Sie sind auf Seite 1von 5

Societas Rosicruciana en Escocia

Séptimo grado - Adeptus Exemptus


www.upasika.com

Este ritual data de la primera mitad del siglo XX.

Ceremonia de recepción

Este grado se confiere técnicamente al mediodía en la Cripta de los Adeptos. Se


muestra un sol abrazante en el sur; un pastos1 yace en el piso, su cabeza al oriente;
sus pies en el centro de la cripta.
Al comienzo de la ceremonia la cripta está débilmente iluminada, y el sol ardiente en
el sur no está visible.
El candidato, que usa la joya de la Sociedad Rosacruz y la banda de un Adeptus
Major, es vendado por el Acólito y se le ordena dar los golpes de un Adeptus Major.
Los Fratres se ponen de pie.

Ind.: Muy Dignos Fratres, abro este Colegio de los Adepti dando cinco y tres golpes, y
recitando las palabras místicas, Mors Janua Vitae.
Muy Dignos Fratres, estamos hoy día reunidos para celebrar el alto mediodía por la
admisión de un Adeptus Major de nuestra Orden en los máximos honores del Adeptado.
Nuestro Frater ha sido seleccionado por el Mago Supremo para recibir este privilegio a
causa de su asiduidad y el progreso que ha hecho en los estudios asignados a él.
Muy Digno Conductor, el candidato debe darnos las palabras secretas de todos los
grados de Zelator hacia arriba; por lo que podéis admitirle vendado y situarle ante
nosotros.
Cond.: Dignamente Correcto Inductor, admitiré a nuestro Frater, como deseáis, y le
examinaré para aprender si es digno.
Cuando los golpes dados por el candidato son escuchados, el Conductor abre la puerta
de la cripta admitiendo al candidato y lo conduce al lado norte del pastos. El
Conductor se sitúa en el lado sur del pastos, frente a él.
Cond.: Frater Adepto, para asegurar vuestro avance al grado de Adeptus Exemptus es
necesario que recitéis a los Fratres las Palabras Secretas de todos los Grados a través de
los cuales ya habéis pasado. Dadme entonces la palabra secreta del grado de Zelator; de
Teoricus; de Practicus; de Philosophus; de Adeptus Minor; y finalmente, de Adeptus
Major.
Cuando se ha hecho esto, el Conductor coloca al candidato a los pies del pastos, pero
de frente al Expositor en el occidente.
Exp.: Muy Digno Adeptus Major, vuestro progreso al grado más alto del Adeptado ha
sido lento y gradual, pero todas las etapas de vuestra carrera han sido igualmente
necesarias y beneficiosas. En vuestra condición de Zelator pasasteis por un período
obligatorio de silencio y probación. Como Teoricus hicisteis un estudio intelectual de
nuestras ciencias. Como Practicus ganasteis por experimentación el conocimiento de las
1
N. del T. ; voz griega sinónimo de féretro o ataúd

