación a
causa de sus caracteres funcionales diferentes.
El contraste con el frontalismo, ofrece una riqueza plástica de efectos
espaciales y temporales múltiples.
Color. La nueva arquitectura ha destruido la pintura como una expresión
separada, a través de los planos pintados. Los planos cromáticos forman
una parte orgánica dentro de la arquitectura. Sin color estas relaciones
no son una realidad viviente y por lo tanto no son visibles.
La nueva arquitectura es antidecorativa. El color no representa elemento
decorativo u ornamental, sino orgánico.
Arquitectura como una síntesis del nuevo plasticismo; el edificio es
entendido como una parte, la suma de todas las artes en su
manifestación más elemental, como su esencia; ofreciendo así la
posibilidad de pensar en cuatro dimensiones.

Se produce otra escisión en el grupo “de stjil” debido a una disputa entre
Mondrian y Van Doesburg debido al uso del primero de la diagonal en alguno
de sus cuadros. En ésta tercera etapa que fue de 1925 a 1931 “de stjil” pasó a
tener influencias del constructivismo con ideas de la Bauhaus creando un
lenguaje formal rico en variaciones y ante todo un estilo homogéneo.
Gerrit Thomas Rietveld
La figura de Rietveld, creador entre otras cosas de la mítica casa Rietveld-
Schröder de Utrecht, marcó el devenir de la modernidad en varios campos.
Como diseñador de muebles tenía su propio taller en su ciudad natal Utrecht
desde 1917, fue Rietveld un autor independiente, rebelde y con un estilo muy
marcado por una ética personal muy firme. En 1918 crearía una obra culmen
del mobiliario moderno, un sillón que en su versión posterior en colores rojo,
amarillo, azul y negro pasaría a ser conocido como la “silla roja y azul”. Éste
mueble era la demostración práctica de la rebeldía del autor frente a los
métodos tradicionales de construcción de muebles. Éste mueble fue sin
embargo el resultado de un profundo estudio sobre la idea de silla.

Casa Schröder

A partir de la construcción de la casa Rietveld-Schröder a la edad de 36 años,


Rietveld dejó de construir muebles, dejándole esta tarea a Gerard van der
Groenekan, su ayudante, que se encargaba de construir los diseños de
Rietveld.

El estilo de Rietveld, que a la postre sería el estilo del mobiliario de stjil, se


centra en la lucha contra los estilos neo-historicistas y la búsqueda de un estilo
contemporáneo, lo que se enclavaba dentro del debate en los círculos del
diseño holandés de la época. Además, el estudio de Rietveld acerca del
mobiliario no se centraba únicamente en su aspecto estilístico, sino que se
concentraba en su significado, su forma y su función, buscando con ello reducir
el mobiliario a lo esencial, se busca en el mueble sus funciones inherente por
encima de aspectos estéticos superficiales como son el de sostener, servir de
apoyo o almacenar. Él miso dijo:

“Cogíamos un aparador y eliminábamos toda la decoración, las molduras y


otros elementos no esenciales. De esta forma, los aparadores volvían a
convertirse en cajas”.

Éste estudio profundo sobre el mobiliario hizo que entre otras cosas se
analizara la relación entre los materiales y su forma con respecto al espacio.
Rietveld creó un modelo de juntas entre travesaños diferente al tradicional, él
mismo lo explicará en la revista “de stjil” acerca de una trona para niños. Éstas
se realizaron mediante juntas de madera con pasadores, lo que permitía la
superposición de los listones y los travesaños en lugar de ensamblarlos. Estas
uniones también se usaron en la silla roja y azul, cuya versión de 1918, todavía
sin pintar apareció en la revista en 1918, él mismo dice que la estructura de la
silla permite que se mantenga libre y limpia dentro del espacio circundante.
Para él su principal objetivo era construir muebles que no obstruyeran el
espacio ni interrumpiese su continuidad.