1
propiedades de la materia, y como Philosophus vuestra intuición fue incrementada y
profundizada, y contemplasteis el Divino Poder más allá de vos mismo. En los dos
grados preliminares de Adeptado habéis sido conducido a considerar vuestro propio
futuro; os han hecho realizar lo que debéis hacer en un día, os han hecho colocar cara a
cara con la Muerte; ya que la Muerte solamente es el portal a través del cual debéis
pasar para lograr al conocimiento más elevado y la iniciación más completa.
El conductor da vuelta al candidato hacia el oriente, confrontándolo al pastos.
Ind.: Habéis venido aquí simbólicamente a morir; vuestra cara está ahora igualmente
cubierta y velada para la luz del día; estáis parado en el mismo borde del sepulcro, el
Conductor le quita la venda y cuando llegue vuestro tiempo asignado podréis hundiros
en él en paz y honor. No hay habitante en la tierra en su persona inmortal; nada en este
mundo es eterno. El sol mismo debe morir, y se disuelve en sus elementos; de hecho, a
nosotros, los hombres, parece que muere diariamente y cada día que pasa su luz es
eclipsada. Como en la secuencia diaria regular esto se hunde en nuestra mirada, y nada
puede obstaculizarla; así Frater mío, debéis hundir vuestra personalidad en el valle de la
sombra de la muerte; vuestra actual forma es solamente una imagen pasajera que debe
ser restaurada a la tierra de la cual sus elementos materiales fueron derivados.
Vuestro verdadero Ser una vez más debe ser velado a los ojos humanos por medio de
ese terrible cambio misterioso, que los hombres llaman muerte, pero que para el
Iniciado no es más que la Puerta de la Vida; Mors Janua Vitae.
Ind.: Estas palabras, mi Muy Digno Frater, son las Palabras Secretas de este exaltado
grado, y así como os las revelo, notad el sol apareciendo en su esplendor del mediodía
en el sur.
Al momento de decir estas palabras la Luz en el Sur se revela, y se gira al candidato
hacia ella.
Ind.: Es una especie del completo conocimiento que el futuro os traerá, también el tipo
del grado de Adeptus Exemptus, la posición más plena y más brillante de nuestra
Segunda Orden.
Muy Digno Frater, vuestros años en esta vida pueden ser muchos, o pueden ser pocos,
sed cuidadoso de vivirlos bien; no relajéis vuestra vigilancia; no ceséis en vuestros
esfuerzos. Hacia arriba y hacia adelante siempre debe ser vuestro santo y seña, ya que
tal es el camino hacia la existencia divina. No falléis en recordar esa Mors Janua Vitae:
La muerte es la puerta de la vida.
Ind.: El signo y el saludo son esos del Adeptado. Los golpes son cinco y tres.
Exp.: Vivid, mi Muy Digno Frater, en el mundo, pero no seáis de él. Proteged el alma
más que al cuerpo. Sed puro en mente y entusiasta en buenos trabajos. Arrojad lejos
todo temor, y llevad en vuestra memoria el consejo que ahora os doy, Gnothi se authon,
- conócete vos mismo. La voz de la conciencia, que es la intuición espiritual, nunca
fallará en guiar correctamente a quien respeta su santuario; pero recordad que cada vez
que rechazáis las indicaciones de la conciencia destruís alguna porción de su autoridad,
y os alejáis un paso del logro de la perfección moral.
Ind.: El conocimiento de vos mismo os guiará a la percepción del conocimiento
universal, la realización de lo cual es absoluta verdad.
Exp.: Puesto que el hombre, el Microcosmos, es análogo al Macrocosmos; lo que está
abajo es similar a lo que está arriba, pero material y no espiritual.
Ind.: Aún así en esta forma material mora allí una chispa de lo divino que es tu Más
Alto Ser. Así cada ser humano contiene el germen del mejoramiento infinito.
Exp.: Pero ese mejoramiento depende de la libertad de vuestra voluntad; el hombre vino
de Dios, a Dios debe retornar si hace bien.
Ind.: Os hemos enseñado cómo conocer.

2
Exp.: Sólo vos podéis quererlo.
Cond.: Sólo vos podéis osarlo.
Ind.: Solamente a través de estos medios pueden vuestros esfuerzos ser coronados con
el éxito.
Ind.: Sentaos, mi Muy Digno Frater, en esta cripta de Adepti Exempti. Pueda ser que
nunca olvidéis esta ocasión, pueda ser que nunca falléis en guardar el camino del deber,
y nunca descuidéis cualquier oportunidad para alcanzar el conocimiento de vos mismo;
así también pueda ser que estéis capacitado para asistir a otros para ascender por el
camino tortuoso, que solo conduce finalmente a la meta de la perfección.
Ind.: Ahora invito al Expositor a dispensar una conferencia.
Exp.: Dignísimo Correcto Magister Inductor, y Muy Dignos Fratres Adepti.
El grado de Adeptus Exemptus completa la Segunda Orden de la Sociedad Rosacruz, y
en nombre de todo los Adepti os congratulo, Frater…, por haber logrado la coronación
del Adeptado, pero también os conmino a continuar dedicándoos a vuestros estudios y
deberes con fervor y celo. Que nunca os canséis de hacer el bien, de siempre esforzaros
en sobresalir en todos vuestros trabajos, y así pueda ser que en el debido curso del
tiempo podáis recibir de nuestro Muy Dignísimo Supremo Magus la llamada para
avanzar en la orden regente de nuestra Sociedad; ya que el camino al Grado de
Magister permanece siempre abierto al Frater que posee valor y resistencia, si agrega el
entusiasmo a estas virtudes en el funcionamiento de su trabajo, y una obediencia
disciplinada a las órdenes de los Magi que gobiernan a nuestra antigua y honorable
Sociedad. Sí, Frater mío, el camino está siempre abierto, pero conduce hacia arriba en
todo momento, y está aún flanqueado con tentaciones para dar vuelta apartando al
peregrino que está buscando el infinito
Como Adeptus Exemptus vuestra especial ocupación es la de dirigir los estudios de los
Philosophi quienes están esperando considerar no sólo las escrituras cristianas, y seguir
las órdenes de Jesús quien fue el Cristo, sino también buscar hacia fuera y esforzarse
para comprender las doctrinas de las grandes religiones mundiales que precedieron al
cristianismo, y todavía continúan proveyendo una regla de conducta a muchos millones
de nuestros compañeros. Un estudio atento de las creencias del mundo conducirá al
descubrimiento de que en todas se pueden encontrar altas enseñanzas morales, aunque
debajo de muchas supersticiones extrañas, mucha imaginería oriental superflua y errores
debido a la ignorancia de los tiempos en los cuales fueron fundadas. El estudio de la
religión comparativa explicará en gran parte las diferentes características de los
habitantes mundiales como por ejemplo, los dogmas del budismo se ejemplifican en las
maneras del hindú moderado, mientras que el valor fanático del árabe y el turco ha sido
estimulado por la fe de Mahoma. La teología del Brahmin obliga el uso de
interminables ceremoniales y abluciones, mientras que en China la enseñanza de
Confucio conduce a la vida de la resistencia pasiva.
La religión cristiana de Europa occidental por mil quinientos años requirió obediencia
implícita a la fe según lo cristalizado en la iglesia de Roma.
Este sistema prevaleció a la hora del lejano paso de nuestro fundador Christian
Rosenkreuz en 1484. Ciento treinta años más tarde, cuando la “Fama” y la “Confessio”
con que se narró la historia de la fundación de la Sociedad Rosacruz, fueron primero
impresos y publicados en 1614, se había logrado la Reforma. Los predicadores de la fe
reformada enseñaron el derecho y el deber de todos los hombres a leer la Biblia para sí,
y de dirigir su conducta por las enseñanzas de Jesús según lo registrado en el Nuevo
Testamento.
Los Fratres de la Sociedad Rosacruz han profesado siempre la fe cristiana, y en nuestra
Societas Rosicruciana en Escocia hoy nosotros únicamente recibimos hermanos