La simplicidad y los métodos de ensamblaje eran entre otras cosas la


expresión del deseo de Rietveld de que sus obras fueran estandarizadas,
prefabricadas y fáciles de construir. Al mismo tiempo, sin embargo, transgredía
con los elementos que usaba en su constriucción, como por ejemplo el uso de
recipientes de vidrio de laboratorio para construir lámparas o el de tuberías de
gas y palos de escoba para sus sillas. A partir de 1926 empezó a explorar de
manera más seria el uso de elementos prefabricados en sus muebles,
intentando eliminar las fases más laboriosas de la fase de montaje e incluso
llegó a buscar ideas para máquinas y materiales a utilizar en una cadena de
montaje de sillas de una sola pieza.
Rietveld y el grupo “de stjil”
Al entrar a formar parte del grupo a principios de la década de 1920 empiezan
a notarse cambios ostensibles en su mobiliario, comenzando a usar la limitada
paleta de colores aprobada por el grupo que son los colores primarios, el
blanco, el negro y diversos tonos de gris.

También debido a la influencia de de stjil Rietveld aplica asimetrías a sus


muebles, algo que tiene claros paralelismos con la obra de Willem van
Leusden, arquitecto y pintor del grupo amigo de Rietveld.

Casa Schröder, interior.

La obra mas pura de la influencia de “de stjil” es la casa Schröder, que ofrece
una síntesis entre la arquitectura y el mobiliario, aplicando a ambos la paleta de
colores típica de “de stjil” y el estudio de los espacios. La casa es el resultado
de la unión de pintura, arquitectura y diseño gráfico, algo muy habitual ya en el
siglo XIX. Ésta idea es una idea moral, ya que representa una colaboración
entre artistas de los diversos campos, aunque esto o fue así en la casa
Schröder, ya que el propio Rietveld se encargó tanto de la arquitectura, como
de los muebles, el color y los acabados. La diferencia entre Rietveld y los otros
miembros de de stjil se refiere a la relación expansiva de los diseños de
Rietveld en relación con el entorno. Van Doesburg, miembro fundador de “de
stjil” dijo acerca de la arquitectura:

“La nueva arquitectura es elemental; es decir, se desarrolla a partir de


elementos del edificio en sentido más amplio posible. Estos elementos, como la
función, la masa, el plano, el tiempo, el espacio, la luz, el color, el material, etc.,
son al mismo tiempo elementos visuales.”

También dice:

“La nueva arquitectura ha perforado la pared y, de este modo, ha eliminado


la separación entre el interior y el exterior. Las paredes ya no son de carga; se
han reducido a pilares de apoyo. El resultado es una nueva planta abierta que
difiere totalmente del concepto clásico, ya que el espacio interior y exterior
penetran el uno en el otro”.

Aunque estas afirmaciones están dirigidas hacia el campo de la arquitectura,


también pueden interpretarse igual en el mobiliario, es el mismo uso del color,
de la forma… Igualmente también es el mismo tratamiento del espacio
circundante.

Es curioso, pero pese a la importancia de la casa Schröder a posteriori, en su


época fue muy escasamente considerada por los propios miembros de “de
stjil”, ellos mismos jamás pensaron que los diseños de Rietveld y sobre todo la
casa Schröder se convertirían en los iconos del movimiento “de stjil” en el
campo del mobiliario y la arquitectura.
El sillón rojo y azul
El sillón rojo y azul se puede considerar sin lugar a duda uno de los muebles
más influyentes de todo el siglo XX. Simboliza la ruptura vanguardista con toda
la tradición anterior y con el clacisismo. Éste es el mueble más famoso de
Rietveld, que rompió con el tradicionalismo proveniente del taller en el que tuvo
como maestro a su propio padre y supone la creación de un estilo a lo “de stjil”
pero sin perder su personalidad propia. El sistema de ensamblaje es muy
particular, ya que no usa cola ni encajes y está creado mediante un “nudo
cartesiano” inventado por él mismo y de complicada estructura. Se trata de un
nudo estructural formado por tres listones de sección cuadrada que se
superponen a conexiones ortogonales yuxtapuestas entre sí.

Los colores usados son de carácter primario y atienden así a las exigencias de
“de stjil”. Los listones están pintados en negro, las testas están pintadas en
amarillo, el asiento en azul y el respaldo en rojo. En realidad el uso del color y
de las líneas y los planos están muy estudiados para crear ciertas sensaciones,
es innegable la relación con los cuadros de Piet Mondrian.

Silla roja y azul.1917-1919