3
cristianos masónicos.
Debe ser considerado que la Francmasonería, como una sociedad especulativa, cuando
surgió desde los más puros Gremios Operativos, estaba primero en Escocia una
fraternidad cristiana. La base de la Francmasonería Escocesa posteriormente fue hecha
teísta. Su base así fue ampliada para extender su utilidad, no sólo en Escocia, sino
también en nuestras colonias, que entonces comenzaban a ser numerosas e importantes.
A partir de este acontecimiento es que algunos cuerpos Masónicos nacionales
excluyeron todas las referencias a un Ser Supremo - el “Gran Oriente de Francia” por
ejemplo - y así la Sociedad Rosacruz no puede admitir a los francmasones que sostienen
certificados de tales jurisdicciones masónicas.
El deber de un Adeptus Exemptus no es sólo asistir a la enseñanza de los Philosophi,
sino también supervisar a los Adeptos de las dos grados inferiores, instruyéndoles por el
mandato y el ejemplo cómo regir y gobernar sus vidas para así vivir con respeto y morir
pleno de honor y buenos trabajos.
Vos, mi recientemente recibido Adeptus Exemptus, como habéis pasado finalmente a
través de la ceremonia en la cual estabais parado al lado del sepulcro simbólico, es que
vuestros pensamientos deben tornarse del todo naturales de aquí en adelante, y estaréis
buscando saber la naturaleza del estado o condición en los cuales se puede despertar el
alma desencarnada y mirar fijamente en la gran oscuridad que eclipsa nuestro último
final. Como a un cristiano las enseñanzas de otras creencias parecen menos verdaderas
que los vistazos del futuro que proveen nuestras propias escrituras sagradas: como
cristiano sabéis que no le es dado al hombre entender `los misterios del Reino de Dios.'
Como San Pablo dijo - Ahora vemos a través de un cristal oscurecido, pero después será
cara a cara. Nuestro Divino Maestro le ha dicho al cristiano fiel - En la casa de mi padre
hay muchas mansiones, y voy a preparar un lugar para ti.
La condición del alma humana inmediatamente después de la muerte se oculta de
nuestra vista, y así no es válida para contrastar los variados argumentos en favor del
purgatorio o de la reencarnación. Así también es igualmente fútil discutir si allí habrá un
juicio inmediato sobre cada uno, o un solo juicio final para todos.
Debemos amar a Dios y el acto justo por todos los hombres, debemos estudiar la
naturaleza, debemos enseñar así como aprender, debemos ser misericordiosos así como
esperar misericordia, y así haciendo esto prepararnos para cerrar nuestros ojos en la
muerte cuando nuestro trabajo de vida esté hecho, calmarnos en la dignidad de nuestra
humanidad, asegurada de la beneficencia de Dios nuestro Padre, y confiarnos en la
promesa de nuestro Gran Maestro, Jesús el Cristo.
Somos Fratres Rosæ et Crucis, así que debemos recordar la Rosa como símbolo del
espíritu divino dentro de nosotros, y la Cruz como emblema del auto-sacrificio y del
alto esfuerzo.
Ind.: Muy Dignos Fratres, estamos a punto de cerrar esta Cripta de los Adepti con
palabras de agradecimiento. No sólo debemos utilizar palabras de plegaria y
agradecimiento, sino también trabajar.
Exp.: Laborare est Orare; Trabajar es rogar; como nuestros antiguos Fratres bien lo han
dicho.
Ind.: Podamos dejar esta cripta con la firme determinación de resolver nuestra salvación
con voluntad y valor. Así guiado y apoyado, el Adepto que es fiel al convenio que él ha
hecho tan solemnemente en presencia de su Fratres, siempre obtendrá una gran
recompensa.
Exp.: Mientras tanto agradezcamos todos a Dios por nuestras vidas, por nuestra salud y
por nuestro progreso en la Sociedad Rosacruz, dejad que nuestro recientemente exaltado
Frater esté también agradecido por el logro de esta Corona del Adeptado.

4
Ind.: Poneos de pie, Fratres. Cuando, estando nuestro trabajo hecho, la muerte cierre
nuestras vidas, seremos sostenidos por la esperanza; así debemos cerrar esta Cripta de
los Adepti recitando las palabras místicas del grado, ya que ellas nos dan la promesa de
un futuro glorioso; Mors Janua Vitae.
Ind.: Mors, * * * * * * * *.
Exp.: Janua, * * * * * * * *.
Cond.: Vitae, * * * * * * * *.
Ind.: Benedictus Dominus Deus Noster.
Gloria Patri, et Filio,
et Spiritui Sancto
Sicut erat in principio, et nunc, et
semper, et in secula seculorum.
Amén.